jueves, 10 de marzo de 2011

Presentando al Ministerio Cordero y León



El logotipo del Ministerio Cordero y León muestra al cordero y al león viviendo juntos pacíficamente. Muchas personas creen que este simbolismo proviene de un verso de la Biblia que dice que el cordero y el león yacerán juntos durante el Milenio, pero eso no es cierto. En primer lugar, no existe tal versículo. Así es, me escuchó correctamente - ¡no existe tal versículo!

¿Qué representa entonces el simbolismo del cordero y el león? Bueno, se lo diré luego. Hoy, mientras comenzamos un nuevo año estudiando juntos la Profecía Bíblica, quiero presentarle al ministerio que patrocina los artículos en The Christ in Prophecy Journal (El Diario de Cristo en la Profecía).

El Ministerio Cordero y León es un ministerio no denominacional e independiente. Eso significa que no estamos afiliados a ninguna iglesia o denominación en particular. Nuestro propósito no es convertir a las personas a algún grupo en particular, sino que en cambio, nuestro propósito es exaltar a Jesús como la única esperanza para este mundo y proclamar que estamos viviendo en la temporada de Su regreso a la tierra.

Nuestro ministerio está controlado por una junta de 22 miembros que provienen de una gran variedad de iglesias y denominaciones. Lo que los une es la fe en Jesús y la convicción de que las señales de los tiempos apuntan a Su cercano regreso.

Debido a que somos no denominacionales, vamos a una gran variedad de iglesias para hablar y recibimos apoyo financiero de muchos tipos diferentes de iglesias, algo por lo cual estamos muy agradecidos.

Nos especializamos en la enseñanza de la Profecía Bíblica con énfasis en las profecías de la Segunda Venida debido a que creemos que las señales de los tiempos indican claramente que estamos viviendo en la temporada del regreso del Señor.

Nuestro Alcance

Proclamamos nuestro mensaje por medio de una variedad de métodos. Nuestro alcance más importante es nuestro programa de televisión llamado Christ in Prophecy (Cristo en la Profecía). Está disponible en millones de hogares a nivel mundial a través de una variedad de redes cristianas de televisión, así como en línea en nuestra página web en la página de Programas y en la red social Tangle. También elaboramos podcasts del programa en iTunes por medio de RSS.

Otro método de proclamar nuestro mensaje es a través de nuestro sitio web en lamblion.com. Ahí usted encontrará una gran variedad de materiales con respecto a todos los aspectos de la Profecía Bíblica. También puede usar el sitio web para enviarnos preguntas. Verá que tenemos un Ministro Web a tiempo completo llamado Nathan Jones. Él responderá personalmente a sus preguntas que haga ahí y a través de la sección de comentarios de nuestro blog The Christ in Prophecy Journal y el grupo de Facebook.

Otro medio de evangelismo que usamos es nuestra revista bimestral llamada Lamplighter. Tiene 20 páginas de longitud y cada edición se centra en algún tema importante de la Profecía Bíblica. Puede tramitar por medio de nuestra página web recibir la revista electrónicamente o por correo regular. También producimos muchos videos de enseñanza y materiales de estudio como libros y guías de estudio. De nuevo, encontrará información detallada acerca de éstos en nuestra página web y en nuestro Centro de Recursos de Profecía Bíblica en línea.

Nuestro Mensaje

Y ahora, permítame concluir la presentación con una palabra especial para toda persona que pudiera estar leyendo esto y que nunca haya recibido a Jesús como Señor y Salvador.

Los políticos y los filósofos no tienen las respuestas a los problemas del mundo. La única esperanza para este mundo y para usted es Jesús de Nazaret – el Hijo de Dios que vino a esta tierra para morir por sus pecados y los míos. Sus pecados lo han separado de Dios. Su única esperanza de reconciliación y vida eterna es poner su fe en el Hijo de Dios, Jesús, como su Señor y Salvador.

La salvación es un regalo gratuito de la gracia de Dios por medio de la fe en Jesús. No hay nada que usted pueda hacer para merecerla. Pero, usted debe extender su mano y recibirla en fe. Para hacer eso, le animo a que haga una simple oración como ésta:

“Querido Padre Celestial, te confieso que soy un pecador y que necesito un Salvador. Me arrepiento de mis pecados y me acerco en fe a tu Hijo Jesús, aceptándolo como mi Señor y Salvador. Perdóname, Padre, y dame el poder por medio de Tu Espíritu Santo para vivir el resto de mi vida para Ti. En el nombre de Jesús, amén”.

Si hizo esa oración conmigo, por favor busque una Iglesia que crea en la Biblia y que exalte a Cristo donde usted pueda hacer una confesión pública de su fe y manifieste esa fe en el bautismo cristiano.

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (
www.endefensadelafe.org)

Original article:
Introducing Lamb & Lion Ministries

Cortesía de:

The Christ in Prophecy Journal (
www.lamblion.us)
Share/Bookmark