domingo, 9 de agosto de 2009

Película: "El Niño con el Pijama de Rayas"

Estimados lectores de este humilde blog:

En esta ocasión quiero invitarlos a que vean esta conmovedora y maravillosa historia que tuve oportunidad de ver el pasado viernes 7 de agosto.


Primero les presento un pequeño trailer de la película, para que se den una pequeña idea de lo que trata. De igual forma, también pueden leer una breve sinopsis de la misma.

No omito manifestarles que se me salieron las lágrimas en varias ocasiones, ante el impactante drama presentado en esta cinta. ¡Y qué decir del final!

Mientras miraba la película, hubo dos cosas que vinieron a mi mente y que me hicieron entristecer:

1. La actitud de un gran número de "líderes evangélicos" (las comillas es a propósito) que no escatiman tiempo y esfuerzo en subestimar, ignorar y rechazar el papel tan primordial que la nación de Israel y el pueblo judío juegan dentro del Plan Eterno de Dios para las Edades. Hay que ser un ciego voluntario para no ver todo lo que está pasando actualmente en esa región del mundo y especialmente al ver frente a nuestros propios ojos el cumplimiento literal de las profecías bíblicas.

2. La Palabra de Dios nos dice que el pueblo judío iba a ser reunido una vez más en la tierra de Israel. Esto empezó a llevarse a cabo desde el siglo XIX y continúa hasta nuestros días. En estos momentos la nación se encuentra en Ezequiel 37 y no han recibido el soplo vivificante de Diosa través del Espíritu Santo, para que puedan reconocer a Jesús como su Mesías tan ansiosamente esperado. Es por tal razón, que Dios tendrá que tratar con el pueblo judío durante la Septuagésima Semana de Años de Daniel 9:24-27. El propósito principal de este periodo es que un gran remanente de ellos sea salvo. Desafortunadamente, será un tiempo de angustia, de tal modo que la I y II Guerras Mundiales y el Holocausto, palidecerán en comparación con este periodo.

Es por tal motivo que debemos hacer nuestra parte en favor de esa bella nación y ese hermoso pueblo. Y el propósito de nuestra oración debería ser que muchos judíos puedan reconocer en Jesús a su Señor y Salvador personal, tal como usted y yo una vez lo hicimos. Es hora que muchos seminarios e institutos bíblicos cristianos (si es que lo son realmente) echen en el cesto de la basura esos manuales antibíblicos inspirados en la nefasta Teología del Remplazo y en la nociva Teología del Reino Ahora, que durante mucho tiempo han producido error e ignorancia dentro del pueblo de Dios. (Si no me creen vean a hombres como Rony Chaves, Cash Luna, Guillermo Maldonado, Dante Gebel, entre otras "súperestrellas ungidas").

Mientras tanto, oremos por la paz de Jerusalén, ya que cuando lo hacemos, en realidad estamos pidiéndole a Jesús que regrese.

Y como dice mi estimado hermano, el Pastor Miguel Rosell: "No hay Reino sin el Rey, cuando venga el Rey, tendremos Reino".

Dios les bendiga.



Cordialmente

Donald Dolmus
En Defensa de la Fe
Managua, Nicaragua


Sinopsis de "El niño con el pijama de rayas"


La película es una adaptación de la novela del mismo nombre de John Boyne, un best seller internacional y un enorme éxito de crítica. Narra la fascinante historia de una inverosímil amistad entre dos chicos que viven a ambos lado de la alambrada de un campo de concentración.

Berlín, 1942 - Bruno tiene nueve años y desconoce totalmente el significado de la Solución Final y del Holocausto. No es consciente de las pavorosas crueldades que su país está infligiendo a los pueblos de Europa.


Todo lo que sabe es que su padre ha ascendido en su trabajo y que ha pasado de vivir en una confortable casa de Berlín a una zona aislada en la que no hay mucho que hacer y sobre todo nadie con quien jugar. Pero todo cambia cuando conoce a Shmuel, un chico que vive una extraña existencia paralela al otro lado de la alambrada y que, como todos los que habitan allí, viste un uniforme similar a un pijama de rayas. La amistad de Bruno con Shmuel marcará el fin de su inocencia infantil. Sus encuentros secretos desembocan en una amistad cuyas consecuencias serán asombrosas y devastadoras.








Share/Bookmark