jueves, 18 de enero de 2018

Revista Llamada de Medianoche – Enero 2018

Volviendo a la Cruz


««No sabemos lo que traerá el nuevo año. No sabemos cuándo vaya a venir el Señor. No sabemos cuántas veces lloraremos aún. Pero una cosa sabemos cada uno de nosotros, y a ésa podemos aferrarnos: Jesús murió por mí en el madero de la cruz, y por eso puedo mirar hacia adelante sin temor»».


Temas incluidos en esta edición: 

»» Israel en el año 2065
»» Temblores en la ONU
»» Creciente persecución de cristianos en India
»» ¿Qué sucede con los no alcanzados?
»» ¿Se salvarán finalmente todos los hombres?

Entre otros

Para poder descargar y leer esta revista, necesitará tener instalado el programa gratuito Adobe Reader.


Si desea obtener materiales adicionales, visita la página web del Ministerio Llamada de Medianoche:

miércoles, 17 de enero de 2018

El Renacimiento del Idioma Hebreo (pdf)

Israel en la Profecía Bíblica


Haga clic sobre la imagen para descargar el artículo




Si desea obtener materiales adicionales, visite nuestra sección:
»» Descargas

martes, 16 de enero de 2018

Observaciones del Editor: Decisiones Difíciles


Dave y Ann en 2009 con su perra, Lizzie


Todos nosotros enfrentamos decisiones difíciles de vez en cuando. Hace poco me enfrenté a una de las decisiones más difíciles de mi vida — a saber, colocar o no a mi querida esposa, Ann, en un centro de cuidado de la memoria —.

Hasta los 61 años, Ann siempre había sido bendecida con una salud excepcionalmente buena. Por ejemplo, nunca había tenido una operación de ningún tipo, ni siquiera una amigdalotomía o una apendicetomía. Y esto sigue siendo cierto hasta el día de hoy. Pero, en 2002, ella sufrió un ataque severo y repentino de fibromialgia.  Ella estaba enseñando primer grado en ese momento y había acumulado 185 días de licencia por enfermedad (¡porque ella nunca estaba enferma!).

Ella se vio obligada a retirarse inmediatamente, después de 30 años de enseñar, debido a que enseñar primer grado es muy estresante, y el estrés intensifica los efectos de la fibromialgia. En 2009, ella desarrolló el Síndrome de Fatiga Aguda. Y, en 2011, comenzó a exhibir manifestaciones de demencia. Finalmente, fue diagnosticada con el Síndrome de Benson, una condición neurológica extremadamente rara que causa demencia y ceguera.

A pesar de todo, Ann mantuvo una actitud muy positiva. Cuando yo comentaba cuánto lamentaba su sufrimiento, ella siempre respondía: “Hay personas que están sufriendo mucho más que yo”.

Durante los últimos tres años y medio, Ann tuvo que tener cuidadores. El Señor le proveyó dos cuidadores maravillosos durante el día, uno para los días de la semana, y el otro para los fines de semana. Yo servía en esa capacidad durante las tardes, noches y mañanas. Para hacer eso, reduje mis compromisos para hablar fuera de la ciudad a uno por mes, y dejé de dirigir nuestros peregrinajes a Israel. Mis dos hijas maravillosas, Ruth y Rachel, comenzaron a quedarse con Ann cuando yo tenía que salir de la ciudad. Y Tim Moore asumió la responsabilidad de organizar nuestros viajes a Tierra Santa.

Recientemente, los cuidadores vinieron a mí y me dijeron que había llegado el momento para que Ann fuera colocada en un centro de atención. Mis hijas estuvieron de acuerdo. Sabía que tenían razón, pero me rompió mi corazón el siquiera considerarlo. Lo pospuse todo lo que pude, y luego el día finalmente llegó.

Después de trasladarla al centro, regresé a casa con un corazón apesadumbrado, y pronto descubrí  que, sin Ann, ya no era un hogar. Era sólo una casa vacía y solitaria.

Voy al centro todas las tardes y le sirvo a Ann su cena. Luego la llevo a su cuarto y le leo las Escrituras, un libro devocional, y un libro de cuentos sobre perros. Oramos juntos. Ella parece haberse ajustado bien — mucho mejor que yo —.

El sufrimiento de los justos siempre ha sido el desafío más grande para mi fe. Y ahora me ha tocado a mí personalmente. Lo manejo diariamente alabando a Dios por todas Sus bendiciones. Le agradezco por 57 años de matrimonio y por el hecho de que Ann no está sufriendo dolor físico. También estoy agradecido por las herencias de sus padres y los míos, que me están haciendo posible proporcionarle el mejor cuidado posible.  

He estado volviendo a estudiar el libro de Job, y éste me ha recordado que algunos sufrimientos se deben al pecado, algunos están diseñados para refinarnos en rectitud, y algunos — como en el caso de Ann — es para cumplir los propósitos perfectos de Dios.

Mientras tanto, sigo recordándome a mí mismo que “los padecimientos del tiempo presente no son dignos de comparar con la gloria que pronto nos ha de ser revelada” (Romanos 8:18). Mis hijas recientemente pusieron una larga paráfrasis de este versículo en la pared del cuarto de Ann. Dice: “¡El dolor que has estado sintiendo no se puede comparar con el gozo que viene!”.

Mi corazón exclama: “¡Maranatha!”.


Nota del traductor: Estimados lectores: Pido sus oraciones a favor del Dr. Reagan, de su esposa y de su familia. Que la voluntad del Señor sea hecha en la vida de nuestra hermana Ann, y que sea Él dando consuelo, fortaleza y esperanza a todos sus seres queridos. Recuerden que la oración del justo puede mucho.

Artículos relacionados:
»» Hallando esperanza en medio de la crisis
»» El pueblo de Dios no será avergonzado en el tiempo de calamidad

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Read in Lamplighter Magazine:


Libro: Israel en la Profecía Bíblica — Acerca del Autor


Haga clic sobre la imagen para ir al Índice



Haga clic sobre la siguiente imagen para descargar el capítulo

lunes, 15 de enero de 2018

Libro: Israel en la Profecía Bíblica — Capítulo 3

La Milagrosa Preservación de los Judíos


Haga clic sobre la imagen para ir al Índice



Uno de mis mentores espirituales cuando yo tenía 20 años, era un gran hombre de Dios llamado Carl Ketcherside (1908-1989). Lo escuché en una sesión de preguntas y respuestas una vez cuando le preguntaron, “¿Cuál cree que es la mayor evidencia de que la Biblia provino de Dios?”. 

Su respuesta: “Las páginas amarillas de la guía telefónica”. Sobra decir que todos estábamos aturdidos por esta respuesta.

Cuando el interrogador le preguntó qué quería decir, Carl dijo, “Mira los nombres de los bancos, los nombres de las tiendas por departamento, los nombres de los abogados y doctores y contadores. Verá un nombre judío tras otro. Dios prometió que Él preservaría al pueblo judío, y lo ha hecho”.

De igual manera, hace más de 300 años, el Rey Luis XIV de Francia (1638-1715) le pidió a Blaise Pascal (1623-1662), el gran filósofo cristiano, que le diera prueba de la existencia de Dios. Pascal respondió, “¡Los judíos, su Majestad, los judíos!”.

Ketcherside y Pascal se estaban refiriendo al cumplimiento de profecías bíblicas acerca de los judíos, siendo una de las más excepcionales el hecho de que, a pesar de su dispersión mundial y persecución sin precedentes, mantendrían su identidad y serían preservados como una nación de personas reconocible. 

Haga clic sobre la siguiente imagen para descargar el capítulo:

La Preservación del Pueblo Judío: La Promesa de Dios


Retrato de un Rabino, por Isidor Kaufmann


De Vuelta a la Pregunta Básica

Así pues, nos encontramos aún lidiando con la pregunta con que comenzamos: ¿Cómo sobrevivieron los judíos? Y realmente hay sólo una respuesta: “Sobrenaturalmente”. Salmo 124 lo resume mejor:

1. “Si el SEÑOR no hubiera estado por nosotros”, dígalo, por favor, Israel,

2. “Si el SEÑOR no hubiera estado por nosotros cuando se levantaron contra nosotros los hombres,

3. Entonces nos habrían tragado vivos cuando se encendió su furor contra nosotros;

4. Entonces las aguas nos habrían inundado; el torrente habría pasado sobre nosotros; 

5. Entonces las aguas tumultuosas habrían pasado sobre nosotros”.

6. Bendito sea el SEÑOR, que no nos entregó como presa a los dientes de ellos.

7. Nuestra alma escapó como un pájaro de la trampa de los cazadores. Se rompió la trampa, y nosotros escapamos.

8. Nuestro socorro está en el nombre del SEÑOR, que hizo los cielos y la tierra.

Aunque este pasaje probablemente habla específicamente acerca de la supervivencia de los hijos de Israel durante sus andanzas por el desierto bajo el liderazgo de Moisés, éste expresa un principio eterno concerniente a la relación de Dios con el pueblo judío. El autor del Salmo 121 lo expresó de esta manera: “He aquí, no se adormecerá ni se dormirá el que guarda a Israel” (Salmo 121:4).

La Promesa de Dios de Preservar a Su Pueblo

Los profetas hebreos fueron muy precisos acerca del hecho de que Dios siempre preservaría al pueblo judío. Considere esta profecía simbólica de Isaías, quien escribió hace 2,700 años, 700 años antes del nacimiento de Jesús (Isaías 49:14-16):

14) Pero Sion dijo: Me dejó Jehová, y el Señor se olvidó de mí.

15) ¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti.

16) He aquí que en las palmas de las manos te tengo esculpida; delante de mí están siempre tus muros.

Hablando más específicamente, Isaías escribió estas palabras acerca de la preservación de los judíos (Isaías 41:10-11):

10) No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

11)  He aquí que todos los que se enojan contra ti serán avergonzados y confundidos; serán como nada y perecerán los que contienden contigo.

Del mismo modo, el profeta Jeremías, quien escribió  75 años después de Isaías, declaró que Dios preservaría al pueblo judío (Jeremías 30:11):

“Porque yo estoy contigo para salvarte, dice el SEÑOR. Ciertamente haré exterminio en todas las naciones entre las cuales te he dispersado; pero en ti no haré exterminio, sino que te castigaré con justicia. De ninguna manera te daré por inocente”.

Una profecía más gráfica de Jeremías con respecto a la preservación de los judíos se puede encontrar en Jeremías 31:35-37:

35) Así ha dicho el SEÑOR, quien da el sol para luz del día, y la luna[a] y las estrellas para luz de la noche, el que agita el mar de manera que rugen sus olas —el SEÑOR de los Ejércitos es su nombre—: 

36) “Si esas leyes faltaran delante de mí, dice el SEÑOR, entonces la descendencia de Israel dejaría de ser nación delante de mí perpetuamente”.

37) Así ha dicho el SEÑOR: “Si se pueden medir los cielos arriba y se pueden explorar los cimientos de la tierra abajo, entonces yo desecharé toda la descendencia de Israel por todo lo que hicieron, dice el SEÑOR.

Entonces, ¿cuándo dejará de existir el pueblo judío? Cuando el sol deje de salir y de ponerse, cuando las estaciones del año dejen de venir, y sólo después de que todos los cielos y las profundidades de los océanos hayan sido explorados. En resumen, el pueblo judío está aquí para quedarse.

¿Necesito informarle que estas profecías se han cumplido? A pesar de su dispersión, su persecución y los sanguinarios pogromos previos al Holocausto, 6.5 millones de judíos viven  en Israel hoy (un poco más que el número de muertos en el Holocausto), con otros 7.5 millones en otros países. 

Ahora, puede entender por qué la continua existencia del pueblo judío es una prueba positiva de que hay un Dios y que la Biblia es Su Palabra. 


Artículos relacionados:
La preservación del pueblo judío: Un gran milagro
La preservación del pueblo judío: La magnitud del milagro
Los judíos en la profecía bíblica

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

sábado, 13 de enero de 2018

La Preservación del Pueblo Judío: La Magnitud del Milagro


“El Muro de los Lamentos, Jerusalén”, es una pintura de Carl Friedrich Werner (1808-1894). La pintura fue hecha en 1863. Werner era un pintor de acuarela alemán. Observe que, en el momento de esta pintura, no había división en el muro entre los hombres y las mujeres, como existe hoy. 
     
La Magnitud del Milagro

La preservación del pueblo judío a lo largo de sus 2,700 años de dispersión es alucinante. Tenga en cuenta que fueron dispersados a más de 130 naciones en todo el mundo, y que fueron brutalmente maltratados dondequiera que iban. Will Varner, un profesor del The Master’s College, lo ha expresado de esta forma: “Ninguna nación en la historia del mundo ha sido exiliada de su tierra, perdido su existencia e idioma nacional, y luego regresado como pueblo a esa patria idéntica, e incluso revivido su lengua antigua. Ninguna nación, es decir, excepto una — la nación de Israel — ”.8

La implacable persecución de los judíos se remonta al comienzo mismo de su existencia como nación. El faraón de Egipto intentó asesinar a todos sus bebés varones (Éxodo 1:15-16). Un burócrata del gobierno llamado Amán, concibió un plan genocida para exterminar a todo el pueblo judío en Persia (Ester 3:8-10). El Imperio Asirio conquistó diez de las tribus judías y las dispersó por toda Asia. Luego vino el exilio babilónico de las dos tribus restantes y las dos horribles guerras con los romanos (70 y 135 d.C.).

A lo largo de la Edad Media, los judíos fueron conducidos a vivir en guetos y se les exigió usar símbolos de identificación. Fueron sometidos a pogromos, cacerías de brujas, y libelos de sangre. Fueron culpados por todos los problemas de la sociedad — incluso por la peste negra —. Fueron masacrados durante las Cruzadas, fueron torturados durante la Inquisición, y se convirtieron en un objeto de completa aniquilación durante el Holocausto nazi.9

Sin embargo, el pueblo judío sobrevivió y sus perseguidores terminaron en el basurero de la historia.

¿Cómo pudo ser esto? ¿Suerte? ¿Coincidencia? ¿Buena suerte? ¿Una tirada de dados? Hay muchas teorías. 

Teorías Seculares

La teoría más común ofrecida por los judíos seculares es que la abrumadora persecución sufrida por el pueblo judío creó dentro de ellos una voluntad de hierro para sobrevivir, y su genio como pueblo produjo ingeniosos y astutos métodos de supervivencia.10 Pero todas esas explicaciones naturalistas  parecen superficiales y fracasan ante la posibilidad de que cualquier pueblo pudiera preservar su existencia y su identidad en medio de tanto sufrimiento.

Otros argumentos seculares incluyen el alto grado de educación y alfabetismo que caracterizaron a los judíos durante la Edad Media. Esto les permitió preservar de manera más efectiva sus tradiciones, y aumentó su utilidad a la sociedad. En lugar de vivir como mendigos, pudieron convertirse en abogados, doctores, banqueros y burócratas.

Su alto nivel de educación también hizo posible que fueran extremadamente móviles, lo que les permitía moverse más fácilmente de una nación a otra. Tenían recursos financieros y planteaban menos problemas de beneficencia que los migrantes no judíos.12

Teorías Religiosas

Estoy seguro de que todos estos elementos fueron significativos, pero los portavoces judíos religiosos lo han hecho mucho mejor con su explicación de la supervivencia judía. Como dijo un rabino: “El elemento sobrenatural de la supervivencia judía debe ser enfrentada directamente”.13 Otro rabino lo expresó así:

Si deseamos descubrir los elementos esenciales que componen la…fortaleza única [del pueblo judío], debemos concluir que no se trata de su física peculiar o de sus características mentales intrínsecas, ni su lengua, usos y costumbres…El único vínculo que une a nuestro pueblo disperso en toda su dispersión, independientemente del tiempo, son la Torá y los mitzvot. 

La Torá y los mitzvot — estos dos son el centro de las explicaciones ortodoxas judías sobre la preservación del pueblo judío —. La Torá se refiere a los primeros cinco libros de las Escrituras hebras — los libros escritos por Moisés, a menudo conocidos como el Pentateuco —. Los Mitzvot son los mandamientos contenidos en la Torá. 

Los rabinos afirman que hay 613 mitzvot en la Torá.15 Ellos ven 248 de estos mandamientos como de naturaleza positiva (“harás”). El total restante de 365 son considerados negativos (“no harás”). Todos los mandamientos son vistos como esenciales para que una persona sea santa como Dios es santo (Levítico 20:25).

El problema es que todos los mitzvot deben interpretarse en cuanto a su aplicación diaria, un proceso que resulta en discusiones y disputas interminables y, a menudo, conclusiones contradictorias. Un ejemplo sería el mandamiento contra encender un fuego en el día de reposo (Éxodo 35:3). El mandamiento es bastante claro. Pero, ¿encender un interruptor de luz o presionar un botón de un elevador constituye encender un fuego?

Halajá

A lo largo de los siglos, los sabios judíos han desarrollado un extenso código de leyes orales que aplican los mitzvot de la Torá a todos los aspectos de la vida diaria. Este código es llamado Halajá.16 A menudo es conocida como “Ley judía”. Pero una traducción más literal sería “la forma de comportarse” o “la forma de caminar”.

La observancia de la Halajá dentro de la Diáspora durante los 2,000 años transcurridos desde la destrucción del templo judío en el año 70 d.C., impidió que el pueblo judío se asimilara a las culturas en las que fueron dispersados. La práctica de la Halajá les permitió conservar su identidad como un pueblo puesto aparte por Dios para que fuera un testigo al mundo (Deuteronomio 7:6-8).

Un rabino se ha referido a la observancia de la Halajá como “la tenaz adherencia a nuestra herencia espiritual”.17 Él declaró además que, “Nosotros [el pueblo judío] somos quiénes somos y lo que somos debido a una fe trascendental, una fe que demostró ser más fuerte que los imperios más grandes de la historia”.18

El rabino Akiva (50-137 d.C.), el gran sabio judío del siglo II, recurrió a la siguiente ilustración para explicar el por qué el pueblo judío debe rechazar la asimilación a toda costa:19

Un zorro iba una vez caminando por la orilla de un río, y vio peces que se lanzaban de un lado a otro, “¿De qué están huyendo?”, le preguntó al pez. “Para escapar de las redes del pescador”. “En ese caso”, dijo el zorro, “vengan y vivan en tierra firme junto a mí”. “¿Eres tú el que describen como el más inteligente de los animales?”, respondió el pescado. “No eres inteligente, sino tonto. Si estamos en peligro aquí en el agua, que es donde vivimos, cuánto más en tierra firme, donde estamos destinados a morir”.

Al explicar la ilustración, el rabino Akiva hizo hincapié en que la Torá es para la supervivencia judía lo que el agua es para un pez. Sí, los judíos están en constante peligro, pero si ponen la Torá a un lado, perderán su identidad y morirán como un pueblo identificable. 

El Poder de la Memoria

Otro elemento clave para mantener su identidad, que a menudo es destacado en los escritos rabínicos es la memoria. Por lo tanto, todos los días de fiesta judíos son recordatorios de grandes eventos en la historia judía o de promesas de Dios acerca del futuro, o de ambos. 

Por ejemplo, la Fiesta de la Pascua señala la memoria judía a la época cuando Dios liberó milagrosamente a los judíos de la cautividad egipcia. La Fiesta de Shavu’ot (conocida por los cristianos como la Fiesta de Pentecostés) es un recordatorio de la entrega de la Ley a Moisés en el Monte Sinaí. La fiesta más alegre del año es la Fiesta de los Tabernáculos (Sukkot en hebreo), en el otoño del año. Ésta celebra la finalización de la cosecha de los frutos, y sirve como recordatorio de cómo Dios fue fiel a los judíos durante sus andanzas en el desierto, cuando vivían en tabernáculos. Es también un recordatorio de que Dios ha prometido en Su Palabra que un día Él vendrá a la tierra para morar en medio de Su pueblo (Zacarías 2:10-13).


Judío yemenita en Jerusalén en 1890

La observancia de las siete fiestas judías cada año — año tras año — mantuvo viva en los corazones judíos la memoria del llamado de Dios a su vida como nación. Se les recordaba cómo Dios había venido a su rescate una y otra vez (Salmo 78) y cómo Él había prometido que un día se convertirían en la nación principal del mundo, por medio de la cual todas las bendiciones de Dios fluirían a las naciones (Isaías 2:1-4).

Un Problema

El problema con estas explicaciones de la preservación judía es que ellas sólo muestran cómo los judíos mantuvieron su identidad — y no cómo fueron capaces de sobrevivir —. De hecho, el mantenimiento de su identidad única los convirtió en objeto de odio y un blanco fácil para el abuso. 

El resultado fue 2,000 años de odio, persecución y masacre implacables. Sus propias Escrituras profetizaron que, una vez que fueran esparcidos, serían perseguidos dondequiera que fueran, y serían reducidos en número:

El SEÑOR los esparcirá entre los pueblos, y quedarán pocos en número entre las naciones a las cuales los llevará el SEÑOR (Deuteronomio 4:27).

Y [después de su dispersión] quedaréis pocos en número, en lugar de haber sido como las estrellas del cielo en multitud, por cuanto no obedecisteis a la voz de Jehová tu Dios (Deuteronomio 28:62).

Registros romanos indican que hace 2,000 años había entre 8 y 10 millones de judíos viviendo en el mundo.21 Hoy hay 14 millones. ¿Cuántos debería haber?

Bueno, en el mismo período de tiempo, la población de China creció de 30 millones a más de mil millones.22 Los pueblos árabes llegaron a existir al mismo tiempo que los judíos. Hoy hay más de 400 millones de árabes.23 Con base en estas estadísticas, la población judía hoy debería estar entre 400 y 500 millones. 

En el tercer y último segmento de esta serie acerca de la preservación del pueblo judío, veremos el elemento sobrenatural de por qué los judíos han sobrevivido. 

Artículos relacionados:
La preservación del pueblo judío: Un gran milagro
Los judíos en la profecía bíblica

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Notas

8) Varner, page 2.

9) Para detalles acerca de la persecución de los judíos durante la Edad Media, vea el libro del Dr. Reagan, The Jewish People: Rejected or Beloved? (McKinney, TX: Lamb & Lion Ministries, 2014), pages 93-124.

10) Rabbi Dovid Gottlieb, “Jewish Survival – The Fact and its Implications, www.ohr.edu/2055, page 3.

11) Prioktan918, “How did Judaism survive the Diaspora?” www.answers.com/Q/How_did_judaism_survive_the diaspora, page 1.

12) Ibid.

13) Gottlieb, page 6.

14) Nissan Dovid Dubov, “What is the Secret of Jewish Survival?” www.chabad.org., page 2.

15) Tracy R. Rich, “A List of the 613 Mitzvot (Commandments),” www.jewfaq.org/613.htm, page 1.

16) Tracey R. Rich, “Halakhah: Jewish Law,” www.jewfaq.org/halakhah.htm, pages 1-4.

17) Greenburg, page 2.

18) Ibid., page 3.

19) Ibid., page 2.

20) John J. Parsons, “The Jewish Holidays: A Simplified Overview of the Feasts of the LORD,” www.hebrew4 christians.com.

21) Packouz, page 3.

22) Wikipedia, “Demographics of China,” https://en.wikipedia.org/wiki/Demographics_of_China, page 2.

23) Wikipedia, “Arabs,” https://en.wikipedia.org/wiki/Arabs, page 1.

viernes, 12 de enero de 2018

Video: 16 Profecías que Demuestran que Jesús es el Mesías – Parte 7



¿Quién es el que es eterno, que nacerá en Belén Efrata? (Miqueas 5:2). ¿Quién es Jehová, “el que traspasaron", "por quién Jerusalén y toda la nación de Israel algún día llorarán y se lamentarán?” (Zacarías 12:10). 

Vea este programa con John Ankerberg; el Dr. Walter Kaiser, Presidente Emérito del Seminario Conwell Gordon y profesor distinguido del Antiguo Testamento; y el Dr. Darrel Bock, profesor principal de estudios de investigación del Nuevo Testamento del Seminario Teológico de Dallas. 

Vea la parte 1 aquí
Vea la parte 2 aquí 
Vea la parte 3 aquí
Vea la parte 4 aquí
Vea la parte 5 aquí 
Vea la parte 6 aquí

viernes, 5 de enero de 2018

La Ira de Dios: ¿Mito o Realidad? – Parte 2 de 3




El Dios Inmutable

A pesar de la clara enseñanza bíblica de que nuestro Creador es un Dios de amor e ira, nunca dejo de sorprenderme por la cantidad de pastores que encuentro que argumentan que el Dios de ira es el Dios del Antiguo Testamento y no el Dios del Nuevo Testamento. En el proceso, ignoran otra enseñanza clara de la Biblia que se encuentra en Malaquías 3:6, donde Dios, hablando de Sí Mismo, dice, “Porque yo, el SEÑOR, no cambio…”.

El Nuevo Testamento confirma este importante punto en Hebreos 13:8, donde dice, “¡Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por los siglos!.

Sin embargo, Jesús siempre parece ser presentado en sermones como el Salvador manso y gentil, que está lleno de gracia y perdón. Esa afirmación es cierta, pero no es el cuadro completo. Jesús fustigó a los fariseos, llamándolos “hipócritas”, “serpientes”, y un “nido de víboras”.

Asimismo, en Sus cartas a las sietes iglesias de Asia Menor, Jesús condenó a la iglesia en Tiatira por tolerar a una falsa profetiza. Exhortó a la iglesia a arrepentirse, y luego les advirtió que, si se negaban a arrepentirse de su inmoralidad, Él arrojaría a los ofensores “sobre un lecho de enfermedad”, y los mataría con pestilencia (Apocalipsis 2:22-23). 

Tipos de Ira

La Biblia revela varios aspectos diferentes de la ira de Dios:
  • Ira Consecuencial — Esto es lo que podría ser llamado “sembrar y cosechar ira”. Es la ira que traemos sobre nosotros mismos cuando cosechamos lo que sembramos mediante la vida pecaminosa.
  • Ira Cataclísmica — Evidenciada en los desastres, ya sean naturales o provocados por el hombre, como los ataques del 11/9. Dios permite éstos como una forma de llamar a la gente y a las naciones al arrepentimiento.
  • Ira de Abandono — La ira exhibida por Dios cuando le da la espalda a una persona o a una sociedad, lo que permite la autodestrucción.
  • Ira Escatológica — La ira de Dios se desatará sobre todo el mundo durante la Gran Tribulación.
  • Ira Eterna — El castigo máximo que Dios infligirá a aquellos que sean consignados al lago de fuego.

La Ira de Abandono

La ira de abandono de Dios es lo que nuestra nación está experimentando hoy. De nuevo, este tipo de ira puede caer tanto sobre un individuo como en una sociedad.


Un ejemplo bíblico de esto en la vida de un individuo puede encontrarse en la historia de Sansón. Aunque Dios lo ungió poderosamente para proteger a Israel de los filisteos, persistió en el pecado sexual hasta el punto de que las Escrituras dicen que “el Señor se apartó de él” (Jueces 16:20). Como resultado, fue capturado por los filisteos y terminó suicidándose.

En el capítulo uno de Romanos, el apóstol Pablo advierte fuertemente sobre la ira de abandono de Dios con respecto a las naciones. Él afirma que, “la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad…” (Romanos 1:18). Luego procede a contar cómo Dios hace esto cuando trata con una nación que está en rebelión contra Él.

Primero, Dios da un paso atrás y baja la cobertura de protección alrededor de la nación, lo que permite que la maldad se multiplique. El resultado es un brote de pecado sexual (Romanos 1:24-25), que es lo que le sucedió a la nación en la década de 1960.

Si la nación se niega a arrepentirse, Dios da un segundo paso atrás y baja la cobertura aun más (Romanos 1:26-27), lo que produce una plaga de homosexualidad. De nuevo, esta nación ha experimentado esta segunda fase desde la década de 1990, pero ganó impulso en 2003, cuando nuestra Corte Suprema anuló todas las leyes contra la sodomía.

Si la nación persiste en su rebelión, Dios dará un tercer paso atrás y abandonará la nación a “una mente reprobada” (Romanos 1:28). Esta depravación se manifestó en esta nación cuando nuestra Corte Suprema sancionó el matrimonio entre personas del mismo sexo en junio de 2015, y nuestro presidente celebró la decisión haciendo que la Casa Blanca se iluminara con los colores del arcoíris del Movimiento de la Perversión Sexual.

La Ira Venidera

La ira escatológica de Dios caerá sobre todo el mundo cuando Jesús regrese (Judas 1:14-15). El pasaje en Apocalipsis que ilustra el regreso de Jesús dice que Él regresará en justicia para “juzgar y hacer guerra” (Apocalipsis 19:11).

La primera vez que Jesús vino, vino en amorosa compasión con ojos llenos de lágrimas. Pero cuando regrese, vendrá en venganza (Apocalipsis 6:12-17), con ojos como llama de fuego (Apocalipsis 19:12). Vendrá a destruir a los enemigos de Dios (Apocalipsis 19:11).

Los presidentes y reyes y primeros ministros del mundo se arrodillarán y clamarán a las rocas y a las montañas para que caigan sobre ellos, así de gran será el terror del Señor (Apocalipsis 6:15-17). Los injustos tropezarán como ciegos, y su sangre será derramada como polvo (Sofonías 1:17).

En la tercera y última parte de esta exploración sobre el carácter de Dios, buscaremos en las Escrituras para saber si los redimidos deben temer que la ira de Dios venga sobre ellos. 

Lea la parte 1 aquí

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Original article: 
The Wrath of God: Is it a Myth or a Reality?

jueves, 4 de enero de 2018

La Ira de Dios: ¿Mito o Realidad? – Parte 1 de 3


"El Gran Día de Su Ira", (ca. 1853), por el pintor inglés John Martin (1789-1854)


A mediados de la década de 1990, un popular presentador de un programa de radio en una estación secular de Oklahoma City me entrevistó en vivo vía telefónica. Él había visto un artículo que yo había escrito acerca de la responsabilidad financiera de los ministerios cristianos, y le había gustado. 

Comenzó la entrevista dándome amablemente la oportunidad de hablar sin parar durante unos diez minutos acerca de la forma en la que Dios había transformado mi vida y me había llamado al ministerio. Luego pasamos a una discusión de los escándalos que habían sacudido recientemente a la comunidad cristiana en todo el país. 

La Palabra Innombrable

Todo iba bien, hasta que el anfitrión me pidió que resumiera el mensaje fundamental de mi ministerio. Respondí diciendo que Dios me había llamado a proclamar “el pronto regreso de Jesús en ira”.

Antes de que pudiera continuar con mi explicación, el locutor me interrumpió. “¿Qué quiere decir, ‘ira’?”, preguntó.

“Quiero decir que  Jesús va a regresar muy pronto para derramar la ira de Dios sobre aquellos que han rechazado el amor, la gracia y la misericordia de Dios”.

“¡Su Dios es un Dios monstruo!”, espetó. Luego añadió: “Soy cristiano, ¡y puedo decirle que mi Dios no le haría daño a una pulga!”.

Ése fue el final de la entrevista. Él me colgó. No se me dio la oportunidad de responder a su tergiversación de nuestro Creador. 

El Gran Engaño de Satanás

La respuesta vehemente del presentador de radio a la ira de Dios no me sorprendió. Es característica de cristianos y no cristianos, y la he encontrado muchas veces.

Satanás le ha vendido al mundo una lista de bienes con respecto a la naturaleza de Dios. La mayoría de las personas, tanto cristianas como no cristianas, tienden a ver a Dios como una especie de oso de peluche cósmico. 

Lo ven grande y cálido y suave, lleno de amor y perdón infinitos. Él no podría lastimar a una mosca, y ciertamente no sería tan cruel como para condenar o dañar a cualquier ser creado a Su imagen. El Día del Juicio. Dios simplemente les dará a todos un gran abrazo y un guiño a sus pecados. 

El problema con esta imagen maravillosamente reconfortante es que es una mentira directamente del abismo del infierno.

El Dios Verdadero

Sí, la Biblia enseña que Dios es amoroso, paciente, atento y clemente (Salmo 86:15 y Juan 3:16). Como lo dijo el apóstol Juan, “Dios es amor” (1 Juan 4:8).

Dos de mis pasajes favoritos en la Biblia enfatizan la naturaleza personal amorosa de Dios. Uno fue escrito por el apóstol Pedro. En 1 Pedro 5:6-7, él dice que debemos echar todas nuestras ansiedades sobre Dios, “porque él tiene cuidado de vosotros”. Ése es un pensamiento muy reconfortante.

El otro pasaje que me gusta leer una y otra vez consiste de palabras pronunciadas por el profeta Jeremías en Lamentaciones 3:22-24 (RVA-2015): 

Por la bondad del SEÑOR
es que no somos consumidos, porque nunca decaen
sus misericordias.
Nuevas son cada mañana;
grande es tu fidelidad.
“El SEÑOR es mi porción”, ha dicho
mi alma; “por eso, en él esperaré”.

Pero la Biblia también enseña claramente que hay otro aspecto del carácter de Dios que es igualmente importante. Es el aspecto que Satanás quiere que ignoremos, y ha sido muy exitoso al incitar a los ministros a pasarlo por alto. Después de todo, ¡éste no produce sermones populares! Estoy hablando, por supuesto, de la santidad de Dios (Levítico 11:44; Isaías 6:3; 1 Pedro 1:16).

¿Gracia o Ira?

La Biblia enseña que Dios es perfectamente santo. Debido a este atributo de Su carácter, Él no puede tolerar el pecado (Números 14:18). La Biblia dice que Dios debe tratar con el pecado, y Él lo hace de una de dos maneras — con gracia o con ira —. 

Todos nosotros parecemos conocer Juan 3:16 — un versículo muy reconfortante acerca del amor de Dios por nosotros. Pero pocos de nosotros parecemos estar al tanto de las palabras registradas unos versículos más adelante, en Juan 3:36 — palabras tomadas de un sermón de Juan el Bautista: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él”.

El apóstol Pablo enfatizó este punto en su predicación y enseñanza. En Efesios 5, advierte contra la inmoralidad, la codicia, y la idolatría, y luego añade esta observación: “Nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia” (Efesios 5:6).

Llegamos a estar bajo la gracia de Dios cuando ponemos nuestra fe en Jesús y cuando nos apropiamos Su sacrificio expiatorio por nuestras vidas (1 Juan 1:7). No hay salvación aparte de Jesús (Hechos 4:10-12). Aquellos que han rechazado el regalo de gracia de Dios en Jesús están bajo la ira de Dios (Juan 3:36), y no tienen a nadie a quién culpar más que a sí mismos. 

En la segunda parte de esta exploración sobre el carácter de Dios, buscaremos en la Biblia para ver si el Dios de ira retratado en el Antiguo Testamento no es el Dios del Nuevo Testamento.


Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Original article: 
The Wrath of God: Is it a Myth or a Reality?

Video: 16 Profecías que Demuestran que Jesús es el Mesías – Parte 6


(Jeremías 23:5, 6) ¿Quién fue el “Ungido” que fue “cortado” 483 años después de la orden para reconstruir Jerusalén? (Daniel 9:24-27). ¿Quién es el que es eterno, que nacería en Belén Efrata? (Miqueas 5:2). ¿Quién es Jehová, “el que traspasaron”, "por quién Jerusalén y toda la nación de Israel un día llorarán y se lamentarán? (Zacarías 12:10). 

Vea este programa con John Ankerberg; el Dr. Walter Kaiser, Presidente Emérito del Seminario Conwell Gordon y profesor distinguido del Antiguo Testamento; y el Dr. Darrel Bock, profesor principal de estudios de investigación del Nuevo Testamento del Seminario Teológico de Dallas. 

Vea la parte 1 aquí
Vea la parte 2 aquí 
Vea la parte 3 aquí
Vea la parte 4 aquí
Vea la parte 5 aquí 

martes, 2 de enero de 2018

Libro: Israel en la Profecía — Capítulo 10

La Re-Ocupación de la Ciudad de Jerusalén

Haga clic sobre la imagen para ir al Índice


Haga clic sobre la siguiente imagen para descargar el capítulo:

Video: 16 Profecías que Demuestran que Jesús es el Mesías – Parte 5


¿Quién fue traspasado por nuestras rebeliones, y molido por nuestros pecados? (Isaías 53:5). ¿Sobre Quién puso el Señor la iniquidad de toda la humanidad? (Isaías 53:6). ¿A Quién se le asignó un sepulcro con los criminales, pero terminó en la tumba de un hombre rico? 

Vea este programa con John Ankerberg; el Dr. Walter Kaiser, Presidente Emérito del Seminario Conwell Gordon y profesor distinguido del Antiguo Testamento; y el Dr. Darrel Bock, profesor principal de estudios de investigación del Nuevo Testamento del Seminario Teológico de Dallas. 

Vea la parte 1 aquí
Vea la parte 2 aquí 
Vea la parte 3 aquí
Vea la parte 4 aquí
Share/Bookmark