domingo, 29 de abril de 2018

Gracias, Sr. Presidente, por Reconocer a Jerusalén como la Capital de Israel – Parte 2 de 4




El Reclamo Árabe de la Tierra

Los árabes también quieren la tierra porque hay una enseñanza en la religión islámica que dice que una vez que un territorio es conquistado por fuerzas musulmanas, siempre le pertenece a Alá. Por lo tanto, los musulmanes del Medio Oriente creen que tienen una obligación espiritual de reconquistar la tierra.

Ésta es la razón por la que el Primer Ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha dicho a menudo, “Si los árabes dejaran las armas hoy, no habría más violencia. Si los judíos dejaran sus armas hoy, no habría más Israel”.1

Intenciones Árabes

Cuando los líderes musulmanes del Medio Oriente dicen que quieren una “solución de dos estados”, están mintiendo. Su deseo no es simplemente un Estado palestino separado. Su meta es la aniquilación de Israel. Ganar un Estado palestino separado serviría solamente como un trampolín hacia su ataque final contra Israel, del mismo modo que han utilizado su adquisición de Gaza como una plataforma de lanzamiento para misiles. 

Debe tenerse en cuenta que ya existe un Estado palestino. Se llama Jordania. Dos tercios de sus ciudadanos son palestinos, y la nación ocupa dos tercios del área de Palestina que fue ofrecida al pueblo judío en la Declaración Balfour en 1917. Fue sólo cuando los británicos se comenzaron a preocuparse por su acceso al petróleo árabe que decidieron en 1921 forjar este estado árabe del territorio de Palestina.

Los judíos se quedaron con sólo un pedacito de tierra (26,000 kilómetros cuadrados) a lo largo de la costa mediterránea para la creación de un Estado judío. Y perdieron casi la mitad de ese pedacito cuando las Naciones Unidas decidieron en noviembre de 1947 que el pequeño pedazo de tierra debía dividirse en dos estados: uno judío y el otro árabe.  

El Restablecimiento de Israel

Los judíos se sintieron traicionados una vez más, pero a regañadientes aceptaron la resolución de la ONU y procedieron a proclamar el establecimiento de su estado el  14 de mayo de 1948. Los árabes denunciaron la resolución de la ONU, y cinco naciones árabes atacaron a Israel cuando la declaración de independencia israelí fue anunciada. 

Un punto importante que generalmente se pasa por alto es que el mismo día que los israelíes declararon la existencia de su estado, los árabes podrían haber declarado legalmente el establecimiento de un segundo estado palestino. Pero no, ellos lo querían todo, así que atacaron a Israel, y los israelíes lucharon hasta detenerlos en la Guerra de la Independencia (1948-1949).

El Estatus de Jerusalén

Cuando la Guerra finalmente terminó, los jordanos estaban en control de Jerusalén Oriental, incluyendo la Ciudad Vieja de Jerusalén, que incluía el Monte del Templo y el Muro Occidental. Y aunque los jordanos prometieron en los acuerdos de cese al fuego permitir el acceso al pueblo judío al Muro Occidental, inmediatamente incumplieron ese acuerdo antes de que la tinta se secara. El resultado fue que a ningún judío se le permitió orar en el Muro Occidental entre 1949 y 1967.

A pesar del hecho de que los israelíes controlaban sólo la parte occidental de Jerusalén después de la Guerra de Independencia, en diciembre de 1949, el gabinete israelí procedió a declarar a Jerusalén como la capital de Israel.2

Esta proclamación fue confirmada por el parlamento israelí, la Knéset, el 23 de enero de 1950. La resolución parlamentaria afirmaba que, “Jerusalén fue, y siempre ha sido, la capital de Israel”.3

Esta declaración era por supuesto, históricamente correcta. Jerusalén había servido como la capital nacional del pueblo judío por más de mil años, desde la época del rey David hasta el 70 d.C., cuando la ciudad fue destruida por los romanos y los judíos fueron dispersados por todo el mundo. A partir de entonces, la ciudad sirvió como la sentida capital espiritual del pueblo judío hasta que una vez más adquirieron su posesión en 1967. 

La Reunificación de Jerusalén

Cuando la Guerra de los Seis Días estalló en junio de 1967, los israelíes advirtieron a los jordanos que no se involucraran. Pero ellos ignoraron la advertencia y atacaron a Israel. Fueron derrotados rápidamente, lo que resultó en que Israel conquistó todo el territorio jordano en la rivera occidental del Río Jordán, incluida toda la ciudad de Jerusalén.

Trece años después de la Guerra de los Seis Días, que dio lugar a la reunificación de Jerusalén bajo la soberanía israelí, la Knéset aprobó la que ha llegado a ser conocida como “La Ley de Jerusalén”. Aprobada el 30 de julio de 1980, la ley declaraba que, “Jerusalén, completa y unida, es la capital de Israel”. La ley también garantizaba la protección de todos los “Lugares Sagrados” dentro de la ciudad.4

Las Naciones Unidas respondieron un mes después en agosto con una Resolución del Consejo de Seguridad, que condenaba enérgicamente el “intento israelí de anexar Jerusalén Oriental”.5 También llamaba a todos los estados miembros a rechazar la ley israelí y a retirar sus misiones diplomáticas de Jerusalén. La resolución pasó 14-0, con la abstención de Estados Unidos. Jimmy Carter era el Presidente en ese momento.

La Salida de Jerusalén

Esta resolución del Consejo de Seguridad resultó en el traslado de 13 embajadas de Jerusalén a Tel Aviv.6 El resto de las embajadas ya se encontraban en Tel Aviv. La Embajada de Estados Unidos fue establecida en Tel Aviv en 1949, ya que era la sede original del gobierno israelí. Había permanecido allí a pesar de que los israelíes más tarde cambiaron sus operaciones gubernamentales a Jerusalén.

En 1982, Costa Rica trasladó su embajada de vuelta a Jerusalén, seguida por El Salvador en 1984.7 Las naciones árabes respondieron cortando los lazos diplomáticos, económicos y culturales con los dos países. Desde el reconocimiento de Trump, Guatemala ha anunciado que su embajada volverá a Jerusalén.8 Se espera que otras naciones la sigan.

El firme rechazo de la mayoría de las naciones del mundo en reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y mover sus embajadas ahí es un increíble insulto al pueblo judío. Es realmente una expresión de antisemitismo, puesto que ninguna otra nación ha sido tratada de una manera tan lamentable. Es equivalente a que alguna nación le diga al pueblo estadounidense, “No reconocemos a Washington, D.C. como su capital, así que vamos a ubicar nuestra embajada en Chicago”.

El Antisemitismo de la ONU

Este virulento antisemitismo se expresa con regularidad en las resoluciones de la Naciones Unidas que condenan a Israel por crímenes imaginarios, mientras que temerarias naciones corruptas como Irán y Corea del Norte son ignoradas. También se ha expresado en resoluciones recientes de la UNESCO.

Por ejemplo, en octubre de 2016, la UNESCO respaldó una moción que anulaba los lazos judíos al Monte del Templo y el Muro Occidental.9 El Primer Ministro israelí Netanyahu respondió afirmando que la resolución era una “decisión delirante”. Agregó: “Declara que Israel no tiene alguna conexión con el Monte del Templo y el Muro Occidental es como decir que China no tiene conexión con la Gran Muralla de China o que Egipto no tiene conexión con las Pirámides”.10

El año siguiente, en mayo de 3017, la UNESCO fue aún más lejos. ¡La organización aprobó una resolución que negaba que Israel tenga derechos legales o históricos en cualquier lugar de Jerusalén! Y, como para meter un dedo en el ojo de Israel, ¡aprobaron esta resolución en el Día de la Independencia de Israel!



Estimado lector: Su valiosa contribución, por medio de sus oraciones y sus ofrendas voluntarias, hace posible que sigamos produciendo materiales que contribuirán grandemente a su crecimiento y edificación espiritual.



Material recomendado:

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Original article:

sábado, 28 de abril de 2018

Gracias, Sr. Presidente, por Reconocer a Jerusalén como la Capital de Israel – Parte 1 de 4


En mayo de 2017, Donald Trump se convirtió en el primer Presidente en visitar el Muro Occidental mientras ocupaba el cargo.

Y en aquel día yo pondré a Jerusalén por piedra pesada a todos los pueblos; todos los que se la cargaren serán despedazados, bien que todas las naciones de la tierra se juntarán contra ella.
(Zacarías 12:3)

  • El candidato presidencial Bill Clinton prometió reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y trasladar la Embajada de EE.UU. de Tel Aviv a esa ciudad.
  • El candidato presidencial George W. Bush prometió hacer lo mismo.
  • El candidato presidencial Barack Obama se abstuvo de hacer cualquier promesa de reconocimiento.
  • El candidato presidencial Donald Trump renovó la promesa.

Las promesas de Clinton y Bush demostraron ser insinceras e insignificantes. La negativa de Obama a tomar una postura señaló que se convertiría en el presidente más anti-Israel en la historia estadounidense. El Presidente Trump ha cumplido su promesa, y deber ser felicitado por hacerlo.

Hizo su proclamación el 6 de diciembre de 2017. En ella declaró: “Este [reconocimiento] no es más que un reconocimiento de la realidad. También es lo correcto. Es algo que tenía que hacerse”.

El Lazo Judío a Jerusalén

Jerusalén se convirtió en la capital del pueblo judío hace 3,000 años cuando David conquistó la ciudad de los jebuseos (2 Samuel 5:6-7). Durante los 1,878 años que el pueblo judío fue desalojado de la tierra (70 d.C. a 1948), Jerusalén nunca sirvió como la capital de ninguna nación árabe o musulmana.

También se debe tener en cuenta que cuando Dios dio la tierra de Canaán al pueblo judío, les dio un título eterno (Salmos 105:8-11). Él les advirtió que si no le eran fieles, serían desalojados de la tierra (Deuteronomio 28:64-67). Pero Él dejó en claro en Su Palabra que, si eran expulsados, retendrían su título sobre la tierra, y un día serían reunidos en ella (Ezequiel 11:14-17).

Durante el período de su dispersión de la tierra, ésta se convirtió en un páramo estéril, con pantanos infestados de malaria a lo largo de la costa mediterránea y en la Alta Galilea. Era una tierra que nadie codiciaba, excepto el pueblo judío.

Cada año, al final de sus comidas de Pascua, los judíos en todo el mundo oraban, “El próximo año en Jerusalén”. Y cuando construían sus sinagogas en cualquier parte del mundo, se aseguraban de que miraran en la dirección de Jerusalén.

El Regreso de los Judíos a su Patria

La tierra de Palestina, como fue renombrada por los romanos, permaneció escasamente poblada. Era propiedad principalmente de terratenientes ausentes, y estaba bajo el dominio del Imperio Otomano, cuya capital era Constantinopla (la actual Estambul). Las personas que vivían en Palestina se consideraban a sí mismas sirias. 

Cuando el pueblo judío comenzó a regresar a su tierra en la década de 1890, compraron la tierra que Dios ya les había dado en perpetuidad, y pagaron precios inflados por ella. Los árabes se reían todo el camino hasta el banco de los tontos judíos que estaban dispuestos a comprar una tierra tan inútil.

Los árabes desconocían una profecía contenida en Ezequiel 36:35, donde Dios prometió que, cuando llegara el día en que los judíos regresarían a su tierra, llegaría a ser “como el jardín del Edén”.

Y eso es exactamente lo que pasó desde 1948, cuando el Estado judío fue restablecido. Hoy, la tierra de Israel es la canasta de pan de todo el Medio Oriente, y los árabes ahora la quieren de regreso. 


En el segundo segmento de mi análisis del reconocimiento del Presidente Trump de Jerusalén como la capital de Israel, examinaremos si hay alguna validez del reclamo árabe de la tierra. 


Estimado lector: Su valiosa contribución, por medio de sus oraciones y sus ofrendas voluntarias, hace posible que sigamos produciendo materiales que contribuirán grandemente a su crecimiento y edificación espiritual.



Material recomendado:
»» Ebook :Israel en la Profecía Bíblica

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Original article:
Thank you, Mr. President

jueves, 26 de abril de 2018

Dictadura orteguista vuelve a teñir de sangre a Nicaragua




Estimados lectores:

Desde el pasado miércoles 18 de abril, la dictadura de Daniel Ortega y su mujer, Rosario Murillo, ha estado reprimiendo y masacrando al pueblo nicaragüense. Ese día, un pacífico plantón ciudadano que rechazaba las reformas al Seguro Social, se convirtió en terror en Camino de Oriente: paramilitares del gobierno se ensañaron contra la protesta social de los estudiantes. Esa noche fue el inicio de las violentas protestas que han cobrado más de treinta vidas, principalmente, jóvenes universitarios; varios de ellos aún están desaparecidos, presos o hospitalizados.

La gota que derramó el vaso fue una reforma unilateral del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social. Fue hasta que la presión popular aumentó y que varios inversionistas amenazaron con irse del país, que el dictador se echó para atrás y mandó a anular dicha reforma.

Ese mismo día (18 de abril) el gobierno, a través del Instituto de las Telecomunicaciones, mandó a censurar la señal del Canal 100% Noticias, que estaba informando en tiempo real acerca de las manifestaciones y las represiones por parte de las turbas de la "Juventud Sandinista", quienes atacaban a la vista y paciencia de los policías que estaban cerca.

Hoy, una vez más, las familias nicaragüenses están sumidas en el luto y el dolor, debido a la arrogancia, prepotencia y soberbia de estos dos gobernantes malvados. Y, para empeorar las cosas, hay muchos pastores evangélicos, como Omar Duarte, que apoyan abiertamente a este régimen sanguinario. 

Les pido que estén orando por el pueblo de Nicaragua. Al día de hoy, se contabilizan 34 muertos, más de 120 heridos (varios jóvenes perdieron un ojo) y alrededor de 60 personas desaparecidas. Varios de estos estudiantes han sido asesinados en los alrededores de la Universidad Politécnica de Nicaragua, la cual queda a unas pocas cuadras de donde vivo. Los vecinos fuimos afectados por las acciones criminales de los policías antimotines, quienes lanzaban las bombas lacrimógenas dentro de nuestras calles, sin que les importara que hubieran mujeres y niños inocentes. 

Los medios de comunicación de todo el mundo han estado informando de la situación de nuestro país. Pueden googlear "Protestas en Nicaragua 2018" y hallarán suficiente información al respecto. 

Mientras tanto, el día lunes 23 de abril, se llevó a cabo una gran marcha nacional en contra de la dictadura orteguista. Comparto con ustedes 2 videos de dicho evento que, según algunos cálculos, reunió a más de 1 millón de personas. Asistí a dicho evento junto a mi amigo y hermano, Oscar Carrión, y su esposa. 


Aquellos de ustedes que sientan de parte de Dios enviarme una ofrenda de amor, pueden visitar nuestra sección Donativos, para que descubran cómo podrán hacerlo:


martes, 17 de abril de 2018

Audio: Panorama Profético del Medio Oriente – Donald Dolmus (Parte 3)




Un análisis a la luz de la Profecía Bíblica de la situación actual del Medio Oriente. ¿Cuál es el papel que Rusia e Irán están desempeñando en esa zona del planeta? ¿Qué interés está persiguiendo Vladimir Putin? ¿Existe la posibilidad de que una guerra estalle entre EE.UU. y Rusia? ¿Cuál será el futuro de Siria?

Este programa fue grabado a mediados de enero 2018.

Mis anfitriones fueron el pastor Marvin Úbeda y el hermano Yarok Bendaña.

El programa "Orientaciones" se transmite de lunes a viernes a través de Radio Ondas de Luz.

Escuche la parte 1 aquí
Escuche la parte 2 aquí

Video: ¿Qué sucede un minuto después de que mueres? – Parte 5



¿Qué tan larga es la eternidad? ¿Qué haremos en el cielo? ¿Cómo se verá el cielo? 

El invitado del programa es el Dr. Erwin Lutzer

Vea la parte 1 »»aquí
Vea la parte 2 »»aquí 
Vea la parte 3 »»aquí 
Vea la parte 4 »»aquí

Lea también:

lunes, 16 de abril de 2018

Audio: Panorama Profético del Medio Oriente – Donald Dolmus (Parte 2)


¿Qué es lo que motiva a los enemigos de Israel a querer destruirlo? ¿Qué eventos están ocurriendo en el Medio Oriente que podrían afectar al mundo? ¿Qué nos dice la Biblia sobre el Anticristo?

Mis anfitriones fueron el pastor Marvin Úbeda y el hermano Yarok Bendaña.

El programa "Orientaciones" se transmite de lunes a viernes a través de Radio Ondas de Luz.

Escuche la parte 1 aquí

Libro: Jesús: El Cordero y el León – Capítulo 1 (pdf)

La Primera Venida de Jesús en la Profecía Bíblica


Haga clic sobre la imagen para ir al Índice


««La mayoría de los eruditos están de acuerdo en que hay cerca de 300 profecías en el Antiguo Testamento que se relacionan con la Primera Venida del Mesías. Pero, éstas no son 300 profecías diferentes. Muchas, como la profecía de que el Mesías nacería de la simiente de Abraham, se repiten varias veces.

Cuando todas las profecías repetidas son eliminadas, quedan 108 profecías específicas del Antiguo Testamento acerca del Primer Advenimiento. Un buen lugar para comenzar a estudiar estas profecías es el Evangelio de Mateo. La razón es que su biografía de Jesús fue escrita a los judíos, por lo que hace un gran esfuerzo para mostrar cómo los eventos en la vida de Jesús fueron un cumplimiento de las profecías contenidas en las Escrituras hebreas»».

Haga clic sobre el siguiente ícono para ir a la página de descarga:



Estimado lector: Su valiosa contribución, por medio de sus oraciones y sus ofrendas voluntarias, hace posible que sigamos produciendo materiales que contribuirán grandemente a su crecimiento y edificación espiritual.


Video: ¿Qué sucede un minuto después de que mueres? – Parte 4



Si has sufrido la tragedia de haber perdido un hijo, ¿dice algo la Biblia que consuele tu dolor? ¿Tienes la esperanza de volver a ver a tu hijo otra vez?

El invitado del programa es el Dr. Erwin Lutzer

Vea la parte 1 »»aquí
Vea la parte 2 »»aquí 
Vea la parte 3 »»aquí 

Lea también:

viernes, 13 de abril de 2018

Libro: Jesús: El Cordero y el León – Capítulo 1 (parte 4)

La Primera Venida de Jesús en la Profecía Bíblica


Haga clic sobre la imagen para ir al Índice


La Resurrección y Ascensión del Mesías

La resurrección del Mesías de entre los muertos fue profetizada por David en el Salmo 16:10:

Porque no dejarás mi alma en el Seol [Hades], ni permitirás que tu santo vea corrupción.

Las profecías concernientes a la Resurrección son presentadas en detalle en el capítulo 11.

Los profetas hablaron de la ascensión del Mesías al Cielo (Salmos 68:18), donde Él sería exaltado a la diestra de Dios (Salmos 110:1), y serviría como nuestro Sumo Sacerdote ante el trono de Dios, interviniendo constantemente a nuestro favor (Salmos 110:4).

Profecías de la Primera Venida en el Nuevo Testamento

Las profecías sobre el Primer Advenimiento del Mesías no están confinadas al Antiguo Testamento. Ésta es una verdad que a menudo es pasada por alto.4 

Los Evangelios contienen muchas profecías acerca del Primer Advenimiento. Un buen número de ellas se agrupan alrededor del nacimiento de Jesús. (De nuevo, éstas se describen en detalle en el capítulo 5).

Los ángeles hablaron profecías acerca de la Primera Venida del Señor a José y María, al sacerdote Zacarías, y a los pastores de Belén. Había también varias profecías que el Espíritu Santo instó a personas conectadas con el nacimiento de Jesús — personas como los padres de Juan el Bautista (Zacarías y Elizabeth), la madre del Señor, y dos profetas ancianos llamados Simeón y Ana.

Juan el Bautista, quien era un profeta de Dios, hizo varias declaraciones proféticas sobre su primo, Jesús. La más significativa fue la que proclamó cuando Jesús vino para ser bautizado por él: “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29).

Incluso Caifás, el Sumo Sacerdote en el momento de la muerte de Jesús, fue movido por el Espíritu Santo a hacer una declaración profética acerca de la muerte de Jesús y su importancia. ¡El profetizó que Jesús iba a morir por los pecados de la nación! (Juan 11:50-51).

Jesús, “el Profeta”

La mayor parte de las profecías del Nuevo Testamento concernientes a los eventos relacionados con el Primer Advenimiento, vino de la boca de Jesús mismo. Mil quinientos años antes, Moisés había profetizado que el Mesías sería un profeta (Deuteronomio 18:15. 18). Ésta es la razón por la que a Juan el Bautista se le preguntó si él era “el Profeta” (Juan 1:21). Él negó que lo fuera (Juan 1:22-23). Él era un profeta, pero no era “el Profeta”.

Más tarde, cuando Jesús comenzó Su ministerio, Sus señales milagrosas causaron que la gente exclamara: “Este verdaderamente es el profeta que había de venir al mundo” (Juan 6:14; 7:41).

Jesús ciertamente operó como un profeta. Habló voluminosas profecías sobre Su Segundo Advenimiento. También habló proféticamente acerca de eventos que ocurrirían durante Su Primer Advenimiento — o que resultarían de él. 

El Tema del Asunto

Con respecto a Su Primera Venida, el tema al que Jesús le dio la mayor atención fue a Su muerte y resurrección. Repetidamente, Les dijo a Sus discípulos que lo matarían y que resucitaría de entre los muertos el tercer día después de Su muerte. Aquí hay un ejemplo clásico de dichos enunciados (Mateo 17:22-23):

“Estando ellos en Galilea, Jesús les dijo [a Sus discípulos]: El Hijo del Hombre será entregado en manos de hombres, y le matarán; mas al tercer día resucitará…”.

Otro tema que profetizó en detalle fue acerca del Espíritu Santo. Él declaró que enviaría al Espíritu después de Su partida, y profetizó cuál sería la obra del Espíritu Santo (Juan 16:7-14).

Jesús también profetizó acerca de la Iglesia, los judíos, y la ciudad de Jerusalén. Dijo que la Iglesia sería establecida sobre la confesión de Pedro de que Él era el Mesías, “el Hijo del Dios viviente”, y Él dijo que “las puertas del Hades” no podrían prevalecer contra ella (Mateo 16:15-19). Advirtió que Su rechazo por los judíos daría como resultado que la ira de Dios se derramaría sobre la nación de Israel, la ciudad de Jerusalén, y el Monte del Templo (Mateo 23:37-38; Mateo 24:2).

Otro grupo de las profecías de Jesús se relacionaban con Sus discípulos. Él les dijo que cuando Su tiempo de sufrimiento llegara, ellos lo abandonarían (Mateo 26:31). Le dijo a Pedro que lo negaría 3 veces (Mateo 26:33-34). Le prometió a los apóstoles que serían ungidos por el Espíritu Santo, siendo “investidos de poder desde lo alto” (Lucas 24:49). Incluso reveló que Pedro moriría como mártir (Juan 21:18-19).

La Importancia

El 100% de exactitud de las profecías de Jesús acerca de Sí mismo es prueba positiva de que Él es Dios en la carne. Ese mismo grado de precisión aplicó a Sus profecías sobre individuos, los judíos, la Iglesia, y la ciudad de Jerusalén.

No hay duda de que Jesús era “el Profeta”, a quien Moisés le dijo a su pueblo que aguardaran — Quien también sería el Mesías de Dios. 


Lea la parte 1 aquí
Lea la parte 2 aquí 
Lea la parte 3 aquí

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Si el Señor ha puesto en su corazón apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite la sección Donativos para que conozca cómo podrá hacerlo:

La Prueba del Profeta




Los imitadores y los falsificadores siempre han asediado la Palabra y el Camino verdaderos de Dios. Por esta razón, el Señor determinó un claro conjunto de pruebas que la persona debe pasar para que la reconozcan como vocero auténtico de Dios. Hay cuatro pasajes principales del Antiguo Testamento que tratan el tema de los falsos profetas: 

1) Deuteronomio 13:1-18; 
2) Deuteronomio 18:9-22; 
3) Jeremías 23:9-40; y 
4) Ezequiel 12:21-14:11.

Al examinar estos cuatro pasajes, y muchos otros, la Escritura presenta por lo menos siete características del profeta verdadero. Aunque todas estas características no se hallen en cada profeta, algunos profetas las presentan todas. Sin embargo, para todo seguidor de Dios que realmente deseara saber quién era verdadero y quién era falso, no había duda acerca de la autenticidad del profeta.

Las siete características distintivas del profeta verdadero

1. El profeta verdadero nunca recurría a la adivinación, la hechicería ni la astrología (Deuteronomio 18:9-14: Miqueas 3:7; Ezequiel 12:24). La fuente del mensaje profético era Dios mismo (2 Pedro 1:20-21).

2. El profeta verdadero nunca adaptaba su mensaje para servir las ansias o deseos de la gente (Jeremías 8:11; 28:8; Ezequiel 13:10). Los profetas falsos daban un mensaje que les acarreaba popularidad y dinero. Eran los profetas al estilo de las grandes empresas ricas, como las 500 de la revista Fortune, los oportunistas religiosos (Miqueas 3:5-6, 11). El profeta verdadero daba el mensaje de Dios sin alteraciones e independientemente de sufrir pérdidas y vergüenzas personales y hasta daño físico.

3. El profeta verdadero mantenía su integridad y carácter personal (Isaías 28:7; Jeremías 23:11; Oseas 9:7-9; Miqueas 3:5, 11; Sofonías 3:4). Jesús dice que los profetas verdaderos y los falsos serían conocidos por sus frutos, esto es, por lo que hacen y dicen (Mateo 7:15-20).

4. El profeta verdadero estaba dispuesto a sufrir en aras de su mensaje (1Reyes 22:27-28; Jeremías 38:4-13; Ezequiel 3:4-8).

5. El profeta verdadero anunciaba el mensaje coherente con la ley y los mensajes de otros profetas verdaderos (Jeremías 26:17-19). El mensaje nunca contradecía ni desechaba una verdad anteriormente revelada, sino que la confirmaba y se edificaba sobre ese cuerpo de verdad (Deuteronomio 13:1-3).

6. El profeta verdadero tenía el cien por ciento de éxito cuando predecía acontecimientos futuros (Deuteronomio 18:21-22). ¡Al contrario de los “psíquicos” (espiritistas) modernos, no bastaba con tener una tasa de éxito que fuera interior a lo absoluto! Si el supuesto profeta no tenía el cien por ciento de precisión, la gente tenía que sacarlo fuera de la ciudad y apedrearlo (Deuteronomio 18:20).

7. A veces el profeta veía legitimado su mensaje por la obra de uno o más milagros (ver Éxodo 5-12). Sin embargo, esta prueba no era concluyente porque los profetas falsos también hacían milagros ocasionalmente (Éxodo 7:1-12; 8:5-7; Marcos 13:22; 2 Tesalonicenses 2:9). Por tanto, Moisés señala más de esta prueba en Deuteronomio 13:1-3:

Si se levanta en medio de ti un profeta o soñador de sueños, y te anuncia una señal o un prodigio, y la señal o el prodigio se cumple, acerca del cual él te había hablado, diciendo: “Vamos en pos de otros dioses a los cuales no has conocido y sirvámosles”, no darás oído a las palabras de ese profeta o de ese soñador de sueños; porque el Señor tu Dios te está probando para ver si amas al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma.

La prueba verdadera era el contenido del mensaje, no los milagros. El profeta verdadero sólo hablaba en el nombre del Señor y llamaba a la gente hacia Dios, no para alejarla de Dios.

Tomado de: 
El Libro Completo sobre Profecía Bíblica, por Mark Hitchcock (págs. 18-20).

Si desea obtener información adicional acerca de este tema, visite nuestra sección:

Audio: Panorama Profético del Medio Oriente – Donald Dolmus (Parte 1)


¿Qué importancia tiene la declaración del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de que Jerusalén es la capital de Israel? Descúbralo en este programa. 

Mis anfitriones fueron el pastor Marvin Úbeda y el hermano Yarok Bendaña.

El programa "Orientaciones" se transmite de lunes a viernes a través de Radio Ondas de Luz.


Esuche también:


Artículo recomendado:

martes, 10 de abril de 2018

Libro: Los Fundamentos de la Profecía Bíblica – Prefacio


Haga clic sobre la imagen para ir al Índice


Uno de los fideicomisarios del Ministerio Cordero y León, Darryl Nunnelley, de Winchester, Kentucky, fue quien vino a mí con la idea de este libro.

Darryl había estado involucrado durante muchos años en la enseñanza de un panorama de la Biblia, usando un libro de enseñanza por Orin Root titulado, A Survey of the Bible: Training for Service [Un Estudio de la Biblia: Entrenamiento para el Servicio], (Cincinnati, OH: Standard Publishing, edición revisada en 1998). Darryl sugirió que trabajáramos juntos para producir un libro similar, que se enfocaría en la enseñanza de los fundamentos de la profecía bíblica. Me gustó la idea, y acepté el desafío.

Le pedí a Darryl que formulara una declaración de propósito, y lo hizo de la siguiente manera:

Esta generación ha sido bendecida con muchos libros y otras ayudas para el estudio de la Biblia, desde los resúmenes hasta los análisis extremadamente profundos en muchos formatos. Los estudiantes de la Biblia, desde el principiante hasta el erudito consumado, pueden encontrar fácilmente muchos recursos para sus necesidades particulares. 

Pero éste no parece ser el caso de la profecía bíblica, que equivale a casi el 30 por ciento de la Biblia. Sí, hay muchos recursos que alcanzan incluso hasta los principios más profundos de los puntos de vista y creencias proféticos. Sin embargo, no he encontrado una guía de estudio con un resumen breve para escuelas dominicales, grupos pequeños, escuelas cristianas, e individuos que puedan conducir a un nuevo estudiante de la profecía a través del proceso de comenzar a entender la Palabra Profética de Dios. 

Dios nos dio la profecía por la misma razón que nos dio todas las otras partes de la Su Palabra. Él quiere que sepamos el futuro, así como el pasado, y cómo nos afecta. Es mi oración que este libro:
  • Proveerá una base para la comprensión de la Palabra Profética de Dios.
  • Hará  que el estudio de la profecía bíblica sea más fácil, esclarecedor y agradable.
  • Demostrará cómo la profecía bíblica es relevante para la vida cristiana aquí y ahora.
  • Enfatizará que estamos viviendo en la época del regreso del Señor.
  • Proveerá tanto la información como el formato que permitirán que el libro sea usado para enseñar los fundamentos de la profecía bíblica. 

Darryl contribuyó mucho más que sólo la idea de este libro. También proveyó el esquema de las lecciones, y escribió los primeros borradores para cada capítulo. Luego tomé sus borradores y los usé para producir el texto final. Fue un verdadero esfuerzo de equipo.

Nuestro enfoque de principio a fin se ha basado en la creencia de que la profecía bíblica significa lo que dice. Por lo tanto, la hemos interpretado por su significado literal o de sentido llano, a menos que sea claramente simbólico, en cuyo caso hemos tratado de proveer el significado claro del símbolo. Muchas, si no la mayoría, de iglesias hoy enseñan que las profecías de los tiempos del fin relacionadas con la Segunda Venida de Jesús no significan lo que dicen. Pero todas las profecías de la Primera Venida significaron lo que dijeron y, por lo tanto, creemos que las profecías de la Segunda Venida también significan lo que dicen, como claramente enseñamos en la Lección 4.

La profecía bíblica ha sido terriblemente abusada por algunos e ignorada por la mayoría, y eso es una verdadera lástima, debido a que su estudio motivará la santidad y el evangelismo. También construye esperanza, algo que se necesita desesperadamente en el mundo oscuro en el que vivimos hoy. En ese sentido, el gran pastor y predicador, Adrián Rogers (1931-2005), una vez dijo: “Este mundo se está poniendo gloriosamente oscuro”. No hay forma de que alguien pueda entender esta declaración tan profunda sin el conocimiento de la profecía bíblica.

La esperanza que Darryl y yo compartimos con respecto a este libro es que será una bendición para cada persona que lo lea y que lo contiene los llevará a una relación más profunda con el Señor Jesucristo.

¡Maranatha!
Dave Reagan
McKinney, Texas
Primavera de 2018

Dichoso el que lee y dichosos los que escuchan las palabras de este mensaje profético y hacen caso de lo que aquí está escrito, porque el tiempo de su cumplimiento está cerca (Apocalipsis 1:3 – NVI).


Estimado lector: Si siente de parte de Dios apoyar la traducción de este valioso libro, visite la sección Donativos para que conozca cómo podrá hacerlo:


Libro: Los Fundamentos de la Profecía Bíblica – Índice

Un Curso de 24 Lecciones










Lección   6: La Profecía en el Antiguo Testamento

Lección   7: Profecía Mesiánica

Lección   8: Dos Profecías Angulares

Lección   9: Los Judíos en la Profecía

Lección 10: La Teología del Reemplazo

Lección 11: La Profecía en el Nuevo Testamento

Lección 12: La Iglesia en la Profecía

Lección 13: Una Cronología de los Eventos del Tiempo del Fin

Lección 14: El Rapto

Lección 15: La Tribulación

Lección 16: El Anticristo

Lección 17: Las Guerras del Tiempo del Fin

Lección 18: La Segunda Venida

Lección 19: El Milenio

Lección 20: El Cielo

Lección 21: Recompensas Celestiales

Lección 22: Las Señales de los Tiempos

Lección 23: La Muerte

Lección 24: Un Resumen General


Recomendaciones para un Estudio Adicional

Los Autores


Estimado lector: Si siente de parte de Dios apoyar la traducción de este valioso libro, visite la sección Donativos para que conozca cómo podrá hacerlo:


Share/Bookmark