sábado, 23 de abril de 2011

El Engaño Temporal - Parte 3



"Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos" (Hebreos 2:1).

La importancia de conocer lo que la Biblia enseña y asegurarnos de que nuestros pensamientos y acciones estén conforme a la Palabra de Dios es recalcada por advertencias dadas a través del Nuevo Testamento. Consideren 2 Timoteo 4:3-5:

"Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio".

La advertencia profética del apóstol Pablo habla de un tiempo en el que aquellos que profesen ser Cristianos no "sufrirán la sana doctrina". Increíblemente, ellos en realidad rechazarán las enseñanzas de las Escrituras como su única autoridad. Ellos se "apartarán de la verdad" de la Biblia y considerarán otras opiniones y otras especulaciones de los hombres. No solamente la Biblia ha dejado de ser su autoridad, pero ellos también habrán llegado a un punto que consideran que la Biblia ya no es suficiente para sus vidas. ¿Habremos llegado ya a ese tiempo?

Aunque algunos enseñan que ya estamos en el Milenio, que Satanás ha sido atado, que Cristo está reinando sobre la humanidad desde el Cielo y que las cosas están mejorando cada día, ni las Escrituras ni la realidad confirman este engaño temporal Amilenialista. Sin embargo, existe bastante evidencia que confirma la creencia que estamos ahora en los tiempos que el apóstol Pablo nos había advertido. Estamos viviendo en los días en que la apostasía continúa aumentando y también estamos siendo testigos de un impresionante abandono de la fe.

Durante los últimos veinte años, "The Church Growth Movement" o CGM (el Movimiento del Crecimiento de la Iglesia) ha tenido una enorme influencia en llevar a la iglesia evangélica hacia la apostasía. Por siglos la palabra "evangélica" describía la parte conservadora del Cristianismo que creía firmemente que la Biblia era la única autoridad en asuntos de fe y de práctica. Los "Cristianos Evangélicos" consideraban a la Biblia como una autoridad suficiente en lo que respecta a una vida santa y fiel a Dios. Aunque muchos evangélicos todavía tienen esas creencias, el número de ellos ha decaído drásticamente debido a las recientes tendencias en el mundo Cristiano.

El CGM en particular ha sido un factor muy importante en el decaimiento de la fe entre los cristianos evangélicos de hoy en día. En su afán de atraer a los que no son cristianos y a los cristianos nominales a sus iglesias, el CGM ha implementado métodos y conceptos seculares para alcanzar sus metas – empleando principalmente técnicas de mercadeo. Central a este enfoque ha sido el desarrollo de iglesias “amistosas” o “sensitivas” o “con propósito”.

Estas técnicas de mercadeo tienen su lugar en el mundo de los negocios. Sin embargo, cuando estas técnicas se aplican a la iglesia, el efecto que tienen es devastador sobre la enseñanza bíblica. El problema obvio es que el enfoque principal del marketing está en el consumidor o en el cliente, el cual siempre debe estar satisfecho con lo que se le ofrece. Esto ha ocasionado que miles de iglesias "evangélicas", que se han suscrito al enfoque de ser sensitivo con el que asiste a ellas, eliminen partes de la Biblia que son ofensivas a la gente que no es salva que han sido atraídas hacia ellas. Desde el punto de vista del mercadeo, ciertas enseñanzas que se hallan en la Biblia (aunque constituyen sana doctrina e incluyen la convicción del pecado y el mismo evangelio) pueden ofender al consumidor, en este caso a aquellos que no son salvos. Por lo tanto, estas partes de la Biblia deben ser eliminadas para que así "el consumidor" no se ofenda y pueda concurrir o regresar a la iglesia.

El CGM ha infectado miles de iglesias alrededor del mundo y ha contribuido en gran manera al cumplimiento de la profecía Bíblica de 2 Timoteo 4:3-5. El resultado ha sido una iglesia "evangélica" que se ha apartado de la Palabra de Dios. Esta condición espiritual anémica ha creado cientos de miles de cristianos que son débiles y vacíos sin un cimiento bíblico que, como ovejas mudas, han sido relegadas a ser alimentadas con cuchara por pastores orientados al mercadeo. No solamente no van a “soportar la sana doctrina” sino que ya no serán capaces de discernir la verdad bíblica del error. Además, el llamado a ser como los bereanos y a analizar las Escrituras para confirmar que a lo que a uno se le está enseñando por parte de los líderes cristianos es bíblicamente cierto (Hechos 17:10-11), ha sido funcionalmente silenciado para multitudes de “evangélicos”.


El CGM es solamente una de las tantas tendencias religiosas que han causado que la iglesia se “deslice” de las Escrituras. El proceso de desviación mismo es la estrategia principal de Satanás para apartar a la humanidad de la Palabra de Dios, lo que efectivamente logró desde el principio con su seducción de Eva en el Jardín del Edén, “¿Con que Dios os ha dicho?”. Plantar semillas de duda y usar el engaño son obviamente sus métodos pero, ¿cuál es su meta y hacia dónde se dirige todo esto?

De acuerdo a las Escrituras, el mundo se está dirigiendo a la consolidación de una sola religión mundial cuya cabeza va a ser el hombre de anarquía, enviado por Satanás, el Anticristo (2 Tesalonicenses 2:3-4). Su religión será un Cristianismo apóstata que será una gran distorsión de lo que la Biblia enseña pero que mantendrá una apariencia "positiva". Aunque el Anticristo no será revelado ni su iglesia apóstata será reconocida oficialmente hasta que los verdaderos creyentes sean removidos de este mundo en el Arrebatamiento (1 Tesalonicenses 4:16-18), su religión y su iglesia se han estado formando por más de mil años. No se necesita gran agudeza para darse cuenta de que está tomando forma ante nuestros ojos.

El Ecumenismo, que originalmente significaba el proceso de unificación de todas las denominaciones Cristianas, grupos anómalos, y cultos "Cristianos", se ha expandido hoy en día para incluir "gentes de fe" (de todas las fes y religiones). Ésta es la manera más rápida para crear una sola religión mundial con su respectiva iglesia. Dado que la mayor parte de doctrinas bíblicas son un estorbo para llegar a un acuerdo ecuménico, estas doctrinas son eliminadas en beneficio de la armonía. Como se ha indicado anteriormente, el rechazo profetizado de la sana doctrina ha facilitado el camino para la unidad ecuménica. Con la doctrina de Cristo y de Dios siendo distorsionada o negada, Dios mismo ha sido efectivamente abandonado: "Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo" (2 Juan 9).

Para aquellos que profesan seguir a Cristo, el vacío creado al remover la sana doctrina como la que discierne las instrucciones de Dios ha sido llenado seductivamente con maneras que “al hombre le parecen rectos, pero que acaban por ser caminos de muerte" (Proverbios 14:12). La muerte implica separación. En lo que respecta a la muerte física, esto significa la separación del alma y del espíritu del cuerpo físico. Sin embargo, también se refiere a la separación de uno mismo de la verdad de Dios y de Su Palabra al escoger los caminos del hombre. Esta condición es rampante en el Cristianismo de hoy en día y ha impulsado agendas que realmente parecen ser correctas pero que tendrán terribles consecuencias en su avance de la apostasía.

En la primera y segunda partes de esta serie, presentamos ejemplos de la historia de la Iglesia donde hubo varios intentos de establecer el Reino de Dios o Utopías Cristianas o de tratar de imponer un dominionismo cristiano sobre la tierra. El hecho de que todos estos intentos hayan fallado en su afán de imponer sus nefarias y antibíblicas agendas no ha disuadido a otros que quieren intentar hacer lo mismo, todos los cuales parecen ser más celosos en nuestra época. Lo que es más sorprendente acerca de tales esfuerzos, como hicimos notar en la parte 2, es cómo movimientos separados que afirman ser cristianos se han unido para juntos "restaurar", "redimir", "tomar dominio" o "solucionar los problemas del mundo" antes del retorno de Jesús. Algunos declaran que Cristo no puede retornar hasta que Sus siervos (es decir, los cristianos) hayan cumplido la "Gran Comisión" de restaurar y establecer el Reino de Dios aquí en la tierra.

Como hemos visto, gran parte de lo que se propuesto anteriormente es enseñado por grupos y movimientos cristianos ampliamente diversos que sin embargo dicen adherirse a la Biblia: la Lluvia Tardía/Hijos Manifiestos de Dios y el Dominionismo del Reino de los pentecostales y carismáticos, el Amilenialismo de católicos romanos y luteranos, los reconstruccionistas y preteristas del Calvinismo y de la Teología Reformada, la agenda mundial P.E.A.C.E y los movimientos neo-evangélicos de los Verdes y del Medio Ambiente, y las promociones atadas a la tierra del movimiento de la Iglesia Emergente. No por casualidad, los mormones y los Testigos de Jehová tienen enfoques escatológicos similares. ¿Qué, entonces, acerca de los cristianos orientados al liberal y de tendencias de izquierda “evangelio social” que muestran poco interés en la verdad bíblica pero que son una gran y vocal parte de la Cristiandad? Sorprendentemente, ellos también caben cómodamente dentro de esta unidad religiosa para “arreglar la tierra”.


Un libro que demuestra esta clara conexión y que ha sido editado recientemente se titula "El Agujero en Nuestro Evangelio", cuyo autor es Richard Stearns, quien es el presidente de World Vision U.S. (Visión Mundial). La Iglesia de Bill Hybel, Willow Creek compró 10,000 copias y las iglesias que forman parte de la Asociación Willow Creek también han ordenado miles de copias. Este libro en particular está endorsado por personas tales como Chuck Colson, Kay Warren, Bono, Jim Wallis, Tony Campolo, Max Lucado, Ron Sider, Eugene Peterson, Alec Hill y Leighton Ford, entre otros. Este libro está lleno de citas de santos y místicos católicos junto con citas de la laureada con el Premio Nobel, la Madre Teresa. Una supuesta cita de Francisco de Asís pone el tono del libro y dice así: "Predica el evangelio siempre; cuando sea necesario usa palabras" (pág. 23).

La tesis de Stearns es que los cristianos tienen un agujero en su Evangelio, si sus vidas no demuestran buenas obras. Las "buenas obras" que Stearns tiene en mente se enfocan principalmente en satisfacer las necesidades físicas de los pobres y en corregir las injusticias sociales en el mundo. Si esto es factible o no, pocos podrían discutir con su sinceridad o dudar de la nobleza de su objetivo. Pero, ¿es esto bíblico? Desde el principio hasta el final, Stearns emplea la Escritura en forma incorrecta o abusa de la Escritura para demostrar su caso. Por ejemplo, él está totalmente confundido acerca del evangelio bíblico. Él habla erróneamente de Mateo 25:31-46, como si fuera el juicio final de los que son salvos y de los que están perdidos. Stearns lo escribe de esta manera: "Aquellos cuyas vidas estuvieron caracterizadas por actos de amor hechos a “al más pequeño de éstos” fueron bendecidos y fueron bienvenidos por Cristo en el reino de Su Padre. Aquellos que no respondieron a las necesidades de los pobres y cuya fe no tuvo expresión y compasión por los necesitados fueron condenados al fuego eterno". Aunque él trata de definir su evangelio de obras diciendo: "Esto no quiere decir que somos salvos por acumular suficientes buenas obras para satisfacer a Dios". En otra parte del libro, cita el ejemplo de Lázaro y el hombre rico diciendo: "La conclusión clara es que el hombre rico fue al infierno debido a su vergonzosa apatía frente a la enorme disparidad entre su riqueza y la pobreza de Lázaro".

Todo el tenor del libro refuerza un evangelio social que exhorta al lector a trabajar para restaurar nuestro planeta a la rectitud. Él lo expresa de esta manera: "Jesús busca un nuevo orden en el cual el evangelio, caracterizado por la compasión, la justicia y la proclamación de las buenas noticias, se convierta en una realidad, primero en nuestros corazones y mentes y después en todo el mundo a través de nuestra influencia. Esto no debe ser un reino que es distante y lejano y que solamente podremos disfrutar en la otra vida. La visión de Cristo era de un orden mundial redimido poblado por gente redimida, ahora”. Él critica a los cristianos por estar "tan obsesionados mentalmente con el cielo que les impide hacer algo bueno en esta tierra". Stearns continúa: "Si Jesús estuvo dispuesto a morir por este planeta lleno de problemas, tal vez yo también tengo que preocuparme por este mundo". La Escritura indudablemente enseña que los creyentes no deben abusar de este planeta, pero eso no tiene nada que ver con la mentira y el engaño de tratar de renovar el planeta moralmente y físicamente a través de las "buenas obras" de uno. La epístola de los Hebreos, honrando a los santos de antaño como modelos de fe a quienes deberíamos emular, nos dice que ellos se vieron a sí mismo como "peregrinos y extranjeros sobre la tierra" y que sus deseos eran por una "patria mejor", es decir, el Cielo (Hebreos 11:13-16).

Sin embargo, Stearns declara: "El evangelio en sí fue originado por una visión de Dios para una gente transformada, una gente que desafía y transforma los valores y las prácticas de nuestro mundo. Jesús llamó a este nuevo orden mundial resultante el 'reino de Dios'... y dijo que se iba a convertir en una realidad a través de las vidas y de los hechos de Sus seguidores". En contraste con el título de su libro, existe más que un "agujero" en el evangelio que Stearns está fomentando. Lo que él está promocionando es claramente "un evangelio diferente" (Gálatas 1:6-7), una "revolución social" (un término que Stearns utiliza) que engañará a muchos y que no salvará a nadie, aunque sí va a unir a mucha gente. Stearns cita a Rick Warren cuando dice que: "La primera Reforma...fue acerca de credos; ésta va a ser acerca de nuestras obras. La primera dividió a la Iglesia; esta vez la va a unificar".

Este libro, aun más aún que el libro inmensamente popular de Warren "Una Vida con Propósito", va a reunir a muchos cristianos profesantes y a los seguidores de otras religiones, así como a muchos ateos inclinados a demostrar su moralidad sin Dios -haciendo buenas obras. La salvación a través de buenas obras es el sistema de fe para todas las creencias religiosas excepto para el Cristianismo Bíblico. Además, los diversos programas que promocionan esa clase de fe y esa práctica están ganando el respeto y el apoyo financiero del mundo, con tal que cumpla con el bienestar social de las masas sin necesidad de hacer proselitismo.

De acuerdo a las Escrituras, existe algo inquietante y nefario cuando el mundo apoya a la iglesia y a sus programas. Hemos visto ejemplos a través de los siglos acerca de ministerios que empezaron muy bien pero que después de un tiempo se alejaron de la fe. ¿Cuándo fue la última vez que usted recibió un panfleto o folleto evangélico en un lugar de la Y.M.C.A. (Young Men's Christian Association - Asociación de Jóvenes Cristianos)? ¿Cuándo fue la última vez que usted recibió un folleto evangélico de parte de la persona que "toca la campanita" y que representa al Ejército de Salvación en un centro comercial? No solamente eso, sino que trate de encontrar el Evangelio o una exhortación a compartir directamente el Evangelio en la declaración de su misión de la organización llamada "World Vision" (Visión Mundial). No lo va a encontrar y no está allí porque esa organización así lo ha decidido, al igual que otras organizaciones llamadas cristianas y que han sucumbido a los engaños temporales y efímeros.

Estos engaños son manifestados cuando los métodos del hombre son implementados para satisfacer las necesidades físicas a expensas de lo que Dios desea para nosotros para la eternidad. Nada debe tener prioridad sobre la proclamación del evangelio bíblico, porque no es solamente la única esperanza de la humanidad sino también su esperanza eterna. Toda estrategia en la que el Evangelio sea presentado en una forma que no refleje clara y directamente el verdadero contenido de la Biblia será una presentación corrupta y perversa, sin importar cuán correcto y cuán práctico pueda parecer. Cualquier persona que participe en programas, prácticas o creencias que nieguen las advertencias proféticas de la Palabra de Dios, refiriéndose a los eventos que han de ocurrir durante en los Días Postreros, muy bien puede convertirse en un contribuyente involuntario a la religión apóstata del Anticristo.


Jesús nos dio el antídoto y la medida preventiva que protegerá al creyente de ser influenciado y evitará que sean "tomados cautivos" (2 Timoteo 2:26) por un creciente número de tendencias y movimientos temporales que ocurren en nuestro tiempo presente: "Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres" (Juan 8:31-31).

Artículos relacionados:
El Engaño Temporal - Parte 2
El Engaño Temporal - Parte 1
Los Peligros de la Teología del Dominio
El Error de la Teología del Reemplazo
Artículos de Apologética

Reproducido con permiso de:
The Berean Call

Fuente:
The Berean Call en Español

Original article:
The Temporal Delusion - Part 3

En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)
Managua, Nicaragua

2 comentarios:

Sétimo WIIIM dijo...

Interesante artículo. Es necesario estar mas informado acerca de las tendencias que desvirtúan el evangelio, y que desvían el oído de la verdad. Esto, muy seguramente requiere de un enfoque personal y permanente que centre nuestra atención en discernir las sutilezas destructoras de aquellos que canalizan la poderosa fuerza de la corriente del evangelio para llevar agua a sus propios molinos.

Soy un nicaraguense que radica en Costa Rica. Y me gustaría saber mas acerca de ustedes. Si desean, pueden comunicarse al correo: pastorwilliamtm@hotmail.com

Marcos Andrés Nehoda dijo...

Quedé de una pieza cuando escuché brevemente un canal católico en el cual el religioso exhortaba con palabras fervorosas y sanas, a la lectura de las Escrituras, a escudriñarlas, a compartirlas con otros y a vivirlas.

Seguidamente, pasé al canal siguiente, que es evangélico. Allí estaban exhortando con fervor y sentido de mercadeo al negocio del sembrar; las Fuentes de Arriba y las fuentes de abajo; para que Dios desde arriba derrame Su bendición tú tienes que entregar las fuentes de abajo.

Me quedé pensando que todo está 'patas arriba'; la religión equivocada enseñando una parte de la Verdad; y la fe que debiera ser sana y evangélica, enseñando el error.

Los otrora más fieles enseñadores de la Palabra, hoy están sucumbiendo al error, que viene disfrazado con ropajes atractivos.

¡Dios nos guarde fieles, en santidad!

Share/Bookmark