jueves, 1 de agosto de 2019

La Divinidad de Jesús (parte 2)

¿Mito o Realidad?



La Evidencia Bíblica

En 1 Pedro 3:15 se exhorta a los creyentes a estar preparados para presentar defensa de su fe y esperanza. Por consiguiente, los cristianos necesitan estar familiarizados con la evidencia bíblica de la divinidad de Jesús. Considerémosla. 

A. El Testimonio de la Profecía Bíblica

1) Génesis 3:15 — Dios le dice a Adán y Eva que la salvación para la humanidad vendrá a través de “la simiente de la mujer”, indicando que el Mesías tendrá un nacimiento milagroso.

2) Salmos 2:7 — David declara que Dios ha declarado a Su Hijo que ha sido engendrado y que algún día gobernará sobre todo el mundo. Ésta es una declaración clara de que el Mesías será de la misma naturaleza que Dios (engendrado del Padre), y se relacionará con el Padre como Su Hijo. También indica que el Hijo existió antes de encarnarse.

3) Salmos 16:10 — David declara que el “santo” de Dios no verá “corrupción”. Ésta es una profecía que el Mesías será resucitado de entre los muertos. Y la referencia al Mesías como el “santo” de Dios es una indicación de Su divinidad.

4) Salmos 45:6-7 — En este notable pasaje, Dios el Padre se refiere a Su Hijo como Dios: “Por tanto, te ungió Dios, el Dios tuyo…”. El escritor de Hebreos cita este pasaje para establecer la deidad de Jesús (Hebreos 1:9).

5) Salmos 110:1 — David dice que Dios el Padre habla a “mi Señor” y dice, “Siéntate a mi diestra…”. Ésta es una profecía que el Mesías será glorificado por el Padre al sentarse en Su trono a Su diestra. Observe que el Mesías es referido por David como “mi Señor”, un término que David usa sólo en referencia a la deidad. 

6) Isaías 6:1 — Isaías dice que fue al Templo y tuvo una visión en la que vio a Yahveh (el Padre) “sentado sobre un trono alto y sublime”. En Juan 12:41 se nos dice que lo que Isaías realmente vio fue a Jesús en aparición pre-encarnada.

7) Isaías 7:14 — El profeta dice que una joven dará a luz un hijo cuyo nombre será llamado “Emanuel”. Mateo dice que un ángel del Señor se le apareció a José y le dijo que esta profecía se cumpliría en el nacimiento virginal de Jesús (Mateo 1:18-23). El nombre, Emanuel, significa, “Dios con nosotros”. 

8) Isaías 9:6 — En una de las afirmaciones más acentuadas de la deidad del Mesías, Isaías dice que el Mesías será llamado “Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz”. También añade que algún día tomará el trono de David y gobernará “para siempre” (versículo 7).

9) Daniel 7:13-14 — Al profeta se le da una visión del Mesías viniendo delante de Dios el Padre y siéndole presentadas todas las naciones de la tierra como Su reino. Se declara que Su dominio es “eterno”. Y el título mesiánico conferido al Mesías es el “Hijo del Hombre”. Este título indica que el Mesías será Dios en la carne.

10) Miqueas 5:2 — En esta famosa profecía, Miqueas declara que el Mesías nacerá en Belén. Pero lo que a menudo se pasa por alto es el hecho de que él declara que el Mesías será “desde los días de la eternidad”, lo que indica que será divino.

11) Lucas 1:32 — El ángel Gabriel le profetizó a María que su hijo sería el “Hijo del Altísimo”.


B. El Testimonio de la Trinidad

1) Génesis 1:1-3 — Estos tres versículos presentan la Creación como la obra de Dios el Padre y el Espíritu de Dios a través de la palabra hablada de Dios. En el Evangelio de Juan, Jesús se revela como “el Verbo”. Y se nos dice en Hebreos 1:2 que Dios creó el mundo a través de Jesús.

2) Génesis 1:26 — El sexto día de la Creación, Dios dijo, “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza…”. La redacción aquí claramente indica una pluralidad de personas que constituyen el único Dios.

3) Génesis 11:7 — Cuando Dios decidió derramar Su ira sobre Babel, Él dijo, “Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua…”. De nuevo, la redacción indica una pluralidad de personas que constituyen el único Dios. 

4) Éxodo 3:2-6 — El “Ángel de Jehová” se le apareció a Moisés en la zarza ardiente. Este término se usa a lo largo de las Escrituras hebreas para referirse a las apariciones pre-encarnadas de Jesús cuando se desempeñó como un mensajero de Dios el Padre. El punto, sin embargo, es que el Ángel le habla a Moisés y dice, “Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob”. En Génesis 48:15-16, Jacob es descrito en su lecho de muerte refiriéndose al Ángel como “Dios”. Y en Jueces 13:18, el Ángel del Señor se le aparece a Manoa, el padre de Sansón, y dice que Su nombre es “Admirable” — el mismo nombre de la deidad que Isaías luego usa en Isaías 9:6.

5) Éxodo 3:14 — Cuando Moisés preguntó lo que diría cuando Faraón le preguntara quién lo había enviado, Dios respondió, “YO SOY me envió a vosotros”. Luego, en los Evangelios, Jesús aplica esta nombre divino a Sí mismo (vea, por ejemplo, Juan 8:58).

6) Deuteronomio 6:4 — Este pasaje presenta lo que se conoce como “El Shemá” — Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es”. La redacción real en hebreo es “Yahveh nuestros Dioses es Yahveh una unidad”. La palabra para “uno” en este pasaje es echad, que se refiere a una unidad plural o compuesta. Por ejemplo, en Génesis 2:24 se nos dice que un esposo y una esposa se vuelven “una [echad] carne”. Y, en Números 13:23, se nos informa que dos de los espías que fueron enviados a Canaán regresaron con “un [echad] racimo de uvas”.

7) Isaías 43:11 — Dios habla y dice, “Yo, yo Jehová, y fuera de mí no hay quien salve”. Sin embargo, en el Nuevo Testamento se nos dice repetidamente que Jesús es el Salvador (vea, por ejemplo, 2 Pedro 1:1). Isaías dice que hay un Salvador y que es Dios. Pedro dice que Jesús es el Salvador. Las cosas iguales a la misma cosa son iguales entre sí; por lo tanto, Jesús es Dios.

8) Isaías 48:16 — Dios habla y dice: “…y ahora me envió Jehová el Señor, y su Espíritu”. En hebreo dice: “El Señor Yahveh (el Padre) me ha enviado y a Su Espíritu”. Ésta es una declaración clara de la Trinidad — Padre, Hijo y Espíritu Santo.

9) Isaías 63:8-10 — El profeta da un ejemplo de “las misericordias de Jehová(el Padre), al recordarles a los judíos que a menudo les ha enviado a Su Salvador, “el ángel de su faz” (Jesús), para salvarlos, pero que siempre “fueron rebeldes, e hicieron enojar su santo espíritu”. Aquí nuevamente encontramos una mención del Padre, Hijo y Espíritu. 


10) Zacarías 12:10 — Hablando del día cuando el remanente judío será salvo, Dios profetiza: “Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por él [el Mesías] como quien se aflige por el primogénito”. Observe cómo Dios el Padre se identifica a Sí mismo con el Hijo — con Quien será “traspasado”.

11) Mateo 28:19 — Jesús les ordenó a Sus discípulos a bautizar “en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”.

12) Juan 15:26 — Jesús es citado diciendo, “Pero cuando venga el Consolador [el Espíritu Santo], a quien yo os enviaré del Padre…él dará testimonio acerca de mí”.

13) 2 Corintios 13:14 — “La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros”.


Lea la parte 1 aquí 

Lea también: 

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

No hay comentarios:

Share/Bookmark