domingo, 17 de febrero de 2019

Libro: Los Fundamentos de la Profecía Bíblica – Lección 24 (pdf)

Un Resumen General

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice

Hecho: El mensaje de la profecía bíblica para los creyentes es que “¡Jesús triunfará, y ganaremos al final!”.  

Escritura Clave: “Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo” (1 Corintios 15:57).

Haga clic sobre la siguiente imagen para ir a la página de descarga:


Libro: Los Fundamentos de la Profecía Bíblica – Lección 23 (pdf)

La Muerte

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice

Hecho: Muy pocos creyentes son conscientes de lo que la Biblia enseña acerca de la vida después de la muerte. 

Escritura Clave: “Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte” (1 Corintios 15:26).

Haga clic sobre la siguiente imagen para ir a la página de descarga:

sábado, 16 de febrero de 2019

Libro: Los Fundamentos de la Profecía Bíblica – Lección 24

Un Resumen General

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice


Hecho: El mensaje de la profecía bíblica para los creyentes es que “¡Jesús triunfará, y ganaremos al final!”.

Escritura Clave: Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo” (1 Corintios 15:57).

Hemos aprendido de la Palabra de Dios que cuando los que somos cristianos morimos, nuestros espíritus nunca pierden su conciencia (Filipenses 1:21-23; 2 Corintios 5:8). En cambio, nuestros espíritus plenamente conscientes son conducidos inmediatamente a la presencia de Jesús por Sus santos ángeles (Lucas 16:22).

Nuestros espíritus son vestidos con un cuerpo espiritual intermedio y permanecen en la presencia del Señor hasta que aparezca por Su Iglesia al momento del Rapto. En ese momento, Él trae nuestros espíritus con Él, resucita nuestros cuerpos, y luego glorifica nuestros cuerpos, perfeccionándolos y haciéndolos eternos (1 Tesalonicenses 4:13-18).

Regresamos con Él al Cielo en nuestros cuerpos glorificados donde somos juzgados por nuestras obras para determinar nuestros grados de recompensas (2 Corintios 5:10). Cuando este juicio termine, participamos en una gloriosa fiesta de bodas para celebrar la unión de Jesús y Su Novia, la Iglesia (Apocalipsis 19:7-9).

Testigos de Gloria

Al final de la fiesta, irrumpimos de los cielos con Jesús, regresando con Él a la tierra en gloria (Apocalipsis 19:14). Somos testigos de Su victoria en Armagedón, gritamos “¡Aleluya!”, cuando es coronado Rey de reyes y Señor de señores, y nos deleitamos en Su gloria cuando comienza a reinar sobre toda la tierra desde el Monte Sion en Jerusalén (Zacarías 14:1-9; Apocalipsis 19:17-21).

Durante mil años participamos en ese reinado, asistiéndole con la instrucción, administración y aplicación de Sus leyes perfectas (Daniel 7:13-14, 18, 27; Apocalipsis 20:1-6). Vemos la tierra regenerada y la naturaleza reconciliada (Isaías 11:6-9). Vemos abundar la santidad y la tierra inundada con paz, rectitud y justicia (Miqueas 4:1-7).

Al final del Milenio, somos testigos de la liberación de Satanás para engañar a las naciones. Vemos la naturaleza verdaderamente despreciable del corazón del hombre cuando millones se unen a Satanás en su intento de derrocar el trono de Jesús. Pero gritaremos “¡Aleluya!” otra vez cuando presenciamos la destrucción sobrenatural  por Dios de los ejércitos de Satanás y vemos a Satanás mismo lanzado al lago de fuego, donde será atormentado para siempre (Apocalipsis 20:7-10).

Luego seremos testigos del Juicio del Gran Trono Blanco, cuando los injustos son resucitados para comparecer ante Dios. Veremos las perfectas santidad y justicia en acción cuando Dios pronuncie Su terrible juicio sobre esta congregación de condenados que han rechazado Su regalo de amor y misericordia en Jesucristo (Apocalipsis 20:11-13).

Jesús será plenamente vindicado, ya que toda rodilla se doblará y toda lengua confesará que Él es el Señor. Entonces los injustos recibirán su justo merecido cuando sean lanzados al lago de fuego (Apocalipsis 20:14-15).

Testigos de una Nueva Creación

Luego seremos testigos del espectáculo de juegos artificiales más espectacular de toda la historia.

Seremos llevados a la Nueva Jerusalén — la Nueva Jerusalén preparada por Jesús para Su Novia — y desde allí observaremos cómo Dios renueva esta tierra con fuego, quemando toda la inmundicia y contaminación  dejada por la última rebelión de Satanás (2 Pedro 3:12-13).

Así como los ángeles se regocijaron cuando Dios creó el universo, nos regocijaremos al ver a Dios sobrecalentar esta tierra y remodelarla como una bola de cera caliente en la Tierra Nueva, la tierra eterna, el paraíso donde viviremos para siempre en la presencia de Dios (Apocalipsis 21:1-7).

¡Qué momento glorioso será cuando bajemos a la Tierra Nueva dentro de la fabulosa Nueva Jerusalén (Apocalipsis 21:3). Él proclamará: “He aquí, yo hago nuevas todas las cosas” (Apocalipsis 21:5).

Veremos a Dios cara a cara (Apocalipsis 22:4). Él enjugará todas nuestras lágrimas (Apocalipsis 21:4). La muerte no será más (Apocalipsis 21:4). Se nos darán nuevos nombres (Apocalipsis 2:17), y existiremos como personalidades individuales revestidos en cuerpos perfectos (Filipenses 3:21). Y creceremos eternamente en conocimiento y amor de nuestro Creador infinito, honrándolo con nuestros dones y talentos. 

Por decir lo menos, éstas son promesas de Dios que deberían darnos esperanza. Deberíamos poder entusiasmarnos con ellas y desear compartirlas con aquellos que no conocen a Jesús como su Señor y Salvador. 

Cita:

“Un continuo mirar hacia el mundo eterno no es, como algunos piensan, una forma de escapismo o un hacerse castillos en el aire, sino una de las cosas que el cristiano debe hacer. No quiere decir que debamos dejar el mundo actual tal como  es. Si leemos la historia, veremos que los cristianos que más hicieron por el mundo presente fueron precisamente los que más se ocuparon del mundo venidero. Los apóstoles mismos que pusieron los fundamentos para la conversión del Imperio Romano, los grandes hombres que edificaron la Edad Media y los evangélicos ingleses que abolieron la trata de esclavos dejaron su marca sobre la tierra, precisamente porque sus mentes se hallaban ocupadas por las cosas del cielo. Desde que los cristianos han dejado de pensar en el otro mundo han llegado a ser ineficaces en éste. Aspiren al cielo y obtendrán la tierra "por añadidura"; aspiren a la tierra y no tendrán ni lo uno ni lo otro”. C. S. Lewis en Cristianismo…¡y nada más!

Preguntas:

1) ¿Entiende ahora por qué un estudio de la profecía bíblica es tan importante? ¿Cuál cree que es la razón más importante?

____________________________________________________________


2) ¿Desea profundizar más en la Palabra Profética de Dios? ¿Hay algún tema particular sobre el que desee obtener más información?

____________________________________________________________

3) Repasando las lecciones de este libro, ¿cuál fue la más interesante para usted, y por qué?

____________________________________________________________

____________________________________________________________

4) Muchas personas, incluyendo a algunos pastores, les gusta bromear que no son amileniales, premileniales ni postmileniales. En cambio, dicen que son “pan-mileniales” porque no saben lo que va a suceder en el futuro, pero creen que “todo saldrá bien al final”. ¿Ve que esto es sólo una excusa para no estudiar la profecía bíblica? ¿Y se da cuenta ahora de cuánto de la Palabra de Dios está ignorando? ¿Cuál sería su respuesta a un pan-milenialista?

____________________________________________________________

____________________________________________________________

____________________________________________________________

5) Muchos cristianos ignoran la profecía bíblica porque dicen que es “demasiado aterradora”. Como resultado, muchos ni siquiera han leído el libro de Apocalipsis. ¿Cómo le respondería a una persona así?

____________________________________________________________

____________________________________________________________

6) Muchos pastores ignoran la enseñanza y predicación de la profecía bíblica porque dicen que es una quimera sin ninguna relevancia para el aquí y ahora. ¿Cuál es su respuesta?

____________________________________________________________

____________________________________________________________


Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

viernes, 15 de febrero de 2019

Libro: Los Fundamentos de la Profecía Bíblica – Lección 23 (conclusión)

La Muerte

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice

Nuestros Cuerpos

Después de la muerte, nunca habrá un momento en el que existamos sin un cuerpo. ¡Nunca seremos espíritus etéreos!

Aquellos de nosotros que somos salvos estamos destinados a tener dos cuerpos futuros. Primero recibiremos un cuerpo intermedio espiritual — intermedio entre nuestro cuerpo físico actual y nuestro cuerpo glorificado futuro. 

La evidencia de tal cuerpo se encuentra en varios lugares en la Escritura:
  • 1 Samuel 28 — Cuando Samuel, quien estaba muerto, se les apareció a Saúl y la bruja de Endor.
  • Mateo 17 — Cuando Moisés y Elías aparecieron en la Transfiguración de Jesús.
  • Lucas 16 — Cuando el hombre rico y Lázaro son descritos en el Hades.
  • Apocalipsis 7 — Cuando los mártires de la Tribulación son representados de pie ante el trono de Dios con túnicas blancas.

Nuestro segundo cuerpo futuro será recibido al momento de nuestra resurrección, que para los creyentes de tiempo actual será al momento del Rapto.

En ese momento, si hemos muerto anteriormente, nuestros cuerpos actuales serán resucitados y glorificados. Y si estamos vivos, nuestros cuerpos súbitamente serán trasladados de lo mortal a lo inmortal.

Todo esto se describe en 1 Tesalonicenses 4:13-18, donde el apóstol Pablo describe una serie de eventos que ocurrirán al momento del Rapto:
  • Una trompeta sonará y un arcángel gritará. 
  • Jesús aparecerá en los cielos, trayendo con Él los espíritus de los santos muertos de la Era de la Iglesia.
  • Él resucitará nuestros cuerpos, reunirá sus espíritus con sus cuerpos, y luego glorificará sus cuerpos.
  • Luego arrebatará a todos los creyentes vivos, y convertirá sus cuerpos de mortales a inmortales en ruta hacia arriba.

El cuerpo glorificado que recibiremos al momento de nuestra resurrección será nuestro cuerpo para la eternidad. Esto plantea la pregunta, “¿Qué es un cuerpo glorificado?”.

El Cuerpo Glorificado

Pablo lo describe en 1 Corintios 15:42-44. Él dice que nuestros cuerpos son enterrados en “corrupción” y son levantados en “incorrupción”. Se “siembra en deshonra” y “resucitará en gloria”. “Se siembra en debilidad” y “resucitará en poder”. Concluye diciendo, “Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual”. Observe las palabras clave:
  • Incorruptible — Eterno
  • Glorioso — Perfeccionado
  • Poderoso — Victorioso sobre el pecado
  • Espiritual — Sujeto totalmente al Espíritu Santo

Aquellos que sean glorificados nunca más estarán sujetos a la enfermedad, dolor, sufrimiento, y muerte. Sus cuerpos serán perfeccionados y, por lo tanto, los cojos caminarán, los sordos oirán, los ciegos verán, los mudos hablarán y aquellos con demencia tendrán su mente despejada.

Quizás  la mejor manera de pensar en un cuerpo glorificado sea pensar en el cuerpo de Jesús después de Su resurrección. Se describe en Filipenses 3:

20) …esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;

21) el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.

Así, de acuerdo con este pasaje, nuestro cuerpo glorificado será como el cuerpo resucitado de Jesús. Será tangible y reconocible. Pero tendrá una dimensión diferente, porque el cuerpo de Jesús podía aparecer y desaparecer repentinamente y podía viajar instantáneamente de un lugar a otro.

Preguntas

Una de las preguntas más comunes que las personas hacen sobre la vida después de la muerte es, “¿Nos conoceremos en el Cielo?”. La respuesta es sí. Y se puede deducir fácilmente a través de la lógica. Sólo piense: Si usted es Juan o Betty en esta vida y es salvado, pero se convierte en alguien más en el Cielo, entonces Juan y Betty no fueron salvos. 

Otra pregunta común es si comeremos o no en nuestros cuerpos glorificados. Y de nuevo, la pregunta es sí. Sabemos esto con certeza porque Jesús comió varias veces con Sus discípulos en Su cuerpo glorificado, después de Su resurrección (Lucas 24:42-43; Juan 21:10-15).

Una pregunta muy seria es si podremos o no pecar en nuestros cuerpos glorificados. Después de todo, la perfección del Cielo no evitó que Satanás pecara. Jesús prometió en Apocalipsis 21:4 que en el Cielo “y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor…”. Dado que “la paga del pecado es muerte” (Romanos 6:23), la promesa de no más muerte es una promesa de no más pecado. 

Nuestra naturaleza caída se habrá ido, reemplazada por la justicia de Cristo (Romanos 5:19).Sí, es cierto que Adán y Eva no tenían una naturaleza pecaminosa cuando fueron creados y, sin embargo, pecaron. Pero no habían sido hecho justos por Cristo, y los que ahora son creyentes lo han sido. 

Randy Alcorn, quien ha escrito el libro más exhaustivo sobre el Cielo, ha resumido la respuesta a esta pregunta vital con estas palabras:

Una vez que nos convirtamos en lo que el Dios soberano nos ha hecho ser en Cristo, y una vez que lo veamos como Él es, entonces veremos todas las cosas — incluido el pecado — por lo que son. Dios no necesitará restringirnos. El pecado no tendrá absolutamente ningún atractivo. Será, literalmente, impensable. 

¡Maranatha! 


Preguntas: 

1) ¿Qué fue lo más sorprendente que descubrió en esta lección?

____________________________________________________________

____________________________________________________________

2) ¿Qué piensa sobre la siguiente cita del libro de Randy Alcorn acerca del Cielo? “La muerte es una condición anormal, debido a que desgarra lo que Dios creó y unió [cuerpo y alma]. Dios quería que nuestros cuerpos duraran tanto como nuestras almas… Somos seres unificados. Es por eso que la resurrección de los muertos es tan vital. Y es por eso que Job se regocijó de que en su carne vería a Dios (Job 19:26)”.

____________________________________________________________

____________________________________________________________


3) ¿Tiene miedo a la muerte? ¿Quiere estar seguro del triunfo sobre la muerte? Entonces ponga su fe en Jesús como su Señor y Salvador. Puede hacerlo orando sinceramente: “Padre Celestial, te confieso que soy un pecador. Lo siento por mis pecados, y deseo que sean perdonados al poner mi fe en tu Hijo, Jesús, como mi Señor y Salvador. Creo en fe que has oído esta oración, y la has respondido, y me regocijo de que ha nacido de nuevo en Tu familia eterna. En el nombre de Jesús, amén”. Después de haber dicho esta oración, busque una iglesia que crea en la Biblia, donde pueda atestiguar de su fe en una confesión pública de Jesús y en el bautismo. Luego, participe en un estudio bíblico donde pueda crecer en la Palabra de Dios. 


Lea la parte 1 »»aquí 

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Libro: Los Fundamentos de la Profecía Bíblica – Lección 23 (parte 1)

La Muerte

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice

Hecho: Muy pocos creyentes son conscientes de lo que la Biblia enseña acerca de la vida después de la muerte. 

Escritura Clave:Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte” (1 Corintios 15:26).

¿Está listo para el regreso del Señor? ¿Qué pasa si muere antes de que Él regrese? ¿Está listo para enfrentar a la muerte? ¿Puede decir con confianza que después de su último aliento, estará en la presencia del Señor?

¿Y sabe lo que le pasa a las personas cuando mueren? ¿Van los creyentes a un lugar llamado Purgatorio donde son atormentados para purificarlos para el Cielo? ¿Van los incrédulos directamente al infierno? ¿Los creyentes se convierten en ángeles y los incrédulos en demonios?

La Biblia dice que la mayoría de las personas viven en permanente servidumbre al temor de la muerte (Hebreos 2:15). La mayoría de las veces, el miedo se suprime, pero siempre está allí, justo debajo de la superficie. Normalmente surge cuando un amigo o un miembro de la familia mueren, cuando una persona experimenta un evento cercano a la muerte, como un grave accidente de auto o cuando una persona comienza a alcanzar la edad media. Y, por supuesto, ¡estar agachado en una trinchera con bombas explotando a su alrededor siempre da lugar a pensar en la muerte!

Eventos de la Muerte

Entonces, ¿qué pasa cuando muere? Si eres un hijo de Dios, tu espíritu es inmediatamente introducido al seno de Jesús por Sus santos ángeles. Tu espíritu permanece en el Cielo, en la presencia de Dios, hasta el momento del Rapto.

Cuando Jesús venga por Su Iglesia, trae tu espíritu con Él, resucita y glorifica tu cuerpo, y lo hace de naturaleza eterna (1 Corintios 15; 1 Tesalonicenses 4). Usted reina con Jesús por mil años  y luego vive eternamente con Él en la tierra nueva (Apocalipsis 20-22).

Si no eres un hijo de Dios, entonces tu espíritu va al Hades en tu muerte. Éste es un lugar de tormentos, donde tu espíritu es mantenido hasta la resurrección de los injustos, que tiene lugar al final del reinado milenial de Jesús.

En esa resurrección, eres llevado al Gran Trono Blanco de Dios, donde eres juzgado por tus obras y luego condenado a la “muerte segunda”, que es el “lago de fuego” (Apocalipsis 20:11-15).

El Estado Intermedio

Algunas de las mayores confusiones acerca de la vida después de la muerte se relacionan con el estado intermedio entre la muerte y la eternidad. Algunas personas abogan por un concepto llamado “el sueño del alma”. Argumentan que tanto los salvos como los perdidos están inconscientes después de la muerte, hasta el regreso de Jesús.

Pero la Biblia deja muy en claro que nuestro espíritu no pierde su conciencia en la muerte. Lo único que “se queda dormido” es nuestro cuerpo — en un sentido simbólico.

Pablo dice en 2 Corintios 5:8 que preferiría estar “ausentes del cuerpo, y presentes al Señor”. En Filipenses 1:21, él observa, “Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia”. Luego añade en el versículo 23 que su deseo es “partir y estar con Cristo”. ¡Pablo ciertamente no esperaba estar en coma después de su muerte!

Si entonces nuestros espíritus retienen su conciencia después de la muerte, ¿a dónde van? La Biblia enseña que antes de la resurrección de Jesús, los espíritus de los muertos iban a un lugar llamado Hades (Seol en el Antiguo Testamento). Los espíritus existían allí conscientemente en uno de dos compartimentos, el Paraíso o el Tormento. Esto concepto está representado gráficamente en la historia de Jesús sobre el rico y Lázaro (Lucas 16:19-31).

La razón por la que los salvos iban al Paraíso en el Hades en lugar del Cielo es porque sus pecados estaban cubiertos por su fe, pero no perdonados. Por lo tanto, no podían ser conducidos a la presencia del Padre Santo. La Biblia enseña que “sin derramamiento de sangre no se hace remisión” (Hebreos 9:22; Levítico 17:11).

El perdón de sus pecados tuvo que esperar el sacrificio de una persona perfecta quien moriría por sus pecados y no por los Suyos. Esa persona fue Jesús (2 Corintios 5:21; 1 Pedro 2:24).

La Biblia indica que después de la muerte de Jesús en la Cruz, Él descendió al Hades para declarar las buenas noticias de que había derramado Su sangre por los pecados de la humanidad (1 Pedro 3:18-19; 4:6). La Biblia también indica que después de Su resurrección, cuando ascendió al Cielo, Jesús se llevó el Paraíso con Él, y transfirió los espíritus de los santos muertos del Hades al Cielo (Efesios 4:8-9; 2 Corintios 12:1-4). Los espíritus de los santos muertos son representados después estando en el Cielo ante el trono de Dios (vea Apocalipsis 6:9; 7:9).


Lea la conclusión »»aquí

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

miércoles, 13 de febrero de 2019

Libro: Los Fundamentos de la Profecía Bíblica – Lección 22 (pdf)

Señales de los Tiempos

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice

Hecho: Se nos dan señales a vigilar que indicarán la época del regreso del Señor. 

Escritura Clave: “Cuando estas cosas [eventos profetizados del tiempo del fin] comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca” (Lucas 21:28).

Haga clic sobre la siguiente imagen para ir a la página de descarga:

Revista Llamada de Medianoche – Febrero 2019

La gloria inefable de nuestro alto llamado

Haga clic sobre la imagen para descargar la revista

Temas incluidos en esta edición:

»» ¿Qué aspecto tendría Gaza sin terrorismo?
»» España impulsa el reconocimiento de Palestina por parte de la UE 
»» El Estado de Israel moderno, ¿realmente es parte de la profecía bíblica?
»» La Epístola a los Filipenses
»» ¿Nos ven nuestros queridos que durmieron en el Señor? 

Entre otros.

Para poder descargar y leer esta revista, necesitará tener instalado el programa gratuito Adobe Reader.


Si desea obtener materiales adicionales, visite la página web del Ministerio Llamada de Medianoche:

Libro: Los Fundamentos de la Profecía Bíblica – Lección 22 (conclusión)

Señales de los Tiempos

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice

Las Señales de los Tiempos

Hay una gran cantidad y variedad de estas señales. De hecho, hay tantas que es difícil controlarlas. La mejor manera de comprenderlas es agruparlas en varias categorías amplias. Echémosles un vistazo de esa manera.

1) Las Señales de la Naturaleza — Las señales concernientes a la naturaleza son las menos respetadas. El problema es doble. Primero, la gente es propensa a pensar, “Siempre ha habido terremotos, erupciones volcánicas, huracanes y hambrunas. Entonces, ¿qué es lo nuevo?

El segundo problema es más filosófico. Somos personas muy racionalistas y, como tales, tendemos a ser escépticos de lo sobrenatural. Si no podemos verlo, pesarlo y medirlo, no podemos aceptar su existencia. Sin embargo, la Biblia enseña que hay todo un ámbito de realidad que normalmente no es perceptible a los sentidos — el ámbito de lo sobrenatural que incluye a ángeles y demonios (Efesios 6:10-12).

Debido a que somos tan racionalistas, tendemos a burlarnos de la idea de que Dios nos hablaría a través de las señales de la naturaleza. Pero la Biblia afirma esto una y otra vez. Los profetas del Antiguo Testamento repetidamente señalaron las señales de la naturaleza y afirmaron que indicaban el juicio de Dios o Su ira inminente.

Hoy estamos viendo que las calamidades naturales aumentan en frecuencia e intensidad, tal como fue profetizado. 

2) Las Señales de la Sociedad — Jesús dijo que regresaría en un tiempo cuando la sociedad se parecería a “los días de Noé” (Mateo 24:37). El Antiguo Testamento nos dice que la época de Noé era de inmoralidad y violencia, porque los pensamientos de los corazones de los hombres estaban continuamente enfocados en la maldad (Génesis 6:5-13).

El apóstol Pablo enfatizó esta señal en sus escritos. En 2 Timoteo 3:1-5; Pablo dice que la sociedad de los tiempos del fin se caracterizará por una gran tensión. Será una sociedad en la que la gente amará tres cosas: el yo, el dinero y el placer (2 Timoteo 3:2-4). Lo que Pablo identifica aquí es la religión, el dios y el estilo de vida de la sociedad del tiempo del fin: el Humanismo, el Materialismo, y el Hedonismo.

Pablo describe la desesperación resultante en términos gráficos: “habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados…” (2 Timoteo 3:2-4). No hace falta decir que esto se lee como si fueran las noticias de la noche. 

3) Las Señales Espirituales — Hay numerosas señales espirituales que debemos vigilar, tanto negativas como positivas.

Las negativas son en verdad muy negativas. Incluyen cosas tales como la aparición de falsos cristos, y sus grupos sectarios (Mateo 24:5, 11, 24), la apostasía de la iglesia profesante (2 Timoteo 3:5), la persecución de los cristianos fieles (Lucas 21:12-19), y un brote de satanismo (1 Timoteo 4:1).

Estamos en medio del cumplimiento de todas estas profecías. Gran parte del cristianismo tradicional está revolcándose en apostasía. Los grupos sectarios se están multiplicando. Los cristianos están siendo perseguidos en todo el mundo. 

Pero, afortunadamente, hay algunas señales espirituales muy positivas que están profetizadas para los tiempos del fin. Una es la proclamación del Evangelio a todo el mundo (Mateo 24:14).

Esta profecía comenzó a cumplirse en el siglo XX, como resultado de la tecnología moderna, como la radio de onda corta y la televisión vía satélite. Con el advenimiento de la tecnología informática, la Biblia ha sido traducida rápidamente a cientos, incluso miles, de idiomas y dialectos.

Otra señal positiva es la creciente comprensión de la profecía bíblica. Muchas de las profecías concernientes a los tiempos del fin ni siquiera fueron entendidas por el profeta que las dio. Un buen ejemplo es Daniel. Él estaba desconcertado por muchas de las profecías del tiempo del fin que el Señor le dio. Cuando se quejó de esto, el Señor le dijo que dejara de preocuparse, porque “estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin” (Daniel 12:4, 9).

A medida que nos acercamos al día en que el Señor regresará, entendemos más y más la profecía bíblica. Parte de la nueva comprensión se debe al desarrollo de eventos mundiales, como el restablecimiento de la nación de Israel. Otras profecías misteriosas ahora pueden entenderse debido a los desarrollos tecnológicos modernos.

Una de las señales espirituales más gloriosas es el gran derramamiento del Espíritu de Dios que la Iglesia está recibiendo en estos tiempos del fin. La Biblia profetiza que un gran empoderamiento del Espíritu Santo vendrá en los días postreros para permitir que los cristianos que estén abiertos al poder del Espíritu se opongan a los ataques de Satanás. 

En Joel 2:23, esto es puesto en las imágenes de una “lluvia temprana y tardía”. La lluvia temprana fue en Pentecostés y continuó a través de la historia temprana de la Iglesia, cuando era joven y luchaba por establecerse. La lluvia tardía está ocurriendo hoy, cuando la verdadera Iglesia se opone a los ataques finales de Satanás. 

4) Las Señales de la Tecnología —  La explosión del conocimiento científico y su aplicación técnica a las comunicaciones, el transporte, el procesamiento de datos y las armas de guerra es definitivamente una señal del pronto regreso del Señor (Daniel 12:4).

Por ejemplo, ¿cómo podría toda la gente del mundo recibir la marca de la bestia (Apocalipsis 13:16-18) antes de la invención del láser y las computadoras? ¿Cómo podría el Falso Profeta hacer una imagen del Anticristo que parecerá estar viva (Apocalipsis 13:14-15) antes del desarrollo de la robótica y los hologramas?

5) Las Señales de la Política Mundial — La profecía bíblica pronostica la reunión de cierto patrón internacional de naciones en los tiempos del fin. 

La nación de Israel volverá a existir, y todas las naciones del mundo buscarán destruir al Estado judío (Zacarías 12:1-3). Particularmente amenazante para Israel será una superpotencia ubicada en “los confines del norte” (Ezequiel 38:6). Está nación es identificada en Ezequiel 38 en términos que sólo pueden interpretarse como la Rusia moderna. 

La existencia del Estado judío también será amenazada por sus vecinos árabes (Salmos 83; Ezequiel 35).

El resurgimiento de China como una superpotencia también está profetizado (Apocalipsis 9:12-16; 16:12), al igual que la reunificación de Europa (Daniel 7:7-8, 24).

El mundo se caracterizará por guerras y rumores de guerras (Mateo 24:6). Las naciones también se verán afectadas por conflictos políticos internos que a menudo conducirán a “reino contra reino”, o guerra civil (Mateo 24:7).

La anarquía aumentará en todas partes (Mateo 24:12), una profecía que se ha cumplido en el escenario internacional con la llegada del terrorismo moderno.

6) Las Señales de Israel — El grupo más importante de señales, más importante que todos los demás juntos, es el grupo concerniente a la nación de Israel. Una razón es porque la profecía del tiempo del fin se enfoca en Israel.

Otra razón por la que Israel es tan importante es porque el pueblo judío es el reloj profético de Dios. Esto significa que muy a menudo, cuando Dios está revelando un evento importante que se llevará a cabo en el futuro, Él señalará al pueblo judío y afirmará que cuando algo les suceda a ellos, el evento importante también ocurrirá. 

Un ejemplo de este principio se encuentra en Lucas 21:24, donde Jesús les dijo a Sus discípulos que observaran a Jerusalén. Su punto era que Jerusalén sería conquistada y luego “pisoteada por los gentiles” hasta que llegara el momento de que Él regresara. En otras palabras, Él estaba diciendo que cuando los judíos recuperen la ciudad de Jerusalén de los gentiles, eso será una señal segura de que Su regreso está cerca.

Los romanos estaban en control de Jerusalén cuando Jesús habló estas palabras. Fueron sucedidos por muchas naciones e imperios hasta el 7 de junio de 1967, cuando los judíos finalmente recuperaron la soberanía sobre la ciudad de Jerusalén por primera vez en 1,897 años.

La Súper Señal

Hay una “súper señal” decisiva que eclipsa a todas las mencionadas anteriormente y que claramente indica que Jesús está en la puerta misma del Cielo preparándose para Su pronto regreso.

Esa señal es lo que podría llamarse CONVERGENCIA. Lo que significa es que, por primera vez en la historia, todas las señales de los tiempos del fin del regreso del Señor han convergido. No falta ninguna.

Esto significa que estamos viviendo en tiempo prestado, y la pregunta crucial para todos nosotros es, “¿Está listo para el regreso del Señor?”.

Preguntas:

1) ¿Cómo se siente acerca de la “súper señal”? ¿Cree que realmente estamos viviendo en los tiempos cuando todas las señales han convergido?

____________________________________________________________

____________________________________________________________

2) Lea Apocalipsis 11:3-11 con respecto a los dos testigos de Dios que predicarán en Jerusalén durante la primera mitad de la Tribulación. ¿Qué hay en los versículos 8-11 que no se podía entender en términos naturales antes de la década de 1960? 

____________________________________________________________

____________________________________________________________

3) Lea 2 Timoteo 3:1-5. ¿Suena esto como una descripción de su nación hoy?

____________________________________________________________

____________________________________________________________

4) A principios de la década de 1900, cuando C. I. Scofield estaba preparando la publicación de su famosa Biblia de estudio, que fue publicada en 1909, él hizo el siguiente comentario acerca de Ezequiel 38 y 39: “Estos capítulos muestran una invasión en los tiempos del fin de Israel por parte de Rusia y ciertos aliados. No lo entiendo, y no puedo explicarlo, pero lo creo porque la Biblia dice que pasará. ¿Por qué las profecías en estos capítulos eran tan difícil de entender entonces, pero no hoy?

____________________________________________________________

____________________________________________________________

5) Una de las señales espirituales negativas de los tiempos del fin se presenta en 1 Timoteo 4:1. ¿Puede nombrar algunos cumplimientos de esta profecía en su nación hoy?

____________________________________________________________

____________________________________________________________


Lea la parte 1 »»aquí 

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Libro: Los Fundamentos de la Profecía Bíblica – Lección 22 (parte 1)

Señales de los Tiempos

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice

Hecho: Se nos dan señales a vigilar que indicarán la época del regreso del Señor. 

Escritura Clave: Cuando estas cosas [eventos profetizados del tiempo del fin] comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca” (Lucas 21:28).

No hay señales para el Rapto. Puede ocurrir en cualquier momento. Pero la Biblia enseña que podemos conocer la época de la Segunda Venida y el período inmediatamente anterior — la Tribulación.

Conociendo la Época

La razón por la que podemos conocer la época de la Tribulación y la Segunda Venida es porque la Biblia está llena de señales que indicarán la época del regreso del Señor, y se nos dice que las vigilemos. Estas señales se encuentran tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, y hay una gran cantidad de ellas.

Por ejemplo, uno de cada 25 versículos en el Nuevo Testamento específicamente se refiere a la Segunda Venida. Pero lo que no es tan conocido es el hecho de que hay cientos de profecías en el Antiguo Testamento que también se relacionan con la Segunda Venida. 

Además de los Profetas Mayores y Menores, los Salmos están llenos de profecías mesiánicas con respecto al regreso del Señor. De hecho, el Salmo 2 es una de las profecías sobre la Segunda Venida más importantes de la Biblia.

Un Área de Ignorancia

Muchos, si no la mayoría de, cristianos, han ignorado el estudio de estas señales porque creen que, dado que “Jesús vendrá como ladrón en la noche”, es una pérdida de tiempo intentar interpretar las señales para anticipar el momento de Su venida.

Es cierto que Jesús dijo que vendría como un ladrón en la noche (Mateo 24:42-43). Pero Pablo más tarde explicó que esta declaración de Jesús estaba dirigida a los incrédulos, no a los cristianos.

Pablo señala este punto en su primera carta a los tesalonicenses. En el capítulo 5, dice que aunque Jesús va a regresar como un ladrón en la noche, no hay razón para que Su regreso sorprenda a ningún cristiano (1 Tesalonicenses 5:4). ¿Por qué no? Porque, como lo dice Pablo, “Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón. Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día…” (1 Tesalonicenses 5:4-5).

¿Qué quiere decir Pablo con esta declaración aparentemente enigmática? Él se estaba refiriendo al hecho de que cuando aceptamos a Jesús como nuestro Salvador, recibimos la presencia permanente del Espíritu Santo (Romanos 5:5). A través del Espíritu, recibimos el poder de iluminarnos espiritualmente. 

Así pues, Pablo está diciendo en 1 Tesalonicenses 5 que podemos saber la época del regreso del Señor, porque se nos ha dado discernimiento espiritual a través del don del Espíritu Santo.

El Concepto de Jesús

En Mateo 24, Jesús comparó las señales de Su regreso con las señales de un embarazo. Piénselo de esta manera: Es posible que no sepa la fecha cuando una mujer embarazada va a dar a luz, pero tarde o temprano, mientras observa el desarrollo de su embarazo, pensará: “¡Ese bebé va a nacer pronto!”. ¿Por qué? Usted puede saber mirando.

Jesús dijo que las señales que apuntan a Su regreso serían como “dolores de parto” (Mateo 24:8). Cualquier madre sabe lo que Jesús quiso decir con este comentario. A medida que se acerca el momento de Su regreso, las señales aumentarán en frecuencia e intensidad, al igual que los dolores de parto. Por ejemplo, habrá más terremotos y serán más intensos. 

Éste es un punto crucial que generalmente se pasa por alto. Por lo tanto, las personas a menudo se burlan de las señales diciendo: “Siempre ha habido guerras y rumores de guerra, y terremotos y hambrunas”. Sí, siempre ha habido tales calamidades, pero ahora están aumentando en frecuencia e intensidad, tal como Jesús profetizó.

En Hebreos 10:25 se nos dice que debemos animarnos “unos a otros, y con mayor razón ahora que vemos que aquel día se acerca” (NVI). El contexto es la Segunda Venida de Jesús. Este pasaje deja en claro que podemos saber la época del regreso del Señor — que cosas tangibles serán visibles para alertarnos del pronto regreso del Señor. ¿Qué son esas cosas? ¿Cuáles son las señales que Biblia nos dice que debemos vigilar?


Lea la conclusión »»aquí 

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

martes, 12 de febrero de 2019

Libro: Los Fundamentos de la Profecía Bíblica – Lección 21 (pdf)

Recompensas Celestiales

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice

Hecho: Los creyentes serán juzgados por sus obras para determinar sus grados de recompensa.

Escritura Clave: “Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras” (Mateo 16:27).

Haga clic sobre la siguiente imagen para ir a la página de descarga:

Video: Peregrinaje a Israel 11 – Abu Gosh (subtitulado)


Dr. David Reagan: Uno de los lugares más inusuales de todo Israel es una intersección en un pequeño pueblo llamado Abu Gosh, que está situado a unas siete millas de Jerusalén. No van a creer lo que se encuentra ubicado en esta intersección. Varía de lo ridículo a lo profundamente espiritual. Para un vistazo cercano, quédese en sintonía.


Nota: Recuerde hacer clic en la opciones "CC" y "Configuración", para activar los subtítulos en español.

Video subtitulado por la hermana Helena Aillón.

»» Vea el episodio 1: Una Visita al Salón de la Independencia
»» Vea el episodio 2: La Costa de Israel
»» Vea el episodio 3: Galilea 
»» Vea el episodio 4: Nazareth
»» Vea el episodio 5Meguido y Bet-Semes
»» Vea el episodio 6El Monte de los Olivos 
»» Vea el episodio 7: La Ciudad Vieja
»» Vea el episodio 8: El Mar Muerto
»» Vea el episodio 9: El Cementerio del Monte Herzl

»» Vea el episodio 10: La Tumba del Jardín
Share/Bookmark