jueves, 23 de septiembre de 2021

Libro: Ira y Gloria (3ra edición) – Capítulo 1 (parte 2)

La Comprensión del Apocalipsis

Por Dr. David R. Reagan

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice

¿Un Libro para Teólogos o Fanáticos?

En la mayoría de las iglesias, el libro de Apocalipsis o se ha ignorado por completo, o la gente se ha convencido de que es un enigma que nadie puede entender, a menos que tenga un doctorado en hermenéutica, sea lo que eso sea. Tal vez si tienes eso, o una imaginación vívida, podrías entender el libro. 

La actitud general en la Cristiandad parece ser que el libro de Apocalipsis es algo sólo para dos tipos de personas. Es para el doctor en teología, que tiene títulos apilados sobre títulos. Es para que juegue con él en un intento de descifrar los significados espirituales profundos y ocultos. O es para que juegue el fanático mientras busca al Anticristo debajo de cada roca o intenta establecer una fecha para la Segunda Venida.

Así que ése es el problema que tenemos en la cristiandad con respecto al libro de Apocalipsis. Tenemos una tremenda barrera psicológica contra la lectura y la comprensión de este maravilloso libro. 

Una vez más, el trágico resultado es que la mayoría de los cristianos nunca han leído el libro. ¿Y sabe qué? Satanás realmente ama eso.

Engaños Satánicos

Satanás no quiere que nadie lea el libro de Apocalipsis. ¿Sabe por qué? Porque el libro cuenta cómo va a salir todo al final. Satanás quiere mantenerlo en suspenso. Satanás quiere que siga adivinando. Satanás quiere mantener sus ojos enfocados en el mundo inicuo en el que vivimos, para que piense que el mal va a triunfar. Su esperanza es que pierdas la esperanza y decida echar su suerte con la maldad. 

Otra razón por la que Satanás no quiere que nadie lea el libro de Apocalipsis es porque el libro declara en términos inequívocos que Satanás va a ser totalmente derrotado y Jesucristo va a ser completamente victorioso. El libro revela que la gran batalla cósmica del universo, que ha tenido lugar desde el principio de los tiempos, la va a ganar Dios el Padre, el Creador del universo. Y el libro proclama que, aquellos que han echado su suerte con Dios, al aceptar a Su Hijo como Señor y Salvador, van a reinar con Él eternamente.

Un Mensaje de Ira y Gloria

El libro de Apocalipsis es un libro de noticias increíblemente buenas para aquellos que son hijos de Dios. Somos llamados por el Espíritu a leerlo, creerlo, y obtener esperanza de él. El libro también contiene algunas noticias increíblemente malas, porque presenta una imagen gráfica del derramamiento de la ira de Dios sobre aquellos que han rechazado a Jesús. 

Ira y gloria — ése es el mensaje de Apocalipsis. La gloria del regreso triunfante de Jesús y Su reinado sobre todo el mundo es algo que los cristianos pueden aceptar e incluso anhelar. Pero a muchos les resulta difícil, si no imposible, aceptar el concepto de Dios derramando Su ira. ¿Cómo puede un Dios de amor ser también un Dios de ira?

La Naturaleza de Dios 

Una cosa que tiene que entender es que Dios tiene dos aspectos de Su naturaleza. Por un lado, está lleno de gracia y misericordia y amor — tanto amor que envió a su Hijo unigénito para morir por los pecados del mundo, aunque no lo merecíamos.

Pero hay otro aspecto de Dios del que rara vez se habla, muy rara vez se predica y la mayoría de los cristianos no saben nada al respecto.  El otro lado del carácter de Dios es que Él es perfectamente justo, y perfectamente santo, y perfectamente recto. Y porque Él es perfectamente justo, santo y recto, no tolerará el pecado.

Como dije antes, Dios trata con el pecado de una de dos maneras: ya sea con ira o con gracia (Juan 3:36). Si está bajo gracia, entonces Jesús regresará como su bienaventurada esperanza. Pero si está bajo la ira de Dios, Él vendrá como su santo terror. Jesús es el amor de Dios y es la ira de Dios.

El Cordero y el León

Jesús vino la primera vez como un cordero sufriente para morir por los pecados de la humanidad. Como un cordero, caminó mansamente hasta la Cruz, donde derramó Su sangre para hacer posible que nos reconciliamos con nuestro Dios Creador. Mediante el sacrificio de ese Cordero manso y puro, Dios proporcionó el perdón de nuestros pecados (1 Juan 1:7).

Pero Jesús no regresará como un cordero sufriente. No, regresará como un león conquistador (Jeremías 25:30–31). Él va a rugir desde los cielos y va a derramar la ira de Dios sobre aquellos que han rechazado la gracia, la misericordia y el amor de Dios (Apocalipsis 19:11–18).

Una Visión Equilibrada de Dios

Nuevamente, quiero enfatizarles que Dios va a lidiar con el pecado. Quiero enfatizar esto con mucha fuerza. Hay un pasaje en la Biblia que describe gráficamente esta verdad. Se encuentra en el libro de Nahum, en el Antiguo Testamento.

Por cierto, Nahum es uno de esos libros bíblicos que la mayoría de los cristianos nunca han leído. Lo más probable es que ni siquiera puedan encontrarlo. Es uno de los llamados “Profetas Menores”.

Detesto ese término, porque hace que los libros parezcan poco importantes. Nada más lejos de la verdad. Los Profetas Menores son muy importantes. Los profetas que los escribieron resultaron ser breves. Son “menores” sólo en el sentido de que sus libros son más cortos que los “Profetas Mayores”.

Ahora note lo que dice Nahum acerca de la naturaleza dual de Dios y Su determinación de lidiar con el pecado. En el capítulo 1 y el versículo 7, Nahum escribe: “Jehová es bueno, fortaleza en el día de la angustia; y conoce a los que en él confían”.3 Esa es la imagen de Dios que a la mayoría de nosotros nos gusta apreciar. Así es como nos gusta pensar en Dios — un Dios lleno de amor, bondad, gracia, paciencia, misericordia y fuerza — un Dios que nos protegerá en nuestro día de angustia.

Pero observe el versículo 2: “Jehová es Dios celoso y vengador; Jehová es vengador y lleno de indignación”. Ahora Nahum nos señala el otro aspecto del carácter de Dios. Y continúa: “se venga de sus adversarios, y guarda enojo para sus enemigos. Jehová es tardo para la ira y grande en poder, y no tendrá por inocente al culpable”.

Léalo de nuevo — “Jehová es tardo para la ira y grande en poder, y no tendrá por inocente al culpable” (Nahum 1: 3). Esas son palabras amenazadoras.

Una Visión Pervertida de Dios

Satanás ha tratado de crear una imagen falsa de Dios como el Gran Oso de Peluche Cósmico — como una figura grande, suave, cálida y peluda en el cielo. De la misma manera, Satanás ha tratado de crear la impresión de que, cuando estemos ante el Señor para ser juzgados, Dios pondrá Su brazo grande y suave alrededor de nosotros y nos acercará a Él y nos abrazará y dirá: “Bueno, sé que nunca aceptó a Mi Hijo como su Señor y Salvador. Pero viviste una muy buena vida, y ciertamente eras mucho mejor que el viejo réprobo que estaba al final de la calle. Y entonces, debido a eso, voy a pasar por alto tus pecados y tu rechazo a mi Hijo. Sólo entra en Mi reino y disfruta de la vida eterna conmigo”.

Déjenme decirles algo. Ese no es el Dios de la Biblia. Dios va a lidiar con el pecado, y lo hará con gracia o con ira. Jesús es la gracia y Jesús es la ira. Él vino primero en amor. Regresará con ira. Y derramará la ira de Dios sobre aquellos que han rechazado el regalo de amor de Dios.

El Tema y el Enfoque

Eso nos lleva al tema del Apocalipsis. El libro es una historia sobre la Segunda Venida de Jesucristo. De principio a fin, nos señala el pronto regreso de Jesús como nuestro Señor y Salvador. De hecho, el tema del libro se menciona en el primer capítulo del versículo 7. Dice: “He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén”. Ese es el tema de todo el libro de principio a fin.

El libro se centra en lo que los profetas del Antiguo Testamento llamaron “el día del Señor” (Joel 2:1). En su sentido más amplio, este término se refiere al período desde el comienzo de la Tribulación hasta el final del Milenio. Su significado más restringido, dependiendo del contexto, es el día que culminará la historia. Comenzará con Jesús surgiendo de los cielos como un poderoso guerrero, regresando para derramar la ira de Dios sobre sus enemigos. Concluirá con Jesús vinculando atando a Satanás y estableciendo Su reino aquí en la tierra.

¿Es de extrañar que Satanás no quiera que leamos el libro de Apocalipsis? Es por eso que ha convencido bastante al cristiano promedio de que el libro es ininteligible, que el libro no se puede entender, que es simplemente un patio de recreo para intelectuales o fanáticos y que el cristiano promedio debe mantenerse alejado de él.

Pero una vez más, quiero recordarles las palabras de Dios en 2 Timoteo 3:16–17: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”. Eso es toda la Escritura, y eso incluye el libro de Apocalipsis.

Una Victoria Personal

Permítanme decirles cómo logré mi gran avance en la comprensión del libro de Apocalipsis. Como dije antes, durante 30 años pensé que era un rompecabezas chino. Durante 30 años lo evité como una plaga. Durante 30 años lo consideré un montón de palabrerías.

Y luego, un día, en un momento de fervor religioso, hice la promesa de leer el Nuevo Testamento de principio a fin. Cuando llegué al libro de Apocalipsis, pensé: “Estoy atrapado. Hice un voto y ahora tengo que cumplirlo”. Decidí leer el libro lo más rápido que pudiera. Pero antes de que pudiera comenzar a escanearlo, noté algo que nunca antes había notado porque el Espíritu Santo de Dios me llamó la atención.

Fue Apocalipsis 1:3. Mire lo que dice: “Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca”. Eso realmente me llamó la atención. Saltó de la página hacia mí. Dio testimonio a mi espíritu. “Bienaventurado el que lee el libro o lo oye leer”.

Soy una persona que cree en las promesas de Dios. Me regocijo por las bendiciones que Él promete, y quiero todas las bendiciones que Él tiene para ofrecer. Me emocionó descubrir que el libro de Apocalipsis es el único libro de la Biblia que comienza prometiendo al lector una bendición por leerlo.

¿Sabe lo que hice esa noche? Dejé de leer, incliné la cabeza y reclamé por adelantado la bendición de Apocalipsis 1:3 en oración. Dije: “Señor Dios, la bendición que quiero es la bendición de comprender este ‘rompecabezas chino’”.

Una Oración Contestada

Luego leí el libro. ¿Sabe qué? Obtuve algunas ideas mientras lo leía. Luego obtuve otra versión de la Biblia y oré: “Señor, reclamo Apocalipsis 1:3 en oración. Y la bendición que quiero, querido Señor, es la bendición del entendimiento”. Lo leí de principio a fin. Obtuve algunas ideas más. Entonces comencé a buscar otras traducciones para leer.

Empecé a emocionarme porque estaba empezando a entender lo que estaba leyendo. No entendía todo, pero algunas cosas empezaban a encajar. Una vez más, reclamé Apocalipsis 1:3 en oración. Dije: “Señor Dios, dame la bendición. Dámela de antemano. Voy a leerlo de principio a fin. Sabes que lo voy a hacer. Dame la bendición del entendimiento mientras leo”.

Bueno, he leído el libro de Apocalipsis cientos de veces desde entonces, y cada vez que todavía oro, “Oh, querido Dios, dame la bendición de Apocalipsis 1:3. Ayúdame a comprender más esta vez de lo que he entendido antes”. Cada vez Dios ha sido fiel a su promesa.

Todavía hay cosas en el libro de Apocalipsis que no entiendo. Probablemente hay algunas cosas que nadie entiende. En 1 Corintios 13:12 se nos dice que hay cosas en la Palabra de Dios que no podemos entender completamente, porque somos como una persona que se mira en un espejo oscuro. Pero, dice el pasaje, lo entenderemos cuando estemos cara a cara con Jesucristo.

No deje que eso lo desanime. Sólo tenga en cuenta que hay mucho más en el libro de Apocalipsis que puede comprender de lo que jamás será un misterio para usted, una vez que logre el avance psicológico fundamental de creer que Dios quiere que lo entienda.

Lea la parte 1 aquí

Lea la parte 3 aquí

Recurso recomendado:

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe

Estimados lectores: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

No hay comentarios:

Share/Bookmark