miércoles, 29 de julio de 2009

Zacarías 14

¿Hecho o ficción?


Cuando tenía unos 12 años, tropecé con Zacarías 14. Fue un descubrimiento asombroso.

Verá, crecí en una iglesia donde se nos decía una y otra vez que “no hay un versículo en la Biblia que implique siquiera que Jesús pondrá alguna vez Sus pies sobre esta tierra de nuevo”.

Lenguaje sencillo

Bueno, Zacarías 14 no sólo implica que el Señor va a volver a esta tierra otra vez, ¡lo dice a quemarropa! El pasaje está escrito en un lenguaje sencillo que cualquier niño de 10 diez años puede entender.

Dice que el Señor regresará a esta tierra en una época cuando los judíos estén de vuelta en la tierra de Israel y su ciudad capital, Jerusalén, esté bajo sitio. Justo cuando la ciudad está a punto de caer, el Señor volverá al Monte de los Olivos.

Cuando sus pies toquen el suelo, el monte se partirá a la mitad. El remanente de judíos que quede en la ciudad buscará refugio en las hendiduras de la montaña. El Señor pronunciará entonces una palabra sobrenatural y los ejércitos que rodeen a Jerusalén serán destruidos en un instante. El versículo 9 declara luego que en ese día “el Señor será rey sobre toda la tierra”.

Una interpretación enredada

Cuando descubrí por primera vez este notable pasaje, se lo llevé a mi ministro y le pregunté lo que significaba. Nunca olvidaré su respuesta. El pensó por un momento y luego dijo: “Hijo, no sé lo que significa, pero te garantizo una cosa: ¡no significa lo que dice!

Durante años después de eso, mostraría Zacarías 14 a cada evangelista que vino de visita a la ciudad predicando que Jesús nunca regresaría a esta tierra. Siempre recibí la misma respuesta: “No significa lo que dice”. Esa respuesta no me satisfizo.

Una interpretación sofisticada

Por último, me encontré con un ministro que era un graduado del seminario y me dio la respuesta con la que yo podía vivir. “Nada en Zacarías significa lo que dice”, me explicó, “porque todo el libro es apocalíptico”.

Ahora bien, yo no tenía la menor idea de lo que “apocalíptico” significaba. No sabía si era una enfermedad o una filosofía. Pero sonaba sofisticado y, después de todo, el tipo era un graduado del seminario, así que él debía saber.

Una experiencia de descubrimiento

Cuando empecé a predicar, repetía como loro lo que había escuchado toda mi vida desde el púlpito. Cuando hablaba acerca de profecía, siempre enfatizaría que Jesús nunca regresará a esta tierra. Ocasionalmente, alguna persona se acercaría después del sermón y me preguntaría, “¿Qué acerca de Zacarías 14?” Yo les contestaba bruscamente con una palabra, “¡APOCALIPTICO!” ¡Ellos usualmente corrían asustados hacia la puerta!

Entonces, un día me senté y leí el libro entero de Zacarías. ¿Y adivine qué? ¡Todo mi argumento se fue por el drenaje! Descubrí que el libro contiene muchas profecías acerca de la primera venida de Jesús y descubrí que todas esas profecías significaron lo que ellas dijeron. De repente se me ocurrió que si las profecías de Zacarías acerca de la primera venida significaron lo que ellas dijeron, ¿por qué entonces no lo harían también sus promesas acerca de la segunda venida?

La regla del sentido llano

Ese fue el día que dejé de jugar con la Palabra Profética de Dios. Empecé a aceptarla por su significado del sentido llano. Decidí que si el sentido llano tenía sentido, no buscaría otro sentido, a menos que terminara sin sentido(*).

Un buen ejemplo del enfoque sin sentido se encuentra en el libro El Milenio (The Millennium), de Loraine Boettner. El espiritualiza todo Zacarías 14. El argumenta que el Monte de los Olivos es un símbolo del corazón humano rodeado por el mal. Cuando una persona acepta a Jesús como Salvador, Jesús viene a la vida de la persona y se para en su “Monte de los Olivos” (su corazón). El corazón de la persona se quebranta en arrepentimiento (el hendimiento del monte) y entonces Jesús derrota a las fuerzas enemigas en la vida de las personas.

¡Yo sugeriría que a este teólogo le sea otorgado un doctorado honorario en imaginación! Cuando las personas insisten en espiritualizar las Escrituras de esta forma, las Escrituras terminan entonces significando todo lo que ellas quieren que signifiquen.

Claves para la comprensión

Creo que Dios sabe cómo comunicarse. Creo que El dice lo que significa y significa lo que dice. No creo que usted deba tener un doctorado en Hermenéutica para entender la Biblia. Lo esencial, en cambio, son un corazón honesto y la llenura del Espíritu de Dios.

Le pregunto: ¿Cómo trata a Zacarías 14 – como un hecho o como ficción?

“Así dice el Señor: Regresaré a Sión y habitaré en Jerusalén. Y Jerusalén será conocida como la Ciudad de la Verdad, y el monte del Señor Todopoderoso como el Monte de la Santidad” (Zacarías 8:3).

(*) El autor utiliza un juego de palabras para dar a entender que si el sentido llano del texto tiene sentido lógico, la búsqueda de otro significado o interpretación podrìa conducir al lector a obtener disparates o tonterías.

Artículos relacionados:
Por qué un Milenio
La Certeza del Retorno del Señor
Los Mil Años
Venga Tu Reino
Artículos de Apocalipsis

Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (www.atalayadejesus.blogspot.com)

Artículo original:
Zechariah 14

Lamb & Lion Ministries (www.lamblion.com)

2 comentarios:

El Milenio dijo...

Gracias Donald, God Bless You, este articulo es de los mas bellos que haz traducido del Dr. Reagan y ademas es el motivo del Blog El Milenio!! A tus Ordenes!!
Nuestro Señor te Bendiga Grandemente!!

acrisolar dijo...

Muy buena entrada Donald.
No se predica mucho acerca de la próxima venida, aunque se acepte por lo general en mi entorno. Creo que hay temores, dudas es decir desconocimiento.
Gracias y... ¡Dios te bendiga junto a los tuyos!

Share/Bookmark