sábado, 7 de enero de 2012

Nuestra Portada - Edición Septiembre 2007 Revista Lamplighter



Tomé la foto de la portada de este número de la revista mientras estaba en Israel con un grupo de peregrinación el pasado mes de junio [del 2007, editor]. Fue tomada en Yad Vashem, el Museo del Holocausto de Israel que se encuentra en Jerusalén.

La imagen muestra la entrada al Memorial de los Niños. ¿Por qué un memorial para los niños? La mayoría de las personas parecen no darse cuenta del hecho de que más de un millón y medio de niños fueron asesinados en el Holocausto por los nazis.

Las filas de postes blancos que parecen árboles de distintas alturas simbolizan a los niños cuyas vidas fueron truncadas a diferentes edades. La entrada conduce de forma descendente a una puerta de hierro que abre una habitación oscura y subterránea. La habitación es tan oscura que mientras usted camina debe sujetarse a una barandilla para evitar que se pierda o que se caiga.

  
En el centro de la habitación hay cinco velas encendidas. Estas velas vela son reflejadas por cientos de espejos, produciendo innumerables puntos de luz en las paredes de cristal circundantes, reminiscentes de un cielo estrellado. En el trasfondo, se escucha una música sombría, mientras unas voces leen en hebreo, inglés y yiddish los nombres, edades y lugares de origen de los niños que perecieron en el Holocausto. Por decir lo menos, es una experiencia desgarradora recorrer este memorial. 


El Memorial de los Niños fue diseñado por el arquitecto de renombre mundial, Moshe Safdie. Fue financiado por Abraham y Edith Spiegel de Beverly Hills, California, quienes perdieron un hijo llamado Uziel en el campo de concentración de Auschwitz. Un bajorrelieve de su hijo, quien fue asesinado a la edad de dos años y medio, aparece en la pared a la entrada del memorial.

Aunque los niños rara vez fueron el blanco de la violencia nazi debido a que eran niños, fueron perseguidos juntos a sus familias por motivos raciales, religiosos o políticos. Los niños fueron separados de sus familias cuando llegaron a los campos de concentración y fueron asesinados inmediatamente, la mayoría junto a sus madres. Los padres y los hijos mayores se salvaron para servir como mano de obra esclava. Muchos de los niños fueron usados para extraños experimentos médicos.

Niños judíos, incluyendo a recién nacidos, en camino hacia las cámaras de gas (annefrank.org)  

Después de leer el artículo principal de esta edición acerca del Antisemitismo cristiano, entenderá el por qué ha sido tan difícil compartir el Evangelio con los judíos a lo largo de la historia del Cristianismo.

Sin embargo, después de la Guerra de los Seis Días en 1967 y la re-ocupación judía de la ciudad de Jerusalén por primera vez en 1,897 años, los judíos comenzaron a aceptar a Jesús como su Mesías en cifras récord. La clave fue el desarrollo del Judaísmo Mesiánico.

Artículos relacionados:
Dios y los Judíos
El Error de la Teología del Reemplazo
Video: Conteo Regresivo a la Eternidad
Diez razones para rechazar el Reino Ahora
La Iglesia y los Judíos
¿Por qué está Dios salvando hoy a los gentiles?
El Holocausto: Encontrándose con el Horror

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Read in Lamplighter:

Share/Bookmark