miércoles, 17 de agosto de 2011

¿Está el Presidente Obama chantajeando al Primer Ministro Netanyahu?



Los Estados Unidos podrían detener fácilmente el plan para reconocer a Palestina como una nación independiente. Sin embargo, la Administración Obama ha rechazado categóricamente prometer rotundamente usar nuestro veto en la ONU para defender a Israel de esta amenaza. ¿Por qué? Un creciente número de observadores en Estados Unidos e Israel están planteando esta interrogante: ¿Está el Presidente Obama chantajeando al Primer Ministro Netanyahu al amenazar con no ejercer el veto y permitir que la votación de la ONU continúe a menos que el líder israelí haga las concesiones que están siendo exigidas por Washington?

Si esta explicación es cierta, esto explicaría mucho de lo que ha estado sucediendo. La Administración Obama ha estado exigiendo, muy frecuente y públicamente, que Israel “retroceda” a las fronteras de 1967. Todo aquel que preste la mínima atención sabe que esto sería una catástrofe política, militar, económica y humanitaria para el Estado judío. Más de medio millón de judíos quedarían sin hogar y los enemigos de Israel estarían preparados en el umbral para realizar ataques militares en cualquier momento.

Hasta ahora el gobierno de Netanyahu, el cual es un gobierno formado por una coalición dividida según el sistema parlamentario de Israel, ha resistido esta presión. Pero, ¿qué pasará si el Presidente Obama le dice a mi viejo amigo, “O cedes a mis demandas, o enfrentas a un Estado palestino reconocido por la ONU”? ¿Será capaz Israel de resistir esa clase de presión? ¿Permitirá la gente temerosa de Dios y amante de Israel de Estados Unidos que nuestros líderes hagan esto en nombre nuestro?

Entienda esto claramente: Toda nación e individuo que apoye el plan de la ONU y de la Administración Obama para maldecir a Israel y robarle la tierra que Dios prometió a los judíos como una posesión eterna sufrirán Su castigo y juicio. Toda nación e individuo que se oponga a este plan y permanezca al lado de Israel como una bendición a ella, disfrutará Su bendición.

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Share/Bookmark