miércoles, 24 de mayo de 2017

El Ministerio de los Ángeles — Parte 2 de 2

Pasado, Presente y Futuro




El Ministerio de los Ángeles

Miguel es el comandante en jefe del ejército celestial y el defensor designado de Israel. Gabriel es el mensajero especial de Dios. Los serafines son los líderes de la adoración. Los querubines son guardianes. Los Cuatro Seres Vivientes de Apocalipsis son idénticos a los querubines o son representantes especiales de toda la creación de Dios. Como los serafines, alaban a Dios sin cesar (Apocalipsis 4:8-9).

En cuanto a la hueste de ángeles regulares, la Biblia deja claro que son siervos de Dios que tienen una variedad de tareas. Una de esas tareas está indicada por su nombre. La palabra misma, ángel, se deriva de la palabra griega, angelos, que significa “mensajero”.

El equivalente hebreo, malakh, también significa “mensajero”. En consecuencia, los ángeles a menudo son representados en las Escrituras entregando mensajes de Dios. Los ejemplos abundan a lo largo de las Escrituras. Por mencionar sólo algunos:

»» La Ley fue dada a Moisés por medio de ángeles (Hechos 7:53 y Gálatas 3:19).

»» Los ángeles son retratados como medios de revelación a los profetas de Dios (Daniel 4:13-17; Zacarías 1:9-11; y Hebreos 2:2). 

»» Abraham fue informado por ángeles que su esposa tendría un hijo (Génesis 18:1-10)

»» Lot fue advertido por los ángeles de la destrucción de Sodoma y Gomorra (Génesis 19:1-16).

»» José fue visitado por ángeles tres veces en sueños. Se le aseguró que María era virgen (Mateo 1:20). Se le dijo que tomara a su familia y que huyera a Egipto (Mateo 2:13). Y se le informó cuando era seguro dejar Egipto y regresar a Nazareth (Mateo 2:19-20).

»» A Cornelio, el primer gentil convertido, le fue dicho por un ángel que enviara por Pedro, para recibir un mensaje especial de Dios (Hechos 10:1-8).

Un segundo papel importante de los ángeles es ministrar las necesidades de los santos. Fueron enviados para proveer comida y bebida a Elías cuando yacía moribundo en el desierto (1 Reyes 19:1-8). De igual manera, ángeles fueron despachados para ministrar a Jesús después de Sus agotadores 40 días de tentación en el desierto (Mateo 4:11). Un ejército de ángeles rodeó al profeta Eliseo para protegerlo cuando su vida estaba en peligro (2 Reyes 6:15-19). En el Nuevo Testamento, se nos dice que Pedro fue liberado de la prisión por un ángel (Hechos 12:5-11).

Un papel igualmente importante de los ángeles es el de ejecutar juicios de Dios. Fueron enviados para destruir a Sodoma y Gomorra (Génesis 19:12-15). El Ángel del Señor mató a 185,000 soldados asirios en una noche, para evitar que atacaran a Jerusalén (2 Reyes 19:35). Salmo 78:49 habla de un “ejército de ángeles destructores”, que fue enviado a atormentar a los judíos en el desierto, cuando se rebelaron contra Dios. El Nuevo Testamento deja claro que Dios ejecutará Sus juicios del tiempo del fin sobre las naciones por medio de ángeles (Mateo 13:49 y Judas 14-15). 

Algunos ángeles parecen tener responsabilidades altamente especializadas, que se relacionan con el universo natural. Apocalipsis 16:5 se refiere al “ángel de las aguas”. Otro es llamado el ángel “que tiene el poder sobre el fuego” (Apocalipsis 14:18). En Apocalipsis 7:1, cuatro ángeles son representados que tienen el control de los vientos de la tierra. 

El concepto más popular del papel de los ángeles es el de guardianes. La mayoría de la gente parece creer que Dios ha asignado un ángel guardián a cada persona. La Biblia nunca dice esto, pero sí indica un papel de guardián para los ángeles. Como ya he mencionado, el arcángel Miguel es el protector de Israel (Daniel 12:1). Jesús indicó que los niños tienen ángeles guardianes. Él es citado en Mateo 18:10 diciendo, “Mirad que no menospreciéis a uno de estos pequeños; porque os digo que sus ángeles en los cielos ven siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos”.

Hebreos 1:14 indica que los creyentes podrían tener ángeles guardianes: “¿No son todos [los ángeles] espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación?”. Amo este versículo, y a menudo lo afirmo en la oración. Por ejemplo, cuando tengo que viajar fuera de la ciudad, siempre oro que el Señor ponga un ángel en mi casa para proteger a mi esposa. Y siempre oro para que el Señor rodee mi avión con ángeles que garanticen un vuelo seguro. 

Un verso que acompaña a Hebreos 1:14 se puede encontrar en Salmo 91:1-2 —

11) Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos.

12) En las manos te llevarán, para que tu pie no tropiece en piedra.

Las cartas que Jesús dictó a Juan para las siete iglesias de Asia Menor son dirigidas “al ángel” de cada iglesia. Algunos creen que esto es una referencia al pastor, y eso muy bien podría serlo, pero no puedo evitar imaginar que el Señor ha asignado un ángel real para guardar a cada una de Sus verdaderas iglesias. 

Con una excepción, que veremos más adelante, a los ángeles nunca se les da la responsabilidad de proclamar el Evangelio. Ésta es la obra del Espíritu Santo a través de evangelistas, pastores y laicos humanos. Sin embargo, a menudo los ángeles son representados desempeñando un papel activo en la preparación evangelística. Así, fue un ángel quien dirigió al evangelista Felipe a la ubicación del eunuco etíope para que el Evangelio pudiera ser compartido con él (Hechos 8:26). La situación se invierte con el soldado romano, Cornelio. Un ángel se le apareció con el fin de dirigirlo a Pedro, para que Pedro pudiera compartir el Evangelio con él. Los ángeles guían, pero el Espíritu Santo instruye (Hechos 8:29).

Varios versículos indican que los ángeles son testigos oculares activos e involucrados de lo que está sucediendo en la Iglesia y en las vidas de los creyentes (1 Corintios 4:9; 11:10; y Timoteo 5:21). Seguramente la “nube de testigos” mencionada en Hebreos 12:1 debe incluir a los ángeles así como a los santos que se han ido para estar con el Señor. En este sentido, ¡creo que podemos considerar a los ángeles como nuestros animadores! Sabemos con certeza que celebran cuando un pecador se arrepiente y es salvo (Lucas 15:10). La Biblia también indica que asisten a la muerte de un creyente. En Su historia sobre Lázaro y el hombre rico (Lucas 16:19-31), Jesús nos dejó con el reconfortante concepto de que, cuando un creyente muere, su espíritu es llevado a la presencia del Señor por los ángeles (Lucas 16:22).

El Dr. Vance Havner, comentó sobre el impacto de los ángeles como observadores en su libro, Though I Walk Through the Valley (1974) [Aunque Camine por el Valle]. Él narra la historia del pastor de una pequeña iglesia rural que estaba trabajando hasta tarde en la noche en un sermón. Su esposa le preguntó por qué estaba pasando tanto tiempo en un mensaje que sería dado a una congregación tan pequeña. Él respondió, “Olvidas, querida, ¡cuán grande será mi audiencia!”. El Dr. Havner añadió, “Nada es trivial aquí si el Cielo lo mira. Jugaremos un juego mejor si, ‘viendo que estamos rodeados’, recordamos quién está en la tribuna”.

Ángeles en los Tiempos del Fin


La Biblia revela que habrá un aluvión de actividad angelical en los tiempos del fin.

Los Cuatro Seres Vivientes delante del trono de Dios son los que ejecutarán la primera serie de juicios que marcarán el inicio de la Tribulación. Es en respuesta a sus órdenes que los Cuatro Jinetes salen con los Juicios de los Sellos, que ocasionan la muerte de un cuarto de la humanidad (Apocalipsis 6:1-8). Simultáneamente, son ángeles los que sellarán a 144,00 judíos para que sean protegidos sobrenaturalmente de todos los juicios (Apocalipsis 7:2-3).


Cuando la segunda serie de juicios comience — los Juicios de las Trompetas — serán ángeles una vez más quienes servirán como los instrumentos de la ira de Dios, lo que ocasionará la muerte de un tercio de los que aún quedan vivos (Apocalipsis 8 y 9).

A la mitad de la Tribulación, Satanás intentará una última vez tomar el trono de Dios, dando como resultado una guerra en los cielos entre Satanás y sus ángeles demoníacos y Miguel y sus santos ángeles. Satanás será derrotado, y él y sus ángeles serán lanzados a la tierra. Su acceso al Cielo será cortado permanentemente (Apocalipsis 12:7-12).


En la segunda mitad de la Tribulación, se nos dice que Dios le dará a la humanidad una última oportunidad de arrepentirse antes de que derrame Su ira final. Lo hace de una manera muy inusual. Envía a tres ángeles con tareas muy específicas. 

Al primer ángel, al que me gusta llamar “el Ángel del Evangelio”, se le da la responsabilidad de proclamar el “evangelio eterno” a “toda nación, y tribu, y lengua y pueblo” (Apocalipsis 14:6). Ésta será la única vez en la historia que Dios ha permitido que un ángel predique el Evangelio. Constituirá el cumplimiento de una profecía dada por Jesús cuando dijo: “Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin” (Mateo 24:14).

El segundo ángel seguirá al primero, mientras circunnavega la tierra. Su tarea será proclamar la inminente destrucción del reino del Anticristo (Apocalipsis 14:8). El tercer ángel seguirá detrás de los dos primeros. Su papel será el de emitir una advertencia que cualquiera que adore al Anticristo y que reciba su marca sufrirá la ira y el tormento de Dios en el lago de fuego (Apocalipsis 14:9-11). 


Estas tres proclamaciones serán seguidas por el derramamiento final de la ira de Dios, llamada los Juicios de las Copas (Apocalipsis 16). Una vez más, siete ángeles ejecutarán estos juicios (Apocalipsis 16:1). Los ángeles son también los que destruirán la capital del Anticristo en una hora en un día (Apocalipsis 18).

La destrucción del Anticristo y su reino traerán a su fin el terrible período de la Tribulación y dará lugar a que todas las huestes celestiales estallen en celebración gritando, “¡Aleluya!” (Apocalipsis 19:1-7). Poco después, esta misma hueste de ángeles regresará a la tierra con Jesús en Su Segunda Venida (Mateo 24:30-31). Reunirán a los elegidos (los salvos durante la Tribulación que todavía estén vivos) desde los cuatro ángulos de la tierra (Mateo 24:31).

Conclusión

La única información que se nos da acerca de los ángeles en el Estado Eterno es que los ángeles caídos, junto con Satanás, serán atormentados en el Lago de Fuego para siempre (Mateo 25:41; Apocalipsis 20:10). No se proporciona información con respecto a los ángeles de Dios.

Supongo que los santos ángeles continuarán sirviendo a Dios eternamente y que también continuarán sirviendo a los Redimidos. Anhelo escuchar sus historias acerca de sus intervenciones en mi vida. Aguardo con ansia su compañía y, sobre todo, ¡tengo muchas ganas de oírlos cantar!


Nota: Todas las imágenes fueron hechas por Pat Marvenko Smith (revelationillustrated.com)

Lea la parte 1 aquí.

Artículos relacionados:
»» Estudio Bíblico Mesiánico: La Trinidad (pdf)
»» El Ángel Misterioso
»» Video: Un Resumen del Apocalipsis

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Original article:
The Ministry of Angels

Video: Aprenda la Biblia en 24 Horas - Hora 2




»» Vea la Hora 1


La Máxima Aventura Literaria

¿Está usted listo para un estudio detallado pero completamente agradable del libro más profundo jamás escrito?

Utilizando datos científicos sólidos, análisis históricos y narraciones bíblicas, el aclamado maestro, el Dr. Chuck Missler, teje un rico tapiz de información, proporcionando una comprensión precisa de la relación de la Escritura con ella misma, con nosotros y con el mundo en general.

Examine las historias heroicas de Éxodo, la sabiduría duradera de los Proverbios, o incluso la imaginería enigmática del Apocalipsis con las intuiciones sencillas, bíblicamente sólidas y nuevas perspectivas que se encuentran en Aprenda la Biblia en 24 Horas. Ya sea que desee explorar algunos de los matices menos discutidos de las Escrituras o necesite un curso completo de actualización sobre los temas e historias de la Biblia, Aprenda la Biblia en 24 Horas es una gran guía.

El Dr. Missler combina su amor de toda la vida de la enseñanza de la Biblia con más de treinta años de éxito en el mundo de los negocios y una distinguida carrera militar, para ofrecerle esta perspectiva única para la consecución del conocimiento bíblico. En sólo veinticuatro horas puede tener una base sólida para una vida de enriquecimiento espiritual.

El Ministerio de los Ángeles — Parte 1 de 2

Pasado, Presente y Futuro


"La Palabra de Dios", por William Hallmark (williamhallmark.com)


El Ministerio Cordero y León tuvo cuatro fundadores en 1980. Uno suplió la fe; otro, el liderazgo; un tercero, el dinero. El cuarto fue a quien Dios le dio la visión del ministerio — un hombre llamado Dudley Head —.

Dudley es uno de los hombres más piadosos que alguna vez haya conocido. Desde que lo conocí en la década de los 70, él ha tenido una relación íntima con el Señor, lo que ha producido muchas experiencias espirituales especiales en su vida.

Por ejemplo, recuerdo el día que me llamó muy emocionado para contarme acerca de algo que le había pasado en su patio. “Estaba meditando en el Señor”, dijo, “cuando sentí Su presencia. En voz baja dije, ‘Señor, por favor manifiéstame tu presencia en alguna forma especial’”.

Dudley dijo que las palabras apenas habían salido de su boca, cuando una mariposa monarca apareció de repente, lo rodeó unas cuantas veces y luego aterrizó en la palma abierta de su mano derecha. “Nos sentamos ahí y nos miramos el uno el otro por un largo tiempo”, dijo Dudley.

En 1963, Dudley estaba sirviendo como el predicador laico de una pequeña iglesia en Dakota del Sur y necesitaba desesperadamente ánimo. Un día recibió una llamada telefónica de un extraño. “¿Cree usted en ayudar a las personas?”, preguntó el hombre.

 “Sí lo creo”, respondió Dudley

“¿Aun si son judíos?”.

“Sí”, respondió Dudley.

El hombre entonces explicó que él era un judío que estaba varado en la ciudad y necesitaba ayuda. Dijo que estaba en una gasolinera en la calle principal que atravesaba la ciudad.

Dudley manejó hasta allá y lo recogió. Era un hombre joven como de 30 años. Dijo que había estado viajando al raid desde California.

Dudley lo llevó a casa, y su esposa preparó la cena para él. Después de la cena, Dudley le preguntó al hombre si le gustaría ir al estudio bíblico de miércoles por la noche de su iglesia. El hombre accedió.

Estaban estudiando el Antiguo Testamento, algo con lo que ninguno de los miembros de la iglesia estaba familiarizado, incluyendo a Dudley. Mientras comenzaban su estudio esa noche, el extraño judío pronto tomó la palabra y empezó a explicar el significado de las Escrituras. Dudley estaba asombrado, iluminado y alentado.

Dudley encontró un lugar para que el hombre pasara esa noche y pagó por su alojamiento. A la mañana siguiente, había desaparecido sin dejar rastro.

Hasta este día Dudley cree que el hombre era un ángel enviado por Dios para animarlo y para hacer que se interesara en las profecías contenidas en las Escrituras hebreas. Y desde esa extraña experiencia hace más de 40 años, Dudley le ha enfatizado Hebreos 13:2 a todos: “No os olvidéis de la hospitalidad, porque por ella algunos, sin saberlo, hospedaron ángeles”.

Sí, la Biblia enseña la realidad de los ángeles, y enseña que a veces toman forma humana con el fin de ministrar a aquellos que están en el proceso de ser salvos (Hebreos 1:14).

¿Qué son los ángeles? ¿De dónde provienen? ¿Cuál es su propósito? ¿Tienen un ministerio hoy? ¿Cómo se relacionan con los tiempos del fin?

El Origen de los Ángeles

Los ángeles son seres espirituales (Hebreos 1:14) que fueron creados por Dios (Génesis 2:1 y Colosenses 1:16). Exactamente cuándo fueron creados no está claro, pero ellos preceden a la creación del universo material, ya que las Escrituras dicen que fueron testigos de la creación y se regocijaron de ella (Job 38:4-7).

Uno de los mitos más grandes con respecto a los ángeles corresponde a su origen. Muchas personas están convencidas que cuando una persona salva se va al Cielo, se convierte en un ángel. No existe ninguna base bíblica para esta creencia. Los ángeles y los humanos son dos entidades separadas. La Biblia dice que el hombre es ligeramente menor que los ángeles (Hebreos 2:5-7), pero la Biblia también enseña que, a través de la redención, el Hombre se vuelve superior a los ángeles y que los salvos un día juzgarán a los ángeles — muy probablemente a los ángeles caídos (1 Corintios 6:3) —.

"La Nueva Era de los Ángeles. El 69% de los estadounidenses cree que existen. ¿Qué está sucediendo?".

Jesús habló de dos clases de ángeles — los “ángeles del Cielo” (Mateo 22:30) y “el diablo y sus ángeles” (Mateo 25:41) —. Estos últimos parecen haberse originado de la rebelión de Satanás contra Dios.

Satanás originalmente fue uno de los ángeles más gloriosos de Dios, “lleno de sabiduría y perfecto en hermosura” (Ezequiel 28:12). Pero su corazón se enalteció por causa de su belleza (Ezequiel 28:17), y su orgullo lo motivó a intentar apoderarse del trono de Dios (Isaías 14:12-14). Debido a su rebelión, fue expulsado del Cielo, hacia la tierra, y un tercio de los ángeles fueron expulsados con él debido a que se unieron a su rebelión (Apocalipsis 12:4).

La Biblia no nos dice cuándo se llevó a cabo esta revuelta, pero fue muy probablemente después del final de la semana de la creación, porque al final de esa semana Dios pronunció que toda Su creación era “buena” (Génesis 1:31).

Creo que estos ángeles caídos son los demonios que están mencionados tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. Satanás, de hecho, es llamado el “príncipe de los demonios” (Mateo 9:34).

En tres lugares de las Escrituras hebreas se nos dice que las personas sacrificaban a los demonios (Levítico 17:7; Deuteronomio 32:17 y Salmo 106.37). Con la apertura del Nuevo Testamento, hay una explosión de actividad demoníaca, indudablemente en respuesta a la Primera Venida del Mesías. Jesús fue confrontado a menudo por demonios que reconocieron quién era Él (Marcos 3:11) y gran parte de Su ministerio de sanidad estaba dirigido a expulsar demonios de la gente (Mateo 8:16).

La Biblia enseña que algunos de estos ángeles caídos no guardaron su dominio asignado adecuadamente (Judas 6) y fueron destinados, por lo tanto, a un lugar llamado Tártaro, probablemente un compartimento en Hades, posiblemente incluso el abismo o cisma que existe en Hades (Lucas 16:26). Lo que se entiende por “no guardaron su propio dominio” no está claro. Algunos creen que esto es una referencia a Génesis 6 donde se nos dice que “los hijos de Dios” tuvieron relaciones sexuales con “las hijas de los hombres” y que su unión produjo una raza de gigantes conocidos como los Nefilim (Génesis. 6:1-4).

La Naturaleza de los Ángeles

Los ángeles son seres espirituales creados (Nehemías 9:6 y Hebreos 1:14). Sin embargo, la Biblia claramente enseña que ellos pueden tomar forma humana y aparecer a las personas. En el Antiguo Testamento hay registradas apariciones de ángeles a Abraham, Agar, Lot, Moisés, Josué, Gedeón, David, Daniel y muchos otros. El Nuevo Testamento abre con una serie completa de apariciones angelicales relacionadas con el nacimiento del Mesías. Después de la muerte de Jesús, los ángeles aparecieron en Su tumba y en Su ascensión. Pedro, Juan, Felipe y Pablo tuvieron encuentros angelicales en sus ministerios.

En sus apariciones bíblicas los ángeles siempre se manifiestan a sí mismos como hombres. No se menciona que tengan alas. La idea de que los ángeles tienen alas está arraigada en la descripción de la Biblia de algunos seres angelicales especiales llamados Serafines y Querubines, que residen en la sala del trono de Dios en el Cielo. Los serafines son descritos como teniendo seis alas (Isaías 6:2). Los querubines son representados con cuatro alas (Ezequiel 1:5-6). 

Cuando los ángeles toman forma humana, aparecen como cualquier persona normal (Génesis 18:2 y Génesis 19:1-17). Cuando se manifiestan a sí mismos en su forma espiritual, tienden a aparecer como una luz deslumbrante (Mateo 28:1-4).

Los ángeles tienen emociones. Se regocijaron por la creación del universo (Job 38:7) y se nos dice que “hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente” (Lucas 15:10).

Los ángeles no se casan o procrean (Mateo 22:30). No envejecen ni tampoco están sujetos a la muerte (Lucas 20:36). Por lo tanto, su número permanece constante. El número exacto no está revelado, pero es muy grande. Diez mil ángeles se le aparecieron a Moisés en el Monte Sinaí (Deuteronomio 33:2). David vio 20,000 en una ocasión (Salmo 68:17). Cuando Juan fue arrebatado a la sala del trono de Dios, vio diez veces diez mil (King James Version) o, como lo dice la Versión Reina Valera de 1977: “miríadas de miríadas, y millares de millares” (Apocalipsis 5:11). El libro de Hebreos dice que hay “incontables miríadas” (Hebreos 12:22).

Los ángeles tienen gran conocimiento, pero no son omniscientes. Jesús dijo, por ejemplo, que los ángeles no saben cuándo se llevará a cabo Su Segunda Venida (Marcos 13:32). Los ángeles son muy poderosos (2 Tesalonicenses 1:7 y 2 Pedro 2:11), pero no son omnipotentes. Son siervos obedientes de su Creador (Salmo 103.2). Se pueden trasladar rápidamente, pero no son omnipresentes. En resumen, los ángeles no son dioses y, por lo tanto, no deben ser adorados (Colosenses 2:18 y Apocalipsis 22:8-9). No hay ningún pasaje bíblico que diga que los ángeles deben comer para mantenerse con vida, pero la Biblia los describe comiendo cuando toman la forma humana (Génesis 18:1-8 y 19:1-3). También, Salmo 78:25 se refiere al maná que Dios proveyó para alimentar a los hijos de Israel en el desierto como “el pan de los ángeles”.

De igual forma, la Biblia nunca dice específicamente que los ángeles cantan, pero su canto está implicado de dos maneras. En primer lugar, sus palabras son expresadas a menudo en forma poética (Lucas 2:14;  Apocalipsis 4:8, 11; 5:9-10, 12-13). En segundo lugar, la música es una forma universal de adoración y los ángeles son representados adorando al Señor sin cesar (Salmo 148:1-2 y Apocalipsis 4 y 5).

Cuando los ángeles le hablan a una persona, siempre usan el lenguaje nativo de esa persona. Pero la Biblia indica que los ángeles tienen su propio lenguaje que usan entre ellos mismos (1 Corintios 13:1).

Los Tipos de Ángeles

Existe una gran variedad de ángeles, además de los regulares y los caídos.

La Biblia indica que Satanás pudo haber sido originalmente el ángel supremo. Antes de su caída, él es llamado “el querubín ungido” (Ezequiel 28:14). Es descrito además como “el sello de la perfección, lleno de sabiduría y perfecto en belleza” (Ezequiel 28:12-13). Después de la caída de Satanás, un ángel llamado Miguel se convirtió en el jefe de las huestes celestiales de Dios. Él es el único ángel al que se hace referencia en la Biblia como un “arcángel” (Judas 9).

Las Escrituras hebreas retratan a Miguel como “el gran príncipe que vela sobre los hijos de tu pueblo” [los judíos] (Daniel 12:1). El libro de Apocalipsis describe a Miguel como el comandante en jefe de los ejércitos de Dios y, en esta capacidad, hace guerra  contra Satanás en la mitad de la Tribulación, cuando Satanás intenta por última vez tomar el trono de Dios (Apocalipsis 12:7-9). Tan poderoso e importante es Miguel, que algunos grupos sectarios, como los Testigos de Jehová y los Adventistas del Séptimo Día, lo han identificado incorrectamente con Jesús.

"El Canto de los Ángeles" (1881), una pintura de un artista francés llamado William-Adolphe Bouguereau (1825-1905).

En 1 Tesalonicenses 4:16 se nos dice que cuando Jesús aparezca para el Rapto de la Iglesia, el evento será anunciado por el grito de un arcángel. Dado que Miguel es el único ángel identificado en las Escrituras con este título, es muy probable que será él quien pronunciará el grito.

Otro ángel muy importante es Gabriel. Él emerge en las Escrituras como el mensajero principal de Dios. Él se le apareció dos veces a Daniel, primero para interpretar una visión concerniente al Anticristo (Daniel 8:15-26) y segundo, para presentar la profecía de las 70 Semanas de Años (Daniel 9:20-27).

En el Nuevo Testamento, Gabriel sirve como un ángel de anunciación. Él fue el que le proclamó a Zacarías que su esposa daría a luz a un profeta llamado Juan (Lucas 1:8-20). Y él es el ángel que le dijo a María que ella sería la madre del Mesías (Lucas 1:26-33).

Hay dos grupos misteriosos de ángeles que ocupan la sala del trono de Dios. Son llamados serafines y querubines. Los serafines son representados sólo una vez en las Escrituras, en Isaías 6:1-3. En este pasaje se le da a Isaías un vistazo de la sala del trono de Dios en el Cielo. Él mira criaturas angelicales llamadas serafines flotando sobre el trono de Dios. Son descritos teniendo seis alas cada uno. Parecen ser líderes de adoración ya que ellos exclaman, “Santo, santo, santo, es el Señor de los ejércitos, toda la tierra está llena de Su gloria”.

Los querubines son mencionados por primera vez en Génesis 3:24. Después de la caída de Adán y Eva y su expulsión del Jardín del Edén, Dios puso querubines con espadas en llamas “para guardar el camino al árbol de la vida”. A continuación son mencionados en Éxodo 25, donde Dios le dijo a Moisés que colocara imágenes de dos querubines en el asiento de misericordia (la cubierta) del Arca del Pacto (Éxodo 25:18-20).  

Cuando el Rey Salomón construyó su magnífico templo, colocó dos imágenes gigantescas de querubines en el Lugar Santísimo. Sus alas extendidas se cernían sobre toda la cámara, incluyendo al Arca del Pacto con sus querubines más pequeños (2 Crónicas 3:8-14). Estos usos simbólicos de los símbolos de querubines indican que los querubines son guardianes especiales de las cosas de Dios. 



La descripción más detallada de estas enigmáticas criaturas celestiales se puede encontrar en el capítulo uno de la profecía de Ezequiel. Él era un prisionero en Caldea junto al río Quebar, cuando tuvo una visión de una tormenta proveniente del Norte con figuras brillantes en las nubes (Ezequiel 1:1-4). Los describió como “cuatros seres vivientes” que tenían “forma humana”, pero cada uno de ellos tenía cuatro caras y cuatro alas (Ezequiel 1:4-6). Brillaban como bronce bruñido (Ezequiel 1:7). Cada una de estas criaturas tenía la cara de un hombre, la cara de un león, la cara de un toro y la cara de un águila — que aparentemente representan toda la creación de Dios (Ezequiel 1:10) —.

Tres de las cuatro caras de un querubín

Ezequiel más tarde identifica a estas criaturas como querubines (Ezequiel 10:15), cuando los encuentra por segunda vez. El segundo encuentro es triste. Ocurrió cuando Dios decidió retirar su gloria del Lugar Santísimo, en preparación para la destrucción de Jerusalén por los caldeos. Mientras la gloria del Señor (lo que los judíos llamaban “la Shekiná”) se iba, Ezequiel fue testigo de los querubines que la acompañaban al Cielo (Ezequiel 10:1-22).

Cuando el apóstol Juan fue arrebatado al Cielo desde la isla de Patmos, vio criaturas similares delante del trono de Dios. Como Ezequiel, se refirió a ellos como “cuatro criaturas vivientes” (Apocalipsis 4:6). Lo que él vio era muy similar, pero no exactamente igual. Él no menciona que cada una tenga cuatro caras, y dice que tenían seis alas en lugar de cuatro. Pero sí afirma que cada una tenía una cara diferente, y las caras mencionadas son las mismas que Ezequiel vio — león, buey, hombre, y águila —.

"La Escena del Trono Esmeralda", por Pat Marvenko Smith (revelationillustrated.com)

El único otro ángel especial mencionado en las Escrituras es uno muy especial de hecho. Él es quien a lo largo de todo el Antiguo Testamento es referido como “El Ángel del Señor”. Creo que Él no es otro que Jesús haciendo apariciones pre-encarnadas. 

En el segundo y último segmento de nuestro estudio, veremos el ministerio que llevan a cabo los ángeles y el papel que ocuparán en los tiempos del fin. 

Artículo recomendado:
»» Estudio Bíblico Mesiánico: La Trinidad (pdf)

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Original article:
The Ministry of Angels

martes, 23 de mayo de 2017

Película: La Luz del Mundo

Presenta a Jesucristo como Creador, Redentor y Rey de reyes




En esta película, La Luz del Mundo, Jack Chick usa el talento que Dios le ha dado para entregar el evangelio en una forma  convincente y dramática.

La verdad como nunca antes la ha visto

Esta película de 78 minutos de duración lo lleva en un viaje inolvidable, mostrando el relato bíblico de la creación del hombre y la entrada del pecado en el mundo. Vea por qué Jesucristo vino al mundo y cómo resolvió el problema del pecado de una vez y para siempre.  Siga la vida del Señor, desde su milagroso nacimiento hasta la agonía de la crucifixión y su gloriosa resurrección. Los inconversos se darán cuenta del terrible precio que Cristo pagó por los pecados de ellos, y comprenderán por qué él es el único camino al cielo.

La Biblia cobra vida

Gracias a más de 360 óleos impresionantes, le parecerá estar realmente allí, observando cómo se desarrolla la historia bíblica. Se emocionará al escuchar la conmovedora narración de José Caballero, teniendo como trasfondo musical la magnífica obra original del compositor John Campbell. A esto añada los inolvidables efectos de sonido y experimentará el mensaje de la Biblia como nunca antes. Muchas personas, al presenciar proyecciones de esta película, han derramado lágrimas. 

La historia real

En estos tiempos cuando muchos cristianos están produciendo películas con un mensaje moderado, para no "ofender" a algunas personas, La Luz del Mundo provee exactamente lo que usted esperaría de Jack Chick: una presentación del evangelio que es clara, bíblicamente exacta, directa y con un emotivo llamado a la salvación.

¿Conoce a personas inconversas que ven televisión?

Millones de personas son adictas a la televisión, por lo que este es un gran medio para alcanzarlos con el evangelio. Invite a su hogar a familiares, amigos, vecinos y otras personas que no son salvas para que vean la película. O présteles la película para que la vean cuando tengan tiempo. De una u otra manera, recibirán el evangelio en una forma que nunca olvidarán. También puede mostrarla si hay personas inconversas en una clase de escuela dominical, en el grupo de jóvenes y el de adultos, en estudios bíblicos o células en hogares.

¿Desea creer en Cristo ahora mismo?

Lo más resaltante de la película es la conmovedora invitación a creer en Cristo. Después de ver lo que dice la Biblia -que el cielo o el infierno será su hogar eterno-, y mientras su corazón está aún sensible, las personas tienen la oportunidad de orar para recibir a Jesucristo como su Señor y Salvador personal.

Fuente: Publicaciones Chick

Para conocer más acerca del Hijo de Dios, haga clic aquí

Más estadounidenses ahora creen que la Biblia es un libro de fábulas, no la Palabra de Dios literal

Una mujer lee el libro de Josué durante el 27mo Maratón Anual de la Lectura de la Biblia en Washington, el 2 de mayo de 2016.


Más estadounidenses ahora creen que la Biblia es un libro de fábulas e historia que aquellos que creen que es la Palabra de Dios literal, revela una encuesta de Gallup publicada el lunes de esta semana, e incluso menos de un tercio de los cristianos dicen que debe tomarse literalmente.

“En las últimas tres décadas, la opinión de los estadounidenses de la Biblia como la Palabra de Dios literal ha estado declinando, mientras que su visión de que la Biblia es una colección de fábulas, mitos e historia registrada por el hombre ha ido aumentando”, Gallup observó acerca de la encuesta, la que se llevó a cabo entre 1,011 adultos estadounidenses entre el 3 y al 7 de mayo, con un margen de error de muestreo de más o menos 4 puntos porcentuales, con un nivel de confianza del 95 por ciento.

Entre todos los estadounidenses de la muestra, menos de uno de cada cuatro, de 24 por ciento en total, dijo que la Biblia es “la verdadera Palabra de Dios, y debe tomarse literalmente, palabra por palabra”.

Un poco más alto, un 26 por ciento dijo que la Biblia es “un libro de fábulas, leyendas, historia y preceptos morales registrados por el hombre”.

Mientras que otro 47 por ciento dijo que creen que la Biblia es “inspirada por Dios, pero no todo debe tomarse literalmente”, Gallup dijo que es la primera vez en sus observaciones de cuatro décadas que el literalismo bíblico no ha superado al escepticismo bíblico.

La creencia en la Biblia como la Palabra de Dios literal fue la menor entre los jóvenes de 18 a 29 años de edad, con el 12 por ciento apoyando tal punto de vista y el más alto entre los de 50 a 64 años de edad, con un 31 por ciento.

Cuando se trata de cristianos, Gallup registró que el 30 por ciento en total está de acuerdo en que la Biblia es la Palabra de Dios literal, el 54 por ciento dijo que fue inspirada por Dios, y el 14 por ciento dijo que era un libro de fábulas.

La encuesta dividió la categoría cristiana sólo en dos agrupaciones  católicos romanos, 21 por ciento de los cuales respaldaron la postura literal, y “protestantes/otros cristianos”, con un 35 por ciento .

“Los estadounidenses en todos los grupos de edad aún aceptan en gran medida la Biblia como un documento santo, pero la mayoría de ellos minimizan el papel directo de Dios en él. Eso podría significar que la gente está más dispuesta que en el pasado a creer que está abierta a la interpretación — si el hombre, no Dios, escribió la Biblia, más puede ser cuestionado analizó Gallup.

“Y eso, a su vez, puede tener consecuencias para los estadounidenses que se enfrentan a una serie de problemas moralmente oscurecidos”, añadió.

“El país puede estar viendo esto en la creciente aceptación pública de una variedad de comportamientos que una vez fueron en gran medida mal vistos desde una perspectiva cristiana — desde el matrimonio homosexual y el sexo premarital hasta los nacimientos fuera del matrimonio y el suicidio asistido por médicos” .

LifeWay Research publicó otra encuesta nacional sobre la Biblia en abril, y encontró que sólo el 20 por ciento de los estadounidenses han leído la Biblia en su totalidad, aunque la mayoría tenía sentimientos positivos hacia ella.

La encuesta mostró que el 10 por ciento de los encuestados no había leído para nada la Biblia en lo absoluto; 13 por ciento sólo unos pocos; 30 por ciento varios pasajes o historias; 15 por ciento por lo menos la mitad de la Biblia; 12 por ciento casi todo, y sólo el 20 por ciento dijo que había leído toda la Biblia.

Sin embargo, más de la mitad de los encuestados, o 52 por ciento, la llamó una “buena fuente de moral”. Un poco más de un tercio más lo describió como un “relato histórico”, “útil hoy”, “verdadera” y “que cambia la vida”.

“La mayoría de los estadounidenses no conocen de primera mano la historia general de la Biblia, porque rara vez la agarran”, dijo Scott McConnell, director ejecutivo de LifeWay Research en un informe anterior.

“Incluso entre los asistentes a la adoración, menos de la mitad leen la Biblia diariamente. La única vez que la mayoría de los estadounidenses escuchan de la Biblia es cuando alguien más la está leyendo”.

Traducido por:

Fuente:

Si desea obtener información adicional acerca de este tema, visite nuestra sección:
»» La Biblia

Video: Aprenda la Biblia en 24 Horas - Hora 1


La Máxima Aventura Literaria

¿Está usted listo para un estudio detallado pero completamente agradable del libro más profundo jamás escrito?

Utilizando datos científicos sólidos, análisis históricos y narraciones bíblicas, el aclamado maestro, el Dr. Chuck Missler, teje un rico tapiz de información, proporcionando una comprensión precisa de la relación de la Escritura con ella misma, con nosotros y con el mundo en general.

Examine las historias heroicas de Éxodo, la sabiduría duradera de los Proverbios, o incluso la imaginería enigmática del Apocalipsis con las intuiciones sencillas, bíblicamente sólidas y nuevas perspectivas que se encuentran en Aprenda la Biblia en 24 Horas. Ya sea que desee explorar algunos de los matices menos discutidos de las Escrituras o necesite un curso completo de actualización sobre los temas e historias de la Biblia, Aprenda la Biblia en 24 Horas es una gran guía.

El Dr. Missler combina su amor de toda la vida de la enseñanza de la Biblia con más de treinta años de éxito en el mundo de los negocios y una distinguida carrera militar, para ofrecerle esta perspectiva única para la consecución del conocimiento bíblico. En sólo veinticuatro horas puede tener una base sólida para una vida de enriquecimiento espiritual.

lunes, 22 de mayo de 2017

El Pecado que Nadie Confiesa

Por William MacDonald



1 Timoteo 6:6-10; 17-19


En 1 Timoteo 6:3-5, Pablo le advierte a Timoteo sobre ciertos líderes cristianos que creen que el ministerio cristiano es una forma de enriquecerse. Estos nombres suponen que la piedad profesional es una forma fácil de llenarse de oro los bolsillos. Sus descendientes aún están con nosotros (celebridades de radio y televisión que han elevado la captación de recursos a la categoría de arte y la han reducido a una ciencia). A través del uso de ciertas estrategias psicológicas y astutas, manipulan a algunos creyentes que son fácilmente impresionables. Siempre tienen algún nuevo proyecto para agregarle a su vasto imperio. Ellos viven en casas lujosas, construyen carteras de inversión bastante abultadas, visten ropas y joyas muy elegantes, y exhiben un peinado realizado por el coiffure de moda. Y todo esto lo hacen en nombre de nuestro Amigo de Nazareth, el cual no tenía ni un centavo. 

El apóstol advierte a Timoteo que se aleje de estos traficantes religiosos, y por implicación de sus prácticas. La combinación ideal es tener piedad con contentamiento. Una persona piadosa que tenga contentamiento, que sea rica en carácter y rica en las pocas cosas que desea, tiene algo que el dinero no puede comprar.

Malcolm Muggeridge testificó que los momentos más felices de su vida fueron aquellos en los que disfrutó de la sencillez y la austeridad (una pequeña cabaña, una mesa, una silla, un poco de arroz sobre una hoja verde). Estas cosas, dijo, conllevan su cuota de entusiasmo. 

Nada hemos traído a este mundo y ciertamente nada nos llevaremos del mismo. Las manos de un recién nacido están cerradas con firmeza pero no tienen nada en ellas. Cuando la persona muere más adelante, sus manos están abiertas y vacías. Alejandro Magno dejó instrucciones para que cuando muriera, sus manos quedaran visibles con sus palmas vacías. Había conquistado al mundo pero había muerto con las manos vacías. 

El Dr. James Dobson aprendió esta lección al jugar un juego con su familia. Dejaremos que él nos cuente la historia. 

Shirley y yo nos casamos en 1960 y no tuvimos ninguna especie de problema financiero debido a que no teníamos finanzas. A partir de allí el Señor nos bendijo, y hemos probado un poco lo que el mundo piensa que debes tener para ser feliz, como una casa, un auto, y otras cosas. Pero estoy aprendiendo más y más que la felicidad no se encuentra en las posesiones materiales. El Señor me ha estado enseñando sobre el vacío del materialismo, incluso ha usado un juego para trasmitirme el mensaje. 

Recientemente con mi familia jugamos Monopolio, haciendo que volviera a jugarlo por primera vez luego de más de quince años. Unos momentos después de empezar, volví a sentir aquel entusiasmo y pasión, especialmente cuando comencé a ganar. Todo me salía bien y llegué a ser el maestro de la partida. Ya era dueño del Boardwalk y del Park Place, y tenía casas y hoteles por todos lados. Mi familia estaba ofuscada, y yo colocaba billetes de 500 dólares en mis bolsillos, debajo del juego y en el asiento. Repentinamente el juego terminó. Yo había ganado. Shirley y los chicos fueron a la cama y yo puse todo de nuevo en la caja. Entonces me impactó un sentimiento de vacío. Todo el entusiasmo y la pasión que había sentido anteriormente no tenían fundamento. No poseía a nadie más que aquellos a quienes había derrotado. ¡Todo lo demás tuvo que volver a la caja!

El Señor me mostró que debía aprender una lección más allá del juego del Monopolio. Reconocí que también estaba siendo testigo del juego de la vida. Luchamos para acumular y comprar y poseer y refinanciar, y repentinamente llegamos al final de nuestras vidas y tenemos que colocar todo nuevamente en la caja. No podemos llevar ni un sólo centavo. No hay compañías de transporte que nos acompañen a través del Valle de Sombra de Muerte. Ahora entiendo por qué la Escritura nos dice: "La vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee".

En algunos países atrapan a los monos colocando arroz en un recipiente lo suficientemente grande como para que el animal logre hacer entrar su mano vacía. Cuando obtiene el arroz y cierra su puño ya no la puede quitar. Pero no suelta el arroz. Por lo cual queda atrapado. Atrapado por su propia codicia.

Anteriormente Pablo sobre habló sobre el contentamiento. Ahora el versículo 8 lo define como una satisfacción provocada por la comida y la vestimenta. La palabra que usa para "abrigo " no sólo se refiere a la ropa sino también a un techo sobre nuestra cabeza. Así que se refiere a lo básico de la vida. Nos hemos familiarizado tanto con este versículo que dejamos de darnos cuenta lo radical que es. 

Quizá nos ayude si recordamos cuan pocos creyentes que conocemos quedan satisfechos con la comida, la ropa y la casa. Para una mayoría de la cristiandad sería muy bueno si este versículo no estuviera en la Biblia. 

En el versículo 9 el apóstol continúa hablando y se refiere a aquellos que desean hacerse ricos. Esto incluye a todos, tanto a los ricos, como a los pobres. Incluye a todo aquel que sea avaro. La avaricia es la compulsión de obtener cada vez más, la determinación de obtener algo incluso si Dios no quiere que la persona lo tenga. Una persona codiciosa no puede disfrutar de algo a menos que lo posea o por lo menos que posea parte de ello. 

El pecado puede ser sexual (''No codiciarás la mujer de tu prójimo") o, como en el caso de 1 Timoteo 6, puede ser materialista. En todo caso, se trata de idolatría porque adora y sirve aquello que es creado en vez de al Creador.

El problema es que hemos tomado este pecado y lo hemos bautizado con el bautismo cristiano. Le hemos otorgado un respeto cristiano al llamarlo prudencia, sentido común, responsabilidad financiera, y previsión. Cuando preguntamos, "¿Cuánto vale aquel hombre?" queremos decir, "¿Cuánto dinero ha acumulado?" "Avanzar en el mundo" significa acumular cosas materiales. Llamamos a los codiciosos "la crema de la sociedad" y "la cresta de la ola". Algunos han señalado que la codicia fue la que vendió a Jesús por 30 piezas de plata. Una vez que Cristo fue vendido para ir a la cruz, la iglesia profesante comenzó a vender la cruz misma. Luego comenzó a vender la forma de llegar al cielo a través de las indulgencias, prometiendo la liberación del purgatorio. 

La codicia niega el verdadero propósito de nuestra existencia. Se olvida que estamos aquí con una misión superior que la de hacer dinero o absolvernos a nosotros mismos. Se olvida que el mejor uso de nuestro dinero es para propósitos espirituales. Es engañosa. J.H. Jowett dijo,

Las riquezas pueden hacer que un hombre piense que crece en tamaño cuando en realidad está decreciendo. Considera su propio tamaño en base a sus ingresos y no en base a sus egresos por razones de beneficencia. Mientras sus ingresos se expanden, sus egresos se contraen. 

Es irracional. Luchamos por obtener cosas que no necesitamos para impresionar a gente que no nos cae bien. 

El hecho que amontonemos dinero que podría usarse en la propagación del evangelio frustra el plan de Dios en pro de la evangelización mundial. 

Descalifica a una persona del liderazgo de la iglesia, ya que un anciano debe ser "no codicioso" (1 Timoteo 3:3). Pero, peor que eso, excluye al hombre del reino de Dios (1 Corintios 6:10). 

Aquí en nuestro pasaje, Pablo advierte a Timoteo que el deseo de enriquecerse conduce a la tentación. Un hombre codicioso buscará medios ilegales para obtener lo que quiere. Esto lo conduce a una trampa. Es como aferrarse a un cable de electricidad pelado; no puede soltarlo. O como beber agua salada; produce más sed. 

Un hombre le dijo a un amigo, "Cuando tenía 500 dólares era feliz. Ahora tengo un millón y soy un miserable".

"No hay problema", dijo el amigo, "regala los 950.000". 

El millonario se quejó, "no puedo".

El deseo de enriquecerse lleva a "muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición ". Estas son expresiones fuertes. Pablo advierte que la codicia conduce a la ruina eterna. ¡Qué extraño, por lo tanto, que los creyentes aprueben aquello que Dios condena en forma tan fehaciente! 

El amor al dinero es la raíz de todos los males. Por ejemplo, es la raíz de las mentiras. J.H. Jowett cuenta que le pidió ayuda a un hombre acaudalado en Nueva York a favor de una causa extremadamente digna. 

Su rostro inmediatamente respondió mi apelación, y habló como si él fuera alguien al borde la miseria: "En realidad no puedo darte dinero. Con todo lo que está sucediendo no sé en qué vamos a terminar". Pocas semanas después murió y su testamento tenía más de 60 millones de dólares. Me pregunto, me pregunto si al final de su último día escuchó al mensajero del Señor diciéndole, "Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será?".

El amor al dinero conduce a cometer fraudes, robos e incluso homicidios. Resquebraja matrimonios y arruina a los hijos. Causa perturbaciones nerviosas y emocionales, y ha conducido al suicidio. Las personas acaudaladas viven en el temor del robo, secuestro y extorsión. Se preocupan sobre la inflación y el colapso mercantil. Sufren de estrés, aburrimiento, insatisfacción y envidia. Algunas veces caen en la prisión y en la desgracia. Debido a que las Escrituras condenan todo ese estilo de vida, se apartan de la fe en lugar de lograr un verdadero cambio. Ellos tergiversan, cambian y reescriben la Biblia para justificar su afluencia. No sólo eso, son traspasados con muchos dolores. Cuando Howard Hughes murió, dejó un estimativo de unos 2.300 millones de dólares. Sin embargo una revista informó:

Paradójicamente, para todo el poder que poseía, vivió una vida sombría, sin alegría, media lunática fue prácticamente prisionero de sus propios temores y debilidades. Quien una vez fue una figura vibrante y dinámica, descuidó su apariencia y salud durante los últimos quince años, hasta que se convirtió en un espectro patético. Era adicto a las drogas. Su apariencia física era terrible. Si bien cuatro doctores rotaban para cuidarlo, su condición médica era muy pobre. Su principal entretenimiento era mirar películas. Vivía semana tras semana en base a una dieta que incluso una tienda de artículos a diez centavos habría despreciado, pero era muy meticuloso sobre la preparación de la misma. Comía una cucharada de sopa y entonces se interesaba en una película. La misma sopa era recalentada doce veces. 

Al terminar esta sección, Pablo le dice a Timoteo que se encargue de aquellos que son ricos en este mundo. Que no deberían ser orgullosos ni arrogantes, ni confiar en las riquezas inciertas. Más bien su confianza debía estar en el Dios vivo, el cual nos da abundantemente todas las cosas para que las disfrutemos. Esta última expresión "el cual nos da abundantemente para que las disfrutemos" a menudo se ha usado para justificar la acumulación de riquezas. Pero el siguiente versículo lo explica todo muy bien. 

No disfrutamos el dinero cuando se apila en el banco, sino cuando lo usamos para hacer lo bueno, para distribuir a los necesitados, y para compartir con nuestros vecinos menos afortunados. De esa forma, amontonamos una gran recompensa en el mundo venidero y disfrutamos una vida que ciertamente es vida. 

¿Qué concluimos? Ronald Sider nos lo dice en su libro. Rich Christians in an Age of Hunger (Cristianos Ricos en una Época de Hambre). 

El rico necio es el epítome de la persona codiciosa. Él tiene una compulsión avara para adquirir más y más posesiones a pesar que no las necesita. Y este éxito fenomenal de apilar más y más posesiones conduce a la conclusión blasfema que las posesiones pueden satisfacer sus necesidades. Pero desde la perspectiva divina, esta actitud es una tremenda locura. Él no es más que un necio.

Acerca del autor: William MacDonald, por más de cincuenta años, abordó los temas cruciales del cristianismo, en términos claros y sencillos. Sus más de ochenta libros se caracterizan por una presentación enérgica y valiente de la verdad.

Tomado de:

Haga clic sobre la imagen para adquirir este libro, el cual es distribuido por el Ministerio Llamada de Medianoche
Share/Bookmark