viernes, 27 de diciembre de 2013

Revista Llamada de Medianoche - Diciembre 2013

Una Pequeña Ciudad en Judá y el Reino Venidero


Temas incluidos en esta edición:

- Se halló posible residencia del profeta Eliseo
- ¿Está permitido criticar a Israel?
- Egipcios amables con Israel
- Palacio del reino de David hallado
- ¿Hay vida después de la muerte?

Entre otros

Para descargar y leer esta revista, necesita tener instalado el programa Adobe Reader. Descárguelo gratuitamente en el siguiente enlace:


martes, 3 de diciembre de 2013

Invitación Exclusiva para Nicaragua


Escuche la invitación al evento:

sábado, 23 de noviembre de 2013

El Resurgimiento de la Milicia Israelí (en pdf)

Haga clic en la imagen para descargar el archivo.

Para descargar y leer esta revista, necesita tener instalado el programa Adobe Reader. Descárguelo gratuitamente en el siguiente enlace:


Doy gracias a Dios por sus oraciones y ofrendas, ya que ellas hacen posible nuestra labor.

viernes, 22 de noviembre de 2013

Lo que un Dios Soberano no Puede Hacer



Una de las expresiones más comunes que uno escucha en los círculos cristianos, especialmente para consuelo cuando las cosas no van bien, es que “Dios está en control, Él aún está en el trono”. Los cristianos se consuelan con estas palabras pero, ¿qué significan? ¿Dios no estaba en “control” cuando Satanás se rebeló y cuando Adán y Eva desobedecieron, pero ahora sí lo está? El hecho de que Dios esté en control, ¿significa que todas las violaciones, asesinatos, guerras y la maldad multiplicada son exactamente lo que Él planeó y lo que desea?
Cristo nos pide que oremos, “Venga tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo” (Mateo 6:10). ¿Por qué esa oración si ya estamos en el reino de Dios con Satanás atado, tal como Juan Calvino enseñó y los Reconstruccionistas afirman hoy en día? ¿Podría un mundo de maldad desenfrenada ser en realidad lo que Dios desea? ¡Seguro que no!
“¡Espere un minuto!”, alguien argumenta. “¿Está sugiriendo que nuestro Dios omnipotente no puede realizar Su voluntad en la tierra? ¡Qué clase de herejía es ésta! Pablo dice claramente que Dios ‘hace todas las cosas según el designio de su voluntad’ (Efesios 1:11)”.
Sí. Pero la Biblia misma contiene muchos ejemplos de hombres desafiando la voluntad de Dios y desobedeciéndole. Dios se lamenta, “Crié hijos, y los engrandecí, y ellos se rebelaron contra mí” (Isaías 1:2). Los sacrificios que le ofrecen y sus malas vidas no están, obviamente, de acuerdo con Su voluntad. Se nos dice que “los fariseos y los intérpretes de la ley desecharon los designios de Dios” (Lucas 7:30). La declaración de Cristo en Mateo 7:21 muestra claramente que no todo el mundo hace siempre la voluntad de Dios. Esto también está implícito en Isaías 65:12; 1 Tesalonicenses 5:17-19; Hebreos 10:36; 1 Pedro 2:15, 1 Juan 2:17 y muchos otras Escrituras. De hecho, Efesios 1:11 no dice que todo lo que ocurre está de acuerdo a la voluntad de Dios, sino que de acuerdo con “el consejo” de Su voluntad. Es evidente que el consejo de la voluntad de Dios le ha dado al hombre la libertad para desobedecerle. No hay otra explicación para el pecado.
Sin embargo, en su afán de proteger la soberanía de Dios de cualquier desafío, A. W. Pink sostiene fervientemente: “Dios ordena de antemano todo lo que llega a ocurrir…Dios inicia todas las cosas, regula todas las cosas…”1 Edwin H. Palmer está de acuerdo: “Dios está detrás de todo. Él decide y causa que sucedan todas las cosas que ocurren…Él ha predestinado todo ‘según el designio de su voluntad’ (Ef. 1:11): el movimiento de un dedo…el error de un mecanógrafo – incluso el pecado”.2
Aquí nos enfrentamos con una distinción vital. Una cosa es que Dios, en Su soberanía y sin menoscabo de esa soberanía, dé al hombre el poder para rebelarse contra Él. Esto abriría la puerta para el pecado como responsabilidad exclusiva del hombre por una libre elección. Es algo totalmente diferente que Dios controle todo hasta el punto de que Él deba causar efectivamente que el hombre peque.
Es una falacia pensar que para que Dios esté en control de Su universo, Él deba, por lo tanto, predestinar e iniciar todo. De este modo, Él causa el pecado, luego castiga al pecador. Para justificar este punto de vista, se afirma que “Dios no tiene la obligación de extender Su gracia a aquellos que predestina al juicio eterno”. De hecho, sin embargo, la obligación no tiene ninguna relación con la gracia.
En realidad disminuye la soberanía de Dios sugerir que Él no puede usar para Sus propios propósitos lo que Él no predestina ni origina. No hay razón ni lógica ni bíblica de por qué un Dios soberano, por su propio designio soberano, no les pueda permitir a criaturas hechas a Su imagen, la libertad de una genuina elección moral. Y hay razones de peso de por qué lo haría.
Más de un ateo (o un buscador sincero que esté preocupado por el mal y el sufrimiento) nos dice en nuestras caras, “Usted afirma que Dios es todopoderoso. Entonces, ¿por qué no detiene el mal y el sufrimiento? ¡Si Él puede y no lo hace, es un monstruo; si no puede, entonces no es todopoderoso!”. El ateo piensa que nos tiene arrinconados.
La respuesta involucra ciertas cosas que Dios no puede hacer.
Pero Dios es infinito en poder, ¡así que no debe haber nada que él no pueda hacer! ¿En serio? El hecho mismo de que Él es infinito en poder significa que Él no puede fallar. Hay muchas otras cosas que seres finitos hacen todo el tiempo; pero que el Dios infinito, absolutamente soberano no puede hacer porque Él es Dios: mentir, engañar, robar, pecar, confundirse, etc. De hecho, muchas otras cosas que Dios no puede hacer son de vital importancia que las entendamos, al enfrentar los desafíos de los escépticos.
Por desgracia, hay muchas preguntas sinceras que la mayoría de los cristianos no pueden responder. Pocos padres se han tomado el tiempo para pensar en los muchos desafíos intelectuales y teológicos que sus hijos enfrentan de forma creciente, desafíos para los que la juventud de hoy no halla respuestas desde tantos púlpitos y lecciones de escuela dominical. Como resultado, un número creciente de aquellos criados en hogares e iglesias evangélicas están abandonando la “fe” que nunca entendieron adecuadamente.
¿Son la soberanía y el poder la cura para todo? Muchos cristianos superficialmente piensan que sí. Sin embargo, hay mucho para lo que la soberanía y el poder son irrelevantes. Dios actúa no sólo soberanamente, sino que en amor, gracia, misericordia, bondad, justicia y verdad. Su soberanía se ejerce solamente en perfecta armonía con todos Sus demás atributos.
Hay muchas cosas que Dios no puede hacer, no a pesar de lo que Él es, sino por quién Él es. Incluso Agustín, descrito como el primero de los tempranos así llamados Padres de la Iglesia, quien “enseñó la absoluta soberanía de Dios”,3 declaró, “Por lo tanto, Él no puede hacer algunas cosas por la sencilla razón de que es omnipotente”.4
Debido a su santidad absoluta, es imposible que Dios haga lo malo, que cause que otros hagan lo malo o incluso atraer a alguien hacia lo malo: “Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie…” (Santiago 1:13-14). Pero, ¿qué pasa con los muchos lugares en la Escritura donde dice que Dios tentó a alguien o que Él fue tentado? Por ejemplo, “probó Dios a Abraham” (Génesis 22:1). La palabra hebrea ahí y en todo el Antiguo Testamento es nacah, que significa probar o demostrar, como en la valoración de la pureza de un metal. No tiene nada que ver con tentar a pecar. Dios estaba probando la fe y la obediencia de Abraham.
Si Dios no puede ser tentado, ¿por qué se le advierte a Israel, “No tentaréis a Jehová vuestro Dios” (Deut. 6:16)? Incluso se nos dice que en Masah, al exigir agua, “tentaron a Jehová, diciendo: ¿Está pues Jehová entre nosotros, o no? (Éxodo 17:7). Luego, ellos “tentaron a Dios en su corazón, pidiendo comida a su gusto… y hablaron, ¿Podrá Dios poner mesa en el desierto? Ellos enojaron al Dios Altísimo” (Salmo 78:18, 41, 56).
Dios no estaba siendo tentado a hacer lo malo, Él estaba siendo provocado, así que Su paciencia estaba siendo probada. En lugar de esperar obedientemente a que Él satisficiera sus necesidades, Su pueblo estaba exigiendo que usara Su poder para darles lo que querían, para satisfacer sus deseos. Su “tentación” de Dios era un desafío blasfemo, que lo obligaba a ceder a sus deseos o a castigarlos por su rebelión.
Cuando Jesús fue “tentado por el diablo”, para que se arrojara desde el pináculo del templo para demostrar que los ángeles lo sostendrían en sus manos, Él citó Deuteronomio 6:16 — “No tentarás al Señor tu Dios” (Mateo 4:1-11). En otras palabras, ponernos deliberadamente en un lugar donde Dios debe actuar para protegernos, es tentarle.
Santiago sigue diciendo, “sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido”. La tentación a lo malo no proviene de afuera, sino de adentro. El hombre que podría no ser “tentado” a ser deshonesto en los negocios, podría sucumbir a la tentación de cometer adulterio y, así, sería deshonesto con su esposa. Se dice que “todo hombre tiene su precio”.

Dios no estaba tentando a Adán y a Eva a pecar cuando les dijo que no comieran de un árbol en particular. Eva fue tentada por su propia codicia y deseo egoísta. Aun en la inocencia, el hombre podía ser egoísta y desobediente. Vemos esto en niños pequeños, quienes aún probablemente no conocen la diferencia entre lo bueno y lo malo.

Adicionalmente, hay una serie de otras cosas que Dios no puede hacer. Dios no puede negarse a Sí mismo o contradecirse. Él no puede cambiar. No puede faltar a Su palabra. Específicamente en relación con la humanidad, hay algunas cosas que Dios no puede hacer, las cuales son muy importantes de entender y de explicar a otros. Uno de los conceptos más fundamentales (y menos comprendido por personas “religiosas”) es éste: Él no puede perdonar el pecado sin que la pena sea pagada y aceptada por el hombre.

¿Estamos diciendo que a pesar de Su soberanía y poder infinito, Dios no puede perdonar a quien Él quiera, que Él no puede simplemente hacer borrón y cuenta nueva en el registro celestial? Exactamente: Él no puede, debido a que Él es también perfectamente justo. “¿Así que está sugiriendo”, se quejan algunos, “que Dios quiere salvar a toda la humanidad, pero carece del poder para hacerlo? Es una negación de la omnipotencia y soberanía de Dios si hay algo que Él desee, pero que no pueda lograr”. De hecho, la omnipotencia y la soberanía son irrelevantes con respecto al perdón.
Cristo en el Jardín, la noche antes de la Cruz, clamó, (Mateo 26:39). Seguramente si hubiera sido posible proveer la salvación de cualquier otra forma, el Padre hubiera permitido que Cristo escapara los atroces sufrimientos físicos de la Cruz, y la infinita agonía espiritual de soportar la pena que Su justicia perfecta había pronunciado sobre el pecado. Pero incluso para el Dios Todopoderoso, no había otra forma. Es importante que expliquemos claramente esta verdad bíblica y lógica cuando presentemos el Evangelio.
Supongamos que un juez tiene ante él a un hijo, una hija u otros ser amado hallado culpable de múltiples asesinatos por el jurado. A pesar de su amor, el juez debe respetar la pena exigida por la ley. El amor no puede anular a la justicia. La única manera en la que Dios podía perdonar a los pecadores y permanecer justo, sería que Cristo pagara la pena por el pecado (Romanos 3:21-28).
Hay otros dos asuntos de vital importancia en relación con la salvación del hombre, que Dios no puede hacer: Él no puede obligar a nadie a amarlo; y Él no puede obligar a nadie a aceptar un regalo. Por la misma naturaleza del amor y el dar, el hombre deber tener el poder de elegir. La recepción del amor de Dios y el regalo de la salvación por medio de Jesucristo, sólo puede ser por un acto del libre albedrío del hombre.
Algunos argumentan que si fuera la voluntad de Dios que todos los hombres sean salvos, el hecho de que no todos se salvan significa que la voluntad de Dios se frustraría y que Su soberanía sería anulada por los hombres. También se argumenta que si un hombre puede decir sí o no a Cristo, él tiene la palabra final en su salvación y su voluntad es más fuerte que la voluntad de Dios: “La herejía del libre albedrío destrona a Dios y entrona al hombre”.5
No hay nada en la Biblia o en la lógica que sugiera que la soberanía de Dios requiera que el hombre sea incapaz de tomar una decisión real, moral o de otra clase.
Darle al hombre el poder de tomar una decisión genuina e independiente no disminuye el control de Dios sobre Su universo. Siendo omnipotente y omnisciente, Dios ciertamente podría arreglar las circunstancias para impedir que la rebelión del hombre frustre Sus propósitos. De hecho, Dios incluso podría usar el libre albedrío del hombre para ayudar a cumplir Sus propios planes y, de este modo, ser glorificado aún más.
El gran designio de Dios desde la fundación del mundo de otorgarle al hombre el Regalo de Su amor, excluye a cualquier capacidad para forzar ese Regalo sobre cualquiera de Sus criaturas. Tanto el amor como los regalos de cualquier tipo deben ser recibidos. La fuerza pervierte la transacción.
El hecho de que Dios no puede fallar, mentir, pecar, cambiar o negarse a Sí mismo, no disminuye en lo más mínimo Su soberanía. Ni tampoco es menos soberano debido a que no puede obligar a nadie a amarlo o a recibir el regalo de la vida eterna por medio de Jesucristo. Y desde el lado del hombre, prevalece la limitación inversa: no hay nada que alguien pueda hacer para merecer o ganar el amor o un regalo. Deben ser dados gratuitamente desde el corazón de Dios, sin ninguna razón que no sea el amor, la misericordia y la gracia.
Maravillosamente, en Su gracia soberana, Dios ha constituido así al hombre y ha designado así un regalo que el hombre puede recibir voluntariamente por un acto de su voluntad y responder en amor al amor de Dios. Alguien ha dicho, “El libre albedrío del hombre es la más maravillosa de las obras del Creador”.6 El poder de elección abre la puerta a algo maravilloso más allá de la comprensión: una genuina comunión entre Dios y el hombre por la eternidad. Sin el libre albedrío, el hombre no podría recibir el regalo de la vida eterna, así que Dios no podría dárselo.
Pusey señala que “sin el libre albedrío, el hombre sería inferior a los animales inferiores, que tienen una especie de limitada libertad de elección…Sería contradictorio que el Dios Todopoderoso creara a un agente capaz de amarlo, sin ser capaz también de rechazar Su amor…sin el libre albedrío, no podríamos amar libremente a Dios. La libertad es una condición del amor”.7
Es el poder de una elección genuina del corazón y voluntad propios del hombre, que Dios le ha dado soberanamente que le permite a Dios amar al hombre, y al hombre recibir ese amor y amar a Dios a cambio “porque él nos amó primero” (1 Juan 4:19). Es imposible que el poder de elección pueda desafiar la soberanía de Dios, dado que es la soberanía de Dios la que ha otorgado este regalo sobre el hombre y establecido las condiciones para amar y dar.
Sugerir que a Dios le faltaría “poder” (negando así Su soberanía), si Él ofreciera la salvación y algunos la rechazaran es no entender el asunto. El poder y el amor no pertenecen a la misma discusión. De hecho, de las muchas cosas que hemos visto que Dios no puede hacer, una falta de “poder” no es la razón para ninguna de ellas, ni tampoco Su soberanía es mitigada en lo más mínimo por cualquiera de ellas.
Así pues, para que a la humanidad le haya sido dado por Dios el poder de elegir amarlo o no, y recibir o rechazar el regalo gratuito de la salvación; lejos de negar la soberanía de Dios, es admitir lo que la soberanía de Dios en sí ha proporcionado amorosa y maravillosamente.
Que voluntariamente podamos responder desde el corazón a Su amor con nuestro amor y, en gratitud por Su gran regalo, proclamar las buenas nuevas a otros.
Notas
1 Arthur W. Pink, The Sovereignty of God (Baker Book House, 1984), 240. 

2 Edwin H. Palmer, the five points of Calvinism (Baker Books, 1999), 25.
3 C. Norman Sellers, Election and Perseverance (Schoettle Publishing Co., 1987), 3.
4 Augustine of Hippo, The City of God (n.p.n.d.), V. 10.
5 W.E. Best, Free Grace Versus Free Will (W.E. Best Books Missionary Trust, 1977), 35.
6 Junius B. Reimensnyder, Doom Eternal (N.S. Quiney, 1880), 257; cited in Samuel Fisk, Calvinistic Paths Retraced (Biblical Evangelism Press, 1985), 223.
7 Edward B. Pusey, What Is Of Faith As To Everlasting Punishment? (James Parker & Co., 1881), 22-23; cited in Fisk, op. cit., 222.

Artículos relacionados:

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Original article:

domingo, 10 de noviembre de 2013

Revista Llamada de Medianoche - Noviembre 2013

El Judío que no Puede ser Dios


Temas incluidos en esta edición:

- Las buenas nuevas, ¿son también para los judíos?
- El reinado davídico de Jesús.
- ¿Será que Jesús realmente viene pronto?
- Los problemas del Hezbolá.
- Hace 40 años que IBM investiga en Israel.

Entre otros

Para descargar y leer esta revista, necesita tener instalado el programa Adobe Reader. Descárguelo gratuitamente en el siguiente enlace:


Revista Llamada de Medianoche - Octubre 2013

Apostasía de los Tiempos del Fin


Temas incluidos en esta edición:

- El archivo de datos del servicio de inteligencia israelí.
- Centro espacial israelí inaugurado
- Mundo árabe estudia en Universidad Hebrea
- ¿Elegidos y predestinados?
- ¿Por qué el hacer especulaciones en cuanto al Arrebatamiento es equivocado?

Entre otros

Para descargar y leer esta revista, necesita tener instalado el programa Adobe Reader. Descárguelo gratuitamente en el siguiente enlace:


Lamplighter Magazine: Robert Jeffress (Nov-Dec 2013)

The Implosion of America


Click on the image to download the magazine.

You will need Adobe Reader to be able to download and read it. If you don't have installed onto your computer yet, you may get it for free here:


This is a publication produced by:


El Resurgimiento de la Milicia Israelí - Conclusión

Israel en la Profecía Bíblica



Operación Trueno (Julio de 1976)

El 27 de junio de 1976, un vuelo de Air France de Tel Aviv a París hizo escala en Atenas, donde algunos pasajeros descendieron y otros abordaron. Entre los que subieron al avión, estaban cuatro terroristas, dos palestinos y dos alemanes. Ellos secuestraron el avión tan pronto como despegó, y luego lo desviaron hacia Benghazi, Libia, donde se reabasteció de combustible. De ahí se dirigieron a Entebbe, Uganda, donde el Presidente del país, Idi Amin, estaba esperando para darles la bienvenida.23

Al aterrizar, cuatro terroristas más se unieron al grupo, y procedieron a separar a los rehenes. Todos los judíos fueron conducidos a un edificio de la terminal recientemente abandonado. El resto de los pasajeros fue liberado y trasladado a París. La tripulación de Air France decidió quedarse con los rehenes judíos. El número de rehenes, incluyendo a la tripulación, ascendía a 106.

Los secuestradores inmediatamente emitieron un ultimátum: O liberaban a 53 terroristas detenidos en Israel y a cuatro en otros países, o todos los rehenes morirían el 1 de julio. El gobierno israelí lanzó negociaciones con los terroristas, mientras consideraba una alternativa militar. Como resultado de las negociaciones, los secuestradores aceptaron extender el plazo hasta el 4 de julio.

Una alternativa militar era considerada impensable por la mayoría, principalmente por causa de la gran distancia involucrada — 2,500 millas de Tel Aviv a Entebbe —. Sin embargo, el Gabinete israelí ordenó la preparación de una misión de rescate, mientras usaban las negociaciones para intentar ganar tiempo.

Como resultó todo, los israelíes tenían dos ventajas a su favor. Pudieron entrevistar a todos los pasajeros que habían sido liberados, y de ellos obtuvieron información detallada acerca de los captores y sus rehenes. También descubrieron que el abandonado edificio de la terminal había sido construido por una compañía israelí, ¡así que pudieron obtener los planos del edificio!

Yoni Netanyahu

El Teniente Coronel Jonathan (Yoni) Netanyahu fue seleccionado para dirigir al grupo comando de asalto. Él era el hermano mayor del hombre que luego se convertiría en el Primer Ministro de Israel — Benjamin Netanyahu—.

Aunque Yoni sólo tenía 30 años, había acumulado un récord excepcional de liderazgo militar y osadía. A fin de preparar a su equipo para el ataque, le surgió la idea de usar pacas de heno para trazar el plano exacto de la terminal, y su equipo comando comenzó a practicar simulacros de ataques.

La tumba de Yoni Netanyahu, en el Cementerio del Monte Herzl, en Jerusalén.

Cuatro aviones Hércules C-130 Lockheed, más dos Boeing 747 fueron utilizados en el ataque. Más de 100 personas fueron reclutadas y divididas en equipos. El grupo de asalto de Yoni estaba formado por 29 comandos élite. A un segundo grupo se le asignó la tarea de rodear la nueva terminal e inmovilizar a los soldados ugandeses asignados a ella. A un grupo más se le dio la tarea de destruir todos los aviones de combate MIG que estaban en tierra en el aeropuerto. A un cuarto grupo se le dio la tarea de reabastecer de combustible los aviones, y un quinto escuadrón fue puesto a cargo de evacuar a los rehenes.

La misión fue lanzada en la tarde del 3 de Julio. Los aviones volaron la mayor parte del camino a una altitud de 100 pies, con el fin de evitar la detección del radar. El vuelo tomó 7 horas y 40 minutos. Llegaron un minuto después de lo previsto, a las 11:01 PM hora de Israel — pero justo después de la medianoche en Uganda, al inicio del 4 de julio de 1976 —.


El ataque sorpresa, demostró ser exitoso más allá de cualquier expectativa. Tomó un total de 53 minutos. Durante ese tiempo, todos los siete secuestradores que estaban presentes murieron, junto con 33-45 soldados ugandeses, y todos los 8 aviones de combate MIG en tierra fueron destruidos.24

Tres rehenes murieron en el fuego cruzado, y diez fueron heridos. Una fue dejada atrás, debido a que había sido llevada a un hospital en Entebbe. Un total de 102 rehenes fueron llevados con vida de regreso a Israel.25

Cinco comandos israelíes fueron heridos. Sólo uno murió — el líder de la incursión, Yoni Netanyahu —.

Toda la incursión, incluyendo el reabastecimiento de los aviones y la evacuación de los rehenes, tomó un total de sólo una hora y 39 minutos.26 Hasta este día, esta asombrosa incursión es considerada como uno de los más excepcionales ejemplos de planeación, coordinación y ejecución militar en los anales de la historia militar.

Operación Ópera (Junio de 1981)

En 1976, Irak compró un reactor nuclear “clase Osiris” a Francia. El lugar escogido para el reactor estaba como a 10 millas al sureste de Bagdad. Se le dio el nombre de Osirak.

Mientras que Francia e Irak afirmaban que el reactor Osirak era para investigación científica con fines pacíficos, los israelíes miraban todo el proyecto con gran sospecha. Cuando las inteligencias estadounidense e israelí confirmaron la intención de Irak de usar el reactor para desarrollar armas nucleares, los israelíes lanzaron un intensivo esfuerzo diplomático para detener el apoyo financiero y científico francés para el proyecto, pero todos los esfuerzos diplomáticos fracasaron.27

A principios de 1981, cuando el Gabinete israelí recibió noticias de que se esperaba que un cargamento de 90 kilogramos de barras de combustible de uranio enriquecido fuera suministrado por Francia en cualquier momento, decidieron prepararse para un ataque inmediato.28 Esta decisión fue, por supuesto,  provocada por un deseo de prevenir que el reactor fuera activado. Pero también fue motivada por la preocupación de que si el ataque ocurría después de la activación, éste representaría una amenaza radioactiva para los habitantes de Bagdad.29


La misión para destruir el reactor Osirak fue lanzada el 7 de junio de 1981. El escuadrón de ataque consistía de ocho F-16s, cada uno con 2 bombas de 2,000 libras; y seis F-15s, a los que les fue asignada la tarea de proporcionar apoyo.30

Los aviones volaron bajo sobre Arabia Saudita, para evitar la detección del radar. Tomaron a los iraquíes por total sorpresa, y destruyeron por completo el reactor, en un ataque que tomó menos de dos minutos. Todos los aviones israelíes regresaron a salvo a casa.

El Rey Hussein de Jordania.

En una extraña coincidencia, el Rey Hussein de Jordania esta de vacaciones en su yate en el Golfo de Aqaba en ese momento. Dado que los jets israelíes despegaron de la base aérea Etzión, en el sur del desierto del Néguev, volaron directamente sobre el yate del Rey, y cuando él los vio, inmediatamente llegó a la conclusión de que se dirigían a Irak a bombardear el reactor Osirak. Llamó a su oficina en Amán y les pidió que enviaran una advertencia urgente a Irak; pero por alguna extraña razón, la advertencia nunca fue recibida por los iraquíes.31

También, se descubrió después del ataque, que media hora antes de que los aviones israelíes llegaran, el grupo de soldados iraquíes que controlaban las defensas antiaéreas del reactor, habían dejado sus posiciones para una merienda vespertina, y habían apagado sus detectores de radar.32

Ze’ev Raz, líder de la fuerza de ataque de Operación Ópera.

El líder de la fuerza de ataque, Ze’ev Raz, fue entrevistado en el 2007 por la prensa judía. Mientras el relataba los eventos, el entrevistador dijo, “La forma en la que lo está describiendo, suena como a un completo milagro”. Raz respondió, “Absolutamente. Por supuesto que fue un milagro. ¿Cómo es posible que aun después de que bombardeamos el reactor ni siquiera un solo avión intentó derribarnos?”. Luego procedió a hacer una declaración asombrosa:33

Te diré algo más: Toma una hora y media para regresar de Irak a Israel y estábamos volando a 40,000 pies sobre el suelo.

El Staff General originalmente quería que lleváramos a cabo el bombardeo después de la puesta del sol, para que pudiera ser difícil para los iraquíes atacarnos en el camino de regreso. Pero yo me opuse a eso. Pensé que si hacíamos el bombardeo después del atardecer, no habría suficiente luz y nuestros aviones fallarían su blanco — así que insistí que bombardeo se llevara a cabo antes de la puesta del sol —.

Como resultado, volamos de regreso mientras el sol se ponía. Pero dado que los aviones estaban viajando [tan alto y] a una velocidad tan rápida, el sol siempre estuvo en el cielo y nunca se puso. Fue como si permaneciera parado en el medio del horizonte.

En ese momento, los pilotos nos comunicamos por radio el uno al otro, recitando el mismo verso bíblico exacto — Josué 10:12:

“Sol, detente en Gabaón; Y tú, luna, en el valle de Ajalón”.

Conclusión

Estoy convencido que los ejemplos anteriormente mencionados demuestran, más allá de toda duda, que Dios tiene Su mano sobre Israel, protegiendo al pueblo judío de ataque tras ataque, y permitiéndoles lograr victorias milagrosas — todo en cumplimiento de profecías bíblicas acerca de Israel en los tiempos del fin —.

Ni tampoco puede haber ninguna duda de que la protección sobrenatural de Dios continuará durante el futuro inmediato.

“He aquí, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel” (Salmo 121:4).

En la actualidad, una gran guerra se cierne sobre el Medio Oriente, a medida que líderes seculares están siendo reemplazados por fundamentalistas musulmanes, que están determinados a “liberar” Jerusalén y aniquilar a Israel. Ésta bien podría demostrar ser la peor de todas las guerras que Israel haya experimentado, debido a que los misiles van a caer sobre la nación desde todas las direcciones.

Pero si el Salmo 83 es una profecía acerca de esta guerra, como yo pienso que bien podría ser, entonces Israel una vez más saldrá abrumadoramente victorioso, derrotando a todas las naciones árabes con las que comparte una frontera en común. Esto pavimentará el camino para la posterior guerra de Gog y Magog, descrita en Ezequiel 38 y 39, cuando Rusia, acompañada de ciertas naciones musulmanas, descenderá contra Israel y sufrirá una destrucción sobrenatural a manos del Señor.

Israel tiene algunos días muy difícil por delante, pero Dios les ha hecho algunas maravillosas promesas en las que pueden confiar. En Salmo 121:4, Él dice, “He aquí, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel”. En Isaías 54:17, Él promete, “Ninguna arma forjada contra ti prosperará”. Y en Joel 3:2, Él declara que juzgará severamente a todas las naciones en los tiempos del fin que se vean involucradas en tratar de dividir “Mi tierra”.

Otra de las poderosas promesas de Dios a Israel se halla en Isaías 41:8-16, que dice lo siguiente:

8) Pero tú, Israel, siervo mío eres; tú, Jacob, a quien yo escogí, descendencia de Abraham mi amigo.

9) Porque te tomé de los confines de la tierra, y de tierras lejanas te llamé, y te dije: Mi siervo eres tú; te escogí, y no te deseché.

10) No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

11) He aquí que todos los que se enojan contra ti serán avergonzados y confundidos; serán como nada y perecerán los que contienden contigo.

12) Buscarás a los que tienen contienda contigo, y no los hallarás; serán como nada, y como cosa que no es, aquellos que te hacen la guerra.

13) Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo.

14) No temas, gusano de Jacob, oh vosotros los pocos de Israel; yo soy tu socorro, dice Jehová; el Santo de Israel es tu Redentor.

15) He aquí que yo te he puesto por trillo, trillo nuevo, lleno de dientes; trillarás montes y los molerás, y collados reducirás a tamo.

16) Los aventarás, y los llevará el viento, y los esparcirá el torbellino; pero tú te regocijarás en Jehová, te gloriarás en el Santo de Israel.

Nuestra nación necesita prestar atención a estas promesas de Dios. En años recientes, hemos puesto una enorme presión sobre Israel para que siga un camino de apaciguamiento “intercambiando tierra por paz”. En el proceso, cada vez más hemos animado a los enemigos jurados de Israel. Si continuamos maltratando a Israel, acabaremos garantizando nuestra propia destrucción.

Notes

23) Ido Netanyahu, Entebbe: A Defining Moment in the War on Terrorism — The Jonathan Netanyahu Story (Noble, OK: Balfour Books, 2003), 223 pages. An excellent website dedicated to the life of Yoni Netanyahu and the Entebbe raid can be found at www.yoni.org.il/en. An excellent article about the raid appeared in Air Force Magazine, December 2010, vol. 93, no. 12. The article was written by John T. Correll and was titled, "Entebbe. It can be found the Internet at www.airforcemag.com/MagazineArchive/Pages/2010/December%202010Entebbe.aspx.
24) Wikipedia, "Operation Entebbe," http://en.wikipedia.org/wiki/OperationEntebbe, page 10.
25) Ibid.
26) Netanyahu, Entebbe, page 199.
27) Peter Scott Ford, "Israel's Attack on Osariq: A Model for Future Preventive Strikes?" Master's thesis presented to the Naval Postgraduate School, September 2004, page 3. Available on the Internet at http://www.fas.org/man/eprint/ford.pdf, pages 3, 17-20.
28) Moshe Fuksman-Sha'al, Israel's Strike Against the Iraqi Nuclear Reactor 7 June, 1981 — a Collection of Articles and Lectures, (Jerusalem: Menachem Begin Heritage Center, 2003 edition). From the chapter by Rafael Eitan entitled, "The Raid on the Reactor from the Point of View of the Chief of Staff."
29) Jewish Virtual Library, "Operation Opera: The Israeli Raid on the Osirak Nuclear Reactor," www.jewishvirtuallibrary.org/jsource/History/Osirak.html, page 6.
30) Moshe Fuksman-Sha'al, chapter by Rafael Eitan.
31) Ibid.
32) Gary Solis, The Law of Armed Conflict: International Humanitarianism in War (Cambridge U. Press, 2010), page 182.
33) Avraham Shmuel Lewin, "Osirak Revisited," FrontPage magazine, The Jewish Press, December 18, 2007. Available on the Internet at http://archive.frontpagemag.com/readArticle.aspx?ARTID=29258.

Lea también:

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Original article:

Courtesy of: 



sábado, 2 de noviembre de 2013

El Resurgimiento de la Milicia Israelí - Parte II

Israel en la Profecía Bíblica



La Guerra de los Seis Días (Junio de 1967)


A inicios de la década de 1960,  Gamal Abdel Nasser, el Presidente de Egipto, decidió tratar de establecer a su nación como el líder del mundo árabe. Parte de esa estrategia fue la demonización de Israel en sus discursos públicos. También fomentó ataques terroristas contra Israel.

Nasser en la portada de la revista Time. 29 de marzo de 1963.

En 1965, Nasser afirmó, “No entraremos a Palestina con su suelo cubierto de arena; entraremos con su suelo saturado de sangre”.9 Unos meses después, Nasser declaró que tenía dos objetivos: “El objetivo inmediato: la perfección del poderío militar árabe. El objetivo nacional: la erradicación de Israel”.10

El 15 de mayo de 1967, Nasser comenzó a mover tropas egipcias al desierto del Sinaí, concentrándolas cerca de la frontera con Israel. Luego les ordenó a las tropas de la ONU en la zona búfer entre Israel y Egipto que se retiraran. Cuando la ONU cumplió de buena gana, él anunció:11

A partir de hoy, ya no existe más una fuerza de emergencia internacional para proteger a Israel. Ya no tendremos paciencia. Ya no nos quejaremos más ante la ONU acerca de Israel. El único método que aplicaremos contra Israel es la guerra total, la que dará como resultado la exterminación de la existencia sionista.

El Ministro de Defensa sirio, Hafez Assad, respondió de forma entusiasta: “El ejército sirio, con su dedo en el gatillo, está unido…[y] yo, como militar, creo que ha llegado el tiempo para que entremos en una batalla de aniquilación”.12

El 22 de mayo, Egipto bloqueó el Estrecho de Tirán a todos los barcos de Israel —una acción considerada como un acto de guerra bajo el derecho internacional—. En ese momento, Nasser comenzó a desafiar a Israel diariamente para que peleara. El 28 de mayo, él declaró, “No aceptaremos ninguna…coexistencia con Israel”.13

El Rey Hussein, de Jordania, firmó un pacto de defensa con Egipto el 30 de mayo, y Nasser anunció:14

Los ejércitos de Egipto, Jordania, Siria y Líbano están posicionados en las fronteras con Israel… mientras que detrás de nosotros están los ejércitos de Irak, Algeria, Kuwait, Sudán y toda la nación árabe… la hora crítica ha llegado. Hemos llegado a la etapa de acción seria y no declaraciones.

El Presidente Abdur Rahman Aref de Irak se unió a la guerra de palabras, declarando, “Nuestra meta es clara — borrar a Israel del mapa —”.15 La retórica árabe fue acompañada con la movilización de fuerzas. Aproximadamente 465,000 soldados, junto a 2,800 tanques y 800 aviones fueron reunidos para el ataque contra Israel.16

Levi Eshkol en la portada de la revista Time. 9 de junio de 1967.

Los líderes israelíes decidieron que sería suicida esperar el ataque y, así, el 5 de junio, el Primer Ministro Levi Eshkol dio la orden de lanzar un ataque preventivo contra Egipto. Toda la Fuerza Aérea Israelí, con la excepción de 12 aviones asignados a defender el espacio aéreo de Israel, despegó en la madrugada, y en menos de dos horas destruyeron más de 300 aviones egipcios que estaban en tierra. Unas cuantas horas después, destruyeron a toda la fuerza aérea jordana y a la mitad de Siria en tierra.17

Estos abrumadoramente exitosos ataques sorpresa garantizaron la victoria israelí antes de que la guerra terrestre pudiera empezar.

Después de tan sólo seis días de combates, las fuerzas israelíes en el campo habían capturado el Sinaí, la Franja de Gaza, la Ribera Occidental y los Altos del Golán. Más importante, fueron capaces de conquistar la Ciudad Vieja de Jerusalén y recuperar el control del sagrado Monte del Templo.

El rabino Shlomo Goren en el Muro Occidental.

Después de irrumpir en la Ciudad Vieja, las tropas israelíes se apresuraron al Muro Occidental del Monte del Templo para orar. A ningún judío se le había permitido el acceso a esa zona durante 18 años, desde que los jordanos habían tomado la ciudad en la Guerra de Independencia. El rabino Shlomo Goren, el rabino principal del ejército de Israel (y luego el rabino principal de Israel), corrió al muro. Tenía un rollo de la Torá bajo un brazo y un shofar en la otra mano. Él tocó el shofar y anunció: “Hemos tomado la Ciudad de Dios. Estamos entrando en la era mesiánica para el pueblo judío”.18 Él dijo eso debido a que sabía a partir de las profecías en las Escrituras hebreas, que cuando los judíos estén de regreso en la tierra y de regreso en su ciudad capital, el Mesías vendrá.

Una vez más, la pequeña nación de Israel había prevalecido contra probabilidades invencibles, tal como fue profetizado en las antiguas Escrituras hebreas. La victoria había sido alcanzada con una rapidez relampagueante, en sólo seis días, demostrando ser una de las guerras más milagrosas de la historia.

La Guerra de Yom Kippur (Octubre de 1973)


La situación resultó ser muy diferente en 1973, cuando los árabes disfrutaron del elemento sorpresa. Egipto y Siria lanzaron un ataque sorpresa total contra Israel el 6 de octubre, que resultaba ser Yom Kippur, el día más sagrado en el judaísmo.

Los egipcios cruzaron repentinamente el Canal de Suez, rápidamente arrasaron los puestos de avanzada israelíes a lo largo del canal, y luego se dirigieron hacia el Sinaí, antes de que los israelíes pudieran movilizar sus tropas, desplegarlas, y lanzar un contraataque. Mientras tanto, los sirios habían atacado simultáneamente los Altos del Golán.

La guerra fue provocada por un deseo de parte del Presidente egipcio, Anwar  Sadat, de vengar la humillación que el mundo árabe había sufrido en la Guerra de los Seis Días de 1967. Aunque Sadat advirtió repetidamente en 1971, 1972 y 1973 que él iba a renovar la guerra con Israel, la mayoría de los observadores permaneció escéptica.

Golda Meir. Time, 19 de septiembre de 1969.

No fue sino hasta unas cuantas horas antes de que el ataque comenzara, que el Jefe de Estado israelí, David Elazar, recomendó una movilización total e inmediata y un ataque aéreo preventivo. Pero fue anulado por la Primer Ministro Golda Meir, quien temía que atacar primero haría enojar a Estados Unidos y motivaría al Presidente Nixon a negarse a apoyar a Israel.19

Las noticias del ataque también tomaron a Estados Unidos por sorpresa, porque el mismo día anterior, la CIA le había reportado al Presidente Nixon “que la guerra en el Medio Oriente es poco probable”.20

Una vez más, como en todas sus guerras anteriores, Israel enfrentaba probabilidades abrumadoras:21

En los Altos del Golán, aproximadamente 180 tanques israelíes enfrentaban una avalancha de 1,400 tanques sirios. A lo largo del Canal de Suez, menos de 500 defensores israelíes con sólo 3 tanques fueron atacados por 600,000 soldados egipcios, apoyados por 2,000 tanques y 550 aviones.

Además, al menos nueve Estados árabes proporcionaron ayuda a los esfuerzos de guerra egipcios-sirios, incluyendo a Arabia Saudita y a Kuwait, quienes sirvieron como los garantes financieros. Más importante, la Unión Soviética estuvo fuertemente involucrada, proporcionando suministros militares, inteligencia y apoyo diplomático.

Israel prevaleció debido a la masiva ayuda de parte de la Administración Nixon y al brillante liderazgo en la formación de sus ejércitos.

EE.UU. suplió $2.2 billones en ayuda de emergencia que totalizó 22,000 toneladas de equipo que fue transportado a Israel en 566 vuelos.22

Los líderes militares israelíes utilizaron esta ayuda para frenar en seco a los sirios en los Altos del Golán; mientras que el General Ariel Sharon condujo a las fuerzas de tanques israelíes en el Sinaí, en un contraataque que resultó en la batalla de tanques más grande de la historia.

Tropas israelíes en el Sinaí durante la Guerra de Yom Kippur. De pie en el centro, con la cabeza vendada, está el General Ariel Sharon. Junto a él, con el parche en el ojo, está Moshé Dayán, quien en ese momento fungía como Ministro de Defensa.

Para el 15 de octubre, la fuerza de tanques egipcia había sido destruida, y Sharon había cruzado el Canal de Suez. Él rápidamente rodeó al Tercer Ejército egipcio, lo inmovilizó, y empezó a marchar hacia el Cairo.

Mientras tanto, en el norte, las fuerzas israelíes habían despejado los Altos del Golán, recapturado el Monte Hermón y comenzado a dirigirse hacia Damasco.

Las fuerzas israelíes estaban a 40 kilómetros de Damasco y a 101 kilómetros del Cairo, cuando los soviéticos decidieron presionar a la ONU para que pidiera un cese al fuego.

Una vez más, Israel había prevalecido cuando parecía que no había ninguna esperanza.

Notes

9) Samuel Katz, Battleground — Fact and Fantasy in Palestine (NY: Bantam Books, 1985), pages 10-11, 185.
10) Netanel Lorch, One Long War (Jerusalem: Keter, 1976), page 110.
11) Isi Leibler, The Case for Israel (Australia: The Globe Press, 1972) page 18.
12) Liebler, page 60.
13) Ibid., page 18.
14) Ibid., page 60.
15) Ibid., page 18.
16) Chaim Herzog, The Arab-Israeli Wars (NY: Random House, 1982), page 149.
17) Jewish Virtual Library, "The Six-Day War: Background & Overview," www.jewishvirtuallibrary.org/jsource/History/67_War.html, pages 3-4.
18) Dan Fisher, The Los Angeles Times, "The Six Day War 20 Years After," May 31, 1987, page 1.
19) Wikipedia, "Yom Kippur War," http://en.wikipedia.org/wiki/Yom_Kippur_War, page 12.
20) Mitchell Bard, "The 1973 Yom Kippur War," www.jewishvirtuallibrary.org/jsource/History73_War.html, page 2.
21) Bard, page 3.
22) Ibid., pages 5-6.


Lea la primera parte de este artículo aquí >>

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Original article:

Courtesy of:

 


Share/Bookmark