martes, 26 de julio de 2022

Libro: ¿Cuál es la Diferencia Entre un Milenio y un Milpiés? – Capítulo 3 (Parte 1 de 2)

El Amilenialismo
El punto de vista irrealista 

Por Dr. David R. Reagan

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice

Un amigo mío se inscribió en un prominente seminario donde se enseñaba el punto de vista amilenial. Cuando asistió a su primera clase de profecía bíblica, el maestro comenzó la clase diciendo: “Hay un hecho que deben tener en cuenta acerca de la literatura profética, y es que nunca significa lo que dice. Entonces, por ejemplo, si están leyendo un versículo profético y menciona una vaca, ¡lo único que pueden saber con certeza sobre ese versículo es que la vaca no es una vaca!”.

Tal enfoque interpretativo se burla de la Palabra de Dios. Permite que las personas jueguen a ser Dios, al darle a un versículo cualquier interpretación que deseen. El único límite es la imaginación. Sin embargo, éste es el principio interpretativo que sirve como base para el punto de vista amilenial.

Experiencia Personal

Sé mucho sobre el punto de vista amilenial, porque crecí en una iglesia militantemente amilenial. Por “militantemente”, quiero decir que, si una persona tenía un punto de vista diferente sobre el tiempo del fin y lo expresaba, esa persona sería desasociada. O, para decirlo en otras palabras, ¡serían expulsados de la iglesia!

¡Mi iglesia era tan rígidamente amilenial, que nos enseñaron que era pecado decir la oración del Señor! La razón era sencilla. En la oración del Señor, hay una frase que dice: “Venga tu reino”. Se nos enseñaba que el reino ya había venido en forma de la Iglesia, y por lo tanto, hacer la oración era pedir algo que ya era una realidad.

La Base del Amilenialismo

Como señalé en el capítulo anterior, este punto de vista se basa en una espiritualización de las Escrituras. En consecuencia, en la iglesia amilenial de mi juventud, se nos enseñó que las Escrituras significan exactamente lo que dicen, a menos que estén hablando del regreso de Jesús, ¡en cuyo caso nunca significan lo que dicen!

Permítanme darles un ejemplo clásico de cómo los amilenialistas espiritualizan la profecía del tiempo del fin. Zacarías 14 dice que, en los tiempos del fin, cuando Jerusalén esté rodeada por fuerzas enemigas y esté a punto de caer, el Mesías regresará al Monte de los Olivos. El Monte se partirá en el momento en que Sus pies lo toquen, y el remanente judío en la ciudad saldrá a recibirlo. Pronunciará una palabra sobrenatural que destruirá instantáneamente a todos los ejércitos enemigos. El pasaje concluye diciendo que, en ese día, el Señor se convertirá en “rey sobre toda la tierra” (Zacarías 14:9).

Este pasaje tiene que ser espiritualizado por los amilenialistas con el fin de sostener su posición de que Jesús nunca regresará a esta tierra para reinar.

Así es como el teólogo presbiteriano, Loraine Boettner, espiritualizó este pasaje en su libro, El Milenio.1 Dijo que el Monte de los Olivos representa el corazón humano. Las fuerzas enemigas alrededor de Jerusalén representan los males del mundo que asaltan el corazón. La división del Monte de los Olivos es un símbolo de la contrición y el arrepentimiento que una persona siente cuando invita a Jesús a su vida. Y el reinado de Jesús, mencionado en el versículo 9, simplemente se refiere al hecho de que, cuando aceptas a Jesús como tu Señor y Salvador, Él se convierte en el rey de tu corazón.

¡Increíble! A este hombre se le debería dar un doctorado en imaginación.

Una Experiencia Personal

Tuve una experiencia personal con Zacarías 14 que nunca olvidaré. En la iglesia amilenial en la que crecí, casi nunca escuchamos un sermón sobre la profecía del tiempo del fin. Pero había un sermón que se predicaba cada año. Su tema, que se repetía una y otra vez, era “no hay un solo versículo en la Biblia que siquiera implique que Jesús alguna vez volverá a poner Sus pies sobre esta tierra”.

Cuando tenía 12 años, estaba hojeando la Biblia un día, cuando se abrió a Zacarías 14. Leí los primeros nueve versículos y apenas podía creer lo que veía. Eso es porque el versículo 4 dice que el día que el Señor regrese, “Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en medio, hacia el oriente y hacia el occidente...”.

Decidí confrontar a mi pastor con este versículo, y lo hice con considerable temor. Después de todo, sólo era un niño de 12 años. “Pastor”, le dije, “cada año predica que Jesús nunca volverá a poner Sus pies en esta tierra. Entonces, ¿qué significa Zacarías 14:4?”. Abrió su Biblia y comenzó a leer el pasaje. Parecía leerlo una y otra vez, porque pasó un largo lapso de tiempo incómodo antes de que volviera a mirarme. Cuando finalmente lo hizo, me puso el dedo en la cara y dijo: “Hijo, no sé qué significa este pasaje, pero puedo garantizarte una cosa: ¡no significa lo que dice!”.

Muchos años después, me invitaron a hablar en una convención nacional de una denominación amilenial. Me dieron 30 minutos para explicar por qué creo que el Señor va a volver a reinar por mil años. A otro hombre que representaba el punto de vista amilenial de esa denominación también se le dieron 30 minutos para explicar por qué no creía en un futuro reinado milenario. La sesión concluyó dándole a la audiencia 30 minutos para hacer preguntas.

Estaba plenamente consciente del hecho de que la mayoría de las 1,500 personas en la audiencia sabían muy poco acerca de la profecía bíblica y que les habían dicho una y otra vez que el único lugar en la Biblia donde se menciona un reinado de mil años es Apocalipsis. 20. Entonces, decidí presentar un comentario versículo por versículo sobre Zacarías 14. El amilenialista leyó un artículo académico en el que citaba principalmente artículos escritos por personas de su denominación. Luego llegó el momento de las preguntas.

Pregunta tras pregunta nos fue lanzada por la audiencia. Hice mi mejor esfuerzo para responder a cada una. El amilenialista se negó a responderlas. Finalmente, cuando el tiempo asignado para las preguntas estaba por terminar, un partidario muy frustrado del amilenialista se puso de pie y se dirigió a él específicamente: “Señor, el Dr. Reagan usó solo un pasaje de las Escrituras en su presentación. Por favor, señor, díganos qué cree que significa Zacarías 14”. El orador amilenial, que era un profesor emérito jubilado del Nuevo Testamento de uno de las universidades de la denominación, respondió diciendo:

No tengo idea de lo que significa. Todo lo que puedo decir con certeza es que toda la profecía del Antiguo Testamento se ha cumplido. Por lo tanto, esta profecía tenía que cumplirse en algún momento antes de la Primera Venida de Jesús.

Éstos son los tipos de juegos que los amilenialistas tienen que jugar para sostener su punto de vista. Parecen estar ciegos al hecho de que todas las profecías de la Primera Venida significaron lo que dijeron, y, por lo tanto, las profecías de la Segunda Venida deben significar lo que dicen.

El Impacto de la Nueva Visión

Con el triunfo del amilenialismo en el siglo V, la Iglesia se enfrentó a una visión que difería drásticamente de la visión premilenial de la Iglesia primitiva.

El punto de vista premilenial preveía que la Era de la Iglesia terminaría con el comienzo de un período de siete años de Tribulación, que sería seguido por un reinado de mil años de Cristo sobre la tierra. La eternidad se pasaría en cuerpos glorificados en una Nueva Tierra, no en un Cielo etéreo. (Los dos puntos de vista se ilustran a continuación para su comparación).

El punto de vista premilenial preveía que la Era de la Iglesia terminaría con el comienzo de un período de tribulación de siete años, que sería seguido por un reinado de mil años de Cristo sobre la tierra. La eternidad se pasaría en cuerpos glorificados en una Tierra Nueva Tierra, no en un Cielo etéreo. (Las dos visiones se ilustran a continuación para su comparación).

Figura 5: Punto de Vista del Premilenialismo Histórico

Figura 6: El Concepto Amilenial de Agustín

La nueva visión amilenial planteaba una variedad de preguntas que debían abordarse. Las respuestas que se han dado a lo largo de los siglos no siempre han sido las mismas. Casi lo único en lo que los amilenialistas están uniformemente de acuerdo es que ahora estamos viviendo en el Milenio. Echemos un vistazo a los desafíos a este punto de vista y las respuestas amilenialistas.

¿Dónde Está el Milenio?

En su libro, La Ciudad de Dios (426 d. C.), ¡Agustín argumentó que actualmente estamos en el Milenio! 2 Dijo que el Milenio comenzó en la Cruz y continuaría hasta el regreso del Señor. Para él, el Milenio consistía en que Jesús reinara sobre el mundo desde el Cielo a través de la Iglesia. Argumentó que la duración de mil años del reinado del Señor, mencionada seis veces en Apocalipsis 20, era sólo un símbolo de un largo período de tiempo. Su razonamiento para esto era extraño. ¡Simplemente dijo que tenía que ser un número simbólico porque representaba diez al cubo!3

Más tarde, muchos de los que aceptaron su enseñanza de que estaban viviendo en el Milenio, comenzaron a creer que los mil años eran literales y que el Señor regresaría en el año 1000 d. C. Cuando eso no sucedió, todos los amilenialistas aceptaron la idea original de Agustín de que los mil años simbolizaban el período indefinido de tiempo de la Era de la Iglesia. No habría un reino futuro de mil años con Jesús reinando corporalmente sobre la tierra desde Jerusalén.

Cuando las personas preguntan cómo podrían estar en el Milenio hoy cuando hay tanto mal en el mundo, los amilenialistas responden que el nivel del mal es relativo. Por lo tanto, estamos en el Milenio porque el Espíritu Santo está en el mundo restringiendo el mal. Si el Espíritu Santo no estuviera aquí, las cosas serían mucho peores. Por lo tanto, en términos relativos, estamos en el Milenio.

¿Dónde Está la Tribulación?

Agustín respondió a esta pregunta argumentando que la Tribulación sería un período de tres años y medio al final de la Era de la Iglesia.4

Me enseñaron algo diferente. ¡La versión del amilenialismo que aprendí tomaba la posición de que estamos simultáneamente en el Milenio y la Tribulación!

Estamos en el Milenio porque el Espíritu Santo está en el mundo restringiendo el mal, pero también estamos en la Tribulación porque la Iglesia sufrirá persecución hasta que el Señor regrese.

Cuando se señalaba que la Biblia dice que la Tribulación durará sólo siete años, mis maestros descartaban el número como simbólico. Argumentaban que el número siete representa un período completo de tiempo, y por lo tanto (como el número mil), representa el período desde la Cruz hasta la Segunda Venida.

¿Está Satanás Atado?

Apocalipsis 20:1-3 revela que, cuando comience el Milenio, Satanás será atado. Este hecho obligó a Agustín a argumentar que Satanás fue atado en la Cruz.5 Pero, ¿lo fue?

Satanás ciertamente fue derrotado en la Cruz debido al poder de la resurrección. Pero esa victoria en la Cruz aún no se ha manifestado en la historia en todos sus aspectos. La maldición continúa. La muerte acecha la tierra. Satanás aún retiene su dominio sobre el mundo (1 Juan 5:19).

La destrucción final de Satanás es aún futura. Es por eso que la Biblia habla del “aplastamiento” de Satanás como un evento futuro que tendrá lugar en la Segunda Venida de Jesús (Romanos 16:20). En ese momento, Satanás será despojado de su autoridad y atado por mil años. Al final del Milenio, será arrojado al lago de fuego, donde será atormentado para siempre (Apocalipsis 20:7-10).

Los amilenialistas a menudo responden a estos puntos citando Mateo 28:18, donde Jesús dijo: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra". Pero lo que pasan por alto es que, aunque a Jesús se le ha dado toda la autoridad, todavía no la está ejerciendo. Es por eso que el mundo todavía está en un estado tan miserable.

Jesús ahora está sirviendo como nuestro Sumo Sacerdote ante el trono de Dios (Hebreos 8:1). Cuando regrese, vendrá como el Rey de reyes, y comenzará a ejercer la plena autoridad que ganó en la cruz (Apocalipsis 19:16). Así, el escritor de Hebreos dice que, aunque todo ha sido puesto en sujeción bajo los pies de Jesús, “todavía no vemos todas las cosas sujetas a Él” (Hebreos 2:5-8). De hecho, 1 Corintios 15:23-26 enseña que no todo será puesto bajo la autoridad de Jesús hasta el final de Su reinado milenial, cuando Satanás sea consignado al Infierno y la muerte sea destruida.

Si Satanás está atado ahora, entonces está atado con una cadena muy larga, ¡porque siempre está mordisqueándome los talones, masticando mi pierna y lanzándose por mi garganta! Él es retratado en 1 Pedro 5:8 como un “adversario” que “merodea como un león rugiente buscando a alguien a quien devorar”. ¡Seguro que no suena muy “atado” en ese pasaje!

Ciertamente hay un sentido en el que Satanás fue limitado por la Cruz, porque desde entonces los creyentes en Jesús han recibido el poder del Espíritu que mora en ellos, capacitándolos para ser vencedores en su combate contra Satanás (1 Juan 5:1-5). Pero las limitaciones que la Cruz puso sobre Satanás no constituyen la atadura de Satanás, que las Escrituras dicen que tendrá lugar al comienzo del Milenio.

Apocalipsis dice que Satanás será atado para que ya no pueda “engañar a las naciones” (Apocalipsis 20:3). ¿Cómo puede alguien argumentar que las naciones del mundo — ya sea en la época de Agustín o en la actualidad — no están engañadas? Para lidiar con ese problema, Agustín argumentó que el pasaje significa que Satanás sólo será impedido de engañar a las naciones cristianas.6 Pero eso no es lo que dice el pasaje. Además, el hecho de que tanto el Reino Unido como los Estados Unidos sean ahora naciones post-cristianas demuestra cuán equivocado estaba Agustín en su interpretación.

¿Dónde Están las Resurrecciones?

Otro problema con el punto de vista amilenial es que no provee las dos resurrecciones que la Biblia dice que ocurrirán en el futuro. Éstas son las resurrecciones de los justos y los injustos (Hechos 24:15). En cambio, los amilenialistas se imaginan a todos — los justos y los injustos — resucitando al mismo tiempo, al final de la Era de la Iglesia.

Las dos resurrecciones se mencionan específicamente en Apocalipsis 20:4-6. El pasaje dice que las resurrecciones están separadas por mil años. La primera — la resurrección de los salvos — ocurre en etapas, con el Rapto y la Segunda Venida. La segunda — la resurrección de los inconversos — tiene lugar al final del Milenio.

Agustín “resolvió” este problema espiritualizando la primera resurrección. ¡Dijo que es una resurrección espiritual que ocurre cuando una persona acepta a Jesús como Señor y nace de nuevo! La segunda resurrección es literal, y ocurre cuando todos resucitan de entre los muertos al regreso del Señor.7

Cuando una persona elige interpretar una de las resurrecciones espiritualmente y la otra literalmente, está jugando con palabras que las hacen sin sentido.

¿Dónde Está la Tierra Nueva?

Aunque Agustín no estaba dispuesto a aceptar la idea de un Milenio terrenal literal, sí aceptó el concepto de una Tierra Nueva que es prometida a los creyentes como su morada eterna (Apocalipsis 21:1).8 También argumentó que los redimidos tendrían cuerpos nuevos, tangibles e inmortalizados.9 Él estaba dispuesto a aceptar estas ideas, porque tanto la Nueva Tierra como los cuerpos glorificados de los redimidos serían perfeccionados y, por lo tanto, libres de toda corrupción.

Muchos de los sucesores de Agustín se desviaron de esta interpretación durante los siglos posteriores a su muerte. Comenzaron a espiritualizar todo. Por lo tanto, me enseñaron que la Tierra Nueva era un código de lenguaje para un Cielo etéreo. También me enseñaron que existiríamos en el Cielo como espíritus y no tendríamos cuerpos tangibles.

Mis maestros amilenialistas tenían una perspectiva griega consistente. Creían que era imposible mezclar seres espirituales perfectos y santos con una creación material malvada. La creación tenía que dejar de existir. La eternidad se pasaría en un mundo espiritual etéreo. ¡Esto me dejó con el concepto de ser un espíritu incorpóreo, que flotaría en una nube por toda la eternidad tocando un arpa! No hace falta decir que no podía emocionarme con ese concepto.

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Order Dr. Reagan's new book:

No hay comentarios:

Share/Bookmark