jueves, 30 de diciembre de 2010

Estudio Bíblico Mesiánico: La Trinidad - Conclusión



II. La Unidad de la Deidad

La segunda área a ser discutida es la unidad de la Deidad y mostrar que, mientras por una parte la Biblia enseña pluralidad en la Deidad, nunca enseña una pluralidad de Dioses como en el Politeísmo, sólo una pluralidad de Personas. Hay un Dios, y esta pluralidad es una unidad de sólo un Dios.

A. La unidad de la Deidad en el Antiguo Testamento

“¿Cuál es la evidencia de la unidad de la Deidad?” Al tratar con el Antiguo Testamento, existen cinco evidencias específicas.

1. La misma imagen y semejanza

La primera evidencia se encuentra en Génesis 1:26, que declara: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza.

Este pasaje fue citado anteriormente en este manuscrito para mostrar que existe una pluralidad en la Deidad. Este mismo verso también muestra una unidad en la Deidad, debido a que el locutor y el oyente tienen la misma imagen y semejanza: a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza. Los pronombres personales nuestra enfatizan pluralidad. El hecho de que el locutor y el oyente son de la misma imagen y semejanza, enfatiza su unidad.

2. El uso de verbos singulares con nombres plurales

La segunda línea de evidencia de la unidad de la Deidad en el Antiguo Testamento es el hecho de que, aunque la palabra “Dios” en hebreo es Elohim y es plural, casi siempre es utilizada con un verbo singular, lo que es contrario a la gramática hebrea normal. Las reglas de la gramática hebrea exigen que el verbo concuerde con el sustantivo, tanto en género como en número. Cuando el nombre Elohim se usa para el Dios verdadero, siendo un nombre plural algunas veces tiene un verbo plural de acuerdo con la gramática hebrea. Varios ejemplos de esto fueron citados anteriormente como evidencia de la pluralidad de la Deidad. Pero el hecho de que la vasta mayoría de casos usa el verbo singular con Elohim enfatiza unidad. Un ejemplo es Génesis 1:1: En el principio Dios (Elohim, un nombre plural) creó (un verbo hebreo singular). No concuerda con el nombre en número, violando así la gramática hebrea normal. Esta violación de la gramática hebrea normal en la mayoría de los casos donde la palabra Elohim es utilizada para el Dios verdadero, también muestra unidad en la Deidad.

3. El uso de formas plural y singular juntas

La tercera línea de evidencia de la unidad de la Deidad en el Antiguo Testamento es el uso de El Elohim. El es la forma singular, y Elohim es la forma plural; pero ambas son utilizadas juntas en un verso para el mismo Dios. Un ejemplo es Génesis 33:20: Y erigió allí un altar, y lo llamó El-Elohe-Israel.

El es el singular, pero Elohe es una construcción de Elohim, que es una forma plural. Así pues, literalmente se lee, “Dios, los Dios de Israel”. El hecho de que el singular es seguido por el plural y que ambas palabras se refieren al único Dios verdadero, enfatiza unidad.

Un segundo ejemplo donde el singular y el plural son utilizados juntos es Josué 22:22: El Todopoderoso, Jehová Dios, el Todopoderoso, Jehová Dios, él sabe, y hace saber a Israel: si fue por rebelión o por prevaricación contra Jehová, (no nos salves hoy).

La palabra hebrea traducida como El Todopoderoso, es la palabra El, que es la palabra singular para Dios. La palabra traducida Dios es Elohim y es un nombre plural, que significa “Dios” o “dioses”. La palabra traducida Jehová, es el nombre personal de Dios: El, Elohim, Jehová. Jehová es el nombre personal de Dios; Elohim enfatiza Su pluralidad; pero el singular El, enfatiza Su unidad. Así pues, la unidad puede ser vista en el uso de El Elohim, el singular y el plural usados juntos para el único y mismo Dios.

4. El uso del compuesto Uno

La cuarta línea de evidencia para la unidad de la Deidad en el Antiguo Testamento está en Deuteronomio 4:6; un verso muy famoso para el pueblo judío. Deuteronomio 6:4 es llamado el Sh’ma, y es considerado la esencia de todas las formas del Judaísmo. Ese verso dice: Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es.

Este verso, más que ningún otro, enfatiza el concepto de una unidad. En el campo del evangelismo judío, Deuteronomio 6:4 es utilizado a menudo por el pueblo judío para enseñar en contra de la pluralidad de la Deidad. Pero, si este verso es estudiado muy cuidadosamente, es evidente que no está enseñando una unidad absoluta, sino una unidad compuesta. En lugar de discutir contra una pluralidad de la Deidad, Deuteronomio 6:4 en realidad apoya el concepto de pluralidad en la Deidad. Para iniciar, debe señalarse que donde dice: Jehová nuestro Dios, la palabra hebrea para Dios es plural, y literalmente se lee, “nuestros Dios”. Pero la palabra clave a centrar nuestra atención es la palabra uno.

a. Echad

La palabra hebrea para uno es echad. Al comparar el uso de echad en otros lugares del Antiguo Testamento, está claro que esta palabra se refiere a una unidad compuesta, no a una unidad absoluta. Por ejemplo, Génesis 1:5 declara: Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día.

La combinación de tarde y mañana conforman la unidad de echad, o un día.

Otro pasaje clave es Génesis 2:24: Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.

Se dice que un hombre y una mujer que se unen en matrimonio se han hecho una, echad, carne. Hay dos personalidades, un hombre y una mujer, uniéndose en matrimonio, y lo dos se convierten en uno. Obviamente, no se convierten en una unidad absoluta, porque retienen su personalidades separadas; sin embargo, definitivamente hay una unidad ahí.

Otro ejemplo es Esdras 3:1, donde toda la asamblea de Israel era como uno, echad. Aunque estaba conformada por numerosos individuos, todos ellos fueron considerados como uno; obviamente como un uno unido.

Otro ejemplo es Ezequiel 37:17, donde se le dice a Ezequiel que junte dos varas y éstas se combinan para volverse una, echad, vara.

Estos ejemplos del uso de la palabra echad en el texto hebreo, que es la misma palabra usada en Deuteronomio 6:4, muestran que habla de una unidad compuesta, no de una unidad absoluta.

b. Yachid

Existe otra palabra hebrea, que significa un uno absoluto: yachid. Se utiliza en Génesis 22:2, donde enfatiza a Isaac como el único hijo de Abraham. Así pues, si Moisés hubiera querido enfatizar la absoluta unidad de Dios, él habría usado el término yachid. Pero no usó ese término para la unicidad de Dios. Deuteronomio 6:4 es, por lo tanto, un argumento a favor de la pluralidad de la Deidad y, al mismo tiempo, enseña la unidad de esta pluralidad del único Dios.

5. Jehová declarado ser Uno

La quinta línea de evidencia de la unidad de la Deidad en el Antiguo Testamento es que se declara que Jehová es uno, echad, en Zacarías 14:9.

B. La Unidad de la Deidad en el Nuevo Testamento

En el Nuevo Testamento, la unidad de la Deidad es enseñada en Efesios 4:4-6; 1 Timoteo 2:5 y Santiago 2:19.

III. La Trinidad de la Deidad

La tercera área de este Estudio Bíblico Mesiánico abordará la Trinidad de la Deidad. Hasta ahora, se ha mostrado que la Biblia enseña que existe pluralidad en la Deidad y que esta pluralidad es una unidad de sólo un Dios. Ahora, es necesario mostrar que esta pluralidad está limitada a una Trinidad, en que no hay más ni menos que tres Personas.

A. La Trinidad de la Deidad en el Antiguo Testamento

En el Antiguo Testamento, la evidencia de que Dios es, efectivamente, una Trinidad, se halla en el hecho de que sólo tres Personas son llamadas Dios, y no más de tres Personas son vistas juntas.

1. Isaías 42:1

He aquí mi siervo, yo le sostendré; mi escogido, en quien mi alma tiene contentamiento; he puesto sobre él mi Espíritu; él traerá justicia a las naciones.

Observe a las tres Personas en este primer ejemplo. La primera Persona es el locutor, que se observa por el pronombre Yo. La segunda Persona es el siervo del locutor, el siervo de Jehová. Y la tercera Persona es el Espíritu de Dios. Aquí está un pasaje donde sólo hay tres personas, ni más ni menos que tres.

2. Isaías 61:1

El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel.

El segundo ejemplo menciona sólo a tres individuos: Jehová el Señor; el Espíritu de Jehová; y el pronombre , en referencia al locutor: El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí. Otra vez, hay tres Personas, y ninguna más.

3. Isaías 63:7-14

Un tercer ejemplo de la Trinidad de la Deidad en el Antiguo Testamento se encuentra en el contexto de Isaías 63:7-14, que trata de un resumen del Éxodo. Dentro del contexto del pasaje, no más de tres Personas son mencionadas. Por ejemplo, en el verso 7 hay una Persona: De las misericordias de Jehová haré memoria, de las alabanzas de Jehová, conforme a todo lo que Jehová nos ha dado, y de la grandeza de sus beneficios hacia la casa de Israel, que les ha hecho según sus misericordias, y según la multitud de sus piedades.

En el verso 7, la referencia es a la Persona llamada Jehová. En este caso, Jehová es Dios el Padre.

Una segunda personalidad mencionada está en el verso 9: En toda angustia de ellos él fue angustiado, y el ángel de su faz los salvó; en su amor y en su clemencia los redimió, y los trajo, y los levantó todos los días de la antigüedad.

Una segunda personalidad mencionada en este contexto es el ángel de su faz. Es el mismo que el Ángel de Jehová, quien tiene el nombre de Jehová. Observe en el verso 9, que fue este ángel el responsable de salvarlos y redimirlos.

Una tercera personalidad es el Espíritu Santo mencionado tres veces diferentes. Primero, el verso 10 dice: Mas ellos fueron rebeldes, e hicieron enojar su santo Espíritu;

En segundo lugar, el verso 11: ¿Dónde está el que puso en medio de ellos su santo Espíritu?

Y por tercera vez en el verso 14: El Espíritu de Jehová los pastoreó, como a una bestia que desciende al valle.

En este pasaje, las tres personalidades están claramente a la vista. No hay menos de tres, ni tampoco hay más de tres.

4. Isaías 48:12-16

El cuarto ejemplo como evidencia de la Trinidad de la Deidad en el Antiguo Testamento es en el contexto de Isaías 48:12-16. Versos 12-14a:

Óyeme, Jacob, y tú, Israel, a quien llamé: Yo mismo, yo el primero, yo también el postrero. Mi mano fundó también la tierra, y mi mano derecha midió los cielos con el palmo; al llamarlos yo, comparecieron juntamente. Juntaos todos vosotros, y oíd. ¿Quién hay entre ellos que anuncie estas cosas? Aquel a quien Jehová amó ejecutará su voluntad.

En estos versos, está claro que el locutor es Dios mismo ya que el locutor se refiere a Sí mismo como el que es responsable de la Creación de los cielos y la tierra. Dado que Dios es responsable de crear los cielos y la tierra, el locutor, entonces, debe ser Dios mismo.

Luego el verso 16 declara: Acercaos a mí, oíd esto: desde el principio no hablé en secreto; desde que eso se hizo, allí estaba yo; y ahora me envió Jehová el Señor, y su Espíritu.

Observe cuidadosamente a las tres Personas: el locutor, el Espíritu y Jehová el Señor. En el verso 16, el locutor es el Creador de los cielos y la tierra, y Él se refiere a Sí Mismo con los pronombres yo y . Este locutor se distingue a Sí Mismo de otras dos Personas. Una de las Personas de las cuales Él se distingue a Sí Mismo es Jehová el Señor. La segunda Persona de la cual Él se distingue a Sí Mismo es el Espíritu de Dios. Aquí está el pasaje más claro del Antiguo Testamento acerca la Triunidad. Aquí, en Isaías 48:12-16, la Triunidad está presentada tan claramente como las Escrituras del Antiguo Testamento han decidido hacerlo.

Por el Antiguo Testamento, la evidencia de que Dios es, efectivamente, una Trinidad, se halla en el hecho de que sólo tres Personas son llamadas Dios, y no más de tres Personas son vistas juntas.

En el Antiguo Testamento, sólo tres Personas son llamadas Dios, y no más de tres Personas son vistas juntas.

B. La Trinidad de la Deidad en el Nuevo Testamento

En el Nuevo Testamento, hay tres importantes líneas de evidencia de la Trinidad de la Deidad.

1. Sólo tres Personas son llamadas Dios

a. Mateo 3:16-17

Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. Y hubo una voz de los cielos, que decía: Éste es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.

Observe, no más de tres Personas se encuentran en el contexto del bautismo de Yeshúa (Jesús). El Hijo es visto en la Persona de Yeshúa; el Espíritu es visto debido a que desciende en la forma corporal de una paloma; y el Padre se hace presente por la voz audible que proviene de los cielos, diciendo: Éste es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.

b. Mateo 28:19

Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

En el segundo ejemplo de la Trinidad de la Deidad en el Nuevo Testamento, sólo tres Personas son mencionadas específicamente, no menos de tres, pero tampoco menos. A estas tres Personas ahora se les da títulos de Padre, Hijo, y Espíritu Santo. Observe la aparente contradicción en cuanto a lo que a la gramática respecta. La orden es ir y bautizar en el nombre del, y la palabra nombre es singular. No dice, “en los nombres del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”, lo que habría sido gramaticalmente más adecuado. Pero en cambio, es en el nombre de. La palabra nombre es singular, enfatizando la unidad de la Deidad. Pero luego, este único nombre pertenece al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, enfatizando la Trinidad de la Deidad.

c. Juan 14:16-17

Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.

En el tercer ejemplo de la Trinidad de la Deidad en el Nuevo Testamento, observe de nuevo a las tres Personas mencionadas en este contexto. Una Persona es el locutor, Yeshúa, quien está identificado por el pronombre yo. La segunda Persona es el Padre, a quien Él rogará. La tercera Persona es el Espíritu Santo, quien va a ser enviado.

d. 1 Corintios 12:4-6

Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo.

En el cuarto ejemplo de la Trinidad de la Deidad en el Nuevo Testamento, una vez más las tres Personas son mencionadas, pero ninguna más. El verso 4 menciona al Espíritu, quien es el Espíritu Santo. El verso 5 menciona al Señor, quien es el Hijo. Y el verso 6 menciona a Dios quien, en este caso, es Dios el Padre.

e. 2 Corintios 13:14

La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros.

Observe las tres Personas en el quinto ejemplo de la Trinidad de la Deidad en el Nuevo Testamento: La gracia del Señor Jesucristo, el Hijo; el amor de Dios, el Padre; y la comunión del Espíritu Santo, el Espíritu Santo. Otra vez, tres Personas son mencionadas, ni más ni menos.

f. 1 Pedro 1:2

“…elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas”.

En el último ejemplo de la Trinidad de la Deidad en el Nuevo Testamento, el verso 2 menciona a tres Personas: Dios el Padre, quien es el responsable de la presciencia; el Espíritu, quien es el responsable de la santificación; y el Hijo, Jesucristo, quien es el responsable del rociamiento y derramamiento de Su sangre por los pecados del mundo.

De estos pasajes, está claro que sólo tres Personas son llamadas “Dios”, y no más de tres Personas son vistas juntas.

Resumen: Manteniendo la enseñanza del Antiguo Testamento, el Nuevo Testamento reconoce claramente que hay tres personas en la Deidad. Pero, mientras el Antiguo Testamento enseñó claramente una Triunidad, en realidad no nombró a los miembros de esta Triunidad; esto llega sólo con la revelación del Nuevo Testamento. La primera Persona es llamada Dios el Padre. La segunda Persona es llamada Dios el Hijo. Es el Nuevo Testamento que responde la pregunta de Proverbios 30:4: “¿Cuál es el nombre de su hijo?” El nombre de Su Hijo es Yeshúa. De acuerdo con el Antiguo Testamento, Él fue enviado por Dios para ser el Mesías, pero esta vez como un hombre, en lugar de cómo un Ángel. Además, Él fue enviado por Dios para un propósito específico: Morir por nuestros pecados. En esencia, lo que ocurrió fue que Dios se hizo hombre para cumplir la obra de la Expiación. La tercera Persona es llamada Dios el Espíritu Santo. A lo largo del Nuevo Testamento, Él es relacionado con la obra de la segunda Persona, manteniendo la enseñanza del Antiguo Testamento.

2. Sólo tres Personas tienen los atributos de Dios

La segunda línea de evidencia principal con respecto a la Trinidad de la Deidad en el Nuevo Testamento es que sólo tres Personas poseen los atributos de Dios. Existen cuatro atributos divinos particulares que sólo tres Personas poseen.

a. Eternidad

El primer atributo es el de la eternidad. Se dice que sólo tres Personas tienen este atributo en que sólo tres Personas han existido siempre y continuarán existiendo por siempre.

El Padre tiene este atributo de eternidad en Salmo 90:2, que habla del Padre existiendo desde el siglo y hasta el siglo.

El Hijo también tiene el atributo de eternidad en Miqueas 5:2 (citado en Mateo 2:5-6). Aunque en Su humanidad, Él nacería en Belén, Miqueas 5: 2 también declara que, en cuanto a Su deidad, Él ha sido desde el principio, desde los días de la eternidad. La palabra hebrea que Miqueas usa son los términos posibles más fuertes en relación con el concepto de la eternidad pasada.

La eternidad del Hijo también se enseña en Juan 1:1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Éste era en el principio con Dios.

Según este verso, el Hijo existía en el comienzo con Dios el Padre. En otras palabras, desde que Dios ha existido, el Hijo también ha existido. Desde que Dios el Padre ha existido desde toda la eternidad, por lo tanto, el Hijo también debe haber existido por toda la eternidad. Juan 1:1 es evidencia clara que algunas de las enseñanzas de las sectas, que enseñan que el Hijo fue creado por Dios el Padre, están erradas. El punto de Juan 1:1 es que mientras el Padre ha existido, que ha sido por toda la eternidad, ése es el tiempo que el Hijo ha existido. La eternidad del Hijo también se encuentra en Juan 1:15 y 8:58.

El Espíritu Santo también posee el atributo de eternidad según Hebreos 9:14.

b. Omnipotencia

El segundo atributo es el de la omnipotencia, que significa “todopoderoso”. Sólo tres Personas tienen el atributo de omnipotencia. Dios el Padre es omnipotente en 1 Pedro 1:5. El Hijo es omnipotente en Hebreos 1:3. El Espíritu Santo es omnipotente en Romanos 15:19.

c. Omnisciencia

El tercer atributo es el de la omnisciencia, que significa “todo lo sabe”. El Padre es omnisciente en Jeremías 17:10. El Hijo es omnisciente en Juan 16:30; 21:17; y Apocalipsis 2:23. El Espíritu Santo es omnisciente en 1 Corintios 2:10:11.

d. Omnipresencia

El cuarto atributo, que sólo tres Personas tienen, es la omnipresencia, que significa que “Dios está en todas partes”. El Padre es omnipresente según Jeremías 23:24. El Hijo es omnipresente según Mateo 18:20 y 28:20. El Espíritu Santo es omnipresente según Salmo 139:7-10.

Resumen: De esta forma, la segunda línea de evidencia que la pluralidad de la Deidad está limitada a una Trinidad es el hecho de que sólo tres Personas tienen los atributos de Dios; en particular, los atributos divinos excepcionales de eternidad, omnipotencia, omnisciencia y omnipresencia.

3. Sólo tres Personas conocen las obras de Dios

Existe una tercera línea de evidencia de la Trinidad de la Deidad en el Nuevo Testamento: sólo tres Personas actúan como Dios o hacen las obras de Dios. Hay tres ejemplos específicos en esta área.

a. La obra de la Creación del Universo

El primer ejemplo es la Creación del Universo. La idea central de toda la Biblia, el Antiguo y Nuevo Testamentos, es que Dios es el Creador de todo el universo. La Creación del universo es una obra específica de Dios y, sin embargo, en las Escrituras hay tres Personas diferentes que son responsables de la Creación. El Padre es responsable de la Creación del universo en Salmo 102:25. El Hijo es responsable de la Creación del universo en Juan 1:3 y Colosenses 1:16. El Espíritu Santo es responsable de la Creación en Génesis 1:2; Job 26:13 y Salmo 104:30. Al tratar con la Creación del universo, que es una obra de Dios, se dice que estas tres Personas son las responsables.

b. La obra de la Creación del Hombre

Una segunda obra específica de Dios es la creación del hombre. Otra vez, la idea central de la Escritura en ambos testamentos es que Dios creó al hombre a Su imagen. Una vez más, las Escrituras enseñan que se a tres Personas diferentes se les da el crédito de la creación del hombre. El Padre es responsable de la creación del hombre según Génesis 2:7. El Hijo es responsable de la Creación del Hombre, según Colosenses 1:16. El Espíritu Santo es responsable de la creación del hombre en Job 33:4. Como fue cierto con la Creación del Universo, también es cierto con la creación del hombre: A tres Personas se les acredita esta obra, que es una obra de Dios.

c. La obra de la inspiración

El tercer ejemplo es la obra de la inspiración. La idea central de la Escritura es que Dios hace la obra de la inspiración; Dios se revela a Sí Mismo. Pero de nuevo, se dice que tres Personas son las responsables de la obra de la inspiración. Dios el Padre hace la obra de la inspiración según 2 Timoteo 3:16. Dios el Hijo es responsable de la obra de la inspiración en 1 Pedro 1:10-11. El Espíritu Santo es responsable de la obra de la inspiración en 2 Pedro 1:21. Esto, también, es una obra de Dios y, sin embargo, tres Personas son responsables.

Conclusión

Con relación a la Deidad, la Biblia enseña tres grandes verdades. En primer lugar, la pluralidad de la Deidad: Existe una pluralidad de personalidades dentro de la Deidad.

En segundo lugar, la unidad de la Deidad: La pluralidad no es una pluralidad de dioses como en el politeísmo, porque sólo hay un Dios.

En tercer lugar, la Trinidad de la Deidad: La pluralidad de las personalidades del único Dios está limitada a tres: Padre, Hijo y Espíritu Santo, ni más ni menos.

Artículo relacionado:
La Trinidad - I Parte

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (
endefensadelafe.org)

Original article:
The Trinity (PDF)

Ariel Ministries (ariel.org)

martes, 28 de diciembre de 2010

Estudio Bíblico Mesiánico: La Trinidad - I Parte


He aquí mi siervo, yo le sostendré; mi escogido, en quien mi alma tiene contentamiento; he puesto sobre él mi Espíritu; Él traerá justicia a las naciones. Isaías 42:1

Introducción

Éste es un estudio de la Trinidad o la Triunidad de Dios. Quizá la mejor y la más sencilla definición de la Trinidad es que sólo hay un Dios, pero en la unidad de la Deidad existen tres Personas eternas y co-iguales; las mismas en substancia o esencia, pero distintas en subsistencia o existencia. Ésta ha sido una importante área de conflicto con respecto a las Escrituras. A lo largo de la historia de Israel y la historia de la Iglesia, ha habido tremenda oposición a este concepto de la Triunidad de Dios. “¿Cómo puede Dios ser uno y cómo puede ser Dios tres?”. Ésta parece ser una contradicción. En la historia de la Iglesia ha habido 5 errores importantes con respecto a la doctrina de la Trinidad. Algunos de éstos son errores antiguos, pero todos ellos tienen contrapartes modernas.

A. Arrianismo

Una de las primeras herejías de la Iglesia Primitiva es llamada “Arrianismo”. El Arrianismo se deriva de un líder de la iglesia llamado Arrio, que enseñó que Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu no eran los mismos en esencia, sino diferentes. El Arrianismo dice que sólo Dios el Padre es eterno. El Hijo fue creado por Dios el Padre antes de todo lo demás; entonces todo lo demás fue creado por medio del Hijo, quien Sí mismo era un ser creado. Ya no hablamos acerca de los arrianos, pero aún están presentes en varios cultos, tales como los Testigos de Jehová y el Mormonismo, que también niegan la pre-existencia eterna del Hijo, al enseñar que el Hijo fue creado por Dios el Padre.

B. Sabelianismo

Un segundo error es conocido como “Sabelianismo”, también conocido como “Modalismo” o Monarquianismo Modalístico”. El Sabelianismo enseña que sólo hay una personalidad, y no tres, pero que esta personalidad se revelará a Sí mismo en tres formas distintas. Algunas veces Él se revelaría a Sí mismo como el Padre, cada vez que Él fuera presentado como el Creador y Legislador. Si el asunto era la redención, Él se revelaría como el Hijo. Algunas veces esta Persona se revelaría a Sí mismo como el Espíritu Santo, si el asunto era la regeneración y la santificación. Así que como Creador y Legislador; Él se revelaría como el Padre; como el Redentor, Él aparecería como el Hijo; como un Regenerador y Santificador, Él aparecería como el Espíritu Santo. En la actualidad, este error es enseñado por segmentos del mundo cristiano que son llamados “Jesús Solo”. Ellos dicen que sólo Jesús es Dios y que Jesús es el Padre, Jesús es el Hijo y Jesús es el Espíritu Santo. Las enseñanzas modernas de los Jesús Solo niegan la Trinidad y es un avivamiento del antiguo Sabelianismo.

C. Socinianismo

Una tercera herejía que plagó la Iglesia es conocida como “Socinianismo”, llamado también “Monarquianismo Dinámico”. El Socinianismo, que devaluaba la Trinidad, no veía a todas las Personas como co-iguales; en cambio, veía a cada Persona de la Trinidad como inferior a la Persona anterior. Enseñaban que sólo el Padre es Dios. El Hijo no es Dios; el Espíritu Santo no es Dios; sólo el Padre es verdaderamente Dios. El Hijo es hombre; el Espíritu Santo no es una personalidad, sino sólo una influencia divina. Ésta, también, es una enseñanza común entre ciertos grupos sectarios.

D. Unitarismo

La cuarta herejía es el Unitarismo que, simplemente, niega la Trinidad. Niega que la Deidad consista de tres Personas co-iguales. Es una negación de la tri-personalidad y es muy similar al Judaísmo en este sentido.

E. Triteísmo

La quinta herejía es llamada “Triteísmo”. Ésta es como el Politeísmo, pero limita el número de dioses a tres. Ésta es una negación de la unidad de la Deidad, y mira tres dioses en vez de tres personalidades del único Dios. Mientras que el Unitarismo niega las tres personalidades y sólo afirma un Dios, el Triteísmo niega la unidad de las tres Personas y las ve como tres dioses separados.

Por supuesto, ninguno de estos cinco enfoques aborda adecuadamente las Escrituras que enseñan claramente el concepto de una Triunidad. La verdadera enseñanza bíblica acerca de la Deidad debe abarcar tres áreas específicas: primero, “La Pluralidad de la Deidad”; segundo, “La Unidad de la Deidad”; y tercero, “La Trinidad de la Deidad”.

I. La Pluralidad de la Deidad

La primera área de discusión es la pluralidad de la Deidad. Estudiaremos esto en dos categorías específicas.

A. La Pluralidad de la Deidad en el Antiguo Testamento

En la primera categoría, el Antiguo Testamento enseña claramente el concepto de la pluralidad en la Deidad en más de una ocasión.

1. El nombre plural Elohim

La palabra hebrea para Dios que se usa con más frecuencia es el término Elohim, que significa “Dios”, y se usa para el Dios verdadero y para los muchos dioses falsos. Génesis 1:1 declara: En el principio creó Dios, Elohim, los cielos y la tierra. Aquí la palabra es utilizada para el Dios verdadero. También es usada para los falsos dioses en lugares como Éxodo 20:3 y Deuteronomio 13:2. Por ejemplo, entre los Diez Mandamientos hay uno que dice: “No tendrás dioses (Elohim) ajenos delante de Mí”. Aquí, la misma palabra es utilizada para los dioses paganos, extranjeros e idólatras tal como se utiliza para el Dios verdadero. El punto es que la palabra hebrea para Dios, Elohim, es un nombre plural y tiene la terminación plural masculina hebrea. Cada vez que es utilizada para el Dios verdadero, siempre se traduce en el singular, pero cuando se utiliza para los dioses falsos, siempre se traduce en el plural. El hecho de que la palabra hebrea es plural cuando habla del único Dios verdadero, abre la puerta al concepto de la pluralidad. Por supuesto, no es una prueba de la pluralidad porque, en hebreo, existe el uso conocido como “el plural de la majestad”: Sin embargo, ciertamente abre la puerta a la discusión de toda el área del concepto de la pluralidad en la personalidad de la Deidad.

2. Los verbos plurales usados con Elohim

Una segunda evidencia de la pluralidad de la Deidad en el Antiguo Testamento es donde los verbos plurales son utilizados con Elohim. Normalmente, cuando Elohim es utilizado para el único Dios verdadero, el verbo usado con él es singular. Esto es contrario a la gramática normal hebrea porque, en la gramática hebrea, el verbo debe concordar con el sustantivo tanto en número como en género. Normalmente, uno esperaría que con el nombre plural Elohim, una forma plural del verbo fuera usada. Esto es cierto cuando la palabra es utilizada para los dioses falsos. La mayoría de las veces, cada vez que la palabra Elohim se utiliza para el Dios verdadero, el verbo usado con ella está en la forma singular para indicar que sólo existe un único Dios verdadero. Pero hay excepciones, y éstas abren de nuevo la puerta a una discusión de la pluralidad de la Deidad. Por ejemplo, Génesis 20:13a dice: Y cuando Dios me hizo salir errante.

La palabra hebrea que se traduce me hizo salir errante es plural. Literalmente, dice: “Y cuando ellos (en referencia a Dios) me hicieron salir errante”.

Otro ejemplo es Génesis 35:7: Y edificó allí un altar, y llamó al lugar El-bet-el, porque allí le había aparecido Dios.

Una vez más, le había aparecido es una forma plural, que literalmente se lee, “porque allí le habían aparecido Dios”.

Un tercer ejemplo es 2 Samuel 7:23: Fue Dios para rescatarlo.

De nuevo, la palabra hebrea para fue es plural, y literalmente se lee: “porque fueron Dios para rescatarlo".

El cuarto ejemplo es Salmo 58:11b (texto hebreo 58:12): Hay Dios que juzga en la tierra.

Otra vez, el término que juzga es un verbo plural en el hebreo y literalmente se lee: “hay Dios que juzgan”

3. El nombre Elohim aplicado a dos personas

La tercera línea de evidencia de la pluralidad de la Deidad en el Antiguo Testamento es que la palabra Elohim, o Dios, es aplicada con frecuencia a dos diferentes personalidades en el mismo pasaje. Existen dos ejemplos. En Salmo 45:6-7, el escritor declara: Tu trono, oh Dios, es eterno y para siempre; Cetro de justicia es el cetro de tu reino. Has amado la justicia y aborrecido la maldad; Por tanto, te ungió Dios, el Dios tuyo, Con óleo de alegría más que a tus compañeros.

Note que la palabra Dios en realidad está aplicada a dos Personas diferentes dentro de estos dos versículos. Él se está dirigiendo a Dios y, después de dirigirse a Dios, dice que otro Dios ha ungido al primer Dios Con óleo de alegría más que a tus compañeros. Debe observarse que en este verso el primer Elohim está siendo abordado. El segundo Elohim es el Dios del primer Elohim. Es el Dios de Dios quien lo ha ungido a Él con el óleo de alegría.

Un segundo ejemplo está en Oseas 1:7: Mas de la casa de Judá tendré misericordia, y los salvaré por Jehová su Dios; y no los salvaré con arco, ni con espada, ni con batalla, ni con caballos ni jinetes.

En este pasaje, el que habla es Elohim o Dios, quien dice que Él tendrá misericordia de la casa de Judá y los salvará por la instrumentalidad de Jehová su Dios Elohim. En otras palabras, Elohim o Dios número uno salvará a Israel por medio de Elohim o Dios número dos.

4. El nombre YHVH aplicado a dos personas

La cuarta línea de evidencia de la pluralidad de la Deidad en el Antiguo Testamento es el hecho de que el nombre personal de Dios, que está compuesto de las cuatro letras hebreas correspondientes a nuestras letras españolas YHVH y algunas veces traducida como “Jehová”, es aplicado a dos Personas diferentes en un pasaje. El primer ejemplo es Génesis 19:24: Entonces Jehová hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de Jehová desde los cielos.

En este versículo, el Jehová número uno hizo llover fuego y azufre de parte de un segundo Jehová desde los cielos. El primer Jehová está en la tierra; Él es el que había estado hablando previamente a Abraham. Jehová se le había aparecido en el encinar de Mamre y le había advertido acerca de la destrucción venidera de Sodoma. Ese Jehová, que estaba en la tierra, Jehová número uno, ahora estaba haciendo llover fuego y azufre de parte de Jehová número dos, que estaba en el Cielo. El término Jehová, el nombre personal de Dios, es utilizado aquí para dos Personas diferentes.

Un segundo ejemplo es Zacarías 2:8-9: Porque así ha dicho Jehová de los ejércitos: Tras la gloria me enviará él a las naciones que os despojaron; porque el que os toca, toca a la niña de su ojo. Porque he aquí yo alzo mi mano sobre ellos, y serán despojo a sus siervos, y sabréis que Jehová de los ejércitos me envió.

Este versículo dice que Jehová número uno es el locutor: Porque así ha dicho Jehová de los ejércitos. Mientras Él habla, dice que está siendo enviado a cumplir una misión por Jehová número dos. De nuevo, hay un Jehová enviando a otro Jehová a ejecutar una tarea específica.

No sólo está la palabra Elohim, que significa “Dios”, aplicada a dos Personas diferentes en el mismo pasaje, sino que el nombre personal de Dios también es aplicado a dos Personas diferentes en un pasaje de igual forma.

5. El nombre plural Adonai

Una quinta línea de evidencia de la pluralidad de la Deidad que proviene del Antiguo Testamento es la palabra hebrea Adonai, que significa “Señor”. Cada vez que se utiliza la palabra para Dios, siempre se encuentra en el plural. La forma singular nunca se utiliza para Dios. La palabra hebrea para Señor, Adonai, también es siempre plural en referencia a Dios y esto, también, es evidencia de la pluralidad en la Deidad.

6. Los pronombres plurales

Una sexta línea de evidencia con respecto a la pluralidad de la Deidad en el Antiguo Testamento es el hecho de que los pronombres personales son utilizados para Dios. Un ejemplo es Génesis 1:26a: Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza.

Observe las palabras hagamos (nosotros), nuestra y nuestra. Éstas son pronombres plurales en referencia a Dios. Dios difícilmente podría estar incluyendo ángeles en los términos de hagamos (nosotros), nuestra y nuestra, debido a que el hombre sería creado, no a la imagen de los ángeles, sino a la imagen de Dios. Los pronombres, hagamos (nosotros), nuestra, nuestra, sólo pueden ser una referencia a Dios, no a ningún ángel; y son pronombres plurales.

Un segundo ejemplo donde el pronombre plural nosotros es utilizado en referencia a Dios se encuentra en Génesis 3:22a: Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros.

Un tercer ejemplo donde el pronombre plural nosotros es utilizado otra vez es Génesis 11:7a: Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua.

Un ejemplo fuera del libro de Génesis está en los Profetas, en Isaías 6:8: Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros?

Observe, comienza con un pronombre singular, pero luego cambia a uno plural: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? El singular muestra que Dios es uno, y el plural muestra pluralidad en la Deidad. Estos pronombres plurales muestran claramente que Dios es visto en términos de pluralidad.

7. Los adjetivos plurales

Una séptima línea de evidencia, que muestra la pluralidad de la Deidad desde el Antiguo Testamento proviene del hecho de que Dios también es descrito en términos de adjetivos plurales. En las traducciones al español, éstos aparecen como nombres, pero en el texto hebreo, estas palabras son adjetivos hebreos. También están en la forma plural. Por ejemplo, Josué 24:19 se lee en español, Dios santo. Pero el adjetivo santo es una forma plural, que literalmente se lee, “Dios santos”. Un segundo ejemplo es Salmo 149:2, que en algunas traducciones castellanas se lee: En su Hacedor. El adjetivo que es traducido Hacedor es plural en el hebreo; así que literalmente se lee: “Alégrese Israel en sus Hacedores”. Un tercer ejemplo es Eclesiastés 12:1: Tu Creador. Otra vez, la palabra Creador es un adjetivo plural en hebreo, y literalmente se lee: “tus Creadores”. Isaías 54:5 tiene dos ejemplos. En español, el verso dice: Tu marido es tu Hacedor. Pero los términos Hacedor y marido son plurales en el texto hebreo y literalmente se leen: “tus Hacedores, tus maridos”, en referencia a Dios. Esto, también, resalta el concepto de una pluralidad.

8. El Ángel de Jehová

La octava línea de evidencia que muestra la pluralidad de la Deidad en el Antiguo Testamento es la enseñanza con respecto al “Ángel de Jehová” o el “Ángel del Señor”. A lo largo del Antiguo Testamento, esta figura aparece de vez en cuando. En algunas traducciones, Él es llamado el ángel de Jehová; en otras ocasiones, Él es identificado por la expresión el ángel del Señor. Lo que es interesante es el hecho de que, en cada pasaje donde Él aparece, en una parte del contexto es llamado el ángel de Jehová, y en otra parte del mismo contexto, Él es llamado Jehová mismo. Lo que queda en claro es que el Ángel de Jehová no es un ángel común y ordinario, sino que es un Ser extraordinario, que es una manifestación visible de Dios mismo. El contexto siempre hace esto evidente.

a. Ejemplos de singularidad

El primer ejemplo es Génesis 16:7-14. Él es llamado el ángel de Jehová en los versos 7, 9, 10 y 11; luego es llamado Jehová mismo en el verso 13.

Un segundo ejemplo es Génesis 22:9-13. Él es llamado el ángel de Jehová en los versos 11 y 15; pero es llamado Dios en el verso 12 y Jehová en el verso 16.

El tercer ejemplo es Génesis 31:11-13. En el verso 11, Él es llamado el ángel de Dios; pero en el verso 13, Él dice: Yo soy el Dios de Bet-el.

El cuarto ejemplo es Génesis 32:24-30. En el verso 24, Él es llamado un varón, porque así es cómo apareció. El verso 28 dice: Has luchado con Dios; y en el verso 30: Vi a Dios cara a cara. El que apareció como un hombre fue en realidad el Ángel de Jehová; pero cuando se dice que Jacob luchó con el Ángel, también se dice que luchó con Dios.

El quinto ejemplo es Éxodo 3:1-5. Él es llamado el ángel de Jehová en el verso 2; pero es llamado Jehová y Dios en el verso 4.

El sexto ejemplo es Jueces 2:1. El ángel de Jehová fue responsable del Éxodo; pero Éxodo 19:4 declara que fue Dios el responsable.

El séptimo ejemplo es Jueces 6:11-24. Él es llamado el ángel de Jehová en los versos 11, 12 y 21; el ángel de Dios en el verso 20, pero Jehová en los versos 14, 16, 22 y 23.

El octavo ejemplo es Jueces 13:2-24. Él es llamado el ángel de Jehová en los versos 3, 13, 15, 16, 17, 18, 20 y 21; el ángel de Dios en el verso 9. Luego, en el verso 18, Su nombre es admirable; una de esas palabras hebreas especiales, pele, que es utilizada sólo para Dios, como en Isaías 9:6. El verso 22 de Jueces 13 declara que lo que ellos vieron fue la cara de Dios.

El último ejemplo está en el Libro de Zacarías, capítulos 1-6, donde Él es llamado frecuentemente el Ángel de Jehová mismo.

Estas manifestaciones del Ángel de Jehová también apuntan al concepto de una pluralidad en la Deidad.

b. Evidencia escritural de la singularidad

El hecho de que este Ángel no es un ángel común y ordinario está claro por tres pasajes del Antiguo Testamento. El primer pasaje es Isaías 42:8, donde Dios dijo: Yo Jehová; éste es mi nombre; y a otro no daré mi gloria.

La gloria que está encerrada dentro del nombre personal Jehová –YHVH – es algo que le pertenece sólo a Dios, y no es dada a ninguna otra persona y ciertamente a ninguna criatura.

El segundo pasaje es Éxodo 23:20-23, que declara ciertas cosas acerca de este Ángel de Jehová. En el verso 20, es este Ángel quien dirigirá el Éxodo. En el verso 21, es este Ángel quien debe ser obedecido y nunca provocado. La razón es que Él no perdonará su pecado o rebelión, porque mi nombre está en él. Este Ángel tiene el nombre personal de Dios, así que su nombre también es Jehová. A la luz de Isaías 42:8: Yo Jehová; éste es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, a menos que este Ángel también sea parte de la Deidad, entonces Él no tiene derecho a tener este nombre. Así pues, Jehová número 1 dice que este Ángel también tiene el nombre de Jehová. En el verso 22, hay bendiciones para la obediencia y, en el verso 23, se declara nuevamente que es el Ángel del Éxodo. El hecho de que el nombre de Dios está en Él y el hecho de que este Ángel tiene el poder para perdonar o no el pecado, es una vez más una clara enseñanza de que Él no es un ángel común, sino Dios mismo.

El tercer pasaje en este punto es Oseas 12:3-5, donde Oseas recalca que este Ángel tiene el nombre personal de Dios. Para que el Ángel tenga el nombre personal de Dios, Él debe ser Dios mismo.

9. El Hijo de Dios

La novena línea de evidencia de la pluralidad de la Deidad en el Antiguo Testamento es el concepto del Hijo de Dios, que se encuentra en dos pasajes del Antiguo Testamento.

a. Salmo 2

El primer pasaje es Salmo 2, donde ese concepto se encuentra en dos lugares. Salmo 2:7 declara: Yo publicaré el decreto; Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú; Yo te engendré hoy.

En el verso 7, hay una declaración de Filiación: Dios tiene un hijo. Se ha decretado que alguien es ese hijo. Los versos 8 y 9 declaran que este Hijo está destinado a gobernar el mundo.

Con respecto a este Hijo, en los versos 10-12, se instruye al mundo entero a obedecerle. Luego el verso 12 declara: Honrad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino; Pues se inflama de pronto su ira. Bienaventurados todos los que en él confían.

Se instruye al mundo entero a obedecer al Hijo. Honrar al hijo significa “rendirle homenaje”. Luego Él instruye a todos a confiar en Él; y los que confiarán en el Hijo de Dios son los que serán salvados por Dios. El Salmo 2 enseña claramente que hay un Hijo de Dios.

b. Proverbios 30:4

El segundo pasaje que enseña el mismo punto es Proverbios 30:4, donde el escritor hace una serie de preguntas. Las cuatro primeras son preguntas retóricas ya que la respuesta es obvia. Las primeras preguntas son: ¿Quién subió al cielo, y descendió? ¿Quién encerró los vientos en sus puños? ¿Quién ató las aguas en un paño? ¿Quién afirmó todos los términos de la tierra?

La respuesta a estas primeras cuatro preguntas es obvia: Fue Dios. Todas las cuatro interrogantes preguntan quién es el responsable de crear y formar el universo. Obviamente, la respuesta es Dios en cada caso; Dios es el responsable de todas estas cuatro cosas.

Luego viene la quinta pregunta, que es: ¿Cuál es su nombre?

Su nombre a lo largo del Antiguo Testamento es las 4 letras hebreas que corresponden a las letras españolas YHVH. Su nombre es YHVH, traducido con frecuencia como “Jehová” o “Señor”.

Luego viene la sexta pregunta: ¿Y cuál es el nombre de su hijo, si sabes?

Ésta es la parte capciosa de este verso. Enseña que Dios tiene un Hijo; pero, en ese momento de la historia, Su nombre no había sido revelado aún. Los diversos nombres del Mesías son revelados después en los Profetas, que están más allá de la época cuando el Libro de Proverbios fue escrito.

10. El concepto del Dios-Hombre

La décima línea de evidencia de la pluralidad de la Deidad en el Antiguo Testamento es el hecho de que el Antiguo Testamento también enseña el concepto de un Dios-Hombre. Esto se observa en varios ejemplos.

a. Génesis 4:1

Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: Por voluntad de Jehová he adquirido varón.

En el primer ejemplo, Eva llamó a su hijo Caín porque: Por voluntad de Jehová he adquirido varón. En realidad, la frase, por voluntad de no está en el texto hebreo. Literalmente, la última línea de Génesis 4:1 se lee: He adquirido un varón: Jehová. En otras palabras, Eva pensó que el hijo que acababa de tener era Dios mismo. Muestra cómo entendió Eva Génesis 3:15, donde Dios prometió al Mesías por primera vez: Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.

Ésta es la primera profecía mesiánica, la que explicaba con detalles que el Mesías nacería de la simiente de la mujer. Lo que eso enseñó claramente es que el Mesías iba a ser humano. Él iba a provenir de la humanidad: de la simiente de la mujer. A la misma vez, Eva también entendió que, para que este fuera el Redentor, para que este hombre fuera capaz de salvarla de sus pecados, Él también tendría que ser Dios. Cuando dio a luz a su primer hijo, ella pensó que Caín era el cumplimiento de Génesis 3:15, así que ella dijo: “He adquirido un varón: Jehová”. Su teología estaba absolutamente correcta; el Mesías iba a ser tanto Dios como hombre. Ella no estaba errada en su teología, su error estaba en la aplicación de ella; ella pensó que Caín era el cumplimiento de esa promesa en Génesis 3:15. Debe observarse que con el primer nacimiento humano ya existía la comprensión de que el Mesías sería tanto Dios como hombre; de esta forma, el concepto del Dios-Hombre surge tan temprano como Génesis 4:1.

b. Isaías 9:6-7

Otro ejemplo es el famoso pasaje en Isaías 9:6-7. La primera parte del verso 6 habla de un niño judío nacido en el mundo judío: Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado.

Un niño iba a nacer en el mundo judío y es Su humanidad la que está siendo acentuada. Pero, en la segunda parte del verso 6, se le da cuatro nombres, tres de los cuales sólo pueden aplicarse a Dios. Primero es llamado Admirable Consejero. La palabra “admirable” en español se usa para Dios y para el hombre. Hablamos acerca de que Dios es admirable y hablamos acerca de que nuestra esposa es admirable. Pero en la Biblia hebrea, existen ciertas palabras que se usan sólo para Dios. La palabra hebrea para Admirable es pele, y es una de esas palabras usadas exclusivamente para Dios. Mientras que en español, el nombre Admirable Consejero no exige deidad, en hebreo definitivamente sí lo hace. El segundo nombre del niño es Dios Fuerte. Éste es claramente un título de divinidad y deidad. El tercer nombre es Padre Eterno, o más literalmente, “el Padre de la Eternidad” o “Quien controla la eternidad”. Su cuarto nombre es Príncipe de Paz. Ése es el único de los cuatro nombres que puede usarse para Dios y para el hombre. Tres de Sus cuatro nombres son nombres que en verdad son sólo de Dios. La primera parte del verso enfatiza Su humanidad; la segunda parte enfatiza Su deidad; y, una vez más, el concepto es el del Dios-Hombre.

c. Jeremías 23:5-6

Un tercer ejemplo del concepto del Dios-Hombre se encuentra en Jeremías 23:5-6. El verso 5 habla de un descendiente de David, sentado sobre el trono de David; aquí, se acentúa Su humanidad. Pero después, en el verso 6, Su nombre es: Jehová, justicia nuestra. El ser humano del verso 5 que se sienta sobre el trono de David tiene el nombre personal de Dios en el verso 6; y, de nuevo, el nombre de Dios muestra Su deidad. Así pues, el verso 5 enfatiza Su humanidad y el verso 6 enfatiza Su deidad; y, una vez más, observamos el concepto del Dios-Hombre.

d. Zacarías 13:7

Levántate, oh espada, contra el pastor, y contra el hombre compañero mío, dice Jehová de los ejércitos. Hiere al pastor, y serán dispersadas las ovejas; y haré volver mi mano contra los pequeñitos.

En el cuarto ejemplo, algunas traducciones tienen “que me acompaña” en lugar de “mi compañero”. La palabra hebrea traducida como compañero o socio es una palabra que literalmente significa “mi igual”. De esta forma, el verso literalmente se lee: “Despierta, oh espada, contra mi pastor, y contra el hombre (enfatizando Su humanidad), que es mi igual, dice Jehová de los ejércitos”. Este hombre es igual a Dios, y el que es igual a Dios debe ser Dios mismo. Por una parte, se acentúa Su humanidad: Despierta, oh espada, contra mi pastor y contra el hombre; y luego se acentúa Su deidad “que es mi igual”.

Estos son cuatros ejemplos donde el Antiguo Testamento enseña claramente el concepto de un Dios-Hombre.

11. El Espíritu Santo

La undécima línea de evidencia con respecto a la pluralidad de la Deidad en el Antiguo Testamento es la aparición frecuente del Espíritu Santo. El Espíritu Santo es visto algunas veces como Dios y algunas veces es visto como una Persona dentro de la Deidad. Sus muchas apariciones en el Antiguo Testamento también son evidencia de la pluralidad de la Deidad. Un ejemplo es Génesis 1:2, donde es el Espíritu de Dios quien estaba empollando o cerniéndose como una mamá gallina sobre la oscuridad del abismo, así pues, El Espíritu Santo estuvo involucrado en la Creación; y la Creación es una obra de Dios. En Éxodo 31:3, el Espíritu Santo es llamado Dios. En Job 26:13, el Espíritu Santo está involucrado en la Creación. En Salmo 51:11, se le da el nombre de santo Espíritu. Salmo 139:7 enseña que el Espíritu Santo es omnipresente. Y, en Isaías 11:2, el Espíritu es llamado el Espíritu de Jehová.

B. La Pluralidad de la Deidad en el Nuevo Testamento

En la segunda categoría, la pluralidad de la Deidad también se enseña en el Nuevo Testamento en que más de una Persona es llamada Dios. Por ejemplo, el Padre es llamado Dios (Jn. 6:27; Gál. 1:1, 3). En segundo lugar, el Hijo es llamado Dios (Jn. 1:1; Ro. 9:5; Tito 2:13; 1 Jn. 5:20). En tercer lugar, el Espíritu Santo también es llamado Dios en Hechos 5:3-9, donde el mentir al Espíritu Santo es lo mismo que mentirle a Dios, y en 2 Corintios 3:17.

Sumario: A lo largo de la Biblia, las Escrituras enseñan claramente que existe pluralidad en la Deidad; la Deidad consiste de más de una persona.

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Original article:

lunes, 27 de diciembre de 2010

Exclusiva: Musulmanes: Jesús fue el primer mártir palestino

Yasser Arafat visto como una figura que siguió las pisadas de Cristo

Una mujer enciende velas en la Iglesia de la Natividad en Belén, el 23 de diciembre del 2010.

Jerusalén – Jesús fue el primer mártir palestino, mientras que la Virgen María fue una palestina “por excelencia”, según la televisión de la Autoridad Palestina (ANP).

La red de televisión, dirigida por el partido Fatah, del Presidente de la ANP, también insinuó que el fallecido líder de la Organización para la Liberación de Palestina, Yasser Arafat, siguió los pasos de Jesús.

“El shahid (mártir) Presidente Yasser Arafat solía decir: “’Jesús fue el primer shahid palestino’. Lo escuché decir esa frase muchas veces”, declaró Samih Ghanadreh, un autor que estaba siendo entrevistado en la televisión de Fatah a principios de este mes.

Jesús “era un palestino; nadie niega eso”, replicó el presentador de Fatah.

Jesús “fue el primer shahid palestino. [Arafat] atribuyó también este martirio a Palestina”, declaró Ghanadreh.

La palabra shahid, o mártir, es usada de forma rutinaria para describir a los terroristas suicidas o a los que mueren en el ejercicio de la yihad.

Un reporte de Palestinian Media Watch, que tradujo el programa de Fatah, declaró, “Una de las formas en las que la ANP intenta crear una historia palestina es negando la nacionalidad judea/judía de Jesús y tergiversarlo como un ‘palestino’”.

La organización documentó otros ejemplos recientes en los que Jesús y María fueron descritos como palestinos por la televisión de Fatah.

También, a principios de este año la Autoridad de Comunicación y Educación de Fatah emitió una declaración en la página web oficial de Fatah afirmando que María era “de la nación de Palestina”.

“Si estamos orgullosos de la santidad de nuestra tierra, entonces estamos orgullosos y nos orgullecemos que la primera y más importante mujer santa entre las naciones y pueblos es de la tierra santa: La Virgen María – la mujer del amor y la paz – es de la nación de Palestina”.

En mayo pasado, en un discurso televisado, el líder religioso de la ANP, Muhammad Hussein, declaró, “Jesús nació en esta tierra; dio sus primeros pasos en esta tierra y difundió sus enseñanzas (del Islam) en esta tierra. Él y su madre, podemos decir, fueron palestinos por excelencia”.

Los funcionarios de Fatah afirman rutinariamente que Jesús fue un profeta de Islam.

En una entrevista exclusiva anterior de WorldNetDaily, Taysir Tamimi, jefe de la Justicia palestina y uno de los líderes musulmanes más influyentes en Israel, argumentó que los Templos judíos nunca existieron, que el Muro de los Lamentos realmente fue un poste en el que Mahoma ató su caballo, la Mezquita de Al Aqsa fue construida por ángeles y Abraham, Moisés y Jesús fueron profetas del Islam.

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (
endefensadelafe.org)

Source:
WorldNetDaily

sábado, 25 de diciembre de 2010

El Mesías Judío: Nacido de una virgen

"La Anunciación" (la aparición del ángel Gabriel a María), pintada en 1844 por Philippe de Champaigne (1602-1674), un pintor francés.

Isaías 7:14

Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel.

Lucas 1:30-35

Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios.

Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús

Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.

Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón.

Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.


Quizá la declaración más discutida de todas las que el Nuevo Testamento hace respecto de Jesús, es que nació de una virgen en cumplimiento de la profecía de Isaías (Isaías 7:14). Lo que se pone en duda no es su nacimiento, que fue muy normal. Lo que se discute es la manera en que fue concebido. En la manera normal de realizarse la concepción, el espermatozoide y el óvulo tienen que unirse para producir un niño. En el caso de Jesús, las Escrituras afirman que no estuvo presente espermatozoide alguno que hiciera de María una mujer encinta. El Espíritu Santo hizo sombra sobre ella y se generó la vida en un óvulo de su seno, que se convirtió en Jesús niño.

Si vamos a ver, toda vida es un milagro. Los espermatozoides y los óvulos entran en contacto con gran frecuencia y sin embargo, no siempre se produce vida. Si creo en un Dios soberano y todopoderoso que puede hacer todo cuanto quiere, entonces no es tan gran cosa creer que pudo hacer surgir una nueva vida de un óvulo en el seno de una mujer sin la ayuda de un espermatozoide de varón, para convertirse de esta manera singular en el Padre del niño.


Isaías predijo el nacimiento virginal

Está en perfecto acuerdo con todos los demás fenómenos sobrenaturales relacionados con el Mesías prometido, que su entrada a este mundo se realizara también de una manera singular. Isaías profetizó específicamente que una virgen daría a luz un hijo y su nombre sería “Emanuel”. ¡Ese nombre significa Dios con nosotros! También escribió para Israel, su nación: “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará Su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de Paz” (Isaías 9:6).

Ese niño que sería llamado Dios fuerte y Padre eterno es el mismo niño que nacería de una virgen en Belén. El hijo de esa virgen no era otro, sino el Mesías mismo. Por lo menos una fuente talmúdica asocia esta profecía de un niño nacido de virgen con el Mesías. En el Talmud babilónico, el Rabí Huní en nombre del Rabí Ide y el Rabí Josué dijo: “Este hombre es el Rey Mesías, de quien se dice en el Salmo 2:7: ‘Yo te engendré hoy’”.

¿Cuándo es virgen una virgen?

No hay duda de que esta profecía es la más discutida de todas las que se proponen como mesiánicas. Los eruditos que desacreditan esta profecía lo hacen a base del hecho de que el vocablo hebreo “almah”, que se traduce “virgen”, también se puede traducir “doncella”. Es cierto. El vocablo “almah” puede designar a veces una joven doncella, pero siempre se refiere a una joven soltera. Sobre esto dijo Martín Lutero: “Si hay alguien, judío o cristiano, que me pueda probar que hay algún pasaje de las Escrituras en que ‘almah’ signifique ‘mujer casada’, le daré cien florines…”1

El propósito original de este pasaje relativo a una virgen que da a luz un hijo tiene que ver con la promesa de una señal milagrosa que se le da a la casa de Judá como garantía de que sus enemigos no la aplastarían. Por tanto, sería una señal vacía y sin sentido si se tratara sencillamente de que una joven doncella diera a luz un niño, y especialmente un hijo ilegítimo. El parto es algo frecuente en las mujeres casadas, y lamentablemente sucede también entre las doncellas solteras. Sin embargo, sería una señal verdaderamente milagrosa para la casa de David que una virgen fuera a dar a luz un niño.

Por mucho que los hombres pongan en tela de juicio la afirmación de que Jesús es el cumplimiento de la profecía de Isaías respecto de un hijo nacido de virgen, no se puede pasar por alto que doscientos cincuenta años antes de nacer Jesús, la traducción del Antiguo Testamento al griego hecha por los hebreos (la Septuaginta o versión de los Setenta) traduce la palabra “almah” con el vocablo griego parzénos, que sólo tiene un significado: “virgen”. ¡Aquellos escribas judíos esperaban un Mesías que nacería de una virgen!

1. E. W. Hengstenberg. Christology of the Old Testament (Cristología del Antiguo Testamento), vol. 1, p. 418.

Tomado del libro, "La Promesa", por Hal Lindsey.


En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

viernes, 24 de diciembre de 2010

El Mesías Judío: Nacido en Belén

Iglesia de la Natividad, en Belén

Miqueas 5:2, 4, 5

Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad.

Y Él estará, y apacentará con poder de Jehová, con grandeza del nombre de Jehová Su Dios; y morarán seguros, porque ahora será engrandecido hasta los fines de la tierra. Y éste será nuestra paz.

Mateo 2:4-6


Y convocados todos los principales sacerdotes, y los escribas del pueblo, (Herodes) les preguntó dónde había de nacer el Cristo. Ellos le dijeron: En Belén de Judea; porque así está escrito por el profeta: Y tú, Belén, de la tierra de Judá, no eres la más pequeña entre los príncipes de Judá; porque de ti saldrá un guiador, que apacentará a Mi pueblo Israel.

Una vez al año, en la Navidad, el mundo recibe un significativo recordatorio de lo que Dios llega a hacer para guardar una promesa y cumplir las profecías al pie de la letra.

El profeta Miqueas, contemporáneo y amigo de Isaías, fue usado por Dios para añadir varias piezas estratégicas al rompecabezas de la profecía mesiánica que se había ido desarrollando por siglos en Israel. En el capítulo cinco de su libro, Miqueas escribió una de las profecías más específicas acerca del Mesías que habría de venir. Su lugar de nacimiento sería una oscura aldea de la provincia de Judea, en Palestina: Belén, la ciudad donde había nacido el rey David.

Entre los eruditos, tanto judíos como cristianos, que han aceptado el concepto de un Mesías personal, ha sido casi unánime la idea de que este pasaje se refiere al lugar de procedencia del Mesías. El antiguo Tárgum de Jonatán dice de la profecía de Miqueas: “De ti, Belén, saldrá el Mesías delante de Mí, para ejercer dominio sobre Israel; Aquel cuyo nombre se ha mencionado desde la antigüedad y desde la eternidad” (Miqueas 5:2).

La autoridad normativa entre los judíos modernos con respecto a la interpretación de las Escrituras es la serie de comentarios de Soncino acerca del Antiguo Testamento. Afirma al llegar a la extraordinaria profecía: “Esta profecía del Mesías es comparable a la más famosa acerca de la ‘vara del tronco de Isaí’, que aparece en Isaías 11:1. Para darle ánimo al pueblo en medio de su calamitosa situación, Miqueas profetiza que saldrá un hombre de Belén (esto es, de la Casa de David), el cual, en el poder del Señor restaurará a Israel a su tierra y reinará sobre él en nombre de Dios en medio de una paz permanente”:

¡Los sabios lo buscaban entonces y lo siguen buscando ahora!

Estaba muy difundido el conocimiento de que este pasaje bíblico profetizaba de dónde sería oriundo el Mesías. Cuando los tres sabios gentiles, comúnmente llamados magos, llegaron de Mesopotamia a la corte de Herodes buscando el lugar de nacimiento del Mesías judío, Herodes convocó a los teólogos de Israel. Cuando interrogó a estos dirigentes judíos sobre dónde habría de nacer su Mesías, dijeron sin vacilar: “En Belén de Judea; porque así está escrito por el profeta”, y luego comenzaron a citarle a Herodes la profecía de Miqueas.

Todo está en las manos de Dios

Durante dos mil años nunca ha habido duda alguna acerca del lugar donde nació Jesús. Todo el mundo sabe que fue en Belén. No obstante, la forma en que llegó hasta allí su madre en el momento exacto en que habría de nacer es realmente asombrosa. Hasta muy poco antes de su nacimiento, María vivía en Nazaret, el pueblo de ella y de José. Cuatro años antes, el emperador romano Augusto César decidió imponerles un impuesto especial a algunas de sus provincias conquistadas. Esta imposición se llevó a cabo mediante un censo obligado de todas las personas, lo cual les obligaba a regresar a la ciudad de sus antepasados.

A los judíos les disgustó la idea de un impuesto especial, así que enviaron una comitiva hasta Roma para protestar, ya que Cirenio, el gobernador de Siria, no tenía autoridad para solucionar el problema. En aquellos tiempos la comunicación y el transporte eran lentos. El resultado final de aquellas gestiones fue el fracaso, y los judíos se tuvieron que someter al censo y al impuesto. Mientras los recaudadores oficiales de impuestos se trasladaban hacia el oriente, pueblo por pueblo y provincia por provincia, se produjo una demora en el curso natural de los acontecimientos. De esta forma, cuando se puso en vigor la inscripción en Judea, y María y José se vieron obligados a salir rumbo a Belén, ciudad de sus antepasados, se cumplió el tiempo exacto en que ella habría de dar a luz al niño.

Los tiempos no fueron fijados por María, ni tampoco por el César, o los romanos que recaudaban los impuestos. Ninguno de ellos era el que controlaba las cosas. ¡Era el Dios que rige el universo quien tenía en Su mano el timón, y fue Él quien “movió a los pueblos de la tierra y fijó los tiempos de todo, hasta el último día, de modo que María y José llegara a Belén en el momento exacto para que Jesús, el Mesías escogido, naciera en el lugar debido; el lugar señalado por el dedo infalible de la profecía”!

Tomado del libro: "La Promesa", por Hal Lindsey.

Lea también:
Las Promesas Olvidadas de Navidad

En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org)

Alabanza: ¡Tu Nombre Levantaré!


Tu Nombre levantaré
Me deleito en adorarte
Te agradezco que en mi vida estés
Que vinieras a salvarme.

(Coro)
Dejaste el trono para
Mostrarnos la luz
De Tu trono a la Cruz
Y mi deuda pagar
De la Cruz a morir
De la muerte a Tu trono.

¡Tu Nombre Levantaré!

Exclusiva: Hamás afirma 'armas que cambiarán el juego'

En medio de temores de que Irán está intensificando el armamento y el entrenamiento de terroristas en las fronteras de Israel

Nueva York - Hamás logró introducir a la Franja de Gaza armas “que cambiarán el juego”, un alto miembro de la llamada ala militar de Hamás afirmó a WorldNetDaily (WND).

El miembro de Hamás, del grupo terrorista Izz ad-Din al-Qassam Brigades no quiso especificar el tipo de armas. Tampoco quiso dar ninguna información acerca de cuándo fueron introducidas a Gaza las supuestas armas.

Oficiales de seguridad israelíes confirmaron a WND que Hamás recientemente fue capaz de introducir a Gaza armamento avanzado que preocupa profundamente a las Fuerzas de Defensa de Israel.

La información surge una semana después de que el servicio secreto nigeriano incautó un gran cargamento de armas en Lagos, unos de los puertos más activos de África.

La captura de las armas, que incluían lanzacohetes Katyusha, resaltó temores de que Irán está desarrollando una red global para trasladar armas y personas. Israel está preocupado de que Teherán está explotando puntos sin patrullar que anteriormente han sido usados por los carteles de drogas.

La captura de las armas fue hecha con ayuda de inteligencia de Israel y países occidentales, según oficiales de seguridad.

La semana pasada, WND reportó que unidades de la Guardia Revolucionaria iraní han incrementado su entrenamiento de los comandantes de Hamás dentro de la Franja de Gaza, según un alto oficial de seguridad egipcio.

El oficial admitió un creciente nivel de cooperación con la Guardia en esfuerzos para contrabandear armas hacia Gaza, mientras que Egipto ha reportado un aumento en el entrenamiento de la Guardia de los comandantes de división de Hamás dentro de la Franja de Gaza.

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (
endefensadelafe.org)

Source:
WorldNetDaily

jueves, 23 de diciembre de 2010

El Fin del Experimento Estadounidense


Mientras veo el futuro de nuestra nación hoy, debo admitir que tengo sentimientos ambivalentes. Estoy extremadamente triste y, sin embargo, estoy lleno de una gozosa expectativa.

Siento un profundo sentido de tristeza mientras veo al Gran Experimento Estadounidense en el gobierno representativo llegar a su fin. Hemos sido bendecidos abundantemente por Dios desde que nuestros ancestros llegaron a este continente, y hemos servido como un canal de Sus bendiciones a otras naciones, como un proclamador del Evangelio y como un campeón de los derechos humanos.

Claves de Nuestro Éxito

Uno de los secretos de nuestro gran éxito fue nuestro compromiso a los principios judeo-cristianos revelados en la Palabra de Dios. Esos principios sirvieron como el fundamento de nuestros sistemas de gobierno, educación y economía.

Una razón aún mayor para nuestro éxito fenomenal fue nuestro compromiso al Evangelio del Señor Jesucristo. Nuestros ancestros vinieron a este continente en busca de libertad para proclamar el Evangelio. Nuestra nación fue establecida como una nación cristiana. Nuestras relaciones estaban gobernadas por principios cristianos. Nuestras leyes estaban basadas en los mandamientos de Dios. La Iglesia, fuera Católica o Protestante, nos proporcionaba nuestra razón de ser.

Nuestra Trayectoria

Estábamos lejos de ser perfectos. Batallamos con asuntos difíciles como relaciones raciales, derechos de las mujeres y el balance entre los obreros y la administración. Pero nuestros corazones estaban en el lugar correcto, debido a los principios cristianos que nos impulsaron en la dirección correcta. Gradualmente progresamos en todas estas áreas difíciles y muchas otras.

A lo largo de los siglos, mientras buscamos evangelizar el continente americano, también enviamos misioneros a las partes más remotas de la tierra.

En la primera mitad del XX Siglo, nos remontamos a grandes alturas mientras llegamos al rescate del mundo en dos guerras mundiales. En ambos casos, entramos a estos conflictos internacionales por propósitos desinteresados – no para ganar territorio, sino para “hacer al mundo seguro para la democracia”.

Nuestro Punto de Tropiezo

Pero en la cúspide de nuestro poder y gloria, después de nuestra victoria en la II Guerra Mundial, empezamos a volver nuestras espaldas a Dios. Quitamos nuestros ojos de Quien nos había bendecido tan abundantemente y empezamos a enfocarnos en nosotros mismos. Le entregamos nuestros corazones al materialismo.

En el proceso, empezamos a divorciar a Dios de nuestras vidas – sacándole de nuestras escuelas y separándole de nuestros procesos de gobierno. La secularización de nuestra sociedad se convirtió en nuestra pasión, y el resultado fue el creciente paganismo en cada aspecto de la vida.

Nuestra Rebelión Persistente

Nos hemos burlado de Dios. Le hemos dado nuestros corazones a los ídolos. Nos hemos olvidado de la fuente de nuestras bendiciones. Hemos puesto oídos sordos a las voces proféticas que Dios ha levantado para llamarnos al arrepentimiento. Hemos ignorado los juicios remediales que Él ha colocado sobre nosotros, descartándolos como coincidencia.

Ahora debemos enfrentar las consecuencias de nuestra rebelión. Dios ha retrocedido y ha bajado nuestra barrera de protección. Él está permitiendo que la maldad se multiplique. La codicia está destruyendo nuestra economía. La incivilidad está destrozando nuestra estructura social.

El dinero se ha convertido en nuestro dios.

La creencia en el Hombre se ha convertido en nuestra religión.

La búsqueda del placer se ha convertido en nuestro estilo de vida.

Y la recompensa es el nihilismo. Estamos sumidos en la desesperación.

Estamos destinados a la destrucción. Pero aun cuando soy testigo de la desintegración de todo lo que estimo querido, mi corazón está lleno de gozosa expectativa debido a que las señales de los tiempos literalmente están gritando que toda la historia está a punto de llegar a su consumación con el regreso de Jesús.

Un Recordatorio Bíblico

Mis sentimientos mezclados me recuerdan a Jeremías, después de que su amada ciudad y templo habían sido destruidos por los babilonios y su nación había sido llevada cautivada. Él escribió un lamento fúnebre llamado Lamentaciones, en el que ventiló la agonía de su corazón. Pero justo a la mitad de él, en un gran acto de fe, repentinamente se detuvo e hizo una de las declaraciones más prometedoras que puedan hallarse en la Palabra de Dios (Lamentaciones 3:21-24):

"Esto recapacitaré en mi corazón, por lo tanto esperaré. Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad. Mi porción es Jehová, dijo mi alma; por tanto, en él esperaré".

Basado en esas promesas, sé con absoluta seguridad:

Que Jesús vuelve pronto;

Que Él derrotará a todos los enemigos de Dios;

Que Él establecerá un reinado mundial que traerá paz, rectitud y justicia a todas las naciones.

Y que a todos nosotros que somos creyentes nos será dada la increíble bendición de gobernar con Él.

Difícilmente puedo esperar. Todo dentro de mí anhela el día glorioso muy cercano cuando Jesús surgirá de los cielos.

El Nuevo Mundo en el Horizonte

El sistema mundial corrupto que actualmente domina a este mundo está destinado a ser destruido. Un nuevo mundo se acerca donde no habrá desamparados, pobres, ni hambre. La justicia prevalecerá. La justicia y la equidad abundarán.

Una representación de un artista desconocido del reinado milenial de Jesús. La luz sale desde Jerusalén, los hombres convierten sus espadas en arados, un niño juega con una serpiente y el lobo habita pacíficamente con el cordero.

Las naciones de ese mundo estarán comprometidas con el Señor, y las bendiciones del Señor cubrirán la tierra como las aguas cubren el mar.

No es de extrañar que el apóstol Pablo escribió: “Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse” (Romanos 8:18).

En los días tenebrosos que tenemos por delante, tengamos en cuenta que Dios está en Su trono, Él aún escucha las oraciones, Él aún responde las oraciones y tiene la sabiduría y el poder para orquestar toda la maldad de Satanás y el Hombre para el triunfo de Jesús. También tenga en cuenta que:

“Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman” (1 Cor. 2:9).

Pero Dios nos ha revelado estas cosas en Su Palabra. Aférrese a estas revelaciones en los días venideros. Aférrese a Sus promesas gloriosas y usted será sostenido.

"!Oh Jehová, Señor nuestro, Cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra!" (Salmo 8:1)

Nota del traductor: Este artículo está tomado del Epílogo de la tercera edición del nuevo libro del Dr. Reagan, America the Beautiful? The United States in Bible Prophecy) [Available only in English]


Artículos relacionados:
¿Se ha vuelto irrelevante la Iglesia?
La inmoralidad de la deuda nacional de los E.U.
¿Es demasiado tarde para E.U.?
Reflexiones acerca de las Elecciones
Estados Unidos en la Profecía Bíblica

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (
endefensadelafe.org)

Original article:
The End of the American Experiment

Cortesía de:
The Christ in Prophecy Journal (
lamblion.us)
Share/Bookmark