jueves, 19 de diciembre de 2019

¿Qué es la Teología de la Gracia Gratuita?

Por Dr. Charles C. Bing


Las etiquetas teológicas son una manera conveniente de resumir sistemas de creencias. Muchas etiquetas se han convertido en una parte establecida del dialogo teológico, como Arminianismo, Calvinismo, Amilenialismo, o Premilenialismo. Muchos que han escuchado la etiqueta "Teología de la Gracia Gratuita" se preguntan qué significa. Este es un breve resumen.

1. La Gracia Gratuita enseña que la gracia para la salvación es absolutamente gratuita. Obviamente por aquí es por donde debemos comenzar, aunque no debería ser necesario decirlo ya que la palabra gracia (griego charis) esencialmente significa un regalo gratuito inmerecido. Sin embargo, ya que algunos hablan de una gracia costosa o barata, es necesario clarificar que la gracia es totalmente gratuita. Esto no significa que es gratuita para el que la da, quien en este caso es Dios, pero quiere decir que no se requiere ningún pago o mérito de aquellos a los que se les ofrece, que son todos los pecadores que no son salvos y que no se la merecen. Romanos 3:24 hace una diferencia entre el regalo gratuito del receptor y el costo para el Dador: “siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús”.

2. La Gracia Gratuita significa que la gracia para la salvación sólo se puede recibir a través de la fe. Ya que nosotros como pecadores no podemos hacer nada para ganarnos la gracia de Dios, se nos ha dado como un regalo que sólo se puede recibir a través de la fe. Por fe (o creer, que es de la misma palabra griega) queremos decir la respuesta humana al aceptar algo como verdadero y digno de creer. Es una convicción, una persuasión interna. Esta definición descarta cualquier otra condición de obras, desempeño, o mérito (Ro. 4:4-5). La fe no se puede definir como obediencia a los mandamientos cristianos, bautismo, rendición, compromiso de la vida de uno a Dios, o alejarse de los pecados. Estas cosas pueden y deberían ser el resultado de la fe, pero en sí mismas son diferentes a la fe, de otra manera la gracia deja de ser gracia (Ro. 11:6). Efesios 2:8-9 dice: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe... no por obras...”. La fe es una respuesta simple, pero eso no significa que sea una fácil. Muchos que sostienen la Gracia Gratuita creen que arrepentimiento, como un cambio de parecer o de sentir, se puede usar algunas veces para describir el aspecto de la fe porque viene como una convicción o persuasión acerca de algo. Otros partidarios de la Gracia Gratuita no piensan que el arrepentimiento (como alejarse de los pecados) tenga algún rol en la salvación o en la fe que salva.

3. La Gracia Gratuita cree que el objeto de la fe es el Señor Jesucristo. La fe siempre debe de tener un objeto, porque la fe en sí misma no es la causa efectiva de la salvación (somos salvos “por gracia”), pero es el medio por el cual somos salvos (“por medio de la fe”). El Único que de hecho nos salva es el Señor Jesucristo. Pero no es cualquier Jesús, es Jesús el Hijo de Dios, quien murió por nuestros pecados y resucitó y que garantiza salvación eterna para todos los que creen en Él.

4. La Gracia Gratuita se aferra a la obra terminada de Cristo. La Gracia es gratuita porque Jesucristo hizo toda la obra a nuestro favor. Su proclamación “consumado es” en la cruz significa que Él hizo el pago final y completo por la culpa de nuestros pecados. Esto también significa que no podemos añadir nada a lo que Jesús ya logró. No podemos hacer nada para ganar o retener nuestra salvación. La Gracia Gratuita, por lo tanto, enseña la seguridad eterna para el creyente.

5. La Gracia Gratuita provee la única base para la seguridad de la salvación. Cualquier sistema de creencias que requiera nuestro desempeño no puede dar la seguridad de la salvación. El desempeño humano es subjetivo, variable, impredecible, y siempre imperfecto. La fe debe descansar en Jesucristo y Su promesa como se revela en la Palabra de Dios. La persona y la obra de Cristo y la Palabra de Dios son verdades objetivas que no pueden cambiar. Por lo tanto la Gracia Gratuita ofrece la única base para la seguridad de la salvación.

6. La Gracia Gratuita hace una diferencia entre la salvación y el discipulado. Mientras que algunos sistemas teológicos creen que todos los cristianos son discípulos, la Gracia Gratuita entiende que la condición para la salvación (creer) es diferente a las muchas condiciones para el discipulado (negarse a sí mismo, tomar su cruz, seguir a Cristo, permanecer en Su Palabra, amar a Cristo por encima de la familia, etc.). Ya que la gracia es absolutamente gratuita, no puede demandar esas condiciones o dejaría de ser gracia. La Gracia Gratuita cree que los compromisos del discipulado debe ser el resultado de la salvación, no el requisito. Hacerlos la condición para la salvación inserta las obras y el mérito humano en el evangelio de la gracia.

7. La Gracia Gratuita enseña que la vida cristiana también es por gracia a través de la fe. Ya que somos salvos por gracia y sostenidos por la gracia, también crecemos por gracia, a la cual se puede acceder a través de la fe. La gracia provee para todo lo que necesitamos; todo lo que no merecemos y más. Así como en la salvación, la gracia para crecer está disponible por medio de la fe: “por quien [el Señor Jesucristo] también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes...” (Ro. 5:2; compare Gá. 2:20).

8. La Gracia Gratuita provee la mejor motivación para una vida piadosa. Si la salvación es por el desempeño humano, no existe la seguridad, y si no hay seguridad, una motivación para una buena conducta fácilmente se transforma en lo que hacemos para probar que somos salvos o para evitar el infierno. La culpa, el temor, y las dudas pueden producir una buena conducta, pero no necesariamente una conducta piadosa. Conducirnos piadosamente incluye las motivaciones internas del amor y la gratitud. La seguridad de la gracia de Dios y la obra terminada de Cristo permiten a los cristianos crecer en un ambiente de libertad y amor incondicionales (Tito 2:11-12).

9. La Gracia Gratuita sostiene que el cristiano es responsable. De acuerdo con la Gracia Gratuita, el creyente es liberado de cualquier requisito de la Ley o las obras como la base para la salvación eterna. Pero la Gracia Gratuita también nos enseña que los cristianos deben vivir vidas santas porque: 

1) Debemos de estar agradecidos por lo que Dios ha hecho (Ro. 12:1-2); 
2) Dios quiere que tengamos buenas obras (Ef. 2:10); 
3) Tenemos una nueva posición en Cristo (Ro. 6:1-14); 
4) Tenemos un nuevo Señor: Jesús (Ro. 6:15-23); y 
5) Tenemos un nuevo poder: el Espíritu Santo (Ro. 8:1-11). 

Por estas cosas, la Gracia Gratuita enseña que Dios nos va a pedir cuentas por el tipo de vidas que llevamos. Dios puede disciplinarnos en esta vida (Heb. 12:5-11) y vamos a encarar el Tribunal de Cristo en el futuro en donde los creyentes le van a dar cuentas a Dios (Ro. 14:10-12; 1 Cor. 3:11-4:5; 2 Cor. 5:10). 

En este juicio, los creyentes van a ser recompensados o se les van a negar sus recompensas. De ninguna manera la Gracia Gratuita enseña que los cristianos pueden pecar sin consecuencias.

10. La Gracia Gratuita está comprometida primeramente con una interpretación correcta de la Biblia. Esto debería ser obvio, pero es necesario decirlo porque muchos han forzado sus sistemas teológicos en sus interpretaciones, en lugar de dejar que la Biblia hable por sí misma. El sistema de la Gracia Gratuita es el resultado de un enfoque literal y de sentido llano a la Biblia, que considera las varias formas en las que Dios administra Su plan para el mundo a través de los edades, y el contexto apropiado de cualquier pasaje bíblico. El sistema de la Gracia Gratuita busca ser bíblico sobre todas las cosas. Su primer compromiso no es con un sistema teológico, sino con lo que dice la Biblia, aun cuando algunas cosas en particular no se puedan reconciliar fácilmente con otras enseñanzas o interpretaciones tradicionales. Por lo tanto, la posición de la Gracia Gratuita permite varias interpretaciones de algunos pasajes bíblicos, siempre y cuando sean consistentes con los buenos principios de interpretación de la Biblia y las claras enseñanzas de la gracia gratuita de Dios.

Conclusión

La teología de la Gracia Gratuita empieza con la llana y clara enseñanza de la Biblia de que la gracia es absolutamente gratuita. A partir de allí, las enseñanzas de la Biblia acerca de la salvación, fe, seguridad, garantía, la vida del cristiano, y el discipulado se ven consistentes con la naturaleza incondicional de la gracia. La gracia gratuita de Dios debería motivar a los cristianos a adorar, servir, y a vivir una vida recta para el “Dios de toda gracia” (1 Pe. 5:10) quien “nos amó primero” (1 Jn. 4:19).


Fuente: 
Apuntes sobre la Gracia

Folleto electrónico: No le Pidas a Cristo que Entre en tu Corazón (pdf)

Una respuesta bíblica a la pregunta: "¿Qué debo hacer para ser salvo?"

Por Dr. Dennis M. Rokser 

Haga clic sobre la imagen para descargar el folleto

Este folleto expone uno de los clichés protestantes más utilizados, pero incorrectos, de nuestros días. En ninguna parte de la Biblia se le instruye a alguien a "pedirle a Jesús que entre en su corazón" para ser salvo. Sin embargo, esta instrucción se encuentra en tratados, es leída en libros y escuchada en mensajes evangelísticos. 

Este libro desarrolla siete razones bíblicas por las cuales los perdidos no deberían pedirle a Jesús que entre a sus corazones para ser salvos, sino que proporciona la respuesta bíblica a la pregunta crítica: "¿Qué debo hacer para ser salvo?".


Sobre el Autor

Dennis M. Rokser es pastor de la Iglesia Bíblica de Duluth (Duluth Bible Church) en Duluth, Minnesota, EE.UU., desde 1985. Desde el principio, el énfasis de su ministerio ha sido la predicación y la enseñanza de la Palabra de Dios de una manera clara, correcta y práctica, por medio de una exposición evidente de las Escrituras, versículo por versículo.

Aunque él no estaba ciego a la verdad de la salvación que es solamente por gracia, debido a que fue educado en un hogar religioso, sin embargo, Dennis llegó al punto donde puso su sola fe en la obra consumada de Jesucristo a la edad de 18 años, por medio del testimonio fiel de algunos amigos. Desde entonces, un enfoque del Evangelio de la gracia de Dios ha dominado su enseñanza en cuanto a la salvación, la seguridad eterna, la posición del creyente en Cristo, y el hecho de que vivimos por medio de la gracia, capacitados por el Espíritu Santo.

Dennis comparte su ministerio con Nancy, su esposa, y sus hijos, Ian, David y Sarah.

miércoles, 18 de diciembre de 2019

El Vigilante: Caminando por las Antiguas Murallas de Jerusalén


Erick Stakelbeck y el guía israelí Yoel Freiman están sobre las murallas de la Vieja Ciudad de Jerusalén, para revivir 3,000 años de la historia de la ciudad antigua.

Revista Llamada de Medianoche – Diciembre 2019

El ejemplo de María y el significado profético del magnificat

Haga clic sobre la imagen para descargar la revista

Temas incluidos en esta edición:

»» Los nombres más populares en Israel
»» Tambores de guerra
»» Israel: un pueblo muy especial
»» ¿Presagios del Tercer Templo?
»» La gloria indecible de la encarnación de Dios

Entre otros.

Para poder descargar y leer esta revista, necesitará tener instalado el programa gratuito Adobe Reader.


Si desea obtener materiales adicionales, visite la página web del Ministerio Llamada de Medianoche:

martes, 10 de diciembre de 2019

Libro: Viviendo en Tiempo Prestado – Capítulo 10 (parte 2)

La Convulsión de la Naturaleza 

El mensaje de los desastres naturales


Haga clic sobre la imagen para ir al Índice

Preguntas Cruciales

¿Son todas las calamidades naturales producto del pecado del hombre? Sí, absolutamente. La creación original era perfecta. Las calamidades naturales son el resultado de la maldición que Dios puso sobre la creación en respuesta al pecado del hombre. Cuando Jesús regrese, la maldición será levantada y las calamidades naturales cesarán.

¿Todas las calamidades naturales representan juicios correctivos de ¿Dios? No, la mayoría son productos de los procesos naturales de los sistemas meteorológicos.

Entonces, ¿cómo podemos determinar cuándo una calamidad natural es un juicio correctivo? Un factor importante es el momento del evento en cuanto se relaciona con los pecados de la nación. Otro factor es la magnitud del evento. Los juicios correctivos están diseñados para tener un gran valor de impacto, con el fin de capturar la atención de la gente y obligarlas a pensar con una perspectiva eterna. El factor más importante es que el Espíritu de Dios testifique a los espíritus de aquellos a quienes les ha dado el don de la profecía. Estarán motivados para hablar con una voz unida.

El Ejemplo de los Estados Unidos

Podemos ver todos estos principios operando en la historia de nuestra propia nación. Fuimos fundados como una nación cristiana, comprometida con los valores cristianos, y Dios nos bendijo grandemente. Pero, en la década de 1960, comenzamos a burlarnos de Dios cuando comenzó una revolución cultural. Nuestra sociedad descendió rápidamente a una pila séptica de promiscuidad sexual, abuso de drogas, aborto a pedido, juego legalizado, blasfemia desenfrenada, y una avalancha de pornografía. Nuestro lema nacional se convirtió en "Si te sientes bien, ¡hazlo!". Adoptamos un estilo de vida hedonista, llamando a lo malo bueno y a lo bueno malo.

Dios respondió levantando voces proféticas para llamar a la nación al arrepentimiento. Uno de ellos fue Dave Wilkerson, pastor de la Iglesia Times Square en la ciudad de Nueva York. Lo llamo "El Jeremías de Dios para los Estados Unidos". En la década de 1970, comenzó a escribir una serie de libros en los que claramente señaló los pecados de los Estados Unidos y advirtió de los juicios de Dios si no nos arrepentíamos. Al igual que Jeremías, su popularidad cayó en picada porque la gente, incluso la gente de la iglesia, no quería escuchar su "mensaje del fin del mundo".

Cuando las voces proféticas fueron ignoradas, Dios comenzó a colocar juicios correctivos sobre nuestra nación — cosas como nuestra derrota en la Guerra de Vietnam, la epidemia del SIDA, la plaga de enfermedades de transmisión sexual, el azote de la homosexualidad, y desastres naturales en forma de terremotos monstruosos y tornados y huracanes mortales. Incluso experimentamos una erupción volcánica sin precedentes del Monte Santa Helena en 1980 — una erupción tan severa que ennegreció el cielo desde Seattle hasta la ciudad de Nueva York y tan al sur como Oklahoma.

La culminación de los juicios correctivos pareció venir con el ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001, cuando dos símbolos del orgullo estadounidense fueron atacados: las Torres Gemelas en Nueva York y el Pentágono en Washington, D.C. Las torres eran símbolos de nuestra riqueza; el Pentágono simboliza nuestro poder militar.

Como he dicho antes, creo que este evento fue un llamado a despertar de parte de Dios para que nuestra nación se arrepienta. En cambio, como un hombre somnoliento que no quiere despertarse, simplemente continuamos durmiendo presionando el botón de repetición en la alarma del reloj.

Un Nuevo Factor

No creo que haya alguna duda de que nuestros pecados como nación han provocado juicios correctivos de parte de Dios. Pero creo que hemos fallado en darnos cuenta que, desde 1991, muchos de los juicios que hemos experimentando han estado directamente relacionados con nuestro maltrato a Israel.

La Biblia dice que Dios bendecirá a aquellos que bendigan a Israel, y maldecirá a aquellos que maldigan a Israel (Génesis 12:3). La Biblia también dice que el que toca a Israel toca “la niña de los ojos de Dios” (Zacarías 2:8).

La historia demuestra la verdad de estas aseveraciones. España estaba en el apogeo de su poder como imperio mundial en el siglo XV, cuando inició la Inquisición y expulsó a su población judía de su territorio. En un corto período de tiempo después, el imperio dejó de existir. Hitler estaba en rumbo a conquistar toda Europa cuando inició el Holocausto. Su Tercer Reich pronto acabó en cenizas.

Creo que muchas de nuestras bendiciones como nación se han debido al hecho de que históricamente hemos sido un refugio seguro para el pueblo judío. Además, hemos sido el mejor amigo de Israel desde que la nación volvió a existir en 1948.

Pero la Biblia dice que en los tiempos del fin todas las naciones del mundo se unirán contra Israel por el asunto de Jerusalén (Zacarías 12:3). Y, al principio de la década de los noventa, nosotros comenzamos a volvernos contra Israel en nuestra determinación de mantener el acceso al petróleo árabe.

El Año Decisivo

El punto de inflexión fue en 1991, cuando la Unión Soviética colapsó y los judíos rusos empezaron a inundar Israel a razón de 2,000 a 3,000 cada día durante un año. La pequeña nación de Israel se vio abrumada por la cantidad de refugiados. El gobierno israelí apeló al Banco Mundial por un préstamo de 5,000 millones de dólares. El Banco Mundial dijo que concedería el préstamo si EE.UU. lo avalaba. El gobierno de Bush aceptó suscribir el préstamo a cambio de que los israelíes fueran a la mesa de negociación y comenzaran a intercambiar tierras por paz.

Sí, fuimos nosotros los que forzamos a Israel a adoptar la actual política suicida de apaciguamiento, y hemos estado retorciendo su brazo desde entonces, presionándolos a dividir la tierra que Dios les dio como una posesión eterna. Tenga en mente que podemos ejercer una presión enorme porque nuestro veto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas es la única cosa que existe entre Israel y las sanciones económicas que podrían fácil y rápidamente destruir la economía israelí.


Lea la parte 1 »»aquí

Traducido por Pablo Losa 
Editado por Donald Dolmus

lunes, 9 de diciembre de 2019

El Milagro de la Encarnación

El Milagro Más Singular




Recientemente estaba pensando en los milagros de Dios, y decidí hacer una lista de lo que consideré los milagros más grandes de la historia. A continuación se muestra la lista que compilé:
  • La Creación de la Tierra
  • El Diluvio de Noé
  • La Encarnación de Jesús
  • La Resurrección de Jesús
  • La Reunión del Pueblo Judío

Mientras meditaba en esta lista, algo en lo que nunca antes había pensado me llamó la atención. En términos de la profecía bíblica, sólo hay un milagro en la lista que único.

“La Natividad”, por Lenain. Las pinturas simplemente firmadas, “Lenain”, fueron un esfuerzo de colaboración producido por tres hermanos, que eran pintores en la Francia del siglo XVII Antoine Le Nain (c.1600-1648), Louis Le Nain (c.1603-1648), y Mathieu Le Nain (1607–1677).

La Resurrección

Y no es el que la mayoría de la gente identificaría —a saber, la Resurrección de Jesús. Muchos no lo consideran único, porque hay ejemplos esparcidos tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento de personas que fueron resucitadas de entre los muertos.

Pero éstas no fueron verdaderas resurrecciones. En cambio, fueron resucitaciones, porque cada una de estas personas murió de nuevo. Una verdadera resurrección es cuando una persona regresa de entre los muertos para vivir para siempre.

 Por lo tanto, la resurrección de Jesús es única por el momento. Pero la profecía bíblica dice que no seguirá siendo única, porque llegará un momento cuando otras resurrecciones ocurrirán. En el Rapto de la Iglesia, todos aquellos que hayan aceptado a Jesús como Señor y Salvador durante la Era de la Iglesia, y que hayan muerto, serán resucitados a la vida eterna. Además, en la Segunda Venida de Jesús, al final de la Tribulación, todos los santos del Antiguo Testamento y los mártires de la Tribulación serán resucitados.

La Creación

Entonces, ¿qué acerca del primer elemento de la lista? Seguramente la creación de la tierra es un milagro único. Bueno, no según la profecía bíblica. Después del reino milenial de Jesús, Dios va a envolver esta tierra en fuego, para quemar la contaminación de la última rebelión de Satanás (2 Pedro 3:12). Y se nos dice que de ese infierno ardiente saldrá una tierra nueva y perfecta, que servirá como el hogar eterno de los redimidos. En otras palabras, Dios va a realizar una recreación milagrosa de esta tierra (Ap. 21:1).

El Diluvio de Noé

El siguiente elemento de la lista, el Diluvio de Noé, ciertamente parece único, particularmente cuando considera el hecho de que Dios ha prometido que nunca más destruirá la tierra con agua.

Pero, ¿de qué se trataba el diluvio? Fue una manifestación de la ira de Dios en respuesta al abrumador pecado de la humanidad.

Y la profecía bíblica dice que Dios va a desatar Su ira una vez más en el futuro, cuando el mundo se vuelva tan violento e inmoral como lo era en los días de Noé (Mateo 24:3).

La Reunión de los Judíos

Entonces, ¿qué pasa con la reunión del pueblo judío desde los cuatro ángulos del mundo? éste es un milagro que comenzó en la década de 1890 y continúa hasta nuestros días. 

Es cierto que hubo una reunión de los judíos del cautiverio babilónico, que comenzó en el año 538 a.C., pero eso fue sólo un puñado, es decir, de las tribus de Benjamín y Judá. No se puede comparar con la reunión que estamos presenciando hoy, ya que Dios está trayendo a la tierra de Israel literalmente a millones de judíos de todas las tribus y de todas las naciones del mundo. 

Dos veces, Jeremías profetizó que, cuando la historia haya terminado, el pueblo judío mirará hacia atrás y ya no jurará por el Dios que los liberó del cautiverio egipcio; pero jurarán, en cambio, por el Dios que los reunió de todo el mundo (Jeremías 16:14-15; 23:7-8). El mismo Dios hizo ambas cosas. El punto que Jeremías está haciendo es que el pueblo judío considerará que su reunión en los tiempos del fin es un milagro mayor que su liberación del cautiverio egipcio.

Pero la reunión del pueblo judío que estamos presenciando hoy no será un milagro único según la profecía bíblica. Eso es porque la Biblia dice que, en la Segunda Venida de Jesús, llevará a cabo otra reunión, en la que llamará a todos los judíos creyentes que queden vivos en la tierra a regresar a Israel, para entrar al Milenio en sus cuerpos mortales, y para convertirse en la nación principal en la tierra, a través de quienes fluirán todas las bendiciones de Dios (Deut. 30:1-9).

La milagrosa reunión que está ocurriendo ahora es una reunión en incredulidad. La que ocurrirá cuando Jesús regrese a esta tierra será una reunión en fe. 

La Encarnación

Bueno, como pueden ver, esto deja sólo un milagro en mi lista — la Encarnación, ese increíble momento cuando Dios se hizo hombre. Éste es el único milagro singular en la lista. Nunca se repetirá.

¡Y qué milagro fue! La Palabra se hizo carne y moró entre nosotros (Juan 1:14). Jesús era Emmanuel, que significa “Dios con nosotros” (Isaías 7:14; Mateo 1:22-23).

Cuando se hizo carne, experimentó la humanidad, con todas sus pruebas, tentaciones y decepciones. Sufrió dolor físico y emocional. La única cosa que nunca experimentó fue el dolor por el pecado — hasta que, por supuesto, fue clavado en la cruz y colocaron todos los pecados de la humanidad sobre Él, momento en el cual experimentó una ruptura momentánea con Dios el Padre, lo que lo motivó a exclamar desde lo más profundo de Su alma: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado” (Mateo 27:46).

Todo esto está más allá de nuestra comprensión. Después de todo, si pudiéramos entender completamente la Trinidad y la Encarnación, entonces Dios no sería Dios. Su naturaleza infinita y eterna como un Dios en tres personas está más allá de nuestras mentes finitas.

La Encarnación emerge, por lo tanto, como el milagro más singular de la historia. Nunca volverá a ocurrir. Jesús todavía está en Su cuerpo resucitado y glorificado, y siempre lo estará. Las heridas en Sus manos y costado eran visibles para Sus discípulos después de Su resurrección, cuando estaba en Su cuerpo glorificado (Lucas 24:39; Juan 20:24-28).

Creo que esas heridas siempre estarán allí como un recordatorio para los redimidos del precio que se tuvo que pagar por nuestros pecados, para permitirnos ser reconciliados con Dios el Padre.

Esta Navidad, en medio de todo el alboroto en el que se ha convertido la celebración, recordemos de qué se trata la Navidad: Dios convirtiéndose en hombre en un humilde establo en la pequeña aldea de Belén, hace dos mil años. Alabemos a Dios por ese evento increíble y sagrado, y gritemos: “¡Maranatha! ¡Ven pronto, Señor Jesús!”.


Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Original article:

Una Macabra Realidad Espiritual: Los Ídolos y los Demonios




Lectura bíblica: «Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, ni aun así se arrepintieron de las obras de sus manos, ni dejaron de adorar a los demonios, y a las imágenes de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, las cuales no pueden ver, ni oír, ni andar» (Apocalipsis 9:20). 

El párrafo final del capítulo 9 constituye un resumen triste y elocuente de lo que ha sido la vida del hombre en la tierra. Desde los días de Noé hasta nuestra generación, la mayoría de los seres humanos han vivido de espaldas a Dios. Esa indiferencia espiritual se agudizará en los postreros días hasta el punto de que, a pesar de los sufrimientos y la muerte causada por ejércitos infernales, los hombres se negarán obstinadamente a someterse a Dios y acogerse a su gracia salvadora. «Sería de esperar que en medio de todo este sufrimiento los hombres acudieran a Dios y clamaran pidiendo misericordia». Pero el hombre prefiere morir en sus pecados y no pedir perdón a Dios por ellos. 

El apóstol Juan es concreto cuando dice: «Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas», literalmente, «y el resto de los hombres, los que no fueron muertos por estas plagas». Es decir, los sobrevivientes de las plagas de fuego, humo y azufre mencionados en los versículos 17 y 18. También los que no murieron como resultado de la aflicción producida por las colas semejantes a serpientes de los caballos infernales.

La actitud de los sobrevivientes se expresa así: «ni aun así se arrepintieron de las obras de sus manos», es decir, permanecieron endurecidos y desafiantes respecto a Dios.

Robert L. Thomas comenta lo siguiente: 

De manera absoluta se negaron a cambiar su conducta, su credo o sus actitudes hacia Dios, que al parecer era lo menos que podían hacer a la luz de lo que el mundo ha acabado de experimentar.

Los sobrevivientes de las plagas producidas como resultado del toque de la sexta trompeta no mostraron la más leve inclinación de cambiar de manera de pensar y de actitud, sino que siguieron haciendo lo que habían practicado durante toda su vida. La expresión «las obras de sus manos» significa idolatría, algo absolutamente abominable delante de Dios.

En lugar de arrepentirse, los sobrevivientes «ni dejaron de adorar a los demonios, y a las imágenes de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, las cuales no pueden ver, ni oír, ni andar». El resto de la humanidad se rinde en adoración de los mismos seres diabólicos que causan su muerte y su ruina total. Satanás y sus demonios son los promotores de la idolatría en el mundo (1 Corintios 10:19-20). De modo que adorar ídolos equivale a adorar al mismo Satanás.

Las imágenes que los  hombres adoran están hechas de materiales diversos. Tal vez haya aquí una sugerencia de que la idolatría está esparcida entre seres humanos de todos los niveles sociales, y no sólo entre los pobres e ignorantes.

Lo que sí es común a todos los ídolos es su absoluta incapacidad para actuar. No son capaces de ver, ni oír, ni andar. Lo completamente sorprendente es que los hombres abandonen al Dios vivo y verdadero y opten por servir, seguir y adorar a objetos inanimados.

Dr. Evis Carballosa, Apocalipsis: La consumación del plan eterno de Dios; págs. 184-185.

El Vigilante: Recuperando la Verdadera Historia del Monte del Templo



Erick Stakelbeck está en Jerusalén para ver cómo un equipo de arqueólogos israelíes está reclamando la historia del sitio más sagrado del mundo, el Monte del Templo. Además, vea cómo un granjero de Israel está reviviendo plantas bíblicas antiguas y cómo un presidente estadounidense ayudó a pavimentar el camino para el renacido estado de Israel.

viernes, 6 de diciembre de 2019

Libro: Los Poderosos Ángeles de Apocalipsis – Prólogo



Mientras reflexiono sobre el tema de este maravilloso libro, escrito por mi amigo, Nathan Jones, el título de una canción country del grupo Alabama lo dice todo — “Ángeles entre nosotros”.

Nathan comienza contando la historia de lo que su familia está segura fue una intervención directa y celestial de uno de los poderosos mensajeros de Dios. En el pasado hubiera sido un tanto reacio a creer en tal intervención, al menos no de forma regular. Sin embargo, el 22 de abril de 2011, me enfrenté a una nube angelical de testigos en tres ocasiones diferentes, cuando mi corazón se detuvo tres veces diferentes, y un médico del hospital me declaró clínicamente muerto al llegar.

De que hay ángeles entre nosotros, o quizás mejor dicho — que estamos entre ellos — no tengo absolutamente ninguna duda en los confines más profundos de mi corazón espiritual, desde ese ataque cardíaco ese viernes santo de 2011. Pero, no es esa experiencia extrañamente gloriosa que me convence ahora, sino que es la misma Palabra de Dios. En ese sentido, el nuevo libro de Nathan Jones enfoca iluminación intensiva en las historias de los ángeles que se encuentran en la Biblia, particularmente en el libro de Apocalipsis. 

El escepticismo sobre lo sobrenatural, por supuesto, abunda en este mundo secular y anti Dios. Al mismo tiempo, muchas de las mismas personas que niegan la influencia celestial sobre la vida en esta tierra, por fuerzas espirituales, son igual de rápidas en buscar entretenimiento de otro mundo e incluso practicantes ocultistas para recibir guía a través de sus vidas diarias. Mientras tanto, las palabras de advertencia del apóstol Pablo resuenan en los oídos espiritualmente sintonizados de la familia del Padre Celestial: “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:12). La Palabra Santa de Dios deja en claro que hay cosas que están sucediendo en el ámbito espiritual, que afectan e influyen directamente en la condición humana.

Es obvio que hay una dicotomía de pensamiento con respecto al mundo sobrenatural. Muchos, probablemente la mayoría, de los no regenerados de la tierra, creen que fuerzas invisibles determinan los resultados de la vida. “Karma” se expresa a menudo como el término que encapsula estas fuerzas. Sin embargo, estas personas, en su incredulidad, en su mayor parte, niegan que haya un Dios cristiano que gobierna. Al igual que los paganos de la antigüedad, aceptan la probabilidad  de que hay muchos dioses dentro de muchas religiones, pero niegan que posiblemente pueda existir un solo Dios, especialmente si es el Dios de la Biblia. En otras palabras, el mundo incrédulo abraza fácilmente que hay muchos caminos a alguna clase de cielo después de la muerte, pero no que Jesucristo es el único camino al “inexistente” Cielo de la Biblia.

Hay todo tipo de malentendidos acerca del mundo espiritual. Éstos son engendrados, luego exacerbados, por la entidad principal de inframundo espiritual. Él es el padre de mentiras, y va momento a momento engañando las mentes de esta esfera caída.

Uno de los engaños más profundos de este ángel caído es trabajar para convencer a las almas perdidas de que él mismo no existe. Lo hace de varias maneras, principalmente engañando a los “hombres malos y seductores” del mundo del entretenimiento. Tiene mucho éxito al engañarlos para que crean  que es más o menos una figura ficticia, que hace un personaje fascinante para sus guiones de TV y películas. Lucifer es su nombre. Aparentemente era el ángel más glorioso de la creación celestial de Dios. Sin embargo, fue esta criatura magnífica en la que se encontró la iniquidad por primera vez, luego se la presentó a la humanidad. El resultado ha sido la muerte — tanto física como espiritual — de miles de millones de personas. 

El mal que los ángeles rebeldes que siguieron a Lucifer han perpetrado contra la humanidad ha sido asombroso. La historia de esta creación angelical sería de destrucción más allá de la posibilidad de recuperación, sino fuera por el plan profético de redención de Dios. Esa redención no es para la horda angelical caída, ya que no pueden ser redimidos. En su rebelión, renunciaron para siempre a un futuro de servir a su Creador. Más bien, sólo tienen que esperar el Lago de Fuego preparado como morada eterna de ellos mismos y de su señor angelical, a quien seguirán hasta la perdición. 

El plan redentor de Dios se encuentra sólo en la creencia de la muerte, sepultura y resurrección de Jesucristo. Él es el Cordero que quita los pecados del mundo. La redención sólo es posible para la criatura caída llamada hombre. ¡Alabado sea Dios!

Los ángeles que se rebelaron con Satanás y su devastadora maldad no es la imagen completa de estas criaturas poderosas. Hay otro lado glorioso de estos seres celestiales. Y, este libro, Los Poderosos Ángeles de Apocalipsis, brillantemente y en gran profundidad, cuenta la historia completa de las huestes del Cielo.

Billy Graham una vez escribió un libro sobre ángeles. Fue, por supuesto, bien recibido por el público lector, particularmente por los cristianos llenos del Espíritu. Quiero decir, sin pretender irrespetar al Dr. Graham y su gran libro, que este volumen de Nathan Jones supera con creces cualquier libro que conozco que trate sobre estos seres maravillosos. 

Tan sólo una lectura rápida del índice le proporciona al lector a punto de indagar en las páginas del libro un tapiz increíblemente rico de lo que le espera. Nathan cubre todos los elementos principales dados en la Biblia que tratan con los ángeles. Luego detalla meticulosamente, incluso los más mínimos matices, sobre estos maravillosos seres del libro de Apocalipsis.

Considero que este libro es la obra principal sobre el tema de los ángeles, hasta este momento en la historia literaria. Para que no crea que esto pareciera una hipérbole, espere hasta que haya llegado a sus profundidades, antes de hacer tal juicio. Le aseguro que cumplirá con las expectativas, como lo he indicado.

¡Gracias, Nathan, por un magnífico estudio sobre estas majestuosas criaturas que realizan su actividad asignada a nuestro alrededor en este mismo momento!

– Terry James, autor, conferencista, ensayista-columnista sobre Escatología
Co-anfitrión de RaptureReady.com
Anfitrión de TerryJamesProphecyline.com


Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

jueves, 5 de diciembre de 2019

El Vigilante: Informe Exclusivo desde la Frontera Irán/Irak




Erick Stakelbeck se une a los Peshmerga kurdos en la frontera entre Irán e Irak, un lugar donde pocos civiles estadounidenses han pisado desde la Revolución iraní de 1979, para ver de cerca la amenaza que representa el régimen iraní; no sólo para el Medio Oriente, pero, también, para los Estados Unidos. Erick y su equipo filmaron en la frontera con Irán en una base militar kurda Peshmerga, a plena vista de las posiciones iraníes en las montañas circundantes.

Con las tensiones entre Estados Unidos e Irán calentándose rápidamente, y con los líderes de Irán amenazando a los Estados Unidos diariamente, El Vigilante ofrece una visión oportuna y sobre el terreno de la amenaza que representa el Estado patrocinador del terrorismo número 1 del mundo, el régimen iraní.

jueves, 28 de noviembre de 2019

¿Qué Pasa Cuando Mueres? (pdf)

¿Alma dormida o existencia consciente?  




Nota: Este revelador artículo está disponible exclusivamente para nuestros colaboradores, quienes lo recibirán en su correo electrónico. Si desea convertirse en uno, visite nuestra sección Donativos:

El Vigilante: Cómo el Pueblo de Israel Pasó de la Tragedia al Triunfo


Erick Stakelbeck viaja desde Auschwitz a Jerusalén, para mostrar cómo la nación de Israel está prosperando y bendiciendo al mundo, tan sólo 74 años después del final del Holocausto.

jueves, 21 de noviembre de 2019

Revista Llamada de Medianoche – Noviembre 2019

El Arrebatamiento: Hechos y Mitos

Haga clic sobre la imagen para descargar la revista

Temas incluidos en esta edición:

»» Otra advertencia del Mossad que salvó vidas
»» Nueva primicia de ONU a favor de Israel
»» Israel: un pueblo muy especial
»» ¿Será que la inmigración a Israel sea más importante que la conversión de los judíos?
»» El Apocalipsis del Cordero de Dios

Entre otros.

Para poder descargar y leer esta revista, necesitará tener instalado el programa gratuito Adobe Reader.


Si desea obtener materiales adicionales, visite la página web del Ministerio Llamada de Medianoche:

martes, 12 de noviembre de 2019

¿Qué Pasa Cuando Mueres? (conclusión)

¿Alma dormida o existencia consciente?




La Palabra vs. la Tradición

¿No es sorprendente lo lejos que podemos alejarnos de la Palabra de Dios cuando dejamos de leer Su Palabra y comenzamos a hablar de las tradiciones de los hombres?

A medida que seguía haciendo un descubrimiento tras otro en la Palabra Profética de Dios que iba en contra de lo que me habían enseñado, comencé a preguntarme sobre el origen de las doctrinas que había aprendido. No tardé mucho en descubrir que la fuente era la filosofía griega. 

El primer intento de mezclar los conceptos de la filosofía griega con las enseñanzas de la Palabra de Dios llegó muy temprano en la historia de la Iglesia. El intento se llamó gnosticismo. La herejía gnóstica surgió entre  los primeros conversos gentiles porque trataron de helenizar las Escrituras, es decir, trataron de hacer que las Escrituras se ajustaran a los principios básicos de la filosofía griega.

Los griegos creían que el universo material, incluido el cuerpo humano, era malo. Esta visión negativa de la creación era diametralmente opuesta al pensamiento hebreo, como se revela en la Biblia. Para la mente hebrea, el mundo fue creado bueno (Génesis 1:31). Y, a pesar de que la bondad de la creación fue corrompía por el pecado del hombre (Isaías 24:5-6), la creación aún refleja en cierto grado la gloria de Dios (Salmos 19:1). Lo más importante es que la creación algún día será redimida por Dios (Romanos 8:18-23).

La Herejía Gnóstica

Cuando los primeros gentiles se convirtieron al Evangelio, su mentalidad griega colisionó inmediatamente con algunas de las enseñanzas fundamentales del cristianismo. Por ejemplo, se preguntaban: “¿Cómo pudo Jesús haber venido en la carne si Él era Dios? Dios es santo. ¿Cómo puede El que es santo encerrarse en un cuerpo que es malo?”.

En resumen, porque veían el universo material como malo, no podían aceptar la enseñanza de la Biblia de que Dios se encarnó. Su respuesta fue desarrollar la herejía gnóstica de que Jesús era un ser espiritual o fantasma que nunca se encarnó y, por lo tanto, nunca experimentó la muerte física. 

Esta herejía es denunciada fuertemente en la Escritura. En 1 Juan 4:1-2, se nos dice que probemos a quienes buscan nuestra comunión espiritual, pidiéndoles que confiese “que Jesucristo ha venido en carne...”.

La Corrupción Agustiniana

Alrededor del año 400 d.C., un notable teólogo llamado San Agustín, intentó helenizar lo que las Escrituras enseñaban sobre los eventos del tiempo del fin y la vida después de la muerte. Agustín tuvo mucho éxito en su intento. Sus puntos de vista fueron adoptados por el Concilio de Éfeso en el año 431 d.C., y han permanecido como dogma católico hasta este día. 

La influencia de la filosofía griega no le permitiría a Agustín aceptar lo que la Biblia enseñaba sobre la vida después de la muerte.

Por ejemplo, la Biblia dice que los santos pasarán la eternidad en cuerpos glorificados en una Tierra Nueva (Apocalipsis 21:1-7). Tal concepto era anatema para la mente griega de Agustín. Si el mundo material es malo, entonces razonó que el mundo material debe dejar de existir cuando el Señor regrese. Agustín resolvió el problema espiritualizando lo que la Biblia decía. Hizo esto argumentando que la “tierra nueva” de Apocalipsis 21 es sólo un lenguaje simbólico para el cielo.

Las opiniones de Agustín son sostenidas por la mayoría de los cristianos profesantes hoy, tanto católicos como protestantes. Eso significa que la mayoría del cristianismo hoy enseña filosofía griega en lugar de la Palabra de Dios cuando se trata del ámbito de la profecía del tiempo del fin y la vida después de la muerte. 

El Estado Intermedio

Algunas de las mayores confusiones sobre la vida después de la muerte se relacionan con el estado intermedio entre la muerte y la eternidad. Algunas personas abogan por un concepto llamado “sueño del alma”. Argumentan que tanto los salvos como los no salvos están inconscientes después de la muerte hasta el regreso de Jesús. 

Pero la Biblia deja muy en claro que nuestro espíritu no pierde su conciencia después de la muerte. Pablo dice en 2 Corintios 5:8 que preferiría estar “ausentes del cuerpo, y presentes al Señor”. En Filipenses 1:21, observa: Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia”. Luego añade en el versículo 23 que su deseo es “partir y estar con Cristo”. ¡Pablo ciertamente no esperaba estar en coma después de su muerte!

Si entonces nuestros espíritus retienen su conciencia después de la muerte, ¿a dónde van? La Biblia enseña que antes de la resurrección de Jesús, los espíritus muertos iban a un lugar llamado Hades (“Seol” en el Antiguo Testamento). Los espíritus existían allí conscientemente en uno de dos compartimentos, ya fuera el Paraíso o el Tormento. Este concepto se muestra gráficamente en la historia de Jesús del hombre rico y Lázaro (Lucas 16:19-31).

La Biblia indica que después de la muerte de Jesús en la Cruz, descendió al Hades y declaró a todos los espíritus allí Su triunfo sobre Satanás (1 Pedro 3:18-19; 4:6). La Biblia también indica que después de Su resurrección, cuando ascendió al Cielo, Jesús tomó el Paraíso con Él, transfiriendo los espíritus de los santos del Hades al Cielo (Efesios 4:8-9; 2 Corintios 12:1-4). Los espíritus de los santos muertos se describen posteriormente en el Cielo, ante el trono de Dios (vea Apocalipsis 6:9; 7:9). Los espíritus de los justos muertos no podían directamente ir al Cielo antes de la Cruz, porque sus pecados no estaban perdonados. En cambio, sus pecados fueron simplemente cubiertos por su fe. El perdón de sus pecados tuvo que esperar el derramamiento de la sangre de Cristo (Levítico 17:11; Romanos 5:8-9; Hebreos 9:22).

Eventos de la Muerte

Entonces, ¿qué pasa cuando mueres? Si eres un hijo de Dios, tu espíritu es inmediatamente introducido en el seno de Jesús por Sus santos ángeles. Tu espíritu permanece en el Cielo, en la presencia de Dios, hasta el momento del Rapto. Cuando Jesús venga por Su Iglesia, trae tu espíritu con Él, resucita y glorifica tu cuerpo, haciéndolo de naturaleza eterna (1 Corintios 15; 1 Tesalonicenses 4). Reinas con Cristo por mil años y luego vives eternamente con Él en una tierra nueva (Apocalipsis 20-22).


Si no eres un hijo de Dios, entonces tu espíritu va al Hades cuando mueres. Este es un lugar de tormentos, donde tu espíritu es mantenido hasta la resurrección de los injustos, que se lleva a cabo al final del reinado milenial de Jesús. En esa resurrección, eres llevado ante el Gran Trono Blanco de Dios, donde eres juzgado por tus obras y luego condenado a la “muerte segunda”, que es el “lago de fuego” o el Infierno (Apocalipsis 20:11-15).

Preparándose para la Eternidad

Una cosa es segura: “¡Toda rodilla se doblará y toda lengua confesará que Jesucristo es el Señor!” (Isaías 45:23; Romanos 14:11). Tu destino eterno será determinado por cuándo hagas esta confesión. 


Si se hace antes de morir, entonces pasarás la eternidad con Dios. Si no, entonces harás la confesión ante el juicio del Gran Trono Blanco, antes de ser arrojado al Infierno. Para pasar la eternidad con Dios, tu confesión de Jesús como Señor debe hacerse ahora. 

“que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo” (Romanos 10:9).

Lea la parte 1 aquí

Si desea obtener información adicional sobre este tema, visite nuestra sección:
La Muerte

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

El Vigilante: En Auschwitz – Por Qué Todavía Importa Hoy


Erick Stakelbeck visita el infame campo de concentración de Auschwitz-Birkenau, en Polonia, para escuchar historias de tragedias y triunfos ante la brutalidad nazi.

Vea otros programas aquí:

viernes, 8 de noviembre de 2019

Conflicto con el Rapto (conclusión)

Reseña de Libro


Portada del libro: Sin Temor al Anticristo – Por Qué no Creemos en un Rapto Pre-Tribulación

Otro Argumento Equivocado

Otro de los hombres de paja construidos por los Dres. Brown y Keener es que una creencia en el Rapto Pre-Trib produce cristianos apáticos que se contenta con quedarse al margen esperando la aparición del Señor, mientras ignoran el evangelismo y los problemas sociales.  

No — ¡tampoco conozco a ninguna de estas personas! De hecho, el principal defensor del Rapto Pre-Trib en los últimos años — Tim LaHaye — fue uno de los principales activistas políticos cristianos, que estuvo muy involucrado con el Movimiento de la Mayoría Moral. Y su esposa, Beverly, fundó Mujeres Preocupadas por los Estados Unidos, un grupo conservador de mujeres cristianas activistas. 

El Mayor Defecto del Libro

La mayor debilidad del libro de Brown y Keener es su manejo de la inminencia. Los autores literalmente bailan alrededor del tema y, por supuesto, hay buenas razones para que lo hagan.

La Biblia deja en claro que el Señor podría regresar en cualquier momento y que nosotros, como cristianos, debemos vivir aguardando Su regreso. Eso se llama inminencia. Pero si rechazas el Rapto y crees sólo en lo que se llama la Segunda Venida, no hay inminencia. Eso es porque hay tantas profecías que deben cumplirse antes de que la Segunda Venida pueda ocurrir. Para nombrar sólo una — ¡debe haber siete años de Tribulación! 

El Concepto del Rapto de los Autores

Entonces, ¿qué hacen los autores con el Rapto que el apóstol Pablo describe en detalle en 1 Tesalonicenses 4? Lo combinan con la Segunda Venida. Por lo tanto, argumentan que cuando el Señor aparezca en los cielos, los creyentes serán arrebatados para encontrarse con Él en el cielo y luego regresarán inmediatamente con Él a la tierra, para reinar con Él durante mil años en el Milenio.

Hay muchos problemas con este concepto de Rapto Post-Trib. para empezar, como ya he señalado, destruye la inminencia.

Dr. Michael Brown

Otro problema es que no proporciona una población para el Milenio. ¿Por qué? Porque si el Rapto y la Segunda Venida son un solo evento, entonces cada creyente, tanto judío como gentil y vivos y muertos, serán glorificados al momento del regreso del Señor. Todos los demás serán enviados al Hades. Eso significa que no habrá personas en cuerpos mortales para entrar al Milenio y para repoblar la tierra.

Éste no es un problema con el concepto del Rapto Pre-Trib, ya que según él, todos los creyentes de la Era de la Iglesia, vivos y muertos, recibirán cuerpos glorificados al momento del Rapto — antes de que la Tribulación comience. Luego, durante los siguientes siete años de la Tribulación, muchas personas aceptarán a Jesús, y aunque la mayoría de ellas serán martirizadas por el Anticristo, habrá un remanente de creyentes judíos y gentiles que vivirán hasta el final de la Tribulación. Es este grupo al que se le permitirá entrar al Milenio en la carne. Ellos repoblarán la tierra y aquellos de nosotros en cuerpos glorificados reinaremos sobre ellos.

Una vez más, el Rapto Post-Trib no proporciona a nadie sobre quien reinar durante el Milenio.

Una Observación Final

Concluiré con una cita de uno de mis maestros de profecía bíblica, el Dr. Ron Rhodes. Hace varios años, fue uno de los oradores destacados en nuestra conferencia bíblica anual. Se le pidió que hablara sobre el Rapto, y cuando llegó al punto de revisar el concepto del Rapto Post-Trib, comenzó recordándole a la audiencia que el apóstol Pablo concluyó su descripción del Rapto diciendo, “Por lo tanto, alentaos unos a otros con estas palabras” (1 Tesalonicenses 4:18).

Luego resumió el concepto del Rapto Post-Trib con estas palabras:

Imaginemos por un momento que el Post-Tribulacionismo es cierto. Esto es lo que dice este punto de vista del Rapto:
  1. Pasarás por los siete años de la ira de Dios.
  2. Sufrirás el terrible reinado del Anticristo.
  3. Experimentarás los agonizantes Juicios de los Sellos, las Trompetas y las Copas — que empeorarán progresivamente y serán cada vez más dolorosos.
  4. La mayoría de ustedes morirán de formas dolorosas como mártires.
“Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras” (1 Tes. 4:18). Lo siento amigos — ¡esto simplemente no funciona!

¡Todo lo que puedo decir es Amén!


Lea la parte 1 aquí

Si desea obtener información adicional sobre este tema, visite nuestra sección:

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)
Share/Bookmark