domingo, 14 de agosto de 2011

"Israel al borde de la guerra"



Durante las últimas semanas, he estado escuchando de fuentes de alto nivel en Jerusalén que la nación de Israel se está preparando para la guerra. La creencia es que una vez que la votación de la ONU se lleve a cabo acerca de la declaración unilateral de un Estado palestino con Jerusalén Oriental como su capital, la guerra estallará. Israel se está preparando para ser atacado por sus vecinos – no sólo por los terroristas palestinos de Hamás y Fatah, sino también por Hizbolá, el cual es armado y financiado por Siria y Líbano y quizá aun por tropas de Egipto, Siria, Líbano y también de Irán.

Los enemigos de Israel se sienten alentados por la falta de apoyo de los Estados Unidos y la Administración Obama hacia el Estado judío y creen que éste es su momento para alcanzar su antigua meta de destruir a Israel. Yo estaba en la Tierra Santa durante el último estallido de guerra. Sostuve a sobrevivientes llorando en mis brazos y los consolé y oré con jóvenes soldados antes de que fueran a la batalla. Estuve ahí como su embajador para ayudar al pueblo judío en su momento de gran necesidad. Conozco de primera mano la horrible tragedia que una nueva ronda de guerra traerá.

Mis fuentes indican que el apoyo público expresado por la Liga Árabe al reconocimiento de la ONU a Palestina representa un grave riesgo debido a la influencia de las naciones petroleras sobre Europa. Europa importa la mayor parte de su petróleo y, además, la enorme riqueza petrolera de los Estados árabes del Golfo es codiciada por la Unión Europea para ayudarle a sobrevivir su crisis financiera actual. La amenaza que Israel enfrenta no es sólo una votación insignificante de la ONU; es una lucha de vida y muerte por la supervivencia… y los enemigos de Israel están enfocados y plenamente comprometidos con su plan maligno.

Entienda esto claramente: Toda nación e individuo que apoye el plan de la ONU y de la Administración Obama para maldecir a Israel y robarle la tierra que Dios prometió a los judíos como una posesión eterna sufrirán Su castigo y juicio. Toda nación e individuo que se oponga a este plan y permanezca al lado de Israel como una bendición a ella, disfrutará Su bendición.

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Source:
Jerusalem Prayer Team
Share/Bookmark