martes, 16 de noviembre de 2010

Jerusalén es el Centro del Mundo

¿Es realmente Jerusalén el centro del mundo?

Nathan Jones: En dos lugares del libro de Ezequiel se nos dice que Jerusalén es el centro del mundo. Por ejemplo, en Ezequiel 5:5, Jeremías cita a Dios diciendo, “Ésta es Jerusalén; la puse en medio de las naciones”. Y otra vez, en Ezequiel 38:12, se refiere al pueblo judío como gentes que viven en la “parte central de la tierra”. Y, en realidad, la palabra hebrea literal dice, “el ombligo del mundo”.

Dr. Reagan: En tiempos antiguos se creía que la tierra era el centro del universo. Un astrónomo polaco llamado Nicolás Copérnico desafío ese concepto en 1543 cuando publicó un libro que argumentaba que el sol y no la tierra era el centro del universo. Su idea fue tomada por otro astrónomo, Galileo Galilei, quien era de Italia. Galileo se convirtió en un campeón de la teoría de Copérnico y, en 1632, cuando publicó un libro defendiendo las teorías, fue sometido a la Inquisición. Galileo fue hallado “vehementemente sospechoso de herejía” y fue obligado a retractarse. Pasó el resto de su vida bajo arresto domiciliario.

La afirmación de que la tierra no era el centro del universo demostró ser geográficamente cierta, pero no espiritualmente, ¿cierto?

Nathan Jones: ¡Es correcto! La Biblia enseña claramente que espiritualmente esta tierra es el centro del universo, porque es el foco del plan de redención de Dios. Es en este planeta y en la ciudad de Jerusalén que el Hijo de Dios, Jesús, murió por nuestros pecados. Y, es a esa misma ciudad de Jerusalén que Jesús ha prometido regresar y a reinar sobre todo el mundo.

Dr. Reagan: En 1581, el cartógrafo alemán llamado Heinrich Bunting elaboró un mapa interesante. Él sabía que el mundo no tenía esta forma, pero debido a que también era un profesor de teología, lo dibujó en una forma que ilustrara la enseñanza bíblica de que espiritualmente Jerusalén es el centro de la tierra.

Mapa de Jerusalén como el centro espiritual del mundo, del cartógrafo alemán Heinrich Bunting in 1851.

Nathan Jones: La profecía que nos dice que el Mesías regresará a Jerusalén puede hallarse en Zacarías 14. El pasaje dice que cuando Jerusalén está a punto de caer ante el Anticristo y sus fuerzas en los tiempos del fin, el Mesías regresará al Monte de los Olivos en Jerusalén. Dice que cuando Sus pies toquen el Monte, un gran terremoto partirá la montaña en dos. Jesús pronunciará una palabra sobrenatural y el Anticristo y sus fuerzas morirán instantáneamente. Y, en el verso 9, dice que en ese día Jesús comenzará a reinar sobre toda la tierra desde Jerusalén.

Dr. Reagan: A propósito, ésa es la razón por la que el Monte de los Olivos está cubierto con decenas de miles de tumbas. Los judíos ortodoxos pueden no creer en Jesús como su Mesías, pero creen la profecía de Zacarías 14 de que su Mesías vendrá a la tierra en el Monte de los Olivos. Por lo tanto, desean ser sepultados en ese Monte para que ellos sean los primeros en ser resucitados.


Jerusalén: La Señal del Tiempo del Fin

Dr. Reagan: Estamos viviendo en tiempo prestado debido a que Jesús está a punto de regresar. Hace cien años no había ninguna señal tangible, medible o verificable que señalara el cercano regreso del Señor. Ahora, están en todas partes.

Nathan Jones: Las señales más importantes son las que se relacionan con la nación de Israel. Israel es la piedra angular de la profecía bíblica del tiempo del fin. Cuatro profecías en particular identifican claramente nuestra época como el tiempo de la temporada del regreso del Señor. Ellas son:

1. La reunión a nivel mundial del pueblo judío a su patria, que empezó en la década de 1890 y que continúa hasta este día.

2. El re-establecimiento del Estado judío, que ocurrió el 14 de mayo de 1948.

3. La reocupación de Jerusalén, que sucedió el 7 de junio de 1967.

4. La profecía que se está cumpliendo ahora mismo de que en los tiempos del fin todas las naciones del mundo vendrán unidas contra Israel por el asunto de quién controlará a Jerusalén.

Dr. Reagan: Y ésas no son las únicas profecías del tiempo del fin que se están cumpliendo en estos días. Otras dos que mencionaré son:

1. La resurrección del antiguo Imperio Romano en la forma de la Unión Europea, algo que el profeta Daniel predijo hace más de 2,500 años, y

2. La rápidamente creciente apostasía en la Iglesia, que el apóstol Pablo predijo ocurriría en los tiempos del fin.

Esperamos que esto le haya ayudado a abrir sus ojos a las maravillas de la profecía bíblica y que sirva para motivarlo a estudiar la Palabra Profética de Dios.

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Original article:
Jerusalem is the center of the world

Cortesía de:
The Christ in Prophecy Journal


Watch the program:
Share/Bookmark