viernes, 16 de enero de 2009

El Plan de Dios para la Paz en el Medio Oriente

El Plan de la Hoja de Ruta de Dios para la Paz en el Medio Oriente

Por Bill Salus

El Epicentro, tal como lo llama el autor Joel Rosenberg, en el Medio Oriente, continúa sacudiendo y haciendo temblar a la Comunidad Internacional. Titulares noticiosos diarios emanan de la región más problemática del mundo, ¡como réplicas de una magnitud de 6.0 en la “Escala de Richter”! La actividad sísmica del conflicto Árabe – Israelí amenaza con empujar a la humanidad al borde de la falla y la hace preguntarse si el reloj de arena ha hecho su último giro.

¿Están las arenas del tiempo acercándose a su final en el Medio Oriente? Una cosa es segura: la acelerante volatilidad en esa área tiene a la administración Bush empujando el “Plan de la Hoja de Ruta” hacia el último escalón de la escalera política. La Secretaria de Estado, Condoleezza Rice ha hecho del Medio Oriente su patio favorito, mientras que el Presidente Bush frecuenta la mesa redonda jugando póker de “apuestas riesgosas” con Ehud Olmert y Mahmoud Abbás.

Para aquellos de ustedes que no están familiarizados con la “Hoja de Ruta Basada en el Desempeño para una Solución Permanente de Dos Estados al Conflicto Palestino – Israelí”, mejor conocido como el “Plan de la Hoja de Ruta”, pueden leer en línea la declaración de prensa del Departamento de Estado de los Estados Unidos, preparada el 30 de abril del 2003 en
http://www.state.gov/r/pa/prs/ps/2003/20062.htm (sitio en Inglés)

A la fecha, este plan se destaca como el mejor esfuerzo de la humanidad para proveer una solución comprensiva a un problema complicado. Desafortunadamente, el “Plan de la Hoja de Ruta” intenta anular un plan más adecuado que ya ha sido colocado. Un Arquitecto con huellas digitales Divinas bosquejó el plan perfecto Basado en Desempeño. Ha estado sellado en una profecía de Jeremías por aproximadamente 2,500 años, y se le quitó el polvo y fue implementada en el siglo XX.

La profecía abajo citada decreta que en el tiempo señalado, el pueblo judío sería reestablecido en la tierra del antiguo Israel, a pesar de cómo se sintieran al respecto sus compañeros de vecindario árabes y persas. Usando el vernáculo hebreo de su época hizo lo mejor que pudo para describir para nosotros hoy, El Plan de la Hoja de Ruta de Dios para la Paz en el Medio Oriente.

Así dijo Jehová contra todos mis malos vecinos, que tocan la heredad que hice poseer a mi pueblo Israel: He aquí que yo los arrancaré (a los árabes) de su (los judíos) tierra (Israel), y arrancaré de en medio de ellos (las naciones árabes circundantes) a la casa de Judá. Y después que los haya arrancado, volveré y tendré misericordia de ellos, y los haré volver cada uno (judíos y árabes) a su heredad y cada cual a su (respectiva) tierra. Y si cuidadosamente aprendieren (los árabes reestablecidos) los caminos de mi pueblo, para jurar en mi nombre, diciendo: Vive Jehová, así como enseñaron a mi pueblo a jurar por Baal, ellos serán prosperados en medio de mi pueblo. Mas si no oyeren, arrancaré esa nación, sacándola de raíz y destruyéndola, dice Jehová. Jeremías 12:14-17 Versión Reina Valera (énfasis añadidos)

Este plan representa la solución política pacífica y compasionada al potencial problema regional del retorno de los judíos a la Tierra Prometida. Jeremías sugiere que su Dios causaría que los corredores se abrieran para que los árabes dejaran la tierra destinada a convertirse en el Estado Judío y regresaran a las tierras de sus ancestros. Adicionalmente, El reasentaría a los judíos fuera de las naciones árabes circundantes y los traería de regreso a su tierra patria Israel. Mientras cada grupo étnico migraba, desocuparían hogares y trabajos, dándoles a las personas que regresaban oportunidades económicas y, en algunos casos, comunidades ya existentes para habitar. Estos pasajes de Jeremías representan los planos antiguos, inspirados divinamente para asegurar el retorno exitoso del pueblo judío a la tierra de su herencia.

El Plan de la Hoja de Ruta para la Paz de Dios tomó en consideración que habría “vecinos malvados” habitando la tierra santa. El sabía de antemano que ellos necesitarían ser reubicados para abrir paso al retorno del pueblo judío. El conflicto del Medio Orient,e que en la actualidad confunde a los políticos, no ha tomado a Dios desprevenido. En la profecía de Jeremías, también se incluyeron provisiones para su futuro. Ellos serían “arrancados” y reubicados en las tierras de sus antepasados. Un futuro fértil les aguardaba, si entregaban sus afectos a Jehová, el Dios de Jeremías.

En cumplimiento aparente de la profecía de Jeremías 12:14-17, hay millones de árabes “arrancados” del territorio reconocido anteriormente como Palestina. Por aproximadamente 60 años, estos árabes desplazados han sido incapaces de reubicarse en una patria alternativa. Estos árabes de Palestina han sido reducidos a un estatus de refugiados debido a que sus parientes árabes les han cerrado sus puertas nacionales. Estos Refugiados Palestinos permanecen desplegados estratégicamente cerca de las fronteras de Israel.

Estas naciones árabes se las han ingeniado astutamente para poner la carga de la responsabilidad de la relocalización de estos refugiados sobre el regazo de la Comunidad Internacional; la misma comunidad que legisló el reestablecimiento de la nación de Israel como el Estado Judío, implementado en 1948. La Agencia de Ayuda y Labor de las Naciones Unidas (UNRWA, por sus siglas en inglés), fue establecida el 1 de mayo de 1950 para encontrar una solución a este problema de refugiados.

Al no tomar la responsabilidad de absorber a los Refugiados Palestinos en sus sociedades, estas naciones árabes parecen estar en ruptura substancial con el Plan de la Hoja de Ruta de Dios para la Paz.

Incluso Dios declaró a través de Jeremías que si estos árabes “juraran por mi nombre”, ellos “serían establecidos en medio de Mi pueblo (judío)”. Sin embargo, por otro lado, “si ellos no obedecieren”, Dios “arrancaría y destruiría definitivamente esa nación”.

El hecho de que Jeremías describió a los afectados árabes como “vecinos malvados”, que serían “arrancados”, indica que en la omnisciencia de Dios, el regreso de los judíos a la tierra santa, no sería un proceso tranquilo. De otra manera, él habría usado términos sustitutos como “buenos vecinos”, y “escoltados”. Por tal motivo, ahora el mundo tiene un conflicto del Medio Oriente en sus manos.

Hasta este punto, debe ser debidamente observado que no hay ninguna crisis de Refugiados Judíos, dado que han sido bienvenidos y asimilados adecuadamente en la sociedad israelí. La ausencia de tal crisis es una carga menos sobre las Naciones Unidas, y también evidencia que el pueblo judío está operando en conformidad con el Plan de Hoja de Ruta de Dios.


Existen más profecías con respecto a este tema y están detalladas exhaustivamente en mi libro llamado “Isralestine: The Ancient Blueprints of the Middle East” (“Isralestina: Los Planos Antiguos del Medio Oriente), publicado por Anomalos Publishing. Si le gustaría saber cómo pretende el Dios de Jeremías resolver el impasse Árabe – Israelí, le animo a que obtenga su copia de ISRALESTINE y descubra las antiguas profecías proyectadas para su entendimiento presente.

Para más información actualizada acerca del tema, también puede visitar
www.Isralestine.com


Traducción y diagramación por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe

Artículo original: God’s Roadmap Plan to Peace in the Middle East

3 comentarios:

Morgana LeFay dijo...

Buen blog. Gracias por pasar por el mío.Me hago seeguidora. Saludos
AM ISRAEL JAI

Angel Luis González dijo...

Estas son señales de su venida.Cristo viene.Dios le bendiga.

Bill Salus dijo...

Donald - Muchas Gracias para el publicar El plan de Dios para la Paz en el Medio Oriente. Gusto mucho, ustedes es un bueno amigo. Gracias para todo trabar.

Donald - I hope what I just said above in my muy pocito espanol, is I like your article presentation very much, and that you have become a very good friend. Thank you for all your hard work on this article.

Share/Bookmark