jueves, 23 de noviembre de 2017

¿Cuál es el significado de "lenguas angélicas"? (1 Corintios 13:1)



En 1 Corintios 13:1, Pablo escribe: “Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe”. Algunos escritores y defensores del misticismo y del conocimiento esotérico, tanto antiguos como modernos, han sostenido que lo que dice Pablo aquí es que existe un lenguaje exclusivo de los ángeles, un idioma celestial desconocido e incomprensible para los humanos. Para sostener esta idea, 1 Corintios 13:1 se vincula a menudo con 2 Corintios 12:4, donde Pablo dice que fue arrebatado al paraíso donde escuchó “palabras inefables que no le es dado al hombre expresar”. 

En el mundo del primer siglo, que tenía una gran presencia romana y una historia de influencia griega, la gente admiraba la elocuencia y la oratoria. Esto explica, seguramente y en parte, la fascinación de los corintios por el fenómeno de la glosolalia, el hablar en lenguas (que entendemos como lenguajes conocidos). En 1 Corintios 13:1, Pablo está hablando de su capacidad retórica y afirma que, incluso aunque usara todo tipo de lenguaje imaginable, pero no tuviera amor, sus palabras serían un parloteo vacío. Su referencia al lenguaje angélico es una hipérbole, una figura del lenguaje, parecida a las otras hipérboles que siguen de inmediato a esta afirmación en el pasaje bíblico, a saber: conocer todos los misterios y tener todo el conocimiento; tener toda la fe; entregar todos sus bienes a los pobres, y entregar su cuerpo para ser quemado. No está diciendo que los ángeles tengan un idioma exclusivo. 

Sus palabras en 2 Corintios 12:4 tampoco respaldan la idea de una lengua de los ángeles. Su comentario en ese pasaje quiere decir que le prohibieron hablar de lo que oyó. Como vimos antes, en el cristianismo temprano (y en el judaísmo) se debatió la existencia de un lenguaje angélico, debate basado en parte en 1 Corintios 13:1 y en escritos no canónicos. Dentro de estas reflexiones había cierta disparidad de pensamiento, y la creencia de que el lenguaje angélico era el mismo que el primer lenguaje humano, el hebreo, o algún idioma esotérico celestial. Aunque es una idea interesante, en el texto bíblico no hallamos nada que respalde la existencia de semejante lengua. Sabemos que cuando los ángeles hablaban a las personas en la Biblia, éstas podían comprenderles, y es razonable pensar que los ángeles se comunicaron en el idioma de aquellos individuos. También sabemos que los ángeles alaban y alabarán a Dios en el cielo (Salmo 148:2), pero no se dice nada de un idioma angelical. 

Fuente: Respuestas a preguntas sobre ángeles y demonios, H. Wayne House y Timothy J. Demy, páginas 72-73.

Artículos relacionados:

martes, 21 de noviembre de 2017

¿Dónde Mora Satanás?



Según las Escrituras, hay seis lugares donde mora Satanás. Algunos figuran en el pasado, uno de ellos en el presente y tres en el futuro. De la misma manera, que podemos conocer la vida de una persona si vemos en qué lugares ha vivido, la vida de Satanás también se puede conocer gracias a sus residencias. Esas moradas son las siguientes:

1. El trono de Dios o “el santo monte de Dios” (Ezequiel 28:11-15). Antes de la caída de Satanás, estaba con Dios en calidad de querubín, cubriendo con sus alas el trono divino.

2. El huerto de Edén (Ezequiel 28:13). Algunos intérpretes opinan que no era el mismo huerto donde estuvieron Adán  y Eva, sino un huerto mineral anterior. Independientemente de si Satanás acudió en forma de serpiente a ese huerto o al huerto de Génesis 2-3, la segunda morada fue posterior a la caída de Satanás. 

3. Los cielos atmosféricos (Efesios 2:2; 6:12). Ésta es la morada actual de Satanás, un espíritu creado. Sin embargo, tiene acceso tanto al cielo como a la tierra. En el cielo es el acusador de los redimidos (Job 1:2; 1:2, Apocalipsis 12:10), y en la tierra es el príncipe del mundo, que dirige la revuelta constante contra Dios, con intención de destruir a los redimidos (Lucas 4:5-7; Juan 12:31; 2 Corintios 4:4; 11:3,4; 1 Pedro 5:8).

4. La tierra (Apocalipsis 12:7-12). A la mitad de la Tribulación de siete años, Satanás será expulsado de los cielos atmosféricos y confinado a la tierra, donde pasará la segunda mitad de la Tribulación. Durante este tiempo provocará un gran caos y tremendas calamidades.

5. El abismo (Apocalipsis 20:1-3). Al final de la tribulación, tras la segunda venida de Cristo, Satanás será atado y arrojado al abismo (lit. “que no tiene límites” o “no tiene fondo”), un lugar de confinamiento temporal, durante mil años.

6. El lago de fuego (Apocalipsis 20:7-10). La última morada de Satanás será el lago de fuego, donde él y sus demonios permanecerán por toda la eternidad.


Tomado de: Respuestas a preguntas sobre ángeles y demonios. H Wayne House y Timothy J. Demy, páginas 56-57

Artículos relacionados:

¿Qué es orar en lenguas? ¿Es el orar en lenguas un lenguaje de oración entre Dios y el creyente?



Respuesta: Como un antecedente, favor de leer nuestro artículo sobre “El don de hablar en lenguas”. Hay cuatro pasajes principales en la Escritura que se señalan como evidencia del orar en lenguas: Romanos 8:26; 1 Corintios 14:4-17; Efesios 6:18; y Judas 20. Efesios 6:18 y Judas verso 20 mencionan “orar en el Espíritu”. Sin embargo, las lenguas como lenguaje de oración no es una interpretación adecuada del “orar en el Espíritu”.

Romanos 8:26 nos enseña, “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues que hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles”. Dos puntos clave hacen altamente improbable que Romanos 8:26 se refiera a las lenguas como un lenguaje de oración. (1) Romanos 8:26 dice que es el Espíritu quien “gime”, no los creyentes. (2) Romanos 8:26 establece que los gemidos del Espíritu “no pueden ser pronunciados”. La esencia misma de hablar en lenguas es la pronunciación de palabras. 

Eso nos deja con 1 Corintios 14:4-17 y especialmente el verso 14, “Porque si yo oro en lengua desconocida, mi espíritu ora, pero mi entendimiento queda sin fruto”. ¿Qué significa esto? Primero, es muy valioso estudiar el contexto. 1 Corintios capítulo 14 es primeramente una comparación / contraste del don de hablar en lenguas y del don de profecía. Los versos 2-5 aclaran que Pablo veía a la profecía como un don superior al de las lenguas. Al mismo tiempo, Pablo exclama el valor de las lenguas y declara que se alegra de hablar en lenguas más que todos los demás (verso 18).

Hechos capítulo 2 describe la primera aparición del don de lenguas. En el día de Pentecostés, los apóstoles hablaron en lenguas. Hechos capítulo 2 aclara que los apóstoles estaban hablando en lenguas humanas (Hechos 2:6-8). La palabra traducida “lenguas” tanto en Hechos capítulo 2 como en 1 Corintios capítulo 14 es “glossa” que significa “lenguaje”. Es la palabra de la que procede nuestra moderna palabra “glosario”. Hablar en lenguas era la habilidad de hablar en un idioma que no conocías, a fin de comunicar el Evangelio a alguien que hablara esa lengua. En la región multicultural de Corinto, parece que ese don de lenguas era especialmente valorado y prominente. Los creyentes en Corinto podían comunicar mejor el Evangelio y la Palabra de Dios como resultado del don de lenguas. Sin embargo, Pablo hace totalmente claro, que aún este uso de las lenguas, debía ser interpretado, es decir, “traducido” (1 Corintios 14:13, 27). Un creyente de Corinto hablaría en lenguas, ministrando la verdad de Dios a alguien que hablara ese idioma, y entonces ese creyente, u otro creyente en la iglesia, debía interpretar lo que se había hablado, para que toda la asamblea pudiera entender lo que se había dicho. 

Entonces ¿qué es orar en lenguas, y cuál es la diferencia con hablar en lenguas? 1 Corintios 14:13-17 indica que el orar en lenguas también debe ser interpretado. Como resultado, parece que orar en lenguas era ofrecer una oración a Dios. Esta oración ministraría a alguien que hablara ese idioma, pero también necesitaría ser interpretado para que todo el cuerpo de Cristo pudiera ser edificado. 

Esta interpretación no concuerda con aquellas que ven el orar en lenguas como un lenguaje de oración. Esta creencia alternativa puede ser resumida como sigue: el orar en lenguas es un lenguaje de oración personal entre el creyente y Dios (1 Corintios 13:1), que el creyente utiliza para edificarse a sí mismo (1 Corintios 14:4). Esta interpretación no es bíblica por las siguientes razones: (1) ¿De qué manera el orar en lenguas puede ser un lenguaje privado de oración, si éste debe ser interpretado? (1 Corintios 14:13-17). (2) ¿Cómo puede el orar en lenguas ser para auto-edificación cuando la Escritura dice que los dones espirituales son para la edificación de la iglesia, y no para uno mismo? (1 Corintios 12:7). (3) ¿Cómo puede ser el orar en lenguas un lenguaje privado de oración, si las lenguas son por “señal a los incrédulos”? (1 Corintios 14:22). (4) La Biblia aclara que no todos poseen el don de lenguas (1 Corintios 12:11, 28-30). ¿Cómo pueden ser las lenguas un don para auto-edificación si no lo poseen todos los creyentes? ¿No necesitamos todos ser edificados? 

Hay una interpretación adicional sobre el orar en lenguas que necesita ser aclarada. Algunos entienden el orar en lenguas como un “código de lenguaje secreto” que evita que Satanás y sus demonios entiendan nuestras oraciones, y que por ello puedan aprovecharse de nosotros. Esta interpretación no es bíblica por las siguientes razones: (1) Consistentemente, el Nuevo Testamento describe las lenguas con un lenguaje humano. Es improbable que Satanás y sus demonios no sean capaces de entender los lenguajes humanos. (2) La Biblia registra a incontables creyentes orando en su propio lenguaje, en voz alta, sin preocuparse de que su oración pudiera ser interceptada por Satanás. Aun si Satanás y/o sus demonios escucharan y entendieran las oraciones que hacemos, carecen absolutamente del poder para evitar que Dios responda las oraciones de acuerdo a Su voluntad. Sabemos que Dios escucha nuestras oraciones, y ese hecho hace irrelevante el que Satanás o sus demonios las escuchen y entiendan. 

Después de todo lo dicho, ¿qué hay de los muchos cristianos que han experimentado el orar en lenguas y lo han encontrado muy edificante para ellos mismos? Primero, debemos basar nuestra fe y práctica en las Escrituras, no en experiencias. Debemos ver nuestras experiencias a la luz de la Escritura, no interpretar la Escritura a la luz de nuestras experiencias. Segundo, muchos de los cultos y religiones del mundo, también reportan experiencias de hablar en lenguas / orar en lenguas. Obviamente el Espíritu Santo no concede estos dones a individuos no creyentes. Así que, parece que los demonios pueden imitar el don de hablar en lenguas. Esto debe conducirnos a comparar aún más cuidadosamente nuestras experiencias con la Escritura. Tercero, muchos estudios han mostrado cómo el hablar/orar en lenguas puede ser un comportamiento aprendido. A través del escuchar y observar a otros hablar en lenguas, una persona puede aprender el procedimiento, aún inconscientemente. Esta es la explicación más probable para la gran mayoría de los casos, entre los cristianos que hablan / oran en lenguas. Cuarto, el sentimiento de “auto-edificación” es natural. El cuerpo humano produce adrenalina y endorfina cuando experimenta algo nuevo, excitante, emocionante inducido, y/o desconectado del pensamiento racional.

El orar en lenguas es definitivamente una cuestión sobre la que los cristianos pueden respetuosa y amorosamente acordar o discrepar. Orar en lenguas no es lo que determina la salvación. Orar en lenguas no es lo que separa a los cristianos maduros de los inmaduros. El que el orar en lenguas sea un lenguaje de oración, no es algo fundamental para la fe cristiana. Así que, mientras creamos que la interpretación bíblica de la oración en lenguas nos aleje de la idea de un lenguaje privado de oración para la edificación personal – también reconocemos que muchos de los que lo practican, son nuestros hermanos y hermanas en Cristo, y dignos de nuestro amor y respeto.

Fuente: GotQuestions

Libro: Pastores que Abusan – Parte I

Las víctimas hablan por sí mismas

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice


"Obedece a tu pastor en todo lo que te diga, aunque esté mal". 
"No cuestiones al ungido del Señor". 
"Si ves algo mal en el ministro, no digas nada, sólo ora". 
"Tú no eres nadie para juzgar a un siervo de Dios. Si no haces lo que te digo estás en rebeldía". 
"No vayas a denunciar al sacerdote o te van a excomulgar. Déjalo en las manos de Dios". 

Seguramente, todos los que estamos relacionados con el cristianismo hemos escuchado frases como éstas en alguna ocasión. En especial si acostumbramos asistir regularmente a una congregación cristiana. A continuación leeremos las historias reales de hombres, mujeres y familias que oyeron y obedecieron frases como éstas de labios de líderes espirituales aparentemente bienintencionados. Veremos lo que sucedió en sus vidas como consecuencia de haber creído ciegamente estas enseñanzas y por no haber entendido cuál es el límite que marcan los evangelios para seguir a un ministro religioso. 

Los casos aquí descritos han sido seleccionados entre muchos y se escogieron precisamente por ser representativos de lo que cientos de personas viven cada año en el mundo latino. Son experiencias que en su momento vivieron matrimonios, familias, jóvenes, viudas y congregaciones enteras, en distintas organizaciones consideradas o llamadas cristianas.* 

* En la mayoría de los casos narrados a continuación, tanto los nombres como los lugares han sido cambiados para proteger la identidad de las personas involucradas. En un esfuerzo por hacer este libro relevante a los lectores latinos de distintos países, se han modificado varias localidades de la primera edición.

Libro: Pastores que Abusan – Índice


Contenido 

Introducción: Los abusos pastorales, 
una realidad que no podemos ignorar 


Parte I 
Las víctimas hablan por sí mismas 

1 Sacerdotes y abuso infantil: 
Traicionando a los más vulnerables 

2 Iglesias en la encrucijada: 
¿Qué tan grande es el problema? 

3 Estructuras Perversas: 
El ídolo de la Institución 

4 Los líderes autoritarios y el dinero  

5 María Luisa: Crónica de una infamia  

6 Corrupción e impunidad: 
El círculo de la complicidad 

7 Persecución, difamación e intimidación: 
Un arma clásica para controlar 

8 Explotando la relación pastoral:  
Cuando los ministros adulteran 

9 Incesto Espiritual: 
El crimen del reverendo Jackson 

10 Los pastores autoritarios pueden programar a la gente  

11 Sexo y manipulación sectaria:
David Koresh y otros más 

12 Autoritarismo y totalitarismo: 
Un signo clásico de las sectas 

13 ¿A quién le puede pasar? 

Parte II

Cómo reconocer a los pastores abusivos 

14 Métodos de manipulación y doctrinas  
autoritarias 

15 Los límites de la autoridad pastoral  

16 Lo que siempre creyó la Iglesia  
cristiana en cuanto a la autoridad 

17 Desenmascarando las doctrinas  
autoritarias 

18 Los líderes manipuladores dañan a la gente: 
¿Qué debemos hacer?  


Bibliografía 

jueves, 16 de noviembre de 2017

Un Fracaso de la Reforma (pdf)

Interpretación Escritural

Por Dr. Andy Woods

Haga clic sobre la imagen para descargar el artículo



Cuando se cuenta la historia de la Reforma Protestante, el tema debe abordarse con franqueza y honestidad intelectual. A pesar de las grandes contribuciones de los reformadores protestantes a la fe cristiana, la Reforma Protestante realmente representó una mezcla. Por mucho que los reformadores sean idolatrados hoy, su revolución sólo puede describirse como parcial, en el mejor de los casos.

Una de las mayores contribuciones de la Reforma Protestante al cristianismo implica la restauración de un método perdido de interpretación bíblica. Mientras que los reformadores protestantes aplicaron selectivamente este método a partes de la Biblia, la revolución completa tendría que esperar a las siguientes generaciones, que tomaron el método de interpretación de los reformadores y lo aplicaron a la totalidad de la Palabra de Dios. El propósito de este artículo es contar este otro lado de la historia.

Libro: Pastores que Abusan – Introducción

Los Abusos Pastorales: Una Realidad que no Podemos Ignorar

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice

Cuáles son los límites de la autoridad de un pastor. 
Cuál es la diferencia entre la lealtad a una institución religiosa y la complicidad. 
Hasta dónde debemos sujetarnos a un líder espiritual. 
En qué momento debemos abandonar una organización cristiana que se vuelve destructiva. 

Este libro está dirigido a los miles de hombres y mujeres latinos que cada año son víctimas de líderes autoritarios y organizaciones religiosas opresivas. 

Está dedicado de manera especial, a cientos de personas y familias que he tenido la oportunidad de ayudar a través de los años, a recuperarse de malas experiencias religiosas y de los más increíbles abusos de autoridad. Gente toda ésta, que experimentó, en mayor o menor grado, algún tipo de daño físico, material o espiritual por haber estado bajo el liderazgo de pastores, maestros y guías religiosos que a veces caen más bien en la categoría de "iluminados". Dirigentes que aunque se autodenominaban cristianos, no dudaron en abusar de sus posiciones de autoridad religiosa para aprovecharse de sus ovejas. 

Tenemos que estar conscientes que actualmente existen muchas personas que de una u otra manera son objeto de agresiones sexuales, explotación económica, maltratos psicológicos y daño moral por parte de líderes cristianos autoritarios. De individuos que no dudan en utilizar el respeto que sus congregantes les tienen para extraerles dinero, para chantajearlos emocionalmente o en ocasiones para impedirles abandonar sus organizaciones. Para lograr estos fines, los pseudo-pastores usan siempre el nombre de Dios, una Biblia en la mano y una frase que parece hechizar a sus oyentes: "Soy tu autoridad y me tienes que obedecer". 

La primera parte de este libro trata con las experiencias de gente de carne y hueso que en algún momento de su vida depositó su confianza, a veces ciegamente, en líderes religiosos que exigían obediencia absoluta. Los casos aquí presentados son reales. La información, los testimonios, así como los detalles de cada una de las historias han sido comprobados a fondo. Son una muestra del producto de diez años de estudio e investigación sobre este tema a través de Latinoamérica y las comunidades hispanas de los Estados Unidos. Un equipo de investigadores que incluye médicos, educadores, defensores de derechos humanos, sociólogos, teólogos y líderes cristianos de distintas organizaciones, hemos invertido cientos de horas entrevistando extensamente a una cantidad considerable de personas que han sufrido los efectos de liderazgos cristianos abusivos y autoritarios. El grave daño hecho a muchos de ellos ha tomado meses y a veces años en sanar. Con algunos en particular ha sido necesario pasar largas horas para desprogramarlos. Otros han ido recuperando poco a poco la confianza en el cristianismo: confianza que habían perdido al haber sido testigos y a veces víctimas de conductas criminales o inmorales por parte de sonrientes y talentosos líderes religiosos que decían ser siervos de Dios. 

Contamos con entrevistas, grabaciones y testimonios filmados en video de muchas de estas personas que generosamente nos han permitido utilizarlas, en la esperanza de que sirvan para ayudar a otros que están pasando por una situación similar. También tenemos una buena cantidad de fuentes primarias confiables que han sido de gran utilidad para comprobar la veracidad de todas las historias, cruzar información y hacer verificaciones independientes. 

En casi todos los casos presentados aquí, se han cambiado los nombres de las personas, y los lugares de los hechos. Esto tiene un doble propósito: primeramente proteger la identidad y la privacidad de las personas que aparecen en el libro. En segundo lugar, estoy seguro que las historias aquí presentadas no son sólo las de ellos. Son las de muchísimas personas que están viviendo lo mismo y que quizás no se atreven a hablar por miedo. Seguramente una buena cantidad de lectores se identificarán con ellas después de leerlas, y hallarán respuestas, aliento y una nueva dirección para sus vidas. Aunque el enfoque principal de este libro esta esencialmente en los pastores que abusan como individuos, ha sido imprescindible tratar en alguna medida con las organizaciones y estructuras eclesiásticas en que éstos operan. Además de la dimensión descriptiva de las mismas, la cual es por necesidad breve, en esta primera parte del libro presento algunos análisis sintéticos para ayudar a entender mejor la actual crisis de ministros paidófilos, en particular sacerdotes, que ha tenido repercusiones mundiales. 

En la segunda parte del libro hago un sencillo análisis de la conducta y estrategias que los líderes autoritarios utilizan para controlar las conciencias de las personas y de cómo logran manipularlas. En esa sección veremos que los pastores y grupos cristianos abusivos tienen doctrinas similares, utilizan casi los mismos métodos y engañan a la gente de la misma manera, casi sin que se den cuenta. En particular, notaremos lo difícil que puede resultar salir de su esfera de influencia y de su sistema de control. Allí haremos un enfoque especial en las doctrinas del autoritarismo, que constituyen una perversión de las enseñanzas cristianas del respeto y la obediencia a las autoridades espirituales. Este punto en específico es muy importante, porque es precisamente el arma favorita de los líderes sectarios para controlar y lograr que la gente se someta incondicionalmente a sus arbitrariedades. Para concluir, examinaremos la enseñanza bíblica correcta sobre la autoridad espiritual, lo que creyeron las iglesias cristianas en la historia, y quedarán correctamente establecidos los límites de la autoridad pastoral según las enseñanzas cristianas. En otras palabras, nos quedará claro hasta donde debemos obedecer a un ministro y cuándo debemos salimos de su esfera de autoridad e influencia. 

Conociendo por experiencia la forma de actuar de los líderes religiosos autoritarios, puedo anticipar que algunos de ellos harán todo lo que puedan por evitar que sus ovejas lean la información que se presenta aquí. Los que no lo prohíban por decreto e imposición, seguramente dirán a sus seguidores que el libro los puede confundir, aun cuando está sumamente claro. Les advertirán alarmados que leer su contenido les puede hacer daño, aun cuando las verdades que presenta han ayudado a miles de personas. Denunciarán que el libro no es bíblico, aun cuando está perfectamente respaldado en las Escrituras. Organizarán pequeños boicots para tratar de presionar a algunas librerías, censurando la libertad de expresión, intentando que no vendan el libro. Habrá también quienes asegurarán que los casos aquí presentados no son nada comunes, sino sólo exageraciones, casualidades aisladas de gente resentida que habla por amargura. Todo esto a pesar de que las estadísticas, la experiencia, y muchos estudios serios, demuestran que los abusos religiosos son bastante comunes y no inventos de gente malintencionada. En fin, algunos líderes religiosos dirán y harán muchas cosas excepto una: impugnar con bases la veracidad de los estudios de casos que presento o refutar el libro por escrito, especialmente en su parte teológica. 

Aun sabiendo las controversias que despertará la publicación de este libro, considero un deber cristiano y humano escribir sobre esta dolorosa e insoslayable realidad que nos atañe de manera especial a los latinos. 

Asumo también que más allá de líderes religiosos en lo particular, este libro va a molestar a algunas organizaciones que no estarán de acuerdo en que se trate este asunto abiertamente. Es de esperarse que aquellos cuyos errores y prácticas dañinas se exponen en este estudio reaccionen así. Lamentablemente hay una tendencia alarmante en el cristianismo contemporáneo a ocultar y a minimizar las cosas que están mal. Se piensa que el exponer las maldades y errores del ministerio dañará irreparablemente la reputación del cristianismo. Yo opino diferente. Pienso que es necesario y urgente sacar a la luz aquello que está oculto, para que las cosas se reformen a fondo y de raíz. El hacer esto no va a destruir la reputación del cristianismo. Por el contrario. Comenzará a limpiar el testimonio cristiano que está siendo ensuciado por seudo-líderes que se esconden detrás del autoritarismo para cometer las acciones más viles. 

Creo sinceramente que es necesario denunciar públicamente las doctrinas torcidas y perversas del autoritarismo religioso que exigen a la gente que obedezca ciegamente a un hombre sólo porque tiene un cargo de líder religioso. Estas enseñanzas destruyen la dignidad y la libertad del ser humano y lo convierten en un títere o en un robot. Pregúnteselo usted a Joanna, una joven universitaria, que como veremos, fue golpeada y manipulada por un líder que se decía ser "ungido de Dios". Pregúnteselo a la familia López, que sufrió cuatro años de explotación económica y fraudes en una congregación en donde una de sus doctrinas favoritas era "al pastor hay que obedecerle en todo". Preguntémosle a María Luisa Montoya y a los niños de una escuela-orfanato del bajío. La primera, una viuda despojada de medio millón de dólares por su sacerdote de cabecera. Los menores, abusados sexualmente por un cura encubierto por sus superiores. Preguntémosle también a los familiares de las víctimas de la secta de David Koresh en Waco, Texas, donde una de las enseñanzas era: "No debes de juzgar a un líder por su conducta".  Preguntémosle a los cientos y cientos que hoy viven confundidos y decepcionados del cristianismo por las escandalosas inmoralidades que han visto, y a los muchos que están callados y atemorizados de salirse de alguna secta autoritaria porque creen que pecarán contra Dios. Finalmente, preguntémosle a Cristo, cuya autoridad es usurpada y echada a un lado por líderes que piden que se les obedezca a ellos en lugar de a Sus enseñanzas y ejemplo. 

Aunque lo expuesto en este libro es una realidad trágica y que a veces asusta, su objetivo no es en ningún momento desanimar a nadie en su búsqueda espiritual. Mi intención es sólo advertir acerca del peligro de caer en manos de un liderazgo corrupto. 

El hecho de que existan pastores abusivos no implica de ninguna manera que todo el cristianismo esté en crisis ni que no existan genuinos líderes que pueden ser ejemplo y ayuda para nuestras vidas. Al contrario. Todos sabemos que así como hay buenos médicos, también los hay malos. Así como hay profesionistas serios, también existen los charlatanes. Lo mismo sucede con los ministros. Lo importante es aprender a diferenciarlos.

Lea también: 

Avivamiento Genuino versus Manipulación de las Emociones

Por Pr. Marcos A. Nehoda


Cada vez que hay un genuino Avivamiento escritural (de acuerdo a la Palabra de Dios) y espiritual (de acuerdo al Espíritu Santo) siempre habrá en paralelo una imitación, un FALSO AVIVAMIENTO producido por el diablo y sus demonios.

Por un lado, no debemos rechazar el Avivamiento genuino; y, por el otro, debemos estar atentos a las estratagemas carnales, las cuales NO provienen del Señor: "... NO SEAMOS NIÑOS fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por ESTRATAGEMA DE HOMBRES que para engañar emplean con astucia las artimañas del error..." (Efesios 4.14).

No es suficiente que una persona hable conforme a la letra de la Palabra de Dios; pues también debemos discernir EL ESPÍRITU del tal: "Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo" (1° Juan 4.1). 

Infantil de nuestra parte sería APROBAR toda manifestación, para no quedar mal ante los hombres, para no perder prestigio, para no ser considerados unos fariseos, para no ser acusados de faltos de discernimiento. 

¡Al contrario! Una actitud de examinarlo TODO (1° Tesalonicenses 5.21) es la mejor posición, dados los tiempos PELIGROSOS en los cuales vivimos: "También debes saber esto: que en los postreros días vendrán TIEMPOS PELIGROSOS. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, BLASFEMOS, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; A ÉSTOS EVITA" (2° Timoteo 3.1-5). 

Precisamente, los BLASFEMOS son los que tienen APARIENCIA de piedad, que manipulan las mentes, las emociones, que son egocéntricos, que no aceptan la crítica, que no son humildes para reconocer sus errores, que no admiten corrección, que realizan actos que NO TIENEN SUSTENTO EN LAS SAGRADAS ESCRITURAS. " ¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido".  (Isaías 8.20). 

"... en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, ESCUCHANDO A ESPÍRITUS ENGAÑADORES y a doctrinas de demonios; por la hipocresía de mentirosos que, TENIENDO CAUTERIZADA la conciencia, prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la Verdad" (1° Timoteo 4.1-3). 

Notemos que una de las características de los falsos enseñadores (aunque se atengan a la letra de la Palabra pero no al Espíritu) es EL CONTROL sobre las personas, llegando incluso a prohibir casarse, mandando abstenerse de alimentos que Dios creó, metiéndose si fuese posible en la misma alcoba matrimonial, dictando cuántas veces y de qué forma tener intimidad matrimonial, gobernando y decidiendo sobre las finanzas de los hogares, exigiendo dinero y más dinero, prohibiendo noviazgos y matrimonios, ordenando divorcios y recasamientos y por poco, legislando cuántas veces hay que ir al baño, si tuviesen oportunidad de ello.

¡Cuidado! Porque el culto al hombre es una realidad en Corea del Norte; y estos personajes en nuestro medio evangélico buscan ser honrados y reconocidos como 'siervos del Altísimo' y lanzan improperios y maldiciones contra todo aquel que se atreva a cuestionarlos, acusando a los tales de haber 'blasfemado' contra el Espíritu Santo, lanzando maldiciones como: "Aquí hay personas que han tenido un altercado con el pastor... uno va a caer en cama... al segundo le va a dar parálisis y el tercero tendrá problemas judiciales. Cuando se arrepientan (si se arrepienten), hay que ponerlos en disciplina; pero nunca más ponerlos a predicar, pues ya no son confiables". 

"...mientras que los ángeles, que son mayores en fuerza y en potencia, NO PRONUNCIAN JUICIO DE MALDICIÓN contra ellas delante del Señor" (2° Pedro 2.11). 

"...cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo, disputando con él por el cuerpo de Moisés, NO SE ATREVIÓ a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: EL SEÑOR TE REPRENDA" (Judas 1.9). 

Estos personajes que incluso pudieran ser nuestros hermanos en la fe, pero equivocados o desviados– recaudan cantidades de dinero, desproporcionadas para lo que es una ofrenda de amor. 

Claro está que el obrero es digno de su salario (Lucas 10.7) y que es necesario pagarles el viaje de ida y vuelta y darles un alojamiento y comida, pues sino sería imposible para la mayoría de los obreros poder cumplir con los compromisos en tantas iglesias. Pero, ¡salario de obrero! No salario gerencial. Siervo de Dios no significa Gerente de Dios sino, 'sirviente' del Señor.

Conozco personalmente acerca de un caso, en que el predicador, al regresar a su país, ¡adquirió un hermoso automóvil con el dinero que recaudó por sus prédicas! Pudiera ser que los hermanos, sabiendo cuán modestamente vivía el sirviente del Señor y conociendo la tarea que realizaba en su ciudad, región o país, decidieron hacer un gran esfuerzo para proporcionarle un medio de movilidad propia. Pero esto sería una ofrenda excepcional, no la regla. 

Cuando vemos cómo viven fastuosamente algunos 'siervos' mientras que predican en congregaciones numerosas compuestas por personas de tan bajos recursos, que dan lo que no tienen para 'el siervo', uno se indigna al ver que en no pocos casos esto resulta en un suculento negocio para el pastor anfitrión y para el evangelista huésped. 

Incluso sé de predicadores de sana doctrina que van a ministrar a iglesias que no siguen las saludables enseñanzas bíblicas y que no tienen ninguna intención ni propósito de ajustarse a la Palabra de Dios, y que lo invitan porque saben a ciencia cierta que este hombre reúne multitudes y esto genera grandes recaudaciones de dinero. Uno y otro son 'bendecidos' con el pícaro negocio. Lógico, el de 'sana doctrina' no tocará ni planteará ninguna de las erradas doctrinas de esa iglesia; se dedicará a tratar 'otras' doctrinas erradas que no les afecten a ellos. 

Todo esto es una tela de arañas muy compleja, que muy pocos advierten, pues está muy bien diseñada y disimulada. Como dice la Escritura: "... ESTRATAGEMA de hombres que para ENGAÑAR emplean CON ASTUCIA las artimañas del ERROR" (Efesios 4.14). 

"Las armas del tramposo son malas; TRAMA INTRIGAS inicuas para ENREDAR A LOS SIMPLES con palabras mentirosas" (Isaías 32.7). 

Hace poco me encontré con un hermano y le pregunté por las dudas si asistía a la iglesia en su región (era la primera vez que lo veía y desconocía todo acerca de él). Me respondió. "¡Claro, hermano; eso es lo primero!". Le pregunté entonces: "¿Qué dice en Juan 3.16?". ¡Y no me supo responder! Así los simples, los que afirman que solamente se guían por el Espíritu y que el conocimiento bíblico es cosa de fariseos, estos mismos son lo que después son enredados con palabras mentirosas, hábilmente tejidas por la araña venenosa de la manipulación de las mentes, de las voluntades, de las emociones. 

Ambos extremos SON MALOS: la hipocresía o fariseísmo, de aquellos que no quieren ser enseñados ni exhortados, ni están dispuestos a ser renovados; y la ignorancia emocional, de aquellos que solamente buscan que el jarabe sea rico y no quieren recibir el Mensaje fiel de la Palabra de Dios. 

Muchas veces criticamos a los evangelistas, predicadores y pastores que manipulan y se aprovechan de la ignorancia del pueblo; pero la misma culpa la tiene el pueblo; pues son ellos mismos quienes buscan vivir de emociones y cada vez necesitan potenciar más sus abominables prácticas, para conservar el placer de la excitación. 

"Por tanto, mi pueblo FUE LLEVADO CAUTIVO, porque NO TUVO CONOCIMIENTO; y su gloria pereció de hambre, y su multitud se secó de sed" (Isaías 5.13). 

"Para eso tenemos a nuestro pastor, que ha estudiado las santas Escrituras". "No nos ocupamos de saber qué es bueno y qué es malo; mejor no opinar para no caer en el juzgar".

"QUIETO estuvo Moab desde su juventud, y SOBRE SU SEDIMENTO HA ESTADO REPOSADO, y no fue vaciado de vasija en vasija, ni nunca estuvo en cautiverio; por tanto, QUEDÓ SU SABOR EN ÉL, y SU OLOR NO SE HA CAMBIADO (Jeremías 48.11). 

"Me basta con asistir a los cultos lindos... toda la responsabilidad la delego en mi pastor y en los enseñadores que vienen a ministrar". "No leo, no oro, no escudriño, NO DESCONFÍO, NO JUZGO... no me preocupo".

"¡Ay de LOS REPOSADOS en Sion, y de LOS CONFIADOS en el monte de Samaria!" (Amós 6.1). 

"Dios se ocupará de los que hacen y enseñan mal; dejemos todo en las manos del Señor, el cual los juzgará en su momento". "Dejemos que nos asalten, y roben todos los muebles de nuestro hogar y vacíen nuestras cuentas y bolsillos; e incluso, que violen a nuestro cónyuge e hijos; en algún momento la policía y los jueces los juzgarán".

"Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la Palabra CON TODA SOLICITUD, ESCUDRIÑANDO cada día las Escrituras PARA VER SI ESTAS COSAS ERAN ASÍ" (Hechos 17.11). Los hermanos bereanos habían escuchado nada menos que al apóstol Pablo. Sin embargo, aunque escucharon atentamente y con la mejor buena voluntad, luego fueron a sus casas y escudriñaron en las Escrituras, para comprobar que la enseñanza dada por el apóstol estaba en consonancia con las Escrituras. 

¿Qué diríamos hoy si los hermanos de Berea hicieran tal cosa en nuestra época? "¡No sean insolentes! ¡No blasfemen contra el Espíritu Santo! ¡No desconfíen de los siervos de Dios! ¡No se hagan los teólogos hipócritas y fariseos!".

El Señor Jesucristo dijo de Juan el Bautista: "Él era antorcha que ardía y alumbraba; y vosotros quisisteis regocijaros por un tiempo en su luz" (Juan 5.35). 

Notemos dos características en Juan el Bautista: ANTORCHA QUE ARDE Y ANTORCHA QUE ALUMBRA. 

Por un lado, seamos luces que iluminan la saludable enseñanza bíblica y lo testifican con sus propias vidas. Y por el otro, seamos antorchas llenas del fuego del Espíritu Santo, que lleven calor espiritual a las almas necesitadas.

¡Dios NO quiere que alumbremos con la luz fría de la linterna! Dios quiere que seamos antorchas ardientes; pero que iluminemos de veras y no llenemos de humo las mentes y los corazones de los necesitados. 

Si desea ponerse en contacto con el autor de este escrito, puede contactarlo aquí.

Libro: Pastores que Abusan – Parte II

Cómo Reconocer a los Pastores Abusivos

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice

Hasta aquí hemos estudiado distintos casos de la vida real, de personas que fueron víctimas de líderes religiosos autoritarios. Como expliqué en un principio, se escogieron estas historias con toda intención ya que son representativas de lo que les sucede a miles de personas cada año. 

Es conveniente en este momento hacer un alto y subrayar algunas conclusiones importantes. 

En los capítulos anteriores aprendimos que existen pastores, sacerdotes y líderes religiosos que tienen una obsesión por que se les obedezca ciegamente. Reclamando ser representantes de Dios, hay algunos que aun se atreven a pedir que sus seguidores violen lo mismo las leyes divinas que las humanas. Para lograr que la gente haga esto, utilizan al igual que las sectas destructivas, las doctrinas del autoritarismo hasta que provocan una especie de lavado de cerebro en sus oyentes. Este tipo de líderes frecuentemente se niegan a ser cuestionados en cuanto a sus conductas personales, aunque imponen a otros estrictas reglas morales. Se suelen volver agresivos, cínicos y aun peligrosos cuando alguien decide desobedecer sus caprichos o no accede a ser explotado. Hemos visto también que este tipo de liderazgo se puede encontrar prácticamente en cualquier organización. Puede ser en un grupo independiente como fue en el caso de Joanna; en una denominación con costumbres tradicionalistas como le sucedió a la familia López, en una iglesia católica como le sucedió a María Luisa, o en una secta aberrante como la de David Koresh, en Waco, Texas. 

A continuación queremos hacer algunas preguntas importantes, ¿qué tipo de persona es el líder autoritario?, en otras palabras: ¿Cómo los podemos reconocer? ¿Cuál es el perfil de estos tiranos disfrazados de pastores? El otro cuestionamiento, ya parcialmente respondido es éste: ¿Quiénes pueden llegar a caer en sus manos? ¿Qué tipo de personas son propensas a ser sus víctimas? 

La respuesta al primer punto es que no hay un perfil definido para reconocer a estos pastores. Suelen ser muy distintos entre sí y tener pocas cosas en común. Por ejemplo, la familia López de la "Iglesia de la Fe en Dios" estaba bajo el liderazgo de un hombre, que como vimos, era el clásico pastor denominacional. Era un dirigente casado, de edad madura, de aspecto serio, educado, con carácter fuerte y don de mando. Su trato con la gente era seco y en general se apegaba fielmente a los credos y principios tradicionalistas de su denominación. Normalmente se mostraba formal tanto en sus enseñanzas como en organizar sus programas de actividades religiosas. 

Sin embargo, Joanna se encontró con un líder muy diferente, pero que resultó ser tan dañino o peor que el anterior. Era un adulto joven de aspecto sano, carácter muy dulce, inteligencia notable y con una sonrisa que podía desarmar a cualquiera. Aparentemente poseía un conocimiento de la Biblia admirable y hablaba mucho del amor de Dios. En su aspecto, según la opinión de varias ex-miembros de "Nuevo Amanecer", parecía ser una persona sumamente espiritual, sensible y con una gran preocupación por el bienestar de sus ovejas. Él no tenía lo que podríamos llamar un carácter impositivo o "fuerte". Más bien era el tipo de persona que te podía llevar a hacer lo que él quisiera por medio de sus palabras amables y cargadas de emocionalismo. Era un manipulador profesional de los sentimientos. 

En cambio, el tristemente célebre David Koresh se sale de los dos estereotipos anteriores. Tanto su manera de vestir como de vivir eran bastante descuidadas. Utilizaba el pelo crecido hasta el hombro y usaba ropa informal. Su lenguaje, aun al predicar, a veces caía en lo vulgar. Sus enseñanzas no tenían un enfoque especial en el amor ni tampoco estaban basadas en un credo denominacional. No había tradiciones, ni rituales, ni nada parecido. Su énfasis estaba en las enseñanzas apocalípticas y las "revelaciones personales". Era adicto al rock, a las películas de violencia y a coleccionar rifles. Su estilo de vida proyectaba una imagen de promiscuidad y rebeldía contra todo. No era el típico pastor. Era totalmente diferente en su manera de ser a los líderes autoritarios anteriores, pero su estilo resultaba atractivo para cierta audiencia. 

El padre Luis Parra, por otra parte, era un sacerdote de edad madura, seco, que oficiaba misa fielmente de acuerdo a los preceptos ortodoxos del catolicismo. Le gustaba relacionarse con gente influyente, pero parecía también un hombre versado en la caridad al cuidar de una anciana en su vejez, mostrando interés en ayudarla a administrar sus propiedades. Cuando le hubo saqueado todos sus bienes emergió su verdadero carácter. Su inhabilidad para mostrar empatía con su víctima y pesar por sus acciones, su prepotencia así como el cinismo con que se expresaba de la viuda agraviada, son rasgos sociopáticos magnificados. Esto es en parte consecuencia del gran respaldo institucional con que contaba para delinquir. Luis Parra se sabía protegido y eso lo hacía más dañino y peligroso. 

En resumen, los malos líderes religiosos pueden ser muy distintos unos de otros. 

Obsesión por Controlar 

Si queremos identificar a los pastores abusivos tenemos que aprender esta lección: No nos guiemos por las apariencias externas pues puede tratarse de cualquier persona, en especial del tipo en que todo se ve bien por fuera. Para aprender a reconocerlos tenemos más bien que conocer qué tienen en común. 

Sin importar doctrinas, denominación, iglesia, rito, secta, o estilo de predicación, la característica inconfundible de los líderes autoritarios es ésta: ejercen un fuerte control sobre sus congregantes para sacar provecho personal. En otras palabras, tienen una mentalidad tendiente a dominar y manipular la conciencia de la gente para obtener algo de ella. Los líderes autoritarios, aunque sean distintos en carácter o en apariencia, siempre tienen esto en común y con tal de controlar a la gente utilizan todo tipo de trucos. Manipulan la conciencia, las creencias, las expectativas, las necesidades y en especial la Biblia. Manipulan los sentimientos, las emociones y el respeto que sus seguidores sienten hacia ellos. Este espíritu o mentalidad de control no es un pequeño defecto de carácter o algo que se hereda o que se adquiere por contagio o accidente. Es más bien la consecuencia de una vida de egocentrismo perverso. 

Jeroboam y el Rey Saúl 

La Biblia nos muestra ejemplos de esta obsesión por controlar a la gente en las vidas de líderes religiosos como Jezabel, el rey Saúl y Jeroboam. 

Saúl, un dirigente del pueblo de Israel, tenía obsesión de ser siempre el más importante (1 Samuel 15:12; 15:30; 18:6-8). Tenía tanto miedo de perder su posición que vivía en una constante preocupación. Eso lo llevó a implantar un opresivo sistema de gobierno sobre el pueblo de Dios para vigilar que nadie fuera a llegar a ser tan popular como él (1 Samuel 18:9-12; 19:1; 20:30-33; 22:17-18). 

Jeroboam, por su parte, creó un sistema religioso para controlar a las multitudes y seguir teniendo la posición cómoda y próspera de un rey. Así tendría ganancias económicas, un trato especial y poder (1 Reyes 12:26; 28-33). La avaricia y el materialismo del pastor Jeroboam lo llevaron a ejercer un autoritarismo tan fuerte que aun agredió y persiguió a gente justa e inocente (2 a Crónicas 13:8-9). 

Este tipo de control autoritario es egoísmo en su máxima expresión. Es el hombre queriéndose hacer como Dios, al exigir obediencia absoluta. 

Jesús no Tenía una Obsesión por Controlar 

En contraste con todo esto, vemos que Cristo, siendo el Hijo de Dios, no tuvo un espíritu de control; aun cuando en una ocasión vio que varios de sus discípulos se iban, no los persiguió ni los amenazó. Tampoco montó una campaña de difamación en su contra para oprimirlos y hacerlos volver al redil. Es más, aún preguntó a Pedro y a los pocos que le quedaban, si también ellos se querían ir. 

Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él. Dijo entonces Jesús a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros? (Juan 6:66-67).

Jesús tampoco actuaba como tirano ni manipulaba los sentimientos de la gente para extraerle dinero. No estaba cada dos semanas diciendo a sus discípulos que él era la autoridad. No tenía necesidad, pues los discípulos lo sabían. La autoridad de Cristo venía del servicio, del amor desinteresado y de la unción que había sobre su vida (Mateo 20:25-28; Juan 15:12-13; Hechos 10:38). Aunque él instruía, corregía y mantenía una disciplina entre los discípulos, siempre les enseñó que las Escrituras y el Padre eran la máxima autoridad espiritual (Mateo 16:23; Juan 14:28; 5:39).

Es fácil ver por qué los líderes y grupos autoritarios siempre tienen que estar adoctrinando casi hasta el punto de la obsesión a sus pupilos diciéndoles que tienen que estar sujetos a ellos y que ellos son los "ungidos" de Dios. Es porque simplemente no tienen ninguna autoridad espiritual y eso se nota. Por eso tienen que convencer a sus iglesias casi cada semana de que les hagan caso. 

El Origen del Espíritu de Control 

¿Qué razones puede tener un líder espiritual para querer controlar a las personas? Existen muchas, pero todas se resumen en una: satisfacer algún deseo egoísta. En el caso de David Koresh era obvio que anhelaba dos cosas: placer sexual a toda costa y tener la preeminencia. El manipuló a la gente hasta lograr exactamente eso. Al final, pudo tener relaciones sexuales con muchas mujeres de su grupo y su rebaño le sirvió como plataforma para centrar en sí mismo la atención pública mundial. El origen de su autoritarismo eran la lujuria y el orgullo. 

Tanto en el caso del sacerdote Luis Parra como en el caso de Samuel y su esposa en la Iglesia Betania, el móvil del liderazgo para ejercer control era más fácil de identificar. Simple y sencillamente era avaricia. En este último caso, el plan era obtener dinero a cualquier costo y para eso se utilizaban la manipulación y la presión grupal. Lo mismo les sucedió a la señora López y a su familia en su denominación apostólica. El "pastor" y su esposa eran increíblemente voraces y materialistas. Tanto que se atrevieron a construir una casa para uso personal con las ofrendas que habían estado levantando entre indígenas mayas pobres para supuestamente construir un templo. Cuando la señora López y su hermana Elizabeth decidieron no seguir siendo cómplices de estas fechorías, fueron ferozmente perseguidas y difamadas porque eran un obstáculo para lograr estos fines. Volviendo al sacerdote Luis Parra, vemos también, además de una voracidad profana, la misma reacción de persecución feroz contra las víctimas. En ambos ejemplos, la persecución contra los agredidos tenía dos fines. Uno psicológico y otro pragmático. Al "satanizar" a quien se ha agraviado, el líder explotador intenta aliviar el cargo de conciencia tratando de pensar que de alguna manera, la víctima era "mala" y merecía haber sufrido. Pero sobre todo, se persigue a la víctima para intimidarla y que no denuncie los hechos. De esa manera, los pastores que abusan tratan de evitar tener consecuencias por sus acciones y seguir con su reputación intacta para poder explotar a otros impunemente. 

El Nuevo Testamento, en 3 Juan 9-11, nos narra la historia de un líder de la Iglesia, llamado Diótrefes, un sujeto que expulsaba a los congregantes que no se sometían a sus caprichos. El también difamaba a los que se oponían a sus maldades enseñoreándose de la Iglesia. ¿Por qué actuaba así? El apóstol Juan nos dice en el versículo 9 que a Diótrefes le gustaba "tener el primer lugar" en la congregación. Su pecado y motivación eran la vanidad. 

También existen dirigentes de sectas, a quienes el orgullo los mueve a controlar a otros. Quieren ser considerados "exitosos" por la sociedad y eso implica que deben tener una congregación lo más grande posible. Si por alguna razón una persona o familia decide en un momento dado dejar de asistir a su organización, eso hará que por consecuencia haya menos gente. Es más, eso puede provocar también que otros sigan el mismo ejemplo y se vayan. Eso significará menos congregantes, y ante los ojos de sus seguidores y de las demás iglesias menos éxito. Un liderazgo orgulloso no puede soportar eso y por lo general recurrirá a implantar un sistema tiránico para retener a las personas y lograr a como dé lugar que la gente que se fue, regrese. En estos casos se ha visto que el espíritu de control empezará a operar inmediatamente. La doctrina de "eres un rebelde si no me obedeces" hará su aparición y comenzarán las manipulaciones, la presión grupal, y el miedo infundido por medio de amenazas religiosas. Quizá se recurrirá también a difamar y ensuciar la reputación de aquellos que se fueron para que a lo menos la gente no siga su ejemplo. Normalmente, los pastores que buscan el éxito a toda costa recurrirán a lo que sea con tal de no perder adeptos y disminuir su popularidad. 

No es necesario complicarnos buscando demasiadas causas o porqués de la obsesión que algunos líderes tienen por controlar. La Biblia, el libro por excelencia sobre la conducta humana, enseña a través de incontables y gráficos ejemplos que la causa de que existan líderes religiosos autoritarios será por lo general: sexo, dinero, poder, orgullo, fama, etcétera.

Lea también: 

Video: Acerca del Ministerio Cordero y León


El Dr. David Reagan comparte cómo su pasión por el pronto regreso de Jesús lo guió a fundar el Ministerio Cordero y León.


Lea también: 
»» Presentando al Ministerio Cordero y León
»» La Puerta a la Profecía »» (pdf)

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Video: Daniel, Parte 3 – Comprensión Retrasada


¿Estamos ahora entendiendo algunas de las profecías de Daniel que nunca antes se habían entendido? Descúbralo, mientras el Dr. David Reagan entrevista a un panel de expertos en Profecía Bíblica en el pograma de televisión "Cristo en la Profecía".


Subtitulado por Helena Aillón. 

Les recomiendo que se suscriban a su canal de YouTube:

Artículos recomendados:

lunes, 13 de noviembre de 2017

Video: Daniel, Parte 2 – La Profecía de la Brecha



¿Existe una brecha de tiempo en la profecía de Daniel de las 70 Semanas de Años? Descúbralo, mientras el Dr. David Reagan entrevista a un panel de expertos en Profecía Bíblica, en el programa de televisión "Cristo en la Profecía".


Subtitulado por Helena Aillón. 

Les recomiendo que se suscriban a su canal de YouTube:

Artículos recomendados:

Libro: Pastores que Abusan – Capítulo 13

¿A Quién le Puede Pasar?



Nadie está inmune de llegar a caer presa de líderes espirituales explotadores. Nadie está realmente a salvo de este peligro, mucho menos aquellas personas que con actitud orgullosa dicen "a mí no me puede pasar". Parejas, familias, hombres casados, madres solteras, amas de casa, profesionistas, científicos y personas de mucho mundo, han llegado a ser, según los estudios más recientes, víctimas de ministros y organizaciones autoritarias. Ni siquiera el ser alguien con educación superior constituye una protección absoluta. Joanna era una joven estudiante universitaria y le pasó. David Koresh tenía entre sus seguidores ¡a un teólogo! Más adelante mencionaremos el caso de un universitario que fue atrapado por una secta absolutista que operaba en colegios de educación superior. El grupo apocalíptico japonés Verdad Suprema, tenía entre sus más fieles seguidores a varios científicos que adoraban al gurú Shoko Asahara, un iluminado totalitario que guió a su secta a cometer actos terroristas. Mujeres muy cultas y devotas han sido objeto de fraudes o abusos sexuales por parte de sacerdotes manipuladores. 

Esto sucede en gran parte porque las doctrinas del autoritarismo llegan a lavarle sutilmente el cerebro a los que las escuchan. El proceso de adoctrinamiento y manipulación está tan bien disfrazado que la gente difícilmente se da cuenta, sino hasta que ha sufrido algún grado de explotación. Con la gracia de Dios, lo único que realmente puede ayudar a alguien a no caer en esta trampa, o a escapar de ella, es que aprenda a identificar las características de los líderes religiosos autoritarios y sus doctrinas y tome la firme resolución de mantenerse alejada de ellos. 

Normalmente, el escenario en que suceden los abusos por parte de ministros es al interior de comunidades religiosas, en contacto con líderes en un contexto de relación pastoral y jerárquica. Manejando categorías muy amplias, el primer grupo de riesgo, por lo tanto, está compuesto precisamente por quienes pertenecen o son miembros de un grupo x. El segundo son los simpatizantes, aquellos que se encuentran en un proceso de búsqueda espiritual aunque aun no son miembros comprometidos. El tercer grupo de riesgo es la sociedad en general, que es el campo natural de captación y proselitismo religioso. Aunque existe una escala de riesgo ascendente en el tránsito de prosélito potencial a miembro comprometido, es obvio que finalmente esta realidad abarca a la población en su conjunto. En países con libertad de creencias es posible transitar y, por decirlo así, des-transitar ese camino varias veces y a distintas velocidades. No se trata necesariamente de estados permanentes, aunque a menudo lo son. Y los procesos de proselitismo pueden ser bastante rápidos, sobre todo cuando las alternativas religiosas se presentan o publicitan a sí mismas con tintes comerciales y hasta consumistas. En el presente boom de la globalización religiosa, es ingenuo pensar que existen sectores de la sociedad que se pueden sustraer totalmente de la influencia del "marketing espiritual" o que son inmunes a ser sujetos de proselitismo. Por ello es crucial adquirir información para poder detectar a los maestros de la manipulación religiosa. Sin ella es casi imposible estar a salvo de una mala experiencia, una vez que alguien se ha involucrado con un pastor, sacerdote, o liderazgo explotador. 

A continuación se proporcionan varios puntos clave para identificar a líderes y organizaciones destructivas. Más que dar una lista de nombres, lo cual resultaría impráctico, se describen las características generales y sus principales estrategias de manipulación. Dado que éste es un libro dirigido principalmente al público de habla hispana en el contexto latino, el énfasis es necesariamente el de grupos y líderes que utilizan elementos cristianos en su discurso y se identifican ante la sociedad como tales.

Lea también: 
Share/Bookmark