martes, 21 de julio de 2009

La Falacia del Preterismo

¿Se cumplieron en el Primer Siglo las Profecías de la Segunda Venida?


¡Relájese! ¡Todo ocurrió en el 70 AD!

El Preterismo es un sistema para la interpretación del libro de Revelación. Su extraño nombre viene de una palabra en latín que significa tiempo pasado. La palabra es apropiada porque este enfoque sostiene que ¡todo o la mayor parte del libro de Revelación fue cumplido en el Primer Siglo!

El Origen del Punto de Vista

El enfoque fue desarrollado en el siglo XVII por un sacerdote jesuita llamado Luis de Alcázar (1554-1613). Su propósito fue defender a la Iglesia Católica contra los ataques de los Reformadores. El negó la acusación de los Reformadores que el libro de Revelación fuera una profecía acerca de la apostasía de la Iglesia de Roma. En cambio, él argumentó que el libro de Revelación era una profecía acerca de las luchas de la Iglesia durante sus primeros años. Los capítulos 4 al 11 fueron interpretados como una descripción de la batalla de la Iglesia contra el judaísmo, culminando en la caída de Jerusalén en el 70 AD. Los capítulos 12 al 19 fueron vistos como la lucha de la Iglesia contra el paganismo, terminando con la caída de Roma en el año 476. Los capítulos 20 al 22 fueron interpretados como una descripción simbólica de las glorias de Roma papal. Usando este astuto enfoque, Alcázar fue capaz de limitar el alcance de las profecías de Revelación a los primeros 500 años de la Era Cristiana.

Alcázar fue un preterista moderado. Una forma más radical de Preterismo ganó popularidad en la última parte del siglo XX y es hoy la versión más ampliamente sostenida de este enfoque interpretativo. Éste entiende cumplidas casi todas las profecías de Revelación en la destrucción de Jerusalén en el 70 AD, excepto por la resurrección de los creyentes y la Segunda Venida de Jesús. Asigna la Tribulación a la caída de Israel, la gran apostasía a la Iglesia del Primer Siglo, y los últimos días al periodo entre la ascensión de Jesús y la destrucción de Jerusalén. La bestia es vista como un símbolo de Nerón en particular y el Imperio Romano en general. El Falso Profeta es asociado con el liderazgo del Israel apóstata. De más está decir que muchos de los voceros de este enfoque son antisemitas.

Hay una forma más extrema de Preterismo cuyos defensores se consideran a sí mismos “preteristas consistentes”. Toman la posición que toda la supuesta “profecía de los tiempos del fin” fue cumplida en la destrucción de Jerusalén en el 70AD – ¡incluyendo la Segunda Venida y la resurrección de los creyentes! – Ellos no aguardan alguna resurrección o final de la historia. Creen que actualmente estamos viviendo en el estado eterno.

La piedra angular del Punto de Vista

La piedra angular de la posición preterista es la creencia que el libro de Revelación fue escrito antes de la destrucción de Jerusalén en el 70 AD. Esta creencia se contradice flagrantemente con fuerte evidencia al contrario.

La evidencia interna del libro con respecto al Imperio Romano y el testimonio externo de los Padres de la Iglesia apuntan a una fecha de autoría alrededor del 95 AD, 25 años después de la destrucción de Jerusalén en el 70 AD.

El tipo de extensa persecución romana contra la Iglesia que está descrita en Revelación no ocurrió hasta el reinado de Domiciano (81-96 AD). Las persecuciones de Nerón estuvieron limitadas al área de Roma. Uno de los Padres de la Iglesia, Ireneo (c. 130 – c. 202), escribió que el libro de Revelación fue escrito por el apóstol Juan “hacia el final del reinado de Domiciano”. Ireneo fue discípulo de Policarpo (c. 70 – c. 155 AD), quien, a su vez, había sido discipulado directamente por el mismo Juan.

Referencias al Templo

Uno de los argumentos para una fecha más temprana está basada en una referencia al Templo en Ap. 11:1-2. A Juan se le dice que mida el Templo, lo que en este caso parece ser una orden para valorar la condición espiritual del Templo. Esta referencia al Templo, se argumenta, debe significar que el libro fue escrito antes que el Templo fuera destruido en el 70 AD.

Pero este argumento ignora el hecho que las Escrituras enseñan que va a haber dos futuros Templos, uno durante la Tribulación, el cual será profanado por el Anticristo (Dn. 9:27 y 2 Tes. 2:3-4), y otro durante el Milenio, el cual Jesucristo consagrará (Ezequiel 40-46).

El Templo mencionado en Revelación 11 debe ser el Templo de la Tribulación, ya que el pasaje dice que será pisoteado por los gentiles 42 meses (la última mitad de la Tribulación). También dice que esto será inmediatamente precedido por el testimonio de los dos testigos por 1,260 días (la primera mitad de la Tribulación).

Una Observación Ecléctica

Puedo estar de acuerdo con los preteristas cuando insisten que el libro de Revelación contenía un mensaje de aliento para los cristianos del Primer Siglo, asegurándoles que la Iglesia triunfaría definitivamente sobre el Imperio Romano. También puedo identificarme con los historicistas reformados cuando argumentan que las profecías de Revelación se refieren a la corrupción de la Iglesia Romana y su persecución de los verdaderos creyentes.

En otras palabras, creo que el libro de Revelación siempre ha tenido una relevancia continua como una fuente de ánimo para los cristianos sufrientes a lo largo de la historia de la Iglesia. Siempre ha servido como un recordatorio que la Iglesia triunfará definitivamente sobre todos sus opresores.

Esa es la razón por la que incluso puedo estar de acuerdo con el liberal punto de vista Idealista cuando argumenta que el mensaje final del libro es que el bien triunfará sobre el mal. ¿Cómo podría alguien discutir esa conclusión cuando el libro claramente enseña que Satanás será aplastado y que Jesús emergerá completamente triunfante?

Pero también creo en el enfoque Futurista en cuanto a que la mayor parte del libro de Revelación aún debe cumplirse y lo será en su significado de sentido llano. En otras palabras, creo que va a haber un Anticristo real y no tan sólo uno simbólico. Sí, ha habido anticristos simbólicos en el pasado, pero va a haber un cumplimiento futuro en un Anticristo literal. También creo que la Tribulación, el Milenio y el Estado Eterno son aún futuros.

Relacionando los Enfoques entre sí

Mientras observo estos cuatro sistemas de interpretación (Historicista, Preterista, Idealista y Futurista) y considero su relación entre uno y otro, me acuerdo de cómo trabaja un retroproyector. Usted puede poner una transparencia en el proyector que muestra la tierra de Israel en el tiempo de Josué. Luego usted puede colocar encima de esa transparencia otra que muestre las fronteras de la tierra en la época de Jesús. Otra capa podría mostrar las fronteras de la tierra durante la época de las Cruzadas. Una capa final podría delinear las fronteras tal como existen ahora. Cada transparencia contiene un elemento de verdad acerca de la tierra. La luz brilla a través de todas las transparencias para darle el cuadro completo, demostrándole cuánto han cambiado las fronteras con el paso de los años.

Creo que ésa es la forma en la cual estas escuelas de interpretación se relacionan entre sí. Cada una de las cuatro contiene un elemento de verdad. El problema surge cuando usted acepta sólo una y rechaza todas las otras. Nunca debemos olvidar que el libro de Revelación contenía un mensaje muy relevante para los cristianos del Primer Siglo. Les aseguró su victoria definitiva sobre el Imperio Romano. También debemos recordar que el libro ha dado aplicación relevante a las luchas de la Iglesia a través de la historia.

Mirando hacia el Futuro

Pero también debemos mantener en mente que el enfoque Futurista es correcto cuando afirma que el cumplimiento definitivo de las profecías del libro es aún futuro.

Realmente va a haber un periodo de siete años de Tribulación. Un templo judío va a ser reconstruido en Jerusalén. Una persona real facultada por Satanás marchará hacia ese templo, blasfemará contra Dios, y declarará ser un dios. Este Anticristo se convertirá en el flagelo de la tierra. Intentará exterminar al pueblo judío. Cuando pareciera estar al borde de la victoria en lograr esta meta satánica, el Señor Jesús surgirá de los cielos con todos Sus santos, regresando al Monte de los Olivos en Jerusalén, desde el que ascendió al Cielo. El Señor aplastará al Anticristo e inaugurará el más grandioso reino que el mundo alguna vez ha conocido. La tierra será inundada con paz, rectitud y justicia – como las aguas cubren el mar.


Artículos relacionados:
Artículos de Lamb & Lion Ministries

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (www.atalayadejesus.blogspot.com)

Artículo original:
The Fallacy of Preterism


Lamb & Lion Ministries (www.lamblion.com)
Share/Bookmark