sábado, 27 de mayo de 2023

Libro: Las 9 Guerras de los Tiempos del Fin – Capítulo 2 (Parte 1 de 2)

La Primera Guerra de Gog y Magog

Por Dr. David R. Reagan

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice

Vamos a hacer la transición ahora de una guerra “quizás” a una de certeza absoluta una guerra a la que generalmente se hace referencia como La Guerra de Gog y Magog. Sin embargo, aunque es seguro que esta guerra ocurrirá, existe una gran incertidumbre en cuanto a su momento. 

Pero antes de considerar el complejo tema del momento de la guerra, echemos un vistazo a lo que dice la Biblia acerca de la guerra. Los detalles están contenidos en dos capítulos de Ezequiel todo el capítulo 38 y los primeros 20 versículos del capítulo 39. Estas profecías fueron escritas hace 2,600 años, durante el cautiverio de Judá en Babilonia.

La Naturaleza de la Guerra

Dios llamará a una gran coalición de naciones lideradas por Rusia para invadir las montañas de Israel, y descenderán sobre la nación como una nube (38:16). De hecho, Él no sólo llamará a la invasión, sino que “pondrá ganchos en sus quijadas” y los arrastrará hasta Israel (38:4).

Esta invasión será tan masiva, que Israel se dará cuenta de que no tiene esperanza de sobrevivir, y todo el mundo también reconocerá la desesperanza de la situación.

Pero Dios intervendrá directamente para darle a Israel una abrumadora victoria sobrenatural (38:18-23).

El Liderazgo

Ezequiel profetizó que el líder de la coalición invasora de ejércitos sería “Gog, de la tierra de Magog, príncipe de Rosh, Mesec y Tubal” (38:2). Gog es considerado un título como faraón, zar o presidente. La mayoría de las primeras interpretaciones de Rosh, Mesec y Tubal fueron Rusia, Moscú y Tobolsk (una ciudad moderna ubicada en el centro de Rusia).1 Pero estas conclusiones se basaron enteramente en sonidos similares de nombres modernos con los escritos por Ezequiel hace 2,600 años. No hace falta decir que este enfoque ha sido descartado por los estudiosos contemporáneos.

Con base en una investigación profunda durante el siglo XX, la mayoría de los expertos en profecía ahora están de acuerdo en que Rosh se refiere a la Rusia moderna. Esta conclusión se basa principalmente en el hecho de que se han encontrado referencias a Rosh en documentos egipcios y en al menos otras 20 fuentes antiguas, con indicaciones de que este grupo de personas existía en la época de Ezequiel y estaba ubicado al norte del moderno Medio Oriente.2

La profecía de Ezequiel contiene otra pista de que Rosh es Rusia. Tres veces afirma que la invasión vendrá de “las partes remotas del norte” (38:6, 15 y 39:2). Todas las direcciones en la Biblia se dan desde Jerusalén, y el área más remota al norte de esa ciudad es Rusia. 

Además, la “tierra de Magog” de Gog ha sido identificada como el área ocupada por los antiguos escitas, que vivían en lo que hoy sería el sur de Rusia. Esta fue la opinión consensuada de historiadores antiguos como Hesíodo, Josefo, Filón y Heródoto.3 

Los Aliados Rusos

Del mismo modo, una extensa investigación histórica a lo largo del siglo XX determinó que Mesec y Tubal eran grupos de personas que se establecieron en el área al sureste del Mar Negro en lo que es la Turquía moderna.4 

Ezequiel enumeró al resto de los aliados de Rusia como “Persia, Etiopía y Fut”, junto con “Gomer” y Beth-Togarma. De éstos, el que ha demostrado ser particularmente difícil de identificar es Gomer. Hasta mediados del siglo XX, por lo general se la identificaba como Alemania. Los eruditos judíos todavía hacen esta conexión. Sin embargo, la investigación ahora muestra que los gomeritas estaban situados en la Turquía moderna en la época de Ezequiel, y que con los años, emigraron al área de la Alemania moderna. Por lo tanto, Gomer podría ser Alemania o Turquía. El consenso es Turquía.5 

La siguiente tabla presenta los principales componentes modernos del ejército de Gog que Ezequiel retrata en términos antiguos.

Los Aliados de Gog

Nombres de Ezequiel  Equivalentes Modernos 

Rosh — Rusia

Magog — Repúblicas de Rusia de Asia Central

Persia — Irán

Etiopía — Sudán

Fut — Libia

Mesec — Turquía

Tubal — Turquía

Beth-Togarma  Turquía

Gomer — Turquía   

Como puede ver en el gráfico anterior, Rusia se unirá a cinco aliados principales: Turquía, Irán, Libia, Sudán y algunas naciones islámicas de la antigua Unión Soviética (Kazajstán, Kirguistán, Uzbekistán y Turkmenistán).

¡Pero eso no es todo! Ezequiel también dijo que el ejército masivo estaría acompañado por “muchos pueblos” (38:6 y 9). Teniendo en cuenta los enemigos modernos de Israel, estos pueblos adicionales podrían incluir Afganistán, Irak, Argelia y Túnez, entre otros. Aquellos que rechazan el Salmo 83 como una guerra separada del tiempo del fin a menudo argumentan que todos los países árabes con una frontera común con Israel están incluidos en el término “muchos pueblos”. Pero me parece dudoso por las razones explicadas en el capítulo 1.

La Motivación

Ezequiel dice que la invasión será motivada por pensamientos colocados en los corazones de los líderes por parte de Dios (38:10). Específicamente, serán atraídos por la idea de capturar “despojos” y la incautación de “botín” (38:12), como “plata y oro”, “ganado y bienes” (38:13). Los “bienes” podrían incluir los grandes recursos minerales del Mar Muerto y las gigantescas reservas de gas que se descubrieron recientemente frente a la costa de Israel.6

Otra motivación podría resultar de la Guerra del Salmo 83. Si esa guerra realmente va a ser la primera guerra del tiempo del fin, como sospecho que será, entonces las naciones árabes derrotadas probablemente recurrirán a su aliado natural, Rusia, y pedirán venganza contra Israel. Tal invitación a venir a su rescate le encantaría a los rusos, ya que durante mucho tiempo han deseado dominar los campos petrolíferos de Oriente Medio.

El antisemitismo será sin duda una de las motivaciones. Rusia tiene una larga y sórdida historia de odio a los judíos. Y los aliados de Rusia serán todos países musulmanes. 

Una cosa es segura: Dios estará en control soberano de la invasión. Ezequiel enfatiza este punto diciendo que Dios pondrá “garfios en las quijadas” de los ejércitos invasores, y literalmente los arrastrará sobre Israel (38:4). 

El resultado es que las naciones que piensan que van a aniquilar a Israel serán atraídas, en cambio, a una trampa donde serán destruidas sobrenaturalmente por Dios (39:4). La carnicería será tan grande que los cuerpos proporcionarán un gran festín para los buitres (39:4 y 17). 

La Derrota Sobrenatural 

Lo primero que impactará a los ejércitos invasores será un gran terremoto, tan grande que, todo muro en Israel caerá al suelo (38:19-20). El terremoto demostrará ser tan espantoso, que los ejércitos entrarán en pánico y se volverán unos contra otros (38:21). 

Entonces, mientras estén en medio de esta matanza mutua, serán atacados con pestilencia mortal, lluvias torrenciales, granizo, fuego y azufre (38:22). Parece que el poderoso terremoto liberará actividad volcánica. 

Resultados 

Además de la aniquilación de las fuerzas rusas y sus hordas de aliados musulmanes por la ira de Dios, hay varios otros resultados de esta guerra que deben tenerse en cuenta. 

Por un lado, por supuesto, producirá paz para Israel. Y aunque en última instancia resultará ser una paz ilusoria, al menos los israelíes podrán disfrutar de una verdadera seguridad durante una temporada. 

En segundo lugar, y lo más importante, volverá los corazones de muchos israelíes hacia Dios en agradecimiento por Su liberación de su nación de las fauces de la muerte (38:23). Este resultado espiritual se menciona por segunda vez en 39:7, donde Dios proclama: “Daré a conocer Mi santo nombre en medio de Mi pueblo Israel...”. Y se enfatiza dos veces más en 39:13 y 21, donde el Señor dice que Él se “glorificará a sí mismo” a través de Su victoria para Israel. 

Muy bien podría ser que esta victoria sea lo que motivará a los 144,000 hombres judíos mencionados en Apocalipsis 7:4-8 a entregar sus corazones a Dios. 

Otro resultado probable de la batalla es que la Cúpula de la Roca en el Monte del Templo en Jerusalén será destruida, allanando el camino para que los israelíes reconstruyan su Templo. Saco esta conclusión del hecho de que Ezequiel dice que el gran terremoto con el que Dios afligirá a los ejércitos de Gog, ¡será tan poderoso que derribará todos los muros de la nación (38:19-20)!

Condiciones para la Guerra 

Las profecías de Ezequiel presentan muchas condiciones previas para el inicio de la Guerra Gog y Magog. Entonces, surge una pregunta importante: ¿Existen las condiciones previas hoy, haciendo posible que la guerra ocurra ahora?7 Consideremos cada uno de ellas: 

1) La guerra debe ocurrir en los “años postreros” (38:8). No hay duda de que estamos viviendo en los “postreros días” (38:16). Hay dos razones por las que podemos estar absolutamente seguros de esto. Primero, toda profecía del tiempo del fin se enfoca en la nación de Israel, y esa nación fue restablecida el 14 de mayo de 1948. 

En segundo lugar, la señal más importante de los tiempos del fin es la CONVERGENCIA el hecho de que todas las señales del tiempo del fin han convergido por primera vez en la historia. No nos falta ni una sola. Estamos viviendo en tiempo prestado. 

2) El pueblo judío debe estar de vuelta en su patria (38:8). El cumplimiento de este requisito comenzó en la década de 1890, cuando el libro de Theodore Herzl, El Estado Judío (1896), encendió la imaginación de los judíos de todo el mundo acerca de tener un Estado propio. Dios tocó sus corazones en los que había colocado los “caminos a Sion” (Salmos 84:5), y comenzaron a fluir de regreso a la tierra de Israel.

Había 40,000 judíos en Israel a principios del siglo XX. Al final de la Segunda Guerra Mundial, su número había aumentado a 600,000. Hoy en día, hay más de 7 millones de judíos en Israel, la mitad de la población judía del mundo. 

3) Los israelíes deben estar “habitando seguros” (38:8 y 11). Esta condición es debatida vigorosamente por los expertos en profecía. Muchos argumentan que Israel no está viviendo en paz.8 Otros responden diciendo que no hay ningún requisito de paz en las profecías de Ezequiel, solo que estén “habitando seguros”. Luego señalan el poder militar de Israel, incluidas las armas nucleares.9 

Un aspecto específico de “habitar seguros” es que Israel será una nación de “aldeas sin murallas” (38:11). Esta es la situación actual en Israel. Sin embargo, hay un muro de seguridad que se extiende a lo largo del país para proteger a los israelíes de los ataques terroristas. Algunos argumentan que la existencia de este muro significa que la Guerra de Gog y Magog no podría ocurrir ahora.10

 4) Israel debe ser una nación rica. Este requisito se infiere de la revelación de que Gog y sus aliados estarán motivados para atacar a Israel con el fin de “capturar despojos” y “apoderarse de botín” (38:12-13).

Esta condición ciertamente se ha cumplido. Las reservas de gas natural de Israel y los minerales del Mar Muerto le han dado a la nación una gran riqueza. A eso se puede agregar el comercio de diamantes de Israel y sus extensas industrias de alta tecnología.

5) Israel debe estar en oscuridad espiritual. Esta condición previa se infiere en el hecho de que la guerra producirá un despertar espiritual (38:23, 39:7 y 39:13). 

Israel existe hoy como una nación secular y pagana. Sólo alrededor del 15 por ciento de las personas gente podría ser considerada como judíos ortodoxos interesados en seguir las Leyes de Moisés. 

6) Debe haber evidencia de una alianza entre las tres potencias clave de la coalición rusa. Esta condición previa se está cumpliendo ante nuestros propios ojos, ya que Rusia, Irán y Turquía están en proceso de formar una alianza contra los Estados Unidos e Israel.11 

Mi conclusión es que las condiciones previas para el lanzamiento de la Guerra Gog y Magog existen hoy, con la posible excepción de que Israel esté “habitando seguro”. Pero ambas partes tienen buenos argumentos con respecto a este punto. Por lo tanto, no es necesariamente un factor decisivo.


Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Estimado lector: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.


Buy the book by clicking on the image below:

viernes, 26 de mayo de 2023

Libro: Las 9 Guerras de los Tiempos del Fin – Capítulo 1 (Parte 2 de 2)

La Guerra de Aniquilación

Por Dr. David R. Reagan

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice

Respuestas

1) El Autor — Sí, Asaf sirvió como líder de adoración del rey David, pero también es identificado en 2 Crónicas 29:30 como un “vidente”. Además, 1 Crónicas 25:2 dice que él era uno “que profetizaba bajo las órdenes del rey”.14 Pero esto no es prueba de que el Salmo 83 sea una profecía. Después de todo, cualquiera que esté familiarizado con los Profetas Mayores y Menores es consciente de que, a menudo, escribieron largos pasajes que no tenían nada que ver con la previsión del futuro. En cambio, estaban predicando sobre el presente, al hablar sobre eventos actuales — a menudo revelando los pecados de su nación y llamando al pueblo al arrepentimiento.

2) La naturaleza del Salmo — Una vez más, sí, no hay frases proféticas en el Salmo 83 que indiquen que está hablando de los tiempos del fin. Parecería estar hablando de enemigos de Israel en el tiempo de Asaf, durante el reinado del rey David.

Pero esta omisión no descalifica automáticamente el salmo de ser una profecía del tiempo del fin. Hay una serie de profecías de la Primera Venida que nadie hubiera sospechado que fueran tales cuando fueron escritas. Sabemos que son profecías porque los escritores del Nuevo Testamento las citan como profecías que se refieren al Mesías.

Un ejemplo es Oseas 11:1 que dice: “Cuando Israel era muchacho, yo lo amé, y de Egipto llamé a mi hijo”. El Evangelio de Mateo cita este versículo y dice que se cumplió en la estadía de Jesús y su familia en Egipto y el llamado de José por parte de un ángel para regresar a su hogar en Nazaret (Mateo 2:14-15, 20-23).

Otro ejemplo se encuentra en Salmos 41:9, donde David lamenta su traición por un amigo. La mayoría de los comentaristas piensan que David estaba hablando de su consejero, Ahitofel, cuando se unió al hijo de David, Absalón, en su rebelión contra su padre. Sin embargo, este pasaje se cita en Mateo 26:23 como una profecía que se cumplió en la traición de Judas a Jesús.

Uno de los ejemplos más famosos de profecías poco claras de la Primera Venida se encuentra en Isaías 7:14. El escenario de este versículo es una amenaza del ejército sirio para conquistar Jerusalén. El rey Acaz de Judá estaba severamente asustado por esta amenaza, por lo que envió al profeta Isaías, quien vino a él y le aseguró que los sirios no tomarían la ciudad.

Pero esta seguridad no fue suficiente para calmar el alma del rey Acaz. Entonces, Dios le dio una señal de que las palabras de Isaías se harían realidad: “Por tanto, el Señor mismo os dará señal: La virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emanuel” (Isaías 7:14). La palabra hebrea para virgen en este versículo es alma, que puede significar virgen o mujer joven. Dado que ésta era una profecía dirigida específicamente al rey Acaz y estaba destinada a un cumplimiento inmediato, para asegurarle que las palabras de consuelo de Isaías eran verdaderas, debe haberlo entendido como que una joven ya embarazada pronto daría a luz y llamaría al bebé Emanuel. Esto probablemente sucedió con el nacimiento de uno de los hijos de Isaías.

Sin embargo, sabemos que éste no fue el cumplimiento completo de la profecía, porque el autor del Evangelio de Mateo dice que la profecía se cumplió en el nacimiento virginal de Jesús. Y cuando citó el pasaje del Antiguo Testamento, traduciéndolo del hebreo al griego, usó una palabra griega, parthenos, que sólo puede significar virgen (Mateo 1:23). Lo mismo ya habían hecho los sabios judíos que tradujeron la Biblia del hebreo al griego unos 200 años antes del nacimiento de Jesús. Por lo tanto, incluso los rabinos judíos reconocieron la profecía de Isaías como una profecía mesiánica que aún no se había cumplido por completo.

Entonces, mi punto es que un estudio de las profecías de la Primera Venida deja en claro que el significado final de las profecías no siempre es evidente.

No obstante, creo que realmente hay algunos indicadores claros del tiempo del fin en el Salmo 83. Por ejemplo, hay una referencia al hecho de que el resultado de esta guerra será un factor contribuyente a motivar a las naciones a buscar el nombre de Jehová (versículo 16), porque se darán cuenta de que Él es “el Altísimo sobre toda la tierra” (versículo 18).

Sabemos por otras profecías que este reconocimiento mundial de Yahvé como el único Dios verdadero no ocurrirá hasta el final de la Tribulación y el comienzo del Milenio (Isaías 24:21-23, 45:22-25 y Salmo 46:10).

3) Cumplimiento en el Antiguo Testamento — La afirmación de que si el Salmo 83 realmente es una profecía, lo más probable es que se haya cumplido en el momento en que fue escrito, o poco después, es un argumento justificable, pero uno que no cumple con la prueba de las Escrituras.

Aquellos que toman esta posición generalmente señalan las batallas del rey David mencionadas en 1 Crónicas 18 y 19, o una batalla llevada a cabo por el rey Josafat de Judá, que se registra en 2 Crónicas 20:1-37. Un tercer candidato que a veces se nombra es Ezequiel 25 y 26, donde la condenación de algunas de las naciones mencionadas en el Salmo 83 está profetizada por Ezequiel.15

La más fuerte de las referencias del Antiguo Testamento es 1 Crónicas 18 y 19, que describe algunas batallas que ocurrieron cuando Asaf estaba vivo. Salus argumenta que esto no puede ser a lo que Asaf se refiere, porque no todos los enemigos de Israel que se mencionan en el salmo son nombrados, y eso es cierto. Pero Asaf pudo haber estado enumerando a los principales enemigos de Israel en ese momento y pidiéndole a Dios que los destruyera. Eso no necesariamente tendría que ser en una batalla donde todos están incluidos.

En cuanto a la batalla del rey Josafat contra una alianza de Edom, Moab y Amón, no es probable que pueda considerarse un cumplimiento del Salmo 83 ya que sólo tres de los diez enemigos de Judá nombrados en el salmo estuvieron involucrados en la batalla — mientras que seis de los diez se mencionan en las batallas de David en 1 Crónicas 18 y 19.

La defensa de Ezequiel 25 y 26 me parece fuera de lugar.16 En el capítulo 25 de Ezequiel, el profeta nombra a tres de las naciones en el Salmo 83, pero no se mencionan batallas. Sólo hay una profecía de que Moab, Edom y Filistea serán destruidos, tal como se profetizó en el Salmo 83. En el capítulo 26, Ezequiel menciona Tiro, pero él específicamente profetiza que será destruido por Nabucodonosor (versículo 7) y no en los tiempos del fin.

4) Cumplimiento moderno — Otro grupo de expertos en profecía afirma que el Salmo 83 se ha cumplido en una de las guerras modernas de Israel.17 La mayoría selecciona la Guerra de Independencia de Israel (1948-1949), la Guerra de los Seis Días (1967) o la Guerra de Yom Kippur (1973). De éstas, la Guerra de los Seis Días es la opción más popular, principalmente debido a su impacto abrumador en todo el Medio Oriente.

El eminente erudito de la profecía bíblica, Paul Benware, es uno de los que concluye que, si la guerra del Salmo 83 ha tenido algún cumplimiento moderno, debe ser la Guerra de los Seis Días.18 Su conclusión se basa en dos hechos. Primero, señala a varios líderes árabes que proclamaron que su objetivo era “borrar a Israel del mapa”.19 Además, señala la participación de Egipto, Jordania, Siria, Líbano, Irak e incluso Arabia Saudita y Yemen. Luego agrega esta observación: “En otras palabras, todas las personas mencionadas en el Salmo 83 están cubiertas geográficamente en la guerra de 1967”.20

Salus ha respondido a esta afirmación afirmando que sólo “tres de las diez poblaciones que se encuentran en el Salmo 83 están involucradas”, específicamente Egipto, Jordania y Siria. Pero eso no es correcto. Tenga en cuenta que la lista de Salus de diez naciones bíblicas se traduce en sólo seis naciones modernas, no diez. Y además, Michael Oren, en su excelente libro, Six Days of War, indica que los seis estuvieron involucrados en la guerra, ya sea directa o indirectamente detrás de escena.21

Pero ninguna de las naciones atacantes en 1967 dejó de existir como se indica en Salmos 83:17, ni ninguna de ellas se volvió a Yahvé como su Dios, como se menciona en el versículo 18. Entonces, a lo sumo, la Guerra de los Seis Días fue un pre-cumplimiento en tipo y no el cumplimiento del Salmo 83. Incluso Salus admite que la Guerra de los Seis Días puede haber sido un pre-cumplimiento en tipo.22

Además, aunque Benware reconoce que la Guerra de los Seis Días podría haber sido un cumplimiento, concluye su análisis afirmando que piensa que el Salmo 83 no es una profecía. En cambio, dice que “es mejor verlo como un salmo de lamento, que le pide al Señor Dios que intervenga y los libere de una situación difícil, lo que finalmente hará”.23

5) Cumplimiento futuro — Sí, es posible que la Guerra del Salmo 83 pueda ser una descripción del círculo interno árabe de naciones alrededor de Israel que participan en la Guerra de Gog y Magog o en la Batalla de Armagedón. Consideremos brevemente cada uno:

a) La Guerra de Gog y Magog — Aquellos que sostienen que el Salmo 83 encaja en esta guerra toman la posición de que el círculo interno está incluido en tres referencias a “muchos pueblos contigo” (Ezequiel 38:6, 9, 15). Esta frase parece ser una referencia a los aliados de la coalición rusa, además de los nombrados específicamente.24

Este argumento podría ser cierto, pero parece poco probable. ¿Por qué el profeta Ezequiel omitiría a las naciones más cercanas a Israel? Después de todo, son algunas de las naciones que más odian al Estado judío. Además, varios de ellos son naciones por las que la alianza rusa tendría que pasar para llegar a Israel.

Otro problema con encajar el Salmo 83 en Gog y Magog es que las Escrituras revelan que las dos guerras son impulsadas por diferentes motivaciones. La invasión de Gog y Magog está impulsada por el deseo de “arrebatar despojos y tomar botín” (Ezequiel 38:12). En contraste, Salmos 83:4 declara que el propósito de la guerra que describe es “destruyámoslos, para que no sean nación, y no haya más memoria del nombre de Israel”.

Parece más probable que la Guerra del Salmo 83 preceda a la Guerra de Gog y Magog. Parece que se hace referencia a ella en Ezequiel 38:8-9 (NTV, énfasis agregado):

8) . . .En un futuro lejano, caerás en picada sobre la tierra de Israel, la cual estará disfrutando de paz, después de haberse recuperado de la guerra y luego de que su gente haya regresado de otras tierras hacia los montes de Israel. 

9) Tú y todos tus aliados — un inmenso y temible ejército — descenderán sobre Israel como una tormenta y cubrirán la tierra como una nube.

b) La Batalla de Armagedón — Aquellos que sostienen que el Salmo 83 está hablando de la Batalla de Armagedón descrita en Joel 3, Zacarías 14 y Apocalipsis 19, señalan la declaración en el Salmo 83:17 que dice que las naciones del círculo interno árabe serán “deshonrados y perecerán”.25

Entonces, preguntan: “¿Cuándo perecerán las seis naciones modernas involucradas en el Salmo 83?”. El maestro de profecía, Phillip Goodman, coloca su destrucción al final de la Tribulación cuando ocurre la Segunda Venida de Jesús.26 Él proporciona textos de prueba para su conclusión, pero el único que parece relevante es Zacarías 12:6 y 9, que es un pasaje del tiempo del fin sobre el regreso del Señor:

6) En aquel día yo haré que los clanes de Judá sean como una llama que le prende fuego a un montón de leña o como una antorcha encendida entre los manojos de grano. Destruirán con fuego a las naciones vecinas a la derecha y a la izquierda, mientras los habitantes de Jerusalén otra vez vivirán en su propia ciudad.

9) En aquel día yo procuraré destruir a todas las naciones que vengan contra Jerusalén.

El problema con este argumento es que la palabra, perecer, no siempre significa dejar de existir. Por ejemplo, en 2 Pedro 3:6 se nos dice que el mundo del tiempo de Noé “pereció” (RVR). Es cierto que la tierra del tiempo de Noé pereció, pero no dejó de existir. Zacarías 12: 6 y 9 tampoco significa que las naciones dejarán de existir, sólo que serán derrotadas abrumadoramente. Sabemos, por ejemplo, por otros pasajes de las Escrituras, que las naciones continuarán existiendo durante el reinado milenario de Jesús. En el contexto del Salmo 83, perecer parecería significar que las naciones serán completamente derrotadas.

Otro maestro de profecía que coloca el Salmo 83 al final de la Tribulación, cuando Jesús regrese a la tierra, es Craig C. White.27 Su texto de prueba es el Salmo 83:3, que dice lo siguiente en la versión King James: “Han tomado consejo astuto contra tu pueblo [Israel] y han consultado contra tus escondidos”. White afirma que los “escondidos” obviamente se refiere a los judíos que huirán de Israel en la segunda mitad de la Tribulación a un escondite en Jordania (Ap. 12:13-16).

Esta conclusión me parece un gran salto basado en una traducción. La NKJV del Salmo 83 dice: “los protegidos”. La NTV, los “preciados”; la NVI, “aquellos que tú estimas”; la ESV, “los atesorados”. El significado de las palabras está determinado por el contexto, y el contexto de este pasaje es Dios refiriéndose al pueblo judío como Su Pueblo Elegido, a quien Él atesora y que existe bajo Su protección.

Recapitulación

Bueno, como puede ver, tratar de colocar la Guerra del Salmo 83 en un lugar exacto en la cronología de eventos del tiempo del fin es muy difícil. Nadie debe ser dogmático acerca de su punto de vista.

Personalmente, he llegado a las siguientes conclusiones:

  • No hay cumplimiento bíblico del Salmo 83.
  • La Guerra de los Seis Días podría muy bien ser un cumplimiento del Salmo 83 en su totalidad o en parte — muy probablemente un cumplimiento parcial en tipo.
  • El cumplimiento completo del Salmo 83 está muy probable en el futuro, sirviendo como el evento que traerá un breve tiempo de paz a Israel — así como un territorio expandido y una mayor riqueza.
  • La Guerra del Salmo 83 muy probablemente allanará el camino para la Guerra de Gog y Magog, probablemente porque el resultado impulsará a las naciones árabes a pedir a Rusia y sus aliados musulmanes que acudan en su ayuda.

Un Misterio Final

En Isaías 17:1, hay una profecía que dice rotundamente que llegará un día en que Damasco, la capital de Siria, dejará de existir y se convertirá en “una ruina caída”. Algunos han tratado de argumentar que esta profecía se cumplió en 732 a. C., cuando Asiria derrotó a los arameos y capturó Damasco (2 Reyes 16:9). Pero esto no resultó en que Damasco fuera totalmente destruida. Y, además, Damasco sigue existiendo hoy como una ciudad muy densamente poblada de dos millones.

Por lo tanto, el cumplimiento de esta profecía está aún en el futuro, y podría muy bien ocurrir durante la Guerra del Salmo 83, ya que Siria será uno de los aliados invasores. Tenga en cuenta también que Israel ha adoptado lo que se llama “La Opción Sansón”, lo que significa que bombardearán las ciudades de sus enemigos si Israel es invadido o está a punto de ser derrotado.28

De hecho, la gran capacidad nuclear de Israel y su capacidad para lanzar bombas atómicas con misiles muy precisos es probablemente una de las principales razones por las que los árabes no han lanzado un ataque total contra la nación judía en casi 50 años. Israel ha experimentado una guerra tras otra desde su fundación (vea la página 18), pero sólo ha habido cuatro guerras principales — la Guerra de Independencia de Israel (1948-1949), la Guerra de Suez (1956), la Guerra de los Seis Días (1967) y la Guerra de Yom Kippur (1973). Han pasado casi 50 años desde la última gran guerra de las fuerzas árabes aliadas contra Israel.

Hoy en día, los vecinos árabes de Israel tienen misiles muy sofisticados. Ya no confían en los primitivos misiles Scud que han utilizado en el pasado. Agregue a eso la creciente inestabilidad política dentro de Israel y el distanciamiento de los Estados Unidos de su apoyo tradicional al Estado judío — y tiene una convergencia de factores que podrían motivar la Guerra del Salmo 83 en cualquier momento — una guerra que podría abrumar a Israel hasta el punto de tomar la decisión de usar su arsenal nuclear como medio defensivo para garantizar la supervivencia del Estado.

Y, por supuesto, si a Irán se le permite desarrollar una bomba atómica, no hay duda de que se lanzaría una guerra total para aniquilar al Estado judío. Esto no quiere decir que el bombardeo de Damasco será parte de la Guerra del Salmo 83, pero ciertamente es una posibilidad.

Conclusión

Todo el Medio Oriente es una bomba de tiempo que podría explotar en cualquier momento. Es un concepto aterrador, pero tenga en cuenta que Dios está en control.

Salmos 2 dice que Yahvé se sienta en Su trono en el cielo riéndose de los intentos de los líderes políticos del mundo de aniquilar a Israel. ¿Por qué se ríe? Porque tiene la sabiduría y el poder para orquestar toda la maldad de Satanás, la humanidad y el Anticristo para el triunfo de Su Hijo, Jesucristo.

Recuerde también que Salmos 121:4 dice que el que guarda a Israel no duerme ni se adormece. Ellos son Su “tesoro”, y los protegerá desde ahora hasta el final de la Tribulación, asegurando su existencia continua hasta el día al final de la Tribulación cuando “mirarán a Aquel a quien traspasaron” y recibirán a Yeshúa como su Mesías (Zacarías 12:10).

Una Posdata 

Creo que se debería agregar una nota sobre la Biblia que se encontró en el pantano irlandés en julio de 2006 (vea la página 27). Como señalé anteriormente, revivió la atención mundial hacia el Salmo 83, ya que ese fue el lugar en el que se abrió la Biblia.29 Resultó que la Biblia era una copia de la traducción de la Vulgata atina, cuyos números para los Salmos difieren de nuestras traducciones modernas. Por lo tanto, el Salmo 83 en esa versión es en realidad el Salmo 84 en nuestras versiones modernas. El texto que fue expuesto decía: “¡Cuán bienaventurado es el hombre cuyo poder está en Ti, en cuyo corazón están los caminos a Sion!” (Salmos 84:5).

Lea la parte 1 aquí

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Estimado lector: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.


Buy the book clicking on the image below:

jueves, 25 de mayo de 2023

Libro: Las 9 Guerras de los Tiempos del Fin – Capítulo 1 (Parte 1 de 2)

La Guerra de Aniquilación

Por Dr. David R. Reagan

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice

Como mencioné en el Prefacio, cada vez que estalla una guerra en el Medio Oriente, recibo una ráfaga de contactos preguntando si podría ser la Guerra de Armagedón. Esta pregunta está motivada por el hecho de que la mayoría de la gente está familiarizada con una sola guerra del tiempo del fin, la que se ha popularizado en películas y novelas como la “Batalla de Armagedón”.

La gente siempre se sorprende mucho al saber que la profecía bíblica revela nueve guerras en los tiempos del fin y que Armagedón se relaciona sólo con una de ellas.

La Primera Guerra del Tiempo del Fin

La mayoría de los eruditos proféticos han creído durante mucho tiempo que la primera gran guerra del tiempo del fin será la Guerra de Gog y Magog, que se describe en Ezequiel 38 y 39. Ésta, por ejemplo, es la posición declarada de Joel Rosenberg en su popular libro, Epicenter.1 Esta guerra comenzará cuando Rusia invada Israel con ciertos aliados específicos, todos los cuales son naciones musulmanas hoy.

Pero hay serias dudas por parte de algunos eruditos de la profecía de que el conflicto descrito en Ezequiel 38 y 39 será la primera guerra de la profecía bíblica del tiempo del fin. Algunos señalan, en cambio, la guerra descrita en el Salmo 83.

Comencemos nuestra consideración de la Guerra del Salmo 83 echando un vistazo a lo que el salmo realmente dice.

Salmos 83

El salmo fue escrito por Asaf, quien era el líder de adoración del rey David (1 Crónicas 16:7). Toma la forma de una oración en la que Asaf llama a Dios para que intervenga y detenga una conspiración de naciones que se han aliado para aniquilar a la nación de Israel. Todas las naciones nombradas son las que hoy tienen una frontera común con Israel: Líbano, Siria, Jordania, Egipto y Gaza.

Asaf clama a Dios para que los derrote decisiva y abrumadoramente, para que ellos y todas las demás naciones se den cuenta de que la victoria de Israel es sobrenatural. Concluye el salmo explicando por qué desea una victoria tan imposible:

17) Sean [las naciones conspiradoras] confundidos y turbados para siempre; sean deshonrados y perezcan.

18 Y conozcan que tu nombre es Jehová; ¡sólo tú, el Altísimo sobre toda la tierra!

Asaf no dice cómo resultará esta guerra; sólo expresa la esperanza de que Israel triunfe. Pero si realmente es una guerra del tiempo del fin, entonces sabemos que es una en la que Israel saldrá victorioso. Eso es porque en Zacarías 12:6 se nos dice que, en los tiempos del fin, Israel será como “como brasero de fuego entre la leña y como antorcha ardiendo entre gavillas; consumirán a diestra y siniestra a todos los pueblos alrededor. . .”. Además, en Amós 9:15, se nos dice que una vez que los judíos sean restablecidos en su tierra natal, “nunca más serán arrancados de la tierra”.

La Resurrección del Salmo

A lo largo de los años, el Salmo 83 ha sido pasado por alto como una profecía del tiempo del fin. Fue resucitado a la atención de los estudiosos de la profecía moderna por un hombre llamado Bill Salus, quien publicó un perspicaz libro en 2008 titulado Isralestine.2

En un libro posterior titulado Salmo 83, Salus señaló que la pieza final del rompecabezas de los tiempos del fin fue descubierta en, de entre todos los lugares, Irlanda, el 26 de julio de 2006. Un ingeniero que estaba excavando un pantano irlandés, para producir tierra comercial para macetas, notó justo más allá del cubo de su excavadora, un pergamino antiguo bien conservado. Era el Salmo 83, abierto en su lugar y a plena vista. Salus escribió: “Tal vez no sea una coincidencia que este Salmo, que está lleno de contenido profético, haya sido desenterrado, desempolvado y hecho de interés periodístico en estos últimos días”.3

Al colocar el Salmo 83 en el rompecabezas del tiempo del fin como la primera de las guerras, Salus sostuvo que todos los eventos se alinean apropiadamente. Su conclusión fue que la victoria de Israel en esta guerra proporcionará a la nación la atmósfera pacífica que Ezequiel 38 y 39 dice que existirá cuando comience la Guerra de Gog y Magog (Ezequiel 38:8, 11, 19). También proporcionará a Israel el territorio y la riqueza que provocarán que las naciones árabes pidan a Rusia y sus aliados que acudan a su rescate.

Además, argumentó que, al considerar el Salmo 83 como una guerra del tiempo del fin que ocurre antes de la Guerra de Gog y Magog, resuelve un misterio importante. El misterio se relaciona con el hecho de que la lista de naciones aliadas de Gog y Magog que se nombran en Ezequiel 38 no contiene una sola nación que tenga una frontera común con Israel. En cambio, todas las naciones nombradas consisten en un círculo exterior alrededor de Israel.

Las diez naciones nombradas como los agresores en el Salmo 83 son, por supuesto, antiguas. Se enumeran en la página siguiente.4

Un estudio cuidadoso de la lista revela cierta repetición cuando los nombres antiguos se convierten a naciones modernas. Tomemos, por ejemplo, Edom, Moab y Amón. En lugar de representar a tres naciones, en realidad son sólo una hoy — la nación de Jordania. Del mismo modo, dos de las naciones antiguas — Gebal y Tiro — son parte del Líbano moderno. Irak se menciona en la lista de Salus porque era parte de la antigua Asiria, pero está representado por la inclusión de Siria. Estas duplicaciones reducen la lista a un total de seis. No he contado a los palestinos como una nación separada, ya que están dispersos por todas las naciones árabes, así como por Israel.

Otros autores han traducido las naciones antiguas a naciones diferentes hoy, pero las diferencias en las listas son de naturaleza muy leve.5 La única diferencia importante que he notado está en la lista compilada por Joel Richardson. Primero, añade Turquía, ya que una parte de ella fue incluida en el Imperio Asirio.6 En segundo lugar, se opone firmemente a que Egipto sea incluido en la lista de Salus, porque en el momento en que se escribió el salmo, los hagarenos estaban ubicados en lo que hoy es la parte norte de Jordania.7

Los Aliados del Salmo 83 Según Salus

Edom - Palestinos y el sur de Jordania

Ismaelitas – Saudíes (Ismael, padre de los árabes)

Moab – Palestinos y Jordania Central

Hagerenos - Egipcios

Gebal – Norte del Líbano

Amón – Palestinos y norte de Jordania

Amalek – Árabes del área del Sinaí

Filistea – Franja de Gaza

Tiro – Sur del Líbano

Asiria - Siria e Irak

Críticas

No hace falta decir que no todos los expertos en profecía bíblica han estado dispuestos a aceptar la teoría de Salus. La controversia aumenta en torno a si el Salmo 83 es realmente una profecía o no, y, de ser así, ¿describe una guerra que ocurrió durante la vida de Asaf, o es una que aún está por suceder en los tiempos del fin? Los argumentos clave en contra de que sea una profecía separada y distinta sobre una guerra del tiempo del fin son los siguientes:

1) El Autor — No podría ser una profecía del tiempo del fin porque fue escrita por el líder de adoración de David, Asaf, quien no era un profeta de Dios.8

2) La Naturaleza del Salmo — No hay indicación alguna en el salmo de que sea una profecía. Por lo tanto, no encontramos declaraciones proféticas como “en aquel día”, que es usada por Isaías para hablar de los tiempos del fin (Isaías 2:11). Del mismo modo, no hay frases utilizadas por otros profetas cuando hablan de eventos del tiempo del fin, como, por ejemplo, “al final de los tiempos” (Jeremías 48:47), “el tiempo del fin” (Daniel 12:4), “"el día de Jehová” (Sofonías 1:7) y “el día de la ira de Jehová” (Sofonías 2:2-3).9

3) Cumplimiento en el Antiguo Testamento — El salmo puede ser una profecía, pero, si es así, lo más probable es que se haya cumplido en una de las guerras en los tiempos del Antiguo Testamento:

a) Las guerras descritas en 1 Crónicas 18 y 19, donde el ejército del rey David se enfrentó a las alianzas de varias naciones paganas que rodeaban a Israel.10

b) La guerra descrita en 2 Crónicas 20:1-37, que enfrentó al ejército del rey Josafat de Judea contra Ammón y “otros con ellos”, incluidos Moab y los hombres de Edom.11

4) Cumplimiento Moderno — El salmo se cumplió en una de las guerras modernas de Israel, como la Guerra de Independencia de Israel (1948-1949), la Guerra de los Seis Días (1967) o la Guerra de Yom Kippur (1973).12

5) Cumplimiento Futuro — Si el Salmo 83 realmente es una profecía sobre una guerra del tiempo del fin, lo más probable es que describa la participación del círculo interno de las naciones árabes alrededor de Israel en la Guerra de Gog y Magog o en la Batalla de Armagedón.13

Lea la parte 2 aquí

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Estimado lector: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.


Buy the book clicking on the image below:

sábado, 20 de mayo de 2023

Conferencia Escatológica

 

Dirección: Semáforos Villa Miguel Gutiérrez, 2 cuadras al sur, Managua.

Entrada gratuita.

martes, 16 de mayo de 2023

Libro: El Plan de Dios para las Edades (2da. Ed.) – Capítulo 12 (parte 2 de 2)

 Estados Unidos en la Profecía

¿Jugará un papel central o periférico?


Haga clic sobre la imagen para ir al Índice

El Tipo Profético de Estados Unidos

El tipo profético bíblico de los Estados Unidos que tengo en mente es la nación de Judá. Esta fue la nación del sur que se formó cuando el reino unido de David y Salomón se dividió después de la muerte de Salomón.

La norteña nación de Israel, compuesta por diez tribus, nació en rebelión, y nunca fue bendecida por Dios. A lo largo de sus 208 años de historia, nunca tuvo un rey que fuera considerado justo a los ojos de Dios.

En marcado contraste, el reino del sur, Judá, que contenía tanto la ciudad de Jerusalén como el templo judío, fue bendecido como ninguna otra nación que hubiera existido. La nación recibió ocho reyes justos durante sus 344 años de existencia. El gobierno combinado de esos reyes constituyó 224 años de la historia de la nación. Estos incluían grandes hombres de Dios como Josafat, Ezequías y Josías. Este liderazgo piadoso produjo una nación bendecida con libertad, prosperidad, justicia y paz.

Pero la mayor bendición de la nación fue la presencia de Dios mismo en la forma de Su Gloria Shejiná, que residía en el Lugar Santísimo del Templo judío.

El Paralelo Estadounidense

Desde entonces, ninguna otra nación ha sido tan ricamente bendecida excepto, los Estados Unidos de América. Dios nos dio una gran extensión de territorio, lleno de todos los recursos naturales concebibles. Además, nos dio el ingenio para aprovechar nuestros recursos naturales y talentos para producir la mayor riqueza que el mundo jamás haya conocido.

Al igual que la antigua Judá, Dios nos bendijo con líderes políticos piadosos que lo amaban y que apreciaban la libertad. También nos dio grandes líderes espirituales que predicaron el Evangelio con celo y desarrollaron una ciudadanía basada en los principios cristianos de justicia y hermandad. Y trabajando a través de nuestra riqueza e iglesias, el Señor envió misioneros por todo el mundo para establecer iglesias y traducir la Biblia a muchos idiomas.

Sería genial si pudiéramos concluir nuestra comparación de Judá y Estados Unidos en este punto. Pero desafortunadamente, los paralelos en las historias de las dos naciones no terminan aquí.

Orgullo y Rebelión

Cuando Judá alcanzó el apogeo de su gloria como nación, el pueblo comenzó a revolcarse en el orgullo, y esto llevó a la rebelión contra Dios y Su Palabra.

A menudo, cuando me preguntan: “¿Dónde está Estados Unidos en la profecía bíblica?”. Yo respondo diciendo: “Mire en el capítulo 5 de Isaías. O considere Jeremías 5 y 6”. Digo esto porque estos capítulos contienen un inventario de los pecados nacionales de Judá catalogados por Isaías y Jeremías, y son los mismos pecados que caracterizan a la sociedad estadounidense de hoy.

Destrucción

Judá se negó a arrepentirse, y Dios finalmente respondió enviando a los babilonios a destruir la nación. Uno de los pasajes más tristes de la Biblia se encuentra en 2 Crónicas 36, donde el escritor describe la dolorosa decisión de Dios de destruir a su amada nación de Judá. Dice lo siguiente:

15) El Señor, Dios de sus padres, les envió palabra repetidas veces por Sus mensajeros, porque Él tenía compasión de Su pueblo y de Su morada. 

16) Pero ellos continuamente se burlaban de los mensajeros de Dios, despreciaban Sus palabras y se burlaban de Sus profetas, hasta que subió el furor del Señor contra Su pueblo, y ya no hubo remedio.

Judá fue destruida por cometer los mismos pecados que caracterizan a los Estados Unidos hoy. ¿Por qué nuestro destino debería ser diferente?

  • Hemos sido bendecidos como Judá.
  • Hemos pecado como Judá.
  • Ahora estamos siendo advertidos como Judá.
  • Estamos respondiendo como Judá.
  • La conclusión parece ineludible: Nos dirigimos hacia el mismo destino que Judá.

¿Cuál es probable que sea ese destino? ¿Qué forma adoptará? Sólo podemos adivinar, porque la Biblia guarda silencio.

Colapso Económico

Lo primero que viene a la mente es una catástrofe económica, que podría resultar de nuestra situación de deuda fuera de control. La deuda oficial pendiente del gobierno de los Estados Unidos a mayo de 2020 era de 24 billones de dólares. Eso ascendió a $76,700 por persona o $167,800 por contribuyente. Y el Congreso estaba en el proceso de agregar rápidamente varios billones más a esa cantidad, a través de la promulgación de paquetes de estímulo en respuesta a la pandemia de coronavirus.

Para empeorar las cosas, ese total no incluyó las promesas no financiadas de Medicare y Seguridad Social que totalizaron $52 billones. Y luego estaba la deuda estatal y local de $3 billones más una increíble cantidad de deuda no financiada para sistemas de pensiones estatales y locales fuera de control. ¡La deuda personal totalizó $14 billones o $42,424 por persona!

Estas cifras dejan en claro que nuestra nación y sus ciudadanos son adictos a la deuda. Estamos viviendo de un dinero que no tenemos y nunca tendremos, y tarde o temprano el peso de esta deuda va a colapsar nuestra economía.

Creo que es muy probable que se produzca un colapso económico sin precedentes, porque el dinero es el verdadero dios de Estados Unidos, y el verdadero Dios de este universo es celoso y no tolera la idolatría. Dios, por Su propia naturaleza, va a ser obligado a destruir a nuestro falso dios.

Ataque Externo

Otro posible destino para Estados Unidos es la destrucción por medio de un ataque nuclear ruso. Esto, por supuesto, podría suceder junto con un colapso económico, o podría ser la causa de ese colapso.

La razón por la que un ataque ruso es tan probable es porque la Biblia dice que los rusos liderarán una invasión de Israel en el tiempo del fin (Ezequiel 38 y 39). Dado que somos el único aliado de Israel, me parece inconcebible que los rusos ataquen a Israel sin desatar un ataque nuclear preventivo contra nosotros para evitar que salgamos en defensa de Israel.

Este ataque puede estar insinuado en Ezequiel 39:6, donde dice que en el momento de la invasión rusa, el fuego caerá sobre “los que habitan seguros en las costas”. El ataque ruso vendría muy probablemente de submarinos desplegados frente a nuestras costas este y oeste. Cada submarino ruso tiene más potencia de fuego que todas las bombas lanzadas en la Segunda Guerra Mundial. Tal ataque nos daría sólo siete minutos, ni siquiera el tiempo suficiente para lanzar un contraataque.

Algunos argumentan que, desde el colapso del gobierno soviético, Rusia es ahora demasiado débil para lanzar cualquier ataque contra Israel o los Estados Unidos. Es cierto que la economía de Rusia está en ruinas, pero el poder militar está intacto, incluidas miles de ojivas nucleares. La verdad del asunto es que Rusia es mucho más peligrosa hoy que antes del colapso soviético. El aumento del peligro se debe a los deseos expansionistas rusos y a la inestabilidad de su economía.

Ataque Interno

Otra forma en que el poder estadounidense podría disiparse rápidamente es a través de ataques terroristas internos. Sólo deténgase y piense por un momento en el impacto abrumador que el ataque del 11 de Septiembre tuvo en nuestra sociedad y economía. En los meses siguientes, los mercados bursátiles perdieron más de 7 billones de dólares en valor. La industria de viajes (aerolíneas y hoteles) fue devastada. Las libertades civiles fueron severamente restringidas. Y no olviden que nuestro gobierno nacional fue paralizado por el posterior susto del ántrax.

Multiplique tales ataques terroristas, incluido el envenenamiento de los suministros de agua y la explosión de “bombas sucias”, que contienen materiales de desecho nuclear, y puede ver fácilmente cómo nuestra nación podría ser puesta de rodillas. De hecho, no está fuera de la posibilidad de que los terroristas puedan detonar una bomba atómica que ha sido introducida de contrabando en uno de nuestros principales puertos a bordo de un buque de carga.

No importa cuán vigilantes seamos, en última instancia, no hay manera de protegerse contra los terroristas que no tienen respeto por sus propias vidas, y mucho menos contra aquellos que creen que morir por su causa les garantizará su entrada en el paraíso.

Podredumbre Interna

El colapso interno también podría resultar de la podredumbre moral que tiene a nuestra nación tomada del cuello. Esto fue lo que finalmente destruyó el Imperio Romano, y fue lo que llevó al colapso repentino de la Rusia soviética.

A medida que hemos abandonado nuestra herencia judeocristiana, nos hemos convertido en una sociedad amoral que ha perdido el respeto por la santidad de la vida. El individualismo ha sido llevado al borde de la anarquía, ya que cada uno hace lo que es correcto ante sus propios ojos. La codicia está fracturando nuestra sociedad entre jóvenes y viejos, ricos y pobres, blancos y negros. La guerra de clases podría deteriorarse fácilmente en guerra civil con brotes de violencia incontrolable en nuestras principales ciudades.

Otra Alternativa

Hay otro escenario que podría explicar el silencio sobre Estados Unidos en las Escrituras, y es el que estoy esperando. Lo que tengo en mente es la posibilidad de que los Estados Unidos puedan ser destruidos repentinamente por el Rapto de la Iglesia.

No hay duda de que el Rapto devastaría a los contemporáneos Estados Unidos. Tenemos más cristianos nacidos de nuevo que cualquier otra nación en el mundo — más que toda Europa Occidental e Inglaterra juntas.

Además, tenemos muchos cristianos evangélicos en altos cargos de liderazgo, tanto en el gobierno como en los negocios. La eliminación repentina de estas personas arrojaría a toda nuestra sociedad al caos.

Nuestro Destino Nacional Final

Independientemente de cómo seamos eliminados de la escena internacional como potencia mundial, lo más probable es que terminemos absorbidos por la Unión Europea como uno de sus Estados miembros. Esto parece natural en vista de todos los lazos históricos y culturales que tenemos con esa parte del mundo.

Una cosa es segura: Sin importar cómo nuestra nación pueda ser destruida, no podremos culpar a Dios. Él ha enviado pacientemente una voz profética tras otra para llamar a nuestra nación al arrepentimiento y advertir de Su juicio inminente. (Vea mi libro, Voces Proféticas de Dios a Estados Unidos). También nos ha llamado al arrepentimiento a través de juicios correctivos como la Guerra de Vietnam, los ataques del 11 de Septiembre, el Huracán Katrina, la Gran Recesión de 2007-2009, y la epidemia de coronavirus y su consiguiente debacle económica.

A todas estas advertencias, hemos puesto oídos sordos y un corazón frío. En el proceso, hemos sellado nuestro destino.


Lea la parte 1 aquí

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Estimado lector: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.


If you are interested in buying the book, go to Lamb & Lion Ministries' store 
by clicking on the image below:

Share/Bookmark