martes, 1 de diciembre de 2020

Folleto: Aguardando el Reinado de Jesucristo – Parte 3 (1)

Expectativas Premileniales

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice


El premilenialismo moderno representa una resurgencia del punto de vista sostenido por los apóstoles de Jesús — que Jesús establecerá un reino en la tierra cuando Él regrese en gloria. El premilenialismo enfatiza la interpretación literal de la profecía bíblica. Como dice el refrán, la filosofía que nos guía a los premilenialistas es: “Cuando el sentido llano tiene sentido, no busque ningún otro sentido, no sea que termine con un sinsentido”.

Con ese fin, proporcionaré una descripción general de las expectativas premilenialistas centrándome en las promesas gloriosas a Jesús, al pueblo judío y a la Iglesia. 

Las Promesas a Jesús

Los profetas del Antiguo Testamento predijeron una época cuando el Mesías venidero reinará sobre toda la tierra (Isaías 2:2-4; Daniel 7:13-14; Zacarías 14:1-9). Por ejemplo, el profeta Isaías describe el reinado como “una vara del tronco de Isaías” y “un vástago retoñará de sus raíces” (11:1). Describe a un juez que gobernará con justicia y equidad, que golpeará la tierra y matará a los inicuos. Habla de una tierra restaurada a la paz y serenidad edénicas, llena del conocimiento del Señor. 

Este pasaje en Isaías 11 fue dado al pueblo judío, para describir a su Rey venidero. Detalla Su genealogía (v. 1), Su carácter (vv. 2-5), el mundo natural restaurado (vv. 6-9), el papel de las naciones gentiles (v. 10), la restauración y preeminencia de Israel (vv. 11-14), y la topografía alterada que facilitará la reunión final de Israel (vv. 15-16).

Algunos afirmarían que Jesús cumplió estas antiguas promesas durante Su primera aparición. Pero eso claramente no es cierto. Isaías predijo una época en la que el Mesías regresará para manifestar Su gloria ante toda la tierra (Isaías 24:23; 66:18-19). Eso aún no ha ocurrido.

Cuando Jesús leyó de Isaías en la sinagoga de Su hogar en Nazaret, la porción que proclamó cumplida es reveladora (Lucas 4:16-21). Leyó lo que nuestros textos bíblicos llaman los versículos 1 y 2a de Isaías 61. Esto es lo que Lucas registra que Jesús declaró que había cumplido ese día (Lucas 4):

18) El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos,  y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos;

19) A predicar el año agradable del Señor.

Ciertamente, en una mezcla de cumplimiento físico y espiritual, hizo todo eso. Predicó las buenas nuevas, liberó a los cautivos de los espíritus demoníacos y restauró la vista física a los ciegos. También ofreció libertad eterna de la opresión del pecado. Y, Su sola presencia validó Su proclamación del año favorable del Señor. 

Pero Jesús cerró deliberadamente el libro después de leer sólo la primera oración del versículo 2 en Isaías 61. Lo hizo porque la siguiente frase habla del “día de venganza del Dios nuestro”. El cumplimiento de ese versículo se cierne sobre el mundo hasta el día de hoy. El día de la venganza que profetizó Isaías dará lugar a un juicio terrible, pero merecido — un derramamiento de ira de Dios mismo. En Apocalipsis, Jesús advirtió a todos los que tenga oídos que esto ocurrirá durante los juicios de la Tribulación. 

El Nuevo Testamento también señala el futuro reinado de Jesús. En la Anunciación, Gabriel se apareció a María y le hizo una promesa de ocho partes (Lucas 1:30-33):

1) Ella concebiría un hijo.

2) Ella daría a luz un hijo.

3) El nombre del hijo se llamaría Jesús.

4) Será grande.

5) Será llamado Hijo del Altísimo.

6) Se le dará el trono de David.

7) Él reinará sobre la casa de Jacob para siempre.

8) Su reino no tendrá fin.

Las primeras cinco de estas promesas se cumplieron literalmente en la historia. Los amilenialistas argumentan que las tres restantes también se han cumplido espiritualmente en la Iglesia. Pero, ¿por qué se cumplirían las primeras cinco literalmente y las últimas tres espiritualmente? Obviamente, las últimas tres de estas promesas aún no se han cumplido: Jesús aún no ha recibido el trono de Su padre David (actualmente comparte el trono de Su Padre Celestial); aún no ha comenzado a reinar sobre la casa de Jacob para siempre; y Su reino aún no se ha manifestado en esta tierra. El reinado de Jesús en la tierra verá el cumplimiento de esas promesas y muchas más que se repiten a lo largo de las Escrituras. 

Lo que los profetas no abordaron fue la cantidad de tiempo que el Mesías reinaría sobre toda la tierra. Apocalipsis 20 revela esa información. Los primeros siete versículos de ese capítulo se centran en la atadura de Satanás y el reinado de 1,000 años de Jesús y Sus santos glorificados. Seis veces se nos dice que este reinado durará mil años. Así que la Biblia abunda con descripciones del reinado terrenal del Mesías y la Revelación del Mesías mismo nos dice que durará 1,000 años. 

Haciéndose eco de esta verdad revelada, la tradición judía ha enseñado durante mucho tiempo que Génesis 2:1-3 apunta a un reposo sabático sobre la tierra. En otras palabras, siguiendo el patrón de Dios de seis días de trabajo, seguidos de un día de descanso, propusieron que habría 6,000 años de agitación en la tierra, seguidos por 1,000 años de descanso. Así que incluso la tradición judía ortodoxa anticipa un Milenio de santidad y reposo. 

Cuando Cristo regrese, juzgará a los vivos y muertos. Los creyentes mortales que hayan soportado la Tribulación entrarán al Milenio con sus cuerpos físicos. Con la tierra restaurada a su estado original perfecto, rápidamente repoblarán el mundo. Los santos glorificados reinarán sobre estas personas bajo la autoridad de Jesús durante 1,000 años (Daniel 7:27; Apocalipsis 2:26-27).

La razón más grande para el reinado terrenal de Jesús es para que pueda manifestar Su gloria a hombres y mujeres mortales y recibir el honor que se le negó en Su Primera Venida (Isaías 2:11; 2 Tesalonicenses 1:7-10). A través del profeta Isaías, Dios dijo (Isaías 45):

23) Por mí mismo hice juramento, de mi boca salió palabra en justicia, y no será revocada: Que a mí se doblará toda rodilla, y jurará toda lengua.

24) Y se dirá de mí: Ciertamente en Jehová está la justicia y la fuerza; a él vendrán, y todos los que contra él se enardecen serán avergonzados.

25) En Jehová será justificada y se gloriará toda la descendencia de Israel.

Sería prudente reconocer que Dios une Su gloria con la bendición y la gloria de Su Pueblo Escogido.


Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe

Estimados lectores: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

jueves, 19 de noviembre de 2020

¡Fuimos Advertidos!

Caos Social

Por Dr. David R. Reagan

Dios nunca derrama Su ira sin previo aviso. Primero, enviará voces proféticas y, si no hay arrepentimiento, comenzará a enviar juicios correctivos. Él es paciente, misericordioso y longánimo, pero de ninguna manera dejará impunes a los pecadores rebeldes (Nahúm 1:2-3).

Voces Proféticas del Pasado

Dios comenzó a advertir a nuestra nación ya desde la Segunda Guerra Mundial, y ha continuado enviando advertencias muy específicas desde mediados de la década de 1970. Considere los siguientes ejemplos.

En 1944, Peter Marshall, el gran predicador escocés-estadounidense, sintió en su alma que nuestra nación se dirigía en la dirección equivocada — hacia una sociedad secular y pagana. Condenó nuestro racismo y nuestro creciente materialismo. Proclamó: “Necesitamos urgentemente un profeta que tenga el oído de Estados Unidos y que diga: ‘¡Si el Señor es Dios, síganlo, pero si Baal es dios, entonces síganlo y váyanse al infierno!’”.

Pastor Peter Marshall

En 1974, Dios comenzó a responder la oración de Peter Marshall, cuando comenzó a levantar una serie de voces proféticas que identificaron los pecados de nuestra nación, nos llamaron al arrepentimiento y nos advirtieron de la ira de Dios si nos negábamos a arrepentirnos. El primero fue David Wilkerson, un predicador pentecostal en la ciudad de Nueva York. En su impactante libro, La Visión, Wilkerson catalogó los pecados de nuestra nación y predijo que se multiplicarían y empeorarían en el futuro. Concluyó: “Creo que hemos pasado el punto de no retorno”.

También, en 1974, Francis Schaeffer comenzó a trabajar en su libro y documental titulado, ¿Cómo debemos entonces vivir? Era un estudio en profundidad del ascenso y declive de la cosmovisión cristiana en Europa Occidental y nuestra nación. Schaeffer habló proféticamente sobre nuestra sociedad. Dijo: “A medida que se olvida cada vez más la memoria del consenso cristiano que nos dio la libertad dentro de la forma bíblica, un autoritarismo manipulador tenderá a llenar el vacío”.

En 1976, Dios ungió a un predicador rural en Tupelo, Mississippi, con el valor de tomar una posición contra la inmundicia en cascada en películas y programas de televisión. Su nombre era Don Wildmon, y fundó lo que hoy se conoce como la American Family Association. Al denunciar el creciente secularismo en Estados Unidos, proclamó: “El ateísmo y el agnosticismo, con sus hijastros del humanismo, hedonismo y materialismo, pueden no ser las religiones oficiales de nuestro país, pero se han convertido en la religión práctica aceptada por muchos en posiciones clave de influencia”. 

En 1978, el autor ruso, Aleksandr Solzhenitsyn (que había fijado su residencia en los Estados Unidos en 1975 después de su deportación de la Unión Soviética), sorprendió a la intelectualidad de  la Universidad de Harvard cuando condenó enérgicamente la degradación moral de la sociedad estadounidense. Preguntó: ¿Cómo declinó Occidente de su marcha triunfal a su enfermedad actual”? Respondió su pregunta diciendo que había ocurrido por la “elevación del hombre sobre Dios”.

En 1983, Solzhenitsyn pronunció su discurso más directo sobre el declive espiritual de nuestra nación. Fue pronunciado en su aceptación del Premio Templeton por sus contribuciones “para afirmar la dimensión espiritual de la vida”. Declaró que nuestra nación estaba en el proceso de cometer el mismo error que sus antepasados habían cometido en Rusia: “Los hombres se han olvidado de Dios”.

En 1984, en su último libro, El Gran Desastre Evangélico, Francis Schaeffer castigó a la Iglesia misma por contribuir a la desaparición de nuestra nación por su fracaso en defender la verdad, su adaptación “al mundo espiritual de la época” y su abandono de la creencia en la inerrancia de las Escrituras. 

Voces Proféticas Actuales

En tiempos más recientes, Dios ha levantado más voces proféticas para nuestra nación. Tengo en mente a personas como Erwin Lutzer, David Jeremiah, William Koenig, Jan Markell, Albert Mohler, Jr., Franklin Graham, Robert Jeffress, y voces judías mesiánicas como Jonathan Cahn y Michael Brown.

Robert Jeffress, Pastor de la Primera Iglesia Bautista de Dallas, es uno de los consejeros espirituales del Presidente Donald Trump.

Una y otra vez, a través de estas voces y otras, Dios nos ha llamado al arrepentimiento y nos ha advertido del juicio inminente. Nosotros, como nación, hemos hecho oídos sordos a estas advertencias. El juicio ha comenzado.

Porque te has apartado del Dios que puede salvarte. Te has olvidado de la Roca que puede esconderte. Así que tal vez plantes las mejores vides e importes los tallos más costosos…pero nunca recogerás ni una uva de ellas. Su única cosecha será una carga de aflicción y de dolor continuo (Isaías 17:10-11; NTV).


Artículos recomendados:

¿Cuál es el destino de Estados Unidos?

Avivamiento vs. Revolución

La Tormenta Perfecta

La pesadilla de Hitler 

Lo que EE.UU. necesita desesperadamente

Video: La crisis espiritual de EE.UU. (parte 1)

Video: La crisis espiritual de EE.UU. (parte 2)

La Implosión de EE.UU.


Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe

Original article:


Estimados lectores: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

jueves, 12 de noviembre de 2020

Folleto: Aguardando el Reinado de Jesucristo – Parte 2 (2 de 2)

Cómo se Desarrollaron los Diferentes Puntos de Vista

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice


La Creciente Arrogancia Cristiana

El orgullo es la segunda razón principal por la que la Iglesia se desvió de una comprensión literal del reino futuro de Jesús. Si bien la confianza es un rasgo que todos los buenos líderes deben exhibir, debe equilibrarse con la humildad. La confianza excesiva, especialmente en la capacidad de uno para realizar una tarea “por encima del nivel salarial”, constituye arrogancia.

Al poner su fe en el hombre en lugar de Dios, los líderes de la iglesia llegaron a creer que la Iglesia misma eventualmente ganaría la primacía en el mundo. ¡Al hacerlo, eliminaron a Jesús de Su propio reino terrenal!

Después de sufrir una terrible persecución durante 300 años, el cristianismo fue repentinamente declarado como la religión oficial del Imperio Romano, cuando el emperador Constantino abrazó la fe (232 d.C.). durante los siglos siguientes, la Iglesia (la iglesia católica) creció rápidamente en riqueza e influencia. 

Parecía como si la Iglesia eventualmente extendería su reinado espiritual sobre toda la tierra — si no debido al evangelismo y la verdadera conversión, entonces a través del puro poder. Esa expectativa eliminó el anhelo de un reino futuro descrito en la Escritura donde Jesús reinaría. 

Alejándose de una interpretación literal de la Escritura, la iglesia borracha de poder en Occidente se dividió en las ramas católico-romana y ortodoxa oriental. Las doctrinas no bíblicas comenzaron a brotar como malas hierbas. A lo largo de los siglos de oscuridad que siguieron, muy pocos creyentes se aferraron a la verdad premilenial de la Escritura. 

Arrogancia Posterior a la Reforma

Después de la Reforma, los cristianos finalmente pudieron poseer y leer la Biblia por sí mismos en sus propios idiomas. Hubo un clamor por volver a la Escritura  sola — “sola Escritura”. Es cierto que muchos de los reformadores permanecieron ambivalentes hacia la profecía bíblica, centrándose en cambio en doctrinas como la gracia y la suficiencia de la cruz. Pero la expectativa premilenial se encendió cuando los cristianos leyeron las escrituras proféticas y las interpretaron literalmente.

La Reforma condujo a un período de ferviente evangelismo en el que las naciones occidentales enviaron misioneros por todo el mundo. Pero, irónicamente, la misma expansión de la Iglesia Evangélica reverenciadora de la Biblia condujo a otra ola de arrogancia desafortunada y no bíblica. Educados en el racionalismo, muchos líderes de la Iglesia comenzaron a afirmar que los esfuerzos del hombre a través de la iglesia evangelizadora darían inicio a las promesas del milenio bíblico.

Daniel Whitby, un ministro que defendía puntos de vista unitarios, promovió lo que llamó a “Nueva Hipótesis” — una expectativa de ascendencia de la Iglesia y una renovada apropiación de las promesas judías para la iglesia gentil. 

Whitby, y otros que siguieron su pensamiento, creían que, al predicar el Evangelio, la Iglesia Reformada desplazaría a las errantes Iglesias Católica y Ortodoxa, convertiría a los judíos, y repudiaría el mahometismo (islam) y las otras religiones paganas. 

Arraigado en medio del Gran Despertar, su nuevo punto de vista idealista, llamado Postmilenialismo, se basaba en el humanismo — una creencia no bíblica en la bondad del hombre y su inevitable progreso. Propusieron que la Iglesia cristianizaría el mundo, reinaría durante 1,000 años, y luego presentaría el reino a Jesús en Su Segunda Venida. Lamentablemente, su disposición a ignorar el significado de sentido llano de la Escritura representó un resurgimiento de la misma espiritualización que había plagado a los padres católicos.

En esencia, el postmilenialismo niega la enseñanza de la Biblia sobre la inherente naturaleza pecaminosa del hombre. A pesar de la creciente evidencia de lo contrario, promociona la capacidad del hombre para crear el cielo en la tierra. Como el amilenialismo, eleva el papel de la Iglesia e ignora las promesas hechas al pueblo judío. También espiritualiza el reinado de Jesús. Una vez más, en lugar de reinar corporalmente en el Monte Sión, Él es relegado a reinar espiritualmente a través de la Iglesia durante mil años. 

El optimismo postmilenialista sufrió un gran golpe a inicios del siglo XX. La Primera Guerra Mundial demostró que incluso el Occidente cristianizado no podía alcanzar verdadera piedad. Aún así, la tendencia a espiritualizar las profecías del tiempo del fin y a ignorar las promesas al pueblo judío fue un hábito difícil de romper. 

Hasta el día de hoy, muchos cristianos creen que la Iglesia será el instrumento de la promesa de Dios de reinar sobre el mundo. Una vez más, la expectativa del pronto regreso de Jesús ha sido silenciada — junto con el anhelo de que Él reine en la tierra y marque el comienzo de la paz, la rectitud y la justicia.

Pensamientos Finales

Un ejemplo bíblico de arrogancia es la actitud de la iglesia de Laodicea, que simbólicamente a la Iglesia de los tiempos del fin. Jesús la describió diciendo: “Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad”. En respuesta, Jesús la condenó como “desventurada, miserable, pobre, ciega y desnuda” (Apocalipsis 3:17). Ciertamente, la audacia de pensar que la Iglesia puede reinar en lugar de Jesús — con una actitud de “yo me encargo” — representa el colmo de la arrogancia cristiana.

Con ese contexto histórico establecido, veamos lo que esperan los premilenialistas cuando Jesús regrese en gloria para marcar el comienzo de su reinado de mil años. 


Lea la parte 1 aquí


Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe

Estimados lectores: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

miércoles, 11 de noviembre de 2020

Folleto: Aguardando el Reinado de Jesucristo – Parte 2 (1 de 2)

Cómo se Desarrollaron los Diferentes Puntos de Vista

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice

Se podría decir que la naturaleza del reinado del Mesías ha sido una fuente de confusión durante más de 2,000 años. Cuando estaba ministrando en la tierra, los propios discípulos de Jesús esperaban que introdujera el comienzo de Su reino en ese momento y lugar. Él comprendía sus expectativas.

Lucas registra que una de las parábolas que les contó a Sus discípulos al acercarse a Jerusalén, fue específicamente en respuesta su suposición de “que el reino se manifestaría inmediatamente” (Lucas 19:11). Jesús quería que Sus discípulos entendieran que estaría ausente “en un país lejano” por un tiempo. Dijo que se esperaba que los que le servían en la tierra se ocuparan de Sus negocios hasta que Él regresara (Lucas 19:12-26).

Después de la resurrección de Jesús, los discípulos que encontró en el camino a Emaús, confesaron: “Nosotros esperábamos que él [Jesús] era el que había de redimir a Israel” (Lucas 24:21). Esperaban un reino terrenal para el Mesías y una restauración de la primacía de Israel. Justo antes de Su ascensión, Sus apóstoles todavía seguían preguntando: “Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?” (Hechos 1:6).

Las Aclaraciones de Jesús

Es importante reconocer que Jesús no les dijo a Sus discípulos que no habría un reino futuro en Israel. En cambio, les dijo: “No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad” (Hechos 1:7).

El futuro reino físico de Jesús en la tierra no entra en conflicto con el reino espiritual actual. Se refirió a esto cuando le dijo a Pilato: “Mi reino no es de este mundo” (Juan 18:36). El reino de Jesús es una promesa profética de “ya, pero aún no”. Aunque ya tiene un reino celestial, Jesús aún no ha ejercido Su autoridad como Rey de reyes y Señor de señores en la tierra. Si lo hubiera hecho. Satanás no estaría engañando a naciones e individuos hoy. 

La Biblia dice que el Mesías cumplirá todas las promesas de la profecía (Lucas 24:44). Una de ellas es que se sentará en el trono de Su padre David en el Monte Sión, en Jerusalén (Lucas 1:32-33; Salmos 2:6) durante Su reinado, la tierra será restaurada a su perfección que existía antes de que ocurriera la Caída, en el Jardín del Edén (Romanos 8:19-22). Satanás estará verdaderamente atado (Apocalipsis 20:1-3). La esperanza de vida humana aumentará dramáticamente, e Israel se convertirá en la nación preeminente del mundo (Isaías 65:17-25; Miqueas 4:1-7). Incluso el famoso Mar Muerto estará lleno de vida (Ezequiel 47:1-10). Jesús claramente no cumplió ninguna de estas promesas específicas durante Su Primera Venida. 

Así pues, los discípulos no estaban equivocados en su expectativa de que el Mesías reinara sobre un reino terrenal. Simplemente entendieron mal el momento de su establecimiento. A medida que la Iglesia primitiva creció y se expandió, surgieron otros conceptos erróneos. 

Desviándose de la Escritura

Unos pocos cientos de años después de la muerte de Jesús, la Iglesia abandonó en gran medida la expectativa de un reinado literal de Jesús en la tierra. Y, sin tener en cuenta numerosas profecías bíblicas, negó cualquier papel futuro del pueblo judío en el plan de Dios para los tiempos del fin.

¿Por qué los primeros Padres de la Iglesia se desviaron del entendimiento del futuro reino de Jesús al que se referían los discípulos? Hay dos razones principales — el antisemitismo cristiano y el orgullo creciente. 

Antisemitismo Cristiano

La Iglesia Apostólica era Premilenial en su expectativa del regreso de Jesús. Inspirados por el Espíritu Santo, los escritores de la Escritura tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, previeron el reinado justo del Mesías sobre toda la tierra. Pero, a partir del siglo III, el creciente antisemitismo condujo a los Padres de la Iglesia, como Orígenes, a espiritualizar el texto de la Escritura.

¿Por qué los primeros líderes cristianos espiritualizarían la Palabra profética de Dios? Principalmente, para apropiarse de las promesas hechas al pueblo judío, y reclamarlas para la Iglesia.

A medida que se agregaron más gentiles a la Iglesia, ésta se alejó de sus raíces judías. Menos judíos depositaban su fe en Jesús como el Mesías, porque los líderes judíos endurecieron su resistencia al movimiento cada vez más gentil que estaba despreciando al pueblo judío.

La resistencia de los judíos motivó a los líderes de la Iglesia gentil a intensificar sus ataques contra los judíos obstinados. Declararon que los judíos eran “asesinos de Cristo”, y comenzaron a perseguirlos sin misericordia. Con el tiempo, las fiestas cristianas se desvincularon de cualquier conexión con las fiestas judías. Finalmente, los líderes de la Iglesia descartaron cualquier papel futuro del pueblo judío. Argumentaron que Dios se había desentendido de ellos y que todas sus promesas habían sido transferidas a la Iglesia. 

Agustín, quien fue el más influyente de todos los Padres de la Iglesia, fue particularmente vehemente en su desdén por los judíos. Impulsado por el odio a todo lo judío, proclamó que todas las futuras promesas proféticas dadas a los judíos deberían entenderse como aplicables al “verdadero Israel” — a saber, la Iglesia. Agustín no podía aceptar la idea de que Dios todavía podría tener un plan y un propósito para el pueblo judío. Por lo tanto, rechazó la idea de un futuro en el que Israel sería la primera nación en el mundo, bajo el reinado de Jesucristo. 

Como lo habían hecho Orígenes y otros, Agustín espiritualizó las promesas aún por cumplir al pueblo judío, apropiándose de ellas para la Iglesia. Luego, espiritualizó la duración y la naturaleza del reinado de Jesús. 

Agustín es considerado el padre del Amilenialismo, porque sistematizó el concepto en sus escritos, allanando el camino para que se convirtiera en doctrina oficial de la iglesia. Haciéndose eco de los filósofos griegos, que consideraban maligno el mundo material, desestimó un reinado terrenal por ser atractivo a los deseos carnales. 

Su gran obra, La Ciudad de Dios (426 d.C.), consistentemente elevaba lo espiritual sobre lo material. Esto era en realidad otra manifestación de su antisemitismo, porque los textos del Antiguo Testamento judío registran claramente a Dios declarando Su creación “buena”, antes de la caída del hombre. Agustín no fue consistente en su enfoque de la interpretación bíblica. Aunque tendía a interpretar la mayor parte de la Biblia literalmente, espiritualizaba la profecía. 

Por lo tanto, en lugar de que Cristo reinara físicamente en la tierra, como predijeron los profetas del Antiguo Testamento, Agustín declaró que ese deber mundano sería llevado a cabo por la Iglesia — bajo los auspicios del reinado espiritual de Jesús desde el Cielo. Agustín también proclamó que Satanás fue atado en la cruz — una contradicción directa de 1 Juan 5:19. Su punto de vista elevó dramáticamente el papel mundano de la Iglesia como la autoridad gobernante en la tierra. Es por eso que fue rápidamente adoptado en la doctrina católica y ha seguido dominando en muchas denominaciones protestantes. 

Quizás sorprendentemente, Agustín negaría haber eliminado el Milenio. Simplemente argumentaría que el Milenio representa el reinado espiritual de Jesús sobre la Iglesia, que comenzó en la Cruz y continuará ininterrumpidamente hasta que Él regrese. Pero si Agustín tenía razón, entonces la duración de 1,000 años del reinado, que se cita en Apocalipsis 20, no tiene sentido. 

El antisemitismo cristiano de Agustín perdura hasta el día de hoy en la forma de la Teología del Reemplazo. Esa doctrina no bíblica afirma que la Iglesia ha reemplazado a Israel y que Dios se ha desentendido del pueblo judío. Esta enseñanza contradice la enseñanza de Pablo en Romanos 9-11, donde deja en claro que Dios todavía ama al pueblo judío, y tiene un propósito futuro para ellos. Es un cáncer doctrinal que infectó a Martín Lutero y continúa como una pandemia entre la mayoría de las iglesias de hoy. 

A pesar de estas actitudes equivocadas hacia el pueblo judío, Dios bendijo a la Iglesia. Llena como está de gente salva pero imperfecta, creció e impactó el mundo para bien — tal como Él prometió que lo haría. Ese crecimiento y esa bendición llevaron a muchos en la Iglesia a una comprensión distorsionada del reinado de Jesús en la tierra, por una razón completamente diferente. 


Lea la parte 2 aquí


Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe

Estimados lectores: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

lunes, 9 de noviembre de 2020

Revista Time anuncia "El Gran Reseteo"...

 ...para marcar el comienzo del socialismo mundial

Por Donald Dolmus – Ministerio En Defensa de la Fe


La revista Time ha dedicado un número completo a promover una iniciativa llamada "El Gran Reinicio", de la que un comentarista se refirió como "el Green New Deal con esteroides" que buscará "promover los ideales socialistas, incluida la destrucción del capitalismo y los derechos individuales". 

Según el Foro Económico Mundial (FEM), el patrocinador principal de la iniciativa, "El Gran Reseteo" busca abordar "una necesidad urgente de que las partes interesadas globales cooperen en la gestión simultánea de las consecuencias directas de la crisis COVID-19", con un objetivo ampliado de mejorar "el estado del mundo".

El FEM fue fundado por el profesor alemán Klaus Schwab en 1971 y ha estado reuniendo "jefes de estado, multimillonarios y jefes de grandes empresas" anualmente para discutir "cuestiones económicas y de gobernanza...reglas mundiales comunes para reemplazar las decisiones nacionales soberanas, promoviendo la no discriminación, para transformar economías y sociedades".

En un video que circula en Internet, Schwab anuncia: "La crisis del COVID-19 nos ha demostrado que nuestros viejos sistemas ya no son aptos para el siglo XXI. Ha puesto al descubierto la falta fundamental de cohesión social, justicia, inclusión e igualdad. Ahora es el momento histórico, el momento, no sólo de luchar contra el virus, sino de dar forma al sistema...para la era posterior al COVID...En resumen, ¡necesitamos un Gran Reinicio!".

Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial.

Todo esto no se trata sobre la covid19, sino de un establecimiento de un Nuevo Orden Mundial. Y Estados Unidos está en el camino de todo esto, por eso es que están desestabilizando al país, principalmente a través de grupos radicales de izquierda como Antifa y Black Lives Matter, apoyados sin ambages por los demócratas.

El objetivo principal de estos globalistas es poner de rodillas a Estado Unidos, por medio de la destrucción de su economía, para que todos los demás quieran El Gran Reseteo. Política y económicamente, este plan quiere implementar masivos programas socialistas y esclavizantes regulaciones relacionadas con el fraude del cambio climático. 

¡La única persona que se interpone en el camino de este esfuerzo de dominación mundial es DONALD TRUMP!

Tomemos como ejemplo las declaraciones emitidas por Trump el 24 de septiembre de 2019 ante la Asamblea General de la obsoleta e inservible ONU:

¿Acaso piensan que los arquitectos del Nuevo Orden Mundial se iban a quedar sin hacer nada mientras Trump les decía en sus caras que él, como representante del pueblo estadounidense, no iba a permitir que los globalistas traten de destruir a esa nación? 

Otro ejemplo claro de esto es cuando, en enero de este año, durante la apertura del Foro Económico de Davos, Suiza, declaró en la cara de los promotores del GR: 

El mundo no debería prestar atención a los permanentes profetas de la fatalidad...

También advirtió que hay fuerzas dedicadas a intentar destruir nuestra economía y arruinar nuestro país o acabar con nuestra libertad.

No es momento para el pesimismo. Es momento para el optimismo. Para abrazar las posibilidades del mañana, debemos rechazar las constantes ganancias de la fatalidad y sus predicciones del apocalipsis. Estos son los herederos de los insensatos videntes.

Quieren que nos vaya mal, pero no dejaremos que eso suceda. Predijeron una crisis de superpoblación para los años 60, hambrunas masivas en los años 70, y el fin del petróleo en la década de los 90. Estos alarmistas siempre exigen lo mismo: poder absoluto para dominar, transformar y controlar cada uno de los aspectos de nuestras vidas. Nunca dejaremos que los socialistas radicales destruyan nuestra economía, arruinen nuestro país y acaben con nuestra libertad.

Aquí el video:

 

La actual convergencia de eventos indica que el mundo se dirige hacia un horrible período, donde las masas serán controladas a través de la tecnología por un Gobierno Único Mundial dirigido por un solo hombre. Y dichas masas entregarán voluntaria y gustosamente su libertad, a cambio de la oportunidad de poder pertenecer a ese sistema de esclavitud mundial, a cambio de la satisfacción de sus necesidades. La Palabra de Dios ya nos ha advertido sobre esto en pasajes como Mateo 24; 2 Tesalonicenses 2 y Apocalipsis 6 y 13.

Para concluir, les dejo este revelador editorial del Dr. César Vidal sobre los macabros objetivos que pretende lograr el plan del FEM para inicios del año que viene:

Share/Bookmark