domingo, 11 de julio de 2010

La nueva y reluciente milicia palestina de América

Por Daniel Pipes


“El programa más estúpido que el gobierno de los Estados Unidos alguna vez haya emprendido” – así llamé el año pasado a los esfuerzos americanos para mejorar la fuerza militar de la Autoridad Palestina (AP). Ligeramente hiperbólica, sí, pero la descripción encaja debido a que esos esfuerzos realzan el poder de combate de los enemigos de los Estados Unidos y de su aliado israelí.

En primer lugar, una introducción básica acerca del programa, basada en un reciente estudio del Centro de Políticas del Cercano Oriente escrito por David Bedein y Arlene Kushner:

Poco después de que Yasser Arafat murió a finales del 2004, el gobierno de los E.U. estableció la Oficina del Coordinador de Seguridad de los E.U. para reformar, reclutar, entrenar y equipar a la milicia de la AP (llamada las Fuerzas de Seguridad Nacional o Quwwat al-Amn al-Watani) y hacerla políticamente responsable. Durante casi toda su existencia, la oficina ha sido dirigida por el Teniente General Keith Dayton. Desde el 2007, los contribuyentes americanos la han financiado por el orden de los US$100 millones al año. Muchas agencias del gobierno de los E.U. han estado involucradas en el programa, incluyendo a la Oficina de Seguridad Diplomática del Departamento de Estado, el Servicio Secreto y ramas de las fuerzas armadas.

La milicia de la AP tiene en total cerca de 30,000 soldados, de las cuales cuatro batallones compuestos por 2,100 soldados han pasado escrutinio por falta de lazos criminales o terroristas y han sido sometidos a 1,400 horas de entrenamiento en una instalación americana en Jordania. Ahí estudian temas que van desde tácticas para pequeñas unidades e investigaciones de la escena del crimen hasta primeros auxilios y leyes de derechos humanos.

Con el permiso israelí, estas tropas se han desplegado en áreas de Hebrón, Jenin y Naplusa. Hasta ahora, este experimento ha salido bien, provocando elogios generalizados. El Senador John Kerry (Demócrata de Massachusetts) llama al programa "sumamente alentador" y Thomas Friedman del New York Times discierne en las tropas entrenadas por los E.U., un posible “socio palestino de paz para Israel” tomando forma.

Sin embargo, mirando al futuro, predigo que esas tropas serán más probablemente un socio de guerra que un socio de paz para Israel. Considere el posible papel de las tropas en varios escenarios:

Ningún Estado palestino: Dayton llama orgullosamente a las tropas entrenadas por los E.U. “fundadores de un Estado palestino”, una política que él espera que entre en existencia para el 2011. ¿Qué si – como a menudo ha pasado antes – el Estado palestino no surge según lo previsto? El mismo Dayton advierte de “grandes riesgos”, lo que presumiblemente significa que sus tropas recién acuñadas comenzarían a dirigir sus armas contra Israel.

Estado palestino: La AP nunca ha vacilado en su meta de eliminar a Israel, tal como una mirada breve en la documentación recopilada por Palestinian Media Watch hace evidente. Si la Ap lograra alcanzar la estadidad, ciertamente perseguirá su meta histórica - sólo que ahora equipada con una nueva y reluciente soldadesca y arsenal.

La AP derrota a Hamás: Por la misma razón, en el improbable evento que la AP prevalezca sobre Hamás, su rival islamista basado en Gaza, incorporará tropas de Hamás en su propia milicia y luego ordenará a las tropas combinadas que ataquen a Israel. Las organizaciones rivales pueden diferir en perspectivas, métodos y personal, pero comparten el objetivo primordial de eliminar a Israel.

Hamás derrota a la AP: Si la AP sucumbiera ante Hamás, ésta absorberá al menos a algunos de los "hombres de Dayton" en su propia milicia y los desplegaría en el esfuerzo de eliminar al Estado judío.

Hamás y la AP cooperan: Aunque Dayton imagina que está preparando una milicia para combatir a Hamás, el liderazgo de la AP participa en pláticas con Hamás patrocinadas por Egipto acerca de compartir el poder – elevando el espectro de que las tropas entrenadas por los E.U. y Hamás coordinarán ataques contra Israel.

La ley de consecuencias imprevistas proporciona una consolación temporal: Mientras Washington patrocina las fuerzas de la AP y Teherán patrocina a las de Hamás, las fuerzas palestinas están más ideológicamente divididas, debilitando quizás su habilidad general para dañar a Israel.

Ciertamente, los hombres de Dayton se están portando bien en la actualidad. Pero cualquier cosa que el futuro depare – Estado, no Estado, Hamás derrota a la AP, la AP derrota a Hamás, o los dos cooperan – estos milicianos eventualmente apuntarán sus armas en contra de Israel. Cuando eso ocurra, Dayton y los genios que idealísticamente están edificando las fuerzas del enemigo de Israel, probablemente se encogerán de hombros y dirán: “Nadie podría haber previsto este resultado”.

Eso no es cierto: Algunos de nosotros lo estamos previendo y estamos advirtiendo en contra de ello. Más profundamente, algunos de nosotros entendemos que el proceso de Oslo de 1993 no acabó con el empuje del liderazgo palestino para eliminar a Israel.

La misión Dayton necesita ser detenida antes de que haga más daño. El Congreso debería cortar inmediatamente todos los fondos para la Oficina del Coordinador de Seguridad de los E.U.

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (endefensadelafe.org
)

Articulo original:
America’s shiny new Palestinian militia

2 comentarios:

Donald Dolmus dijo...

Apreciados lectores: Para poder visualizar el video, deben dar click con el botón derecho del mouse sobre el mismo y seleccionar la opción: Ver en Youtube (Watch on Youtube).

Shalom

maHOu dijo...

PODEMOS SENTIR SUS PISADAS...
ALELUYA!
MAS EL PUEBLO DUERME!

Share/Bookmark