martes, 6 de agosto de 2019

La Divinidad de Jesús (parte 3)

¿Mito o Realidad?



C. El Testimonio de Dios el Padre

1. 2 Samuel 7:13-14 — “Jehová de los ejércitos” le promete a David que levantará a uno de sus descendientes (el Mesías) para reinar “para siempre” y que Él será “a él padre, y él me será a mí hijo”. 

2. Salmos 2:6-9 — Dios proclama que Él un día instalará a “mi rey” (el Mesías) sobre el Monte Sion, para reinar sobre todas las naciones. Dios se refiere a esta persona como Su “Hijo” y dice que es “engendrado” (es decir, que Él y el Padre tienen una relación exclusiva, única).

3. Salmos 45:6-7 — Dios el Padre se refiere al Mesías como Dios: “Por tanto, te ungió Dios, el Dios tuyo…”.

4. Mateo 3:16-17 — En el bautismo de Jesús por Juan el Bautista en el Río Jordán, Dios habla y dice: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia” (vea también Marcos 1:11 y Lucas 3:22). 

5. Mateo 17:1-5 — En la Transfiguración de Jesús, cuando a Sus discípulos se les dio un vistazo de Su futura gloria, Dios de nuevo dice, “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd” (vea también Marcos 9:2-8; 1 Pedro 1:16-18).  

D. El Testimonio de Jesús

1. Sus Afirmaciones Mesiánicas

a. Mesías 

Éste es un título muy común en los Evangelios, pero generalmente en la forma griega de Cristo. Significa “el Ungido”. 

1. Marcos 14:61-62 — Cuando Jesús fue juzgado ante el Concilio del Sanedrín, el Sumo Sacerdote le preguntó: “¿Eres tú el Cristo [Mesías], el Hijo del Bendito? Jesús respondió, “Yo soy” (vea también Mateo 26:63-64).

2. Juan 4:25-26 —  Una mujer samaritana le dice a Jesús, “Sé que ha de venir el Mesías…”. Jesús le responde, “Yo soy, el que habla contigo”.

3. Marcos 9:41 (LBLA) — Jesús se refiere a Sus discípulos como “seguidores de Cristo [el Mesías].

b. Hijo del Hombre

Éste es el título que Jesús se aplicó a Sí mismo más que ningún otro. Es el título mesiánico de Daniel 7:13. Este título enfatiza que Jesús era Dios en la carne. El título se usa en 78 versículos en los Evangelios. Aquí hay algunos ejemplos:

1. Mateo 8:20 — “Jesús le dijo: Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar su cabeza”.

2. Marcos 8:31 — “Y comenzó a enseñarles que le era necesario al Hijo del Hombre padecer mucho, y ser desechado…”.

3. Lucas 9:26 — “Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras, de éste se avergonzará el Hijo del Hombre cuando venga en su gloria…”.

4. Juan 12:23 — “Jesús les respondió diciendo: Ha llegado la hora para que el Hijo del Hombre sea glorificado”. 

c. Hijo de Dios

Éste es un título divino que los líderes judíos reconocieron como un reclamo de deidad. Mucha gente, incluido el diablo y sus demonios, se refiere a Jesús en los Evangelios como el Hijo de Dios. Jesús a menudo a Sí mismo como “el Hijo”, pero específicamente aplica el título, “Hijo de Dios” a Sí mismo sólo cinco veces.

1. Lucas 22:70 — “Dijeron todos [los del Concilio Sanedrín]: ¿Luego eres tú el Hijo de Dios? Y él les dijo: Vosotros decís que lo soy”. 

2. Juan 3:18 — Hablando de Sí mismo, Jesús dice, “El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios”.

3. Juan 5:25 — “De cierto, de cierto os digo: Viene la hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios…”

4. Juan 10:36 — Jesús pregunta a los líderes judíos si lo están acusando de blasfemar “…porque dije: Hijo de Dios soy?”.

5. Juan 11:4 — Cuando Jesús oyó de la muerte de Lázaro, dijo: “Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella”.

d. Hijo de David

Este título mesiánico fue aplicado a Jesús por los escritores del Evangelio (Mateo 1:1), y por muchas de las personas de Su tiempo (Mateo 9:27). Por ejemplo, Jesús fue aclamado como el “Hijo de David”, cuando hizo Su entrada triunfal a Jerusalén durante la última semana de Su vida (Mateo 21:9). Lo más cercano que Jesús estuvo de aplicarse el título a Sí mismo ocurrió en un diálogo que tuvo con los líderes judíos, que se registra en Mateo 22:41-45.

e. Rey de los judíos

Éste es otro título mesiánico que Jesús reclamó ante Pilato. Mateo 27:11 declara que Pilato le preguntó a Jesús: “¿Eres tú el Rey de los judíos?”. Jesús respondió: “Tú lo dices” (vea también Marcos 15:2; Lucas 23:3).

f. El Profeta

Hablando del Mesías venidero, Moisés se refirió a él como “profeta” (Deuteronomio 18:15-18). Para la época de Jesús, “El Profeta” había llegado a ser un reconocido título mesiánico. Así pues, cuando Juan el Bautista apareció, la gente le preguntó si él era “el Profeta”. Él respondió que no lo era (Juan 1:21). Jesús aplicó el título de Moisés a Sí mismo en Juan 5:46, cuando dijo: “Porque si creyeseis a Moisés, me creeríais a mí, porque de mí escribió él”.


2. La Aplicación de Jesús de la Profecía Mesiánica a Sí Mismo 

Jesús a menudo afirmó Su divinidad mediante la aplicación de las profecías mesiánicas a Sí mismo. Ejemplos:

a. Lucas 4:16-21 — Jesús se pone de pie en la sinagoga en Nazaret y lee una profecía de Isaías 61 acerca del Mesías siendo lleno del Espíritu y que viene para “predicar el año agradable del Señor”. Jesús entonces declara: “Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros”.

b. Lucas 18:31-33 — Hablando de su cercana crucifixión, Jesús les dijo a Sus discípulos: “Tomando Jesús a los doce, les dijo: He aquí subimos a Jerusalén, y se cumplirán todas las cosas escritas por los profetas acerca del Hijo del Hombre. Pues será entregado a los gentiles…Y después que le hayan azotado, le matarán; mas al tercer día resucitará”.

c. Lucas 22:37 — Refiriéndose a Su crucifixión, Jesús aplica Isaías 53:12 a Sí mismo: “Porque os digo que es necesario que se cumpla todavía en mí aquello que está escrito: Y fue contado con los inicuos; porque lo que está escrito de mí, tiene cumplimiento”.

d. Lucas 24:27 — Lucas dice que, después de Su resurrección, Jesús pasó mucho tiempo con Sus discípulos mostrándoles cómo había cumplió las profecías de las Escrituras hebreas (vea también Lucas 24:46-47).


Lea la parte 1 aquí 
Lea la parte 2 aquí 

Lea también: 

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

No hay comentarios:

Share/Bookmark