jueves, 20 de noviembre de 2008

Israel destruye a Damasco, luego Rusia invade

Por Bill Salus


En estos días, no se requiere demasiado polvo para ver que Rusia está grabando llamativamente sus indelebles huellas digitales sobre el Medio Oriente. En una puja para recuperar el estatus de súper potencia, los antiguos moscovitas están formando alianzas sin precedentes con Irán y Siria, los dos enemigos primarios del moderno Israel.

Para aquéllos que no están familiarizados con el profeta Ezequiel del Antiguo Testamento, él anticipa en los capítulos 38 y 39 la llegada de una coalición equipada con armas nucleares dirigida por Rusia e Irán, que invade Israel en los últimos días. Debido a una letanía de notables razones recientes, todos los indicadores apuntan a que este episodio enorme va a ocurrir en un futuro muy cercano.


A pesar de que volúmenes de best-sellers acerca de la invasión de Ezequiel deberían justificadamente llenar pronto los estantes de las librerías en el mundo, estos autores deben tener la precaución de no poner el carro coloquial antes del caballo proverbial.

Efectivamente, Rusia e Irán están listos para hacer sus movimientos, pero, ¿qué acerca de Siria? Siria, quien hoy en día procura junto a Irán los afectos rusos, extrañamente no está incluida entre los 9 miembros élites del consorcio de naciones atacantes. ¿Por qué no? ¿Qué golpea su aljaba de misiles fuera de la ecuación militar de Ezequiel?

Como he documentado en mi libro publicado recientemente, “Isralestine, The Ancients Blueprints of the Future Middle East”, la Biblia aclara absolutamente que en un episodio del Salmo 83 distintamente separado, Damasco, la capital de Siria, pronto deja de ser una ciudad, y posteriormente justo después de eso, Rusia e Irán marchan contra Israel.

Adicionalmente, “Isralestine” explica cómo la destrucción de Damasco, seguida por la invasión anunciada por Ezequiel, prepara el escenario para el periodo final de la Tribulación, en el cual el Anticristo reúne a sus “Armagedonitas” en un esfuerzo de los últimos días por destruir a la raza judía.

Así que hay tres avances programados contra Israel para los tiempos finales, no sólo el de Ezequiel. Primero ocurre Salmos 83, la guerra árabe – israelí; seguida rápidamente por la invasión rusa – iraní de Ezequiel 38 y 39 y, finalmente, la campaña de Armagedón del Anticristo.

Mientras el mundo mira para ver quién será el próximo presidente americano y si Tzipi Livni tendrá una carrera más larga que la de Ariel Sharon y Ehud Olmert como nueva Primer Ministra de Israel, estos tres eventos proféticos poderosos destinados a tener un profundo efecto geopolítico mundial, se están colocando como fichas de dominó que caerán en su orden cronológico específico.

Un evento se superpone sobre otro, y antes de que la humanidad se dé cuenta, ningún “pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos”, serán capaces de vender o comprar sin que se coloquen el chip de computadora del Anticristo en su mano o en su frente; ¡una tecnología que ya existe actualmente! (Ap. 13:16,17)

¡La condenación de Damasco coloca a todos los eventos arriba mencionados en movimiento acelerado! Esta antigua ciudad, que en el presente permite dentro de sus límites a cada agencia terrorista conocida y que tiene el récord mundial de ser la ciudad más continuamente habitada, morderá algún día el polvo divino, de acuerdo con los profetas Amós, Isaías y Jeremías.

La destrucción de Damasco será un evento mundial tan poderoso que Isaías fue instruido a declarar audaz y sucintamente, “profecía sobre Damasco. He aquí que Damasco dejará de ser ciudad, y será montón de ruinas” (Is. 17:1). Isaías anuncia más adelante que las ciudades fortificadas de Siria serán colocadas bajo soberanía israelí (Is. 17:9) Esto sugiere que la fatalidad de Damasco y la conquista de Siria son el resultado de una campaña de la Fuerzas de Defensa Israelí (Nota del traductor: IDF, por sus siglas en inglés)

Amós y Jeremías hacen eco de esta profecía de Isaías de 2,800 años de antigüedad pronunciando proféticamente algunos detalles adicionales que les fueron dados. Amós declara que los edificios de la capital de Siria arderán en llamas y que la nación entera irá en cautiverio (Amós 1:3-5) Jeremías concuerda y declara adicionalmente que la milicia siria será derrotada definitivamente y, en adición, muchos jóvenes morirán en las calles manchadas de sangre de Damasco (Jer. 49:23-27)

Contrario a la reciente retórica sin sentido de que el “Gran Israel no existe más”, de acuerdo con el antiguo Primer Ministro israelí Olmert, y que el “Menor Israel ha expirado”, de acuerdo con el presidente apocalíptico de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, ¡Israel está a punto de volar en pedazos a Damasco! Esto es lo que previene inevitablemente que las flechas de Siria formen parte del arsenal de Rusia.


Así que, en conclusión, si está pensando en viajar a Damasco, o tiene bienes raíces sirios o incluso un tiempo compartido ahí de los que usted quiera disponer, ahora es el momento de implementar su plan. La escritura está ciertamente en la pared, en los titulares recientes y en las Sagradas Escrituras, de que la guerra árabe – israelí del Salmo 83 está a punto de ocurrir, y el subproducto de ese conflicto hará que Damasco sea completamente erradicado de los próximos mapas del Medio Oriente.

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (www.endefensadelafe.org)

Artículo original: Israel destroys Damascus, then Russia invades

www.prophecydepot.com

1 comentario:

Bill Salus dijo...

Gracias Donald, muy bueno. You have posted the perfect pictures to illustrate the intensity of the prophecy.

Blessings from Isralestine
Bill

Share/Bookmark