Mostrando entradas con la etiqueta Libros. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Libros. Mostrar todas las entradas

miércoles, 17 de abril de 2024

Libro: El Pueblo Judío – Capítulo 2 (parte 1 de 2)

La Crisis del Medio Oriente en Perspectiva Bíblica

Por Dr. David R. Reagan


Haga clic sobre la imagen para ir al Índice

— “¿Por qué esos judíos obstinados simplemente no les dan la Ribera Occidental a los árabes, para que pueda haber paz en el Medio Oriente?”.

La pregunta me la hizo un hombre gruñón junto al que estaba sentado en un avión.  

Sospechando que el hombre no tenía la menor idea de lo que estaba hablando, respondí con una pregunta:

— “¿Dónde está Cisjordania?”.

— “Ya sabes”, dijo.  

— “Sí, lo sé, pero ¿y tú?”.

— “Bueno, ¡claro que lo sé!”, espetó.

— “Bueno, entonces, ¿dónde está?”. Le pregunté de nuevo, insistiendo en que respondiera.  

— “Bueno... bueno...”, balbuceó: “¡la Ribera Occidental es la ribera occidental del Nilo!”.

Era todo lo que podía hacer para no reírme a carcajadas. Sin embargo, en realidad no era cosa de risa. Aquí estaba un hombre exigiendo a los israelíes que entregaran Cisjordania cuando ni siquiera tenía idea de dónde se encontraba Cisjordania. Se sintió avergonzado cuando le expliqué que la orilla occidental del Nilo pertenece a Egipto, no a Israel. Y se quedó atónito cuando le señalé que si Israel entregaba la verdadera Cisjordania, la nación quedaría en una posición indefendible, con sólo 9 millas de ancho en su punto más estrecho.

Mi conversación con este hombre fue la típica conversación sobre las complejidades de la política de Medio Oriente. La mayoría de la gente sabe poco, si es que sabe algo, sobre la zona, excepto la propaganda antiisraelí que han escuchado a través de fuentes mediáticas sesgadas. Sin embargo, están dispuestos a sentarse en sus cómodas casas al otro lado del mundo y pontificar sobre cómo los israelíes deben dejar de ser tan tercos y comenzar a ceder tierras a cambio de paz.

Mucho se ha escrito sobre la crisis del Medio Oriente desde una perspectiva política, pero nunca se entenderá separada de sus raíces espirituales, porque es, de principio a fin, un conflicto espiritual — razón por la cual nunca se resolverá políticamente.

El Pacto Abrahámico

El factor dominante espiritualmente es una promesa que Dios le hizo a Abraham hace casi 4,000 años. Esa promesa está contenida en Génesis 12:

1) Entonces el SEÑOR dijo a Abram: “Vete de tu tierra, de tu parentela y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. 

2) Yo haré de ti una gran nación. Te bendeciré y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. 

3) Bendeciré a los que te bendigan, y a los que te maldigan maldeciré. Y en ti serán benditas todas las familias de la tierra”.

Los teólogos se refieren a este pasaje como el Pacto Abrahámico. Observe que contiene una serie de promesas incondicionales. Ni una sola vez Dios dice: “Si haces esto y aquello...”, o “si eres fiel...”. Las promesas son absolutas e incondicionales.

¡Y qué gloriosas promesas son! Dios le promete a Abraham una tierra, una nación, un gran nombre, protección y — lo más importante de todo — que a través de él todas las naciones serán bendecidas. Esta última promesa se refería, por supuesto, al hecho de que el Mesías, el Salvador del mundo, vendría a través del linaje de Abraham.

El Señor se le apareció a Abraham seis veces más para reafirmar este pacto (Gn. 12:7; 13:14-16; 15:1-6; 15:8-21; 17:1-8; y 22:15-18). En estas apariciones posteriores, Dios declaró que el pacto era “eterno” (Gn. 17:7-8), y detalló los límites de la tierra en detalle que abarcaban la mayor parte de lo que hoy se conoce como el Medio Oriente (Gn. 15:18-21). El pacto fue reafirmado al hijo de Abraham, Isaac (Gn. 26:1-5), y al hijo de Isaac, Jacob (Gn. 28:3-4,13-14 y 35:10-12).

Mil años más tarde, el rey David afirmó la validez continua del Pacto Abrahámico en el Salmo 105:

8) Se acordó [Dios] para siempre de su pacto,

de la palabra que mandó para mil generaciones,

9) el cual hizo con Abraham;

y de su juramento a Isaac.

10) Lo confirmó a Jacob por estatuto, como pacto sempiterno a Israel,

11) diciendo: “A ti daré la tierra de Canaán

como la porción que poseerán”.

El Pacto Abrahámico establece el título de propiedad de la tierra en el Medio Oriente. Ese título pertenece al pueblo judío para siempre — sin peros.

El Pacto del Uso de la Tierra

Sin embargo, el disfrute de la tierra por parte del pueblo judío está condicionado a su obediencia a Dios. Este hecho fue establecido por un segundo pacto dado a través de Moisés justo antes de que los hijos de Israel entraran en la tierra de Canaán. Este pacto, a menudo referido como el Pacto Palestino, pero que yo prefiero llamar el Pacto del Uso de la Tierra, está registrado en Deuteronomio 28-30.

En el Pacto del Uso de la Tierra, Dios dejó claro que el disfrute de la tierra por parte de los judíos dependería de su fidelidad a Él. Si eran fieles, serían ricamente bendecidos (Dt. 28:1-14). Pero si eran infieles, serían maldecidos de muchas maneras diferentes (Dt. 28:15-46).

La maldición más grande que Dios prometió poner sobre ellos fue su desplazamiento de la tierra. El cautiverio babilónico, que duró 70 años, está claramente profetizado en Dt. 28:47-57. Y su dispersión mundial, que comenzó en el año 70 d. C., se describe gráficamente en Dt. 28:58-67.

El Punto Crítico

Ahora, el punto importante a tener en cuenta es que el regalo de Dios de la tierra fue incondicional. A los judíos se les dio un título irrevocable y eterno. Pero el uso y disfrute de la tierra estaba condicionado a su obediencia.

Permítanme ilustrarles el punto con un ejemplo moderno. Supongamos que tienes un hijo adolescente que acaba de cumplir 16 años y ha adquirido su licencia de conducir. Decides bendecirlo comprándole un auto nuevo y poniendo el título a su nombre. El coche le pertenece, pero usted le deja claro que su uso dependerá de su obediencia a la ley. Si recibe una multa por exceso de velocidad, el automóvil estará encerrado en el garaje durante una semana. Seguirá perteneciéndole, pero no podrá usarlo.

La Expulsión de los Judíos

Los hijos de Israel entraron en la Tierra Prometida bajo el liderazgo de Josué, el sucesor de Moisés. Procedieron a ocupar la tierra durante los siguientes 750 años (400 bajo los jueces y 350 bajo los reyes). Pero, en violación de la ley de Dios, se casaron con las cananeas y terminaron adorando a sus dioses falsos.

Dios envió profetas como Elías y Eliseo para sacarlos de la idolatría, pero ellos persistieron. Finalmente, Dios levantó ejércitos extranjeros como Su espada de disciplina y les permitió conquistar a los judíos y llevarlos al cautiverio. Los asirios dispersaron a las diez tribus judías que vivían en el reino norteño de Israel. Cuando las dos tribus restantes en el reino del sur de Judá no lograron captar el mensaje, Dios permitió que los babilonios los capturaran y los exiliaran.

Setenta años después, en Su gracia y misericordia, Dios permitió que los judíos de Judá regresaran a su tierra y reconstruyeran tanto a Jerusalén como a su templo sagrado. Pero el pueblo judío persistió en la rebelión durante los siguientes 400 años y, cuando rechazaron a su Mesías, Dios permitió que los romanos los conquistaran y dispersaran por todo el mundo a partir del año 70 d. C., en cumplimiento de la profecía.

Pero, de nuevo, el punto crucial a tener en cuenta es que los judíos no perdieron su título de propiedad sobre la tierra. Sólo perdieron su uso y disfrute de ella, como castigo por su desobediencia. Hasta el día de hoy, los judíos han permanecido bajo disciplina. Es posible que estén de vuelta en una parte de su tierra, pero su disfrute de ella está siendo impedido por los constantes ataques árabes.

La Promesa de Reunión

El regreso moderno de los judíos a su tierra es uno de los mayores milagros de la historia. También es un cumplimiento de la profecía bíblica.

En el Pacto del Uso de la Tierra mismo, Dios prometió que, si los judíos alguna vez eran dispersados de su tierra debido a la desobediencia, un día serían reunidos (Dt. 30:1-9). Esta promesa de restauración de la tierra es la profecía más prolífica de las Escrituras hebreas, mencionada más veces que cualquier otra profecía.

Cuando estudia estas profecías de la reunión cuidadosamente, encontrará que se dividen en tres categorías. Algunas se relacionan con el regreso del cautiverio babilónico (Jer. 25:10-12 y 29:1-10). La mayoría, sin embargo, son profecías concernientes a dos grandes reuniones del tiempo del fin — una en incredulidad, antes del regreso del Señor (Is. 11:10-12 y Ez. 36:22-28); y la otra en la fe, después del regreso del Señor (Dt. 30:1-10 y Ez. 37:19-28).

La Reunión en Incredulidad

Con respecto a la reunión del tiempo del fin en incredulidad, Dios la puso en marcha a finales del siglo XIX, cuando comenzó a levantar voces proféticas entre los judíos en Europa, llamándolos a regresar a su tierra natal. Dios sabía que el Holocausto se avecinaba, por lo que llamó al pueblo judío a regresar a la patria que Él les había dado y de la que todavía tenían el título.

La persona clave que utilizó para difundir este mensaje de advertencia fue un periodista vienés llamado Theodore Herzl.1 Como la mayoría de los judíos europeos, Herzl creía que los judíos habían sido asimilados a la cultura europea y que nunca más volverían a sufrir brotes de antisemitismo. Pero cuando una virulenta ola de antisemitismo estalló en Francia en la década de 1890, los ojos de Herzl se abrieron al hecho de que los judíos no habían sido asimilados y nunca lo serían.2

Respondió escribiendo un folleto llamado El Estado Judío.3 En él, pedía a los judíos de todo el mundo que regresaran a su tierra natal, que en ese momento se llamaba Palestina. La visión de Herzl motivó a oleadas de inmigrantes a regresar a Palestina. Estas olas fueron denominadas “aliás” — por la palabra hebrea aliya, que significa “subir”. Esta palabra se usó porque se consideraba que los inmigrantes “subían a Jerusalén”.4

En 1900, había 40,000 judíos en Palestina. Durante los años inmediatamente anteriores a la Segunda Guerra Mundial, y durante la guerra misma, se colocaron muchas barreras en el camino de la inmigración judía, pero aun así, al final de la guerra, la población judía había aumentado a más de 600,000 personas. Hoy en día hay más de 6 millones de judíos en Israel que han venido — como se profetizó — de los cuatro rincones del mundo (Is. 11:12).

Las dos guerras mundiales fueron los acontecimientos clave que condujeron al regreso de los judíos a su tierra natal, demostrando una vez más que Dios puede sacar el bien de cualquier calamidad. La Primera Guerra Mundial preparó la tierra para el pueblo; la Segunda Guerra Mundial preparó al pueblo para la tierra.

El Impacto de la Primera Guerra Mundial

Durante la Primera Guerra Mundial, los turcos se pusieron del lado de los alemanes. Su reino, llamado el Imperio Otomano, incluía la mayor parte de las tierras de Medio Oriente, incluida Palestina. Cuando los alemanes perdieron la guerra, los turcos también lo hicieron, y su imperio se dividió entre los vencedores aliados. En un pacto secreto firmado en 1916 (llamado Acuerdo Sykes-Picot), los británicos y los franceses acordaron dividir el Medio Oriente entre ellos cuando terminara la guerra. Gran Bretaña recibió Palestina, mientras que los franceses recibieron Siria.6

En noviembre de 1917, los británicos emitieron lo que se llamó “La Declaración Balfour”.7 En ella declararon su intención de crear una patria para los judíos dentro del territorio de Palestina que les había sido asignado. En ese momento, Palestina consistía en todo lo que hoy es Israel y Jordania, un área de 45,000 millas cuadradas.

Los judíos de todo el mundo estaban eufóricos por la Declaración Balfour. Pero la tinta apenas se había secado, cuando el gobierno británico cambió de opinión. Para aplacar la animosidad árabe, decidieron en 1922 dar dos tercios de Palestina a los árabes, creando un estado palestino llamado Transjordania.8

Los líderes judíos se sintieron terriblemente decepcionados por esta decisión, y muchos se sintieron traicionados por los británicos. Pero todavía esperaban establecer un estado judío dentro de la parte de Palestina que quedaba — una franja de tierra de sólo 10,000 millas cuadradas de tamaño, más pequeña que el Lago Michigan o el estado de Nueva Jersey.

El Impacto de la Segunda Guerra Mundial

Incluso después de que Dios produjera milagrosamente una patria para los judíos a partir de los horrores de la Primera Guerra Mundial, el pueblo judío no regresó en grandes cantidades. La mayoría se sentía cómoda en Europa y simplemente no podía creer el creciente coro de voces proféticas que advertían de que se acercaba un tiempo de persecución generalizada.

La Segunda Guerra Mundial produjo el Holocausto que, a su vez, proporcionó la motivación para que los judíos regresaran a casa. Salieron de la guerra diciendo: “¡Nunca más! ¡Nunca más! Nunca más volveremos a vivir bajo un Hitler. Vamos a tener nuestra propia tierra, nuestro propio gobierno, nuestro propio Estado”. Este sentimiento produjo una avalancha de refugiados.

En noviembre de 1947, los judíos de todo el mundo estaban eufóricos cuando las Naciones Unidas votaron a favor de permitir el establecimiento de un Estado judío.9 Pero se sintieron muy decepcionados cuando las Naciones Unidas decidieron, al mismo tiempo, dividir de nuevo la parte restante de Palestina. Una vez más, como cuando dos tercios de Palestina habían sido utilizados para crear el Estado de Transjordania, los judíos se sintieron traicionados.

El Plan de Partición de las Naciones Unidas de 1947

El plan de las Naciones Unidas preveía el establecimiento de dos estados, uno para los judíos y otro para los árabes. El Estado judío debía estar formado por Galilea, la llanura costera del Mediterráneo y el desierto del Néguev. El estado árabe estaba formado principalmente por el corazón del antiguo Israel (Samaria y Judea). El Estado árabe también incluía la Franja de Gaza y una parte de Galilea.10

A pesar de su decepción, los judíos aceptaron la resolución de la ONU y procedieron a declarar la existencia de su nuevo estado el 14 de mayo de 1948.11 Los árabes rechazaron la votación de la ONU y declararon la guerra a Israel.

Tenga en cuenta que los árabes podrían haber establecido pacífica y legalmente un segundo Estado palestino en 1948 (el primero fue Jordania). En cambio, eligieron la guerra porque no estaban dispuestos a tolerar un estado judío en el Medio Oriente — incluso uno minúsculo de sólo 5,000 millas cuadradas. Esta acción por parte de los árabes, y muchas similares desde entonces, es lo que llevó a uno de los portavoces más elocuentes de Israel, Abba Eban, a decir: “Los palestinos nunca han perdido la oportunidad de perder una oportunidad”.12

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Estimado lector: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

If you are interested in getting the book, please click on the image below:

sábado, 13 de abril de 2024

Libro: El Pueblo Judío – Capítulo 1 (parte 3 de 3)

¿Hay Alguna Esperanza Para Israel?

Por Dr. David R. Reagan


Haga clic sobre la imagen para ir al Índice 

Profecías que aún Deben Cumplirse

Esto nos lleva a las profecías que aún deben cumplirse para el pueblo judío.

Como verá, hay una horrible, seguida de varias gloriosas.

1) Otro Holocausto

La primera es un segundo Holocausto. Esto ocurrirá durante la segunda mitad de la Tribulación. Los judíos se convertirán en el foco de la ira del Anticristo, y él buscará aniquilarlos. Considere la siguiente profecía contenida en el capítulo 13 de Zacarías:

8) Y acontecerá en toda la tierra, dice el SEÑOR, que las dos partes serán exterminadas en ella y se perderán; pero una tercera parte quedará viva en ella. 

9) Y meteré a aquel tercio en el fuego; los fundiré como se funde la plata y los probaré como se prueba el oro. Ellos invocarán mi nombre y yo los escucharé . . .

Dios no va a permitir que esto le suceda al pueblo judío porque los odia o los ha rechazado. Su propósito será llevarlos al final de sí mismos para que, en su total desesperación, finalmente se vuelvan a Él como su única esperanza y reciban a Su Hijo como su Mesías.

Una de las cosas asombrosas de Dios es que Él es tan misericordioso que, incluso cuando derrama Su ira, Su propósito fundamental no es castigar, sino llevar a las personas al arrepentimiento para que puedan ser salvas. Este punto se enfatiza en Isaías 26:9 donde el profeta observa que “cuando tus juicios se manifiestan en la tierra, los habitantes del mundo aprenden justicia”,

2) Arrepentimiento

La segunda profecía que aún no se ha cumplido es el arrepentimiento del pueblo judío. El sufrimiento de la tribulación llevará al pueblo judío al punto en que se arrepentirá ante el Señor. Esta es una de las profecías más antiguas de la Biblia, pronunciada por Moisés cuando los Hijos de Israel se preparaban para entrar en su Tierra Prometida. Se puede encontrar en Deuteronomio 4:30:

Cuando estés en angustia y te sucedan todas estas cosas, volverás al SEÑOR tu Dios y obedecerás su voz.

3) Salvación

La tercera profecía futura que aún no se ha cumplido es la salvación de un gran remanente del pueblo judío. Como resultado de su arrepentimiento, este remanente aceptará a Jesús como su Mesías y será salvo. Zacarías describe este glorioso evento en las siguientes palabras que se encuentran en Zacarías 12:10:

Y derramaré sobre la casa de David y sobre los habitantes de Jerusalén un espíritu de gracia y de súplica. Mirarán al que traspasaron y harán duelo por él con duelo como por hijo único, afligiéndose por él como quien se aflige por un primogénito.

El clímax de este gran día se relata en el siguiente capítulo (Zacarías 13:1):

“En aquel día habrá un manantial abierto para la casa de David y para los habitantes de Jerusalén, a fin de limpiar el pecado y la impureza.

Jesús mismo declaró que no regresaría a esta tierra hasta que un remanente de los judíos estuviera listo para proclamar: “Bendito el que viene en el nombre del SEÑOR”. Usted puede encontrar esa declaración en Mateo 23:

37) “¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, así como la gallina junta a sus pollitos debajo de sus alas, y no quisiste! 

38) He aquí, su casa les es dejada desierta, 

39) porque les digo que desde ahora no me verán más hasta que digan: ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!

4) Reunión en Incredulidad

La cuarta profecía que aún no se ha cumplido es la reunión del pueblo judío en fe. Están siendo reunidos ahora en incredulidad. Pero hay otra reunión en su futuro.

Cuando Jesús regrese, Él va a reunir en Israel a todos los judíos del planeta Tierra que han puesto su fe en Él. Esta reunión se menciona en varios lugares de las Escrituras hebreas. Aquí hay uno de la época de Moisés, que se encuentra en Deuteronomio 30:

1) Sucederá que cuando te hayan sobrevenido todas estas cosas, la bendición y la maldición que he puesto delante de ti, si consideras en tu corazón, en medio de todas las naciones donde el SEÑOR tu Dios te haya dispersado; 

2) si vuelves, tú con tus hijos, al SEÑOR tu Dios y obedeces su voz con todo tu corazón y con toda tu alma, conforme a todo lo que yo te mando hoy, 

3) entonces el SEÑOR tu Dios también te restaurará de tu cautividad. Él tendrá misericordia de ti y volverá a reunirte de todos los pueblos a donde el SEÑOR tu Dios te haya dispersado. 

4) Si eres arrojado hasta el extremo de los cielos, de allí te reunirá el SEÑOR tu Dios, y de allí te tomará.

5) Primacía

La quinta y última profecía que el Señor cumplirá para el pueblo judío ocurrirá cuando Él comience Su Reinado Milenial después de Su regreso a esta tierra. Será el establecimiento de Israel como la nación principal del mundo a través de la cual fluirán todas las bendiciones de Dios.

Jesús reinará desde Jerusalén como el Rey del Mundo. David, en su cuerpo glorificado, reinará como el Rey de Israel. Nosotros, en nuestros cuerpos glorificados, seremos esparcidos por toda la tierra para reinar con Jesús sobre las naciones gentiles.

Isaías dedica cuatro capítulos completos (del 60 al 63) a una descripción de las bendiciones que Dios derramará sobre el pueblo judío durante el Milenio. Proclama que Dios hará de “Jerusalén una alabanza en la tierra” (Is. 62:7).

Zacarías describe la gloria futura de la nación judía con estas palabras en Zacarías 8:

22) Y vendrán muchos pueblos y fuertes naciones a buscar al SEÑOR de los Ejércitos en Jerusalén, para implorar el favor del SEÑOR. 

23) Así ha dicho el SEÑOR de los Ejércitos: Acontecerá en aquellos días que diez hombres de las naciones de todos los idiomas se asirán del manto de un judío y le dirán: ¡Déjennos ir con ustedes, porque hemos oído que Dios está con ustedes!

¡Qué declaración tan increíble! Hoy en día, el pueblo judío es despreciado y perseguido. Pero durante el Reinado Milenial de Jesús, serán tratados con respeto y serán honrados como el pueblo de Dios.

Conclusión

Comencé este capítulo con la pregunta: “¿Hay alguna esperanza para el pueblo judío?”. Creo que el estudio de las Escrituras que he presentado prueba más allá de toda duda que Dios no ha rechazado al pueblo judío, que todavía lo ama, que está decidido a llevar a un gran remanente de ellos a la salvación, y que el pueblo judío tiene una gran esperanza más allá de lo que puedan imaginar.

Oh Israel, pon tu esperanza en el SEÑOR, porque en el SEÑOR hay misericordia y en él hay abundante redención. Él redimirá a Israel de todos sus pecados (Salmos 130:7-8)


Lea la parte 1 aquí

Lea la parte 2 aquí

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Estimado lector: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

If you are interested in getting the book, please click on the image below:

viernes, 12 de abril de 2024

Libro: El Pueblo Judío – Capítulo 1 (parte 2 de 3)

¿Hay Alguna Esperanza Para Israel?

Por Dr. David R. Reagan


Haga clic sobre la imagen para ir al Índice 

El Propósito de Israel

A continuación, consideremos el propósito del pueblo judío. ¿Cuál fue el propósito de Dios al llamar a Israel como Su “Pueblo Escogido”, y ese propósito sigue siendo válido hoy en día?

Las Escrituras revelan dos propósitos:

1) Él los escogió para que sirvieran como un canal de Sus bendiciones. 

2) Él los escogió para que sirvieran como testigos de Él.

1) Un Canal de Bendiciones

Consideremos las formas en que han sido un canal de las bendiciones de Dios:

1) Dios se reveló a sí mismo a través de ellos.
  
2) Dios dio Su Palabra a través de ellos.  

3) Dios proveyó al Mesías a través de ellos. 
 
4) Dios ha enriquecido al mundo a través de sus contribuciones a la educación, la ciencia y las artes.  

5) Y, durante el Milenio, Dios los hará una vez más un canal de Sus bendiciones espirituales para todo el mundo.

Por cierto, con respecto al enriquecimiento del mundo a través de la educación, la ciencia y las artes, consideremos estos hechos asombrosos: Hay 1,400 millones de musulmanes en el mundo. Seis han ganado premios Nobel. Los judíos son sólo unos 13 millones, o alrededor de dos décimas partes del uno por ciento de la población mundial, pero han ganado 196 premios Nobel.1

Al respecto, Winston Churchill hizo esta observación acerca de los judíos:2

A algunas personas les gustan los judíos, y a otras no. Pero ningún hombre reflexivo puede negar el hecho de que son, sin lugar a dudas, la raza más formidable y más notable que ha aparecido en el mundo.

2) Testigos de Dios

Además de ser un canal de las bendiciones de Dios, los judíos también son testigos de Dios. Este papel se afirma una y otra vez en las Escrituras. Considere estas palabras de Isaías 43:10:

Ustedes son mis testigos, dice el SEÑOR; mi siervo que yo escogí, para que me conozcan y me crean, a fin de que entiendan que Yo Soy. Antes de mí no fue formado ningún dios ni lo será después de mí.

1) Son testigos de la existencia de Dios.  

2) Son testigos de la verdad de la Biblia.
  
3) Son testigos de lo que significa tener una relación con Dios.  

4) Son testigos de la gracia insondable de Dios.  

5) Son testigos del pronto regreso de Jesús.

En cuanto al significado de una relación con Dios, me gustaría señalar el libro de Jueces, donde se nos muestra que, cuando una nación es fiel, Dios bendice; cuando el pueblo es infiel, Dios disciplina; y, cuando se arrepienten, Dios perdona y comienza a bendecir de nuevo — un ciclo que también se aplica a nuestras vidas individuales.

Con respecto a la gracia de Dios, Su persistente amor por el pueblo judío, a pesar de su infidelidad, es una demostración vívida del significado de la gracia como favor inmerecido. Hasta el apóstol Pablo se asombró de la gracia de Dios para con el pueblo judío y exclamó: “¡Oh profundidad de las riquezas, de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán incomprensibles son sus juicios e inescrutables sus caminos!” (Ro. 11.33).

Con respecto al pronto regreso de Jesús, echemos un vistazo a cómo los eventos en Israel durante el siglo pasado ilustran claramente que estamos viviendo en la época del regreso del Señor.

Profecías que se Están Cumpliendo en Israel hoy

Hay seis profecías del tiempo del fin que están en proceso de cumplirse entre el pueblo judío hoy en día — profecías que indican claramente que estamos viviendo en la época del regreso del Señor:

1) La Reunión del Pueblo

Uno de los cumplimientos más notables de la profecía en el siglo XX fue la reunión del pueblo judío de regreso a su tierra natal desde los cuatro confines de la tierra. Nunca en la historia un pueblo ha sido tan ampliamente dispersado y luego reunido.

Esta reunión en incredulidad es una de las profecías más prolíficas de las Escrituras hebreas. Una de las expresiones más claras de ella se puede encontrar en Isaías 11 (NBLA):

10) Acontecerá en aquel día que las naciones acudirán a la raíz de Isaí, que estará puesta como señal para los pueblos . . .

11) Entonces acontecerá en aquel día que el Señor ha de recobrar de nuevo con Su mano, por segunda vez, al remanente de Su pueblo que haya quedado de Asiria, de Egipto, de Patros, de Cus, de Elam, de Sinar, de Hamat y de las islas del mar.

12) Alzará un estandarte ante las naciones, reunirá a los desterrados de Israel, y juntará a los dispersos de Judá de los cuatro confines de la tierra.

Esta asombrosa profecía se está cumpliendo en nuestros días. A principios del siglo XX, sólo había 40,000 judíos en todo Israel. Hoy hay 6 millones, que han sido reunidos de todas las naciones del mundo.

Cuando era niño en la iglesia, me enseñaron que esta profecía se cumplió con el regreso del pueblo judío del cautiverio babilónico, unos 500 años antes de la época de Jesús. Pero esta profecía no tiene nada que ver con esa reunión. Ésa fue la primera reunión. El versículo 11 se refiere a la reunión en esta profecía como la segunda. También el versículo 11 deja claro que será una reunión desde muchas naciones, no sólo de Babilonia, y el versículo 12 deja esto muy claro cuando afirma que la reunión será “de los cuatro confines de la tierra”.

Antes de proceder al siguiente cumplimiento profético, permítanme hacer una pausa para mostrarles algo más sorprendente acerca de esta profecía de Isaías. Nótese que, en el versículo 10, se refiere a una “señal” que atraerá al pueblo judío de vuelta a casa, como un imán. Este punto se repite en el versículo 12, donde se hace referencia a un “estandarte” que será levantado para atraer a los judíos de regreso a casa. La misma palabra hebrea (nec) se usa tanto para “señal” como para “estandarte”. Es una palabra que también se puede traducir como “insignia” o “bandera”.

Y observe lo que dice que estará en el estandarte: “La raíz de Isaí”. ¿Quién era Isaí? El padre de David. Y en cumplimiento de esta parte de la profecía, la bandera de Israel hoy presenta la Estrella de David.

2) El Restablecimiento del Estado

El segundo cumplimiento moderno de la profecía del tiempo del fin que yo señalaría en Israel es el restablecimiento del Estado. Hay una fascinante profecía simbólica acerca de esto en Isaías 66:

7) ¡Antes que estuviera de parto, dio a luz un hijo! ¡Antes que le vinieran los dolores, dio a luz un varón! 

8) ¿Quién ha oído cosa semejante? ¿Quién ha visto tales cosas? ¿Podrá nacer un país en un solo día? ¿Nacerá una nación en un instante? . . .

Esta profecía se cumplió el 14 de mayo de 1948, cuando David Ben Gurión leyó la Declaración de Independencia de Israel en un salón de Tel Aviv. Y, tal como se profetizó, los dolores de parto comenzaron al día siguiente, cuando cinco naciones árabes invadieron Israel, y esos dolores de parto han continuado hasta el día de hoy en guerra tras guerra.

3) La Recuperación de la Tierra

La tercera profecía del tiempo del fin cumplida en Israel en el siglo XX fue la recuperación de la tierra. Cuando los judíos fueron dispersados de la tierra por los romanos, a partir del año 70 d. C., la patria judía, que los romanos rebautizaron como Palestina, se convirtió en una desolación. Casi todos los árboles fueron talados, el suelo se erosionó seriamente y los valles se convirtieron en tierras pantanosas infestadas de malaria.

La desolación de la tierra fue profetizada en Deuteronomio 29:22-28 donde dice que cuando los judíos sean dispersados de la tierra, ésta se convertirá en “quemada con azufre y sal, no puede ser sembrada ni producirá . . . como cuando fueron trastornadas Sodoma y Gomorra . . .”.

Ésa era exactamente la condición de Palestina en la década de 1890, cuando los judíos comenzaron a regresar. Pero también se había profetizado que, después del regreso del pueblo judío, la tierra “llegaría a ser como el Jardín del Edén”. Así es como Ezequiel lo expresó en el capítulo 36 de su libro profético:

33) Así ha dicho el SEÑOR Dios: “El día en que yo los purifique de todas sus iniquidades, haré también que sean habitadas las ciudades y que sean reconstruidas las ruinas. 

34) La tierra desolada será cultivada, en contraste con haber estado desolada ante los ojos de todos los que pasaban. 

35) Y dirán: ‘Esta tierra que estaba desolada ha venido a ser como el jardín de Edén, y estas ciudades que estaban destruidas, desoladas y arruinadas ahora están fortificadas y habitadas’.

Cualquiera que haya viajado a Israel en los últimos años puede dar fe del asombroso cumplimiento de esta profecía durante el siglo XX. Los pantanos fueron drenados y los valles fueron recuperados para la producción agrícola. Se instituyeron métodos de conservación del suelo y se plantaron más de 200 millones de árboles. Hoy en día, Israel sirve como granero para todo el Medio Oriente, exportando todo tipo de productos agrícolas a sus estados vecinos.3

4) El Avivamiento del Idioma

La cuarta profecía que les señalaría, y que se ha cumplido en nuestros días, es la que se refiere al avivamiento del idioma hebreo.

Cuando hablo de avivamiento, me refiero al hecho de que, cuando los judíos fueron dispersados de su tierra natal, dejaron de hablar el idioma hebreo. Los judíos de la zona europea mezclaron el hebreo con el alemán y crearon un idioma llamado yiddish. Los que se asentaron en la cuenca mediterránea mezclaron el hebreo con el español y crearon una lengua llamada ladino.

A principios del siglo XX, el hebreo, como lengua hablada, estaba tan muerto como el griego de Homero. Se usaba sólo en las sinagogas para decir oraciones y leer las Escrituras. Pero la mayoría de los judíos sabían tan poco hebreo que su experiencia en la sinagoga era similar a la de una persona que asiste a una misa católica celebrada en latín.

Pero Dios había prometido que un día el hebreo bíblico sería revivido. Por ejemplo, en Sofonías 3 encontramos al profeta profetizando acerca de los tiempos del fin, y en ese contexto, en el versículo 9, declara: “Entonces daré a los pueblos un lenguaje puro para que todos invoquen el nombre del SEÑOR . . .”.

Una profecía similar se puede encontrar en Jeremías 31:23 (NBLA) donde el profeta cita un mensaje de Dios: “Así dice el Señor de los ejércitos, el Dios de Israel: ‘Otra vez hablarán esta palabra en la tierra de Judá y en sus ciudades, cuando Yo restaure su bienestar. . .’”.

Estas profecías se cumplieron a través de un hombre llamado Eliezer Ben Yehuda. Nació en Lituania en 1858 y se obsesionó con el avivamiento de la lengua hebrea. Emigró a Israel y dedicó el resto de su vida a esa formidable tarea.

Se le opusieron los ortodoxos, que no querían que se hablara en la calle la lengua sagrada de la sinagoga. También se le opusieron los secularistas, que no querían hablar el lenguaje de la Biblia. Pero Ben Yehuda prevaleció y, antes de morir en 1922, vivió para ver cómo se adoptaba el hebreo bíblico como uno de los tres idiomas oficiales de Palestina, junto con el árabe y el inglés.4

5) El Resurgimiento del Ejército

El quinto cumplimiento profético que señalaría en el Israel moderno es el resurgimiento del ejército.

Las Escrituras Hebreas profetizaron claramente que el ejército judío sería particularmente poderoso en los tiempos del fin. Considere, por ejemplo, la siguiente profecía de Zacarías 12:

6) En aquel día convertiré a los dirigentes de Judá en brasero de fuego entre la leña y en tea de fuego entre las gavillas. Consumirán a derecha y a izquierda a todos los pueblos de alrededor, pero Jerusalén será habitada otra vez en su mismo lugar. 

8) En aquel día el SEÑOR defenderá a los habitantes de Jerusalén. El que sea débil entre ellos, en aquel día será delante de ellos como David. Y la casa de David será delante de ellos como Dios, como el ángel del SEÑOR.

9) En aquel día sucederá que buscaré destruir a todos los pueblos que vengan contra Jerusalén.

En cumplimiento de estas profecías, Israel ha ganado guerra tras guerra tras guerra desde la fundación del Estado en 1948. Hoy en día, están clasificados entre los quince mejores de las potencias militares más fuertes del mundo, a pesar de que son una de las naciones más pequeñas del mundo — aproximadamente del tamaño del estado de Nueva Jersey. Y algunos los han clasificado en el primer lugar en el mundo en el uso efectivo de su poder.5

6) La Reocupación de Jerusalén

El sexto cumplimiento profético entre el pueblo judío en el siglo XX que yo identificaría es la reocupación de la ciudad de Jerusalén.

En muchos lugares está profetizado que los judíos volverán a ocupar la ciudad de Jerusalén en los últimos tiempos. Volvamos a Zacarías 12:6 (NBLA):

En aquel día haré de los jefes de familias de Judá como brasero de fuego entre leños, y como antorcha ardiendo entre gavillas, y consumirán a diestra y a siniestra a todos los pueblos de alrededor, mientras que Jerusalén será habitada de nuevo en su lugar, en Jerusalén.

Esta profecía fue escrita después de que los judíos regresaron del cautiverio en Babilonia, por lo que definitivamente se aplica a los tiempos del fin.

Jesús también profetizó que los judíos volverían a ocupar su capital un día. Considere Sus palabras en Lucas 21:24:

Caerán [el pueblo judío] a filo de espada y serán llevados cautivos a todas las naciones. Jerusalén será pisoteada por los gentiles hasta que se cumplan los tiempos de los gentiles.

Tal como Jesús profetizó, los judíos “cayeron a filo de espada” 40 años después, en el año 70 d. C., y fueron “llevados cautivos a todas las naciones”. Luego, en cumplimiento de la última parte de la profecía, Jerusalén fue “pisoteada” por los gentiles hasta el 7 de junio de 1967, cuando los judíos conquistaron la Ciudad Vieja de Jerusalén y recuperaron la soberanía sobre ella por primera vez en 1,897 años.

La reocupación de Jerusalén por el pueblo judío parece ser una clara señal de que “los tiempos de los gentiles” están llegando a su fin. Muchos expertos en profecías fechan el comienzo de este período de tiempo desde la conquista de Jerusalén por Nabucodonosor en el año 588 a. C., y hay buenas razones bíblicas para hacerlo. Pero, en el contexto de este pasaje, creo que debería fecharse a partir de la destrucción de Jerusalén por los romanos en el año 70 d. C. El período de tiempo no terminará hasta la segunda venida de Jesús, porque sabemos por Apocalipsis 11:1-2, que Jerusalén será “pisoteada” por los gentiles una vez más durante la segunda mitad de la tribulación.

En este sentido, tenga en cuenta que la Era de la Iglesia comenzó con un período de superposición en el que Dios estaba obrando tanto entre la Iglesia como entre los judíos. La Iglesia fue fundada alrededor del año 30 d. C., y la ira del Señor no cayó sobre los judíos hasta el año 70 d. C. Del mismo modo, a medida que nos acercamos al final de la Era de la Iglesia, nos encontramos en otro período de superposición en el que Dios ha comenzado una vez más a obrar a través del pueblo judío para lograr Sus propósitos.

7) El Reenfoque de la Política Mundial

La séptima y última profecía que se está cumpliendo en Israel hoy en día es el enfoque de la política mundial, tanto en la nación como en la ciudad de Jerusalén.

Encontramos la profecía en Zacarías 12:

2) He aquí, yo haré de Jerusalén una copa de vértigo para todos los pueblos de alrededor. Pero también será contra Judá durante el asedio contra Jerusalén. 

3) Sucederá en aquel día que yo haré de Jerusalén una piedra pesada para todos los pueblos; todos los que la levanten de hecho quedarán lacerados. Y todas las naciones de la tierra se juntarán contra ella.

En cumplimiento de esta profecía, todas las naciones del mundo se han unido contra Israel, exigiendo que los judíos renuncien a toda o parte de su soberanía sobre la ciudad de Jerusalén. Al Vaticano le gustaría tener el control de la ciudad. Las Naciones Unidas quieren que se internacionalice bajo su autoridad. La Unión Europea y Estados Unidos exigen que la ciudad sea dividida entre Israel y los palestinos.6

Resumen

Hagamos una pausa para hacer un resumen de las profecías del tiempo del fin que se están cumpliendo entre el pueblo judío, cumplimientos que apuntan al hecho de que estamos viviendo en la época del regreso del Señor:

1) La Reunión del Pueblo 

2) El Restablecimiento del Estado 

3) La Recuperación de la Tierra 

4) El Avivamiento del Idioma 

5) El Resurgimiento del Ejército 

6) La Reocupación de Jerusalén 

7) El Reenfoque de la Política Mundial en Israel y Jerusalén


Lea la parte 1 aquí

Lea la parte 3 aquí

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Estimado lector: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

If you are interested in getting the book, please click on the image below:

jueves, 11 de abril de 2024

Libro: El Pueblo Judío – Capítulo 1 (parte 1 de 3)

¿Hay Alguna Esperanza Para Israel?

Por Dr. David R. Reagan


Haga clic sobre la imagen para ir al Índice 

Lo crea o no, la gran mayoría de los cristianos profesantes en el mundo de hoy, tanto católicos como protestantes, responderían a esta pregunta con un rotundo “¡NO!”. Esto se debe a que se les ha enseñado que, debido al hecho de que los judíos rechazaron a Jesús como su Mesías y lo crucificaron, Dios derramó Su ira sobre ellos en el año 70 d. C., destruyendo su ciudad capital, su Templo y su nación. Y, desde entonces, la Iglesia ha reemplazado a Israel.

Desde el punto de vista de la mayoría de los cristianos, los judíos han sido condenados por Dios a vagar por la tierra sin rumbo fijo y a ser perseguidos donde quiera que vayan. El pueblo de Dios, que alguna vez fue amado, se ha convertido en el pueblo eternamente rechazado.

Aquí, en resumen, está la afirmación que la Iglesia ha hecho con respecto a los judíos durante los últimos 2,000 años:

Los judíos pueden haber sido el pueblo escogido de Dios en los tiempos del Antiguo Testamento, pero ya no. Rechazaron a Dios como rey de su nación, y a Jesús como rey de sus corazones. Dios derramó Su ira sobre ellos en el año 70 d. C., los dejó a un lado permanentemente y los reemplazó con la Iglesia. Están desprovistos de cualquier esperanza futura. Han recibido lo que se merecen.

¿Rechazados por Dios?

Bueno, ¿qué pasa con eso? ¿Han dejado los judíos de ser el pueblo escogido de Dios?

  • ¿Se ha desentendido Dios de ellos? 
  • ¿Los ha reemplazado Dios con la Iglesia? 
  • ¿Ha transferido Dios sus promesas a la Iglesia? 
  • ¿Han perdido toda esperanza como nación? 
  • ¿Están desprovistos de cualquier papel en los tiempos del fin?

Durante 2,000 años, la Iglesia, tanto católica como protestante, ha respondido a todas estas preguntas con un “¡Sí! ¡Sí! ¡Sí!”.

Mi opinión es que la respuesta a todas las preguntas debería ser “¡No! ¡No! ¡No!”.

Las Cuestiones Básicas

Vayamos a las Escrituras para considerar cuatro cuestiones que estas preguntas plantean acerca de Israel:

1) La permanencia de Israel: ¿Los ha rechazado Dios? 

2) La posición de Israel: ¿Los ha reemplazado Dios? 

3) La promesa de Israel: ¿Los ha abandonado Dios?

 4) El propósito de Israel: ¿Todavía tiene Dios uno para ellos?

La Permanencia de Israel

Comencemos con una consideración de la permanencia del judío. El primer símbolo de Israel presentado en la Biblia se encuentra en Éxodo 2. Es la zarza ardiente que no podía ser consumida por el fuego. Era un símbolo profético de la existencia eterna de la nación de Israel. Este hecho se afirma además en otros pasajes de las Escrituras. Considere, por ejemplo, las palabras pronunciadas por el rey David a Dios en 2 Samuel 7:24: “Has establecido para ti a tu pueblo Israel como pueblo tuyo para siempre; y tú, oh SEÑOR, has llegado a ser su Dios” (énfasis añadido).

Jeremías declara la misma promesa en términos poderosos. Comienza con lo que yo llamo la “firma de Dios” (Jer. 31:35):

Así ha dicho el SEÑOR, quien da el sol para luz del día, y la luna[c] y las estrellas para luz de la noche, el que agita el mar de manera que rugen sus olas — el SEÑOR de los Ejércitos es su nombre . . .

Ahora, habiéndose identificado claramente, Dios procede a garantizar la existencia permanente de Israel (Jer. 31:36):

Si esas leyes faltaran delante de mí, dice el SEÑOR, entonces la descendencia de Israel dejaría de ser nación delante de mí perpetuamente.

Jeremías entonces enfatiza la promesa de otra manera (Jer. 31:37):

Así ha dicho el SEÑOR: “Si se pueden medir los cielos arriba y se pueden explorar los cimientos de la tierra abajo, entonces yo desecharé toda la descendencia de Israel por todo lo que hicieron, dice el SEÑOR.

Lo que Dios está diciendo aquí es que la nación de Israel existirá siempre y cuando el sol salga y se ponga, y las estaciones del año vayan y vengan. Y luego, para enfatizar Su punto, el Señor declara que la nación de Israel continuará existiendo hasta que todos los cielos de arriba y los cimientos de la tierra de abajo hayan sido explorados y medidos. En otras palabras, Israel está aquí para quedarse.

Una expresión muy dramática de esta verdad se puede encontrar en lenguaje simbólico en Isaías 49:14-16. El pueblo judío es retratado preguntando a Dios por qué los ha abandonado y olvidado. El Señor responde a su pregunta con una pregunta: “¿Acaso se olvidará la mujer de su bebé, y dejará de compadecerse del hijo de su vientre?”. Entonces Dios responde a Su pregunta afirmando que es posible pero no probable, pero añade: “. . . yo no me olvidaré de ti. He aquí que en las palmas de mis manos te tengo grabada . . .”. Piénselo, ¡Dios tiene al pueblo judío tatuado en Sus manos!

En otro pasaje, que se encuentra en Jeremías, el profeta cita a Dios diciendo que todas las naciones dejarán de existir excepto Israel (Jer. 30:11):

Porque yo estoy contigo para salvarte, dice el SEÑOR. Ciertamente haré exterminio en todas las naciones entre las cuales te he dispersado; pero en ti no haré exterminio, sino que te castigaré con justicia. De ninguna manera te daré por inocente.

Estos pasajes enseñan claramente que Dios tiene la intención de preservar a Israel como nación, y Él ha mantenido esa promesa durante 2,000 años, a pesar de la dispersión y persecución del pueblo judío.

La implicación clara es que Dios tiene un propósito continuo para el pueblo judío — pero llegaremos a eso más adelante.

La Posición de Israel

¿Qué pasa con la posición del judío? ¿Ha reemplazado Dios a Israel con la Iglesia?

Veamos lo que el apóstol Pablo tenía que decir. En Romanos 9:3-4, hace una fuerte afirmación con respecto a la relación continua entre Dios y el pueblo judío:

3) Porque desearía yo mismo ser separado de Cristo por el bien de mis hermanos, los que son mis familiares según la carne.

4) Ellos son israelitas de los cuales son la adopción, la gloria, los pactos, la promulgación de la ley, el culto y las promesas.

Esto fue escrito años después de la Cruz. La Iglesia había sido establecida. Sin embargo, con respecto a los judíos, Pablo habla de:

Su condición continua de hijos adoptivos

Sus pactos continuos 

Sus promesas continuas

No habla de ninguna transferencia de pactos o promesas a la Iglesia. El hecho es que los Pactos Abrahámico y Davídicos que Dios hizo con los judíos son incondicionales y eternos (Gn. 13:14-15 y 2 S. 7:13).

Y el Nuevo Pacto, prometido a los judíos en el Antiguo Testamento (Jer. 31:31-34), y que entró en vigor tras la muerte de Jesús, se ha ampliado para incluir a los creyentes gentiles. Pero sigue siendo una promesa a Israel, y no se cumplirá hasta que los judíos vuelvan sus corazones a Dios y reciban a Su Hijo como su Mesías.

Sin embargo, la mayoría de los cristianos que defienden la Teología del Reemplazo argumentan: “Los judíos rechazaron a Jesús; por lo tanto, Dios los rechazó”.

Suena muy razonable, pero de nuevo, veamos lo que Pablo tiene que decir en Romanos 3:

1) ¿Qué ventaja tiene, pues, el judío? . . . 

2) Mucho, en todo sentido. Primeramente, que las palabras de Dios les han sido confiadas. 

3) ¿Qué, pues, si algunos de ellos han sido infieles? ¿Acaso podrá la infidelidad de ellos invalidar la fidelidad de Dios? 

4) ¡De ninguna manera! Antes bien, sea Dios veraz aunque todo hombre sea mentiroso . . .

Como puede ver, la respuesta de Pablo es exactamente lo opuesto a la respuesta de la Teología del Reemplazo. Él niega enfáticamente que Dios haya invalidado Sus promesas al pueblo judío debido a su incredulidad.

Pablo enfatiza el punto de nuevo en Romanos capítulo 11 en términos inequívocos:

1) Por tanto, pregunto: ¿Acaso rechazó Dios a su pueblo? ¡De ninguna manera! Porque yo mismo soy israelita, de la descendencia de Abraham, de la tribu de Benjamín. 

2) Dios no rechazó a su pueblo, al cual conoció de antemano . . .

¿Cómo podría haber algo más claro que esto? Ahora, usted puede entender por qué Romanos 3 y Romanos 9-11 han sido ignorados en la enseñanza cristiana.

Pablo continúa con su argumento a favor de los judíos en Romanos 11:

18) No te jactes contra las demás ramas. Pero aunque te jactes en contra de ellas, no eres tú [creyentes gentiles] quien sustentas a la raíz sino la raíz [Israel] a ti.

23) Y ellos [los judíos] también, si no permanecen en incredulidad, serán injertados; porque Dios es poderoso para injertarlos de nuevo.

25) Hermanos, para que no sean sabios en su propio parecer, no quiero que ignoren este misterio: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles.

26) Y así todo Israel será salvo, como está escrito: Vendrá de Sion el libertador; quitará de Jacob la impiedad,

27) Y éste será mi pacto con ellos, cuando yo quite sus pecados.

28) Así que, en cuanto al evangelio son enemigos por causa de ustedes, pero en cuanto a la elección son amados por causa de los padres;

29) porque los dones y el llamamiento de Dios son irrevocables. (Énfasis añadido en los versículos 26, 27 y 29).

Una vez más, Pablo deja claro que Dios no ha terminado con el pueblo judío. Él ha hecho un pacto de salvación con ellos, y está decidido a llevarlo a cabo hasta su cumplimiento.

El versículo 26 a menudo causa confusión. La gente siempre me llama y me pregunta: “¿Significa esto que todos los judíos van a ser salvos?”.

La respuesta es: “¡No!”. Y el contexto lo deja claro. En el capítulo 9, al llegar a este pasaje, Pablo cita un versículo de Isaías: “También Isaías proclama con respecto a Israel: Aunque el número de los hijos de Israel sea como la arena del mar, el remanente será salvo” (Ro. 9:27). El remanente estará formado por aquellos judíos que vivan hasta el final del período de la Tribulación y acepten a Jesús como su Mesías.

Un Repaso

Hagamos una pausa para hacer un repaso:

1) Dios no ha rechazado a Israel. 

2) Tampoco los ha reemplazado. 

3) Los judíos están actualmente bajo disciplina.

Y permanecerán bajo disciplina hasta que se vuelvan a Dios en arrepentimiento y acepten a Jesús como su Mesías.

La Promesa de Israel

Esto nos lleva a nuestra tercera cuestión: la Promesa de los judíos.

Dios ha hecho una promesa a Israel que tiene la intención de cumplir. Es una promesa de que un día la nación de Israel se convertirá en la nación principal del mundo y que todas las bendiciones de Dios fluirán a través del pueblo judío. Hay muchas escrituras del Antiguo Testamento que se refieren a esta promesa. Uno de los más elocuentes se encuentra en Isaías 2:

2) Acontecerá en los últimos días que el monte de la casa del SEÑOR será establecido como cabeza de los montes, y será elevado más que las colinas; y correrán a él todas las naciones. 

3) Muchos pueblos vendrán y dirán: “Vengan, subamos al monte del SEÑOR, a la casa del Dios de Jacob, para que él nos enseñe sus caminos, y nosotros caminemos por sus sendas”. Porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra del SEÑOR.

4) Él juzgará entre las naciones y arbitrará entre muchos pueblos. Y convertirán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en podaderas. No alzará espada nación contra nación ni se adiestrarán más para la guerra.

Esta promesa de prominencia mundial es incondicional y se reconfirma en detalle en Isaías 60-63. La promesa no se ha cumplido hasta el día de hoy. El carácter de Dios, como alguien que nunca miente y que siempre es fiel en cumplir Sus promesas, requiere que Él cumpla esta promesa en algún momento en el futuro.

Lea la parte 2 aquí

Lea la parte 3 aquí

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Estimado lector: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

If you are interested in getting the book, please click on the image below:

Libro – El Pueblo Judío: ¿Rechazado o Amado?

Por Dr. David R. Reagan


Haga clic sobre la imagen para ir al Índice 

¿Cuál es la relación de Dios con el pueblo judío?

»» ¿Han dejado de ser los judíos el Pueblo Escogido de Dios?

»» ¿Son culpables del pecado imperdonable de “matar a Dios”?

»» ¿Los ha reemplazado Dios con la Iglesia?

»» ¿Ha transferido Dios sus promesas a la Iglesia?

»» ¿Han perdido toda esperanza como nación?

»» ¿Están desprovistos de cualquier papel en los tiempos del fin?

»» Si Dios todavía los ama, ¿cómo pudo permitir que experimentaran el Holocausto?

»» ¿Tienen ellos su propio camino de salvación, separado y aparte de Jesús?


En este libro, el Dr. Reagan aborda éstas y muchas otras preguntas con respecto al pueblo judío. En el proceso, él revela la maldad de la Teología del Reemplazo y la tragedia de la Teología del Pacto Dual — y lo hace en un lenguaje sencillo y comprensible.

El Dr. Reagan era profesor de Derecho y Política Internacional antes de que abandonara su carrera académica en 1980, para establecer el Ministerio Cordero y León. Desde entonces, ha estado en Israel 45 veces y ha hablado y escrito extensivamente acerca del pueblo judío en la profecía bíblica. 


Estimado lector: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

If you are interested in getting the book, please click on the image below:

Share/Bookmark