martes, 19 de octubre de 2010

El Discurso del Monte de los Olivos - Preguntas más frecuentes




Hay muchas cuestiones relativas al Discurso del Monte de los Olivos de Jesús que han sido debatidas acaloradamente durante años y que aún siguen causando tormentas de controversia. Pensé que sería bueno abordar algunas de las preguntas más frecuentes que estimulan la discusión.

1. ¿Tiene el Sermón del Monte alguna aplicación para la Iglesia?

Ésta puede parecer una pregunta extraña, pero es una fuente de argumento constante debido a que algunos sostienen que el pasaje es relevante sólo para los judíos. Toman esta postura ya que Jesús dirigió sus observaciones a Sus discípulos judíos y porque el libro de Mateo fue escrito para una audiencia judía. También, a la mitad del discurso, Jesús dice que deberían orar para que la profanación del Templo no ocurra en un Sabbath, debido a que cuando ocurra, necesitarán huir de la ciudad, lo que no podrían hacer en un día de Sabbath.

Una vista de la Ciudad Antigua de Jerusalén, viendo hacia el oeste desde el Monte de los Olivos. La Cúpula de la Roca y la Puerta Oriental están a la distancia, cruzando el Valle del Cedrón. En primer plano están algunas de las decenas de miles de tumbas que cubren la ladera occidental del Monte. Los judíos ortodoxos desean ser enterrados en el Monte de los Olivos debido a que creen, basándose en Zacarías 14, que el Mesías vendrá a ese sitio cuando venga a la tierra y quieren ser los primeros en resucitar (Foto cortesía del Dr. David Reagan).

Sin duda es cierto que cuando Jesús pronunció el discurso, Él estaba hablando a Sus discípulos judíos y no a la Iglesia. La Iglesia, de hecho, no había sido establecida aún. Eso no ocurriría hasta el Día de Pentecostés, unos 50 días después de la muerte, sepultura y resurrección de Jesús.

Pero esto, desde luego, no significa que el discurso no tiene ninguna relevancia para la Iglesia. Jesús sabía que la Iglesia sería establecida. Y sabía que los cristianos examinarían Sus palabras para obtener perspectiva y orientación.

Decir que el Sermón del Monte no tiene ninguna relevancia para la Iglesia es equivalente a decir que el Antiguo Testamento no tiene ninguna relevancia debido a que fue escrito por y para judíos. O que las cartas que Pablo escribió a los corintios no tienen ninguna relevancia para la Iglesia en general debido a que fueron dirigidas a una congregación en particular del Siglo I.

La cuestión del asunto es que toda la Palabra de Dios es relevante para la Iglesia, directa o indirectamente. Incluso aquellas secciones de la Ley Mosaica que fueron dadas específicamente a Israel – como las leyes de los sacrificios y leyes ceremoniales – contienen percepciones que aplican a la Iglesia. Tome, por ejemplo, el principio bíblico de que no hay perdón sin el derramamiento de sangre (Lv. 17:11).

O considere el pasaje del Antiguo Testamento de 1 Samuel 15:22 que dice que la obediencia al Señor es mejor que las ofrendas quemadas y los sacrificios. El sistema sacrificial no es parte del cristianismo hoy, pero el principio espiritual contenido en el versículo es relevante todavía – a saber, que las prácticas rituales de la fe cristiana, como el bautismo y la comunión, no son más importantes que ser obediente a Dios en nuestras vidas diarias.

Para aquellos que afirman que Mateo 24 aplica sólo a los judíos, ¿qué van a hacer con Marcos 13 y Lucas 21 donde el Sermón del Monte también está registrado? Éstos fueron Evangelios escritos a los gentiles. Además, el Sermón del Monte probablemente fue pronunciado sólo unos pocos días antes de que Jesús hablara las palabras de Juan 14 a Sus discípulos. Aquellos que niegan que Mateo 24 tenga alguna relevancia para la Iglesia son las mismas personas que creen que la promesa del Rapto en Juan 14:1-4 fue destinada para la Iglesia. Ambos discursos fueron pronunciados por Jesús a audiencias judías y ambos fueron pronunciados antes de que la Iglesia fuera establecida.

En cuanto a que Mateo es un libro dirigido principalmente a judíos, eso es cierto, pero también es el único de los cuatro Evangelios que menciona específicamente a la Iglesia, y lo hace en dos pasajes (Mt. 16:18 y Mt. 18:17). Además, el libro termina con la “Gran Comisión”, que está considerada como la “orden de marcha” para la Iglesia (Mt. 28:19-20).

2. ¿Aplican a nuestra época las señales de los tiempos contenidas en el Discurso del Monte de los Olivos o aplican sólo a la Tribulación?

El Sermón del Monte está lleno de lo que llamamos “señales de los tiempos” que apuntan al regreso del Señor. Algunos argumentan que estas señales estarán confinadas a la Tribulación y serán proporcionadas para el beneficio de aquellos que vivan durante la Tribulación. En otras palabras, las señales no tienen ninguna relevancia para la Iglesia existente en la tierra antes de la Tribulación.

La Iglesia de Todas las Naciones se encuentra en la base del Monte de los Olivos, adyacente al Jardín del Getsemaní. Conmemora el sitio tradicional de la agonía de Jesús antes de su arresto (Foto por holylandphotos.org)

Pero esto no puede ser cierto. Podemos mirar alrededor de nosotros hoy y ver las señales precisas mencionadas en el Sermón del Monte. Ya están apareciendo en el escenario mundial.

No hay manera en que estas señales puedan limitarse al corto periodo de los siete años de la Tribulación. Podrían intensificarse durante ese tiempo, pero no aparecen simplemente de repente una vez que el Anticristo firme un tratado con Israel y la Tribulación empiece.

Jesús dijo que estas señales serían como dolores de parto (Mt. 24:8). Es un hecho que todas las señales mencionadas en el Sermón del Monte comenzaron a intensificarse como dolores de parto durante el Siglo XX, aumentando en frecuencia e intensidad.

Algunos responden argumentando, “Pero no existen señales del Rapto. Es un evento inminente que puede ocurrir en cualquier momento”. Eso es correcto, pero no estoy hablando acerca de las señales del Rapto. Estoy hablando acerca de las señales que apuntan al comienzo de la Tribulación y la Segunda Venida de Jesús.

3. Con respecto a la parábola de la higuera, ¿cuál es el significado simbólico de la higuera?

Creo que la higuera es un símbolo de la nación de Israel. Mis razones para esta conclusión son dos:

1. La higuera es utilizada como un símbolo de Israel en el Antiguo y en el Nuevo Testamentos.

2. El día previo al Sermón del Monte, Jesús maldijo una higuera, causando que se secara. Ésta fue una profecía simbólica que la nación de Israel dejaría de existir debido a su rechazo de Jesús como su Mesías. Luego, al día siguiente, El les recuerda a Sus discípulos la higuera y dice, “Obsérvenla. Cuando florezca de nuevo, la generación que mire eso será testigo de Mi regreso”

Hace más de cuatrocientos años, los Puritanos se apropiaron de este pasaje y argumentaron que un día Israel sería reestablecido y que cuando eso pasara, la generación que fuera testigo de ello sería la generación que experimentará el regreso del Señor.

Judíos ortodoxos ocupándose de una tumba en el Monte de los Olivos (Foto cortesía del Dr. David Reagan).

Algunos niegan que la higuera tenga alguna relación con Israel en absoluto. Argumentan que todo lo que la parábola significa es que así como el florecimiento de la higuera es una señal de que el verano está cerca, así también, el advenimiento de todas las señales que Jesús mencionó será una indicación de que Él está pronto a volver.

Estoy de acuerdo que la parábola tiene este significado, pero sigo creyendo que la higuera fue escogida debido a que simboliza a Israel. Y mediante el uso de este símbolo común de Israel, Jesús nos da un momento más preciso para Su regreso. Pienso que esto es importante, ya que creo que Dios quiere que conozcamos la época del regreso de Su Hijo (1 Tes. 5:1-6). El no quiere que ninguno perezca, sino que todos vengan al arrepentimiento (2 P. 3:9).

Creo que es interesante que en Mateo 24 Jesús hable muy clara y precisamente durante 28 versículos (versos 4-31) acerca de las señales que conducirán a Su regreso y que luego, de repente, en el verso 32, Él cambie a un lenguaje simbólico y cuente una parábola. ¿Por qué cambió de repente a palabras codificadas?

Creo que es debido a que la parábola contiene una profecía acerca de un evento muy específico que revelará claramente la época de Su regreso y ese evento es el re-establecimiento de la nación de Israel. El quiso limitar el entendimiento de este evento clave a aquellos que tienen al Espíritu Santo morando en su interior. Como 1 Tesalonicenses 5:4-6 afirma, no hay ninguna razón para que el regreso del Señor sorprenda a los creyentes como un ladrón, debido a que son “hijos de luz e hijos del día”. En otras palabras, tienen la iluminación interna del Espíritu Santo para entender pasajes de la Escritura que son ininteligibles para los incrédulos.

4. ¿Qué quiso decir Jesús cuando dijo que la generación que viera el florecimiento de la higuera sería testigo de Su regreso? ¿De qué generación estaba hablando? Y ¿cuán larga es una generación?

Creo que Jesús quiso decir exactamente lo que dijo – que la generación que vea el re-establecimiento de la nación de Israel es la que será testigo del regreso del Señor. Ésta es la razón más importante por la que creo que somos la generación terminal. La gente me pregunta con frecuencia cuán larga es una generación. La respuesta es que eso depende del contexto. En Génesis 15:13-16, una generación es definida como 100 años. En Salmo 90:10 es de 70 años. Una generación basada en la genealogía presentada en el primer capítulo de Mateo se calcula alrededor de 50 años. Job 42:16 dice que Job vivió 140 años y vio cuatro generaciones durante su vida, lo que haría una generación de 35 años. La Biblia frecuentemente se refiere a una generación siendo de 40 años (Nm. 32:13; Sal. 95:10 y Heb. 3:8-10). Algunos pasajes parecen indicar que se consideraba que una generación iniciaba a los 20 años (Ex. 30:14; Nm. 1:3 y Nm. 14:29). Si esto fuera así, y usted agrega 40 años, entonces una generación habría sido desde los 20 hasta los 60 años de edad.

Pero la palabra también se utiliza genéricamente para referirse a las personas viviendo en un momento en particular, y cuando se utiliza en esta forma, no se refiere a algún número específico de años. Un ejemplo puede hallarse en Jeremías 7:29, donde el profeta declara que Dios ha rechazado “la generación de Su ira”. Eso es simplemente una referencia a la gente viviendo en esa época. Sería como hacer una referencia a la “generación Nixon”, lo que significa todas las personas que vivían durante la época en que Richard Nixon sirvió como Presidente. De forma similar, las personas se refieren a la “Generación Hippy”, que es una referencia a los jóvenes que vivieron durante la década de 1960.

Creo que el término se utiliza de forma genérica en Mateo 24:34. Todo lo que está diciendo es que las personas que vivan en el momento en que la nación de Israel sea re-establecida, serán las que atestiguarán el regreso del Señor. Podría ser una persona que era un pequeño niño en ese momento y que tendrá 80 años de edad cuando el Señor regrese. Ningún periodo de tiempo es dilucidado o implicado.

5. ¿Puede encontrarse el Rapto en el Sermón del Monte? O, ¿habla exclusivamente Jesús acerca de Su Segunda Venida?

Muchos expertos de la profecía bíblica Premilenial han tomado la postura que el Rapto no se encuentra en ninguna parte del Sermón del Monte. Por el contrario, los Amilenialistas y Postmilenialistas argumentan que el Rapto puede encontrarse en Mateo 24:31.

Consideremos primero la posición posterior. Mateo 24:31 dice lo siguiente: “Y enviará [el Hijo del Hombre] sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a Sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro”.

Dennis Pollock y el Dr. David Reagan en la tumba de Menachem Begin, el único Primer Ministro israelí enterrado en el Monte de los Olivos. Fue enterrado ahí a petición de éste y no en el Cementerio Nacional Israelí en el Monte Herlz porque era un judío ortodoxo (Foto cortesía del Dr. David Reagan).

La descripción más detallada del Rapto (la venida de Jesús por Su Iglesia) está contenida en 1 Tesalonicenses 4:13-18.

Comparándola con Mateo 24:31, encontramos dos similitudes – el toque de una trompeta y la reunión de los elegidos.

Pero también hay muchas diferencias:

8 En 1 Tesalonicenses 4, los creyentes son reunidos en el aire cuando Jesús aparece en el cielo y son llevados al Cielo. En Mateo 24 son reunidos después de la llegada de Jesús a la tierra, y no hay ninguna mención de ellos siendo llevados al Cielo.

8 En 1 Tesalonicenses 4, el Señor Mismo reúne a los elegidos, mientras que en Mateo 24, son reunidos por los ángeles.

8 La reunión en 1 Tesalonicenses 4 incluye la resurrección de los cuerpos de los muertos en Cristo. No hay ninguna mención de alguien siendo resucitado en Mateo 24:31.

8 En 1 Tesalonicenses 4, los espíritus de los muertos en Cristo regresan en las nubes con Jesús. En Mateo 24 Jesús regresa solo.

Aquellos que insisten que el Rapto es mencionado en Mateo 24:31 en realidad están afirmando que el Rapto y la Segunda Venida son el mismo evento, produciendo lo que yo llamo “el Rapto yo-yo”. Lo llamo así porque ellos proponen que Jesús aparecerá por Su Iglesia, los vivos y los muertos en Cristo serán levantados para encontrarse con Él en el cielo y luego Él regresará inmediatamente a la tierra con ellos. Éste no es un escenario bíblico, ya que Jesús dijo en Juan 14:1-4 que cuando el Rapto ocurra, los vivos y los muertos en Cristo serán llevados de vuelta al Cielo.

No todas las “reuniones” mencionadas en la Biblia se refieren al Rapto. En el Rapto, los cuerpos de los muertos en Cristo serán resucitados y llevados para recibir al Señor en el cielo, donde sus espíritus serán reunidos con sus cuerpos. Los vivos en Cristo seguirán, y los cuerpos de ambos grupos serán glorificados. Luego serán llevados al Cielo.

En la Segunda Venida, dos reuniones adicionales se van a llevar a cabo. De acuerdo con Lucas 17:22-37, todos los incrédulos que estén vivos al final de la Tribulación cuando Jesús regrese serán reunidos y enviados a morir, siendo entregados sus cuerpos a los buitres.

Pero en la Segunda Venida también habrá una reunión de “los escogidos” (Mateo 24:31). Esto podría estar hablando acerca de todos los creyentes que estén vivos al final de la Tribulación, pero es muy probable que se esté refiriendo sólo a creyentes judíos, debido a que está citando Deuteronomio 30:1-5, y ese pasaje es una profecía que cuando el pueblo judío finalmente acepte a su Mesías (que, según Zacarías 12:10 ocurrirá al final de la Tribulación), Dios los reunirá de vuelta a su patria y los establecerá como la nación principal del mundo durante el reinado milenial de Su Hijo.

Si el Rapto no está mencionado en Mateo 24:31, ¿puede hallarse en alguna otra parte del Sermón del Monte? Muchos, si no la mayoría de los Premilenialistas, argumentan que Jesús simplemente no mencionó el Rapto.

Un judío ortodoxo hace una pausa para rendir homenaje en una tumba en el Monte de los Olivos. La forma apropiada de hacer esto es dejar una "piedra del recuerdo" en la parte superior de la tumba (Foto cortesía del Dr. David Reagan).

Pero yo discrepo respetuosamente con esa posición. Creo que Jesús menciona el Rapto en los versos 36-44 de Mateo 24. La primera razón por la que veo el Rapto en estos versos es porque Jesús dice, “Pero del día y la hora nadie sabe”. ¿Cómo podría estar refiriéndose probablemente a Su Segunda Venida? Tenga en cuenta que Él le acababa de decir a Sus discípulos cuándo exactamente iba a regresar – “inmediatamente después de la Tribulación de esos días” (Mateo 24:29).

Por las profecías de Daniel y el libro de Apocalipsis sabemos que la Tribulación durará exactamente 7 años proféticos (años de 360 días cada uno). Alguien viviendo al comienzo de la Tribulación (cuando el Anticristo firme un tratado con Israel) podría calcular el día exacto del regreso del Señor, porque se nos dice que la Tribulación durará precisamente 2,520 días (Ap. 11:3 y Ap. 12:6). Así pues, otra vez, cuando Jesús dice que nadie puede saber el día de Su regreso, Él debe estar hablando del Rapto y no de la Segunda Venida.

Luego, Jesús dice que cuando Él regrese, la sociedad será como lo era en los días de Noé, cuando justo hasta el último momento las personas estaban “comiendo y bebiendo” y “casándose y dándose en casamiento” (Mt. 24:38). En otras palabras, la vida continuará siendo normal cuando Él regrese.

Pero esto no podría estar hablando acerca de la Segunda Venida, porque la vida lo menos que será es normal al final de la Tribulación. En ese momento, más de la mitad de la población del mundo habrá sido asesinada, incluyendo dos tercios de los judíos, y el mundo entero, según lo que se nos dice en Apocalipsis 13-19, estará en caos absoluto.

Adicionalmente, si echa una mirada al Sermón del Monte tal como está registrado en Lucas 21, descubrirá que Lucas añade una observación que el relato de Mateo no contiene. En la sección donde Jesús empieza a hablar acerca de cómo Su regreso podría ocurrir en cualquier momento, Lucas lo cita diciendo: “Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre” (Lc. 21:36).

Esas palabras ciertamente me suenan como a una referencia al Rapto de la Iglesia.

Artículos relacionados:
El Discurso del Monte de los Olivos
Pre-Milenialismo
Pre-Tribulacionismo

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (
endefensadelafe.org)

Original article:
The Discourse of the Olivet - Frequently asked questions

Cortesía de:

Lamb & Lion Ministries (lamblion.com)

Share/Bookmark