viernes, 16 de abril de 2021

Revista Llamada de Medianoche – Abril 2021

¡Tetelestai!

Haga clic sobre la imagen para descargar la revista 


Temas incluidos en esta edición:

»» El "inframundo" del Monte del Templo
»» Drones de Israel protegen a Etiopía de plaga de langostas
»» Israel: un pueblo muy especial
»» Jesús, el más poderoso 
»» La luz brillante del Resucitado

Entre otros.

Para poder descargar y leer esta revista, necesitará tener instalado el programa gratuito Adobe Reader.


Si desea obtener materiales adicionales, visite la página web del Ministerio Llamada de Medianoche:

miércoles, 7 de abril de 2021

El Evangelio del Reino en Mateo 24:14

Una Interpretación de Mateo 24–25 (parte 12)

Por Dr. Thomas Ice



“Y este evangelio del reino será predicado en todo el mundo para testimonio a todas las naciones, y luego vendrá el fin”. – Mateo 24:14 

A medida que el discurso de nuestro Señor se acerca al punto medio de la tribulación de siete años, el versículo 14 plantea una serie de cuestiones interpretativas. ¿Qué se entiende exactamente por “el evangelio del reino”? ¿Es esta proclamación aún un evento futuro? ¿Qué quiere decir “para testimonio a todas las naciones”? ¿Qué se entiende por “entonces vendrá el fin”?

El Evangelio del Reino

En pocas palabras, algunos creen que el “evangelio del reino” es el evangelio o el mensaje sobre el perdón de los pecados mediante la fe en Cristo, como se predica en las epístolas del Nuevo Testamento. Otros, como yo, creen que es más bien un término técnico que describe la venida del reino de Cristo, que conocemos como el milenio.

La palabra griega “evangelio” es una palabra compuesta formada por “buen” y “mensaje”. “Significaba originalmente la recompensa dada al mensajero, pero llegó a usarse para las buenas noticias que traía”.1 La palabra por sí misma simplemente significa “buenas noticias” ¿Buenas noticias sobre qué? Bueno, eso depende de lo que se esté hablando. Aquí la frase significaría buenas noticias sobre el reino.2 El Dr. J. Dwight Pentecost explica:

Durante el tiempo que el sistema político-religioso de la bestia esté en control absoluto, el evangelio del reino será predicado en todo el mundo (Mt. 24:14). El evangelio del reino fue predicado tanto por Jesús como por Juan (Mt 3:2; 4:17). Éste era el anuncio de las buenas noticias de que el reino estaba cerca. Este mensaje tenía un énfasis tanto soteriológico como escatológico…El evangelio del reino predicado en la Tribulación tendrá dos énfasis…Por un lado, anunciará las buenas noticias de que el advenimiento del Mesías está cerca, momento en el que introducirá la era mesiánica de bendición. Por otro lado, también ofrecerá a los hombres la salvación por gracia por medio de la fe basada en la sangre de Cristo.3

La palabra “reino” se usa 51 veces en Mateo. Es un tema importante en el evangelio judío de Mateo. El Dr. Stanley Toussaint ha hecho un estudio exhaustivo de cómo se usa “reino” en Mateo y ha concluido de la siguiente manera: “Cada vez que el término reino se utiliza teológicamente en Mateo, se refiere a lo mismo, el reino que aún está por venir en esta tierra, inaugurado y gobernado por el Mesías.4 Específicamente, el Dr. Toussaint tiene los siguientes comentarios sobre Mateo 24:14:

¿Qué es este “evangelio del reino”? Deben ser las mismas buenas noticias que se describieron en 3:2; 4:17, 23; y 9:35. La entrada al reino venidero se basaba en el arrepentimiento; eso era y es el evangelio del reino. En el contexto, sin embargo, también retrataría la cercanía del reino durante el período de la Tribulación.5

Tiempo de Cumplimiento

Hay tres de puntos de vista básicos sobre cuándo se cumplirá este pasaje. Son pasado, presente y futuro. Por supuesto, los preteristas creen que se cumplió en el año 70 d.C. Los historicistas creen que este pasaje se relaciona con el cumplimiento de la Gran Comisión, durante nuestra actual era de la iglesia. Los futuristas creen que se cumplirá durante los siete años de la Tribulación. 

Preterista

“Mateo 24:14 muestra claramente que el Evangelio sería predicado en todo el Imperio Romano antes de que Jesús regresar para juzgar a Jerusalén”, insiste el preterista Gary DeMar. Además afirma:

La palabra traducida “mundo” en 24:14 es la palabra griega oikoumene…Se traduce mejor como “tierra habitada”, “mundo conocido”, o el “Imperio Romano” (Hechos 11:28; 17:6)…Esta traducción nos ayuda a entender que Jesús estaba diciendo que el Evangelio sería predicado en todo el Imperio Romano antes de que Él regresara para juzgar a Jerusalén. De hecho, esto es exactamente lo que sucedió, y eso es lo que la Biblia dice que sucedió.7

Este pasaje no se ha cumplido en el pasado,8 como mostraré más adelante. Esto es principalmente cierto porque el contexto de Mateo 24 es futurista, como lo he estado demostrando a lo largo de la exposición de Mateo 24.

Historicista

El historicista toma Mateo 24:14 como cumplimiento de la Gran Comisión durante nuestra actual era de la iglesia. A. Lukyn Williams dice: “De modo que en la era presente no debemos esperar más que las misiones cristianas llegarán a los confines de la tierra, y que todas las naciones tendrán la oferta de salvación, antes de la aparición final de Cristo. El éxito de estos esfuerzos de evangelización universal es un problema lamentable”.9 

Este versículo se usa a menudo en las conferencias de misiones como motivación para convertirse en misionero. La Gran Comisión es suficiente, porque este pasaje se relaciona con el evangelismo durante la Tribulación, no para nuestra actual era de la iglesia.

Futurista

Creo que este pasaje se cumplirá en el futuro, no durante la actual era de la iglesia, sino durante la Tribulación. Básicamente, esto es cierto porque el contexto apoya un cumplimiento futuro, ya que el discurso de Cristo aún no se ha cumplido. 

El Significado de Mundo

Si bien es cierto que “mundo” (oikoumene) se usa en el Nuevo Testamento para referirse al “Imperio Romano del primer siglo”, su significado básico es el de la “tierra habitada”.10 Esta palabra compuesta contiene el prefijo oikos, que significa “casa”, por lo tanto, la parte del mundo “habitada” o “vivida”. El mundo habitado podría referirse al Imperio Romano si es apoyado por el contexto (por ejemplo Lucas 2:1), ya que la arrogancia romana pensaba que nada de importancia existía fuera de su reino. Sin embargo, esta palabra fue “usada anteriormente para el mundo cultural griego”.11

Dado que el significado central de oikoumene es “mundo habitado”, entonces el alcance de su significado tiene múltiples posibilidades dependiendo del referente. Si el referente contextual es romano, entonces se referirá al Imperio Romano, como en Lucas 2:1. Sin embargo, si su referente es global, entonces debe incluir al mundo entero, como en Hechos 17:31, que dice: “…”. Sin duda, oikoumene se puede usar globalmente, aunque puede tener un uso más restringido. El factor decisivo es el contexto. Por lo tanto, si Mateo 24:14 se cumplió en el año 79 d.C., entonces tendría un significado localizado como lo señaló DeMar. Sin embargo, si se cumple en el futuro, entonces tiene el significado de todo el mundo habitado en alguna fecha futura, que claramente incluiría mucho más que el antiguo Imperio Romano. 

Evangelismo Angelical

Creo que Apocalipsis 14:6 es un pasaje paralelo a Mateo 24:14. Ambos hablan de la evangelización durante la Tribulación de siete años, que conducen a la segunda venida de Cristo al planeta tierra. John MacArthur dice:

Justo antes de que se derramen los juicios de las copas y comience el gran holocausto final, y justo antes de que surjan los dolores de parto cada vez más rápidos en el reino, Dios presentará sobrenaturalmente el Evangelio a cada persona en la tierra. Él enviará un ángel con “el evangelio eterno para predicarlo a los que habitan en la tierra: a toda nación y raza y lengua y pueblo”, diciendo, “Teman a Dios y denle gloria, porque ha llegado la hora de su juicio. Adoren al que hizo los cielos y la tierra y el mar y las fuentes de las aguas” (Ap. 14:6–7).12

Curiosamente, ambos pasajes se mencionan alrededor de la mitad de la Tribulación. Esto probablemente ocurrirá en ese momento, porque es el punto medio de los siete años que la bestia requerirá el número seiscientos sesenta y seis en la mano derecha o en la frente de todo ser humano para comprar o vender (Ap. 13:16–18). Por lo tanto, es importante saber que el testimonio del Evangelio es dado a cada individuo en el que se les da la oportunidad de confiar en Cristo antes de que tomen el número. Además de eso, el tercer ángel le anuncia a cada individuo en el mundo que hay consecuencias por tomar la marca de la bestia. “Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe su marca en la frente o en la mano, 10 él también beberá del vino del furor de Dios que ha sido vertido puro en la copa de su ira, y será atormentado con fuego y azufre…para siempre jamás” (Ap. 14:9–11).

Parece que el período de la Tribulación será el mayor tiempo de evangelización que el mundo jamás haya visto. Habrá un evangelismo normal, como el que tenemos hoy. Luego estará el evangelismo de los 144,000 testigos judíos (Ap. 7:3–10; 14:1– 5); los dos testigos (Ap. 11:3–13), y el evangelismo angelical ya mencionado. David Cooper explica: “El propósito de predicar el Evangelio durante la Gran Tribulación es doble: primero, dar a todos los que buscan la verdad de corazón sincero una oportunidad de aceptar al Señor Jesucristo y la salvación a través de Él; en segundo lugar, preparar para el juicio a aquellos que no recibirán el amor de la verdad para que Dios sea justo al traer sobre ellos las terribles plagas predichas en Apocalipsis”.13

Entonces Vendrá el Fin

Antes Jesús dijo: “porque es necesario que esto acontezca; pero todavía no es el fin” (Mt. 24:6). Ahora Él dice que, después de la predicación exitosa del evangelio del reino a todo el planeta, “entonces vendrá el fin”. En el trasfondo, está el motivo del AT de la conversión de las naciones a Yahvé (comp. Is. 2:2–4; 45:20–22; 49:6; 55:5; 56:6–8; Miq. 4:1–3). Aquí, esa conversión anuncia el fin”.14 El fin del que se habla aquí no es el final del fin. Significa el fin de la era de la Tribulación mediante la segunda venida de Cristo (Mt. 24:27–31). El fin final ocurrirá mil años después, cuando el reino milenario de Cristo llegue a su fin.  

Conclusión

Dado que Mateo 24:14 es un evento futuro, entonces el Evangelio será predicado en todo el mundo, como se describe en Apocalipsis 14:6–7. Ambos pasajes se establecen en contextos que nos dicen que esta evangelización mundial tendrá lugar justo antes de la mitad de la Tribulación de siete años. Craig Kenner dice: “La afirmación de Jesús en 24:14 no implica que todos los pueblos se convertirán, sino que el reino no vendrá en su plenitud hasta que todos los pueblos hayan tenido la oportunidad de abrazar o rechazar al Rey que será su juez (25:31–32)”.15 Este pasaje no se cumplió más durante la natividad de la iglesia que la Gran Comisión. La profecía de Mateo 24:14, como todas las de ese contexto, aguarda un cumplimiento futuro, específicamente durante la futura Tribulación.

¡Maranata!


Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe

Notas al Pie

[1] Leon Morris, The Gospel According to Matthew (Grand Rapids: Eerdmans, 1992), f. n., 67, p. 88.

[2] La frase exacta, "evangelio del reino", solo se encuentra en el evangelio de Mateo en todo el Nuevo Testamento (4:23; 9:35; 24:14). 

[3] J. Dwight Pentecost, The Words and Works of Jesus Christ: A Study of the Life of Christ (Grand Rapids: Zondervan, 1981), pp. 400-01.

[4] Stanley D. Toussaint, "The Kingdom and Matthew’s Gospel," in Stanley D. Toussaint & Charles H. Dyer, Essays in Honor of J. Dwight Pentecost (Chicago: Moody Press, 1986), pp. 19-20.

[5] Toussaint, "The Kingdom and Matthew’s Gospel," p. 33.

[6] Gary DeMar, Last Days Madness: Obsession of the Modern Church (Powder Springs, GA: American Vision, 1999), p. 88.

[7] Gary DeMar, End Times Fiction: A Biblical Consideration of the Left Behind Theology (Nashville: Nelson, 2001), pp. 82-83.

[8] I have dealt more extensively with this matter in Thomas Ice, "The Global Proclamation of the Gospel," Pre-Trib Perspectives (March 2002), pp. 4- 5.

[9] A. Lukyn Williams, "St. Matthew" in H. D. M. Spence and Joseph S. Exell, ed., The Pulpit Commentary, 23 vols, (Grand Rapids, Eerdmans, 1974), vol. 15, p. 434.

[10]William F. Arndt and F. W. Gingrich, A Greek-English Lexicon of the New Testament (Chicago: University of Chicago Press, 1957), p. 563.

[11] Horst Balz & Gerhard Schneider, editors, Exegetical Dictionary of the New Testament, 3 vols. (Grand Rapids: Eerdmans, 1991), vol. 2, p. 503.

[12] John MacArthur, The New Testament Commentary: Matthew 24- 28 (Chicago: Moody Press, 1989), p. 29.

[13] David L. Cooper, Future Events Revealed: According to Matthew 24 and 25 (Los Angeles: David L. Cooper Publishing, 1935), p. 63.

[14] W. D. Davies and Dale C. Allison, Jr., A Critical and Exegetical Commentary on The Gospel According to Saint Matthew, 3 vols. (Edinburgh: T & T Clark, 1997), vol. 3, p. 344.

[15] Craig S. Kenner, A Commentary on the Gospel of Matthew (Grand Rapids: Eerdmans, 1999), p. 572.

Estimados lectores: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

martes, 6 de abril de 2021

La Centralidad de la Resurrección (pdf)

 ¿Es la esencia del Evangelio?

Por Dr. David R. Reagan

Haga clic sobre la imagen para ir a la página de descarga


Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe


Estimados lectores: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

La Centralidad de la Resurrección

¿Es la esencia del Evangelio?

Por Dr. David R. Reagan

Crecí en una iglesia legalista y sectaria que se consideraba la única iglesia verdadera. La iglesia tenía varias doctrinas distintivas. El uso de la música instrumental en la adoración era condenado como anti bíblico. El Espíritu Santo era visto como un objeto inanimado — es decir, la Biblia misma. El concepto de un futuro reinado del Señor en la tierra era despreciado. Y la regeneración bautismal era el concepto de salvación del grupo. O, para decirlo de otra manera, creían que eras salvo por el rito del bautismo. En consecuencia, uno de nuestros lemas favoritos era: “Te encuentras con la sangre en el agua” (hablando de la sangre de Jesús).

Sólo escuchábamos dos tipos de sermones. La mayoría, estaban relacionados con lo que llamábamos “el plan de salvación”. El resto se dedicaban a demostrar por qué éramos la única iglesia verdadera. 

Nuestro plan de salvación consistía de cinco pasos. Cuando éramos niños, nos enseñaron a memorizarlo mientras contábamos los pasos con los dedos. Los cinco pasos eran: “escuchar, creer, arrepentirse, confesar y bautizarse”.

Predicando un Plan

Nuestros ministros predicaban este plan una y otra vez, dedicando un sermón completo a cada paso. El sermón culminante —el tour de force — siempre era el del bautismo. Nuestros predicadores eran juzgados por el poder de sus sermones sobre el bautismo. Y a menudo eran tan conmovedores en su elocuencia, que los miembros que ya habían sido bautizados marchaban por los pasillos durante el “tiempo de invitación”, para ser bautizados una y otra vez — sólo para asegurarse de que “lo habían hecho bien”.

Cada versículo en la Biblia que mencionaba el agua se aplicaba al bautismo, fuera aplicable o no. Como suelen decir nuestros críticos, éramos un pueblo con “agua en el cerebro”. El único pasaje que nunca oíamos citar era el que se encuentra en 1 Corintios 1:17, donde el apóstol Pablo escribió: “Pues no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el evangelio”. Ese versículo era anatema para nosotros porque, en lo que a nosotros respecta, el bautismo era el evangelio. 

"La Resurrección", por el artista francés James Tissot (1836-1902).

Ahora tenga en cuenta que esta retorcida predicación del plan de salvación era presentada domingo tras domingo a una audiencia en la que el 90% de la audiencia ya había respondido al plan — y el resto eran niños pre–adolescentes que lo harían tan pronto como alcanzaran la “edad de responsabilidad” (que para nosotros era alrededor de los 13 años). El trágico resultado era que no había crecimiento espiritual en el Señor. ¿Cómo podría haberlo? Nos alimentaban sólo con bazofia — y nos la daban una y otra vez.  

No aprendíamos nada sobre la guerra espiritual ni sobre las cosas más profundas relacionadas con el Señor y nuestro caminar con Él. No teníamos ningún concepto sobre cómo aplicar la Biblia a nuestra vida diaria. Nos dejaban vivir en el poder de nuestra carne, ya que no sabíamos nada acerca del Espíritu de Dios.

Mientras nuestros ministros hablaban sin cesar sobre el plan de salvación, nos volvimos “tardos para oír” (Hebreos 5:11). Necesitábamos alimento sólido. Todo lo que obteníamos era leche (Hebreos 5:12). Estábamos atascados en los principios elementales, incapaces de avanzar hacia la madurez espiritual (Hebreos 6:1). Pero aún, teníamos los principios elementales erróneos. Instábamos a las personas a poner su fe en un plan en lugar de en un Salvador. No entendíamos que la salvación es una cuestión de relación con una persona: Jesús de Nazaret. En lugar de señalar a la gente a este Hombre, el Hijo de Dios, les pedíamos que pusieran su fe en un plan mecánico.

Un Punto de Inflexión Personal

El avance (y ruptura) para mí comenzó durante mi último año en la universidad en 1959, cuando mi mamá y mi papá me dieron un regalo de navidad muy especial. Era una copia del Nuevo Testamento en Inglés Moderno, de J.B Philips (Macmillan, 1958). 

Phillips fue un clérigo anglicano que intentó enseñar la Biblia a adolescentes británicos, durante la Segunda Guerra Mundial. Se dio cuenta de que el lenguaje shakesperiano de la Biblia King James desalentaba a los niños. Entonces, decidió preparar su propia traducción del pasaje de las Escrituras asignado cada semana. A los niños les encantó su versión fresca y moderna, que en realidad era más una paráfrasis que una traducción. 

Aunque se me había enseñado un gran respeto por la Biblia como la Palabra de Dios, a mí también me había desanimado el lenguaje forzado y arcaico de la versión King James. La versión de Phillips cambió todo eso. Hizo que la Biblia cobrara vida para mí. Por primera vez, la lectura de la Biblia se volvió agradable, tanto que, de hecho, no podía dejarla. Leía y leía y leía, y luego volvía a leer. 

Nunca volví a ser el mismo desde entonces. Es una de las razones por las que me apresuro a comprar una copia de cada nueva versión de la Biblia. Siempre obtengo una nueva perspectiva de cada una. 

Predicando al Hombre

La percepción que me cambió la vida, que recibí de la versión de Phillips vino de mi lectura del libro de los Hechos. Comencé a notar que nunca había escuchado sermones como los registrados allí. Tomemos, por ejemplo, el primer sermón del Evangelio que alguna vez se haya predicado — el que Pedro predicó en Pentecostés, después de la Ascensión de Jesús (Hechos 2:14:42). De principio a fin, el centro del sermón es Jesús.

Pedro comenzó con una afirmación de que “Jesús de Nazaret fue un hombre confirmado a ustedes por Dios a través de las obras de poder, los milagros y las señales que Dios mostró a través de él en medio de ustedes…” (Versión de Phillips, traducción de su servidor). En otras palabras, Jesús era Dios encarnado. Entonces Pedro afirmó audazmente que quienes lo escuchaban eran responsables del asesinato de Jesús. Luego se mueve al corazón de su sermón:

Dios lo volvió a la vida —y de hecho, no había nada por lo que la muerte pudiera detener a un hombre así…Cristo no fue abandonado en la muerte y su cuerpo nunca fue destruido. Cristo es el hombre Jesús, a quien Dios resucitó — ¡un hecho del que todos somos testigos presenciales! (versión de Phillips, traducción del traductor). 

Como dejan en claro estas palabras, el evangelio no es el bautismo. Es, en cambio, la Resurrección — el triunfo de Jesús sobre la muerte — porque este evento es lo que valida a Jesús como quien dijo que era; a saber, el Hijo de Dios. 

El tema del bautismo no surge hasta después de que el sermón termina. En respuesta al sermón, la gente exclama: “¿Qué debemos hacer?”. Pedro responde llamándolos a arrepentirse y bautizarse.

Centrándose en la Resurrección

La certeza y la gloria de la Resurrección, y la esperanza proporcionada por ella, es el enfoque central de todos los sermones registrados en el libro de los Hechos (todas las citas a continuación son de la RVA-2015, con énfasis añadido).

1) El segundo sermón de Pedro (pronunciado en el Monte del Templo): 

…Hombres de Israel…ustedes mataron al Autor de la vida, al cual Dios ha resucitado de los muertos… (Hechos 3:12, 15).

2) La predicación inicial de los apóstoles en Jerusalén:

Mientras ellos [los apóstoles] estaban hablando al pueblo, llegaron los sacerdotes, el capitán de la guardia del templo y los saduceos, resentidos de que [los apóstoles] enseñaran al pueblo y anunciaran en Jesús la resurrección de entre los muertos (Hechos 4:1–2).

3) Pedro ante el Concilio Sanedrín (los líderes espirituales de los judíos):

…sea conocido a todos ustedes y a todo el pueblo de Israel, que ha sido en el nombre de Jesucristo de Nazaret, a quien ustedes crucificaron y a quien Dios resucitó de entre los muertos. Por Jesús este hombre está de pie sano en su presencia (Hechos 4:10).

4) Los apóstoles predicando en Jerusalén, a medida que la persecución de la Iglesia aumentaba:

Con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia había sobre todos ellos (Hechos 4:33).

5) Pedro ante el Sanedrín otra vez:

El Dios de nuestros padres levantó a Jesús, a quien ustedes mataron colgándole en un madero. 

6) Esteban ante el Sanedrín:

¡He aquí, veo los cielos abiertos y al Hijo del Hombre de pie a la diestra de Dios! (Hechos 7:56)

7) Pedro predicándole a Cornelio y su casa en Cesarea Marítima:

Me refiero a Jesús de Nazaret…A él le mataron colgándole sobre un madero, pero Dios le levantó al tercer día… (Hechos 10:38–40). 

Este letrero está en la puerta de la Tumba del Jardín, en Jerusalén. 

8) Pablo en Antioquía de Pisidia (durante su segundo viaje misionero):

Hombres de Israel…Dios trajo para Israel un Salvador, Jesús…Dios le levantó de entre los muertos…esta [promesa] la ha cumplido Dios para nosotros sus hijos, cuando resucitó a Jesús… (Hechos 13:16, 23, 30, 33).

9) Pablo en Atenas (durante su segundo viaje misionero):

…les anunciaba [Pablo] el evangelio de Jesús y la resurrección (Hechos 17.18).

10) El sermón de Pablo en el Areópago, en Atenas:

Por cuanto ha establecido [Dios] un día en el que ha de juzgar al mundo con justicia por medio del Hombre a quien ha designado, dando fe de ello a todos, al resucitarle de entre los muertos (Hechos 17:31).

11) La defensa de Pablo ante el rey Agripa (en Cesarea Marítima):

Me he mantenido firme hasta el día de hoy, dando testimonio a pequeños y a grandes, sin decir nada ajeno a las cosas que los profetas y Moisés dijeron que habían de suceder: que el Cristo había de padecer, y que por ser el primero de la resurrección de los muertos, había de anunciar luz al pueblo y a los gentiles (Hechos 26:22–23). 

Un letrero en los terrenos de la Tumba del Jardín, en Jerusalén.

La Centralidad de la Resurrección

Como pueden ver, el mensaje central, repetidamente, es que “¡Jesús ha resucitado!”. En 1 Corintios 15, Pablo afirma dogmáticamente que “si Cristo no ha resucitado, vana es nuestra predicación; vana también es la fe de ustedes” (versículo 14). Luego vuelve a declarar la misma verdad con palabras similares con gran fuerza: “…si Cristo no ha resucitado, la fe de ustedes es inútil; todavía están en sus pecados” (versículo 17).Luego declara: Pero ahora, Cristo sí ha resucitado de entre los muertos, como primicias de los que durmieron” (versículo 20). La conclusión, como Pablo lo expresa tan sucintamente en Romanos 1:4 es que Jesús “…fue declarado Hijo de Dios con poder…por su resurrección de entre los muertos…”. En resumen, la Resurrección es el validador de Jesús como Salvador y Señor. 

Pedro se hace eco de este sentimiento en 1 Pedro 1:3— Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien según su grande misericordia nos ha hecho nacer de nuevo para una esperanza viva por medio de la resurrección de Jesucristo de entre los muertos…”.

Jesús mismo enfatizó la importancia de Su resurrección cuando se le apareció a Juan en la isla de Patmos, 65 años después de Su Ascensión al Cielo. Jesús dijo: “No temas. Yo soy el primero y el último, el que vive. Estuve muerto, y he aquí que vivo por los siglos de los siglos. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades” (Apocalipsis 1:17–18).

¡Qué palabras tan increíbles! Y cuán tranquilizadoras son para todos los que han puesto su fe en Jesús. Él está diciendo: “Soy el comienzo de la historia. Soy el fin de la historia. Soy el significado de la historia. Estuve muerto, pero ahora estoy vivo. Y debido a que he vencido a la muerte, tengo autoridad sobre ella”.

Un día pronto, Jesús ejercerá esa autoridad al resucitar a todos los muertos que hayan puesto su fe en Él. Los que estén vivos en ese momento serán trasladados — cambiados de mortales a inmortales — en un abrir y cerrar de ojos (1 Tesalonicenses 4:13–18).

¿Serás uno de ésos? Lo serás si pones tu fe en Jesús. No puedes ser salvo poniendo tu fe en una iglesia, un credo o un “plan de salvación”. 

Jesús le dijo a ella [Martha]: “Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá” (Juan 11:25 — hablado por Jesús a Marta en la tumba de Lázaro). 

Si desea obtener recursos adicionales sobre este tema, visite nuestra sección:
La Resurrección en la Profecía

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe


Estimados lectores: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

viernes, 2 de abril de 2021

Una Docena de las Profecías Más Importantes de la Biblia (pdf)

Profecías Mesiánicas

Por Dr. David R. Reagan

Haga clic sobre la imagen para ir a la sección de descarga


Mi selección de las profecías a presentar, como verá, fue guiada por su relevancia para el Mesías. Y esta decisión fue impulsada por la declaración en Apocalipsis 19:10 de que “el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía”.

No he enumerado las profecías en orden de importancia. Más bien, se enumeran en orden cronológico, según se relacionan con la vida de Jesús.


Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe

Estimados lectores: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

miércoles, 31 de marzo de 2021

La Historia de la Resurrección

Por Dr. Arnold G. Fruchtenbaum

El Amanecer del Día de Resurrección

El amanecer del día de la Resurrección está registrado por dos de los Evangelios: Mateo 28:1 y Marcos 16:1. Mateo 28:1 declara: Al final de los sábados, al amanecer del día uno de la semana, llegó Miriam de Magdala, con la otra Miriam, para ver el sepulcro (BTX).

Cuando la mayoría de los creyentes gentiles leen: Al final de los sábados, al amanecer del día uno de la semana, piensan en términos de las horas muy tempranas de la mañana del domingo. Y, a partir de esta suposición, se originaron los tradicionales cultos de domingo de resurrección. Pero ése no es el punto de este texto.

Al determinar el momento real de la Resurrección, debemos recordar que el primer día de la semana judía es desde el ocaso del sábado hasta el ocaso del domingo. El término “amanecer” se usa para referirse al momento del día cuando la luz comienza a aparecer en el horizonte, antes de que el sol comience a aparecer. Pero, en el significado original, la palabra amanecer simplemente significaba “hacia el comienzo del nuevo día”, sin importar qué momento del día era. Cuando el texto declara: Al final de los sábados, significa yendo hacia el atardecer del sábado por la noche. 

Debe recordarse que los escritores de los evangelios eran todos judíos, y el elemento para medir el tiempo que usaron era el tiempo judío, no el tiempo gentil. 

Los gentiles miden el tiempo de un día de la medianoche a la medianoche, pero el día judío es de ocaso a ocaso. El nuevo día comienza tan pronto como tres estrellas aparecen después del ocaso. Por lo tanto, cuando Mateo dijo: Al final de los sábados, al amanecer del día uno de la semana, quiso decir sábado por la tarde, hacia el anochecer; el sol se había puesto, y la primera de las tres estrellas estaba comenzando a aparecer. Ése fue el amanecer del primer día de la semana. 

La declaración de Marcos: Pasado el sábado (BTX), muestra que él comienza su elemento de tiempo para el momento cuando las tres estrellas ya habían aparecido en la noche del sábado. Por lo tanto, las mujeres fueron a visitar la tumba en la noche del sábado.

La Resurrección, entonces, ocurrió en algún momento entre las horas del sábado por la tarde y las primeras horas de la mañana del domingo. De nuevo, debe tenerse en cuenta que la noche del sábado ya es el primer día de la semana. Si esto se tiene en cuenta, estos pasajes se entenderán mejor.


Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe

Nota: Éste es un breve fragmento del Estudio Bíblico Mesiánico La Resurrección del Mesías, que se encuentra disponible sólo en inglés.

Si desea obtener más información sobre este tema, visite nuestra sección:

martes, 30 de marzo de 2021

Folleto electrónico: Promesas de Dios para Sus Hijos (pdf)

 Por Dr. Dennis Rokser

Haga clic sobre la imagen para descargar el documento


Preguntas Cruciales para la Vida del Cristiano

Ya que la gracia de Dios ha provisto todo lo que el creyente en Cristo necesita para su vida presente como también para la eternidad, hay dos preguntas cruciales que debemos enfrentar en nuestra vida cotidiana:

1. ¿Estamos dispuestos a estudiar las verdades de la Palabra de Dios para que podamos entender sus perspectivas, principios, preceptos y promesas?

2. ¿Estamos dispuestos a responder a las verdades reveladas por Dios en Jesucristo, por medio de la fe?

Dios no bendice la ignorancia y la incredulidad puesto que éstas son serios obstáculos en la vida del cristiano. Las razones son obvias: no puedes creer en algo que no conoces. Es más, al conocer la verdad de Dios y no responder a ella por fe, no habrá apropiación práctica de estas verdades en tu vida. Por lo tanto, el conocimiento de la Palabra de Dios y la fe en sus promesas son absolutamente esenciales para la vida del creyente.

Dos Extremos que Debemos Evitar 

Habiendo sido salvos por medio de la gracia de Dios, muchos creyentes nuevos comienzan a vivir la vida cristiana sin tener una idea realista sobre “cómo” debe vivirse. Sin el aprendizaje preciso y balanceado de las Escrituras, por lo general se desarrollan o adoptan  dos extremos: o el caminar del creyente se vuelve mecánico, o abraza lo místico.

Con respecto al primero, la vida cristiana que es mecánica implica una obediencia rígida a  ciertas reglas y un cumplimiento despiadado de “lo que es bueno”. Puede manifestarse en mucho “ajetreo” para el Señor, pero por lo general está espiritualmente estéril de genuina fecundidad. 

El creyente a veces puede pensar que es espiritual por sus obras, perdiendo por completo la gracia de Dios. Este enfoque mecánico conduce a la  arrogancia o la desesperación, dependiendo de cómo uno crea que lo está haciendo: bien o mal. Apesta a legalismo. 

Por otro lado, algunos creyentes han abrazado una forma mística de la vida cristiana. Para ellos el andar del cristiano es “misterioso” o “profundo.” A veces buscan “nuevas bendiciones” y no se dan cuenta que ya han sido “agraciados” en Cristo”.

Otros viven en miedo porque creen que hay un demonio en cada esquina, o procuran cierto don espiritual para demostrar su espiritualidad. Con frecuencia buscan nuevas “revelaciones.” Aunque aceptan la inerrancia de las Escritura, niegan su suficiencia de una manera práctica. Algunos han llegado al extremo de abusar de la gracia de Dios, como si fuera una licencia para pecar. , dándose licencia para pecar abusando la gracia de Dios. Esto es algo que debemos evitar a toda costa.

El Dr. Rokser es el Pastor-Maestro de la Iglesia Bíblica de Duluth, Minnesota. Tiene los títulos de Maestría en Divinidad y Doctorado en Ministerio del Grace Biblical Seminary (duluthbible.org)

lunes, 29 de marzo de 2021

La Muerte del Mesías en la Profecía

Por Dr. David R. Reagan


Las profecías sobre el sufrimiento y la muerte del Mesías son increíblemente de naturaleza específica y detallada. De hecho, la profecía más asombrosa de David sobre el Mesías se refería a Su sufrimiento y muerte. 

Hay un total de 34 profecías acerca de la traición, el sufrimiento y la muerte del Mesías, y la mayoría se cumplieron durante el período de 24 horas desde el momento de Su arresto hasta el momento de Su muerte. 

Para darle una idea de la especificidad de las profecías, considere la siguiente lista: 

1) Momento de la muerte 

Profecía: “Sabe, pues, y entiende, que desde la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas…Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías...” (Daniel 9:25-26). 

Cumplimiento: Las “semanas” en esta profecía se refieren a semanas de años. Así, el Mesías morirá 69 semanas de años (483 años) después de emitirse el edicto para reconstruir Jerusalén. El edicto relevante fue emitido el año 457 a.C., por Artajerjes. Luego, tal como fue profetizado, 483 años después, Jesús comenzó Su ministerio (27 d.C.), lo que lo llevó a ser crucificado (“cortado”). 

2) Entrada a Jerusalén sobre un asno 

Profecía: “Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno… (Zacarías 9:9). 

Cumplimiento: “…grandes multitudes…al oír que Jesús venía a Jerusalén, tomaron ramas de palmera y salieron a recibirle, y clamaban: ¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor, el Rey de Israel! Y halló Jesús un asnillo, y montó sobre él, como está escrito: He aquí tu Rey viene, montado sobre un pollino de asna” (Juan 12:12-15. Vea también Mateo 21:1-11; Marcos 11:1-10). 

3) Experimenta profundo dolor y agonía 

Profecía: Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto…Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho” (Isaías 53:3,11. Vea también Salmos 55:12-14). 

Cumplimiento: “Y tomando a Pedro, y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a angustiarse en gran manera. Entonces Jesús les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte…” (Mateo 26:37-38. Vea también Marcos 14:32-42 y Lucas 22:39-46). 

4) Traicionado por un amigo que comería con Él 

Profecía: “Aun el hombre de mi paz, en quien yo confiaba, el que de mi pan comía, alzó contra mí el calcañar” (Salmos 41:9). 

Cumplimiento: “…se sentó a la mesa con los doce. Y mientras comían, dijo: De cierto os digo, que uno de vosotros me va a entregar” (Mateo 26:20-21). 

“…vino Judas, uno de los doce…a Jesús y dijo: ¡Salve, Maestro! Y le besó” (Mateo 26:47,49). 

5) Traicionado por 30 piezas de plata 

Profecía: “Y les dije: Si os parece bien, dadme mi salario; y si no, dejadlo. Y pesaron por mi salario treinta piezas de plata” (Zacarías 11:12). 

Cumplimiento: “Entonces uno de los doce, que se llamaba Judas Iscariote, fue a los principales sacerdotes, y les dijo: ¿Qué me queréis dar, y yo os lo entregaré? Y ellos le asignaron treinta piezas de plata” (Mateo 26:14-15). 

6) Disposición del dinero de la traición 

Profecía: “Y me dijo Jehová: Échalo al tesoro…Y tomé las treinta piezas de plata, y las eché en la casa de Jehová al tesoro” (Zacarías 11:13). 

Cumplimiento: “…[Judas]devolvió arrepentido las treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y a los ancianos, y arrojando las piezas de plata en el templo, salió…Los principales sacerdotes, tomando las piezas de plata…compraron con ellas el campo del alfarero, para sepultura de los extranjeros” (Mateo 27:3, 5-7). 

7) Abandonado por Sus discípulos 

Profecía: “Hiere al pastor, y serán dispersadas las ovejas…” (Zacarías 13:7). 

Cumplimiento: “…dijo Jesús a la gente: ¿Como contra un ladrón habéis salido con espadas y con palos para prenderme?...Entonces todos los discípulos, dejándole, huyeron” (Mateo 26:55-56). 

8) Acusado por falsos testigos 

Profecía: “Se levantan testigos malvados; de lo que no sé me preguntan; Me devuelven mal por bien, para afligir a mi alma” (Salmos 35:11-12). 

Cumplimiento: “Y los principales sacerdotes y los ancianos y todo el concilio, buscaban falso testimonio contra Jesús, para entregarle a la muerte” (Mateo 26:59:63. Vea también Marcos 14:55-59). 

9) Mudo ante Sus acusadores 

Profecía: “Angustiado él, y afligido, no abrió su boca…” (Isaías 53:7). 

Cumplimiento: “Pero Jesús no le respondió ni una palabra [a Pilato]; de tal manera que el gobernador se maravillaba mucho” (Mateo 27:14. Vea también 1 Pedro 2:23). 

10) Escupido 

Profecía: “…no escondí mi rostro de injurias y de esputos” (Isaías 50:6). 

Cumplimiento: “Entonces le escupieron en el rostro…” (Mateo 26:67). 

11) Golpeado 

Profecía: “…con vara herirán en la mejilla al juez de Israel” (Miqueas 5:1). 

Cumplimiento: “y le dieron de puñetazos, y otros le abofeteaban” (Mateo 26:67). 

12) Azotado 

Profecía: “Di mi cuerpo a los heridores…” (Isaías 50:6). 

Cumplimiento: “… y habiendo azotado a Jesús, le entregó [Pilato] para ser crucificado” (Mateo 27:26) 

13) Rostro desfigurado 

Profecía: “…de tal manera fue desfigurado de los hombres su parecer, y su hermosura más que la de los hijos de los hombres” (Isaías 52:14). 

Cumplimiento: “Y escupiéndole [los soldados], tomaban la caña y le golpeaban en la cabeza” (Mateo 27:30). 

14) Barba arrancada 

Profecía: “[Di] mis mejillas a los que me mesaban la barba…” (Isaías 50:6). 

Cumplimiento: No hay un registro cumplido de la barba de Jesús siendo arrancada. Es probablemente una de las torturas que soportó a manos de los soldados. (Marcos 15:16-20). 

15) Humillado 

Profecía: “…no escondí mi rostro de injurias…” (Isaías 50:6. Vea también Salmos 69:19; 22:6-18). 

Cumplimiento: “Y [los soldados] le vistieron de púrpura, y poniéndole una corona tejida de espinas, comenzaron luego a saludarle: ¡Salve, Rey de los judíos!...y puestos de rodillas le hacían reverencias” (Marcos 15:17-19). 

16) Agotamiento físico 

Profecía: “Como un tiesto se secó mi vigor…” (Salmos 22:15). 

Cumplimiento: “Y llevándole, tomaron a cierto Simón de Cirene, que venía del campo, y le pusieron encima la cruz para que la llevase tras Jesús (Lucas 23:26). 

17) Crucificado 

Profecía: “…horadaron mis manos y mis pies” (Salmo 22:16. Vea también Zacarías 13:6). 

Nota: Esta profecía fue escrita por David mil años antes de que Jesús naciera y 700 años antes de que los romanos refinaran la crucifixión como método de ejecución. En el momento en que fue escrita, los judíos ejecutaban a la gente lapidándolas. Eso todavía era cierto en el tiempo de Jesús, pero los judíos estaban bajo el dominio romano y ya no tenían la autoridad para ejecutar a alguien. 

Cumplimiento: “Y cuando llegaron al lugar llamado de la Calavera, le crucificaron allí, y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda” (Lucas 23:33). 

18) Identificado con los pecadores 

Profecía: “… [Jesús] derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores…” (Isaías 53:12). 

Cumplimiento: “Crucificaron también con él a dos ladrones, uno a su derecha, y el otro a su izquierda” (Marcos 15:27). 

19) Objeto de burla y ridículo 

Profecía: “Mas yo soy gusano, y no hombre; oprobio de los hombres, y despreciado del pueblo. Todos los que me ven me escarnecen; estiran la boca, menean la cabeza, diciendo: Se encomendó a Jehová; líbrele él…puesto que en él se complacía” (Salmos 22:6-8. Vea también Salmos 69:20; 109:25). 

Cumplimiento: “Y el pueblo estaba mirando; y aun los gobernantes se burlaban de él, diciendo: A otros salvó; sálvese a sí mismo, si éste es el Cristo, el escogido de Dios. Los soldados también le escarnecían…Y uno de los malhechores que estaban colgados le injuriaba, diciendo: Si tú eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros” (Lucas 23:35-36, 39). 

20) Experimenta sed 

Profecía: “mi lengua se pegó a mi paladar…” (Salmos 22:15. Vea también Salmos 69:3, 21). 

Cumplimiento: “…sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliese: Tengo sed” (Juan 19:28). 

21) Se le da a beber vinagre 

Profecía: “Me pusieron además hiel por comida, y en mi sed me dieron a beber vinagre” (Salmos 69:21). 

Cumplimiento: “…corriendo uno de ellos, tomó una esponja, y la empapó de vinagre, y poniéndola en una caña, le dio a beber” (Mateo 27:48). 

22) Los amigos están lejos 

Profecía: “Mis amigos y mis compañeros se mantienen lejos de mi plaga, 

Y mis cercanos se han alejado” (Salmos 38:11). 

Cumplimiento: “Pero todos sus conocidos, y las mujeres que le habían seguido desde Galilea, estaban lejos mirando estas cosas” (Lucas 23:49). 

23) Es observado 

Profecía: “…ellos me miran y me observan” (Salmos 22:17). 

Cumplimiento: “Y el pueblo estaba mirando…” (Lucas 23:35). 

24) Sus vestidos divididos entre los perseguidores 

Profecía: “Repartieron entre sí mis vestidos” (Salmos 22:18). 

Cumplimiento: “…los soldados…tomaron sus vestidos, e hicieron cuatro partes, una para cada soldado” (Juan 19:23). 

25) Suerte echada por sus vestidos 

Profecía: “…Y sobre mi ropa echaron suertes” (Salmos 22:18). 

Cumplimiento: “…su túnica era sin costura, de un solo tejido de arriba abajo. Entonces dijeron entre sí: No la partamos, sino echemos suertes sobre ella, a ver de quién será…” (Juan 19:23-24). 

26) Tinieblas al mediodía 

Profecía: “Acontecerá en aquel día, dice Jehová el Señor, que haré que se ponga el sol a mediodía, y cubriré de tinieblas la tierra en el día claro” (Amós 8:9). 

Cumplimiento: “Y desde la hora sexta [mediodía] hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena 3 pm]” (Mateo 27:45). 

27) Un grito de desorientación debido a la separación de Dios 

Profecía: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” (Salmo 22:1). 

Cumplimiento: “Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo…Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? (Mateo 27:46). 

28) Ora por los perseguidores 

Profecía: “En pago de mi amor me han sido adversarios; mas yo oraba” (Salmos 109:4. Vea también Isaías 53:12). 

Cumplimiento: “Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes” (Lucas 23:34). 

29) Un grito de victoria 

Profecía: “Vendrán, y anunciarán su justicia; a pueblo no nacido aún, anunciarán que él hizo esto” (Salmos 22:31). 

Nota: La frase traducida, “él hizo esto”, literalmente significa, “Él la ha consumado”. 

Cumplimiento: “Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu” (Juan 19:30). 

30) Entrega voluntaria del espíritu 

Profecía: “En tu mano encomiendo mi espíritu; Tú me has redimido, oh Jehová, Dios de verdad” (Salmos 31:5). 

Cumplimiento: “Entonces Jesús, clamando a gran voz, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Y habiendo dicho esto, expiró” (Lucas 23:46). 

31) Ningún hueso es roto 

Profecía: “El guarda todos sus huesos; ni uno de ellos será quebrantado” (Salmo 34:20). 

Cumplimiento: “Vinieron, pues, los soldados, y quebraron las piernas al primero, y asimismo al otro que había sido crucificado con él. Mas cuando llegaron a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas” (Juan 19:32-33). 

32) Perforado en el costado 

Profecía: “…mirarán a mí, a quien traspasaron…” (Zacarías 12:10). 

Cumplimiento: “Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza…” (Juan 19:34). 

33) Muerte por un corazón roto 

Profecía: “…Mi corazón fue como cera, derritiéndose en medio de mis entrañas” (Salmos 22:14). 

Cumplimiento: “Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua” (Juan 19:34). 

Nota: La separación de la sangre y el agua es una señal de un corazón roto. 

34) Sepultado en la tumba de un hombre rico 

Profecía: “Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte…” (Isaías 53:9). 

Cumplimiento: “Cuando llegó la noche, vino un hombre rico de Arimatea, llamado José… Este fue a Pilato y pidió el cuerpo de Jesús…Y tomando José el cuerpo…y lo puso en su sepulcro nuevo, que había labrado en la peña…” (Mateo 27:57-60). 

Observe cuán específicas y comprensibles son todas las profecías que están enumeradas arriba con respecto a la muerte del Mesías. Sin embargo, el mundo prefiere prestar atención a las supuestas profecías de un hombre poseído por demonios como Nostradamus. Sus cuartetos poéticos son unas galimatías indescifrables que sólo se pueden aplicar a los eventos después de que suceden, y luego sólo con mucha imaginación.


Si desea obtener recursos adicionales, visite nuestra sección:

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe


Estimados lectores: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

Una Docena de las Profecías Más Importantes de la Biblia (parte 2 de 2)

Profecías Mesiánicas

Por Dr. David R. Reagan

7. La Muerte del Mesías

Salmos 22:16 — “Horadaron mis manos y mis pies”.

Los primeros 21 versículos de este salmo describen la crucifixión del Mesías y el terrible sufrimiento físico, mental y espiritual que soportaría en la Cruz. David escribió este salmo 1,000 años antes del nacimiento de Jesús. En ese momento, sólo había una forma de ejecutar a alguien bajo la ley judía, y era la lapidación. Mil años después, ése seguía siendo el caso, pero, en la época de Jesús, la nación de Israel estaba bajo el gobierno romano, y los judíos ya no tenían el poder de ejecución. Se les exigía que obtuvieran el permiso romano, y los romanos ejecutaban por medio de la crucifixión. Ésta tiene que ser una de las profecías más increíbles en toda la Palabra de Dios. Además, la profecía implica la resurrección entre los versículos 21 y 22. Esto se debe a que en el versículo 21, el Mesías clama a Dios el Padre por liberación y, en los siguientes tres versículos, alaba al Padre por su liberación. El resto del salmo (versículos 25-31) profecías sobre el reinado milenial del Señor.

8. La Resurrección del Mesías


Lucas 9:21-22 — “Pero él [Jesús] les mandó [a los discípulos]  que a nadie dijesen esto, encargándoselo rigurosamente, y diciendo: Es necesario que el Hijo del Hombre padezca muchas cosas, y sea desechado por los ancianos, por los principales sacerdotes y por los escribas, y que sea muerto, y resucite al tercer día”.

Esta profecía de Jesús acerca de Su muerte y resurrección fue presentada a Sus discípulos varias veces y también ésta registrada en dos de los otros evangelios (Mateo 16:21; Marcos 8:31). La resurrección profetiza del Mesías también se menciona en las Escrituras hebreas en Salmos 16:10, donde David escribió: “No permitirás [Dios] que tu santo [el Mesías] vea corrupción”.

9. La Iglesia del Mesías

Mateo 16:18 — “Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella”.

En esta declaración, Jesús profetiza el establecimiento de Su Iglesia sobre la confesión de Pedro de que Él (Jesús) es “el Mesías, el Hijo del Dios viviente” (Mateo 16:10). Esta profecía se cumplió el Día de Pentecostés, después de la crucifixión, sepultura y resurrección de Jesús, cuando Pedro predicó el primer sermón del Evangelio y 3,000 personas respondieron. La profecía se ha seguido cumpliendo durante los pasados 2,000 años, ya que Jesús ha sostenido a la Iglesia a través del hostigamiento y la persecución constantes. 

10. La Aparición del Mesías por Su Iglesia


1 Tesalonicenses 4:16-17 — “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor”.

Estas palabras reconfortantes están tomadas del pasaje más explícito del Nuevo Testamento sobre el Rapto de la Iglesia — específicamente, el día en que Jesús aparecerá en los cielos y sacará a todos los santos de la Era de la Iglesia, tanto a los vivos como a los muertos. Otros pasajes dejan en claro que esto sucederá antes de que la Gran Tribulación comience. 

11. La Segunda Venida y el Reinado del Mesías


Zacarías 14:1-9 — He aquí, el día de Jehová viene…Porque yo reuniré a todas las naciones para combatir contra Jerusalén; y la ciudad será tomada, y serán saqueadas las casas, y violadas las mujeres; y la mitad de la ciudad irá en cautiverio, mas el resto del pueblo no será cortado de la ciudad. Después saldrá Jehová y peleará con aquellas naciones, como peleó en el día de la batalla. Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en medio, hacia el oriente y hacia el occidente, haciendo un valle muy grande; y la mitad del monte se apartará hacia el norte, y la otra mitad hacia el sur…Acontecerá también en aquel día, que saldrán de Jerusalén aguas vivas, la mitad de ellas hacia el mar oriental, y la otra mitad hacia el mar occidental, en verano y en invierno. Y Jehová será rey sobre toda la tierra. En aquel día Jehová será uno, y uno su nombre”.

La gran mayoría de cristianos en el mundo hoy asiste a iglesias que enseñan el punto de vista amilenial sobre los tiempos del fin — un punto de vista que dice que Jesús nunca regresará a esta tierra para reinar sobre todas las naciones del mundo. En cambio, Él simplemente aparecerá en los cielos y llevará a todos los creyentes de regreso al Cielo con Él. Pero este pasaje profetiza específicamente que el Mesías regresará al Monte de los Olivos en Jerusalén, y se convertirá en rey sobre toda la tierra. El libro de Apocalipsis dice lo mismo en el capítulo 20, y declara seis veces que el reinado durará mil años.

12. El Reinado Eterno del Mesías

Apocalipsis 21:1-4 — Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron…Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron”.

Los creyentes vivirán eternamente en cuerpos nuevos en una nueva Jerusalén ubicada en una tierra nueva. La maldición será abolida. Todo dolor, sufrimiento y muerte dejarán de existir. Y Dios el Padre y Su Hijo, el Mesías Jesús, vendrán a la tierra y vivirán en nuestra presencia. ¡Aleluya!


Lea la parte 1 aquí

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe

Original article:

Estimados lectores: Gracias a las ofrendas de amor de nuestros colaboradores, podemos poner gratuitamente a su disposición este material exclusivo de nuestro Ministerio. Si siente de parte del Señor apoyar la labor que su servidor está llevando a cabo, visite nuestra sección Donativos, para descubrir cómo podrá hacerlo.

Share/Bookmark