domingo, 29 de septiembre de 2013

Libro: Salmo 83 - La Profecía Faltante es Revelada (Capítulo 1)

La Pieza Faltante del Rompecabezas Profético

Subtítulo: Cómo Israel se Convierte en la Próxima Súper Potencia del Medio Oriente

“Antiguo Libro de Salmos es hallado en pantano irlandés”
NBC News 25/07/06

“Éste es realmente un hallazgo milagroso”, dijo Pat Wallace, director del Museo Nacional de Irlanda.

“Salmo en un pantano ligado a la guerra actual de Israel”
World Net Daily 26 de julio del 2006

El verano del 2006 fue año muy profético. Los “habitantes de Líbano” del Salmo 83:7, cuyo equivalente moderno podría ser Hezbolá, estaban ocupados en una guerra regional contra Israel. Estos terroristas, identificados como los “habitantes de Tiro” en el Salmo, lanzaron aproximadamente 4,000 cohetes contra el norte de Israel durante este conflicto de 34 días, peleado desde el 12 de julio al 14 de agosto del 2006. Mientras tanto, el 26 de julio del 2006, un antiguo pergamino, que justamente resultó estar abierto  en el Salmo 83, fue descubierto enterrado debajo de un suelo pantanoso irlandés. El hallazgo fue anunciado como el descubrimiento de los Rollos del Mar Muerto irlandeses. 

“Rollos del Mar Muerto irlandeses en un pantano”
BBC, 26 de julio del 2006

¿Fue una coincidencia o algo providencial que este descubrimiento ocurrió dos semanas después de iniciado el conflicto del Medio Oriente? Considerando el hecho de que hay 150 salmos, 1,189 capítulos y más de 31,000 versículos en la Biblia, y que el Salmo 83 es el único lugar en las Escrituras donde Israel y Hezbolá aparecen fijados el uno contra el otro en una guerra profética, este hallazgo es astronómicamente significativo.

Fragmentos destrozados y rotos de otras escrituras también fueron descubiertos, pero el Salmo 83 estaba generalmente  sin tacha después de cerca de un milenio de estar enterrado debajo del lodoso suelo. El antiguo documento debió haber sido destruido por el buldózer de construcción, o arruinado por los siglos de entierro, pero el director del Museo Nacional de Irlanda comentó, “Estaba extraordinariamente bien preservado” y “nadie ha encontrado algo como esto durante siglos”.1

 Al mismo tiempo en el que la guerra estaba en marcha, y el descubrimiento del Salmo 83 en el suelo pantanoso se llevó a cabo, yo estaba escribiendo Isralestine, The Ancient Blueprints of the Future Middle East [Isralestina: Los Planos Antiguos del Futuro Medio Oriente], que explora el preludio, batalla y período posterior de la épica guerra del Salmo 83. ¿Fue este tiempo también providencial? Yo así lo creo, considerando que los comentarios escritos acerca de la potencial naturaleza profética del Salmo, eran generalmente inexistentes. Aunque se investigaron algunos comentarios tradicionales, muy pocos de ellos interpretaban el Salmo como una potencial profecía bíblica. Sin embargo, la Biblia dice que el autor del Salmo fue un profeta hebreo, al igual que Isaías, Jeremías y Ezequiel.

“Entonces el rey Ezequías y los príncipes dijeron a los levitas que alabasen a Jehová con las palabras de David y de Asaf vidente; y ellos alabaron con gran alegría, y se inclinaron y adoraron” (2 Crónicas 29:30 VRV 1960; énfasis añadido).

Este versículo de 2 Crónicas 29:30 identifica a Asaf, el autor del Salmo 83, como un vidente. La palabra hebrea utilizada es chozed, y también puede traducirse como, un profeta o un observador de una visión, según los diccionarios de hebreo y griego de Strong.2

En una nota aparte, el lector puede hallar fascinante que el descubrimiento del Salmo 83 en el suelo pantanoso irlandés fue traído a mi atención por mi amigo, el Dr. David Reagan, de Lamb and Lion Ministries [Ministerio Cordero y León], y anfitrión del programa de televisión Christ in Prophecy [Cristo en la Profecía], después de que él había completado su lectura de Isralestine. Esto quiere decir que este libro, que fue puesto en circulación en el verano del 2008, ya estaba siendo impreso antes de que yo me familiarizara con este milagroso descubrimiento en el suelo pantanoso. Esto enfáticamente evidencia que el descubrimiento no tuvo ninguna influencia en lo absoluto en mi motivación para escribir el libro y, por lo tanto, rotundamente sugiere que el concurrente momento de la guerra, el hallazgo en el pantano, y la escritura de Isralestine fue con un propósito providencial.

Existe una abundancia de contenido profético acerca de los “tiempos del fin” en las Escrituras. Información que no sólo autentica la soberanía de Dios, el único verdadero Autor de la profecía, sino que además está concebida para preparar a la humanidad  para los tiempos en los que vive. El propósito de este libro es explorar profecías bíblicas que reciben poca consideración, que son sumamente relevantes en la actualidad.

No es difícil  hallar comentarios cristianos proféticos escritos acerca del Rapto de la Iglesia, según el cual Jesucristo regresa “en un abrir y cerrar de ojos” para remover milagrosamente de la tierra a millones, quizá billones, de Sus verdaderos creyentes.3 Ni tampoco hay escritos escasamente dispersos en los estantes de las librerías con respecto a la venidera invasión confederada contra Israel dirigida por Rusia e Irán, comúnmente conocida como la Alianza de Magog.4

También es fácil encontrar exposición explicando los eventos del Período de la Tribulación y del período del Reino Mesiánico de mil años que le seguirá.5 Pero, ¿hay un capítulo faltante — un asunto oculto — en una urgente necesidad de ser investigado? ¿Es un capítulo desarrollándose ante nuestros ojos que, sin embargo, aún permanece prácticamente desapercibido? A la luz de los acontecimientos desarrollándose en el escenario mundial en estos días, ¡existen escrituras proféticas que exigen igual atención!

En efecto, este capítulo faltante es el componente crítico que completa la pieza final del rompecabezas profético. Hasta que no lo entendamos, los eventos mencionados se encuentran fuera de orden cronológico. Con demasiada frecuencia, arrastramos la profecía incomprendida al último período de siete años del Período de la Tribulación. Aunque muchos eventos importantes se manifestarán durante ese período, los expositores harían bien en no convertir esa ventana de tiempo en el armario multifuncional de la profecía incomprendida.

La Biblia habla de un tiempo en el futuro del mundo cuando Israel acumula un “ejército grande en extremo”. Este ejército se desarrolla a partir de la necesidad de la defensa nacional para proteger contra el avance continuo de la agresión árabe. En algún momento, este instrumento militar precisamente afinado desata la fuerza letal contra sus agresores, para lograr una victoria decisiva.  Debido a esta conquista israelí sobre el círculo interno del núcleo de las circundantes poblaciones árabes de palestinos, Hamás, egipcios, la Hermandad Musulmana, libaneses, Hezbolá, sirios, saudíes, Al-Qaeda y Jordanos, las fronteras de Israel son agrandadas, la prosperidad aumenta, y la importancia nacional es realzada.

 Israel como nación experimenta una condición de superioridad regional, la que le permite habitar de forma segura en un vecindario de otra manera inseguro. Los judíos que aún estén dispersos por todo el mundo en ese momento, regresarán a su refugio de Israel. Con esta afluencia de población judía, los judíos explotarán los recursos de los territorios árabes conquistados, y el pueblo estará listo para experimentar la “restauración de su prosperidad”.6 En ese momento, Israel se convertirá en una de las naciones más ricas del mundo, tal vez la más rica de todas.

Cuando Israel se encuentre en esta condición próspera, los eventos proféticos ya mencionados son puestos en marcha para su cumplimiento final. Este libro explora las líneas que conectan los tiempos del fin, con el fin de localizar la pieza faltante de la profecía bíblica.

La colocación adecuada del momento de esta información les permite a los cristianos responder inteligentemente a las preguntas que se les están formulando en estos días y, al hacerlo, glorifican a la soberanía de Dios y a la autoridad de Su Palabra. Los eventos terroristas que ocurrieron en Nueva York el 11 de septiembre del 2001, mediante los cuales el mundo presenció el colapso de las Torres Gemelas, no sólo tomó a Estados Unidos y al mundo secular por sorpresa, sino que también tomó a la Iglesia de Cristo con la guardia baja. Católicos, protestantes, y similares, fueron hallados faltos, preguntándose si estos ataques y el terrorismo en general tenían importancia profética.

En esencia, la perpleja población del mundo impuso a la Iglesia la necesidad de hacer su trabajo y escudriñar seriamente las Escrituras para encontrar las respuestas apropiadas. Este libro es un comienzo en esa dirección. Los pasajes que pueblan estas páginas claramente evidencian que el Señor no se olvidó de predecir los peligros de nuestro tiempo.

La iglesia del siglo XX debería haber predicho que los judíos experimentarían las terriblemente circunstancias sepulcrales del Holocausto, y que a partir de esas condiciones de huesos secos, el pueblo judío sería restaurado en la Tierra Santa de Israel.7 Además, la Iglesia debería haber sabido por las Escrituras que, como parte integral del renacimiento de Israel, vendrían las protestas de las naciones árabes vecinas. La historia moderna evidencia claramente la ocurrencia de estos eventos.

El caos del Medio Oriente, que la Escritura claramente predijo, es la espina presente en el costado del mundo. El terrorismo se ha convertido en el subproducto de este conflicto, y ha extendido su feo abrazo muy profundamente en la comunidad internacional. Lo que el mundo no alcanza a reconocer es que la política exterior divina, establecida edades atrás en Génesis 12:3, todavía existe, plenamente capaz de resolver esta muy lamentable forma de mala conducta.

Ahora es el momento de que la Iglesia aproveche la oportunidad y responda a las preguntas en los corazones y las mentes de las masas. Mientras escribo este libro, el mundo hace guerra contra el terrorismo y se pregunta acerca de su resultado. El lector descubrirá que Dios no ha dejado los resultados de este episodio de la historia humana a la casualidad; sino que su fin está a la vista.

Notas:

1. Cita tomada de Internet el 25/10/12, de este enlace: http://news.bbc.co.uk/2/hi/europe/5216320.stm

2. 2 Crónicas 29:30 identifica a Asaf, el autor del Salmo 83, como un vidente. La palabra hebrea utilizada es chozed, y también puede traducirse como, un profeta o un observador de una visión, según los diccionarios de hebreo y griego de Strong , según H2374.

3. Acerca del Rapto está principalmente escrito en 1 Corintios 15:51-52 y 1 Tesalonicenses 4:15-18.

4. La alianza de Gog de Magog está descrita en Ezequiel 38 y 39.

5. Apocalipsis 20:4 informa acerca del período del Reino de 1,000 años.

6. La restauración de la prosperidad de Israel se predice en varias Escrituras, como: “Pues el Señor su Dios visitará a su pueblo con bondad y le devolverá su prosperidad” (Sofonías 2:7 – Nueva Traducción Viviente). “Entonces Israel tomará posesión de su herencia, dice el Señor” (Jeremías 49:2).

7. El profeta Ezequiel tuvo una visión, descrita en Ezequiel 37:1-14, que representaba al pueblo judío fuera de la Tierra Santa en una dispersión mundial. Además, predice las terriblemente circunstancias sepulcrales que le ocurren a toda la casa de Israel, que concluye paroxísticamente su secuencia de dispersión. En esencia, el profeta previó el Holocausto hace siglos.  

Artículos relacionados:

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Visit Bill Salus' website:


Share/Bookmark