miércoles, 28 de febrero de 2018

Libro: Israel en la Profecía Bíblica — Capítulo 12 (pdf)

La Redención de Israel


Haga clic sobre la imagen para ir al Índice

««Ahora llegamos a las profecías bíblicas concernientes al pueblo judío en el futuro — profecías que aún deben cumplirse —. Y hay muchas.

Comienzan con noticias increíblemente malas para Israel, pero concluyen con gloriosas noticias que superan con creces a las malas. El futuro profetizado del pueblo judío podría resumirse en dos palabras: ira y gloria.

La ira se relaciona con un terrible período de siete años de sufrimiento sin precedentes, al que las Escrituras hebreas se refieren como “el tiempo de angustia de Jacob” (Jeremías 30:7). Este período es generalmente mencionado en los escritos cristianos como “La Tribulación”.

La gloria venidera se relaciona con la salvación de un gran remanente judío y su elevación al estado de la nación principal en el mundo»».

Haga clic sobre el siguiente ícono para ir a la página de descarga:



Si el Señor ha puesto en su corazón apoyar nuestra labor, visite la sección Donativos para que conozca cómo podrá hacerlo:

Libro: Israel en la Profecía Bíblica — Capítulo 12 (Parte 5)

La Redención de Israel


Haga clic en la imagen para ir al Índice

VII. El Milenio y Primacía

Después de que todos los creyentes judíos en el planeta Tierra sean reunidos en Israel, Jesús inaugurará Su reinado milenial al convertirlos en la nación principal en la tierra. En el proceso, Él cumplirá todas las promesas que han sido hechas al pueblo judío en sus Escrituras.

Las bendiciones que recibirán son simplemente alucinantes. El profeta Isaías las describe en detalle en tres capítulos — del 60 al 62 —. Comienza proclamando, “¡Levántate! ¡Resplandece! Porque ha llegado tu luz [el Mesías], y la gloria del SEÑOR ha resplandecido sobre ti” (Isaías 60:1). Luego procede a enumerar las bendiciones específicas que el pueblo judío recibirá:
  • Israel será la nación principal en la tierra — una luz literal a todas las otras naciones, porque la Gloria Shejiná del Señor reposará sobre la nación (Isaías 60:3).
  • La riqueza de las naciones será dada a Israel (Isaías 60:5, 10, 16; 61:6).
  • Un glorioso nuevo Templo será provisto (Isaías 60:7, 13).
  • La nación de Israel disfrutará la paz (Isaías 60:11, 17-18).
  • La tierra de Israel será recuperada, recibiendo “la gloria de Líbano” (Isaías 60:13).
  • El Señor Mismo morará en Jerusalén, y se llamará “la ciudad del Señor”, que significa “La Ciudad de Jehová” (Isaías 60:13-14, 19).
  • El pueblo judío recibirá respeto en todo el mundo, convirtiéndose en “gloria eterna, motivo de regocijo de generación en generación” (Isaías 60:15).
  • La tierra de Israel — toda la que ha sido prometida (Génesis 15:18-21) — será dada al pueblo judío para que la posea para siempre (Isaías 60:21).
  • El pueblo judío recibirá una guirnalda de gozo y un manto de alabanza (Isaías 61:3, 7, 10).
  • Todas las ruinas antiguas de Israel serán reedificadas (Isaías 61:4).
  • El pueblo judío servirá como “sacerdotes del Señor” y se hablará de ellos como “ministros de Dios”  (Isaías 61:6).
  • El pueblo judío recibirá un nuevo pacto “eterno” con el Señor (Isaías 61:8-9).

La Renovación de Jerusalén

Isaías concluye esta notable serie de capítulos centrándose en lo que el Señor va a hacer con Jerusalén. Él dice que la ciudad será una “corona de esplendor en la mano del SEÑOR” (Isaías 62:3). Será un glorioso lugar de justicia (Isaías 62:2). Y será “una alabanza en la tierra (Isaías 62:7).

Isaías también dice que a Jerusalén se le dará un nuevo nombre (Isaías 62:2), pero no revela ese nombre. Sin embargo, el profeta Ezequiel sí lo hace. Él dice que será “Jehová-sama”, que significa, “El Señor está allí” (Ezequiel 48:35).

La Primacía de Israel

Y ciertamente lo estará. Isaías dice que el Mesías reinará sobre todo el mundo desde Jerusalén como Rey de reyes y Señor de señores (Isaías 2:1-4). Ezequiel nos dice que David en su cuerpo glorificado reinará como Rey de Israel (Ezequiel 34:23-24). Daniel dice que todos los santos en cuerpos glorificados (tanto judíos como gentiles) reinarán con el Mesías en todo el mundo, gobernando sobre los gentiles salvos que vivieron al final de la Tribulación y se les permitió entrar al Milenio en la carne para repoblar la tierra (Daniel 7:13-14, 18, 27).

Las bendiciones de Dios van a fluir a las naciones del mundo a través del pueblo judío, y se les dará el honor y respeto que se merecen como el Pueblo Escogido de Dios — algo que se les ha negado a lo largo de su historia —. Mientras que hoy son vilipendiados, perseguidos y maltratados de todas las maneras imaginables, durante el reinado de mil años de Jesús, serán tan respetados que, cuando un judío camine, diez gentiles tomarán su manto y dirán, “Iremos con vosotros, porque hemos oído que Dios está con vosotros” (Zacarías 8:23).

VIII. Conclusión

Al repasar las profecías concernientes al pueblo judío que Dios ya ha cumplido, y considerando las profecías que aún deben cumplirse, me siento abrumado por el amor apasionado de Dios hacia el pueblo judío.

Cualquier dios creado por la mente del Hombre se habría lavado sus manos del pueblo judío hace mucho tiempo. Sólo el verdadero Dios de Gracia, el Creador, continuaría amándolos y persiguiéndolos a pesar de su obstinada rebelión contra Él.

Pero entonces, eso es cierto de cada uno de nosotros, tanto gentiles como judíos. No hay una sola persona en el planeta Tierra hoy que merezca el amor de Dios y la salvación que Él ofrece a través de la sangre de Su Hijo. Todos nosotros hemos pecado y hemos sido destituidos de la gloria de Dios (Romanos 3:9-23).

El pueblo judío fue seleccionado por Dios para ser Su Pueblo Escogido, y aún lo son. Eso no significa que sean automáticamente salvos. Más bien, significa que fueron seleccionados para ser testigos del Único Dios Verdadero para el mundo (Deuteronomio 7:6-9; Isaías 43:10-12).

Cuando fallaron en aceptar a su Mesías, Dios los puso bajo disciplina, donde permanecen hasta el día de hoy. Pero también siguen siendo testigos de la gracia insondable de Dios. Él ha prometido que, a pesar de su rechazo de Su Hijo, tiene la intención de perseguirlos hasta el punto de su arrepentimiento, momento en el cual un gran remanente de ellos será perdonado y sellado para la redención.

El Plan del Tiempo del Fin

Hoy, podemos ver a Dios poniendo Su plan del tiempo del fin para Israel en acción: 
  • Él los ha devuelto a su tierra y a su ciudad capital de Jerusalén, tal como lo prometió.
  • Él ahora está trayendo a todas las naciones del mundo contra ellos, tal como fue profetizado.
  • Pronto será colocados en un fuego refinador durante la Tribulación — de nuevo, tal como ha sido profetizado —.
  • A través de su intenso sufrimiento de su “tiempo de angustia”, serán llevados al final de sí mismos.
  • Y cuando su Mesías irrumpa de los cielos, se arrepentirán y clamarán, “¡Bendito es el que viene en el Nombre del SEÑOR!”.

Jesús Mismo les dijo a Sus discípulos durante la última semana de Su vida en esta tierra que Él no regresaría hasta que el pueblo judío estuviera dispuesto a clamar: ¡Baruch Haba B’Shem Adonai!”(Mateo 23:39).

La Salvación del Remanente

Cuando el pueblo judío se vuelva a Dios en arrepentimiento, Él perdonará y olvidará y los recibirá en casa como a un hijo pródigo, demostrando una vez más Su gloriosa gracia. Todo lo cual motivó al apóstol Pablo a clamar: “¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos!” (Romanos 11:33).

De la misma manera, toda la nación judía redimida se llenará de gozo más allá de cualquier cosa que alguna vez hayan experimentado. Es el día que exclamarán (Salmo 98:1-3):

1) Cantad a Jehová cántico nuevo,
Porque ha hecho maravillas;
Su diestra lo ha salvado, y su santo brazo.

2) Jehová ha hecho notoria su salvación;
A vista de las naciones ha descubierto su justicia.

3) Se ha acordado de su misericordia y de su verdad para con la casa de Israel;
Todos los términos de la tierra han visto la salvación de nuestro Dios.

Mi ferviente oración es que este día se hará realidad en la historia muy pronto. 

¡MARANATHA! (1 Corintios 16:22).


Lea la parte 1 aquí 
Lea la parte 2 aquí
Lea la parte 3 aquí
Lea la parte 4 aquí

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Si el Señor ha puesto en su corazón apoyar nuestra labor, visite la sección Donativos para que conozca cómo podrá hacerlo:

Libro: Israel en la Profecía Bíblica — Capítulo 12 (Parte 4)

La Redención de Israel


Haga clic sobre la imagen para ir al Índice


IV. La Reunión en Fe

Cuando Yeshúa regrese a esta tierra, en lo que los cristianos llamamos la Segunda Venida (Hebreos 9:28), Él reunirá a todos los judíos creyentes y sobrevivientes que queden en el mundo en su patria Israel.

Ya ha habido dos reuniones de los judíos en Israel. La primera fue después de su cautiverio babilónico. Esta reunión comenzó el año 536 a.C. cuando Ciro, el rey de Persia, acordó permitir que los judíos capturados por Babilonia regresaran a Jerusalén. La segunda comenzó al final del Siglo XIX, cuando los judíos respondieron a la visión de Theodor Herzl de una patria restablecida, al hacer aliá a lo que entonces se llamaba Palestina. Esta reunión continuó a lo largo del Siglo XX.

La Última Reunión

La tercera reunión al final de la Tribulación será muy diferente, ya que será una reunión en fe. Fue primero profetizada por Moisés en el último discurso que dio a los Hijos de Israel antes de que entraran a su Tierra Prometida (Deuteronomio 30:1-5):

1) Sucederá que cuando hubieren venido sobre ti todas estas cosas, la bendición y la maldición que he puesto delante de ti, y te arrepintieres en medio de todas las naciones adonde te hubiere arrojado Jehová tu Dios,

2) y te convirtieres a Jehová tu Dios, y obedecieres a su voz conforme a todo lo que yo te mando hoy, tú y tus hijos, con todo tu corazón y con toda tu alma,

3) entonces Jehová hará volver a tus cautivos, y tendrá misericordia de ti, y volverá a recogerte de entre todos los pueblos adonde te hubiere esparcido Jehová tu Dios.

4) Aun cuando tus desterrados estuvieren en las partes más lejanas que hay debajo del cielo, de allí te recogerá Jehová tu Dios, y de allá te tomará;

5) y te hará volver Jehová tu Dios a la tierra que heredaron tus padres, y será tuya; y te hará bien, y te multiplicará más que a tus padres.

Muchos años después, el profeta Ezequiel describió maravillosamente en detalle el tierno amor de Dios que lo impulsará a provocar esta reunión en fe (Ezequiel 34:11-16):

11) Porque así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo, yo mismo iré a buscar mis ovejas, y las reconoceré.

12) Como reconoce su rebaño el pastor el día que está en medio de sus ovejas esparcidas, así reconoceré mis ovejas, y las libraré de todos los lugares en que fueron esparcidas el día del nublado y de la oscuridad.

13) Y yo las sacaré de los pueblos, y las juntaré de las tierras; las traeré a su propia tierra, y las apacentaré en los montes de Israel, por las riberas, y en todos los lugares habitados del país.

14) En buenos pastos las apacentaré, y en los altos montes de Israel estará su aprisco; allí dormirán en buen redil, y en pastos suculentos serán apacentadas sobre los montes de Israel.

15) Yo apacentaré mis ovejas, y yo les daré aprisco, dice Jehová el Señor.

16) Yo buscaré la perdida, y haré volver al redil la descarriada; vendaré la perniquebrada, y fortaleceré la débil; mas a la engordada y a la fuerte destruiré; las apacentaré con justicia.

Isaías describe la increíble alegría que será evidenciada por este remanente que ha encontrado a su Mesías y es reunido en su tierra natal (Isaías 35:10):

Y los redimidos de Jehová volverán, y vendrán a Sion con alegría; y gozo perpetuo será sobre sus cabezas; y tendrán gozo y alegría, y huirán la tristeza y el gemido.

V. Regeneración Espiritual

Los profetas dejan en claro que esta tercera y última reunión del pueblo judío consistirá de aquellos que hayan sido espiritualmente regenerados al aceptar a Yeshúa (Jesús) como su Mesías.

De nuevo, Moisés dijo que esta reunión no ocurriría hasta que “te convirtieres [el pueblo judío] a Jehová tu Dios, y obedecieres a su voz…con todo tu corazón y con toda tu alma" (Deuteronomio 30:2). Moisés declaró además que éste sería el tiempo cuando “Dios circuncidará tu corazón…para que ames a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma” (Deuteronomio 30:6).

De la misma manera, Ezequiel afirmó que, cuando esta reunión se lleve a cabo, Dios “esparcirá agua limpia” sobre el pueblo judío, y serán limpios de todas sus “inmundicias e ídolos” (Ezequiel 36:25). Ezequiel continúa, hablando por el Señor (Ezequiel 36:26-28):

26) Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.

27) Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra.

28) Habitaréis en la tierra que di a vuestros padres, y vosotros me seréis por pueblo, y yo seré a vosotros por Dios.

VI. Un Nuevo Pacto

En ese momento, el pueblo judío será llevado a una nueva relación con Dios. Será una que estará basada en un Nuevo Pacto — el pacto que entró en vigor con la muerte de Jesús.

Ezequiel se refiere a él como un “pacto sempiterno” (Ezequiel 16:60) y un “pacto de paz" (Ezequiel 34:25 y 37:26).

La descripción más detallada de este Nuevo Pacto es dada por el profeta Jeremías (Jeremías 31:31-34):

31) He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá.

32) No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová.

33) Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.

34) Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado.

De nuevo, Jeremías está hablando del Nuevo Pacto que se hizo válido con la muerte de Jesús. El escritor del libro de Hebreos del Nuevo Testamento afirmó esta verdad en Hebreos 9:15, cuando declaró que Jesús “es el mediador de un nuevo pacto…”. También afirmó que este nuevo pacto “ha declarado caduco al primero” (Hebreos 8:13 RVR-2015).

Lea la parte 1 aquí 
Lea la parte 2 aquí
Lea la parte 3 aquí
Lea la parte 5 aquí 

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Si el Señor ha puesto en su corazón apoyar nuestra labor, visite la sección Donativos para que conozca cómo podrá hacerlo:

Libro: Israel en la Profecía Bíblica — Capítulo 12 (Parte 3)

La Redención de Israel


Haga clic sobre la imagen para ir al Índice


III. Arrepentimiento y Salvación

Durante la conversación que Jesús hizo a Sus discípulos en el Monte de los Olivos durante la última semana de Su vida, se refirió a la segunda mitad de la Tribulación como “la gran tribulación” (Mateo 24:21). Esto ha motivado a muchos eruditos de la profecía a proclamar que la primera mitad de la Tribulación será relativamente pacífica, pero nada podría estar más alejado de la verdad. ¿Cómo podría la segunda mitad de la Tribulación ser peor cuando la mitad de la población del mundo va a morir en la primera mitad?

Tenga en cuenta que Jesús estaba hablando a una audiencia judía. Su punto era que, para el pueblo judío, la última mitad de la Tribulación sería la “gran tribulación”.

La “Gran Tribulación” para los Judíos

Y eso es precisamente lo que las Escrituras enseñan. Se nos dice en 2 Tesalonicenses 2:1-4 que el Anticristo entrará al reconstruido Templo judío en Jerusalén y declarará ser Dios, y cuando los judíos lo rechacen como su Mesías, se volverá contra ellos con venganza e intentará aniquilarlos (Apocalipsis 12:13-17). Los masacrará a diestra y siniestra mientras huyen de su patria a un lugar especial de protección que Dios ha preparado para ellos en la moderna nación de Jordania (Daniel 11:41).

El profeta Zacarías dice que la matanza en todo el mundo será tan grande que dos tercios de los judíos serán asesinados (Zacarías 13:8-9). Éste es el tiempo al que tanto Jeremías y Daniel se refieren como un tiempo de “angustia” sin precedentes para el pueblo judío (Jeremías 30:7 y Daniel 12:1). Y así será. Así es como el profeta Sofonías lo describe (Sofonías 1:14-17):

14) Cercano está el día grande del Señor, cercano y muy próximo; es amarga la voz del día del Señor; gritará allí el valiente.

15) Día de ira aquel día, día de angustia y de aprieto, día de alboroto y de asolamiento, día de tiniebla y de oscuridad, día de nublado y de entenebrecimiento,

16) día de trompeta y de algazara sobre las ciudades fortificadas, y sobre las altas torres.

17) Y atribularé a los hombres, y andarán como ciegos, porque pecaron contra el Señor; y la sangre de ellos será derramada como polvo, y su carne como estiércol.

En medio de esos días terrible, el pueblo judío clamará con las palabras de Salmo 70:1-2:

1) Oh Dios, acude a librarme;
 Apresúrate, oh Dios, a socorrerme.

2) Sean avergonzados y confundidos
Los que buscan mi vida;
Sean vueltos atrás y avergonzados
Los que mi mal desean.

¿Por qué Satanás motivará al Anticristo a enfocar su ira sobre el pueblo judío? Es porque, como he señalado antes, Satanás odia a los judíos con pasión porque:
  • Son el Pueblo Escogido de Dios.
  • Fue a través de los judíos que Dios dio las Escrituras.
  • Fue a través de los judíos que Dios proveyó al Mesías, Jesús.
  • Dios ha prometido que un día un gran remanente de los judíos aceptará a Jesús como su Mesías (Isaías 10:22; Romanos 9:27 y 11:25-27).

Una vez más, como he señalado antes, Satanás quiere aniquilar al Pueblo Escogido de Dios para que Dios no pueda cumplir Su promesa de que un día un gran remanente de los judíos volverá sus corazones a Su Hijo y será salvo. 

El Propósito de la “Gran Tribulación”

Pero, ¿por qué Dios va a permitir que esta carnicería ocurra? La respuesta es una que es difícil de tragar. Él va a obrar a través del sufrimiento de un Segundo Holocausto para traer al pueblo judío al final de sí mismo para que conviertan sus corazones endurecidos a Dios, reciban a Su Hijo como Su Mesías y sean salvos.

Las Escrituras describen esta horrible experiencia en lenguaje alegórico, describiéndolo como un proceso de refinamiento (Ezequiel 22:18-22):

18) Hijo de hombre, la casa de Israel se me ha convertido en escoria; todos ellos son bronce y estaño y hierro y plomo en medio del horno; y en escorias de plata se convirtieron.

19) Por tanto, así ha dicho Jehová el Señor: Por cuanto todos vosotros os habéis convertido en escorias, por tanto, he aquí que yo os reuniré en medio de Jerusalén.

20) Como quien junta plata y bronce y hierro y plomo y estaño en medio del horno, para encender fuego en él para fundirlos, así os juntaré en mi furor y en mi ira, y os pondré allí, y os fundiré.

21) Yo os juntaré y soplaré sobre vosotros en el fuego de mi furor, y en medio de él seréis fundidos.

22) Como se funde la plata en medio del horno, así seréis fundidos en medio de él; y sabréis que yo Jehová habré derramado mi enojo sobre vosotros.

Malaquías, el último profeta de las Escrituras hebreas, usa la misma imagen. Hablando del Mesías, dice (Malaquías 3:2-4):

2) ¿Y quién podrá soportar el tiempo de su venida? ¿o quién podrá estar en pie cuando él se manifieste? Porque él es como fuego purificador, y como jabón de lavadores.

3) Y se sentará para afinar y limpiar la plata; porque limpiará a los hijos de Leví, los afinará como a oro y como a plata, y traerán a Jehová ofrenda en justicia.

4) Y será grata a Jehová la ofrenda de Judá y de Jerusalén, como en los días pasados, y como en los años antiguos.

En un versículo, el profeta Zacarías resume el proceso y sus resultados, usando las mismas imágenes. Hablando de la tercera parte de los judíos que sobrevivirá hasta el final de la Tribulación dice, “Y meteré en el fuego a la tercera parte, y los fundiré como se funde la plata, y los probaré como se prueba el oro” (Zacarías 13:9).

Un Glorioso Día de Salvación

Zacarías usa un lenguaje poderoso para describir en detalle el arrepentimiento y salvación del remanente judío que se llevará a cabo el día que Jesús regrese a esta tierra (Zacarías 12:10):

Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por él como quien se aflige por el primogénito.

La amable respuesta de Dios a este arrepentimiento es presentada por Zacarías en el siguiente capítulo: “En aquel tiempo habrá un manantial abierto para la casa de David y para los habitantes de Jerusalén, para la purificación del pecado y de la inmundicia” (Zacarías 13:1).

Isaías nos dice que después de que este maravilloso día de salvación haya tenido lugar, Dios mirará hacia él y dirá (Isaías 54:7-8):

7) Por un breve momento te abandoné, pero te recogeré con grandes misericordias.

8) Con un poco de ira escondí mi rostro de ti por un momento; pero con misericordia eterna tendré compasión de ti, dijo Jehová tu Redentor.

Lea la parte 1 aquí 
Lea la parte 2 aquí
Lea la parte 4 aquí
Lea la parte 5 aquí 

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Si el Señor ha puesto en su corazón apoyar nuestra labor, visite la sección Donativos para que conozca cómo podrá hacerlo:

Libro: Israel en la Profecía Bíblica — Capítulo 12 (Parte 2)

La Redención de Israel 


Haga clic sobre la imagen para ir al Índice



II. Tribulación y Supervivencia

Con las victorias de Israel en estas dos guerras, la nación verdaderamente estará viviendo en paz y seguridad cuando la Tribulación comience.

Desde un punto de vista judío, la Tribulación debería ser llamada “La Septuagésima Semana de Años de Daniel”. Este terminología se refiere al hecho de que Daniel profetizó un período de 70 semanas de años (490 años) durante el cual se cumplirían 6 objetivos entre el pueblo judío. Los objetivos eran (Daniel 9:24):

1) “Terminar la prevaricación” (al aceptar al Mesías).

2) “Poner fin al pecado” (el arrepentimiento de un remanente).

3) “Expiar la iniquidad” (la muerte del Mesías por los pecados).

4) “Traer la justicia perdurable” (el establecimiento del reinado milenial del Mesías).

5) “Sellar la visión y la profecía” (cumplir todas las profecías mesiánicas).

6) “Ungir el lugar santísimo” (comenzar la construcción del Templo Milenial).

Como puede ver, sólo uno de estos objetivos se ha cumplido — la expiación del Mesías por el pecado —. Todos los demás permanecen sin cumplirse. Cuatrocientos ochenta y tres años de la profecía de Daniel condujeron a la crucifixión de Jesús (Daniel 9:26). Quedan los últimos siete años, durante los cuales se cumplirán todos los demás propósitos para el pueblo judío.

Una Brecha Profética

El Ángel Gabriel le indicó a Daniel que habría una brecha profética entre los primeros 483 años de la profecía y los últimos siete años (Daniel 9:27). Lo hizo al afirmar que la 70ma semana de la profecía (los últimos siete años) no comenzaría hasta que el Anticristo aparezca en el escenario y haga un “pacto firme” con Israel (Daniel 9:27).

Es similar al tiempo de un juego de fútbol americano. Todos esos juegos están programados para durar cuatro cuartos de 15 minutos cada uno, o un total de una hora. Pero la mayoría de los juegos dura tres hora o más, dependiendo del número de tiempos de espera y la duración del descanso de medio tiempo. Así pues, a la muerte del Mesías, Dios llamó un “tiempo fuera” en las 70 semanas de años con el fin de disciplinar al pueblo judío por rechazar a su Mesías. Ahora estamos esperando el tratado del Anticristo, que señalará el comienzo de los últimos siete años. 

Nadie sabe con certeza cuál será la naturaleza del tratado. La mayoría cree que será alguna clase de tratado de paz que el Anticristo negociará entre Israel y los Estados árabes circundantes, lo que permitirá que Israel reconstruya su Templo. Esta suposición se basa en el hecho de que las profecías bíblicas dejan en claro que Israel reconstruirá su Tercer Templo y lo completará a mediados del período de siete años de la Tribulación (2 Tesalonicenses 2:1-4 y Apocalipsis 11:1-2).

El Anticristo

Algunos enseñan que el pueblo judío estará tan abrumado con la labor política a su favor por el Anticristo, que lo recibirán como Su Mesías. Esto se basa en una declaración de Jesús cuando dijo, “Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viniere en su propio nombre, a ése recibiréis” (Juan 5:43).

Es cierto que el pueblo judío recibirá al Anticristo como un salvador político, pero las Escrituras dejan en claro que ellos nunca lo aceptarán como su Mesías. Sabemos eso porque el libro de Apocalipsis revela que cuando el Anticristo entre al Templo reconstruido a la mitad de la Tribulación y declare ser Dios, el pueblo judío inmediatamente lo rechazará, y se volverá contra ellos con venganza, decidido a aniquilarlos (Apocalipsis 12:13-17).

Los 144,000

Cuando la Tribulación comience, las Escrituras nos dicen que el pueblo judío jugará un papel muy importante durante el período de siete años. Por un lado, la victoria sobrenatural de Israel en la Guerra de Gog y Magog hará que los corazones de muchos judíos se vuelvan a Dios y su Mesías, Yeshúa, y 144,000 de ellos serán sellados por el Espíritu Santo para la redención (Apocalipsis 7:1-8). Son mencionados como “siervos de nuestro Dios” (Apocalipsis 7:3), y eso ciertamente debe significar que serán evangelistas que se comprometerán con la proclamación del Evangelio.

Se nos dice que serán sobrenaturalmente protegidos por Dios a lo largo de los siete años de la Tribulación, y son retratados de pie en señal de triunfo con Jesús en el Monte Sión en Jerusalén cuando regresa al final de la Tribulación (Apocalipsis 14:1-5).

Los Dos Testigos

Otros dos jugadores clave durante la Tribulación son los Dos Testigos de Dios que aparecerán en Jerusalén y predicarán diariamente el Evangelio y llamarán al mundo al arrepentimiento. Al igual que los 144,000, estos dos hombres serán protegidos sobrenaturalmente hasta la mitad de la Tribulación, cuando su protección será removida, y el Anticristo los asesinará.

Estos dos hombres no son identificados. Muchos de los primeros Padres de la Iglesia pensaban que serían Enoc y Elías. La mayoría de los expertos en la profecía piensan que serán Moisés y Elías, basándose en los milagros que realizan.

Creo que uno de ellos definitivamente será Elías, porque se nos dice en Malaquías 4:5 que Elías regresará a esta tierra antes del “grande y terrible día del Señor” (Malaquías 4:5). También creo que el otro hombre será Enoc. Al igual que Elías, él fue llevado al Cielo antes de que experimentara la muerte. A diferencia de Elías, él era un gentil. Por lo tanto, con Enoc y Elías, el mundo tendría dos voces proféticas durante la primera mitad de la Tribulación — una que hablará a los judíos y la otra a los gentiles.

Paz para Israel, pero Carnicería para el Mundo

La primera mitad de la Tribulación va a ser un tiempo de paz para la nación de Israel, mientras que el resto del mundo está sumido en la guerra. Aunque el Anticristo ascenderá al poder en Europa gracias a su brillantez y astucia (Daniel 8:23-26), no va a ser recibido con alegría por África, Asia y América Latina — todos los cuales han pasado los últimos 20 años quitándose de encima el colonialismo europeo —. Y cuando el Anticristo establezca su Religión Única Mundial, puede estar seguro de que el mundo musulmán lo rechazará.

Por lo tanto, el Anticristo va a tener que usar su poder militar para conquistar el mundo. Apocalipsis capítulo 6 describe el comienzo de esa guerra, que ocasionará que un cuarto de la población del mundo sea asesinada. Luego, en Apocalipsis 8 y 9 parece que la guerra de conquista del Anticristo se transforma en una guerra nuclear, dando como resultado la matanza de un tercio de los que quedan. 

Si el Señor saca aproximadamente a mil millones de personas en el Rapto de la Iglesia antes de que la Tribulación comience, eso dejaría a 6 mil millones de almas aquí en la tierra. Una cuarta parte de ellos sería 1.5 mil millones de personas, dejando a una población de 4.5 mil millones. Un tercio de los restantes sería otro 1.5 mil millones. Así pues, para mediados de la Tribulación, la mitad de la población de la tierra — tres mil millones — estará muerta.


Lea la parte 1 aquí 
Lea la parte 3 aquí

Lea la parte 4 aquí
Lea la parte 5 aquí 

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Si el Señor ha puesto en su corazón apoyar nuestra labor, visite la sección Donativos para que conozca cómo podrá hacerlo:

martes, 27 de febrero de 2018

Estudio Bíblico Mesiánico: El Principio Bíblico del Dar – Parte 2



I. Los principios del dar

La primera categoría principal de este estudio es los principios del dar, los cuales serán discutidos en tres partes: primera, los principios básicos; segunda, los principios que se hallan en 2 Corintios 8:1-5; y tercera, los principios que se hallan en 2 Corintios 9:6-14.

A. Los principios básicos

Hay cinco principios básicos del dar bíblico. Primero, el dar es una medida del amor del creyente hacia Dios. Segundo, el dar es una expresión de fe. Tercero, el creyente nunca podrá exceder a Dios. Cuarto, el dar debería ser hecho en secreto. Y el quinto principio es que el creyente debería estar dispuesto a trabajar con el fin de dar más.

1. Dando como una medida del amor de alguien hacia Dios

El primer principio básico es que el dar del creyente es una medida de amor hacia Dios. La forma en la que el creyente da y el porcentaje que él da será a menudo una medida de su amor hacia Dios. Mateo 6:19-21 enseña que acumular tesoros en el Cielo es lo que el creyente debería estar haciendo, porque donde está el tesoro ahí está el corazón también. Si el creyente está acumulando tesoros aquí en la tierra, entonces el corazón del creyente estará en las cosas terrenales. Pero si el creyente está acumulando tesoros en el Cielo, su corazón estará en las cosas celestiales.

Además, 1 Timoteo 6:17-18 enseña que el rico deberían tener su esperanza…puesta en Dios y estar listos para dar de su riqueza. Aquellos que son creyentes ricos aún deberían recordar que su esperanza no está en su riqueza, sino que su esperanza está puesta en Dios el Señor. Deberían estar listos para dar de su riqueza para apoyar la obra de Dios.

También, 1 Juan 3:17 declara que, si alguien no da, entonces la pregunta es, “¿Permanece el amor de Dios en él?”. Si una persona no da, realmente podría cuestionarse si el amor de Dios alguna vez estuvo en él. 

2. Dando como la expresión de la fe de uno

El segundo principio básico se halla en Santiago 2:15-17: el dar es una expresión de fe. Aquí, Santiago enseña que el creyente muestra su fe por las obras, y una de las formas en las que el creyente puede mostrar su fe es por la obra del dar. El creyente no es salvo por obras, pero el estado de salvo debería evidenciarse por las obras. Y una de estas obras es la obra del dar.

3. El dar más resulta en recibir más

El tercer principio básico es que el creyente nunca excederá a Dios; el dar más resultará en recibir más. Ésta es una promesa de Dios en la que el creyente puede confiar. Lucas 6:38 declara: dad y se os dará. Filipenses 4:15-19 enseña que, si el creyente da, Dios suplirá sus necesidades; el creyente no necesita preocuparse por sus necesidades, ya que Dios tendrá cuidado de estas cosas. Debería preocuparse más por dar, porque el dar causará que Dios supla las necesidades del creyente.

4. El dar debería hacerse en secreto

El cuarto principio básico del dar es que el dar debería hacerse en secreto, no como exhibición, según Mateo 6:1-4. El creyente no debería presumir su dar, el creyente debería mantener su dar en secreto. Ésa es la razón por la que el concepto de los sobres de la iglesia es un concepto bíblico.

5. El dar produce la disposición de trabajar

El quinto principio básico es que el creyente debería estar dispuesto a trabajar con el fin de poder dar más. Hechos 20:33-35 enseña que Pablo trabajaba para que pudiera dar. Efesios 4:28 enseña que otros deberían seguir el ejemplo de Pablo. 

B. Los principios que se hallan en 2 Corintios 8:-1-15

La segunda parte de los principios del dar es ver un número de principios del dar que se hallan en este pasaje. A medida que Pablo aborda los principios en estos versículos, él hace ocho puntos:

El primer punto es que los corintios fueron amonestados a seguir el ejemplo de los macedonios en que usaron su pobreza como excusa para no dar, como lo declaran los versículos 1-2: Asimismo, hermanos, os hacemos saber la gracia de Dios que se ha dado a las iglesias de Macedonia; que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad.

Los macedonios no eran ricos. El versículo 1 declara que ellos practicaban el dar de gracia, que será discutido luego. Por ahora, debería notarse que el método que los macedonios usaron no era el principio del diezmo, sino el principio del dar de gracia. Además, el versículo 2 revela que de su profunda pobreza, estuvieron dispuestos a dar con liberalidad. Por lo tanto, no usaron su pobreza como excusa para no dar sino que, en cambio, practicaron el dar de gracia. De su profunda pobreza, dieron liberalmente.

El segundo punto de los principios del dar es que miraban el dar como una oportunidad que debía buscarse, según los versículos 3-4: Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas, y aun más allá de sus fuerzas, pidiéndonos con muchos ruegos que les concediésemos el privilegio de participar en este servicio para los santos.

Para estos creyentes, el dar era una oportunidad; en realidad miraban el dar como  una oportunidad “a perseguirse”, “a buscarse”. Ellos investigaban activamente formas en las que pudieran dar. El versículo 3 declara que dieron más allá de sus propias fuerzas y de su propio libre albedrío. Según el versículo 4, investigaron las necesidades e hicieron lo que pudieron para satisfacer esas necesidades. 

El tercer punto que Pablo hace se halla en el versículo 5: Y no como lo esperábamos, sino que a sí mismos se dieron primeramente al Señor, y luego a nosotros por la voluntad de Dios.

La razón por la que pudieron hacer lo que hicieron en los versículos 1-4 es debido al versículo 5: “primero que todo, ellos se dieron al Señor”. Cuando se dedicaron al Señor, esto los hizo sensitivos a la voluntad de Dios. Era la voluntad del Señor que ellos dieran, y eso fue lo que hicieron. 

El cuarto punto es que el dar era una prueba de su amor en los versículos 6-8: De manera que exhortamos a Tito para que tal como comenzó antes, asimismo acabe también entre vosotros esta obra de gracia. Por tanto, como en todo abundáis, en fe, en palabra, en ciencia, en toda solicitud, y en vuestro amor para con nosotros, abundad también en esta gracia. No hablo como quien manda, sino para poner a prueba, por medio de la diligencia de otros, también la sinceridad del amor vuestro.

Pablo señala a los corintios que él no tiene intención de ordenarles que den. No emitirá una orden apostólica para que den, pero señala que si de verdad aman a Dios, ellos darán naturalmente. El dar era prueba de su amor hacia Dios. Aquí de nuevo, uno muestra su fe por sus obras y, en este contexto, la obra que mostraba su fe y amor era la obra del dar. 

El quinto punto que Pablo hace es proveer un ejemplo de un gran dador, el Mesías Mismo, en el versículo 9: Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.

El Mesías se dio a Sí Mismo. Él señala que, en el Cielo, el Mesías era rico, pero en la Encarnación Él se hizo pobre. No simplemente pobre por hacerse humano, sino pobre porque Él nació en una familia que era pobre.

La razón por la que Él estuvo dispuesto a hacerse pobre fue para que los creyentes pudieran ser ricos. No materialmente ricos, porque Pablo ya había señalado que estos corintios no eran materialmente ricos, sino que Yeshúa (Jesús) hizo esto para que ellos pudieran llegar a ser espiritualmente ricos. De este modo, Jesús es el mayor ejemplo de un dador. El Mesías se dio a Sí Mismo. El Mesías era rico, pero se hizo pobre, por la razón de que los creyentes pudieran ser ricos. 

El sexto punto que hace es que incluso estaban dispuestos a hacer una promesa en los versículos 10-11: Y en esto doy mi consejo; porque esto os conviene a vosotros, que comenzasteis antes, no sólo a hacerlo, sino también a quererlo, desde el año pasado. Ahora, pues, llevad también a cabo el hacerlo, para que como estuvisteis prontos a querer, así también lo estéis en cumplir conforme a lo que tengáis.

Estuvieron dispuestos a hacer un compromiso que cumplirían en el curso de un año. “El dar con fe y haciendo una promesa” o hacer una promesa es un patrón bíblico, y los corintios lo habían hecho. El versículo 10 declara que un año antes estuvieron dispuestos a hacer una promesa y, en el versículo 11, son animados a cumplir la promesa. 

Cuando alguien llega de parte de Ministerios Ariel a hablar en diversas conferencias en iglesias, a esa iglesia nunca se le pide que pague los gastos de viaje o un honorario mínimo o algo así. Todo lo que se pide es que se colecte una ofrenda voluntaria para Ministerios Ariel. Explicamos la labor de Ministerios Ariel a la congregación y, en ese momento, se les da una oportunidad de hacer un compromiso mensual con el ministerio.

De hecho, cuando la gente hace un compromiso con Ministerios Ariel, este compromiso no es entre ellos y Ministerios Ariel, sino entre ellos y el Señor. Si Dios suple el monto que ellos se comprometen a dar, entonces lo enviarán. Si Dios no lo suple, entonces, por supuesto, ellos no lo enviarán. Algo que no se hará es importunarlos con cartas de apelación o recordatorios de alguna clase. Creemos que el Señor suplirá si tienen la actitud de dar.

Por lo tanto, la sexta cosa que Pablo enseña es que está bien hacer una promesa; uno debería estar dispuesto a hacer una promesa y también incluso más dispuesto a cumplirla, si Dios provee.

El séptimo punto que hace en este pasaje es que ellos dieron voluntariamente en el versículo 12: Porque si primero hay la voluntad dispuesta, será acepta según lo que uno tiene, no según lo que no tiene.

Su disposición a dar la hizo aceptable a Dios. De hecho, todo aquel que da voluntariamente agrada a Dios, y esa ofrenda voluntaria es aceptada por Dios. Si dan a regañadientes, la ofrenda aún podría ayudar al que la recibe, pero no pone al dador en buena posición ante el Señor. Desde el punto de vista del Señor, dicha ofrenda no es aceptable.

El octavo punto que él hace en este pasaje es que el dar no debería ser hasta el punto de la pobreza, sino al punto de igualdad, según los versículos 13-15: Porque no digo esto para que haya para otros holgura, y para vosotros estrechez, sino para que en este tiempo, con igualdad, la abundancia vuestra supla la escasez de ellos, para que también la abundancia de ellos supla la necesidad vuestra, para que haya igualdad, como está escrito: El que recogió mucho, no tuvo más, y el que poco, no tuvo menos.

No les está pidiendo que se empobrezcan; no les está pidiendo que quiten comida de la mesa o vestidos de sus hijos. El dar no deber ser hasta el punto de la pobreza, sino al punto de la igualdad. El versículo 13 declara que no debían hacerse pobres por su dar. En cambio, en el versículo 14, los recipientes podrían de hecho suplir las necesidades del dador en el futuro. Por ahora, el dador está supliendo las necesidades de alguien más, pero podría llegar un día cuando alguien más podría devolver y darle al dador. En el versículo 15, él cita un principio del Antiguo Testamento en Éxodo 16:18, que señala que, durante el peregrinaje en el desierto, todos fueron provistos suficientemente. Si los creyentes dan al punto de la igualdad, Dios va a proveer para todos nosotros, y nuestras necesidades serán suplidas. 


En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Si desea leer otros Estudios Bíblicos Mesiánicos, haga clic en la siguiente imagen:


Share/Bookmark