martes, 4 de octubre de 2022

Revista Llamada de Medianoche – Octubre 2022

La zarza ardiente

Haga clic sobre la imagen para descargar la revista

Temas incluidos en esta edición:

»» ¿Tiene Israel un futuro?
»» Gas para Europa desde Israel...vía Egipto
»» Israel y el consuelo de Dios
»» Los misterios de Dios escondidos desde los siglos
»» Los que no han manchado su ropa

Entre otros.

Para poder descargar y leer esta revista, necesitará tener instalado el programa gratuito Adobe Reader.


Si desea obtener materiales adicionales, visite la página web del Ministerio Llamada de Medianoche:

viernes, 30 de septiembre de 2022

Libro: Los Nuevos Cielos y Tierra – Prólogo

¿Recreación o Renovación?

Por Pete García

Meses antes de conocer a Lee en la Conferencia Homeward Bound, de Prophecy Watchers, en mayo pasado, hablé con él por primera vez por teléfono un frío sábado por la mañana en febrero. Había escuchado de un amigo que era un autor cristiano que también hacía ficción cristiana, y estaba buscando un compañero para ir conmigo en un proyecto de ficción cristiana. Armado con su nombre y su sitio web, aproveché la oportunidad para hacer contacto. Es cierto que, dado su apellido de sonido inusual ‘Brainard’ y su sitio web con un castillo gigante llamado “Soothkeep.info” (eso sí, nunca lo había escuchado hablar antes ni leído su biografía), asumí que era británico. 

Sin embargo, después de descubrir inmediatamente que no lo era en el momento en que comenzamos a hablar, nos llevamos bien como dos viejos amigos. Decir que no me impresionó de inmediato su capacidad teológica, su dominio de múltiples idiomas y su profundo conocimiento, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, es quedarse corto. Cuando descubrí más a fondo que hacía todo esto sin lanzar un montón de consonantes después de su nombre, me quedé impresionado. No hay nada más impresionante que un hombre que elige enriquecer su conocimiento no por un grado o título, sino por el amor a la cosa misma. En este caso, era la Biblia, y colectivamente somos mejores por ello.

En la conferencia, Lee me regaló una copia de su libro y me pidió que lo recogiera en su mesa antes de irme a casa. No lo leí de inmediato, porque todavía estaba tratando de terminar mi propio proyecto. Sin embargo, más o menos un mes después, cuando logré sacarlo de mi apretado librero, estaba buscando egoístamente algo para complementar mis propios esfuerzos literarios con respecto al estado eterno de la humanidad. Comencé a hojear el libro en busca de la cita perfecta y miniatura, que encapsularía perfectamente mis pensamientos. 

Entonces sucedió. Antes de que me diera cuenta, habían pasado dos horas y mi propio proyecto literario había sido abandonado hacía mucho tiempo y estaba devorando vorazmente cada página como un ratón de biblioteca medio muerto de hambre. Me cautivó. Renovación o recreación. ¿Destruye Dios la tierra, la luna y las estrellas como ciertos pasajes parecen aludir también, o el universo es renovado al final de todas las cosas? Para ser honesto, nunca le había dado mucha consideración al tema de si la tierra se destruye o simplemente se renueva. Para mí, el problema no tenía ningún efecto en mis creencias anteriores. No pensé que la Biblia dijera lo suficiente sobre el tema como para marcar una diferencia de una manera u otra. ¡Oh, cuán equivocado estaba!

Y es más que simplemente estar equivocado. Mi comprensión ahora, habiendo sido transformada y fortalecida por la eterna razonabilidad que presenta la renovación, en lugar de la aniquilación y la recreación, seguramente debe ser la única solución eterna. Como Lee lo expresa tan brillantemente, se suponía que el hombre debía disfrutar de la comunión física de Dios aquí en este planeta. Pero la serpiente lo echó a perder. ¿Lo estropeó temporalmente? ¿O lo estropeó permanentemente?

Para terminar, permítanme decir que el estilo afilado de espada samurái de Lee de comparar y contrastar lo que pensamos, con lo que las Escrituras realmente dicen (y no dicen), es realmente asombroso. Les prometo que, antes de que hayan terminado este libro, habrán llegado a esa conclusión por su cuenta. Los argumentos de Lee son sólidos. Sus justificaciones están arraigadas en el sentido común y la interpretación clara de las Escrituras. Terminarán este libro aún más impresionados, no por Lee, sino por el gran diseño de Dios para terminar lo que comenzó. Y a través de esa lente, vemos nuestra propia redención aún más segura.

Pete García
17/08/2022


Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Por el momento, el libro se encuentra disponible sólo en inglés. Puede adquirirlo haciendo clic en la siguiente imagen:

Acerca del Autor:

Mi nombre de nacimiento es Lee William Brainard. Soy un maestro de la Biblia y autor. La Biblia es, por mucho, mi libro favorito. La leo en los idiomas originales (griego y hebreo), varias traducciones literales al inglés, el alemán (generalmente la versión Elberfelder), y el AT griego (la Septuaginta). Mis áreas de estudio incluyen los idiomas bíblicos, la escatología (profecía), la apologética, las principales controversias teológicas, la historia antigua (con particular interés en el catastrofismo antiguo) y la cosmología del universo eléctrico.

Actualmente mi esposa, Nita, y yo vivimos en Harvey, ND, donde comparto el ministerio de la Palabra en Harvey Gospel Chapel. Tenemos cuatro hijos (Josías, Noé, Esdras y Lidia), todos los cuales están casados. En la actualidad tenemos dieciséis nietos.

Lee W. Brainard

Mis experiencias de vida son variadas. He sido, entre otras cosas, un guardabosques aerotransportado, carpintero, conductor de camión, peón de granja, obrero de fábrica, peón de aserradero, vendedor de automóviles, vendedor de seguros, comerciante de día, técnico de Jiffy Lube y conductor de camión de gas propano. He trabajado en mis propios autos, cortado mucha leña y hecho muchas remodelaciones. En Wisconsin, mis hijos y yo construimos una casa de troncos de 3,600 pies cuadrados, con un estilo de poste y viga.

Soy un hombre de placeres simples. Me encanta el café y el chocolate negro, la lectura y las conversaciones con amigos — especialmente cuando giran en torno a las cosas de Dios. Disfruto del senderismo en las montañas, el montañismo, los amaneceres y atardeceres, las tormentas eléctricas, los cielos estrellados, la aurora boreal y las fogatas. Mis géneros musicales favoritos incluyen el susurro del viento en los pinos, la llamada de los gansos canadienses, el grito del somorgujo, la corneta de un alce toro, himnos, música de adoración y música clásica.

Visite el sitio web del autor:

miércoles, 28 de septiembre de 2022

¿Qué es una Cosmovisión?

Por Dr. Del Tackett

La definición clásica de “cosmovisión” toma alguna forma de: “La lente a través de la cual uno ve el mundo que lo rodea”. Creo que es mucho más profundo que esto y mucho más complicado. De hecho, creo que hay tres categorías diferentes que debemos tener en cuenta cuando tratamos de definir “cosmovisión”, o intentamos entender qué es.

Por supuesto, necesitamos entenderlo no como un mero término lingüístico o un estudio académico, sino como un aspecto críticamente íntimo y profundo de nuestra propia vida.

Formal vs. Personal

Cuando hablamos de una “cosmovisión”, hay dos formas fundamentalmente diferentes de usarla. La primera es referirse a una cosmovisión “formal”, y la segunda es referirse a la cosmovisión “personal” de uno. Éstas son muy diferentes entre sí y deben definirse por separado.

Una cosmovisión formal es un conjunto de afirmaciones de verdad que pretenden pintar una imagen de la realidad. Las cosmovisiones formales a menudo se titulan, como marxismo, islam o cristianismo. Uno puede encontrar un buen número de publicaciones que establecen las afirmaciones de verdad para cada una de estas “cosmovisiones” formales. Esto simplemente significa que el “libro” para cada una de estas cosmovisiones hace la fuerte afirmación de que sus afirmaciones de verdad son realmente reales.

Una cosmovisión personal es también un conjunto de afirmaciones de verdad, pero estas afirmaciones de verdad no están escritas en un libro, están escritas en el corazón. Son afirmaciones de verdad que se adoptan tan profundamente que “creemos” que realmente coinciden con la realidad. Pero el factor crítico aquí es que, una vez que creemos que una afirmación de verdad es realmente real, impulsará nuestro comportamiento: cómo actuamos, cómo pensamos y cómo nos sentimos. Si cree que no puede ser amado a menos que pese menos de lo que pesa ahora, esa creencia impulsará la forma en que actúa. Si cree que su felicidad e importancia se basan en circunstancias que funcionan de la manera en que las ha planeado y parece que las posibilidades de que eso suceda son cada vez menos probables, entonces se encontrará preocupado. Jesús se ocupó del tema de la preocupación y claramente señaló con Su dedo la fuente: nuestras creencias.

Éste es el poder de la cosmovisión personal y la impotencia de una cosmovisión formal. Nadie actúa por las ideas de un libro. Actúan por las ideas en su corazón. Puede crear su propia nueva cosmovisión formal. Puede escribir un libro al respecto o tal vez incluso cien libros sobre ello. Puede darle un nombre elegante, como Avatarismo. Pero si nadie acepta sus afirmaciones de verdad como realmente reales, entonces no tendrá nada más que un viejo libro polvoriento.

Pero si cientos, o miles, o incluso millones de personas comienzan a leer ese libro y creen que su verdad afirma ser realmente real, incluso si son totalmente falsas, entonces los dominará con sus ideas.

Es por eso que Dave Breese escribió un libro titulado Siete Hombres Que Gobiernan el Mundo desde la Tumba. ¿Cómo siguen gobernando? Porque cada uno escribió un “libro” con sus propias ideas en ellos, en su mayoría ideas falsas, y la gente comenzó a creer esas ideas y, al hacerlo, incluso mucho después de que los autores de esos libros murieran, sus ideas continúan impulsando cómo piensan las personas, cómo actúan y cómo se sienten. Se rigen por esas ideas. ¿Por qué? Porque están escritas en sus corazones. Creen que son reales. Se convirtieron en parte de su cosmovisión personal.

Ésta es la importancia de las ideas y el poder de una cosmovisión. Pero, hasta que se convierte en parte de la cosmovisión personal de uno, es impotente. Es por eso que la Escritura nos advierte que “guardemos nuestro corazón” (Proverbios 4:23). Eso no es para protegernos de ser heridos emocionalmente por alguien, es para protegernos de lo que terminamos creyendo que es realmente real.

Y si fuera a escribir su libro, y sólo una persona comenzara a creer que sus ideas son reales, estaría gobernando a esa persona. Esto debería ser suficiente para que tomemos en serio otra advertencia de las Escrituras: “Hermanos míos, no se hagan muchos maestros sabiendo que recibiremos juicio más riguroso” (Jacobo 3:1).

Si va a enseñar o escribir, es mejor que se asegure de que las “afirmaciones de verdad” que asevera sean realmente reales. Y la única manera que conozco de asegurar eso, es estar muy, muy seguro de que sus palabras son consistentes con la Verdad de Dios. Si no, ay de usted si algún “niño pequeño tropieza” (Marcos 9:42) debido a su falsa enseñanza.

Hay más diferencias en estas dos visiones del mundo:

  • Una cosmovisión formal suele ser bastante completa y trata con la mayoría de las áreas de la vida, si no todas.
  • Una cosmovisión personal puede ser bastante irregular o incompleta.
  • Estudiar una cosmovisión formal es bastante fácil.
  • Tratar de entender la cosmovisión personal de alguien no lo es.
  • Una cosmovisión formal puede ser elaborada para parecer bastante lógica (aunque una cosmovisión falsa siempre estará llena de contradicciones si está dispuesto a examinarlas).
  • Una cosmovisión personal puede ser bastante ilógica. Puede abarcar ideas o afirmaciones de verdad que son muy contradictorias. Puede ser impulsada por motivos y deseos egoístas, en lugar de la realidad. De hecho, la cosmovisión personal de uno puede ser bastante “irreal” y, en ciertas áreas, se podría decir que estamos viviendo en un mundo de “sueños”, porque nuestras creencias son muy contrarias a la realidad. Cuando éste es el caso, generalmente es debido a nuestros motivos egoístas: creemos lo que queremos creer.

Fuente de Verdad

Lo que es común a ambas, sin embargo, es que cada una se basa en una fuente de verdad.

Para la cosmovisión formal, esto es bastante fácil de determinar. Una cosmovisión cristiana cree que la verdad ha sido revelada tanto en la creación de Dios como en Su Palabra escrita. El islam cree que ha sido revelada en el Corán. Los Santos de los Últimos Días creen que se ha revelado en el Libro del Mormón y otras revelaciones a sus profetas, como La Perla de Gran Precio. El naturalismo cree que la fuente de la verdad se encuentra sólo en la ciencia. El marxismo y el leninismo se basan en los escritos de Karl Marx y Frederick Engels, quienes también se apoyaron en una cosmovisión del naturalismo.

Para la cosmovisión personal, congruente con su inconsistencia, podríamos encontrar múltiples fuentes de verdad. Sin embargo, en la cosmovisión verdaderamente egoísta, a veces se expresa que el corazón del individuo es la fuente de la verdad. Entonces, “Mi corazón me dice que...”, es la fuente de verdad de uno.

A veces, una persona comienza a creer que una cosmovisión formal es correcta en su comprensión de la fuente de verdad y los adherentes intentarán moldear su cosmovisión personal a las doctrinas de la cosmovisión formal. Sin embargo, es bastante inusual que un individuo tenga una cosmovisión personal que coincida perfectamente con una cosmovisión formal. Cuando el egoísmo u otros motivos impulsan nuestras creencias, entonces podemos declarar que creemos en la fuente de verdad de una cosmovisión formal y sus afirmaciones de verdad, pero actuamos de una manera diferente.

¿Y por qué actuamos de una manera diferente? Porque tenemos otras afirmaciones de verdad que han capturado nuestro corazón que son más profundas que las afirmaciones de verdad de la cosmovisión formal. Todo esto nos lleva al tercer tipo de cosmovisión: la cosmovisión “profesada”.

Esto es algo complicado, pero no demasiado. Es lo que sucede cuando creemos que es en nuestro mejor interés “profesar” una creencia en particular cuando realmente no creemos que sea real. ¿Y por qué creemos que es en nuestro “mejor interés”? Porque hemos creído otra afirmación de verdad que lo dice. Por ejemplo, si creo en la afirmación de verdad: “Seré feliz si la gente me acepta y piensa bien de mí”, entonces podría actuar de una manera que haga que la gente me acepte y piense bien de mí. Si estuviera en un grupo cristiano y quisiera ser feliz, entonces diría “Jesús es el Señor”, cuando realmente no lo creo. Incluso podría memorizar pasajes de las Escrituras, o ir a la iglesia, o levantar las manos en adoración para mostrar que soy realmente digno del honor y la alabanza de aquellos que me ven hacer tales cosas. Esto se convierte en mi cosmovisión “profesada”, y a menudo es difícil separar lo “profesado” de lo “personal”. Muchas veces, lo “profesado” es la profesión abierta de cosas consistentes con la cosmovisión formal, pero puede estar a kilómetros de distancia de la cosmovisión personal.

Creo que Dios está hablando de esto cuando declara: “Este pueblo se acerca con su boca y me honra solo con sus labios; pero su corazón está lejos de mí” (Isaías 29:13) Ésta es una cosmovisión “profesada” en acción. Pero el Dios omnisciente no se deja engañar por las “profesiones” que hacemos porque Él “mira el corazón”. (1 Samuel 16:7) Esto significa que Él no sólo sabe cómo se “siente”. Él sabe lo que realmente cree a pesar de lo que “profesa”.

Es por eso que no debemos engañarnos a nosotros mismos al pensar que nuestra cosmovisión “profesada” es igual a nuestra cosmovisión “personal”; ni que nuestra cosmovisión “personal” sea igual a la cosmovisión “formal” con la que estoy asociado—sólo porque soy miembro de una iglesia, o sinagoga, o mezquita, o sociedad de librepensadores.

Marcos registra que Jesús sabía lo que la gente estaba pensando en sus corazones (Marcos 2:8). Podemos llegar a ser bastante buenos en la elaboración de hermosas máscaras...el tipo de máscara que a la gente le encanta ver...y podemos convertirnos en maestros de qué máscara usar en presencia de ciertas personas. Hacemos esto porque creemos, en nuestros corazones, que nuestra importancia, placer y felicidad están ligados a lo que la gente piensa de nosotros. Así que usamos una máscara y engañamos a todos.

A todos, por supuesto, menos a Dios. Él conoce nuestro corazón.  

Del Tackett es un oficial retirado de la Fuerza Aérea, que se desempeñó como Presidente del Instituto de Enfoque a la Familia. Creó y enseñó El Proyecto La Verdad de Enfoque a la Familia, un plan de estudios de cosmovisión cristiana que ha impactado a más de 12 millones de personas en todo el mundo.

Read in Lamplighter:


Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Original article
What is a Worldview?

miércoles, 21 de septiembre de 2022

El Reino Venidero – Parte 23

 Por Dr. Andy Woods

Haga clic en la imagen para ir al Índice 

El mundo evangélico de hoy cree que la iglesia está experimentando el reino mesiánico. Para abordar este tipo de confusión, comenzamos un estudio que narra lo que la Biblia enseña sobre el reino. En esta serie, la enseñanza bíblica sobre el reino ha sido examinada desde Génesis hasta Apocalipsis. Hemos notado hasta ahora que lo que el Antiguo Testamento predice con respecto a un reino terrenal, fue ofrecido a Israel durante el Primer Adviento de Cristo. Sin embargo, la nación rechazó esta oferta del reino, lo que llevó al aplazamiento del reino. Mientras tanto, el reino es futuro, ya que Dios ahora persigue un programa interino que incluye a la iglesia.

Además, comenzamos a examinar una serie de textos que los teólogos del “reino ahora” emplean rutinariamente para argumentar que el reino es una realidad presente, para mostrar que ninguno de estos pasajes, cuando se los entiende correctamente, enseña una forma espiritual presente del reino. Comenzamos con el uso de supuestos textos del “reino ahora” en la vida de Cristo, tales como “el reino de los cielos se ha acercado” (Mateo 3:2; 4:17; 10:5-7), “buscad primeramente Su reino” (Mateo 6:33), “hasta ahora el reino de los cielos sufre violencia” (Mateo 11:12), “el reino de Dios ha venido sobre vosotros” (Mateo 12:28), y “el reino de Dios está entre vosotros” (Lucas 17:21).

Nacer de Nuevo para Entrar al Reino

A veces, Juan 3:3–5, que registra la conversación de Cristo con Nicodemo, se usa para apoyar la noción de un reino mesiánico espiritual presente. Estos versos dicen: “Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios”.

Aunque la palabra “reino” se usa dos veces en estos versículos, es importante notar que el término no se refiere al tema del tiempo del establecimiento del reino. Más bien, se usa sólo para una revelación sobre cómo uno debe ingresar al reino una vez que finalmente sea establecido. En otras palabras, cuando venga el reino, la entrada en él solo se otorgará a aquellos que hayan nacido espiritualmente. Más allá de esto, se dice muy poco. Por lo tanto, de este versículo y otros similares, Clayton Sullivan señala: “Debido a que en estos versículos el Reino no se trata extensamente, es imposible usar tales referencias para alcanzar una comprensión significativa del basileia”.[1] Como se mencionó anteriormente en esta serie, cuando la palabra “reino” se deja sin definir como está aquí, su significado debe desarrollarse a partir del Antiguo Testamento. Esto es especialmente cierto en Juan 3:3–5. En este contexto (Juan 3:9–10), Jesús expresa su incredulidad de que Nicodemo, el maestro de Israel, no comprendiera el nuevo nacimiento como un requisito previo esencial para la entrada al reino. “Respondió Nicodemo y le dijo: ¿Cómo puede hacerse esto? Respondió Jesús y le dijo: ¿Eres tú maestro de Israel, y no sabes esto?”. Tal incredulidad se relaciona con el hecho de que Nicodemo, como maestro de Israel, debería haber sido muy consciente de la predicción que se encuentra en Ezequiel 36:24–27, que explica claramente la necesidad del nuevo nacimiento antes de que se permita la entrada al reino. Estos versos dicen: “Y yo os tomaré de las naciones, y os recogeré de todas las tierras, y os traeré a vuestro país. Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré. Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra”.

Estos versículos no sólo revelan la necesidad del nacimiento espiritual antes de la entrada al reino, sino que también explican el momento específico de la historia en que se establecerá el reino. Aparecen en la sección del Libro de Ezequiel que describe directamente el programa de los últimos tiempos de Israel (Ezequiel 33–48). El contexto general de esta sección es escatológico ya que estos capítulos se relacionan con el nuevo encargo a Ezequiel de predicar la restauración de la nación (Ez. 33), el David milenario (Ez. 34), la destrucción futura de Edom (Ez. 35), la futura restauración política y espiritual de Israel. y reunificación (Ez. 36–37), la batalla de Gog y Magog que lleva a la restauración de la nación (Ez. 38–39), el templo milenario (Ez. 40–46), el río milenial (Ez. 47:1–12), la herencia milenaria de la tierra de las tribus de Israel (Ez. 47:13–48:29), y la restauración final de Jerusalén (Ez. 48:30–35). En otras palabras, Ezequiel 36:24–27 se encuentra en un contexto que predice el regreso de Israel a su propia tierra (Ez. 36:24), el período futuro de la Tribulación y más allá. Por lo tanto, el mismo reino, del cual el nacimiento espiritual es un prerrequisito obligatorio para entrar, es una realidad completamente futura, ya que su propio establecimiento está íntimamente conectado con los eventos del tiempo del fin.

Al dejar la palabra “reino” sin definir en Juan 3:3–5, Jesús presupone este rico trasfondo del Antiguo Testamento extraído del profeta Ezequiel en relación con la futura llegada del reino. Al hacer una pequeña referencia al reino, Jesús simplemente reafirma la idea de que al reino sólo se ingresa por nacimiento espiritual, sin alterar de ninguna manera la cronología de Ezequiel con respecto a la futura llegada del reino. En resumen, en Juan 3:3–5, Jesús simplemente ensaya un hecho bien conocido de Ezequiel—la necesidad del nacimiento espiritual antes de entrar al reino. Al hacer una declaración tan escasa y al no definir el reino, debemos ir a la fuente, el profeta Ezequiel, para tener una idea de cuándo llegará el reino. El contexto del nuevo nacimiento se encuentra dentro de un contexto más amplio que apunta exclusivamente al futuro de la llegada del reino.

No Gustar la Muerte Hasta la Llegada del Reino

Mateo 16:27–28, representa más versículos utilizados por los teólogos del “reino ahora”. Ellos dicen: “Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras. De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte, hasta que hayan visto al Hijo del Hombre viniendo en su reino”. En el versículo 27, Jesús señala tanto la manifestación angelical como el juicio final asociado con la venida de Su reino. Debido a que en el versículo 28 Jesús indica que había algunos que lo escuchaban y que no morirían hasta la venida de este reino, muchos asumen que Cristo estableció Su reino en forma espiritual en Su Primer Adviento.

Sin embargo, esta interpretación ignora el contexto de la declaración de Cristo, que se encuentra en los siguientes versículos del siguiente capítulo. Mateo 17:1–13 describe la Transfiguración de Cristo, donde Cristo apareció en Su estado glorificado. Dado que esta manifestación glorificada de Sí mismo fue una aparición temporal durante Su Primer Adviento, Su Transfiguración fue un anticipo o una muestra de lo que sería el Hijo del Hombre viniendo en Su gloria y el esplendor de Su reino, como se describe en Mateo 16:28. Por lo tanto, contextualmente, en Mateo 16:28, Cristo predijo que la Transfiguración tendría lugar antes de que muriera parte de su audiencia inmediata. La predicción de Cristo a este respecto se cumplió literalmente seis días después, cuando tuvo lugar la Transfiguración, como se registra en el capítulo siguiente. Desafortunadamente, la división de capítulos hace que muchos bifurquen la predicción de Cristo al final de Mateo 16 de los eventos al comienzo de Mateo 17. Sin embargo, debe recordarse que las divisiones de capítulos son artificiales. No son parte del texto inspirado, sino que se agregaron mucho más tarde en una forma bien intencionada, pero a veces ineficaz, de organizar y delinear el texto bíblico. Craven explica el contexto completo de Mateo 16:28:

La declaración de Jesús, “hay algunos de los que están aquí”, etc., Mt. 16:28; Marcos 9:1; Lucas 9:27. Esto, de acuerdo con la opinión de Crisóstomo y otros (ver Comm. de Lange sobre Mt. 16:28), puede encontrar su cumplimiento en la Transfiguración que sigue inmediatamente. En este evento, el Basileia no fue simplemente simbolizado, sino que en toda su gloria fue establecida por un momento en la tierra (comp. 2 Pedro 1:16–18).[2]

Que Mateo 16:28 se cumplió en la Transfiguración de Mateo 17:1–13 recibe más apoyo de la gramática del pasaje. McClain explica, “la conjunción con la que comienza el capítulo 17 establece claramente la continuidad ininterrumpida del pensamiento entre 16:28 y 17:1, como también en los relatos de Marcos y Lucas, donde no se produce ninguna división de capítulos”.[3] Thomas Ice también demuestra la continuidad de pensamiento entre los dos capítulos:

Los tres relatos del evento profetizado hablan de ver y del reino. Mateo dice que verán “al Hijo del Hombre viniendo en Su reino”, enfatizando la venida de la persona del Hijo del Hombre. Marcos dice, “ellos ven el reino de Dios” y agrega que vendrá “con poder”. Lucas simplemente dice que “ven el reino de Dios”. La transfiguración se ajusta a todos los aspectos de los diversos énfasis que se encuentran en cada una de las tres predicciones precisas. El énfasis de Mateo sobre la presencia física real del Hijo del Hombre se encuentra claramente en la transfiguración porque Jesús estaba presente personal y visiblemente. . .El énfasis de Marcos en una exhibición del reino con “poder” ciertamente se cumplió con la transfiguración. Nadie podría dudar que la transfiguración ciertamente encaja en la definición de un “encuentro de poder” para los discípulos. El hecho de que Jesús aparezca vestido con la gloria Shejiná de Dios en el monte (Marcos 9:3) es una prueba más para los discípulos de que Él era Dios y actuó con Su poder. La simple declaración de Lucas acerca de algunos que “verán el reino de Dios” también está justificada por su relato (17:28–36). Lucas registra dos veces a nuestro Señor describiendo la transfiguración con el término “gloria” (17:31, 32).[4]

Continuará

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Original article:

El Dr. Andy Woods es oriundo de California, donde asistió a la universidad y obtuvo una licenciatura en Derecho. En 1998, cambió de rumbo y comenzó a hacer la transición del Derecho a la Teología, cuando decidió ingresar al seminario.

Finalmente obtuvo un Doctorado en Exposición Bíblica del Seminario Teológico de Dallas. Actualmente se desempeña como pastor en la Iglesia Bíblica de Sugar Land, en el área de Houston, mientras se desempeña como Presidente del Seminario Teológico Chafer, en Albuquerque, Nuevo México. Es un escritor prolífico y un conferenciante muy solicitado.

Visite el sitio web del Dr. Andy Woods:


Click on this image if you want to buy the book

Notas Finales

[1] Clayton Sullivan, Rethinking Realized Eschatology (Macon, GA: Mercer, 1988), 127.

[2] E.R. Craven, "Excursus on the Basileia," in Revelation of John, ed. J. P. Lange (New York: Scribner, 1874), 96.

[3] Alva J. McClain, The Greatness of the Kingdom (Grand Rapids: Zondervan, 1959), 336.

[4] Thomas Ice, "Preterist "Time Texts"," in The End Times Controversy: The Second Coming under Attack, ed. Tim LaHaye and Thomas Ice (Eugene, OR: Harvest, 2003), 88.

viernes, 16 de septiembre de 2022

Su Cosmovisión: ¿Pagana o Cristiana?

Por Dr. David R. Reagan

La Universidad de Harvard celebró su cosmovisión pagana este año invitando a Jacinda Ardern a pronunciar el discurso de graduación de la escuela. Ella es la Primera Ministra de Nueva Zelanda. Como dijo un observador, su discurso sonó como “una homilía que promueve la ideología doctrinal del secularismo religioso”.1 Ella se jactó elogiosamente de su parlamento y de sus logros legislativos:2

Tenemos un sistema proporcional mixto de miembros, lo que significa que... ha garantizado que nuestro parlamento refleje mejor a nuestras comunidades. Casi el 50 por ciento de nuestro parlamento son mujeres [aplausos]; el 20 por ciento maoríes, los pueblos indígenas de Nueva Zelanda; y nuestro Viceprimer Ministro es un orgulloso hombre gay [grandes vítores], y se sienta entre varios otros parlamentarios del arco iris [aplausos].

En los últimos diez años, hemos aprobado leyes que incluyen todo, desde la introducción del matrimonio gay [vítores alegres] y la prohibición de la terapia de conversión [aplausos], hasta la incorporación de un objetivo de cambio climático de 1.5 grados en la ley [aplausos], la prohibición de armas semiautomáticas de estilo militar y rifles de asalto [aplausos], y la despenalización del aborto [ovación eufórica].

La ocasión me recordó el discurso de graduación que el gran novelista ruso, Alexander Solzhenitsyn, pronunció en Harvard en junio de 1978. Su recepción fue muy diferente a la de la Primer Ministro de Nueva Zelanda. Como ella, llegó al campus como un héroe; pero a diferencia de ella, partió como paria.

Eso es porque lo que tenía que decir indignó a la intelectualidad de Harvard, algunos de los cuales en realidad lo abuchearon. El New York Times incluso llegó a declararlo un “fanático peligroso”.3 Otros críticos lo denunciaron como un “reaccionario zarista, un ayatolá cristiano ortodoxo, un odiador de la democracia y un ultranacionalista ruso”.4 Como ha dicho uno de sus biógrafos, Daniel J. H. Mahoney: “Solzhenitsyn no sólo fue desestimado, fue demonizado”.5

El “Error” de Solzhenitsyn

¿Qué hizo Solzhenitsyn para provocar tanta ira? La respuesta es simple. Habló desde una cosmovisión cristiana, denunciando la creciente degradación de la sociedad estadounidense en la política, los negocios, el periodismo, el arte y la religión. En el proceso, reprendió a la religión del humanismo de Harvard porque, como él mismo dijo: “El humanismo siempre conduce al materialismo, y el materialismo produce ‘pobreza moral’”.6

Esta observación llevó a Solzhenitsyn a su declaración final y definitoria: “En el camino desde el Renacimiento hasta nuestros días...hemos perdido el concepto de una Entidad Suprema Completa que solía restringir nuestras pasiones y nuestra irresponsabilidad”.7

Solzhenitsyn desarrolló su tesis de Harvard de manera más completa y contundente cinco años más tarde, en 1983, cuando recibió el Premio Templeton por su “contribución excepcional a afirmar la dimensión espiritual de la vida”.8 Su discurso de aceptación se tituló: “La Impiedad: El Primer Paso Hacia el Gulag”. (El gulag es el sistema de campos de trabajo forzado soviéticos). Él comenzó con una reminiscencia de su infancia:9

Hace más de medio siglo, cuando todavía era un niño, recuerdo haber escuchado a varias personas mayores ofrecer la siguiente explicación para los grandes desastres que habían ocurrido en Rusia: Los hombres se han olvidado de Dios; es por eso que todo esto ha sucedido.

Otro problema que identificó fue la negativa de las personas a darse cuenta del mal que está en el corazón humano individual, y la consiguiente falta de voluntad para declarar algo como bueno o malo. El resultado, declaró, es que Occidente “se está deslizando ineludiblemente hacia el abismo”.10

Solzhenitsyn enfatizó que nosotros en Occidente debemos darnos cuenta “de que la salvación humana no se puede encontrar ni en la profusión de bienes materiales ni en simplemente ganar dinero”. Más bien, el objetivo debe ser “la búsqueda de un crecimiento espiritual digno”. Luego afirmó que la esperanza de la humanidad sólo se puede encontrar redirigiendo nuestra conciencia “en arrepentimiento al Creador de todo; sin esto, ninguna salida estará iluminada, y la buscaremos en vano”.11

Expresando el mismo pensamiento en diferentes palabras, Solzhenitsyn concluyó sus comentarios instando a sus oyentes a participar en “una búsqueda decidida de la cálida mano de Dios, que hemos despreciado con tanta temeridad y confianza en nosotros mismos”.12

Del Cristianismo al Humanismo

Nuestra nación nació basada en una cosmovisión cristiana. Ese es el punto de vista de la Declaración de Independencia y la Constitución de nuestra nación. La cosmovisión cristiana sirvió a lo largo del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX como el pegamento que mantuvo unida a nuestra sociedad.

Tan fuerte fue la aceptación generalizada de la cosmovisión cristiana que, en 1892, nuestra Corte Suprema declaró: “Ésta es una nación cristiana... Somos un pueblo cristiano, y la moralidad del país está profundamente arraigada en el cristianismo”.13 Sí, nuestros partidos políticos no estaban de acuerdo sobre muchas cosas, pero estaban de acuerdo en los principios fundamentales de la cosmovisión cristiana.

Ese acuerdo comenzó a desmoronarse durante la segunda mitad del siglo XX, lo que resultó en una guerra cultural cada vez más virulenta. Para cuando el siglo llegó a su fin, la cosmovisión humanista había triunfado, lo que dio como resultado tensiones tan extremas que amenazan la existencia futura de nuestra nación.

Una Definición de Cosmovisión

Entonces, ¿qué es una visión del mundo? El término en realidad se define a sí mismo. Es la forma en que una persona ve filosóficamente el mundo. Considere las diferencias en las cosmovisiones en competencia en Estados Unidos hoy en día, que se ilustran en el cuadro a continuación.

¿Cuál es su cosmovisión? ¿Está enfocado en Jesús y en servirle? ¿Está defendiendo la verdad de la Palabra de Dios, o se ha acostado con el mundo y se ha convertido en cristiano sólo de nombre? ¿Se ha enamorado del mundo y ha olvidado que se supone que debe ser distinto del mundo?

Cosmovisiones Opuestas

Humanismo                        Cristianismo

El Hombre es Supremo Dios es Supremo

El Hombre es básicamente bueno El Hombre es básicamente malo

La evolución produjo la vida Dios creó la vida

La vida no tiene significado Jesús le da significado a la vida

La moralidad es irrelevante La Palabra de Dios determina la moralidad

La verdad es relativa La verdad es absoluta

Lo supernatural es un mito Lo sobrenatural es real

No hay vida después de la muerte La vida continúa después de la muerte

La vida se trata de logros La vida se trata de servicio a Dios

La única esperanza del mundo es una reforma económica, política y social 

La única esperanza del mundo es Jesús

Hay una vieja canción espiritual negra que siempre me desafía a examinar mi actitud hacia el mundo. El primer verso dice así:14

Este mundo no es mi hogar, solo soy un paso. Mis tesoros están depositados en algún lugar más allá del azul. Los ángeles me llaman Desde la puerta abierta del cielo, Y ya no puedo sentirme como en casa en este mundo.

¿Esas palabras expresan sus sentimientos acerca de este mundo? ¿Qué palabra usaría para resumir sus sentimientos? ¿Celoso? ¿Ansioso? ¿Enamorado? ¿Separado? ¿Está cómodo o se siente incómodo?

El Punto de Vista Bíblico

Jesús dijo: ...el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará” (Juan 12:25). El apóstol Pablo dio una fuerte advertencia muy similar acerca de sentirse cómodo con el mundo. En Romanos 12:2 escribió: No se conformen a este mundo; más bien, transfórmense por la renovación de vuestro entendimiento…”. ¿Está a la altura de esta exhortación?

¿Está conformado al mundo? ¿Ha adoptado la forma de vestir del mundo? ¿Qué pasa con la forma de hablar del mundo, o el amor del mundo por el dinero? ¿Son sus metas las metas del mundo — poder, éxito, fama y riquezas?

El hermano de Jesús expresó el asunto en un lenguaje muy directo. Él dijo: “¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios” (Jacobo 4:4).

¿Es amigo del mundo? ¿Se siente cómodo con lo que el mundo tiene para ofrecer en música, películas, programas de televisión y libros más vendidos? ¡La amistad con el mundo es enemistad contra Dios!

De hecho, Jacobo lo pone aún más fuerte que eso, porque al comienzo del pasaje que cité anteriormente (Jacobo 4:4), dice que aquellos que son amigos del mundo son adúlteros espirituales.

El apóstol Juan enfatiza lo mismo con la misma fuerza en 1 Juan 2:15–16:

No amen al mundo ni nada de lo que hay en él. Si alguien ama al mundo, no tiene el amor del Padre. Porque nada de lo que hay en el mundo —los malos deseos del cuerpo, la codicia de los ojos y la arrogancia de la vida— proviene del Padre, sino del mundo.

No hay forma de escapar de la triste realidad de estas palabras. ¿Ama el mundo? Si es así, ¡el amor del Padre no está en usted!

La Perspectiva Necesaria de la Cosmovisión

Si quiere sobrevivir a los peligrosos tiempos del fin en los que estamos viviendo, debe comprometerse a vivir con una perspectiva eterna.

¿Qué significa eso? En palabras de Pedro, eso significa vivir como “extranjeros y peregrinos” en este mundo (1 Pedro 2:11). De manera similar, en palabras del escritor de Hebreos, significa vivir como “extranjeros y peregrinos” (Hebreos 11:13). Pablo lo expresó de esta manera: No piensen en las cosas terrenales porque, “nuestra ciudadanía está en los cielos” (Filipenses 3:19–20). Pablo explicó por qué se sentía así: Porque considero que los padecimientos del tiempo presente no son dignos de comparar con la gloria que pronto nos ha de ser revelada” (Romanos 8:18). Tenga en cuenta que ésas son las palabras de un hombre que fue llevado al cielo y experimentó personalmente sus glorias (2 Corintios 12:1-4).

El gran escritor cristiano, C. S. Lewis, explicó que vivir con una perspectiva eterna significa “vivir como comandos que operan detrás de las líneas enemigas, preparando el camino para la llegada del Comandante en Jefe”.15  ¡Maranata! (1 Corintios 16:22).

Referencias

1) David Lane, “Our Judeo-Christian Heritage Squandered: Is It Any Wonder Judgment Is Upon America?” CharismaNews, June 7, 2022, www.charismanews.com/opinion/renewing-america/89366-our-judeo-christian-heritage-squandered-is-it-any-wonder-judgment-is-upon-america, page 1.

2) Ibid.

3) David Aikman, “Profiles in Faith: Aleksandr Solzhenitsyn, Part II: A World Split Apart: Solzhenitsyn’s Harvard Speech Twenty-four Years Later,” www.cslewisinstitute.org, page 1.

4) Ibid.

5) Brian C. Anderson, “Solzhenitsyn’s Permanence,” www.newcriterion.comarticles.cfm/Solzhenitsyn-s-permanence-8077, page 1.

6) Ibid.

7) American Rhetoric Online Speech Bank, “Alexandr Solzhenitsyn: ‘A World Split Apart,’ Address at Harvard University on June 8, 1978,” http://americanrhetoric.com/speeches/alexandersolzhenitsynharvard.htm, page 11.

8) NobelPrize.org, “Lists of Nobel Prizes and Laureates: 1970,” www.nobelprize.org/search/?query=1970.

9) Aleksandr Solzhenitsyn, “‘Men Have Forgotten God’ — The Templeton Address,” May 1983, www.roca.org/OA/36/36h.htm, page 1.

10) Ibid., page 3.

11) Ibid,. Pages 3-4.

12) Ibid., page 4.

13) Jane G. Rainey, “Church of the Holy Trinity v. United States (1892),” www.mtsu.edu/first-amendment/article/724/church-of-the-holy-trinity-v-united-states, pages 1-2.

14) Hymnary.org, “This World is Not My Home,” https://hymnary.org/text/this_world_is_not_my_home_im_just_a?extended=true.

15) El autor no pudo localizar la fuente precisa de esta cita que se atribuye a C. S. Lewis. Lewis se refiere varias veces a “vivir en territorio enemigo” en su clásico, Mero Cristianismo, (Nueva York, Nueva York: MacMillan Publishing Co., 1960), página 51.

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Read in Lamplighter:

miércoles, 14 de septiembre de 2022

Libro: Islam y Cristianismo – Los Autores

 ¿Dos Caminos Hacia el Mismo Dios?

Por Dr. David R. Reagan

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice

Marko y Elzeth Kiroglu

Marko Kiroglu nació en Turquía y creció en la fe islámica.  Se convirtió en un lingüista altamente calificado, y en 1977, a la edad de 24 años, mientras servía como traductor para un grupo de hombres de negocios cristianos, asistió a un servicio de adoración cristiano por primera vez y fue presentado a Jesús.

En las siguientes semanas, Marko comenzó a estudiar la Biblia y pronto se dio cuenta de  que el Dios de la Biblia era completamente diferente de Alá, el dios del islam. Este descubrimiento lo llevó a su conversión a Jesús, y en 2001, se unió a una iglesia evangélica turca a la que sirvió durante ocho años. En la iglesia fue bautizado y discipulado.

En enero de 2006, después de que Marko terminó de predicar un sermón y el servicio había sido despedido, cinco hombres visitantes de repente lo confrontaron y le exigieron que negara a Jesús y abrazara el islam. Él se negó. Respondieron golpeándolo hasta dejarlo inconsciente. Arrojaron su cuerpo a una zanja y lo dejaron por muerto.  Pero no estaba muerto, y finalmente revivió de sus graves heridas.

Luego, a través de una notable serie de circunstancias, Dios le dejó en claro a Marko que debía mudarse a la República de Sudáfrica, y establecer un ministerio allí.  Era el último lugar en el mundo que Marco esperaba ser llamado a servir.

Llegó a Sudáfrica en febrero de 2009 y, desde entonces, ha establecido un ministerio de profecía bíblica, capacitado a muchas iglesias en evangelismo musulmán, dominado el idioma sudafricano afrikáans, obtenido una licenciatura en teología y casado con la hija de un pastor sudafricano.

Hoy en día, él y su esposa, Elzeth, viven en el área de Ciudad del Cabo. Son padres de tres hijos, dos niñas y un niño. El ministerio de Marko, llamado “Cuenta regresiva para Cristo”, ha sido grandemente bendecido por el Señor. Marko tiene un poderoso alcance a través de videos de enseñanza.  Recientemente, ha establecido una iglesia en casa que está creciendo rápidamente.

Este libro se inspiró en dos folletos que  Marko ha publicado en Sudáfrica: “Robo de Identidad” (2016), e “Historia de Dos Casas” (2017).

Tim y Amy Moore

El Coronel Tim Moore me sucedió como Director y Evangelista Sénior del Ministerio Cordero y Léon, en junio de 2021.  Es, por decir lo menos, un hombre notable.

Tim es nativo de Kentucky. Se graduó de la Academia de la Fuerza Aérea, y pasó 34 años en la Fuerza Aérea, ascendiendo al rango de Coronel. Voló múltiples misiones en Irak y Afganistán.

Durante sus últimos años en la Fuerza Aérea, mientras prestaba servicio en las Reservas, se convirtió en piloto e instructor de pilotos de UPS. Y mientras realizaba ambos trabajos, se postuló para la Legislatura de Kentucky y fue elegido para la Cámara de Representantes, donde sirvió durante 13 años, antes de renunciar para convertirse en el Director del Ministerio Cordero y León. Mientras estuvo en la legislatura, presidió el Caucus Pro-Vida y el Caucus de Oración y fue una voz franca a favor de los principios piadosos.

Tim es un experto en profecía bíblica, maestro, predicador y escritor. Sirve como anfitrión del programa de televisión de transmisión nacional del ministerio, “Cristo en la Profecía”.  También se desempeña como editor de la revista del ministerio, Lamplighter.

Él y su esposa Amy son padres de cuatro hijos, tres niñas y un niño, y han sido bendecidos con cuatro nietos.

Nathan y Heather Jones

Nathan Jones creció en el noreste de los Estados Unidos y asistió a la universidad en The Philadelphia College of the Bible. Más tarde obtuvo una maestría de Liberty University.

Durante seis años sirvió a una de las iglesias más grandes de los Estados Unidos: la Iglesia Cristiana del Sureste en Louisville, Kentucky. Trabajó en el departamento de tecnología de la información como arquitecto de sitios web. 

En 2007, Nathan fue llamado a mudarse a Texas para trabajar a tiempo completo con el Ministerio Cordero y León. Desde entonces, ha revolucionado por completo el sitio web del ministerio (lamblion.com), convirtiéndolo en un sitio interactivo muy dinámico. Su título es “Evangelista de Internet”, y realmente sirve en esa capacidad, llegando con el Evangelio a personas de todo el mundo.

Además, Natán es un maestro y predicador altamente calificado de la Palabra Profética de Dios. También es un autor talentoso que ha escrito dos libros de gran éxito de ventas: uno sobre los Profetas Menores, y el otro sobre los ángeles en el libro de Apocalipsis.

Nathan y su esposa, Heather, son padres de tres hijos, dos niños y una niña. Heather también sirve al Ministerio Cordero y León en una variedad de capacidades.

Dave y Linda Reagan

Dr. David R. Reagan — Nací y crecí en Texas y asistí a la Universidad de Texas en Austin. Obtuve dos maestrías y un doctorado en la Fletcher School of Law & Diplomacy, una escuela de relaciones internacionales que es propiedad y es operada conjuntamente por las universidades de Tufts y Harvard.

Pasé mis primeros 20 años de carrera como profesor de derecho internacional y política.  En 1980, me sentí llamado por Dios para dedicar el resto de mi vida a proclamar el pronto regreso de Jesús.

Así que renuncié a mi carrera académica y di un paso de fe para establecer un ministerio de profecía bíblica al que llamé Ministerio Cordero y León, porque esos son los dos símbolos proféticos del Mesías utilizados por los profetas del Antiguo Testamento: el Cordero de Dios, que vendría a morir por nuestros pecados; y el León de Judá, que un día regresaría para reinar desde Jerusalén, trayendo paz, rectitud y justicia al mundo.

Como dije anteriormente, me retiré del liderazgo del ministerio en junio de 2021, mudé mi oficina a mi casa y ahora trabajo a tiempo parcial para el ministerio, enfocándome en escribir libros y artículos para revistas.

Estuve casado durante 60 años con mi esposa, Ann, quien fue llamada a la presencia del Señor en agosto de 2020. Fuimos padres de dos hijas y tenemos cuatro nietos y dos bisnietos.  En junio de 2021, poco después de jubilarme, me volví a casar con una dama piadosa que conocía desde hacía 45 años.   Ella había estado casada con su esposo pastor durante 54 años, cuando murió en mayo de 2020.  Su nombre es Linda.  Tiene seis hijos y más de 30 nietos y bisnietos. Ella sirve al Señor enseñando la Biblia a los niños y aconsejando a las personas de toda nuestra nación por teléfono.

Reflexiones Finales

Los artículos de este libro exhiben una gran animosidad hacia la religión del islam, porque todos los autores creemos que es una religión falsa encabezada por un dios impostor que en realidad es Satanás disfrazado. Pero nuestra animosidad no está dirigida hacia el pueblo islámico.

Vemos a los musulmanes de este mundo como cautivos del islam, porque la religión islámica ha sido impuesta por la espada en todos los lugares donde prevalece, y ha mantenido su dominio a través de la amenaza de la espada. En la mayoría de las naciones musulmanas, la gente sabe que la conversión al cristianismo significa la muerte, tanto para el que se convierte como para el que compartió el Evangelio con esa persona.

Un ex profesor de Historia Islámica en la prestigiosa Universidad Al-Azhar en El Cairo — un hombre que luego se convirtió al cristianismo — me dijo que, “La historia del Islam es un río de sangre”.  Y sigue siendo hasta el día de hoy una religión de violencia. Es cualquier cosa, menos la “religión de paz”, que ha sido retratada por los medios de comunicación occidentales.

La oración de los autores de este libro es que millones de musulmanes lleguen a conocer a Jesús como su Señor y Salvador, y sean liberados de la oscuridad de su esclavitud espiritual.

Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Haga clic en la siguiente imagen si desea adquirir el libro (por el momento disponible sólo en inglés)

lunes, 12 de septiembre de 2022

¿Qué Hay En Su Cosmovisión?

 Por Tim Moore

Director y Evangelista Sénior 
Ministerio Cordero y León


“No se conformen a este mundo; más bien, transfórmense por la renovación de su entendimiento de modo que comprueben cuál sea la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta”. – Romanos 12:2

Una famosa campaña publicitaria en los últimos años preguntó a los consumidores: “¿Qué hay en su billetera?”. El punto era que, si no tenía una tarjeta de crédito en particular, estaba siendo mal atendido y se lo estaba perdiendo.

Como nuestra sociedad parece empeñada en el engaño cultural colectivo, vale la pena preguntarse: “¿Qué hay en su cosmovisión?”.

Tal vez debería definir mi término. La cosmovisión es la lente a través de la cual percibimos todo. Nos ofrece un marco para edificar nuestra percepción de la realidad. Tradicionalmente, Occidente se adscribe a una cosmovisión judeocristiana. Eso no quiere decir que todas las personas fueran judías o cristianas comprometidas, sino simplemente que la sociedad se construyó en torno a ciertos entendimientos comunes, que incluyen:

  1. Hay una realidad objetiva.
  2. La ley moral es inmutable y transmitida por Dios (en lugar de inventada e impuesta por la humanidad).
  3. Cada persona es responsable ante un Juez que ejecutará la justicia perfecta a su debido tiempo.

Nuestros propios fundadores adoptaron una comprensión cristiana de la depravación del hombre, — lo que llevó a un sistema de controles y equilibrios dentro de nuestras instituciones gubernamentales. Respetaron la soberanía de Dios y confiaron en que Él actuará como el juez supremo.

"Nuestra Constitución fue hecha sólo para un pueblo moral y religioso. Es totalmente inadecuado para el gobierno de cualquier otro” – John Adams

Sin negar el papel de otras influencias, no se puede negar el impacto de tal cosmovisión judeocristiana. Las civilizaciones occidentales prosperaron, elevando el valor de la vida humana, valorando la importancia del ingenio humano, y logrando la mayor y más extendida prosperidad en la historia del mundo. Todo esto fue posible porque las sociedades occidentales entendieron colectivamente que Dios reina sobre los asuntos de los hombres — y todos le responderemos al final.

¿Quiere decir esto que la civilización occidental está más allá de la crítica? No, en absoluto. De hecho, nuestra voluntad de participar en el autoexamen y la introspección ha sido una de las fortalezas de nuestro sistema. Pero algo ha cambiado en los últimos años.

Los Tiempos Están Cambiando

Surgiendo de los campus universitarios, primero en Europa y ahora en todo el mundo occidental, la “alta crítica” ha infectado a todos los segmentos de la sociedad. En pocas palabras, la alta crítica ha desafiado no sólo las afirmaciones de verdad que se han transmitido durante generaciones, sino también la idea misma de que existe una Verdad objetiva. Oprah captura el relativismo maleable de esta nueva ideología cuando habla de “tu verdad” frente a “mi verdad” — como si la verdad fuera tan transitoria que cambia de persona a persona. La vicepresidenta Kamala Harris ha sucumbido claramente a esta moralidad vacía.

El filósofo y erudito judío Dennis Prager afirma el peligro del camino en el que estamos:

“Si Estados Unidos abandona su base de valores judeocristianos y el papel central de las Biblias judía y cristiana, la prueba guía de sus fundadores, todos estaremos en grandes problemas, incluidos, muy especialmente, los no cristianos de Estados Unidos. Al igual que los judíos de la Europa secular”. (Dennis Prager, "Estados Unidos fundado para ser libre, no secular”, Townhall.com, 3 de enero de 2007). 

El Pecado Más Mortífero

Un ejemplo del peligro al que nos estamos enfrentando se refiere a una sola palabra. En un momento, los pensadores occidentales reconocieron siete “pecados capitales”: orgullo, codicia, ira, envidia, lujuria, gula y pereza. Sería instructivo explorar cada uno de ellos a su vez. Sin lugar a dudas, cada uno se aplica a nuestro momento cultural actual. Pero uno siempre ha sido considerado el más mortífero de todos.

Nada menos que una fuente autorizada como Wikipedia llama al orgullo “el original y más grave de los siete pecados capitales”, porque es “el más demoníaco de ellos...[y] se cree que es la fuente de los otros pecados capitales”. La fuente de esa idea se cita como Juan Clímaco — también conocido como “Juan de la Escalera” — un monje cristiano del siglo VII que vivió en el Monte Sinaí.

La influencia corruptora del orgullo es evidente en la caída de Lucifer. Enamorado de su propia belleza y convencido de que era digno de alabanza en lugar de Dios, Satanás buscó ser exaltado en el cielo. De manera reveladora, no quería abrazar la santidad, la justicia o la gracia de Dios, sólo el estatus alto y elevado de Dios. Debido a su rebelión contra el Todopoderoso, Satanás fue expulsado del cielo. La Escritura es clara en que “el orgullo está antes de una caída” (Proverbios 16:18).

Y, sin embargo, el orgullo es la emoción que hincha nuestros corazones como estadounidenses. A finales de la década de 1980, los patriotas estadounidenses conservadores impulsaron la canción de Lee Greenwood, Proud to Be an American, a la cima de las listas. No estoy criticando la canción de Greenwood per se; su llamado a la unidad y al respeto mutuo sería un bálsamo bienvenido para nuestro estado de ánimo nacional de hoy. Pero nuestro sentido de arrogancia y orgullo ha llevado a graves errores en nuestra sociedad.

Cada junio, Estados Unidos ahora celebra el “Mes del Orgullo”. Esta afirmación directa de los estilos de vida LGBTQI + (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgénero, Queer e Intersexuales “plus”) impregna nuestras ondas de radio. En caso de que no se dieran cuenta de que el acrónimo había ganado otras letras, ése fue el acrónimo oficial del Mes del Orgullo de la Casa Blanca. Podemos estar seguros de que se seguirán agregando otras letras a medida que se descubran nuevas identidades.

¿Cuándo Nos Descarrilamos?

Pocas personas hoy en día negarían que algo está terriblemente mal en nuestra tierra. Como David Reagan ha documentado, los desafíos que enfrentaron los maestros de escuelas públicas hace 70 años, palidecen en comparación con los horrores que experimentan hoy. En lugar de masticar chicle, hacer ruido y colarse en las filas, ahora deben lidiar con el abuso de drogas, el suicidio, la violación y el asalto. Por otro lado, mientras que a los estudiantes una vez se les enseñó a respetar los ideales de la verdad, la justicia y el estilo estadounidense, nuestro sistema educativo ahora tiene a nuestra propia sociedad y sus principios fundacionales en gran desdén.

Yo diría que el problema está capturado en uno de mis proverbios favoritos: Donde no hay visión, el pueblo se desenfrena” (29:18). Esta declaración se aplica dentro de cualquier organización o sociedad. A menos que haya un entendimiento común del propósito — una visión acordada — no hay unidad de esfuerzo o propósito. Pero, en otro sentido, cuando un pueblo ni siquiera puede ponerse de acuerdo sobre un conjunto de principios, la sociedad inevitablemente se volverá loca.

Ciertamente, si Thomas Jefferson estuviera vivo hoy, no habría forma de que nuestro Congreso actual aceptara la frase: “Sostenemos que estas verdades son evidentes...”. Algunos argumentarían en contra de que cualquier verdad sea evidente, mientras que otros desafiarían: “¿La verdad de quién?, mientras que otros aún negarían la validez de la verdad cognoscible en absoluto.

Creemos que Estados Unidos realmente comenzó a descarrilarse en la década de 1960, en medio de la revolución sexual y cultural. Pero las señales de desaparición ya eran evidentes mucho antes de eso. En medio de la Segunda Guerra Mundial, Peter Marshall predicó un sermón titulado “Prueba de Fuego”, en el que denunció el creciente materialismo y el abandono de Dios en Estados Unidos.

Ciertamente, nunca hemos estado a la altura de nuestros propios elevados ideales. Pero hubo un tiempo en que al menos aspirábamos a servir como una ciudad en una colina, un faro de verdad y libertad. Hoy en día, muchos dentro de nuestro propio país exhiben un odio por esos mismos objetivos. Entregados a las concupiscencias, pasiones degradantes y las mentes depravadas (como se describe en Romanos 1:18-32), ya no son capaces de discernir la verdad”.

¿A Dónde Más Podemos Ir?

Lo que nos deja con la misma pregunta que planteé al principio de este artículo: “¿Qué hay en su cosmovisión?”.

Mientras medita en su respuesta, considere la respuesta cruda pero honesta que dieron los discípulos de Jesús cuando él preguntó si querían abandonarlo como muchos lo estaban haciendo. Pedro respondió: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. Y nosotros hemos creído y conocido que tú eres el Santo de Dios” (Juan 6:68-69).

¿Cree eso? ¿Su confianza en Jesucristo y su confianza en Su Palabra dan forma a todas sus creencias, todas sus acciones y todas sus actitudes? Si puede decir honestamente que es así, entonces tiene una cosmovisión centrada en Cristo.


Traducido por Donald Dolmus
Ministerio En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Read original article in English:
Share/Bookmark