domingo, 25 de febrero de 2024

Revista Llamada de Medianoche – Febrero 2024

Ataque contra Israel

Haga clic sobre la imagen para descargar la revista

Temas incluidos en esta edición:

»» Los cinco montajes propagandísticos de Hamás
»» Los liberados empiezan a contar historias
»» ¿Cuán cerca estamos del Arrebatamiento?
»» ¿Qué ocurrirá en el norte?
»» ¿Quién es el Israel de Dios en Gálatas 6:16?

Entre otros.

Para poder descargar y leer esta revista, necesitará tener instalado el programa gratuito Adobe Reader.


Si desea obtener materiales adicionales o ediciones anteriores de la revista, visite la página web del Ministerio Llamada de Medianoche:

Haga clic en la imagen para ir a su sitio web 

sábado, 3 de febrero de 2024

Libro: Islam y Cristianismo – Capítulo 6 (parte 3 de 3)

El Jesús Islámico de los Tiempos del Fin

Por Dr. David R. Reagan

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice 

El Jesús de las Profecías Islámicas del Tiempo del Fin

En marcado contraste con la descripción que hace la Biblia de Jesús como el foco divino y la esperanza de los tiempos del fin, las profecías islámicas lo presentan como un simple ser humano de importancia secundaria.

Los tiempos del fin islámicos no comienzan con el regreso de Jesús, sino con la aparición repentina de un mesías islámico llamado Mahdi, que es descendiente de Mahoma. Rápidamente forma un reino mundial, pero es desafiado casi de inmediato por un falso mesías malvado llamado Dajjal. Esta figura se ha convertido en un objeto del folclore islámico y, por lo tanto, hay muchos conceptos diferentes de él.

En general, el consenso parece ser que será un judío con un solo ojo, que primero afirmará ser un profeta y luego afirmará ser dios. Algunos eruditos islámicos afirman que tendrá la palabra “infiel” escrita en su frente. Engañará a muchos con milagros. Reunirá un ejército compuesto principalmente por judíos y conquistará el mundo, excepto La Meca y Medina.

Su reinado durará 40 días, durante un tiempo en el que un día será como un año. Siempre se le caracteriza como una persona engañosa que reinará con gran crueldad.

Su reinado llegará a un final repentino con el regreso de Jesús, quien ayudará al Mahdi a matarlo cerca de la moderna ciudad de Lod, ubicada cerca de Tel Aviv. El hecho de que este Jesús no es el Jesús de la Biblia es revelado por las profecías islámicas que indican que, cuando Jesús mate al Dajjal, ¡también masacrará al pueblo judío!

En este punto, se produce la Guerra de Gog y Magog, y una vez más, Jesús ayuda al Mahdi a derrotar a las fuerzas enemigas. Jesús y el Mahdi conquistan el mundo y establecen un califato islámico.

El Mahdi desaparece de la escena y Jesús comienza su reinado. Proclamará que el islam es la religión verdadera, y todos los cristianos se convertirán. Romperá todas las cruces y exterminará a todos los cerdos. Su reinado durará 40 años. Veintiún años después de su reinado, se casará y engendrará hijos. Diecinueve años después morirá. Será enterrado en Medina, junto a Mahoma, donde esperará el Día de la Resurrección.

Conclusión

Como se puede ver fácilmente, el Jesús del islam es un simple hombre que es cualquier cosa menos el Hijo de Dios y el Salvador del mundo. El Jesús de la Biblia es el verdadero Jesús, que fue enviado a este mundo por Yahvé para morir por los pecados de la Humanidad y que regresará en gloria y majestad para reinar por mil años sobre todo el mundo desde el Monte Sion en Jerusalén.

Consideremos por un momento las fuentes de estas dos imágenes. Una proviene de la Biblia, que ha sido autenticada como la Palabra del único Dios verdadero, Yahvé. Cuando digo autenticada, me refiero principalmente al cumplimiento de la profecía. Mientras que la Biblia contiene cientos de profecías muy específicas que ya se han cumplido, el Corán no tiene ninguna.

En agudo contraste con las profecías cumplidas de la Biblia, las profecías del islam del tiempo del fin acerca del falso Jesús de los musulmanes, están tomadas de las divagaciones incoherentes de Mahoma.

El islam es una — iba a decir una religión — violenta, pero no es una religión. Es un sistema político. Es un sistema político violento empeñado en derrocar a los gobiernos del mundo y dominar el mundo. Ése es el objetivo final”. — Pat Robertson, portavoz de la iglesia evangélica estadounidense.
(www.brainyquote.com)

Para hablar específicamente de nuestro problema con el mundo musulmán, estamos serpenteando hacia un auténtico choque de civilizaciones, y nos estamos engañando a nosotros mismos con eufemismos. Estamos hablando de que el islam es una religión de paz que ha sido secuestrada por extremistas. Si alguna vez hubo una religión que no sea una religión de paz, esa el islam”. — Sam Harris, filósofo estadounidense contemporáneo.
(www.clarionledger.com)

No creemos en múltiples repúblicas islámicas; sin embargo, creemos en un mundo islámico único gobernado por un gobierno central”. — Líder de Hezbolá, jeque Hassan Nasrallah.

Lea la parte 1 aquí

Lea la parte 2 aquí 

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Haga clic en la siguiente imagen si desea adquirir el libro (por el momento disponible sólo en inglés)

Estimado lector: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

miércoles, 31 de enero de 2024

Libro: Islam y Cristianismo – Capítulo 6 (parte 2 de 3)

El Jesús Islámico de los Tiempos del Fin

Por Dr. David R. Reagan

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice 

Las Señales Mayores

Las señales principales que apuntan a “la Hora” son todas eventos críticos que forman parte de la secuencia de eventos del tiempo del fin, comenzando con la aparición del Mahdi. Las señales mayores más importantes se enumeran a continuación. Una vez más, los eruditos musulmanes generalmente no tratan de presentar un orden cronológico estricto de lo que finalmente va a suceder, pero el orden que se presenta a continuación es representativo:

1) La Aparición del Mahdi, el mesías islámico, que rápidamente creará un reino de justicia y rectitud.

2) La aparición de un Falso Mesías, llamado Dajjal, que se opondrá al Mahdi.

3) El Regreso de Jesús, quien ayudará al Mahdi a vencer al Dajjal.

4) La Invasión de Gog y Magog, con los ejércitos musulmanes siendo salvados cuando Jesús clama a Alá pidiendo ayuda.

5) El Reinado de 40 Años de Jesús.

6) Un Milagro de la Naturaleza. Una de las últimas señales antes de “la Hora” será un milagro increíble. ¡El sol saldrá por el Oeste!

7) Un Gran Incendio Mundial, que llevará a la humanidad al lugar de reunión final en el Medio Oriente, antes del Día de la Resurrección.

8) Las Tres Trompetas que se tocarán para señalar que ha llegado el día de la resurrección.

9) “La Hora” o el Día de la Resurrección, cuando los salvos y los no salvos resucitarán al mismo tiempo.

10) El Día del Juicio, que será un intervalo después de la resurrección antes de que se lleve a cabo el juicio. Será una época de sufrimiento físico y psicológico insoportable. No se da ninguna razón para este período de sufrimiento. Para los paganos, es una continuación de su sufrimiento en la tumba. Para los creyentes, parece tener algún propósito purgatorio.

11) El Día del Juicio Final, momento en el que Alá desciende del Cielo para juzgar a toda la humanidad. Las personas serán juzgadas según su recepción del mensaje de Mahoma y su conducta ética.

12) Cruzando el Puente. Después del juicio, cada persona debe cruzar un puente que cruza el golfo del infierno. Los que sean condenados caerán del puente al infierno.

13) La Intercesión. Mahoma comenzará a interceder ante Alá para permitir a los fieles entrar en el Paraíso. También intercederá en favor de aquellos que han sido condenados al infierno, pidiendo a Alá que muestre misericordia a cualquier persona que tenga un ápice de fe en su corazón.

14) El Paraíso es un ambiente perfecto donde todos los deseos son concedidos y cumplidos. Los deseos sexuales que estaban estrictamente limitados en la tierra se desatan en el Paraíso. Gran parte de las imágenes islámicas sobre el Paraíso están tomadas del zoroastrismo.

15) El Infierno es un lugar de castigo eterno, incluido el tormento de los demonios.

Sunitas vs Chiítas

El bosquejo profético producido anteriormente es el que sostienen los musulmanes suníes. La mayoría de los musulmanes en el mundo son suníes. Su herencia se remonta a Mahoma.

Alrededor del diez por ciento de los musulmanes son chiítas. Se encuentran principalmente en Irak, Irán y Líbano. Irán es la única nación con mayoría chiíta. La división ocurrió en el siglo X sobre la naturaleza del liderazgo teocrático del islam. Los chiítas creen que el líder del islam debería ser descendiente del profeta Mahoma. Los suníes dicen que los líderes deben ser elegidos por consenso. Los chiítas creen en el libre albedrío, mientras que los suníes se adhieren al concepto de predestinación. Los chiítas exaltan a sus imanes (líderes espirituales) como maestros inspirados que tienen la autoridad para interpretar la ley islámica. Para los suníes, la interpretación de la ley islámica ha estado teóricamente cerrada desde el siglo X.

Con respecto a la escatología, la principal diferencia entre los dos grupos se centra en el individuo mesiánico llamado el Mahdi. Este individuo es la encarnación del ferviente anhelo y esperanza de los chiítas que han sido oprimidos y perseguidos a lo largo de la historia islámica.

No hay ninguna referencia directa al Mahdi en el Corán. Sin embargo, los chiítas argumentan que se infiere. En el esquema chiíta de los eventos del tiempo del fin, el Mahdi juega un papel más importante. Él toma el lugar de Jesús como el que derrotará al Dajjal y creará un reino que llenará la tierra de bondad y justicia. Él es el que ha sido destinado desde la eternidad a salvar al mundo de las fuerzas de la maldad. Por lo tanto, en la escatología chiíta, Jesús se limita a simplemente ayudar al Mahdi. La misión principal de Jesús es propagar el islam entre cristianos y judíos.

El Jesús de las Profecías Bíblicas del Tiempo del Fin

Echemos un vistazo detallado ahora al papel de Jesús en la profecía del tiempo del fin, comparando lo que se dice sobre Él en el Hadiz y en la Biblia. Al hacerlo, creo que verán claramente que el Jesús de la profecía islámica del tiempo del fin no es el Jesús de la Biblia. Primero echaremos un vistazo a lo que dice la Biblia y luego lo compararemos con lo que se encuentra en las profecías del Hadiz.

La Palabra de Yahvé presenta a Su Hijo, Jesús, como el foco y la esperanza de la profecía del tiempo del fin. De acuerdo con la Biblia, la secuencia de eventos del tiempo del fin comenzará cuando Jesús aparezca en los cielos por Su Iglesia antes de que los siete años de la ira de Dios se derramen sobre el mundo, en lo que la Biblia llama "La Gran Tribulación" (Ap. 2:22 y 7:14). Este arrebatamiento de la Iglesia de este mundo por parte de Jesús se llama “El Rapto”, y se describe en detalle en 1 Tes. 4:13-18.

Después del Rapto, Jesús lleva a cabo un juicio de los miembros de Su Iglesia en el Cielo — juzgándolos por sus obras para determinar sus grados de recompensa (2 Corintios 5:10). Al mismo tiempo, Él supervisa el derramamiento de la ira de Dios sobre el mundo, en la serie de juicios que constituyen la Gran Tribulación (Ap. 6:16).

Cerca del final de la Tribulación, Jesús celebrará Su unión con Su Iglesia en la fiesta más grande que el cosmos haya experimentado (Ap. 19:7-9). Cuando termine esa celebración, Jesús regresará a la tierra con sus santos de la Era de la Iglesia, poniendo fin a la tribulación (Ap. 19:11-14). Descenderá al Monte de los Olivos, al lugar desde donde ascendió al Cielo (Hechos 1:9-11 y Zacarías 14:1-9).

Jesús hablará una palabra sobrenatural y el Anticristo y todas sus fuerzas serán destruidas instantáneamente (Zacarías 14:12-13). Luego resucitará a los mártires de la Tribulación y a los santos del Antiguo Testamento, proveyéndoles de cuerpos glorificados, tal como lo hizo con Sus santos de la Era de la Iglesia en el momento del Rapto (Daniel 12:1). A todos aquellos convertidos durante la Tribulación y que vivan hasta el final de la misma se les permitirá entrar en carne y hueso a Su reino para repoblar el planeta.

Luego, Jesús celebrará el lanzamiento de Su reinado terrenal con otra fiesta gloriosa — a la que todos Sus santos glorificados serán invitados a asistir. Este “banquete de Sion” se describe en Isaías 25:6-8.

Jesús lanzará su reinado de mil años (Ap. 20:2-7). Él gobernará el mundo como Rey de reyes y Señor de señores desde Jerusalén, y Sus santos glorificados serán esparcidos por todo el mundo para reinar con Él sobre aquellos en sus cuerpos físicos que lo aceptaron como su Salvador durante la Tribulación y vivieron hasta el final de ese horrible período.

Su reinado traerá paz, rectitud y justicia a todo el mundo. Y “la tierra será llena del conocimiento de la gloria de Jehová, como las aguas cubren el mar” (Habacuc 2:14). “Martillarán sus espadas para azadones, y sus lanzas para hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se ensayarán más para la guerra” (Miqueas 4:3). El reino animal será transformado para vivir en paz consigo mismo y con la Humanidad (Isaías 11:6-9). Toda la tierra se caracterizará por la santidad (Zacarías 14:20-21).

Al final de Su Reinado Milenial, Jesús resucitará a todos aquellos que alguna vez vivieron y murieron fuera de una relación de fe con Yahvé. Él los juzgará por sus obras, y puesto que nadie puede ser justificado por sus obras, todos los que aparezcan en este “Juicio del Gran Trono Blanco” serán enviados al lago de fuego (Ap. 20:11-15).

Jesús entonces transportará a todos Sus santos de esta tierra a la Nueva Jerusalén que Él ha preparado para ellos. Él sobrecalentará la tierra para quemar toda su contaminación pecaminosa y, de ese infierno ardiente, surgirán nuevos cielos y una nueva tierra, devueltos a su perfección original (2 Pedro 3:10-13). Luego bajará a Sus santos a la nueva tierra en la Nueva Jerusalén, donde vivirán en Su presencia y en la presencia de Su Padre para siempre (Ap. 21:1-7 y 22:1-5).

Lea la parte 1 aquí

Lea la parte 3 aquí

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Haga clic en la siguiente imagen si desea adquirir el libro (por el momento disponible sólo en inglés)

Estimado lector: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

martes, 30 de enero de 2024

Libro: Islam y Cristianismo – Capítulo 6 (parte 1 de 3)

El Jesús Islámico de los Tiempos del Fin

Por Dr. David R. Reagan

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice 

Vamos a centrar nuestra atención ahora en lo que el islam enseña acerca de los tiempos del fin. El propósito fundamental es presentar más evidencia de que el Dios de la profecía bíblica de los tiempos del fin no es el mismo que el dios del islam, ni el Jesús del islam es el Jesús de la profecía bíblica del tiempo del fin. 

Lo primero que hay que señalar es que el Corán, que representa las palabras de Alá, no dice casi nada sobre los tiempos del fin. El Corán menciona algunas señales que marcarán los tiempos del fin, pero principalmente afirma que la historia se consumará con “la Hora”, cuando tendrán lugar la resurrección y el juicio.

Casi toda la información sobre la escatología islámica debe derivarse del segundo libro musulmán más sagrado, llamado el Hadiz, que es una colección de dichos de Mahoma que no se consideraron revelaciones directamente de Alá. El Hadiz también contiene historias sobre experiencias en la vida de Mahoma.

El Hadiz fue compilado en el siglo IX, unos doscientos años después de la muerte de Mahoma. Hubo varias compilaciones hechas durante ese tiempo, pero se considera que la más autorizada es la al-Bukhari. Recopiló un total de 600,000 dichos de Mahoma e historias sobre él. Éstos provienen de los escritos de amigos y familiares. Muchos de ellos provenían de las muchas esposas de Mahoma. Al-Bukhari verificó más de 7,000 como “genuinos”. Éstos se convirtieron en el Hadiz.

Un Rompecabezas Islámico

Es extremadamente difícil reconstruir el concepto islámico de los tiempos del fin. La información está muy inconexa, y se extiende a lo largo de los nueve volúmenes del Hadiz. Además, a diferencia de los estudiosos cristianos de la profecía, los estudiosos islámicos de la profecía no han intentado sistematizar sus conceptos en gráficos y diagramas que muestren cómo todos los eventos están relacionados entre sí.

He hecho todo lo posible para reconstruir los eventos de la escatología islámica, y creo que lo que sigue es una representación justa. Pero, tenga en cuenta que los eruditos islámicos no están de acuerdo en la naturaleza y el orden de algunos eventos, tal como lo hacen los expertos cristianos con respecto a la secuencia de la profecía bíblica del tiempo del fin.

La fuente más útil que pude descubrir fue un libro del Dr. Samuel Shahid, llamado The Last Trumpet (La Última Trompeta), en el que intenta demostrar que los principales conceptos de la escatología islámica fueron tomados de las Escrituras hebreas, el Nuevo Testamento cristiano y los conceptos del zoroastrismo. En el momento en que escribió este libro, el Dr. Shahid era el Director de Estudios Islámicos en el Seminario Teológico Bautista Southwestern en Ft. Worth, Texas.

El Dr. Shahid demuestra de manera concluyente que Mahoma obtuvo muchas de sus ideas oralmente de cristianos, judíos y seguidores del zoroastrismo. En el proceso, confundió muchas de las historias y los principios. Por ejemplo, el Corán afirma que la madre de Jesús fue María, la hermana de Moisés. (Sura 19:28).

El Dr. Shahid también señala que el Hadiz fue compilado en un momento en que las autoridades islámicas sabían mucho más sobre la Biblia y las tradiciones y literatura cristianas. Por lo tanto, muchos pasajes del Hadiz fueron fabricados y embellecidos y fueron fuertemente influenciados por fuentes cristianas.

Los pasajes del Hadiz concernientes a los tiempos del fin son muy contradictorios y, por lo tanto, es difícil precisar muchos detalles. Sólo se puede compilar un esquema general de los eventos del tiempo del fin.

Las Señales Islámicas de los Tiempos

Al igual que en el caso de la Biblia, el Hadiz contiene señales de los tiempos del fin. Las señales islámicas apuntan al evento culminante en la escatología islámica — a saber, “la Hora”, que es el tiempo de la resurrección y el juicio. Hay una Segunda Venida de Jesús en los eventos islámicos del tiempo del fin, pero no se considera que sea el evento decisivo. Más bien, se ve como una señal que apunta hacia “la Hora”. El comienzo de los tiempos del fin está marcado por la aparición del mesías islámico, llamado el Mahdi.

Las señales se dividen entre mayores y menores, y su orden no siempre está claro. Por lo tanto, en la tradición islámica se colocan en varios órdenes cronológicos.

Muchas de las llamadas “señales menores” tienen que ver con tendencias generales en la sociedad. Las señales principales se relacionan con eventos profetizados específicos que ocurrirán entre el momento de la aparición del Mahdi y “la Hora” de la resurrección y el juicio.

Las Señales Menores

Muchas de las señales menores que hablan de tendencias generales son un espejo de las señales cristianas del tiempo del fin. Éstos son algunos ejemplos representativos:

1) Un aumento en la ignorancia con relación a los fundamentos de la fe.

2) Una creciente inestabilidad de la fe (musulmanes convirtiéndose en cristianos de forma repentina).

3) Un aumento de los falsos profetas.

4) Un aumento de la apostasía (evidenciado por los musulmanes siguiendo a falsos maestros).

5) Un aumento de la pretensión religiosa (como la construcción de mezquitas lujosas).

6) Una aceptación de la astrología.

7) Un incremento del consumo de alcohol y de las relaciones sexuales ilícitas.

8) Un aumento de las calamidades naturales.

9) Un creciente paganismo (los musulmanes seguirán cada vez más los estilos de vida de los no musulmanes).

10) Un aumento de la guerra y las guerras civiles (incluso guerras entre musulmanes).

Hay una serie de señales menores que son peculiares del islam. Muchas son extrañas. Aquí hay algunos ejemplos:

1) Las mujeres superarán a los hombres 50 a 1.

2) La Meca será reducida a ruinas.

3) Surgirá un pueblo que comerá con la lengua, como lo hacen las vacas.

4) El tiempo se contraerá, siendo un año como un mes y un mes como una semana.

5) Las bestias salvajes hablarán con los hombres.

6) El Río Éufrates dejará al descubierto una montaña de oro.

Lea la parte 2 aquí

Lea la parte 3 aquí

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Haga clic en la siguiente imagen si desea adquirir el libro (por el momento disponible sólo en inglés)

Estimado lector: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

lunes, 29 de enero de 2024

Libro: Islam y Cristianismo – Capítulo 5 (parte 2 de 2)

 ¿Es Isa el Jesús de la Biblia?

Por Dr. David R. Reagan

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice 

Nota: Este capítulo fue escrito por Marko Kiroglu

Muerte y Resurrección de Jesús

Echar un vistazo a la reacción de Alá a la muerte y resurrección de Jesús nos ayudará a evaluar con mayor precisión si Alá es el Dios de la Biblia o un ladrón de identidad.

Eso se debe a que, para los cristianos que creen en la Biblia, la muerte y resurrección de Jesús son los eventos más significativos en toda la historia de la humanidad. Son significativas porque, al morir en la cruz Jesús:

1) Honró a Su Padre, sometiéndose a la voluntad de Su Padre. 

2) Pagó el castigo por los pecados de toda la humanidad y, al hacerlo, 

3) Abrió la puerta para la reconciliación de la Humanidad con su Padre Dios.

Debido al hecho de que Jesús murió en la cruz como nuestro sustituto, cualquier hombre o mujer ahora puede reconciliarse con Dios al aceptar a Jesús como su sacrificio por el pecado. Si Jesús nunca hubiera muerto en nuestro lugar, ninguno de nosotros tendría esperanza de salvación. Su muerte hizo posible la vida eterna para todos los que ponen su fe en Él.

Su resurrección de entre los muertos fue crucial porque, como dijo Pablo, “Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe” (1 Corintios 15:14).

Su muerte en la cruz preparó el escenario para su gran victoria. En obediencia a Dios Padre y con total humildad, murió, y en gloria y honra Dios Padre lo resucitó de entre los muertos. Murió en sumisión por la salvación de los pecadores. Se alzó victorioso como el Rey de Reyes.

Por lo tanto, la muerte y resurrección de Jesucristo son los eventos más significativos en la historia humana, con implicaciones directas de gran alcance para los creyentes y también para los incrédulos.

Incluso aquellos que rechazan y maldicen a Jesús siguen siendo bendecidos por Su muerte y resurrección. Esto se debe a que viven en un mundo que ha sido transformado, y todavía está disfrutando de las muchas y grandes bendiciones de Su muerte y resurrección.

Atestaciones Bíblicas de la Muerte y Resurrección de Jesús

La Biblia, siendo la palabra inerrante de Dios, nos proporciona el relato más preciso, detallado y confiable de la muerte de Jesús en la cruz y Su resurrección al tercer día:

  • Pilato entrega a Jesús para que sea crucificado como lo exigían los judíos (Mateo 27:15-26; Marcos 15:6-15; Lucas 23:13-25; Juan 18:38-19:16). 
  • Jesús es crucificado y muere en la cruz (Mateo 27:32-56; Marcos 15:21-41; Lucas 23:26-49; Juan 19:17-37). 
  • El cuerpo muerto de Jesús es puesto en una tumba (Mateo 27:57-61; Marcos 15:42-47; Lucas 23:50-56; Juan 19:38-42). 
  • Jesús resucita de entre los muertos y se aparece a la gente (Mateo 28:1-10; Marcos 16:1-11; Lucas 24:1-43; Juan 20:1-29).

La vida, el ministerio, la muerte y la resurrección de Jesucristo son de tan gran importancia para Dios y para la humanidad, que han sido registradas con gran detalle en los cuatro Evangelios por cuatro autores diferentes. Por lo tanto, estos Evangelios son los registros más confiables, más precisos y más importantes de cómo Jesús vivió, murió y resucitó de entre los muertos.

Sin embargo, los Evangelios no son la única afirmación de la muerte y resurrección de Jesús. La Biblia también revela la aparición de Jesús a Pablo en el camino a Damasco (Hechos 9) y Su aparición a Juan en la isla de Patmos, 65 años después de Su resurrección (Apocalipsis 1).

Afirmaciones Seculares Sobre la Muerte y Resurrección de Jesús

Además de los registros bíblicos, estos eventos importantes fueron capturados en los escritos de los antiguos historiadores seculares.

Por ejemplo, los historiadores Cornelio Tácito (55-120 d. C.), Flavio Josefo (37-97 d. C.), Talo (fechas desconocidas, pero escritos alrededor del 50 d. C.) y Julio Africano (c.160-c.240 d. C.) escribieron sobre Jesús, Su muerte en la cruz y la creencia cristiana en Su resurrección. Los escritos de estos historiadores proporcionan una confirmación independiente, no cristiana, de que Jesucristo fue crucificado y asesinado.

Además, la muerte de Jesús en la cruz fue confirmada en el Talmud de Babilonia, donde se afirma que murió colgado de un madero. “Colgado” era un eufemismo judío para la crucifixión, como lo demuestran las palabras de Pablo en Gálatas 3:13, donde escribió: “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hechos por nosotros maldición (porque está escrito: ‘Maldito todo el que cuelga de un madero’”.

Toda esta evidencia histórica apunta al hecho de que la muerte de Jesús por crucifixión es un hecho histórico certificado.

La Visión Islámica de la Muerte y Resurrección de Jesús

Ahora, veamos lo que Alá tiene que decir acerca de este evento tan significativo de la historia humana. Alá y su religión islámica enseñan que la historia de la muerte, sepultura y resurrección de Jesús es todo un mito:

Y por haber dicho: “Hemos dado muerte al Ungido, Jesús, hijo de María, el enviado de Alá”, siendo así que no le mataron ni le crucificaron, sino que les pareció así . . .Pero, ciertamente no le mataron, sino que Alá lo elevó a Sí. Alá es poderoso, sabio (Corán 4:157-158, Saheeh). 

Por lo tanto, el Corán, que representa las palabras de Alá, niega específicamente la crucifixión de Jesús. Esta negación por parte de Alá revela que él es un engañador que está mintiendo intencionalmente sobre el destino de Jesús. Además, esta negación prueba que Alá no es el Dios de la Biblia.

La respuesta de Alá a la muerte y resurrección de Jesús es exactamente opuesta a la de Yahvé. Mientras que Yahvé se regocija por la muerte abnegada de Jesús en la cruz y Su resurrección victoriosa, Alá la desprecia y niega que tales eventos hayan tenido lugar.

Cuando Jesús se ofreció voluntariamente a sí mismo, en obediencia a Dios el Padre, como sacrificio por el pecado y resucitó de entre los muertos al tercer día, Yahvé manifestó Su aprobación al sentar a Jesús a Su diestra en el cielo y prometerle dominio sobre todas las cosas (Efesios 1:17-23).

Si la reacción de Alá a la muerte y resurrección de Jesús no es exactamente la misma que la de Yahvé, ¡entonces Alá no es la misma persona que Yahvé!

Las Implicaciones de la Negación de Alá de la Muerte y Resurrección de Jesús

La negación de la muerte y resurrección de Jesús por parte de Alá tiene implicaciones destructivas de gran alcance para aquellos que creen en Alá, e incluso para el resto del mundo que está influenciado por los creyentes de Alá. Cuando Alá proclama que Jesús no murió en la cruz, básicamente comunica los siguientes mensajes:

1) Jesucristo no es tu Salvador, porque Él no murió por ti. No murió en absoluto. Más bien, fue llevado sobrenaturalmente al cielo, como Elías. Así que no se engañen a sí mismos creyendo que Él murió por sus pecados. 

2) Jesucristo no obedeció ni honró a su Padre al dar Su vida por los pecadores. En cambio, un impostor murió en la cruz en Su lugar. Por lo tanto, Jesucristo no es tan especial y honorable. Así que no ofrezcan sus alabanzas a Jesús y a Su Padre. 

3) El Dios Padre de la Biblia no envió a Jesús a morir por ti. E incluso si envió a Jesús a morir por ti, eso no sucedió, porque Jesús no murió en absoluto. Así que no pienses en Jesús o en Su Padre como alguien que se preocupa por ti. 

4) Si Jesús nunca murió, entonces Jesús nunca resucitó. Por lo tanto, Jesús no es victorioso sobre la muerte. Por lo tanto, lo que reina sobre ti no es Jesús, sino la muerte.

5) Todavía sois pecadores y seguís condenados a la pena de muerte, porque nadie, ni siquiera Jesús pagó la pena de vuestros pecados. Así que debes saber que no eres salvo y que no eres libre. 

6) No hay esperanza ni futuro brillante para ti, porque no eres salvo, ni rescatado, ni comprado de tu esclavitud a tu pecado y a Satanás. 

7) No estás reconciliado con Dios porque Jesús no murió por ti y no te reconcilió con Dios. Por lo tanto, para ti, Dios está lejos e inaccesible. Si quieres llegar a Dios, debes saber que Yo, Alá soy tu dios (no Jesús) y debes hacer lo que te ordeno y olvidarte de todas las mentiras que los cristianos dicen sobre Jesús.

8) Jesús no murió. Así que quien diga que Jesús murió es un mentiroso. No les creas y no permitas que promuevan sus mentiras. 

9) Aquellos que creen que Jesús murió en la cruz están engañados y condenados a la destrucción. 

10) Debéis guardaros de estos mentirosos cristianos y de sus mentiras.

Ninguna de las implicaciones de la negación de Alá de la muerte de Jesús en la cruz está de acuerdo con el mensaje de la Biblia. En cambio, la afirmación de Alá y todas sus implicaciones son directamente opuestas a lo que dice el Dios de la Biblia con respecto a la muerte y resurrección de Jesús y la salvación de la humanidad. Por lo tanto, los musulmanes que son engañados por Alá consideran que creer en la muerte y resurrección de Jesús es una mentira repugnante.

La conclusión es que Alá es un blasfemo del verdadero Jesús que se revela en la Palabra de Dios, y esto revela claramente a Alá como un dios impostor.

Lea la parte 1 aquí 

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Haga clic en la siguiente imagen si desea adquirir el libro (por el momento disponible sólo en inglés)

Estimado lector: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

sábado, 27 de enero de 2024

Libro: Islam y Cristianismo – Capítulo 5 (parte 1 de 2)

 ¿Es Isa el Jesús de la Biblia?

Por Dr. David R. Reagan

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice 

Nota: Este capítulo fue escrito por Marko Kiroglu

La palabra árabe para Jesús es “Isa”. Se le menciona a lo largo del Corán, y los portavoces musulmanes siempre utilizan este hecho para enfatizar a los cristianos que tienen un gran respeto por Jesús. Pero, ¿es Isa realmente el Jesús de la Biblia?

El Dios de la Biblia presenta a Jesucristo como Su Hijo amado, en quien se complace (Mateo 3:17 y Marcos 9:7). Yahvé habla de Jesús como un Padre orgulloso que se deleita mucho en Su Hijo. Para Dios, Jesús no es una persona más, profeta o siervo, sino su Hijo Amado, a quien da dominio sobre todas las cosas.

De la misma manera, para Jesús, Yahvé no es un amo de esclavos, un jefe o un gobernante distante, sino Su amado Padre a quien ama, obedece y honra. Esta perfecta relación Padre-Hijo es la razón por la que Jesús pudo decir cosas como:

“Yo y el Padre uno somos” (Juan 10:30)

“El que me ha visto a mí, ha visto al Padre” (Juan 14:9).

“. . . para que el mundo conozca que amo al Padre, y como el Padre me mandó. . .” (Juan 14:31).

“Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor. 10 Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor” (Juan 15:9-10).

El Amor Mutuo de Dios Padre y Su Hijo

El término favorito de Jesús para dirigirse a Dios era “Padre”, usándolo 65 veces en los Evangelios sinópticos, y más de 100 veces en el Evangelio de Juan. Esto demuestra la íntima relación de Jesús con Su Padre. Las palabras y acciones de Jesús también muestran que Jesús no sólo respetaba y honraba a Su Padre, sino que también lo amaba entrañablemente.

En el Nuevo Testamento, se hace obvio que la relación Padre-Hijo entre Yahvé y Jesús está saturada de amor mutuo. La mejor y última muestra del amor de Jesús por Su Padre se puede ver en Su sumisión a Su Padre, incluso en el momento de la muerte en la cruz, cuando Él dijo: “Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú” (Mateo 26:39).

Dios Padre envió a Su amado Hijo Jesús a morir en la cruz para pagar el castigo por los pecados de la Humanidad. En otras palabras, Dios envió a Su Hijo en una misión en la que Su Hijo daría Su propia vida para que se cumpliera la voluntad del Padre. La voluntad del Padre es que ningún hombre o mujer perezca, sino que todos sean salvos del castigo de sus pecados y vivan una vida eterna: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Por lo tanto, la salvación de la humanidad se hizo posible debido a la relación perfecta y saturada de amor Padre-Hijo entre Yahvé y Su Hijo Jesús. Naturalmente, el amor y la sumisión de Jesús a Su Padre han complacido y también honrado al Padre. Por lo tanto, no es extraño que Dios le haya prometido a Jesús dominio sobre todas las cosas y lo haya sentado a Su diestra (Efesios 1:20-22 y 1 Pedro 3:22).

Jesucristo, como el Hijo amado del Dios de la Biblia, es el aspecto más significativo de la autorrevelación de quién es Dios. Como dije en un capítulo anterior, Dios se revela personalmente en la Biblia. Como parte de esta autorrevelación, Dios también revela a Su Hijo Jesús, y nos muestra cómo Jesús hizo posible nuestra salvación, al obedecer a Su Padre. Al mismo tiempo, notamos el orgullo y el gozo en las palabras de Dios cuando presenta a Jesús. Para Dios, Jesús no es sólo un simple Hijo, sino que es el Hijo amado de Dios y el Rey de Su reino.

El Rechazo de Alá a Jesús Como su Hijo

Consideremos ahora al dios del islam. Si Alá fuera la misma persona que Yahvé, entonces Alá tendría los mismos sentimientos hacia Jesús. Si Alá fuera verdaderamente el Dios de la Biblia, Alá se regocijaría por Jesús y estaría orgulloso de ser Su Padre. Del mismo modo, si Alá fuera verdaderamente el Dios de Abraham, entonces sus palabras y acciones reflejarían su amor, confianza y deleite en Jesús como su Hijo.

Sin embargo, aunque Alá afirma ser el Dios de la Biblia y el Dios de Abraham, rechaza con vehemencia ser el Padre de Jesús y, por lo tanto, rechaza a Jesús como su Hijo. De hecho, Alá reduce a Jesús a un simple siervo o mensajero ordinario:

Es impropio de [la majestad de] Alá engendrar un hijo (esto se refiere a la calumnia de los cristianos contra Alá, al decir que Isa [Jesús] es el hijo de Alá).

Isa [Jesús] no es sino un siervo a quien hemos agraciado y a quien hemos puesto como ejemplo a los Hijos de Israel (Corán 43:59, Kahn)

El Ungido, hijo de María, no es sino un enviado, antes del cual han pasado otros enviados . . . (Qur’an 5:75, Ali).

Además, el Corán no se contenta con rechazar a Jesús como hijo de Alá. Va aún más lejos, al maldecir a cualquiera que diga que Jesús es el hijo de Alá:

. . .Y los cristianos dicen: “El Ungido es el hijo de Alá”. Eso es lo que dicen de palabra. Remedan lo que ya antes habían dicho los infieles. ¡Que Alá les maldiga! ¡Cómo pueden estar tan desviados de la Verdad! (Corán 9:30, Alí)

Éstos y otros pasajes similares del Corán forman la base de la doctrina islámica sobre por qué Jesús no es considerado como el hijo de Alá, y por qué Alá nunca es considerado como el Padre de Jesús. Por lo tanto, los eruditos musulmanes y los maestros religiosos argumentan incansablemente para despojar a Jesús de la divinidad y reducirlo al nivel de un simple siervo.

También vemos un intenso odio y rechazo hacia Jesús en las palabras de Alá. En contraste, las palabras de Yahvé están llenas de alegría, deleite y orgullo hacia Jesús. Por lo tanto, podemos concluir con seguridad que mientras Yahvé ama y abraza a Jesús como Su Hijo amado, Alá lo rechaza, lo desprecia y lo reduce al nivel de un siervo ordinario.

Obviamente, el rechazo y la humillación de Jesús por parte de Alá tienen sus raíces en un odio y unos celos intensos. En contraste, la actitud de Yahvé hacia Jesús está impulsada por el amor y el deleite.

¿Cuán incoherente es que Alá afirme ser el Dios de la Biblia, pero al mismo tiempo odie y desprecie al Hijo del Dios de la Biblia? A la luz de esta gran inconsistencia, no es posible aceptar el reclamo de Alá al trono de Dios. En cambio, debemos concluir que si Alá odia y desprecia al Hijo de Dios, Jesús, con tanta intensidad, ¡entonces definitivamente es el archienemigo de Dios!

Lea la parte 2 aquí

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Haga clic en la siguiente imagen si desea adquirir el libro (por el momento disponible sólo en inglés)

Estimado lector: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

miércoles, 24 de enero de 2024

Libro: Islam y Cristianismo – Capítulo 4 (parte 2 de 2)

 ¿Cuál es la Opinión de Alá sobre la Biblia?

Por Dr. David R. Reagan

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice 

Nota: Este capítulo fue escrito por Marko Kiroglu

La Actitud de Alá Hacia la Biblia

El hecho mismo de que Mahoma afirmara que Alá le dio un nuevo libro sagrado llamado Corán es una prueba positiva de que Alá no es el mismo Dios que Yahvé. ¿Cómo pudo Yahvé, que amaba Su Palabra y la honraba y protegía, de repente decidir tirarla por la ventana y reemplazarla con una nueva revelación?

¿Cambió Yahvé de opinión? ¿Cómo podría? Después de todo, la Biblia revela que una de sus características fundamentales es Su inmutabilidad. Ser inmutable es ser inalterable. Yahvé declaró Su inmutabilidad en Malaquías 3:6 cuando declaró: “Yo, Jehová, no cambio”. Y esta verdad fue reafirmada en el Nuevo Testamento por el escritor de Hebreos cuando declaró que “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos” (Hebreos 13:8).

En todo el mundo islámico a los musulmanes se les enseña que la Biblia es un libro corrupto e inválido, que fue reemplazado por uno mejor, el Corán. En la raíz de este desprecio islámico por la Biblia están las siguientes palabras de Alá, que están registradas en el Corán (Sura 2, The Qur’an in Modern English).

75) ¿Cómo vais a anhelar [ustedes los musulmanes] que [los judíos] os crean  si algunos de los que escuchaban la Palabra de Alá la alteraron a sabiendas, después de haberla comprendido?

77) ¿No saben que Alá conoce lo que ocultan y lo que manifiestan?

Odio Profundamente Arraigado de los Musulmanes Hacia la Biblia

El odio islámico hacia la Biblia no es un fenómeno nuevo, ni es una tendencia pasajera. Ha sido una de las características más importantes del islam desde los días de Mahoma, y sigue siendo la actitud que se puede encontrar en todas las sociedades musulmanas.

Como dije antes, este odio se justifica por la idea de que, si la Biblia todavía fuera válida o confiable, entonces Alá no habría dado el Corán. En relación con esta idea, los musulmanes creen que, dado que el testimonio, las revelaciones y las enseñanzas de la Biblia no coinciden consistentemente con las del Corán, entonces la Biblia es inválida e inaceptable.

La Biblia es tan vehementemente odiada entre los musulmanes, que se ha convertido en el libro ilegal número uno por defecto entre las naciones islámicas. Incluso hoy en día, en el siglo XXI posmoderno, sólo hay un puñado de países musulmanes donde las Biblias pueden imprimirse, publicarse, venderse, leerse y exhibirse en las bibliotecas sin enfrentar varios niveles de persecución, enjuiciamiento e incluso la muerte.

La recepción y el tratamiento islámico de la Biblia es exactamente lo opuesto a la recepción y el tratamiento que Yahvé exige de Su Santa Palabra. Entonces, ¿cómo podría alguien suponer que el mismo Dios que proveyó la Biblia también nos dio el Corán?

La Falacia de una “Biblia Corrompida”

Cualquiera que afirme que la Biblia ha sido deliberadamente cambiada y corrompida simplemente no sabe de lo que está hablando. El amor de los judíos por las Escrituras hebreas fue tan grande desde el momento en que comenzaron a recibirlas de Dios, que se dedicaron meticulosamente a su preservación.

Los escribas judíos seguían un método muy preciso para producir copias de las Escrituras. Comenzaban orando fervientemente para que Dios los guardara de cualquier error. Luego, cuando comenzaban a copiar, cada palabra era leída en voz alta antes de ser escrita. Cada página tenía un cierto número de líneas, palabras y letras, todas las cuales se contaban. No se toleraban errores. Por lo tanto, cualquier error encontrado invalidaba toda la página, y tenía que ser destruida y copiada de nuevo.

Un par de ejemplos de la preservación cuidadosa y precisa de las Escrituras se pueden encontrar en dos de las copias más antiguas que se conservan de la Biblia completa — el Códice Sinaítico y el Códice Vaticano, ambos recopilados a mediados del siglo IV. Estas Biblias fueron producidas 300 años antes de que existiera el Corán. Ninguna de las dos copias contiene grandes diferencias con la Biblia que tenemos hoy en día.

Además, y aún más convincente, es la evidencia proporcionada en 1947 con el descubrimiento de los Rollos del Mar Muerto. Estos rollos contienen copias de libros del Antiguo Testamento, y las copias datan desde el siglo III a. C. hasta el siglo II d. C. Y el punto es que no hay diferencias significativas entre estos rollos y las Escrituras que están contenidas hoy en día en nuestras Biblias modernas.

La evidencia manuscrita del Nuevo Testamento es igualmente convincente. Los manuscritos fueron escritos entre el 49 d. C. y el 95 d. C., y los 27 libros fueron codificados en el siglo IV. Por lo tanto, estamos hablando de un lapso de tiempo de sólo 300 años, ¡y el número de manuscritos griegos que contienen secciones del Nuevo Testamento supera los 15,000!

Igualmente sorprendente es el hecho de que, si todos estos manuscritos desaparecieran mañana, podríamos reunir casi todo el Nuevo Testamento a partir de fuentes más antiguas que los manuscritos existentes. Esto se debe a que los escritos de los Padres de la Iglesia antes del año 300 d. C. contienen 36,289 citas del Nuevo Testamento, incluidos todos los versículos, excepto 11.

En comparación, el mayor número de manuscritos de cualquier escritura antigua es de 643 para la Ilíada. El lapso de tiempo más corto del manuscrito (el intervalo entre el manuscrito más antiguo y la escritura original) es de 750 años para las Historias de Plinio el Joven.

Una “Biblia corrupta” existe sólo en la imaginación de los musulmanes.

Lea la parte 1 aquí

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Haga clic en la siguiente imagen si desea adquirir el libro (por el momento disponible sólo en inglés)

Estimado lector: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

martes, 23 de enero de 2024

Libro: Islam y Cristianismo – Capítulo 4 (parte 1 de 2)

 ¿Cuál es la Opinión de Alá sobre la Biblia?

Por Dr. David R. Reagan

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice 

Nota: Este capítulo fue escrito por Marko Kiroglu

La Biblia es otro de los temas cruciales en mi investigación acerca de la falsa pretensión de Alá al trono de Yahvé. Si Alá es verdaderamente el Dios de la Biblia, como él afirma, entonces tendría exactamente la misma actitud hacia la Biblia que Yahvé. Si la actitud de Alá hacia la Biblia es diferente de la de Yahvé, entonces Alá no puede ser el Dios de la Biblia.

Comenzaré analizando la actitud de Yahvé hacia la Biblia, y luego examinaré la actitud de Alá para ver si corresponde.

La Actitud de Yahvé Hacia la Biblia

1) Inspirada — Debe reconocerse que Yahvé declaró toda la Biblia como Su Palabra inspirada:

Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto (2 Timoteo 3:16, NTV)

Este versículo fue escrito antes de que el Nuevo Testamento fuera completado y compilado, por lo que se refiere directamente al Antiguo Testamento. Pero también afirma indirectamente la inspiración divina del Nuevo Testamento. Esto significa que toda la Biblia contiene las palabras de Dios inspiradas en los corazones de los autores que las escribieron en idiomas comprensibles. En confirmación de esto, Pedro escribió:

Porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo (2 Pedro 1:21, NVI).

El rey David lo resumió sucintamente cuando escribió: “Las palabras de Jehová son palabras limpias” (Salmo 12:6). Cabe señalar, además, que 47 veces la Biblia se refiere a sí misma como “la Palabra de Dios”. A la luz de estas declaraciones, creo que podemos decir con seguridad que toda la Biblia es la Palabra inspirada y escrita de Yahvé.

2) Respetada — Yahvé afirma a lo largo de la Biblia que Él valora y respeta Su Palabra y espera que nosotros también lo hagamos. Como ejemplo, considere las palabras que Él habló a través de Moisés en Deuteronomio 6 concerniente a la importancia y santidad de Sus Escrituras:

6) Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; 

7) Y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. 

8) Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; 

9) y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.

En Proverbios 7:1-2, Yahvé insta al lector a “guardar mis razones” y a “atesorar mis mandamientos”. Añade que Su Palabra debe ser considerada “la niña de tus ojos.

3) Sagrada — El respeto exigido a la Palabra de Dios se basa en su carácter sagrado. Esto se debe a que la Biblia vino de Yahvé y está apartada para Su adoración y servicio. Así, en Salmos 138:2, el rey David exclamó:

Me postraré hacia tu santo templo, y alabaré tu nombre por tu misericordia y tu fidelidad; Porque has engrandecido tu nombre, y tu palabra sobre todas las cosas.

En Juan 6:63, Yahvé mismo proclama el carácter sagrado de Su Palabra: “El Espíritu es el que da vida . . . las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida”.

El salmo más largo de la Biblia es el Salmo 119. Desde el principio hasta el final de sus 176 versículos, es un himno a la gloria y santidad de la Palabra de Dios. De hecho, 174 de los versículos se refieren directamente a la Palabra de Dios. En el proceso, Yahvé inspiró al salmista a referirse a Su Palabra como “maravillosa” (versículo 18), “deleite” (versículo 24), “establecida para siempre” (versículo 89), “lámpara a los pies” (versículo 105) y “muy pura” (versículo 140). Concluye con la declaración de que “la suma de tu palabra es verdad, y eterno es todo juicio de tu justicia” (versículo 160).

4) Poderosa — Muchas veces en la Biblia Yahvé afirma el poder de Su Palabra para transformar vidas. Considere estas palabras de Hebreos 4:12:

Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

En consecuencia, en su primera carta a la iglesia de Tesalónica, Pablo afirmó que Dios estaba ocupado transformándolos a través del poder de Su Palabra. Escribió: “Por lo cual también nosotros sin cesar damos gracias a Dios, de que cuando recibisteis la palabra de Dios que oísteis de nosotros, la recibisteis no como palabra de hombres, sino según es en verdad, la palabra de Dios, la cual actúa en vosotros los creyentes” (1 Tes. 2:13).

Yahvé habló a Jeremías sobre el poder de Su Palabra de una manera dramática: “¿No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta la piedra?” (Jeremías 23:29).

Yahvé también habló sobre el poder transformador de Su Palabra en Isaías 55:11:

Así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.

5) Protegida — Yahvé reverencia tanto Su Palabra, que repetidamente promete proteger su integridad. De hecho, inspiró a Isaías a afirmar de forma categórica que, “La hierba se seca, la flor se marchita, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre” (Isaías 40:8).

En Deuteronomio 4:2, Yahvé advirtió a través de Moisés: “No añadiréis a la palabra que yo os mando, ni disminuiréis de ella, para que guardéis los mandamientos de Jehová vuestro Dios que yo os ordeno”. Él repitió la advertencia en Deuteronomio 12:32: “Cuidarás de hacer todo lo que yo te mando; no añadirás a ello, ni de ello quitarás”.

El rey Salomón emitió una advertencia similar en Proverbios 30, donde escribió:

5) Toda palabra de Dios es limpia; Él es escudo a los que en él esperan.

6) No añadas a sus palabras, para que no te reprenda, y seas hallado mentiroso.

La Biblia termina en Apocalipsis 22 con Jesús recordando al lector la importancia de nunca alterar la Palabra de Yahvé:

18) Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. 

19) Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.

6) Animada — Dado que Yahvé obviamente valora mucho Su Palabra, desea que las personas en todas partes — especialmente aquellos que han puesto su fe en Su Hijo — lean, estudien y mediten en las palabras sobrenaturales de la Biblia.

Al hacerlo, se señalará al lector que el Hijo de Yahvé es la única esperanza de salvación, y se le darán principios fundamentales para vivir que le asegurarán una vida abundante. Y la Biblia también proveerá una esperanza increíble para el futuro.

Considere las siguientes exhortaciones:

Yahvé hablando: “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien” (Josué 1:8).

Moisés hablando: “. . .no sólo de pan vivirá el hombre, mas de todo lo que sale de la boca de Jehová” (Dt. 8:3).

Jesús hablando: “Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Juan 8:31-32).

Pedro hablando: “Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación” (1 Pedro 2:2).

Pablo hablando: “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad” (2 Timoteo 2:15).

Para cumplir su deseo de comunicarse con todos los pueblos y naciones, Yahvé ha motivado a Sus seguidores a traducir y distribuir su Palabra por todo el mundo. El resultado es que la Biblia ha sido traducida a todos los idiomas principales del mundo, y las copias completas están disponibles tanto en forma impresa como en Internet.

Lea la parte 2 aquí

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Haga clic en la siguiente imagen si desea adquirir el libro (por el momento disponible sólo en inglés)

Estimado lector: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

Share/Bookmark