domingo, 30 de agosto de 2009

El Abuso de la Profecía

¿Merece el desprecio que recibe?

Por Dr. David R. Reagan

"¿El Fin del Mundo?"

Reconozcámoslo – la profecía es despreciada por la mayoría de las personas. Los no cristianos se burlan de la idea misma del conocimiento sobrenatural acerca del futuro. Lo irónico es que al hacer eso, cumplen una profecía de Pedro: “En los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias y diciendo: ¿Dónde esta la promesa de Su advenimiento?" (2 P. 3:3-4)

Los Apóstatas

La verdadera tragedia con respecto a la Palabra Profética de Dios es que muchos cristianos comparten esta misma actitud burlona. Los seminarios cristianos apóstatas han rechazado bastante bien el concepto entero de la profecía. La mayoría ahora enseña que la profecía es realmente historia escrita después del hecho, pero escrita como profecía para hacerlo más interesante.

Este rechazo de la profecía por parte de los cristianos apóstatas es un resultado natural de su adoración en el altar artificial de lo que los teólogos llaman “criticismo histórico”.

Esta metodología despreciable rechaza la Biblia como la revelación de Dios al Hombre, argumentando en cambio que representa la vacilante búsqueda de Dios por el hombre. Sus proponentes han llegado a la conclusión que la Biblia está llena de mitos, superstición y leyendas.

Dado que han rechazado lo sobrenatural, estas personas no pueden aceptar la idea de la profecía como el revelado conocimiento previo de la historia. Esta es la razón por la que el libro de Daniel ha sido el centro de su menosprecio y ridículo. No es del todo inusual escuchar a uno de sus eruditos decir: “El libro de Daniel es demasiado preciso. Tuvo que haber sido escrito después de los eventos que se atribuye profetizar”. Esto no es nada más que flagrante incredulidad que cuestiona la propia aceptación de nuestro Señor de la autenticidad del libro de Daniel (Mt. 24:15).

Esta actitud también es cumplimiento de la profecía, porque Jesús dijo que en los tiempos del fin habrá una gran apostasía dentro de la iglesia profesante (Mt. 24:10-12). Como dijera Pablo, los tiempos del fin estarán marcados por hombres “que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella” (2 Tim. 3:5).

Los espiritualizantes

La profecía también ha sufrido abusos en manos de aquellos que se han especializado en espiritualizarla. Tanto los liberales como los conservadores han sido culpables de esta práctica.

Cuando hablo de “espiritualizar”, me refiero a la metodología que sostiene que la profecía no significa lo que dice. En la práctica esto siempre ha conducido a una interpretación simbólica de la profecía. El significado del sentido obvio de la profecía es negado y los libros proféticos como Revelación son tratados como si fueran libros para adultos de “Alicia en el País de las Maravillas”, con un mensaje vago y general, sin ningún significado específico.

La espiritualización de la profecía por parte de los liberales es fácil de entender. Es una extensión natural de su tendencia a espiritualizar toda la Escritura. Han espiritualizado los milagros de Dios en el Antiguo Testamento y los milagros de Jesús en el Nuevo Testamento, así que, ¿por qué deberían aceptar el significado del sentido obvio de la profecía, especialmente cuando enseña una consumación sobrenatural de la historia?

Son los espiritualizantes conservadores los que son un misterio tan perplejo para mí. Ellos aceptan la Biblia como la Palabra de Dios. Coinciden que la Biblia contiene revelaciones sobrenaturales acerca del futuro. Interpretan virtualmente todos los pasajes no proféticos de forma literal. Incluso interpretan las profecías de la Primera Venida literalmente. Pero por alguna extraña razón inexplicable, insisten en espiritualizar todas las profecías de la Biblia concernientes a la Segunda Venida.

Así pues, niegan la realidad cercana de la Tribulación, el Reino Milenial y la Tierra Nueva. Toman un pasaje como Zacarías 14, que dice que Jesús regresará al Monte de los Olivos y reinará sobre la tierra, y lo espiritualizan para que signifique que cuando usted acepta a Jesús como Señor y Salvador, El viene a su corazón (el Monte de los Olivos) y empieza a reinar sobre su vida (el reinado sobre la tierra). ¡A tales personas se les debería otorgar un doctorado en imaginación!

Si todas las profecías concernientes a la Primera Venida de Jesús se cumplieron en alguna forma literal en su significado del sentido obvio, entonces ¿por qué no deberían cumplirse las profecías de la Segunda Venida de la misma forma?

Los Apáticos

Luego están aquellos cristianos que simplemente son apáticos acerca de la profecía. No podría importarles menos.

Muchos de estos cristianos piensan que la profecía no tiene ninguna relevancia práctica para sus vidas diarias, así que la ignoran. Nunca han leído a los Profetas Mayores. No podrían incluso encontrar a los Profetas Menores. Y ciertamente no van a desperdiciar su tiempo con ese “rompecabezas chino” llamado el Libro de la Revelación.

La propia herencia de mi iglesia encaja en esta descripción. Nuestra actitud apática era motivada por la creencia peculiar que toda la profecía del Antiguo Testamento había sido cumplida y, por lo tanto, el estudio de la profecía era un desperdicio de tiempo.

Otros cristianos se han vuelto apáticos acerca de la profecía debido a que ha sido tan abusada gravemente por fanáticos sensacionalistas, especialmente por los establecedores de fechas. Estos cristianos están cansados de interpretaciones extrañas que han traído reproche al Cuerpo de Cristo.

Incluso mientras escribo este párrafo, los diarios están alardeando historias acerca de dos grupos, uno en Corea y otro en América, que han ganado titulares internacionales al predecir que el Señor volvería en los pocos días pasados. Las fechas que habían establecido han pasado. Todavía estamos aquí. Y el mundo se ríe.

Otra causa de la apatía es que muchas personas se han desanimado por el vocabulario especializado de la profecía. Cuando escuchan términos técnicos como “premilenial”, “postmilenial”, y “amilenial”, sus ojos generalmente giran hacia atrás en sus cabezas y se quedan en blanco concluyendo que la profecía es un campo de estudio sólo para expertos.

Los Fanáticos

Finalmente, están los fanáticos. Estas son las personas que aplican sus imaginaciones fértiles a la profecía y luego especulan y teorizan toda clase de eventos futuros fantasiosos.

Usualmente están obsesionados con el establecimiento de fechas o con la especulación acerca de si una persona como Henry Kissinger es o no el Anticristo.

¡Ellos son a menudo los esparcidores de rumores que difunden historias descabelladas acerca de buitres reuniéndose en Israel, computadoras belgas apoderándose del mundo, los judíos colectando bloques para el Templo, la Administración de Seguridad Social estampando números en las manos de las personas y el nombre de Jane Fonda teniendo el equivalente numérico de 666!

Una Conspiración Satánica

Creo que Satanás mismo ha inspirado todo este abuso de la Palabra Profética de Dios. Satanás no quiere que nadie estudie profecía, porque la profecía contiene la revelación de la derrota total y definitiva de Satanás.

Satanás solía derrotarme todo el tiempo al recordarme constantemente mis pecados pasados. Pero mi estudio de la profecía bíblica me ha dado una nueva arma para luchar contra Satanás. Ahora, ¡cada vez que él me recuerda mi pasado, yo le recuerdo su futuro! El responde alejándose enfurruñado en derrota.

El libro de Revelación inicia con las palabras, La Revelación de Jesucristo”. El libro de Revelación, como el resto de la profecía, pretende revelar el futuro. Está destinado a ser comprendido. Dios quiere edificar nuestra esperanza en medio de un mundo oscuro y turbulento, al revelarnos las grandes victorias que tenemos por delante en Su plan maestro.

Le exhorto a permanecer firme contra Satanás en su intento por convencerlo que la Palabra Profética de Dios no debe ser tomada en serio.

Artículos relacionados:

La Importancia de la Profecía Bíblica

Traducido por Donald Dolmus

En Defensa de la Fe (www.atalayadejesus.blogspot.com)

Artículo original:

The Abuse of Prophecy


Lamb & Lion Ministries (www.lamblion.com)

sábado, 22 de agosto de 2009

lunes, 17 de agosto de 2009

La Importancia de la Profecía Bíblica

¿Un patio de juego para los fanáticos o pastos verdes para los discípulos?


Aunque la profecía constituye casi un tercio de la Biblia, su importancia es subestimada constantemente por aquellos que la descartan por no tener importancia práctica o por aquellos que se oponen a ella con el argumento de que es una “manía” que aparta los ojos de las personas de Jesús.

Apocalipsis 19:10 dice que “el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía”. Por lo tanto, si la profecía es enseñada apropiadamente, no hay razón para que desvíe la atención de alguien lejos de Jesús. De hecho, debería servir para destacar la centralidad de Jesús.

¿Es práctica la profecía? Considere que todos los escritores del Nuevo Testamento atestiguan el hecho de que el estudio de la profecía motivará a vivir en santidad. ¿Qué podría ser más práctico que eso?

La profecía no tiene que ser maniática, de otro mundo o poco práctica, si es enseñada correctamente. Tampoco tiene que ser un patio de juego para fanáticos. Puede, y debería ser, pastos verdes para los discípulos.

Razones para su Estudio

1) Validadora de la Escritura – La profecía cumplida es una de las mejores evidencias que yo conozco de que la Biblia es la inspirada Palabra de Dios. La Biblia contiene cientos de profecías seculares cumplidas relativas a ciudades, naciones, imperios e individuos. Jeremías predijo que la cautividad babilónica duraría 70 años (Jer. 25:11-12). Isaías declaró que los hijos de Israel serían enviados a casa desde Babilonia por un hombre llamado Ciro (Is. 44:28, Esd. 1:1). Daniel declaró el orden preciso de cuatro grandes imperios gentiles (Daniel 2 y 7). La destrucción de Babilonia fue prevista por un número de profetas hebreos (Is. 13). En el Nuevo Testamento, Jesús predijo la destrucción completa de Jerusalén 40 años antes de que en realidad ocurriera (Lc. 21:6).

2) Validadora de Jesús – La Biblia contiene más de 300 profecías acerca de la primera venida de Jesús, todas las cuales fueron cumplidas literalmente. Cada aspecto de la vida de Jesús fue profetizado – el lugar de Su nacimiento, la naturaleza de Su nacimiento, la calidad de Su ministerio, el propósito de Su vida y la agonía de Su muerte. Considere, por ejemplo, la profecía de Salmo 22:16, de que las manos y pies del Mesías serían perforados. Esa profecía fue escrita por David cerca de mil años antes del nacimiento de Jesús. Fue escrita 700 años antes de la invención de la crucifixión como forma de ejecución. El cumplimiento literal de tantas profecías en la vida de un individuo trasciende cualquier simple coincidencia y sirve para validar que Jesús fue quien dijo que era – el divino Hijo de Dios.

3) Reveladora del futuro – La profecía sirve para decirnos algunas cosas que Dios quiere que sepamos acerca del futuro (Dt. 29:29; Am. 3:7). Dios no quiere que sepamos todo acerca del futuro, pero hay algunas cosas que debemos saber si vamos a tener una esperanza dinámica. Así pues, la profecía nos asegura que Jesús va a regresar, que El nos resucitará y que El nos tomará para que vivamos por siempre con El y con Dios el Padre. Con respecto a esto, Pedro compara la profecía con “una antorcha que alumbra en un lugar oscuro” (2 P. 1:19). Pablo hace el mismo punto en 1 Corintios, capítulo 2. El comienza señalando que ningún ojo ha visto, ningún oído ha escuchado, ni la mente del hombre ha concebido, lo que Dios ha preparado para aquellos que lo aman. Pero en el versículo siguiente, Pablo dice que esas cosas han sido reveladas a nosotros por Dios por medio de Su Espíritu (1 Cor. 2:9-10).

4) Herramienta de Evangelismo – La profecía puede ser usada como una herramienta muy efectiva de evangelismo, tal como está ilustrado en la historia de Felipe y el eunuco (Hch. 8:26 ss.). Felipe usó el pasaje del gran sufrimiento del cordero (Is. 53) para enseñar que Jesús es el cordero que fue sacrificado por los pecados del mundo. Mateo y Pedro usaron la profecía cumplida en la vida de Jesús como una de sus herramientas básicas de evangelismo. De hecho, Pedro se refirió constantemente a la profecía en su primer sermón evangelístico el Día de Pentecostés (Hch. 2:14-39). El predicó que Jesús había sido crucificado y resucitado en cumplimiento de las profecías hebreas. Luego, Pedro se refirió a la profecía cumplida como una de las evidencias más grandes que Jesús verdaderamente era el Hijo de Dios (2 P. 1:16-19).

5) Herramienta de Enseñanza Moral – Las personas a menudo pasan por alto el hecho de que los profetas hebreos fueron tanto predicadores como predictores. De hecho, los profetas pasaron la mayor parte de su tiempo usando la Palabra de Dios para enfocar los problemas sociales. Ellos llamaron a sus oyentes al arrepentimiento, adoración verdadera, justicia social y santidad personal. Uno de los grandes temas recurrentes de los profetas es que “la obediencia es mejor que los sacrificios” (1 Sam. 15:22 y Os. 6:6). Esa declaración significa que ante los ojos de Dios, la obediencia a Sus mandamientos es más importante que prácticas religiosas externas tales como ofrecer sacrificios. La profecía es así un gran repositorio de enseñanza moral, y esos principios morales aún siguen siendo relevantes hoy (vea Amós 5:21-24; Miq. 6:8; Is. 58:3-9).

6) Generadora de Crecimiento Espiritual – El conocimiento profético fomenta la espera paciente (Santiago 5:7-8); provoca vigilancia seria (Mt. 24:36,42); inspira la labor dedicada (2 Tim. 4:7-8) y aumenta nuestra esperanza (Tito 2:11-14). El resultado es vivir en santidad. Pablo nos exhorta a “vivir decentemente, como a la luz del día”, porque el tiempo cuando el Señor volverá está cerca (Ro. 13:12-13). De igual forma, Pedro nos llama a ceñir nuestras mentes y a ser sobrios y santos mientras aguardamos la revelación de Jesús (1 P. 1:13-15).

Consejo y recomendación

En 2 Timoteo 3:16-17, Pablo escribe que toda la palabra de Dios es “útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia”. Eso incluye la Palabra Profética de Dios. En 1 Tesalonicenses 5:20 el apóstol Pablo nos suplica que tratemos a la profecía con respeto.

Pedro nos advierte en su segunda epístola que una de las señales de los tiempos del fin será la aparición de “burladores” que despreciarán y ridiculizarán la promesa del regreso de nuestro Señor (2 P. 3:3 y ss.). La gran tragedia de nuestra época es que muchos de los burladores más ruidosos son líderes religiosos que profesan seguir a Cristo. Tales líderes crucificaron a Jesús la primera vez que El vino. Ahora se burlan de Su promesa de regresar.

Un buen ejemplo acerca de lo que estoy hablando es el “Seminario Jesús”, que ha estado funcionando durante los últimos años. Está compuesto por 40 “eruditos” del Nuevo Testamento provenientes de una gran variedad de seminarios cristianos en América. El seminario se ha estado reuniendo cada seis meses para votar acerca de los dichos de Jesús registrados en los cuatro evangelios. Ellos esperan producir una nueva versión de los evangelios en los que los dichos de Jesús será codificados con colores: rojo, si lo dijo; rosado; si lo pudo haber dicho; gris, si probablemente no lo dijo; y negro, si definitivamente no lo dijo.

Cuando votaron en los dichos de Jesús con respecto a Su Segunda Venida, ellos votaron que todos los dichos eran espurios y probablemente hayan sido “inventados” por Sus discípulos. ¡Qué apostasía!

Alimento espiritual

La Palabra Profética de Dios es alimento para nuestro crecimiento espiritual. Necesitamos tomarla del estante. Necesitamos abrirla y deleitarnos en ella y necesitamos hacerlo con corazones creyentes.

El libro de Revelación promete bendiciones a aquellos que lo lean (o que lo escuchen leer) y que lo obedezcan (Ap. 1:3). Es el único libro de la Biblia en prometer una bendición tan específica, pero toda la Palabra de Dios está diseñada para bendecirnos espiritualmente (Sal. 119) y eso incluye la Palabra Profética.

Escrituras Claves sobre Profecía

Vamos a concluir con un recordatorio de lo que la Palabra de Dios misma dice acerca del valor de la profecía. De esta forma, podemos estar seguros que el esfuerzo que dediquemos al estudio de las Escrituras proféticas, será un tiempo sumamente bien invertido.

La primera cita será de la versión Reina Valera 1960 y la segunda de la Nueva Versión Internacional.

(Dt. 29:29)

“Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre”.

“Lo secreto le pertenece al Señor nuestro Dios, pero lo revelado nos pertenece a nosotros y a nuestros hijos para siempre”.

(Am. 3:7)

“Porque no hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas”.

“En verdad, nada hace el Señor omnipotente sin antes revelar sus designios a sus siervos los profetas”.

(Is. 46:9-11)

“Yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a Mí, que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho… Yo hablé y lo haré venir; lo he pensado y también lo haré”.

“Yo soy Dios, y no hay ningún otro, yo soy Dios, y no hay nadie igual a mí. Yo anuncio el fin desde el principio; desde los tiempos antiguos, lo que está por venir… Lo que he dicho, haré que se cumpla; lo que he planeado, lo realizaré”.

(Mt. 5:17)

(Jesús dijo): “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar sino para cumplir”.

“No piensen que he venido a anular la ley o los profetas; no he venido a anularlos sino a darles cumplimiento”.

(Lc. 24:44)

(Jesús) “les dijo: Éstas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de Mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos”.

“Cuando todavía estaba yo con ustedes, les decía que tenía que cumplirse todo lo que está escrito acerca de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos”.

(Hch. 10:43)

“De Éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en El creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre”.

“De Él (Jesús) dan testimonio todos los profetas, que todo el que cree en él recibe, por medio de su nombre, el perdón de los pecados”.

(1 P. 1:10-11)

“Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación, escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos”.

“Los profetas, que anunciaron la gracia reservada para ustedes, estudiaron y observaron esta salvación. Querían descubrir a qué tiempo y a cuáles circunstancias se refería el Espíritu de Cristo, que estaba en ellos, cuando testificó de antemano acerca de los sufrimientos de Cristo y de la gloria que vendría después de éstos”.

(2 P. 1:20-21)

“Entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo”.

“Ante todo, tengan muy presente que ninguna profecía de la Escritura surge de la interpretación particular de nadie. Porque la profecía no ha tenido su origen en la voluntad humana, sino que los profetas hablaron de parte de Dios, impulsados por el Espíritu Santo”.

(Ap. 19:10)

“El testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía”.

“El testimonio de Jesús es el espíritu que inspira la profecía”.


Traducción por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (www.atalayadejesus.blogspot.com)

Lamb & Lion Ministries (
www.lamblion.com)

lunes, 10 de agosto de 2009

El Ángel Misterioso

¿Quién es el “ángel fuerte” de Revelación 10?



El capítulo 10 de Revelación trae un alto a la acción cronológica en el libro. Esto es lo que yo llamo “el ritmo” del libro de Revelación. La acción se desarrolla - el terror aumenta –, se pone peor y peor y entonces, de repente, llega a un alto estridente y un pasaje parentético es insertado para asegurarnos que todo va a salir muy bien. Después de todo, para cuando usted llegue al final del capítulo 9, la situación del mundo se ve bastante sombría. Así pues, el capítulo 10 es un paréntesis que presenta un flash-forward(*) para asegurarle al lector que al final todo va a resultar bien.

Juan mira de repente un ángel muy inusual, un “ángel fuerte”. El ángel está vestido con una nube, tiene un arco iris sobre su cabeza, su cara es como el sol y sus pies son como columnas de fuego (10.1)

No creo que haya mucha duda de quién es. Este ángel fuerte es Jesús. El punto no es que Jesús es un ángel, porque sabemos por Hebreos capítulo 1 y por el resto de la Biblia, que El no es un ángel. El es Dios en la carne. El es, por lo tanto, mayor que todos los ángeles y ésa es la razón por la que los ángeles lo adoran (Heb. 1:6). El ha existido por siempre, mientras que los ángeles fueron creados. Las imágenes de aquí están basadas en los pasajes del Antiguo Testamento que presentan a Jesús en su estado pre-encarnado como “el Ángel del Señor”, que es un término cariñoso (vea Ex. 3:2-6).

Sabemos que es Jesús porque está vestido con una nube, la cual es una representación de la gloria Shekina de Dios. Además, El tiene un arco iris sobre Su cabeza, y el capítulo 4 revela que ése es el símbolo de fidelidad que corona el trono de Dios. Su cara es como el sol. Ésa es justamente la descripción de Jesús en el capítulo 1 (v. 16), así como lo es la referencia a Sus pies como columnas de fuego (1:15).

La pista que confirma la identidad del ángel está en el versículo 2 donde se nos dice que El tiene un rollo pequeño en su mano derecha el cual sostiene mientras reclama posesión de la tierra. En el capítulo 5 aprendimos que Jesús era el único en todo el universo que estaba calificado para tomar ese rollo de la mano de Dios el Padre. Lo que tenemos aquí es otro flash-forward hacia el final de la Tribulación para garantizarnos que todo va a resultar muy bien. Jesús va a regresar triunfante para reclamar la tierra para los hijos de Dios.

Algunos se oponen a identificar el ángel con Jesús porque argumentan que el ángel hace un juramento sobre el nombre de Dios (v. 6). Ellos preguntan: “¿Cómo puede este ángel ser Jesús, quien es Dios en la carne, si hace un juramento sobre el nombre de Dios? ¿Puede Dios hacer un juramento sobre Su propio nombre?”. La respuesta es sí. En Hebreos 6:13 se nos dice que cuando Dios hizo una promesa a Abraham, “El juró por Sí mismo” porque “no podía jurar por otro mayor”. De forma similar, en Jeremías 22:5 Dios le dice al profeta: “Juro por Mí mismo” (vea también Is. 45:23; Dn. 12:7 y Am. 4:2; 6:8).

(*) Flashforward (en inglés) es una técnica utilizada tanto en el cine como en la literatura que altera la secuencia cronológica de la historia, conectando momentos distintos y trasladando la acción al futuro.

El flashforward es una ida repentina y rápida al futuro de un personaje en una historia.

Definición tomada de Wikipedia: Flashforward


Artículos relacionados:
Artículos de Apocalipsis


Traducido por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (www.atalayadejesus.blogspot.com)

Artículo original:
The Mysterious Angel


Lamb & Lion Ministries (www.lamblion.com)

domingo, 9 de agosto de 2009

Película: "El Niño con el Pijama de Rayas"

Estimados lectores de este humilde blog:

En esta ocasión quiero invitarlos a que vean esta conmovedora y maravillosa historia que tuve oportunidad de ver el pasado viernes 7 de agosto.


Primero les presento un pequeño trailer de la película, para que se den una pequeña idea de lo que trata. De igual forma, también pueden leer una breve sinopsis de la misma.

No omito manifestarles que se me salieron las lágrimas en varias ocasiones, ante el impactante drama presentado en esta cinta. ¡Y qué decir del final!

Mientras miraba la película, hubo dos cosas que vinieron a mi mente y que me hicieron entristecer:

1. La actitud de un gran número de "líderes evangélicos" (las comillas es a propósito) que no escatiman tiempo y esfuerzo en subestimar, ignorar y rechazar el papel tan primordial que la nación de Israel y el pueblo judío juegan dentro del Plan Eterno de Dios para las Edades. Hay que ser un ciego voluntario para no ver todo lo que está pasando actualmente en esa región del mundo y especialmente al ver frente a nuestros propios ojos el cumplimiento literal de las profecías bíblicas.

2. La Palabra de Dios nos dice que el pueblo judío iba a ser reunido una vez más en la tierra de Israel. Esto empezó a llevarse a cabo desde el siglo XIX y continúa hasta nuestros días. En estos momentos la nación se encuentra en Ezequiel 37 y no han recibido el soplo vivificante de Diosa través del Espíritu Santo, para que puedan reconocer a Jesús como su Mesías tan ansiosamente esperado. Es por tal razón, que Dios tendrá que tratar con el pueblo judío durante la Septuagésima Semana de Años de Daniel 9:24-27. El propósito principal de este periodo es que un gran remanente de ellos sea salvo. Desafortunadamente, será un tiempo de angustia, de tal modo que la I y II Guerras Mundiales y el Holocausto, palidecerán en comparación con este periodo.

Es por tal motivo que debemos hacer nuestra parte en favor de esa bella nación y ese hermoso pueblo. Y el propósito de nuestra oración debería ser que muchos judíos puedan reconocer en Jesús a su Señor y Salvador personal, tal como usted y yo una vez lo hicimos. Es hora que muchos seminarios e institutos bíblicos cristianos (si es que lo son realmente) echen en el cesto de la basura esos manuales antibíblicos inspirados en la nefasta Teología del Remplazo y en la nociva Teología del Reino Ahora, que durante mucho tiempo han producido error e ignorancia dentro del pueblo de Dios. (Si no me creen vean a hombres como Rony Chaves, Cash Luna, Guillermo Maldonado, Dante Gebel, entre otras "súperestrellas ungidas").

Mientras tanto, oremos por la paz de Jerusalén, ya que cuando lo hacemos, en realidad estamos pidiéndole a Jesús que regrese.

Y como dice mi estimado hermano, el Pastor Miguel Rosell: "No hay Reino sin el Rey, cuando venga el Rey, tendremos Reino".

Dios les bendiga.



Cordialmente

Donald Dolmus
En Defensa de la Fe
Managua, Nicaragua


Sinopsis de "El niño con el pijama de rayas"


La película es una adaptación de la novela del mismo nombre de John Boyne, un best seller internacional y un enorme éxito de crítica. Narra la fascinante historia de una inverosímil amistad entre dos chicos que viven a ambos lado de la alambrada de un campo de concentración.

Berlín, 1942 - Bruno tiene nueve años y desconoce totalmente el significado de la Solución Final y del Holocausto. No es consciente de las pavorosas crueldades que su país está infligiendo a los pueblos de Europa.


Todo lo que sabe es que su padre ha ascendido en su trabajo y que ha pasado de vivir en una confortable casa de Berlín a una zona aislada en la que no hay mucho que hacer y sobre todo nadie con quien jugar. Pero todo cambia cuando conoce a Shmuel, un chico que vive una extraña existencia paralela al otro lado de la alambrada y que, como todos los que habitan allí, viste un uniforme similar a un pijama de rayas. La amistad de Bruno con Shmuel marcará el fin de su inocencia infantil. Sus encuentros secretos desembocan en una amistad cuyas consecuencias serán asombrosas y devastadoras.








sábado, 1 de agosto de 2009

Wrath and Glory



Presenting a down-to-earth, easy-to-understand explanation of the book of Revelation. In addition to providing keys to understanding the book, Dr. Reagan provides a chapter by chapter summary of the book. He then responds to the most frequently asked questions about the book. He surveys the various ways in which the book has been interpreted and concludes by showing how the book relates to daily Christian living. 240 pages.


La Naturaleza del Regreso del Señor

¿Regresará el Señor en amor o en ira?


Cuando usted piensa acerca de la venida del Señor, ¿en qué piensa? ¿Cuál es su imagen? ¿Es positiva o negativa? ¿Es un regreso en amor o en ira? ¿Y qué siente? ¿Miedo o gozo? ¿Consuelo o ansiedad?

¿Cómo caracterizaría usted su actitud general acerca del regreso del Señor? ¿Deseo o apatía? ¿Ora usted por ella? O, ¿intenta usted no pensar en ella? ¿Es usted entusiasta o pasivo?

Finalmente, ¿cómo describiría la venida del Señor? ¿Cómo la explicaría a alguien que no conoce nada acerca de ella?

Las Imágenes Escriturales

En el Nuevo Testamento hay dos descripciones detalladas del regreso del Señor, una escrita por el apóstol Pablo y la otra por el apóstol Juan. (1 Tes. 4:13-18 y Ap. 19:11-16).

Ahora, déjeme hacerle algunas preguntas más. ¿Cómo pueden reconciliarse estas dos descripciones? Le pregunto eso porque ellas son tan diferentes como la noche y el día. ¿Se dio cuenta de eso?

Mire de nuevo y haga una comparación cuidadosa. Note que no tienen absolutamente nada en común. De hecho, son totalmente incompatibles.

Comparación y Contraste

El pasaje en 1 Tesalonicenses 4 presenta una escena de amor, misericordia y gracia. El cuadro que está pintado en Apocalipsis 19 es uno de venganza e ira. En el pasaje de Tesalonicenses, el Señor aparece en el cielo, pero no desciende a la tierra. En el relato de Apocalipsis, El llega a la tierra. Zacarías 14 dice que El regresará al Monte de los Olivos, desde el que ascendió al Cielo.

Una de las diferencias más significativas entre los dos pasajes se relaciona con la Iglesia. En el relato de Tesalonicenses, el Señor viene con el propósito de llevar a Su Iglesia, tanto a los miembros vivos como a los muertos, fuera de este mundo. En Apocalipsis, en marcado contraste, El regresa con Su Iglesia. Esto está indicado en Ap. 19:14, donde dice que los “ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos”. Sabemos que estas personas constituyen la Iglesia, porque el mismo grupo es descrito unos cuantos versos antes (v. 7 y 8) como la “novia” de Cristo.

Así pues, en la descripción de Pablo acerca del regreso del Señor, El es retratado viniendo por Su Iglesia, para librar a los creyentes de la “ira venidera” (1 Tes. 1:10). Pero en la descripción de Juan, Jesús es retratado regresando con Su Iglesia en gran ira. En Tesalonicenses Jesús regresa como un Salvador. En Apocalipsis El regresa como un Guerrero. En una escena, El viene para reclamar a los justos; en la otra, El regresa para condenar a los injustos.

Un Problema en la Reconciliación

¿Qué está pasando aquí? ¿Cómo podrían estos pasajes estar hablando acerca del mismo evento? ¿Cómo pueden reconciliarse?

Creo que sólo hay una forma de reconciliarlos y ésa es concluyendo que están describiendo dos eventos separados. Eso, a su vez, implica claramente que va a haber dos venidas futuras del Señor.

Una de ellas – la descrita en 1 Tesalonicenses 4 – será más una aparición que una venida, ya que el Señor en realidad no regresará a la tierra. El, en cambio, aparecerá en los cielos y atraerá sobrenaturalmente a la Iglesia, vivos y muertos, hacia El.

La segunda aparición futura del Señor – la descrita en Apocalipsis 19 – será la verdadera “Segunda Venida”, ya que el Señor en realidad descenderá a la tierra para derramar la ira de Dios y establecer Su reino sobre todo el mundo.

Esto significa que la “Segunda Venida” del Señor va a ser en dos etapas. La primera etapa será lo que venido a ser conocido como el Rapto – el arrebatamiento de la Iglesia fuera de este mundo. La segunda etapa, la cual ocurrirá después, será el regreso del Señor a la tierra.

El Asunto de la Inminencia

Este método de reconciliar estos pasajes soluciona un problema serio que surge cuando usted piensa en una sola venida futura del Señor. Ese problema se relaciona con el énfasis que las Escrituras dan a la inminencia.

A lo que me estoy refiriendo, por supuesto, es a la advertencia constante de las Escrituras que el Señor puede aparecer en cualquier momento y, por lo tanto, siempre tenemos que estar listos para el regreso del Señor (Mt. 24:36, 42, 44, 50; 25:13).

Si sólo hay una venida futura del Señor, entonces estas advertencias son una pérdida de tiempo y no hay ninguna inminencia porque hay muchas profecías que aún tienen que ser cumplidas antes que el Señor pueda regresar.

Por ejemplo:

1. Un tratado de paz debe ser firmado que garantizará la paz de Israel con todos sus vecinos árabes (Dn. 9:27)
2. El Templo Judío debe ser reconstruido en Jerusalén (Mt. 24:15; 2 Tes. 2:3-4; Ap. 11:1-2).
3. La Gran Tribulación debe empezar y recorrer su curso de siete años, resultando en la muerte de más de la mitad de la población del mundo (Ap. 6-18)
4. El Anticristo debe revelarse a sí mismo y empezar una persecución sin precedentes de los judíos – la que resultará en la muerte de dos tercios de todos los judíos (Ap. 12:13-17; Zac. 13:7-9)
5. El Evangelio debe ser predicado a cada persona en la tierra (Mt. 24:14 y Ap. 14:6-7)
6. Debe ser establecido un sistema sin precedentes de control económico que impedirá a las personas comprar o vender algo a menos que puedan exhibir en sus manos derechas o frentes la marca o nombre del Anticristo.
7. El gobierno mundial del Anticristo debe ser destruido en “una hora de un día” (Ap. 17 y 19).

Todos estos son eventos que están profetizados claramente en las Escrituras que ocurren antes que Jesús regrese a la tierra. Ninguno de ellos ha sido cumplido aún en la historia. Si sólo hay una venida futura del Señor y ésta debe llevarse a cabo después de estos eventos, entonces, ¿por qué deberíamos estar velando por Jesucristo? ¡En cambio, deberíamos estar buscando al Anticristo!

Vivir con Expectativa

La única manera en la que la inminencia enseñada por las Escrituras puede ser mantenida es creyendo que Jesús puede regresar en cualquier momento. La única forma para mantener esa creencia es concluyendo que la aparición del Señor por Su Iglesia (el Arrebatamiento) es un evento que es independiente y aparte de la Segunda Venida y es un evento que puede ocurrir en cualquier momento.

Esto es lo que he concluido de mi estudio de la profecía y vivo, por lo tanto, aguardando que el Arrebatamiento ocurra en cualquier momento. Esto es exactamente lo que Pablo nos ordena que hagamos cuando escribe que debemos vivir “aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo” (Tito 2:13).

No creo, por lo tanto, que haya una profecía en la Biblia que deba cumplirse antes que el Señor aparezca por Su Iglesia. El puede aparecer en cualquier momento. Y la inminencia de Su aparición se incrementa diariamente mientras las señales de los tiempos apuntan a los eventos que culminarán con Su Segunda Venida. Esas señales incluyen, entre otras, el reestablecimiento del estado de Israel, la reocupación judía de la ciudad de Jerusalén, la reunificación de Europa y el aumento de la militancia árabe en el Medio Oriente.

Mantenga en mente que el Arrebatamiento no es el evento que dará inicio a la Tribulación. Ese evento es la firma de un tratado de paz que garantizará la paz de Israel con todos sus vecinos árabes y también autorizará a los judíos a reconstruir su Templo (Dn. 9:27). El Arrebatamiento podría ocurrir años antes de que empiece la Tribulación, aunque es más probable que ocurra cerca del comienzo porque la Tribulación es el tiempo para el derramamiento de la ira de Dios y 1 Tesalonicenses 1:10 dice que Jesús “librará” a Su Iglesia “de la ira venidera”.

¿Esperanza o Terror?

Para resumir, deberíamos estar velando por dos venidas futuras del Señor – una al comienzo de la Tribulación, la otra al final. La primera, el Arrebatamiento, será la aparición del Señor por Su Iglesia. La segunda, la Segunda Venida, será el regreso del Señor a la tierra para “juzgar y hacer guerra” contra los enemigos de Dios (Ap. 19:11).

Las señales de los tiempos apuntan al hecho de que Jesús está a las puertas mismas del Cielo, esperando por la orden de Su Padre para aparecer por Su Iglesia. El Arrebatamiento es inminente.

¿Está usted listo? ¿Aparecerá Jesús (el Arrebatamiento) como su Esperanza Bienaventurada? O, ¿regresará El (la Segunda Venida) como su Santo Terror? La opción es suya.

Artículos relacionados:

Pretribulacionismo
Zacarías 14
Por qué un Milenio
La Certeza del Retorno del Señor
Los Mil Años
Venga Tu Reino

Traducción por Donald Dolmus
En Defensa de la Fe (
www.atalayadejesus.blogspot.com)

Artículo original:
The Nature of the Lord’s Return

Lamb & Lion Ministries (www.lamblion.com)
Share/Bookmark