Mostrando entradas con la etiqueta Doctrinas de Demonios. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Doctrinas de Demonios. Mostrar todas las entradas

miércoles, 29 de mayo de 2024

Observaciones del Editor: ¡No Sean Engañados!

Editor Ejecutivo
Director y Evangelista Sénior 
Ministerio Cordero y León

Justo antes de la Pascua final de Jesús, Sus discípulos se sorprendieron cuando les dijo que los imponentes edificios de Jerusalén serían derribados por completo. Más tarde esa noche, en un momento privado en el Monte de los Olivos, le preguntaron: “Dinos, ¿cuándo sucederán estas cosas, y cuál será la señal de tu venida y del fin del mundo?” (Mateo 24:3).

Jesús no reprendió ni contradijo la validez de sus preguntas. En lugar de eso, procedió a exponer las señales de los tiempos que estamos presenciando multiplicarse ante nuestros ojos hoy.

Pero, antes de dirigirse a las señales, Jesús les advirtió enérgicamente: “Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo, y engañarán a muchos” (Mateo 24:4-5). Los falsos mesías clamaban por atención en los días de Jesús, pero hoy en día un aumento exponencial de las sectas, falsos profetas y engaños demoníacos está descarriando a millones de personas.

Y, sin embargo, la advertencia tan repetida de las Escrituras sigue siendo cierta: NO te dejes engañar.

Mi propia admonición a cada uno de mis hijos adolescentes fue “guarden su corazón”. Tengan la seguridad de que los ayudé a establecer barandas y me mantuve muy comprometido para asegurarme de que no se extraviaran. Tristemente, millones de cristianos — jóvenes y ancianos por igual — se están descarriando, abandonando la fe “que ha sido una vez dada a los santos y coqueteando con las doctrinas de demonios.

Las Escrituras nos dicen que esto sucederá a medida que se acerque el fin, pero, de todos modos, debería romper nuestros corazones. Y, como Ezequiel en la antigüedad, debemos contender fervientemente por la fe y por las almas de las personas que coquetean con la condenación.

Mucha gente está consumida por las fuerzas sociales y políticas que desgarran nuestra sociedad. Son ajenos a las dimensiones espirituales de la guerra subyacente más grande. En esta edición del Farolero, haremos brillar la luz de la Verdad de Dios sobre estas fuerzas oscuras.

Prepara tu corazón y ciñe tus lomos mientras exponemos los nefastos esfuerzos de nuestro eterno enemigo. Él sabe mejor que nadie que su destino está sellado— y acercándose a su cerca de la disposición final.

Tim Moore

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

sábado, 30 de marzo de 2024

Libro: Islam y Cristianismo – Capítulo 7 (parte 3 de 3)

¿Triunfará el Islam sobre el Mundo?

Por Dr. David R. Reagan

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice 

La Guerra del Salmo 83

Una vez que el pueblo judío se concentre en Israel, sus antiguos enemigos tratarán de asestar un golpe fatal al Estado judío. Descrito gráficamente en el Salmo 83, ésta es la primera guerra profética de los tiempos del fin. El salmo fue escrito por el profeta Asaf.

Este salmo nos dice que, en algún momento, las naciones que rodean inmediatamente a Israel intentarán destruir al Pueblo Escogido de Dios. Tal como lo hicieron en 1948, 1967 y 1973, Egipto, Jordania, Siria, Líbano y los palestinos de la Franja de Gaza y los que están dentro del propio Israel se unirán para “exterminarlos como nación, para que el nombre de Israel no vuelva a recordarse” (Salmos 83:4).

Asaf le pidió proféticamente a Dios “llena su cara de vergüenza” y “sean confundidos y turbados para siempre, sean humillados y perezcan" (Salmos 83:16-17). Es posible que Damasco pudiera dejar de ser ciudad y convertirse en un montón de ruinas (Isaías 17:1) durante esta guerra.

El Salmo 83 no nos dice cómo termina esta guerra, pero sabemos, por otras escrituras, que Israel triunfará. Zacarías dice que en ese día los judíos serán como David contra Goliat — que “consumirán” a todos sus enemigos (Zacarías 12:6, 8). Además, el profeta declara: “En aquel día sucederá que [Yo, Yahvé] buscaré destruir a todas las naciones que vengan contra Jerusalén” (Zacarías 12:9).

Al igual que el Rapto, la guerra del Salmo 83 podría ocurrir en cualquier momento. Como todas las guerras, esta derrota de los vecinos musulmanes de Israel será devastadora. Pero, en este caso, esa dramática derrota tendrá un propósito lleno de gracia. Aun cuando predijo el juicio de Dios, Asaf dijo que su propósito será que ellos [los enemigos de Israel] tengan sus rostros llenos de deshonra, vergüenza y humillación para que “conozcan que sólo Tú, tu nombre es Yahvé, eres el Altísimo sobre toda la tierra” (Salmos 83:16-18). Por lo tanto, algunos ex musulmanes llegarán a reverenciar al Dios de Abraham, Isaac y Jacob, y aceptarán a Su Hijo, Jesús, como su verdadero Mesías y Salvador.

En resumen, las naciones islámicas cercanas a Israel serán diezmadas. Pero ése no será el fin del islam. La religión comprometida con la matanza por honor y dedicada a la destrucción de cristianos y judíos caerá por un tiempo, pero no desaparecerá.

Israel experimentará una breve temporada de paz y prosperidad después de la guerra del Salmo 83. Sin ser molestado por una legión de enemigos irracionales cercanos, Israel podrá invertir más recursos en la construcción de su nación y su economía. La inevitable prosperidad que Dios derramará sobre la nación judía llevará a otros actores malvados a una agresión codiciosa.

La Guerra de Gog y Magog

Ezequiel 38 y 39 describen la segunda gran guerra profética que descenderá sobre la descendencia de Abraham, Isaac y Jacob. Ezequiel describe con detalle profético cómo Rusia, Irán, Turquía, los diversos países “stán” al sur de Rusia, que eran miembros menores de la antigua URSS, Libia y todas las naciones islámicas del “anillo exterior” formarán una alianza para desatar la guerra contra Israel. Lideradas por un hombre conocido como “Gog, de la tierra de Magog, príncipe de Ros, Mesec y Tubal”, estas fuerzas del eje atacarán mientras el pueblo judío vive seguro.

Como Dios lo describe, el malvado plan de Gog será “tomar botín y para proceder al saqueo, para volver tu mano contra los lugares desolados, ahora poblados, y contra el pueblo reunido de entre las naciones, que ha adquirido ganado y posesiones, que habita en el centro del mundo” (Ezequiel 38:10-12).

Ezequiel 39 describe el resultado milagroso de esta guerra desigual. Enfrentándose a una aniquilación segura, Israel será testigo de cómo la mano de Dios golpeará a sus enemigos, tal como lo hizo en el Antiguo Testamento. Pronunciando palabras proféticas contra Gog, Yahvé proclamó:

Quebraré el arco que llevas en la mano izquierda y haré caer las flechas que llevas en la mano derecha. Caerás sobre los montes de Israel, junto con tus tropas y las naciones que te acompañan. Te arrojaré [a los ejércitos de Gog] a las aves de rapiña y a las bestias del campo para que te devoren (Ez. 39:3-4).

¿Por qué intervendrá Dios tan dramáticamente? ¿Porque los judíos merecen su protección? No. Él dijo: “Daré a conocer mi santo nombre en medio de mi pueblo Israel. Ya no permitiré que mi santo nombre sea profanado; las naciones sabrán que yo soy Yahvé, el Santo de Israel” (Ez. 39:7).

En el proceso, las naciones musulmanas de Medio Oriente que se alinearán con Gog serán devastadas. Así como el dios filisteo Dagón fue arrojado sobre su rostro de piedra en presencia del Arca de Dios (1 Samuel 5:1-5), Alá será avergonzado por el Dios vivo y verdadero.

Pero hay que tener en cuenta que la gran mayoría de los musulmanes viven fuera de Medio Oriente, por lo que la dramática derrota de las fuerzas islámicas en la batalla de Gog y Magog no destruirá la amenaza musulmana a la dominación mundial.

En consecuencia, estas naciones musulmanas no árabes representarán un gran obstáculo para el ascenso del Anticristo y para su gobierno y religión mundiales. Estarán, por lo tanto, entre las naciones que harán la guerra contra el Anticristo, negándose a aceptarlo como dictador y dios.

La Guerra de la Tribulación

La tercera guerra profética de los tiempos del fin señalará el fin del islam. Ocurrirá durante la primera mitad de la Tribulación. Será el resultado de que el Anticristo lidere los ejércitos europeos para apoderarse del mundo.

Los musulmanes seguramente se rebelarán contra la religión mundial que el Anticristo y su Falso Profeta establecerán para consolidar su poder. Mientras que los cristianos apóstatas dejados atrás después del Rapto darán su lealtad a la religión del Anticristo voluntariamente, los musulmanes se mantendrán firmes en su determinación de adorar a Alá y sólo a él. Por lo tanto, estarán más que dispuestos a luchar en nombre de Alá.

Este choque de religiones muy probablemente producirá la guerra convencional de Apocalipsis 6, llamada “Los Juicios de los Sellos”. Provocará la muerte de una cuarta parte de la humanidad antes de que parezca transformarse en una guerra nuclear de los “Juicios de las Trompetas” en los capítulos 8 y 9, que dará como resultado la muerte de un tercio de los que quedan con vida. Cuando esta Guerra de la Tribulación llegue a su fin, el islam simplemente será borrado de la faz de la tierra.

El Destino de las Religiones Falsas

Una cosa es considerar “el destino del islam”. La Biblia es clara en cuanto a que toda fe que adore a cualquier dios que no sea el Dios de Abraham, Isaac y Jacob, y niegue el señorío de Jesucristo, será relegada al basurero de la historia.

El islam es simplemente otra más en una larga lista de religiones falsas diseñadas para alejar a la gente del Dios vivo y verdadero. Satanás está muy contento de ver a la gente dedicada a la religión falsa de su elección, ya sea la adoración de Moloc, Asera, Isis, Buda, Vishnu, Quetzalcóatl o Alá. El Maligno está igualmente complacido con las personas que se proclaman agnósticas o ateas y terminan adorando a la tierra o a sí mismos.

Más importante que el destino del islam es el destino de sus millones de adeptos — las preciosas personas que se identifican como musulmanas. Debido a que la suya es una religión de obras, ningún musulmán puede estar seguro de su salvación final. Trágicamente, muchos yihadistas musulmanes equivocados son engañados para que crean que sólo participando en una yihad violenta, dirigida a matar cristianos o judíos, pueden garantizar su ascensión inmediata al cielo.

La Palabra de Dios es enfática sobre el hecho de que aquellos que confían en cualquier obra que no sea la obra terminada de Jesús en el Calvario permanecen en sus pecados. A menos que una persona ponga su confianza en Jesús, la ira de Dios permanece sobre ella (Juan 3:36). Por lo tanto, a menos que se vuelvan a Cristo en esta vida, millones de musulmanes morirán en sus pecados, al igual que millones de budistas, hindúes, paganos y ateos. Y esta verdad no hace acepción de personas ni de naciones. Millones de personas de toda raza, color y credo, toda nación, lengua y tribu, descubrirán al entrar en la eternidad que Jesús dirá: “Apartaos de mí, nunca os conocí” (Mateo 7:23).

Es revelador que la mayoría de las naciones musulmanas sean consideradas violentamente hostiles a los misioneros cristianos y sanguinariamente hostiles hacia los conversos cristianos. Y, sin embargo, Dios está obrando en las naciones musulmanas, y la luz del amor de Cristo está brillando entre los ex musulmanes.

Conclusión

Cuando todo esté dicho y hecho, el islam no triunfará sobre el mundo. Como toda fe que niega a Cristo, será revelada como una religión falsa. La Palabra de Yahvé deja claro que todas las religiones basadas en obras son inadecuadas para purificarnos del pecado. Cualquier acto supuestamente justo que realicemos para ganar nuestra salvación es como trapos de inmundicia delante de nuestro Santo Dios (Isaías 64:6). En otras palabras, no sólo no valen nada en sí mismos, sino que también son detestables.

El islam estima a Jesús como un profeta, pero no tan inspirado como Mahoma, y ciertamente no es el único Hijo de Dios. Testificando acerca de sí mismo, Jesús dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí” (Juan 14:6). El apóstol Juan entendió lo que estaba en juego al negar a Jesús. En 1 Juan 2 escribió:

22) Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es el anticristo, el que niega al Padre y al Hijo. 

23) Todo aquel que niega al Hijo tampoco tiene al Padre; el que confiesa al Hijo tiene también al Padre.

Cuando se trata del islam, algunos están engañando, muchos están engañados, y todos están sin nuestra Esperanza Bienaventurada. Y, sin embargo, la luz del Evangelio está atravesando las tinieblas del mundo musulmán.

Para la gloria de Dios, sabemos que la Iglesia está creciendo en el mundo musulmán a un ritmo récord. Innumerables ex musulmanes han testificado que Jesús se les ha aparecido en sueños y visiones, e incluso personalmente, tal como lo hizo con el apóstol Pablo. Otros han conocido a nuestro Salvador a través de un cristiano fiel que estuvo dispuesto a arriesgar su vida para construir una relación y compartir a Cristo.

No podemos imitar la actitud de Jonás hacia el pueblo de Nínive y abandonar a los musulmanes a su suerte. Si aspiramos a reflejar el corazón de Jesús, quien lloró cuando consideró que la mayoría de las personas perecerían en sus pecados, debemos compartir a Jesucristo — con urgencia y amor.

Lea la parte 1 aquí

Lea la parte 2 aquí

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Haga clic en la siguiente imagen si desea adquirir el libro (por el momento disponible sólo en inglés)

Estimado lector: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

viernes, 29 de marzo de 2024

Libro: Islam y Cristianismo – Capítulo 7 (parte 2 de 3)

¿Triunfará el Islam sobre el Mundo?

Por Dr. David R. Reagan

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice 

El Mundo Secular

Al mundo secular le gusta ignorar los excesos de la ideología islámica. Es por eso que nuestros propios líderes nacionales insistieron en que el islam es una religión de paz inmediatamente después del 11 de septiembre, incluso cuando sus más fervientes adherentes estaban exportando el terror a todo el mundo desde lugares como Afganistán e Irán. Es también la razón por la que el Occidente secularizado no se atreve a admitir que los líderes palestinos alientan a los imanes radicales a agitar a la gente oprimida por sus propias políticas fallidas.

Debido a que Occidente ya ni siquiera se adhiere a sus propias raíces judeocristianas, no hay claridad de visión para resistir el ataque de una ideología tan hostil. Los occidentales son conocidos por proyectar sus valores y sistemas de creencias en los demás. Por lo tanto, nos decimos a nosotros mismos que los líderes chinos nunca adoptarían políticas que pudieran perjudicar a sus propios ciudadanos. Nos engañamos a nosotros mismos pensando que el líder despótico de Rusia es un actor racional que comparte nuestro objetivo de evitar riesgos nacionales catastróficos — hasta que demuestra que está dispuesto a soportar grandes autolesiones en un esfuerzo delirante por reafirmar la primacía rusa en lugares como Ucrania.

Los líderes occidentales son famosos por asumir que los líderes musulmanes comparten nuestras motivaciones e ideales humanos básicos. Es por ello que el Presidente Bill Clinton entabló prolongadas deliberaciones con el Primer Ministro israelí Ehud Barak y el líder palestino Yasser Arafat, con la esperanza de que pudiera obtener un legado para sí mismo asegurando la paz en el Oriente Medio.

Sin embargo, incluso cuando se le ofreció un acuerdo que incluía todas sus demandas declaradas, Arafat se negó a aceptar la paz con Israel. (Comprendió que su propio pueblo, que había sido alimentado con una dieta constante de odio y animosidad, literalmente lo haría pedazos si renunciaba a su promesa de buscar la destrucción de Israel). Clinton se quedó estupefacto y ha escrito sobre su profunda decepción con su socio palestino.

El presidente Clinton se habría sorprendido menos si hubiera entendido que, incluso cuando Occidente se refería a Arafat como “presidente” de la Organización para la Liberación de Palestina, su título más preciado entre su propio pueblo era el de rais (jefe o líder) de Fatah, el núcleo militante de la OLP cuyo nombre significa “conquista”. Es revelador que Fatah, deletreado al revés en árabe, signifique “muerte”, algo en lo que Arafat se deleitaba. El legendario ministro de Relaciones Exteriores israelí, Abba Eban, observó una vez que “los palestinos nunca pierden una oportunidad de perder una oportunidad”. Son sirvientes de su religión y de su ideología — algo que Occidente ha perdido.

La rendición occidental en el campo de batalla de la ideología me ha dejado más enojado que triste. Como ha dicho el erudito judío Will Herberg: “Las sociedades occidentales son como flores cortadas — disfrutan de las bendiciones persistentes de un pasado que proporcionó sustento y propósito, pero que se marchita y se desvanece día a día”. Ciertamente, hay otras amenazas en el mundo (como una China ascendente y atea, una Corea del Norte corrupta y despótica y una Rusia aislada y desesperada). Pero el islam es la ideología que está extendiendo sus adeptos por todo Occidente con poca resistencia.

Conquistando a Través de las Tasas de Natalidad y la Inmigración

Dadas las tasas relativas de natalidad de los musulmanes y sus naciones anfitrionas, es inevitable que cada vez más estados anteriormente cristianos sean subsumidos en el mundo musulmán — sin siquiera oponer resistencia. Un poderoso video, titulado “Demografía musulmana”, está disponible en YouTube y documenta esta impactante tendencia.

Un video igualmente escalofriante titulado: “Cómo el Islam se Está Apoderando del Mundo: La Islamización Explicada”, describe las tendencias demográficas detrás de un aumento de la influencia musulmana. Basado en el libro del Dr. Peter Hammond, Esclavitud, Terrorismo e Islam, documenta la amenaza estratégica que surge en muchas naciones occidentales.

Si el Señor se demora mucho más, las tinieblas continuarán cayendo sobre el Oeste. El líder libio Muammar al-Gaddafi dijo una vez: “Hay señales de que Alá concederá al islam la victoria en Europa; sin espadas, sin armas, sin conquistas militares. Los cincuenta millones de musulmanes de Europa la convertirán en un continente musulmán dentro de unas décadas”.

Lejos de ser una religión de paz, el islam continuará oprimiendo sistemáticamente a todas las religiones e ideologías en conflicto. Basta con considerar el hecho de que el cristianismo y el judaísmo están oficialmente prohibidos en la mayoría de los países musulmanes, y los conversos al cristianismo todavía están sujetos a cargos penales oficiales o a la ejecución en la mayoría de los países que abrazan el islam.

Muchas personas no se darán cuenta de la amenaza hasta que se encuentren sujetas a la ley Sharia. Pero los cristianos deben entender tanto la amenaza como lo que está en juego. Estamos llamados a ejercer el discernimiento bíblico — y a proclamar el Evangelio de Jesucristo en todo el mundo, incluso a los musulmanes que se están convirtiendo en nuestros vecinos.

Cristianos

Informados por la Palabra de Dios, los cristianos deben tener discernimiento y una visión realista del mundo. No se puede ignorar el inesperado pero dramático ascenso del islam en los últimos 50 a 80 años. A principios del siglo XXI, la Iglesia Católica anunció que el número de musulmanes había crecido hasta el punto en que superaban a los católicos romanos. Aunque los que se identifican como cristianos siguen constituyendo el mayor porcentaje de adeptos religiosos en el mundo (con un 31.5%), los musulmanes están ganando terreno cada año — representan el 23.4% de la población mundial. Una vez más, esos logros se están logrando en gran medida a través de la inmigración a naciones tradicionalmente cristianas y las altas tasas de natalidad.

Demostrando su ascendencia en población, poder e influencia política, los musulmanes están comprando edificios en desuso de iglesias en toda Europa y convirtiéndolos en mezquitas islámicas.

Este impulso de plantar la bandera del islam en lugares sagrados anteriormente cristianos o judíos es la razón por la que la basílica Santa Sofía, que fue construida hace casi 1,500 años como la catedral patriarcal de la Iglesia Ortodoxa Oriental, se convirtió en mezquita en 1453, tras la caída de Constantinopla en manos de los ejércitos musulmanes. Después de que Kemal Atatürk estableciera el estado secular moderno de Turquía en 1923, convirtió la mezquita en un museo en 1934. Fue re-dedicada como mezquita en 2020, en medio de la islamización intencional de la Turquía moderna por parte del presidente turco Recep Erdogan.

La misma inclinación por la ascendencia explica la presencia de la Mezquita de Al-Aqsa y la Cúpula de la Roca en el Monte del Templo en Jerusalén. Fueron construidas allí donde se encontraban los antiguos templos judíos, con el fin de afirmar descaradamente el dominio del islam sobre el judaísmo.

La propaganda palestina es tan extrema, que toda presencia histórica judía en el Monte — o en Jerusalén, o en todo Israel — es negada con vehemencia. Esta inclinación hacia el postureo y la superioridad explica por qué la Mezquita de Omar fue construida justo enfrente de lo que algunos cristianos consideran el lugar más sagrado de Jerusalén, la Iglesia del Santo Sepulcro, y por qué los llamados islámicos a la oración que emanan de esa mezquita en particular son los más ruidosos y frecuentes en todo Israel (¡cómo puedo atestiguar personalmente!).

Impacto en la Iglesia

En lugar de permanecer firme frente a tal agresión (ya sea pasiva o violenta), la Iglesia en Occidente se ha desviado gravemente de su propio fundamento firme. Sabemos que la Iglesia está creciendo rápidamente en otras partes del mundo — como África, el Lejano Oriente y el Medio Oriente. Pero Occidente está abandonando el cristianismo a un ritmo alarmante. Muchos occidentales están gravitando hacia lo que los demógrafos llaman “Ninguna” — ninguna afiliación religiosa de importancia o significado. Y un número sorprendente de ellos está abrazando el islam.

La Biblia nos dice que, a medida que se acerque el tiempo del fin, la apostasía, el engaño y la violencia se volverán desenfrenados. Satanás tendrá éxito en desviar a muchos, a través de una amplia variedad de tácticas. El islam ciertamente jugará un papel en esta campaña de engaño. Dada la tasa de natalidad y la tasa de emigración de los musulmanes, es seguro que la religión continuará expandiéndose. Si el Señor retrasa Su regreso, los musulmanes terminarán teniendo una gran influencia sobre las naciones tradicionalmente cristianas.

Los desafíos que se plantean a los cristianos seguirán aumentando. Durante un tiempo, los izquierdistas seculares y las voces musulmanas en ascenso se combinarán para intentar silenciar a los cristianos.

Impacto en los Judíos

La persecución de los judíos también aumentará dramáticamente. Eso es algo que ningún verdadero cristiano puede tolerar. Así como los cristianos fieles se opusieron al esfuerzo nazi para erradicar a los judíos de Europa, tendremos que estar listos para ayudar a los judíos en casa y en el extranjero. Pero, así como Dios estuvo obrando durante el siglo pasado, Él volverá el mal planeado por otros hacia Su propósito eterno. Los judíos serán motivados a escapar a la Tierra de Israel — la Tierra Prometida, donde se reunirán una vez más a medida que se acerca el tiempo del fin.

Los musulmanes radicales y los secularistas que se burlan de Dios son peones en el esfuerzo de Satanás por sembrar el mal, pero, sin querer, están ayudando a cumplir la profecía bíblica. Así como la persecución que José sufrió a manos de sus hermanos se convirtió en la gloria y el bien de Dios, uno de los efectos secundarios del creciente poder y persecución del islam será el cumplimiento de la promesa de Dios a los judíos de que, en los tiempos del fin, los reunirá en su tierra natal (Isaías 11:12 y Miqueas 2:12).

Lea la parte 1 aquí

Lea la parte 3 aquí

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Haga clic en la siguiente imagen si desea adquirir el libro (por el momento disponible sólo en inglés)

Estimado lector: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

Libro: Islam y Cristianismo – Capítulo 7 (parte 1 de 3)

¿Triunfará el Islam sobre el Mundo?

Por Dr. David R. Reagan

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice 

Hasta ahora, hemos aprendido sobre las características básicas del islam como religión mundial. Hemos lidiado con algunos conceptos erróneos comunes sobre el islam como una “religión de paz”. Hemos visto la incompatibilidad del dios del islam con el verdadero Dios de la Biblia. Hemos descubierto que el Jesús de la Biblia no es el falso Jesús del islam. Hemos explorado las expectativas escatológicas de los eruditos islámicos. Y hemos llegado a la conclusión de que el islam y el cristianismo no son dos caminos hacia el verdadero Dios de este universo.

La gran pregunta que queda es si los musulmanes serán capaces o no de lograr su objetivo final de dominar el mundo. O, para decirlo sin rodeos, “¿Cuál será el destino del islam?”. La respuesta a esa pregunta depende de a quién le pregunte.

Este capítulo explorará esa pregunta desde la perspectiva de los musulmanes radicales, los musulmanes moderados, el mundo secular y los cristianos creyentes en la Biblia.

Musulmanes Radicales

Los imanes musulmanes fundamentalistas y sus seguidores radicalizados creen que el Islam experimentará un rápido y dramático ascenso a la dominación global. En consecuencia, intentan fomentar el establecimiento de un califato de amplio alcance a través de la yihad — esperando que, una vez que un verdadero califato esté en su lugar, ejerza rápidamente una influencia indiscutible en todas las naciones del mundo.

Esta actitud se reflejó en un sermón pronunciado el 13 de mayo de 2005 por el jeque Ibrahim Mudeiris, un imán palestino:

Hemos gobernado el mundo antes, y por Alá, llegará el día en que volveremos a gobernar el mundo entero. Llegará el día en que gobernaremos Estados Unidos. Llegará el día en que gobernaremos Gran Bretaña y el mundo entero, excepto los judíos. Los judíos no disfrutarán de una vida tranquila bajo nuestro gobierno porque son traicioneros por naturaleza, como lo han sido a lo largo de la historia. Llegará el día en que todo será liberado de los judíos — incluso las piedras y los árboles que fueron dañados por ellos. Escuchen al profeta Mahoma, que habla del mal final que les espera a los judíos. Las piedras y los árboles querrán que los musulmanes acaben con todos los judíos.

Mudeiris es obviamente un islamista comprometido, un defensor sin complejos del islam radical. Como la mayoría de los imanes radicales, no tiene más que desdén por la civilización occidental y un desprecio absoluto por los judíos. Dos años antes del sermón citado anteriormente, dijo: “¡Oh musulmanes! ¡Despierten de su sueño! ¡Es su fe la que está siendo atacada! Estados Unidos será aniquilado”.

Los imanes palestinos han seguido los pasos radicalizados de Mohammed Amin al-Husseini, el “Gran Muftí” político-religioso de Jerusalén de 1921 a 1948, quien suplicó a Adolf Hitler que viniera a Palestina para erradicar a los judíos que regresaban a Israel. Su ideología envenenada inspiró a los musulmanes radicales, y continúa motivándolos hasta el día de hoy. ¿Es de extrañar que los palestinos sigan siendo incitados a odiar a los judíos en general, y a Israel en particular?

Los ayatolás de Irán tampoco hacen ningún intento de ocultar su odio hacia Israel, pero su desprecio por Estados Unidos es aún mayor. Durante más de 40 años han dejado claro que consideran a Israel como el “pequeño Satán”, en comparación con el “gran Satán”, de los Estados Unidos.

Fue este tipo de odio frenético y satánico lo que motivó a la Hermanda Musulmana en Egipto a llamar a la yihad contra los judíos y el Occidente cristiano. Su ideología extremista dio lugar a Hezbolá y Hamás, y envenenó a los líderes palestinos para que se opusieran a Israel, incluso en detrimento de su propio pueblo.

El mundo comenzó a ver el fruto de ese odio en la década de 1970, con un aumento en los secuestros y atentados terroristas. Éstos culminaron en 1979 con la Revolución Islámica en Irán, que vio la deposición del corrupto Shá y el ascenso de los ayatolás teocráticamente extremistas. Luego, el terrorismo islámico estalló en Occidente en lugares como Beirut, Londres y Nueva York.

Occidente no estaba preparado para la embestida de la violencia por motivos religiosos. En Estados Unidos, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley ocasionalmente enjuiciaron a cabecillas motivacionales como Omar Abdel-Rahman, el “jeque ciego”, que estuvo detrás del atentado contra el World Trade Center de 1993. Pero incluso nuestras agencias de inteligencia fueron tomadas por sorpresa por las aspiraciones asesinas de Osama Bin Laden y su red de agentes de Al-Qaeda con mentalidad yihadista.

Objetivos de los Musulmanes Radicales

Incluso si no están de acuerdo con las tácticas y el sabor del islam (chiíta o sunita), todos los adherentes radicales al islam comparten un conjunto de objetivos comunes:

1) Territorial — Redimir todas las tierras, como Israel, que alguna vez estuvieron bajo el dominio musulmán, reconquistándolas. 

2) Gobierno — Reemplazar a los gobiernos seculares de los estados islámicos con líderes religiosos, como se hizo en Irán en 1979. 

3) Legal — Reemplazar la ley secular en todas las naciones islámicas con la ley Sharia. 

4) Étnico — Aniquilar al pueblo judío. 

5) Mundo — En última instancia, conquistar el mundo para Alá, sometiendo a todas las personas al gobierno totalitario del islam.

Los imanes radicales y los yihadistas no están interesados en tratar de convencer al mundo de que el islam es superior por sus méritos. A pesar de la insistencia occidental en que el islam es una “religión de paz”, sus más fervientes partidarios están empeñados en la conquista global — por la espada.

Ese fue el llamado de ISIS — la organización terrorista islámica que se aprovechó del caos en el Medio Oriente y aspiró a establecer un califato en 2014. ISIS es el acrónimo del Estado Islámico de Irak y Siria. De manera enloquecedora, el presidente Barak Obama se refería con frecuencia al grupo terrorista como ISIL, que significa el Estado Islámico de Irak y el Levante. Esto les dio aún más influencia al sugerir que tenían derecho a Irak y a toda la región del Levante (la fértil región de la media luna que incluiría a Israel).

Eventualmente, ISIS o ISIL se acortó simplemente a IS — el Estado Islámico. Lo que sorprendió a muchos en Occidente fue el número de occidentales que se habían radicalizado, hasta el punto de unirse a semejante banda de malhechores.

Ya sea en Irak, Irán o Afganistán, los musulmanes radicales como éstos no serán apaciguados por la negociación ni satisfechos con medidas a medias. Y, al igual que el ex presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad, están dispuestos a sacrificar sus propias sociedades para lograr un califato global o dar paso a su Mahdi mesiánico.

Afortunadamente, no todos los seguidores del islam están tan radicalizados.

Musulmanes Moderados

Por regla general, los musulmanes medios no participan activamente en el radicalismo. Pero son fácilmente susceptibles a la radicalización, aunque sólo sea para hablar de labios para afuera sobre la locura defendida por los radicales. El mundo es testigo de esto cada vez que un dictador musulmán exige la lealtad de su nación sometida. Los ciudadanos de a pie fingen públicamente su apoyo incondicional al hombre fuerte y parecen respaldar su ideología más radical. Eso sucedió en Irak bajo Saddam Hussein; en Libia bajo Muammar al-Gaddafi; y en Afganistán bajo los talibanes (y está sucediendo de nuevo ahora que los brutales talibanes están en control una vez más); y sucede regularmente en el territorio controlado por la Autoridad Palestina y Hamás.

Los demógrafos occidentales han documentado la expansión del islam y la creciente demanda de aquiescencia a la ley Sharia. En lugares como Francia, Bélgica, los Países Bajos e Inglaterra, hay distritos enteros en las principales ciudades donde los funcionarios tradicionales encargados de hacer cumplir la ley dudan en ir.

Del mismo modo, aquí en Estados Unidos, lugares como Minneapolis y Detroit se han convertido en enclaves donde los musulmanes están ganando una enorme influencia. La situación es mucho más grave de lo que mucha gente cree, como lo demuestra la presencia de radicales como Ilhan Omar y Rashida Talib en el Congreso. Por extremistas que sean, fueron elegidas por masas de votantes ostensiblemente menos radicales.

Es simplemente innegable que, a medida que los inmigrantes musulmanes pasan de ser una pequeña minoría a una presencia creciente en las sociedades occidentales, su falta de voluntad para aclimatarse dentro de sus culturas adoptivas presenta un problema creciente para los responsables políticos y las fuerzas del orden. Estas comunidades se convierten en caldo de cultivo para individuos radicalizados que se sienten atraídos por la actividad terrorista.

A la amenaza se suma el adoctrinamiento sin trabas que se está llevando a cabo en muchas mezquitas islámicas, tal vez en una ciudad o pueblo pequeño cerca de usted. A principios de siglo, había 1,209 mezquitas en los Estados Unidos. En 2011, el número había aumentado a 2,106; y para 2020, había 2,769. Se ha documentado que el 90% de estas mezquitas están financiadas por militantes suníes wahabíes con sede en Arabia Saudita, los mismos extremistas que apoyan las causas yihadistas en todo el mundo.

Por lo tanto, hay un sentido en el que muchos de los musulmanes que viven en lugares como Estados Unidos son moderados. Disfrutan de la prosperidad económica y las libertades de sus hogares adoptivos, pero siguen conectados a sus raíces religiosas. Y toda la energía dentro del islam se dirige hacia una creciente radicalización.

Como la gente de París y Ámsterdam está empezando a darse cuenta, los musulmanes “moderados” a los que acogieron como refugiados e inmigrantes tienden a radicalizarse dramáticamente cuando alcanzan una masa crítica. Esto se debe a que, a diferencia del cristianismo, el islam es una religión militante en su esencia.

A pesar de las crecientes señales de problemas, el mundo occidental secularizado simplemente no puede comprender que las personas que viven en el siglo XXI aboguen por retroceder en el tiempo, para adoptar un sistema legal que dominó una franja empapada de sangre del Medio Oriente hace 1,300 años. Esa ingenuidad resultará cada vez más problemática, a medida que Occidente se aleje de sus propios cimientos cristianos.

Lea la parte 2 aquí

Lea la parte 3 aquí

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Haga clic en la siguiente imagen si desea adquirir el libro (por el momento disponible sólo en inglés)

Estimado lector: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

sábado, 3 de febrero de 2024

Libro: Islam y Cristianismo – Capítulo 6 (parte 3 de 3)

El Jesús Islámico de los Tiempos del Fin

Por Dr. David R. Reagan

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice 

El Jesús de las Profecías Islámicas del Tiempo del Fin

En marcado contraste con la descripción que hace la Biblia de Jesús como el foco divino y la esperanza de los tiempos del fin, las profecías islámicas lo presentan como un simple ser humano de importancia secundaria.

Los tiempos del fin islámicos no comienzan con el regreso de Jesús, sino con la aparición repentina de un mesías islámico llamado Mahdi, que es descendiente de Mahoma. Rápidamente forma un reino mundial, pero es desafiado casi de inmediato por un falso mesías malvado llamado Dajjal. Esta figura se ha convertido en un objeto del folclore islámico y, por lo tanto, hay muchos conceptos diferentes de él.

En general, el consenso parece ser que será un judío con un solo ojo, que primero afirmará ser un profeta y luego afirmará ser dios. Algunos eruditos islámicos afirman que tendrá la palabra “infiel” escrita en su frente. Engañará a muchos con milagros. Reunirá un ejército compuesto principalmente por judíos y conquistará el mundo, excepto La Meca y Medina.

Su reinado durará 40 días, durante un tiempo en el que un día será como un año. Siempre se le caracteriza como una persona engañosa que reinará con gran crueldad.

Su reinado llegará a un final repentino con el regreso de Jesús, quien ayudará al Mahdi a matarlo cerca de la moderna ciudad de Lod, ubicada cerca de Tel Aviv. El hecho de que este Jesús no es el Jesús de la Biblia es revelado por las profecías islámicas que indican que, cuando Jesús mate al Dajjal, ¡también masacrará al pueblo judío!

En este punto, se produce la Guerra de Gog y Magog, y una vez más, Jesús ayuda al Mahdi a derrotar a las fuerzas enemigas. Jesús y el Mahdi conquistan el mundo y establecen un califato islámico.

El Mahdi desaparece de la escena y Jesús comienza su reinado. Proclamará que el islam es la religión verdadera, y todos los cristianos se convertirán. Romperá todas las cruces y exterminará a todos los cerdos. Su reinado durará 40 años. Veintiún años después de su reinado, se casará y engendrará hijos. Diecinueve años después morirá. Será enterrado en Medina, junto a Mahoma, donde esperará el Día de la Resurrección.

Conclusión

Como se puede ver fácilmente, el Jesús del islam es un simple hombre que es cualquier cosa menos el Hijo de Dios y el Salvador del mundo. El Jesús de la Biblia es el verdadero Jesús, que fue enviado a este mundo por Yahvé para morir por los pecados de la Humanidad y que regresará en gloria y majestad para reinar por mil años sobre todo el mundo desde el Monte Sion en Jerusalén.

Consideremos por un momento las fuentes de estas dos imágenes. Una proviene de la Biblia, que ha sido autenticada como la Palabra del único Dios verdadero, Yahvé. Cuando digo autenticada, me refiero principalmente al cumplimiento de la profecía. Mientras que la Biblia contiene cientos de profecías muy específicas que ya se han cumplido, el Corán no tiene ninguna.

En agudo contraste con las profecías cumplidas de la Biblia, las profecías del islam del tiempo del fin acerca del falso Jesús de los musulmanes, están tomadas de las divagaciones incoherentes de Mahoma.

El islam es una — iba a decir una religión — violenta, pero no es una religión. Es un sistema político. Es un sistema político violento empeñado en derrocar a los gobiernos del mundo y dominar el mundo. Ése es el objetivo final”. — Pat Robertson, portavoz de la iglesia evangélica estadounidense.
(www.brainyquote.com)

Para hablar específicamente de nuestro problema con el mundo musulmán, estamos serpenteando hacia un auténtico choque de civilizaciones, y nos estamos engañando a nosotros mismos con eufemismos. Estamos hablando de que el islam es una religión de paz que ha sido secuestrada por extremistas. Si alguna vez hubo una religión que no sea una religión de paz, esa el islam”. — Sam Harris, filósofo estadounidense contemporáneo.
(www.clarionledger.com)

No creemos en múltiples repúblicas islámicas; sin embargo, creemos en un mundo islámico único gobernado por un gobierno central”. — Líder de Hezbolá, jeque Hassan Nasrallah.

Lea la parte 1 aquí

Lea la parte 2 aquí 

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Haga clic en la siguiente imagen si desea adquirir el libro (por el momento disponible sólo en inglés)

Estimado lector: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

miércoles, 31 de enero de 2024

Libro: Islam y Cristianismo – Capítulo 6 (parte 2 de 3)

El Jesús Islámico de los Tiempos del Fin

Por Dr. David R. Reagan

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice 

Las Señales Mayores

Las señales principales que apuntan a “la Hora” son todas eventos críticos que forman parte de la secuencia de eventos del tiempo del fin, comenzando con la aparición del Mahdi. Las señales mayores más importantes se enumeran a continuación. Una vez más, los eruditos musulmanes generalmente no tratan de presentar un orden cronológico estricto de lo que finalmente va a suceder, pero el orden que se presenta a continuación es representativo:

1) La Aparición del Mahdi, el mesías islámico, que rápidamente creará un reino de justicia y rectitud.

2) La aparición de un Falso Mesías, llamado Dajjal, que se opondrá al Mahdi.

3) El Regreso de Jesús, quien ayudará al Mahdi a vencer al Dajjal.

4) La Invasión de Gog y Magog, con los ejércitos musulmanes siendo salvados cuando Jesús clama a Alá pidiendo ayuda.

5) El Reinado de 40 Años de Jesús.

6) Un Milagro de la Naturaleza. Una de las últimas señales antes de “la Hora” será un milagro increíble. ¡El sol saldrá por el Oeste!

7) Un Gran Incendio Mundial, que llevará a la humanidad al lugar de reunión final en el Medio Oriente, antes del Día de la Resurrección.

8) Las Tres Trompetas que se tocarán para señalar que ha llegado el día de la resurrección.

9) “La Hora” o el Día de la Resurrección, cuando los salvos y los no salvos resucitarán al mismo tiempo.

10) El Día del Juicio, que será un intervalo después de la resurrección antes de que se lleve a cabo el juicio. Será una época de sufrimiento físico y psicológico insoportable. No se da ninguna razón para este período de sufrimiento. Para los paganos, es una continuación de su sufrimiento en la tumba. Para los creyentes, parece tener algún propósito purgatorio.

11) El Día del Juicio Final, momento en el que Alá desciende del Cielo para juzgar a toda la humanidad. Las personas serán juzgadas según su recepción del mensaje de Mahoma y su conducta ética.

12) Cruzando el Puente. Después del juicio, cada persona debe cruzar un puente que cruza el golfo del infierno. Los que sean condenados caerán del puente al infierno.

13) La Intercesión. Mahoma comenzará a interceder ante Alá para permitir a los fieles entrar en el Paraíso. También intercederá en favor de aquellos que han sido condenados al infierno, pidiendo a Alá que muestre misericordia a cualquier persona que tenga un ápice de fe en su corazón.

14) El Paraíso es un ambiente perfecto donde todos los deseos son concedidos y cumplidos. Los deseos sexuales que estaban estrictamente limitados en la tierra se desatan en el Paraíso. Gran parte de las imágenes islámicas sobre el Paraíso están tomadas del zoroastrismo.

15) El Infierno es un lugar de castigo eterno, incluido el tormento de los demonios.

Sunitas vs Chiítas

El bosquejo profético producido anteriormente es el que sostienen los musulmanes suníes. La mayoría de los musulmanes en el mundo son suníes. Su herencia se remonta a Mahoma.

Alrededor del diez por ciento de los musulmanes son chiítas. Se encuentran principalmente en Irak, Irán y Líbano. Irán es la única nación con mayoría chiíta. La división ocurrió en el siglo X sobre la naturaleza del liderazgo teocrático del islam. Los chiítas creen que el líder del islam debería ser descendiente del profeta Mahoma. Los suníes dicen que los líderes deben ser elegidos por consenso. Los chiítas creen en el libre albedrío, mientras que los suníes se adhieren al concepto de predestinación. Los chiítas exaltan a sus imanes (líderes espirituales) como maestros inspirados que tienen la autoridad para interpretar la ley islámica. Para los suníes, la interpretación de la ley islámica ha estado teóricamente cerrada desde el siglo X.

Con respecto a la escatología, la principal diferencia entre los dos grupos se centra en el individuo mesiánico llamado el Mahdi. Este individuo es la encarnación del ferviente anhelo y esperanza de los chiítas que han sido oprimidos y perseguidos a lo largo de la historia islámica.

No hay ninguna referencia directa al Mahdi en el Corán. Sin embargo, los chiítas argumentan que se infiere. En el esquema chiíta de los eventos del tiempo del fin, el Mahdi juega un papel más importante. Él toma el lugar de Jesús como el que derrotará al Dajjal y creará un reino que llenará la tierra de bondad y justicia. Él es el que ha sido destinado desde la eternidad a salvar al mundo de las fuerzas de la maldad. Por lo tanto, en la escatología chiíta, Jesús se limita a simplemente ayudar al Mahdi. La misión principal de Jesús es propagar el islam entre cristianos y judíos.

El Jesús de las Profecías Bíblicas del Tiempo del Fin

Echemos un vistazo detallado ahora al papel de Jesús en la profecía del tiempo del fin, comparando lo que se dice sobre Él en el Hadiz y en la Biblia. Al hacerlo, creo que verán claramente que el Jesús de la profecía islámica del tiempo del fin no es el Jesús de la Biblia. Primero echaremos un vistazo a lo que dice la Biblia y luego lo compararemos con lo que se encuentra en las profecías del Hadiz.

La Palabra de Yahvé presenta a Su Hijo, Jesús, como el foco y la esperanza de la profecía del tiempo del fin. De acuerdo con la Biblia, la secuencia de eventos del tiempo del fin comenzará cuando Jesús aparezca en los cielos por Su Iglesia antes de que los siete años de la ira de Dios se derramen sobre el mundo, en lo que la Biblia llama "La Gran Tribulación" (Ap. 2:22 y 7:14). Este arrebatamiento de la Iglesia de este mundo por parte de Jesús se llama “El Rapto”, y se describe en detalle en 1 Tes. 4:13-18.

Después del Rapto, Jesús lleva a cabo un juicio de los miembros de Su Iglesia en el Cielo — juzgándolos por sus obras para determinar sus grados de recompensa (2 Corintios 5:10). Al mismo tiempo, Él supervisa el derramamiento de la ira de Dios sobre el mundo, en la serie de juicios que constituyen la Gran Tribulación (Ap. 6:16).

Cerca del final de la Tribulación, Jesús celebrará Su unión con Su Iglesia en la fiesta más grande que el cosmos haya experimentado (Ap. 19:7-9). Cuando termine esa celebración, Jesús regresará a la tierra con sus santos de la Era de la Iglesia, poniendo fin a la tribulación (Ap. 19:11-14). Descenderá al Monte de los Olivos, al lugar desde donde ascendió al Cielo (Hechos 1:9-11 y Zacarías 14:1-9).

Jesús hablará una palabra sobrenatural y el Anticristo y todas sus fuerzas serán destruidas instantáneamente (Zacarías 14:12-13). Luego resucitará a los mártires de la Tribulación y a los santos del Antiguo Testamento, proveyéndoles de cuerpos glorificados, tal como lo hizo con Sus santos de la Era de la Iglesia en el momento del Rapto (Daniel 12:1). A todos aquellos convertidos durante la Tribulación y que vivan hasta el final de la misma se les permitirá entrar en carne y hueso a Su reino para repoblar el planeta.

Luego, Jesús celebrará el lanzamiento de Su reinado terrenal con otra fiesta gloriosa — a la que todos Sus santos glorificados serán invitados a asistir. Este “banquete de Sion” se describe en Isaías 25:6-8.

Jesús lanzará su reinado de mil años (Ap. 20:2-7). Él gobernará el mundo como Rey de reyes y Señor de señores desde Jerusalén, y Sus santos glorificados serán esparcidos por todo el mundo para reinar con Él sobre aquellos en sus cuerpos físicos que lo aceptaron como su Salvador durante la Tribulación y vivieron hasta el final de ese horrible período.

Su reinado traerá paz, rectitud y justicia a todo el mundo. Y “la tierra será llena del conocimiento de la gloria de Jehová, como las aguas cubren el mar” (Habacuc 2:14). “Martillarán sus espadas para azadones, y sus lanzas para hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se ensayarán más para la guerra” (Miqueas 4:3). El reino animal será transformado para vivir en paz consigo mismo y con la Humanidad (Isaías 11:6-9). Toda la tierra se caracterizará por la santidad (Zacarías 14:20-21).

Al final de Su Reinado Milenial, Jesús resucitará a todos aquellos que alguna vez vivieron y murieron fuera de una relación de fe con Yahvé. Él los juzgará por sus obras, y puesto que nadie puede ser justificado por sus obras, todos los que aparezcan en este “Juicio del Gran Trono Blanco” serán enviados al lago de fuego (Ap. 20:11-15).

Jesús entonces transportará a todos Sus santos de esta tierra a la Nueva Jerusalén que Él ha preparado para ellos. Él sobrecalentará la tierra para quemar toda su contaminación pecaminosa y, de ese infierno ardiente, surgirán nuevos cielos y una nueva tierra, devueltos a su perfección original (2 Pedro 3:10-13). Luego bajará a Sus santos a la nueva tierra en la Nueva Jerusalén, donde vivirán en Su presencia y en la presencia de Su Padre para siempre (Ap. 21:1-7 y 22:1-5).

Lea la parte 1 aquí

Lea la parte 3 aquí

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Haga clic en la siguiente imagen si desea adquirir el libro (por el momento disponible sólo en inglés)

Estimado lector: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

martes, 30 de enero de 2024

Libro: Islam y Cristianismo – Capítulo 6 (parte 1 de 3)

El Jesús Islámico de los Tiempos del Fin

Por Dr. David R. Reagan

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice 

Vamos a centrar nuestra atención ahora en lo que el islam enseña acerca de los tiempos del fin. El propósito fundamental es presentar más evidencia de que el Dios de la profecía bíblica de los tiempos del fin no es el mismo que el dios del islam, ni el Jesús del islam es el Jesús de la profecía bíblica del tiempo del fin. 

Lo primero que hay que señalar es que el Corán, que representa las palabras de Alá, no dice casi nada sobre los tiempos del fin. El Corán menciona algunas señales que marcarán los tiempos del fin, pero principalmente afirma que la historia se consumará con “la Hora”, cuando tendrán lugar la resurrección y el juicio.

Casi toda la información sobre la escatología islámica debe derivarse del segundo libro musulmán más sagrado, llamado el Hadiz, que es una colección de dichos de Mahoma que no se consideraron revelaciones directamente de Alá. El Hadiz también contiene historias sobre experiencias en la vida de Mahoma.

El Hadiz fue compilado en el siglo IX, unos doscientos años después de la muerte de Mahoma. Hubo varias compilaciones hechas durante ese tiempo, pero se considera que la más autorizada es la al-Bukhari. Recopiló un total de 600,000 dichos de Mahoma e historias sobre él. Éstos provienen de los escritos de amigos y familiares. Muchos de ellos provenían de las muchas esposas de Mahoma. Al-Bukhari verificó más de 7,000 como “genuinos”. Éstos se convirtieron en el Hadiz.

Un Rompecabezas Islámico

Es extremadamente difícil reconstruir el concepto islámico de los tiempos del fin. La información está muy inconexa, y se extiende a lo largo de los nueve volúmenes del Hadiz. Además, a diferencia de los estudiosos cristianos de la profecía, los estudiosos islámicos de la profecía no han intentado sistematizar sus conceptos en gráficos y diagramas que muestren cómo todos los eventos están relacionados entre sí.

He hecho todo lo posible para reconstruir los eventos de la escatología islámica, y creo que lo que sigue es una representación justa. Pero, tenga en cuenta que los eruditos islámicos no están de acuerdo en la naturaleza y el orden de algunos eventos, tal como lo hacen los expertos cristianos con respecto a la secuencia de la profecía bíblica del tiempo del fin.

La fuente más útil que pude descubrir fue un libro del Dr. Samuel Shahid, llamado The Last Trumpet (La Última Trompeta), en el que intenta demostrar que los principales conceptos de la escatología islámica fueron tomados de las Escrituras hebreas, el Nuevo Testamento cristiano y los conceptos del zoroastrismo. En el momento en que escribió este libro, el Dr. Shahid era el Director de Estudios Islámicos en el Seminario Teológico Bautista Southwestern en Ft. Worth, Texas.

El Dr. Shahid demuestra de manera concluyente que Mahoma obtuvo muchas de sus ideas oralmente de cristianos, judíos y seguidores del zoroastrismo. En el proceso, confundió muchas de las historias y los principios. Por ejemplo, el Corán afirma que la madre de Jesús fue María, la hermana de Moisés. (Sura 19:28).

El Dr. Shahid también señala que el Hadiz fue compilado en un momento en que las autoridades islámicas sabían mucho más sobre la Biblia y las tradiciones y literatura cristianas. Por lo tanto, muchos pasajes del Hadiz fueron fabricados y embellecidos y fueron fuertemente influenciados por fuentes cristianas.

Los pasajes del Hadiz concernientes a los tiempos del fin son muy contradictorios y, por lo tanto, es difícil precisar muchos detalles. Sólo se puede compilar un esquema general de los eventos del tiempo del fin.

Las Señales Islámicas de los Tiempos

Al igual que en el caso de la Biblia, el Hadiz contiene señales de los tiempos del fin. Las señales islámicas apuntan al evento culminante en la escatología islámica — a saber, “la Hora”, que es el tiempo de la resurrección y el juicio. Hay una Segunda Venida de Jesús en los eventos islámicos del tiempo del fin, pero no se considera que sea el evento decisivo. Más bien, se ve como una señal que apunta hacia “la Hora”. El comienzo de los tiempos del fin está marcado por la aparición del mesías islámico, llamado el Mahdi.

Las señales se dividen entre mayores y menores, y su orden no siempre está claro. Por lo tanto, en la tradición islámica se colocan en varios órdenes cronológicos.

Muchas de las llamadas “señales menores” tienen que ver con tendencias generales en la sociedad. Las señales principales se relacionan con eventos profetizados específicos que ocurrirán entre el momento de la aparición del Mahdi y “la Hora” de la resurrección y el juicio.

Las Señales Menores

Muchas de las señales menores que hablan de tendencias generales son un espejo de las señales cristianas del tiempo del fin. Éstos son algunos ejemplos representativos:

1) Un aumento en la ignorancia con relación a los fundamentos de la fe.

2) Una creciente inestabilidad de la fe (musulmanes convirtiéndose en cristianos de forma repentina).

3) Un aumento de los falsos profetas.

4) Un aumento de la apostasía (evidenciado por los musulmanes siguiendo a falsos maestros).

5) Un aumento de la pretensión religiosa (como la construcción de mezquitas lujosas).

6) Una aceptación de la astrología.

7) Un incremento del consumo de alcohol y de las relaciones sexuales ilícitas.

8) Un aumento de las calamidades naturales.

9) Un creciente paganismo (los musulmanes seguirán cada vez más los estilos de vida de los no musulmanes).

10) Un aumento de la guerra y las guerras civiles (incluso guerras entre musulmanes).

Hay una serie de señales menores que son peculiares del islam. Muchas son extrañas. Aquí hay algunos ejemplos:

1) Las mujeres superarán a los hombres 50 a 1.

2) La Meca será reducida a ruinas.

3) Surgirá un pueblo que comerá con la lengua, como lo hacen las vacas.

4) El tiempo se contraerá, siendo un año como un mes y un mes como una semana.

5) Las bestias salvajes hablarán con los hombres.

6) El Río Éufrates dejará al descubierto una montaña de oro.

Lea la parte 2 aquí

Lea la parte 3 aquí

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Haga clic en la siguiente imagen si desea adquirir el libro (por el momento disponible sólo en inglés)

Estimado lector: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

Share/Bookmark